“LOS BLOODY TWITCHERS” atacan de nuevo. Esta vez… alpinas!

Tras la maratón de hace escasos días, poco hemos tardado en volver a juntarnos LOS BLOODY TWITCHERS para disfrutar de la fauna y naturaleza de nuestros alrededores.

Esta vez hemos realizado una visita al Pirineo para poder observar especies alpinas. Para ello hemos visitado la vertiente francesa (4-6-2013).

Orre, Itziar y David salieron a la tarde de Pamplona, mientras que “Mazki” y yo salimos a las 9,00 de la noche. Todos rumbo a Isaba, donde Julen nos esperaba junto a “La Poderosa”. Mientras los que estaban allí cenaban, Iñigo y yo parábamos de camino en la foz de Arbayún para ver si observábamos saltar alguna rapaz nocturna de la roca. No tuvimos ese placer pero sí que disfrutamos de los acrobáticos vuelos de un chotacabras gris, precioso y místico animal.

"Los Bloody Twitchers" tras cenar (4-6-2013)

“Los Bloody Twitchers” tras cenar (3-6-2013)

Una vez allí, junto a “garrotikos” de Beatriz planificando la ruta y lo que íbamos a hacer al día siguiente (el madrugón iba a ser tremendo, ya que para las 5,30 de la mañana teníamos que estar a casi 2300 metros de altura tras casi dos horas de andar), alguien soltó una bomba. “Yo para dormir tres horas no me meto a la cama… es peor dormir tan poco… prefiero ir sin dormir…”.

La verdad que creó cierta incertidumbre. Nos mirábamos unos a otros, dudábamos que hacer, sonreíamos, hablábamos de diferentes posibilidades… hasta que salió otra “perla”… “Podemos irnos ya y así ver si escuchamos algún urogallo…”.

Y dicho y hecho. Esa fue la gota que colmó el vaso. Julen que era el que conducía dijo que el no tenía problema, y todos nos pusimos en acción para irnos. Recién pasadas las 12 de la noche nos preparamos mochilas, unos termos con café y nos pusimos la ropa para marchar. Sabíamos que lo del urogallo era muy complicado, pero si no lo intentábamos sí que iba a ser imposible escucharlo…

Orre preparando el café para llevar al monte (3-6-2013)

Orre preparando el café para llevar al monte (3-6-2013)

Después de coger las mochilas y todo lo demás nos dirigimos a la furgoneta, donde paramos a calzarnos las botas y polainas en las calles de Isaba. Tras ello nos montarnos en “La Poderosa” y comenzamos el viaje hacía el Pirineo francés.

Poniendo botas y polainas en Isaba (4-6-2013)

Poniendo botas y polainas en Isaba (4-6-2013)

Hacía mucho frío, por lo que la ropa era indispensable en nuestras primeras paradas, en las que buscábamos desde la carretera oír algún urogallo despistado o alguna lechuza de Tengmalm.

Ambas especies nos dieron esquinazo, pero a pesar de todo varios mamíferos fueron los que nos encontramos en la carretera durante el recorrido. Un corzo, un zorro, una cierva, tres liebres y una marta nos alegraron el camino.

El frío hacía que todo abrigo, fooro y gorro fuera escaso... (4-6-2013)

El frío hacía que todo abrigo, forro y gorro fuera escaso… (4-6-2013)

Ya en la estación de esquí de Arette nos calzamos las raquetas (alpargatas de plástico para algunos) y nos dirigimos monte arriba entre nieve y fuertes pendientes a eso de las 3,30 de la madrugada.

Preparando las raquetas (4-6-2013)

Preparando las raquetas (4-6-2013)

Una pena que Itzi, nuestra coordinadora, comenzara a pasarlo muy mal por un fuerte catarro y tuviera que volverse hacia abajo sin poder acompañarnos a los demás… Por ello, esta entrada va dedicada para ti, Itzi! 😉

Ya en camino de zonas altas y siempre tendiendo hacia arriba, que si parada a esperar alguno, que si me paro que me ha parecido oír algo, que si miro con los prismáticos al horizonte en busca de siluetas, que si tengo sed y echo un trago de agua… poco a poco llegamos todos arriba cerca de las 5,30 a pesar de que alguno como el secretario las paso p… El peso de la mochila, el ir sin dormir, y la inexperiencia de raquetas hizo el camino muy duro por momentos.

Arriba comenzaban a verse las primeras luces y el paisaje iba ganando en colores. Todo bajo la mirada de montes míticos como el Anie, el Arlas, el Midi o el Orhi a lo lejos. Mientras, nosotros con los telescopios y prismáticos prestábamos atención a cada rincón que el ojo alcanzaba.

David mirando por el telescopio (4-6-2013)

David mirando por el telescopio (4-6-2013)

La verdad que la explosión de colores en el cielo, y los tonos que adquiría la nieve estaba siendo espectacular, y la “sudada” y paliza de ir sin dormir tras dos horas de caminata había merecido la pena.

Pero aún mereció más la pena, cuando entre los vuelos y cantos de chovas piquigualdas, comenzábamos a oír a lo lejos alguna perdiz nival.

Chova piquigualda (4-6-2013)

Chova piquigualda (4-6-2013)

Fue un subidón, ya que los típicos e inconfundibles cantos de los machos (parecen eructos) era algo nuevo para muchos de nosotros y que nunca habíamos escuchado, pero el placer fue mayor aún cuando alguno de nosotros pudimos observar un ejemplar a lo lejos en un nevero que levantaba el vuelo y desaparecía tras otro nevero… Una pena que no todos los componentes del grupo lo hubieran visto… y una pena que Itzi ya no estaba a nuestro lado…

Oteando el territorio (4-6-2013)

Oteando el territorio (4-6-2013)

Allí continuamos escuchando alguna nival durante un rato y aprovechamos para tomar algo de café caliente, comer unas barritas, unos tragos de agua, algo de chocolate, recuperar fuerzas y llenar nuestras cámaras y teléfonos de fotografías del amanecer.

Primeros rayos de sol (4-6-2013)

Primeros rayos de sol (4-6-2013)

Pirineos al amanecer; Julen Gayarre (4-6-2013)

Pirineos al amanecer; Julen Gayarre (4-6-2013)

Preciosos colores de las primeras horas del día (4-6-2013)

Preciosos colores de las primeras horas del día, con el Anie a la izquierda (4-6-2013)

Así acabamos con una foto de los 5 que allí arriba habíamos estado y pusimos marcha en busca de otras especies alpinas, como el acentor alpino, que alguno habíamos escuchado en ese mismo lugar minutos antes pero no habíamos visto en condiciones.

Sonrientes antes de empezar el descenso (4-6-2013)

Sonrientes antes de empezar el descenso (4-6-2013)

Descendiendo (4-6-2013)

Descendiendo (4-6-2013)

De camino pudimos observar varios de ellos, especie que se nos escapó en la maratón de hacía unos días y que también teníamos ganas de ver pero que en esta ocasión podíamos contemplar de cerca.

Acentor alpino (4-6-2013)

Acentor alpino (4-6-2013)

Después, en la amena bajada, David y Orre se lanzaron a la aventura y se “tiraron” por una ladera para ver si levantaban alguna perdiz nival… algo que se saldó con unos cuantos nudillos malheridos, unos pantalones rotos, un bastón doblado, termos y latas de la mochila reventados… y como era de esperar sin perdiz… 😉

Pero no fueron los únicos que rodaron ladera abajo… La “condenada” tapa de mi objetivo (no le puedo dar otro adjetivo), cayó de mi cámara y empezó a rodar sin parar hasta que la perdí de vista… así que si alguno la encontráis ya sabéis de quien es… jejejeje

Descendiendo ante el precioso Anie (4-6-2013)

Descendiendo ante el precioso Anie (4-6-2013)

Al rato, por fin pudimos localizar también los gorriones alpinos que tantas ganas teníamos de ver. Fueron varios ejemplares de los que disfrutamos a corta distancia y que volaban sobre nuestras cabezas sin parar…

Uno de los gorriones alpinos (4-6-2013)

Uno de los gorriones alpinos (4-6-2013)

Y al lado un par de simpáticas marmotas que salían de su marmotera pero al acercarse se escondían… Uno de mis animales favoritos que Julen me mostró en cuanto le dije que aún nos quedaban por ver marmotas. Un auténtico crack pero que con los sarrios y el armiño ya no fue capaz de hacer lo mismo! 😉 Eso sí, dudo que alguien conozca esta zona del Pirineo como el…

La pareja de marmotas estaba atenta a mis pasos (4-6-2013)

La pareja de marmotas estaba atenta a mis pasos (4-6-2013)

Marmotas (4-6-2013)

Marmotas (4-6-2013)

Ya con todo esto visto, se nos escapó el treparriscos, a pesar de escudriñar bien cada pared y roquedo de la zona, pero sí que pudimos observar bisbita alpino, mirlo capiblanco, collalba gris, colirrojo tizón y zorzal.

Uno de los paisajes que nos acompaño durante todo el día (4-6-2013)

Uno de los paisajes que nos acompaño durante todo el día (4-6-2013)

Ya de vuelta en la estación de esquí de Arette, un pito negro no paraba de cantar mientras algún acentor común, pinzón vulgar, carbonero garrapinos y verderón serrano hacía su aparición mientras nos realizábamos la foto de equipo.

"Los Bloody Twitchers" en la nieve (4-6-2013)

“Los Bloody Twitchers” en la nieve (4-6-2013)

Con esto dejábamos la zona alpina no sin antes avistar el vuelo de un alimoche y aviones roqueros muy cercanos a la estación.

Después, como esto de pajarear es adictivo, a pesar de estar cansados y de que alguno se dormía en el coche, visitamos alguna zona boscosa donde encontramos reyezuelo sencillo, curruca capirotada, mosquitero común, carbonero palustre, pinzones, agateador común, paloma torcaz, trepador azul y vuelos de buitre leonados y ratonero. Una pena que a pesar de escuchar un pito real no observamos ningún pícido, ya que el terreno estaba totalmente “trillado” por ellos…

"Los Bloody Twitchers" en el bosque (4-6-2013)

“Los Bloody Twitchers” en el bosque (4-6-2013)

Tras comer y las fotos de rigor del paisaje del que podíamos disfrutar, realizamos la vuelta a Isaba ya para volver a Pamplona. Algunos llevábamos más de 30 horas despiertos y el cansancio podía ya con nosotros, así que el ir a casa para descansar y asimilar el gran día que habíamos vuelto a pasar era lo que nos quedaba por hacer…

Último paisaje que vimos en el Pirineo; Itziar Almarcegui (4-6-2013)

Último paisaje que vimos en el Pirineo; Itziar Almarcegui (4-6-2013)

Después de comer todo se veía con otra cara... (4-6-2013)

Después de comer todo se veía con otra cara… (4-6-2013)

De todas formas, aún nos atrevimos a parar en el muladar de Lumbier, (donde esta vez sólo había un alimoche) y también en busca del roquero rojo. En esto sí que tuvimos suerte, ya que además de una pareja de perdices observamos una hembra del roquero buscado y varias crías de escribano hortelano, ave que está en peligrosa regresión y que no es fácil observar.

Hortelano a la izquierda y hembra de roquero a la derecha (4-6-2013)

Hortelano a la izquierda y hembra de roquero a la derecha (4-6-2013)

Pareja de perdices (4-6-2013)

Pareja de perdices (4-6-2013)

Para acabar, vuelta a Iruña y pequeña siesta tras más de 35 horas despierto y más de 13 pajareando sin parar.

Desde aquí, volver a dar las gracias a mi equipo, y tranquila Itzi, que el año que viene volvemos a las nivales!!! Buenos momentos en buena compañía… ¿Se puede pedir algo más?

¡Nos vemos equipo! ¡Larga vida a LOS BLOODY TWITCHERS!

Marmota (4-6-2013)

Marmota (4-6-2013)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en "Los Bloody twitchers", Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “LOS BLOODY TWITCHERS” atacan de nuevo. Esta vez… alpinas!

  1. Gracias Dani! Ya estoy cogiendo fuerzas… Cabía la posibilidad de que no pudiera subir, pero tenía que intentarlo! A cabezona no me gana nadie…. Salvo la salud! Nada, ya estoy cogiendo fuerzas y pronto me tendré que sacar la espinita!

    Larga vida Bloody Twitchers!!!!!

  2. elcamperoinquieto dijo:

    me ha encantado…que merito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s