Cópula de cernícalos, ardillas, huellas de visón y mucho más…

En la compañía de Oscar Lecumberri, viví la semana pasada uno de los días más intensos en lo que a pajareo se refiere de mis últimas salidas pamplonesas (10-4-2014). En las casi 6 horas que “enredamos” por la ciudad pudimos disfrutar de muy buenos momentos, y cumplir mis dos objetivos propuestos para el día.

El primero observar e intentar fotografiar decentemente la pareja de cernícalos vulgares que habita el Parque del Mundo y la zona colindante, y el segundo tratar de localizar alguna de las ardillas que el propio Oscar ha podido observar en la zona de la Magdalena entre la Txantrea y la nogalera en Burlada en los últimos días.

El cernícalo no se hizo esperar, y como en el es habitual, lo localizamos sobre uno de los tejados del “complejo hospitalario-psiquiátrico” que hay en el Parque del Mundo casi nada más llegar.

Cernícalo macho (10-4-2014)

Cernícalo macho (10-4-2014)

Primero un bonito macho que pacía sobre una canaleta, y luego su pareja, una hembra que revoloteaba y aparecía y desparecía por todos los rincones del cielo montando una buena escandalera con sus chillos.

De esta forma, en una de las veces que aparecía, lo hacía con una lagartija que devoraba tranquilamente. Llegaba con ella en el pico, y muy pronto la soltaba cogiéndola con las garras y comiéndosela muy poco a poco en una bonita escena. El día comenzaba bien.

Hembra de cernícalo con una lagartija en sus garras (10-4-0214)

Hembra de cernícalo con una lagartija en sus garras (10-4-0214)

Pero eso era el aperitivo (nunca mejor dicho) a uno de los momentos del día… La hembra seguía posada en lo alto del tejado y el macho que hacía aparición se posaba cerca de ella.

Tras unos gritos de la hembra, creemos que a modo de llamada al otro individuo de la pareja, el macho se le subía encima realizando una inesperada cópula a menos de 20 metros de nosotros.

Copulando (10-4-2014)

Copulando (10-4-2014)

Mientras el macho estaba encima y aleteaba, la hembra debajo chillaba sin parar…

Macho sobre la hembra (10-4-2014)

Macho sobre la hembra (10-4-2014)

A pesar de que el acto duró muy poco tiempo y fue cuestión de segundos (no creo ni que hubiese llegado al medio minuto), pude hacer una buena ráfaga para captar el momento, que además de en mi cámara se quedó registrado en mis ojos y en los de Oscar.

Escenas del momento (10-4-2014)

Escenas del momento (10-4-2014)

Para los animales seguro que fue algo excitante, pero para nosotros… aunque suene “friki”, no fue menos tampoco… jejejejeje

Momento de cópula (10-4-2014)

Momento de la cópula (10-4-2014)

Como los cernícalos aparecían y desaparecían de sus posaderos continuamente, no hacíamos ascos y prestábamos atención recorriendo la amplia zona a la gran cantidad y diversidad de aves en el lugar; herrerillos, carboneros, pinzones vulgares, verdecillos, verderones, jilgueros y pardillos fueron sobre todo las aves más habituales.

Verderones en los jardines (10-4-2014)

Verderones en los jardines (10-4-2014)

Por otro lado, en los tejados de los edificios abundaban tórtolas turcas, palomas, estorninos negros, colirrojos tizones y gorriones comunes.

Gorrión a la izquierda y estornino a la drecha (10-4-2014)

Gorrión a la izquierda y estornino a la derecha (10-4-2014)

Destacar como importante la presencia de al menos un ejemplar de abubilla, que era muy esquiva y volaba de árbol a árbol, permaneciendo en la densidad de las ramas y hojas y apenas bajando a las hierbas a alimentarse, pero que era localizable gracias a que de vez en cuando realizaba su inconfundible canto.

Abubilla (10-4-2014)

Abubilla (10-4-2014)

No faltaban tampoco mirlos, picarazas, alguna lavandera blanca caminando por los jardines, y alguna curruca capirotada cantando entre las ramas de los árboles.

Y tras un buen rato persiguiendo a los cernícalos, allí que los dejábamos a su aire, para intentar buscar el otro objetivo ya mencionado con anterioridad, la ardilla en la zona txantreana y burladesa de la ciudad…

Macho a la izquierda y hembra a la derecha (10-4-2014)

Macho a la izquierda y hembra a la derecha (10-4-2014)

Ya en las orillas del Arga, tras un buen pintxo de tortilla de patata y reponer fuerzas, volvimos a ver muchas especies de las que ya habíamos avistado en la zona del Parque del Mundo.

En primer lugar, destacar la abundancia de verdecillos y verderones, muy activos y cantarines desde cualquier rama. Sin duda alguna las especies más visibles en el día.

Verdecillo cantando (10-4-2014)

Verdecillo cantando (10-4-2014)

Además, un descarado autillo cantaba en la copa de un chopo, pero que al estar muy alto y entre hojas hacía casi imposible su localización y avistamiento. Al parecer ya han llegado a Pamplona los primeros de estos búhos estivales, al igual que las primeras lavanderas boyeras del año también, de las que pudimos ver un ejemplar.

Pero la estrella sin duda alguna en este punto fue “Txip”, la ardilla que hizo que se cumpliera mi segundo objetivo de la excursión, y que hizo las delicias de varios paseantes que por allí caminaban (ya que estuvo a la vista de árbol a árbol cerca de 20 minutos) y de un grupo de niños que estaba de excursión.

Ardilla en la zona baja de un árbol (10-4-2014)

“Txip” en la zona baja de un árbol (10-4-2014)

Ardilla quieta en el tronco (10-4-2014)

La ardilla quieta en el tronco (10-4-2014)

El pequeño mamífero, no paraba de correr por el jardín y de trepar de un árbol a otro, con movimientos muy rápidos y subiendo por los troncos y ramas, cambiando en ocasiones de un árbol a otro por medio de impresionantes saltos.

Mientras, los chillos de niños y paseantes señalando al animal eran abundantes y no hacían más que alterar al pobre bicho.

Entre las hojas enganchada en la corteza (10-4-2014)

Entre las hojas enganchada en la corteza (10-4-2014)

Mirando para abajo (10-4-2014)

Mirando para abajo (10-4-2014)

En ocasiones se quedaba inmóvil, como intentando camuflarse e intentando pasar desapercibida, a pesar de que la mayoría de las veces no lo conseguía…

Otras veces se quedaba quieta en postura de descanso, como en la imagen siguiente, donde se parece a uno que yo sé cuando está cansado y se “repanchinga” en el sofá… jejeje

Inmóvil como descansando (10-4-2014)

Inmóvil como descansando (10-4-2014)

Cuando estábamos a tope intentando fotografiar a la ardilla, sonó muy cerca un canto de pico picapinos, pero la pequeña “Txip” se llevó toda nuestra atención… ¡Esperemos otra vez poder pillar al picapinos y que no se nos vengue por no haberle hecho caso!

Para acabar, tras varios minutos con ella llenos de piruetas, carreras e impresionantes saltos de rama en rama, al final se pasó a una zona muy espesa de la vegetación de ribera, donde pasaba más desapercibida.

Ardilla atenta a mi presencia (10-4-2014)

Ardilla atenta a mi presencia (10-4-2014)

A pesar de que era inquieta y muy difícil fotografiar, la verdad que se pudieron hacer cosas bonitas con este precioso animal… A ver si además de “Txip” el próximo día aparece “Txop”, ya que hay un nido cerca que por su forma puede ser tranquilamente de ardilla, y en la zona se llega a ver más de un ejemplar… Sería bonito ver la cría de este animal.

Primer plano de ardilla (10-4-2014)

Primer plano de “Txip” (10-4-2014)

Además de la elegante ardilla, aves comunes no faltaron tampoco a la cita, como pueden ser los mirlos, que fueron muy abundantes.

Hembra de mirlo posada en un poste (10-4-2014)

Hembra de mirlo posada en un poste (10-4-2014)

Cornejas, grajillas y picarazas estaban en las zonas altas de los árboles, mientras alguna garza volaba el cielo y otras permanecían posadas en las orillas junto a ánades reales. Ni rastro de pollas de agua, martines pescadores o mirlos acuáticos.

Corneja (10-4-2014)

Corneja (10-4-2014)

Y la curiosidad en este punto no tenia igual y aparecía en forma de rapaz… Una hembra de cernícalo sin cola volaba junto a un macho.

En vuelo sin cola (10-4-2014)

En vuelo sin cola (10-4-2014)

¿Qué habría pasado?, ¿un accidente?, ¿una pelea con algún otro animal?, ¿una malformación física? Pues la verdad que ni idea…

Y para los que no conozcáis o tengáis duda, ahí va la comparativa del individuo con el que volaba al lado… evidente, ¿no? jejejeje

Comparativa de un ejemplar y otro (10-4-2014)

Comparativa de un ejemplar y otro (10-4-2014)

También pudimos observar en esta zona ajardinada y arbolada carboneros, herrerillos, currucas capirotadas y pinzones vulgares (que este año he visto en densidades mucho menores que en años anteriores).

Tampoco faltaron los cantos de los “invisibles” chochines y ruiseñores bastardos.

Y además de las numerosas mariposas que empiezan a sobrevolar jardines y flores, en las aguas pude localizar a “Gustavo”, una simpática rana verde, que asustadiza desde la hierba se lanzaba al agua en cuanto notaba mis pasos hacia ella…

Rana verde (10-4-2014)

Rana verde (10-4-2014)

También una grata sorpresa fueron un grupo de huellas de visón en una zona húmeda de la orilla del río.

Huellas (10-4-2014)

Huellas (10-4-2014)

Huellas de cerca (10-4-2014)

Huellas de cerca (10-4-2014)

Para acabar la mañana tras el paseo por el río, volvíamos a la zona de los cernícalos, observando la hembra a placer, pero sin rastro del macho. De aquí a unos días habrá que volver a ver si se localiza el nido…

Hembra posada (10-4-2014)

Hembra posada (10-4-2014)

Y como es lógico, el refrán de hoy va claramente para el momento del día… Esa pareja de cernícalos que nos dieron un buen momento y nos alegraron la mañana a Oscar y a mí… “La primavera… a los cernícalos altera”.

Pareja en plena cópula (10-4-2014)

Pareja en plena cópula (10-4-2014)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Extrarradio IV (Magdalena-Nogalera), Huellas y rastros, Río Arga, Reproducción y cría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Cópula de cernícalos, ardillas, huellas de visón y mucho más…

  1. Pingback: Ardilla en Pamplona

  2. Pingback: Anónimo

  3. Esa hembra de cernicalo la vimos el 2014-04-04 junto a las cocheras de la villavesa en Ezkaba, y lo peor es que no parecía que volase mal.

    • Danieltxo dijo:

      y por que dice dices “lo peor”?

      • La verdad no creo que sea bueno para el ave no tener cola. Auque parezca que se desenvolvía aceptablemente bien. Eso sí, la parte “buena” es que durante un tiempo va a ser un ejemplar fácil de seguir.
        En otro capítulo, este año la pareja que criaba cerca de mi casa parece que ha cambiado de posadero…
        😦

      • Danieltxo dijo:

        Si, bueno esta claro que no es, pero como bien dices… se desenvolvia a la perfeccion y no tenia nada que envidiar al vuelo del macho que cicleaba a su lado… A ver si le seguimos viendo…

  4. Juana dijo:

    Un reportaje coj…fantástico!!! me ha encantado.

  5. unai dijo:

    Las rapaces son mui territoriales y voraces lo que seguro que ha pasado es que la cernicala se habra pelado con alguna otra rapaz o la abran intendado predar, donde yo vivo los cernicalos son presas diarias de gavilanes y milanos hambrientos… lei de vida y por cierto un buen reportaje me ha encantado.

    • Danieltxo dijo:

      Muchas gracias Unai!
      Eso mismo pensé yo… alguna pelea con algún otro ejemplar de la especie, aunque cierto que que tampoco se puede descartar ninguna otra opción…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s