Enredando por el Pirineo… Quebrantahuesos, pico dorsiblanco, piquituerto, verderón serrano, la pequeña Tengmalm y mucho mas…

Durante el pasado mes de abril y comienzos de mayo he realizado varias visitas al Pirineo para intentar fotografiar fauna de alta montaña (15-4-2014, 2 y 5-5-2014). La verdad que tener esta cordillera montañosa tan cerca de casa es un lujo que hay que aprovechar.

Me encanta la zona, y la nieve que todavía queda en abundancia hace que el paisaje sea totalmente de alta montaña, bonito y agradable. Pirineos en estado puro y duro.

Oteando el Pirineo (5-5-2014)

Oteando el Pirineo con el Anie al fondo (5-5-2014)

Los hábitats que recorrí a lo largo de estos días fueron variados, y además en buena compañía, ya que compartí momentos con grandes amigos de “Los bloody twitchers“, David, Julen y Orre.

En primer lugar, lo que llama la atención de la zona de Larra-Belagua son las zonas kársticas. En ellas se mezclan grandes rocas con pinos negros, que aunque parece mentira son capaces de vivir en terrenos tan agrestes y en condiciones extremas de muy buenas maneras y por muchos años.

Zona karstika (5-5-2014)

Zona kárstica con pinos (5-5-2014)

Entre tanta roca y ramas de pino la fauna encuentra resguardo, por lo que no es fácil dar con las aves. Aunque normalmente están en pequeños bandos o en solitario, no están por todo, así que hay que prestar atención, pero sí que nos ayuda que al paso de los coches suelen volar, lo que hace que el verlas sea algo más sencillo.

Aves que frecuentan y vimos en estas zonas fueron mirlos capiblancos, chovas piquigualdas, colirrojos tizones, verderones serranos y piquituertos.

De todas estas especies, la que más me llama la atención sin duda alguna es el piquituerto, ave muy curiosa e inconfundible por su característico pico.

Pareja de piquituertos (5-5-2014)

Pareja de piquituertos (5-5-2014)

Los piquituertos presentan dos tipos de plumaje; unos son de tonos rojizos y otros verdes amarillentos grisáceos.

Antes se creía que los rojos eran los machos y los amarillentos las hembras, pero desde hace tiempo varios estudios y el anillamiento científico ha ayudado a desmentir esta idea.  La mayoría de los machos sí que son rojizos, pero hay un porcentaje no muy grande de individuos verdosos que también lo son (estos a veces presentan plumas sueltas rojizas, pero no siempre). Así que no podemos decir que todas las amarillentas sean hembras… lo que ya no sé y no he encontrado documentación alguna es si hay hembras que presenten tonos rojos.

Varios piquituertos (5-5-2014)

Varios piquituertos (5-5-2014)

Son animales que se posan o en rocas o en las ramas altas de los pinos, y que tuve la suerte de poder ver chupando con la lengua las piedras de uno de los túneles por los que pasa la carretera de la zona.

No sé si estarían chupando restos de sal de los que dejan los quitanieves y echan para el hielo (como hace el ganado), estarían alimentándose de alguna otra cosa o será alguna forma de afilar el pico.

Piquituerto posado (5-5-2014)

Piquituerto posado (5-5-2014)

Y como una imagen vale más que mil palabras, ahí va una foto del pico, parte del cuerpo que da nombre al animal, y que alguno igual no habéis tenido la suerte de ver de cerca. ¿No será un poco incómodo tener el “morro” tan enrevesado? jejejejeje.

Detalle del pico (5-5-2014)

Detalle del pico (5-5-2014)

Otra de las especies visibles por esa zona como ya he dicho con anterioridad son los verderones serranos, unos pájaros amarillentos muy similares a los canarios que tenemos en casa.

Al volar son inconfundibles por los tonos llamativos que poseen, lo que ayuda también a seguirlos en su vuelo o a poder localizarlos.

Verderón serrano (5-5-2014)

Verderón serrano (5-5-2014)

Y dejando el karst, otras zonas muy interesantes para búsqueda de fauna en el Pirineo (sobre todo de aves forestales), son los bosques. Las alturas son duras para la vida, y las masas arbóreas que allí sobreviven están compuestas por hayas, abetos, pinos negros y pinos silvestres.

Durante estos días de pajareo visité un hayedo abetal francés y un hayedo en la zona de Belagua, sin olvidar las masas de pino negro a las que también les presté atención durante el camino.

Hayedo abetal; Julen Gayarre (15-4-2014)

Hayedo abetal; Julen Gayarre (15-4-2014)

Es difícil buscar nada en el arbolado. Además son zonas muy malas para andar, ya que hay piedras, musgos, en su mayoría no hay sendas, las humedades hacen que todo allí resbale, los abetos son muy tupidos y hace difícil ver algo en sus ramas… Al llegar parece que son bosques donde el silencio reina y hace pensar que no hay vida animal…

Pero a pesar de ello, sabemos que fauna importante y curiosa vive allí, y como nos gustan los retos y el ver algo en estos bosques siempre te sube la moral y te anima a seguir pajareando, allí que estuvimos buenos ratos en busca de “tesoros” alados.

Yo buscando; Julen Gayarre (15-4-2014)

Yo en plena búsqueda; Julen Gayarre (15-4-2014)

Lo más habitual de todas formas en estos lugares es la localización de rastros, sobre todo árboles secos con marcas y señales de pícidos.

Agujeros de alimentación en los que los pájaros carpinteros buscan larvas, diferentes insectos y gusanos son abundantes. En muchas ocasiones se ve que son viejos y están ya en desuso, pero en otras sí que se ve que son más pequeños y recientes.

Agujeros de alimentación de pájaros carpinteros (15-4-2014)

Agujeros de alimentación de pájaros carpinteros (15-4-2014)

Y menos abundantes y complicados de encontrar son agujeros de nidos, y cuando se localizan, estos casi siempre sí que están vacios… Picos dorsiblancos, pitos negros y pitos reales que son los reyes de estos bosques no son fáciles de observar. Además ahora están en plena cría, por lo que son más discretos que hace unos meses cuando estaban en pleno celo.

En general, los nidos son muy redondos (excepto el del pito negro que es algo más alargado y tiene forma como de gota) y muchas veces están altos entre hojas y no se pueden observar desde el suelo, pero en otras ocasiones están más bajos y puede verse alguno.

Nidos variados (5-5-2014)

Nidos variados de pájaros carpinteros (5-5-2014)

Eso sí, de vez en cuando, los huecos de pícidos dan alegrías teniendo algún inquilino dentro… y Julen, un buen amigo mío ya tenía bien localizado uno…

Esta vez se trataba de un pollo de lechuza de Tengmalm o mochuelo boreal, una de las rapaces nocturnas más esquivas y difíciles de localizar de Europa y que habita en rincones de nuestros bosques pirenaicos (sobre todo en la zona catalana) que asomaba curioso en el agujero de un antiguo nido de pito negro.

Mochuelo boreal asomando en el nido (2-5-2014)

Mochuelo boreal asomando en el nido (2-5-2014)

Ahí estaba en la misma entrada la pequeña “Karolina”, esperando que los días pasen para poder crecer, emprender el vuelo y salir del nido comenzando una nueva vida en el bosque.

La lechuza en su morada (2-5-2014)

La lechuza de Tengmalm en su morada (2-5-2014)

El día era lluvioso y con nieblas, lo que no ayudaba a la fotografía del animal… Además, es una época muy crítica para el ave, ya que al mínimo susto podría saltar del nido y caer al suelo muriéndose si todavía no está preparada y es lo suficientemente “dura” para aguantar el frío, el agua y los diversos depredadores del lugar, por lo que nuestra presencia allí duró escasos minutos.

Curiosa miraba para abajo (2-5-2014)

Curiosa miraba para abajo (2-5-2014)

Unas fotos de rigor a la simpática “Karolina” que no paraba de prestarnos atención y curiosear que hacíamos y marchar de allí para dejarla tranquila… No observamos si podía haber más pollos en el interior, pero seguramente que sí, y fijo que alguno de los padres no estaba muy lejos cuidando a sus pequeños.

Karolina curioseando (2-5-2014)

“Karolina” no dejaba de prestarnos atención (2-5-2014)

Así que tras este buen momento y buen “bimbo” (primera vez que avisto a esta especie) tocaba seguir por el bosque en busca de otros habitantes.

En estas masas, los protagonistas como ya se ha dicho son los pícidos, y además de rastros, pude disfrutar de alguno. Durante mis visitas pude escuchar tanto pito real como pito negro, y tuve la suerte de observar un bonito pico dorsiblanco.

Pico dorsiblanco (5-5-2014)

Pico dorsiblanco (5-5-2014)

Esta especie de pájaro carpintero, está en Navarra catalogada como en peligro de extinción, y en toda la Península Ibérica solo se encuentra en las estribaciones pirenaicas, en bosques caducifolios de ya cierta altura.

Este ejemplar que observé apareció de la nada, y tamborileaba ante mí sin importarle mi persona. No era la primera vez que veía a la especie, pero sin duda sí que ha sido la mejor observación de pico dorsiblanco que he tenido nunca.

Pico dorsiblanco en tronco (5-5-2014)

Pico dorsiblanco en tronco (5-5-2014)

Sin duda alguna ya con las observaciones de estas dos especies, mis escapadas al Pirineo ya habían merecido la pena, y los madrugones para estar allí a primeras horas del día “dolían” mucho menos.

Además, en estos bosques también pudimos observar trepadores, alguna ardilla, un corzo, una liebre, adivinar la presencia de un zorro por la localización de excrementos, y la presencia de varios ratoncillos, de los que este año como hay gran cantidad de hayuco en el suelo parece que ha habido buen año de cría, ya que se ven por todos los lados con mucha más facilidad que en otros años.

Dejando los bosques, también son muy bonitas las zonas de pastos que se observan en la zona, donde destacan las grandes masas montañosas en los fondos con nieve todavía.

Paisaje pirenaico con el Orhi al fondo (15-4-2014)

Paisaje pirenaico con el Orhi al fondo (15-4-2014)

En estas zonas de pastizales de alta montaña (que a veces se combinan con zonas pedregosas y con arbustos y pinos sueltos), se pueden localizar otro tipo de especies animales.

Pastizales de alta montaña

Pastizales de alta montaña

Destacaba la presencia de un grupo de sarrios, que en dos de los tres días de mi visita campaban y pastaban en la misma ubicación, cerca del refugio abandonado de Belagua a primeras horas de la mañana.

Sarrios (5-5-2014)

Sarrios (5-5-2014)

Estos mamíferos andan por estas fechas con el cambio de pelaje, lo que les hace estar más “sucios” y tener el pelo completamente alborotado.

A pesar de ello, la elegancia y figura de este auténtico atleta de la naturaleza que vive durante casi todo el año en condiciones extremas (tormentas, vientos, nieves, heladas, fríos, días de fuerte calor, zonas pedregosas, barrancos, escasez de agua…) no pasa desapercibida.

Sarrio solitario (5-5-2014)

Sarrio solitario (5-5-2014)

En breve les harán compañía las divertidas y simpáticas marmotas, mi mamífero favorito, que pronto saldrá de su letargo invernal para volver a alegrar los pastizales.

En estas zonas herbáceas, además de los mamíferos, también se pueden observar varias especies de aves. Zorzales charlos, lavanderas blancas, collalbas grises, pardillos y bisbitas alpinos fueron observados con cierta facilidad también durante mis excursiones.

Bisbita alpino (5-5-2014)

Bisbita alpino (5-5-2014)

Además, las zonas pirenaicas son muy abiertas en general, lo que hace que se pueda observar gran superficie de cielo y de esta forma controlar las aves que puedan estar volando a varios metros de distancia.

Normalmente, los cielos son dominados por numerosos bandos de chovas, que en ocasiones se posan en el suelo y picotean en él para alimentarse.

Chovas (15-4-2014)

Chovas (15-4-2014)

Estas chovas además son bastante confiadas, por lo que si ellas quieren se dejan aproximar, o incluso se acercan ellas y se les puede fotografiar con cierta tranquilidad.

Chovas posadas (5-5-2014)

Chovas posadas (5-5-2014)

Las chovas piquigualdas son la especie más abundante durante estos días, y como su propio nombre indica, tienen el pico de color amarillo.

Por el contrario, también están presentes las chovas piquirrojas, que además de tener el pico de color rojo (característica que utilizaremos para diferenciar una especie de la otra), lo tienen un poco más largo y curvado.

Chova piquigualda (5-5-2014)

Chova piquigualda (5-5-2014)

Chovas piquirrojas (5-5-2014)

Chovas piquirrojas (5-5-2014)

Además se pueden ver cornejas y con un poco de suerte cuervos.

En estas zonas, también se pueden localizar, aunque es algo más complejo roqueros rojos. Esta especie llama la atención por sus llamativos colores rojos y azules, y yo tuve la suerte de observar una pareja en una de mis subidas a tierras pirenaicas cerca también del refugio viejo de Belagua.

Roquero echando a volar (5-5-2014)

Roquero echando a volar (5-5-2014)

Y el estar en zonas tan abiertas, tiene muy buenas alegrías, como por ejemplo rapaces que no te esperas y que están en movimientos migratorios seguramente, como pudo ser un águila calzada y una preciosa pescadora muy cerca del Rincón de Belagua.

Pescadora en vuelo (15-4-2014)

Pescadora en vuelo (15-4-2014)

La pescadora planeando (15-4-2014)

La pescadora planeando (15-4-2014)

Las cuestas allí son pronunciadas, muchas veces tienes que andar con las manos apoyándote en rocas para ir más cómodo y hay que tener cuidado de resbalones con zonas húmedas.

Por ello, las fuerzas se gastan con facilidad, así que no todo es pajareo y de vez en cuando toca reponer energías, y que mejor que unas buenas migas y “jarretico” de cordero a la brasa en Juan Pito…

Migas, consomé y jarrete (15-4 y 2-5-2014)

Migas, consomé y jarrete (15-4 y 2-5-2014)

Y volviendo a la fauna, decir que no todo son aves… Los reptiles comienzan a salir con los calores primaverales, como esta simpática lagartija que aprovechó la rueda de mi coche para solearse mientras yo tomaba un alto en el camino y me metía unos buenos macarrones con tomate.

Lagartija (5-5-2014)

Lagartija (5-5-2014)

Como curiosidad, decir que en la zona del Pirineo navarro, queda algún urogallo, un ave prácticamente extinta en Navarra pero de la que queda algún ejemplar a modo de reliquia. El verla o el oírla es prácticamente imposible a día de hoy…

Por ello han puesto carteles que hablan sobre el animal y su conservación.

Cartel del urogallo (5-5-2014)

Cartel del urogallo (5-5-2014)

Además del Pirineo, la vuelta a casa tiene buenas zonas donde parar, con foces, cortados, ríos, bosques, muladares… En ellas, los principales protagonistas son las aves rapaces, de las que pude destacar en mis excursiones halcón peregrino, buitre leonado, milano real, milano negro y ratonero.

Buire leonado (2-5-2014)

Buitre leonado posado en un roquedo (2-5-2014)

Una de las paradas indispensables, es el mítico mirador de la foz de Arbayún, donde reinan las aves rupícolas y es fácil localizar varias especies.

Tras el habitual y común buitre leonado del que pudimos observar algún nido con pollo a lo largo de toda la foz (todos muy distantes), vimos un alimoche que apareció volando y poco a poco perdía altura.

Alimoche planeando (2-5-2014)

Alimoche planeando (2-5-2014)

De esta forma, este ejemplar que planeó muy cerca de nosotros, se posaba en una repisa medio escondido entre vegetación y se echaba en un nido… Probablemente a día de hoy, si todo ha ido bien, el huevo habrá eclosionado y habrá un pequeño pollo.

Alimoche en su nido (2-5-2014)

Alimoche en su nido (2-5-2014)

Luego tuvimos la suerte de observar un quebrantahuesos…

Quebrantahuesos (2-5-2014)

Quebrantahuesos (2-5-2014)

Pero la suerte fue mayor, ya que no apareció solo. Se trataba de una pareja, un ejemplar detrás de otro que cruzaron la foz de norte a sur muy altos, por lo que fue imposible individualizarlos, a pesar de que parecían adultos.

En un momento además uno se lanzó en picado sobre el otro, pero los dos continuaron su camino saliéndose de la visión de nuestros prismáticos lentamente.

Pareja de quebrantahuesos (2-5-2014)

Pareja de quebrantahuesos (2-5-2014)

No olvidar en este punto la presencia de aviones comunes, aviones roqueros y vencejos reales.

Y durante todo el camino los diferentes días citar las observaciones de pequeños pajarillos que alegraron los viajes… Mirlos, gorriones, estorninos, zorzales, papamoscas, lavanderas, carboneros, herrerillos, camachuelos… y mucho mas.

Y para acabar, agradecer a mis buenos amig@s David Arranz, Julen Gayarre y Orre Retegui la compañía en alguna de estas excursiones en busca de fauna de alta montaña con avistamientos muy interesantes como la pareja de quebrantas, el dorsiblanco o la pequeña “Karolina”… Así que solo me queda decir una cosa… Larga vida a “Los Bloody twitchers”!

Pequeña Karolina a las puertas del nido (2-5-2014)

“Karolina” a las puertas del nido, una de las estrellas del Pirineo (2-5-2014)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en "Los Bloody twitchers", Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Enredando por el Pirineo… Quebrantahuesos, pico dorsiblanco, piquituerto, verderón serrano, la pequeña Tengmalm y mucho mas…

  1. elcamperoinquieto dijo:

    Muy buena!

  2. Pingback: Anónimo

  3. unai dijo:

    Muy buena expedicion al pirineo, cuando yo fui ha isaba ha eskiar habia carteles del urogallo por la pista de eski, no vi ninguno desgraciadamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s