Variedad de aves y mamíferos en las aguas pamplonesas

Para aprovechar el fin de semana, visité el río Arga (20-9-2014) desde la Rotxapea hasta Burlada en los cerca de 5 kilómetros que mezclan agua, meandros, bosque de ribera, arbustos, zonas pedregosas, taludes, parques y huertas.

Es un “pulmón” de vida para nuestra ciudad que siempre da buenos resultados y en el que se ven cosas curiosas e interesantes, por lo que para el amanecer ya estaba por allí con mis prismáticos y mi cámara al cuello mientras los ánades reales me recibían volando de un lado a otro.

Ánades en vuelo (20-9-2014)

Ánades en vuelo (20-9-2014)

Como es lógico predominan las aves ligadas a medios acuáticos y son fáciles de ver varias especies diferentes, entre las que dominan los ánades ya nombrados o también llamados azulones.

Por tamaño destacan las garzas reales, de las que vi por lo menos tres ejemplares diferentes.

Por movimientos llaman la atención las lavanderas, con su típico balanceo de cuerpo y cola. Por un lado las lavanderas blancas y por otro las lavanderas cascadeñas, que son fáciles de diferenciar. Como su nombre bien indica, las blancas son de color blanco (combinado con negro y tonos grises), y las cascadeñas son más grisáceas y con zonas amarillas muy llamativas en sus partes inferiores.

Lavanderas , blanca a la izquierda y cascadeña a la derecha (20-9-2014)

Lavanderas, blanca a la izquierda y cascadeña a la derecha (20-9-2014)

Además, pude disfrutar de los simpáticos y coloridos martines pescadores, que sobrevuelan el río con su fino y estridente chillido continuamente de aquí para allá y aunque no es fácil, en uno de esos viajes tuve suerte y se posó uno de ellos en la orilla de enfrente, aunque voló enseguida.

Marín pescador (20-9-2014)

Marín pescador (20-9-2014)

Entre los carrizos que hay en varias zonas de nuestro Arga, siempre se movían aves de tonos apagados y nada fáciles de diferenciar; allí tienen cobijo y entre carrizo y carrizo se camuflan a la perfección, así que hay que afinar el oído para diferenciarlos por canto…

Carriceros comunes son los más abundantes en estos lugares, aunque también asomaban muy de vez en cuando algunos mosquiteros. Por mucho que busco estos días carriceros tordales, carricerines o buscarlas, este año se me están escapando…

Carricero común escondido (20-9-2014)

Carricero común escondido (20-9-2014)

Mosquitero (20-9-2014)

Mosquitero (20-9-2014)

En las orillas (playas de tierra o de piedras), se vieron algunos andarríos chicos, de los que vi un ejemplar en Cuatrovientos y otro cercano a Burlada. Son muy asustadizos, y en muchos casos antes de observarlos se les veía ya alejándose del lugar y eran localizados por su trino al volar.

Además, destacar la presencia de varias gallinetas (llamadas pollas de agua también) a lo largo de todo mi recorrido, y de una pareja de mirlo acuático que hacía mucho que no veía, en la zona de la nogalera de Burlada. Buena señal ver una pareja… ¿habrán criado?

Andarríos chico (20-9-2014)

Andarríos chico (20-9-2014)

Las “aves de siempre” y más “urbanitas” se ven de principio a fin de mis excursiones sea cual sea el recorrido. Mirlos (destacando el ejemplar habitual con plumaje blanquecino de Oblatas), picarazas, grajillas, palomas y gorriones no pueden faltar a la cita.

Igualmente, aunque se ven en muchos parques urbanos, en los caballos de Goñi y Magdalena los estorninos y tórtolas turcas son más frecuentes y se dan en densidades mayores, debido a que se alimentan del pienso y desperdicio de los caballos (al igual que las palomas).

Estorninos (20-9-2014)

Estorninos (20-9-2014)

Tórtola turca (20-9-2014)

Tórtola turca (20-9-2014)

De rapaces la verdad que estos días todo bastante escaso. Ni cernícalos ni milanos (que suelen ser las más fáciles de ver), y poca señal de migradoras que se van y abandonan la Península.

Pero si el otro día observé un ejemplar de fase clara de águila calzada, esta vez vi otro ejemplar pero de morfo más oscuro. Si antes hablo de que las blancas son más habituales, antes sale una de las oscuras para quitarme la razón… jejejejeje.

La pena que volaba muy alto y apenas pude fotografiarla para enseñaros las diferencias entre una y otra… A ver si otra vez hay más suerte!!

Calzada oscura en vuelo (20-9-2014)

Calzada oscura en vuelo (20-9-2014)

Aún por esta época, las temperaturas son altas y suben conforme va avanzando el día, y por ello, muchos pajarillos usan las zonas más tranquilas del río para bañarse, refrescarse y beber.

Refrescándose (20-9-2014)

Refrescándose, mosquitero a la izquierda y jilgueros a la derecha (20-9-2014)

Colirrojo en la orilla (20-9-2014)

Colirrojo real en la orilla (20-9-2014)

También han sonados los picapinos y torcecuellos, y he podido ver un escribano cerillo que me ha sido imposible fotografiar en la zona de Beloso. Primera vez que veo a la especie en Pamplona, así que una buena alegría para continuar el día.

Como en otras entradas anteriores del blog, estamos en fechas, siendo el paso de migradoras fuerte, y los papamoscas cerrojillos son muy abundantes. De la misma manera en plena migración también se ve algún gris, pero en número mucho menor.

Para diferenciar ambos papamoscas, tendremos en cuenta las alas. El cerrojillo, el derecho en la foto posee unas marcas blancas muy visibles y llamativas, mientras que el papamoscas gris carece de ellas; además, en la parte inferior del cuerpo el gris posee un barreado grisáceo, mientras que el cerrojillo carece de dichas marcas.

Papamoscas (20-9-2014)

Papamoscas (20-9-2014)

Los coloridos pajarillos de siempre no fallaron tampoco a la cita, aunque en número muy pequeño. Herrerillos y carboneros vi muy pocos. Más frecuentes fueron los jilgueros, los petirrojos y los verdecillos.

Herrerillo (20-9-2014)

Herrerillo (20-9-2014)

Entre vuelos de aviones comunes que poco a poco están abandonando nuestra ciudad, de las aves menos vistosas por su coloración destacó la presencia de colirrojos tizones, colirrojos reales, currucas capirotadas y los ruidosos chochines y ruiseñores bastardos.

Uno de los momentos entrañables del día fueron “Chip” y “Chop”. Una simpática pareja de ardillas que aparecieron por sorpresa y que tuve la suerte de seguir durante varios minutos.

Una de las ardillas agarrada a una rama (20-9-2014)

Una de las ardillas agarrada a una rama (20-9-2014)

Ambas jugueteaban en unos sauces en la orilla del río y saltaban de un lado a otro sin parar. Muy cerca de la nogalera, donde las había visto las últimas veces, pasaban totalmente desapercibidas para las decenas de paseantes que por allí caminaban.

Ardilla asomando la cabeza (20-9-2014)

Ardilla asomando la cabeza (20-9-2014)

Muy simpáticas las dos, pero muy asustadizas, se quedaban inmóviles cuando notaban mis movimientos, ya que yo estaba en el mismo borde del agua justamente debajo de ellas.

Preparada para saltar (20-9-2014)

Preparada para saltar (20-9-2014)

A pesar de no parar quietas, las tuve localizadas durante varios minutos, lo que me sirvió para sacar alguna foto decente.

La ardilla es un animal precioso, que junto a sus veloces movimientos hacen de él un animal muy simpático y cuya presencia siempre da a cualquier “bichero” o no “bichero” alegría. Su vivaracho ojo, su colorido rojizo, y su larga cola hacen que sea una preciosidad de mamífero.

Ardilla agarrada a un tronco (20-9-2014)

Ardilla agarrada a un tronco (20-9-2014)

Y es que en las ardillas no acabaron los avistamientos de mamíferos, si no que aún me dio tiempo a vivir otro momento intenso antes de marchar para casa.

Fue muy entretenido y ameno ver como una numerosa familia de conejos de tamaños diversos, era acosada por picarazas. No sé si las picarazas querían matar a algún gazapo pequeño que habría, si defendían territorio, o si simplemente querían jugar, pero lo cierto es que a los pobres conejos no dejaban en paz y estos lo único que hacían era correr y esconderse entre matorrales.

Conejo huyendo de la picaraza (20-9-2014)

Conejo huyendo de la picaraza (20-9-2014)

Corriendo (20-9-2014)

Corriendo (20-9-2014)

Allí andaba la familia de mamíferos a media ladera en un talud en la orilla contraria a la mía, alimentándose cuando los córvidos les dejaban en paz, en el mismo lugar en el que Oscar Lecumberri los había observado algún día antes.

La pena que había mucha vegetación de por medio, y que en varias ocasiones los intuía pero no los podía observar. Una pena, pero aún y todo pude disfrutar de ellos durante un buen rato.

Conejo comiendo (20-9-2014)

Conejo comiendo (20-9-2014)

Estos animales, más presentes en nuestra ciudad y en las zonas más silvestres que tenemos, seguramente hayan criado cerca de donde estaba esta familia, así que para ellos va el refrán de hoy… “Donde no hay monte, no hay conejo”.

Y aunque no tenemos monte, las zonas silvestres sirven para ellos, por lo que, que duren estos lugares más asalvajados y que no se piense en construir, construir y construir, que los pequeños de pelo y de plumas nos lo agradecerán.

Conejo (20-9-2014)

Conejo (20-9-2014)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Extrarradio IV (Magdalena-Nogalera), Mamíferos, Río Arga y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Variedad de aves y mamíferos en las aguas pamplonesas

  1. Pingback: Ardilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s