Los martines reinan las aguas

A pesar de que estos días mi tiempo libre para “pajarear” reina por su ausencia, los pajareros somos así, y en cualquier rato muerto buscábamos tiempo hasta debajo de las piedras para disfrutar de nuestra afición.

En uno de estos tiempos hace ya unos días me fui para la Nogalera (24-9-2014) en busca de aves acuáticas y ver si tenía suerte con los conejos y ardillas que días antes había avistado en el mismo lugar.

Mi mayor rato lo pasé apostado en la orilla, sentado bajo un gran sauce y escondido entre la vegetación intentando pasar desapercibido para la fauna del lugar. Como es lógico, en el paso del río por nuestra ciudad las aves más comunes son los ánades reales, y fueron sin duda las más habituales durante mi visita.

Pareja de ánades reales (24-9-2014)

Pareja de ánades reales (24-9-2014)

Relacionadas con el medio acuático, no faltaron ni lavanderas blancas ni lavanderas cascadeñas, aunque en número bastante reducido y siempre muy asustadizas y recelosas a mi persona.

Durante el poco más de dos horas que permanecí por allí destacó la presencia y los vuelos de martines pescadores (por lo menos tres ejemplares diferentes) que muchas veces volaban simultáneamente.

A pesar de que se posaron en varias ocasiones en ramas y oteaderos, los pude ver pescar menos de lo que me habría gustado, ya que en mi presencia solo un ejemplar realizó un par de lances, y ambos fallidos por desgracia para mí pero sobre todo para él.

Martín atento desde una rama (24-9-2014)

Martín atento desde una rama (24-9-2014)

Fue curioso, pero en una de las ocasiones, un ejemplar se posó en una rama seca en el centro del río.

Estaba a escasos metros del puente por el que cruzaban gran cantidad de paseantes, y a pesar de su destacado colorido, ya que encima le pegaba el sol de lleno, y su decente tamaño, pasaba totalmente desapercibido y nadie le hacía caso al pobre.

Posado en rama seca (24-9-2014)

Posado en rama seca (24-9-2014)

Se dejó tomar unas fotos y de nuevo lanzó su vuelo rasante aguas abajo abandonando el lugar y dejándome con las ganas de haber disfrutado un poco más de él todavía.

Además de los martines, fue muy interesante para mí el avistamiento de un mirlo acuático, pero que siempre andaba muy lejano de mi figura.

Mirlo acuático (24-9-2014)

Mirlo acuático (24-9-2014)

Lo vi en varias ocasiones, por lo que lo dejo en especies pendientes de fotografía decente… jejeje

De las ardillas vistas unos días antes ni rastro, pero no falló la familia de conejos que mora el lugar, aunque solo pude ver un solo ejemplar.

Conejo en plena carrera (24-9-2014)

Conejo en plena carrera (24-9-2014)

Conejo (24-9-2014)

Conejo (24-9-2014)

El conejo apareció de entre los matorrales y dedicó su tiempo a alimentarse de los frutos de varias rosas silvestres, para lo que en varias ocasiones se levantaba sobre sus patas traseras.

Conejo comiendo (24-9-2014)

Conejo comiendo (24-9-2014)

La gran cantidad de arbustos y la poca visibilidad hizo que casi todo el rato estuviera escondido y que apenas pudiera verlo en condiciones, por eso, como el mirlo acuático, a la lista de pendiente… jeje

Y como no todo van a ser avistamientos divertidos o “especiales” como los martines o los conejos, lo más normal y habitual no faltó a la cita. Petirrojos, mirlos, cornejas, picarazas y papamoscas cerrojillos, muy abundantes en esta época por estar de paso, fueron algunas de las demás especies localizadas.

Petirrojo (24-9-2014)

Petirrojo (24-9-2014)

Mientras escuchaba varios pajarillos que permanecían entre matorrales sentado en la orilla (chochines, ruiseñores bastardos y carriceros), los veloces martines seguían posándose, siempre en la orilla opuesta, y alguno mandaba un buen regalo.

No pescaban pero bien que… jajajaja

En plena descarga, jejejeje (24-9-2014)

En plena descarga, jejejeje (24-9-2014)

No faltaban tampoco los habituales mosquiteros y las grandes garzas, de las cuales un par sobrevolaron por encima de mi cabeza.

Destacar también poco después del amanecer el conocido “relincho” de pito real que nunca había escuchado por la zona, y varios reclamos de picapinos, mucho más común y fácil de localizar en nuestra ciudad.

Y con lo poco que he contado hoy, aunque cierto es que también pasé poco tiempo pajareando, la frase de la entrada de hoy va para el colorido martín pescador, simpática ave que sin duda alguna fue la protagonista de la mañana y que alegró mi día. Aunque exactamente no es una frase, sino que se trata de un poema de Leopoldo Lugones (poeta argentino).

“Sobre el remanso azul, agudo acecha, desde un lánguido gajo del sauzal, en inminente inclinación de flecha, la lentitud profunda del caudal.

Oro de sol en la corriente boya… Y destellando un súbito árbol, identifica el pájaro en su joya, sauce verde, agua azul, y oro de sol…”

Martín pescador en uno d sus oteaderos (24-9-2014)

Martín pescador en uno de sus oteaderos (24-9-2014)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Extrarradio IV (Magdalena-Nogalera), Río Arga y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s