De paseos “cabreros” por Gredos

Hace ya tiempo que pasé unos días por la Sierra de Gredos (31-10 y 1, 2 y 3-11-2014) para desconectar de mi ciudad y poder disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Finales de octubre, principios de noviembre es cuando empieza el celo de uno de los iconos de la fauna ibérica (y el símbolo por excelencia de Gredos), la cabra montés, así que con objetivo de poder observar a los animales en plena época reproductora decidí pasar allí unos días para conocer un poco más aquellas montañas que tan desconocidas son para mí, en pleno Sistema Central.

Gredos (1-11-2014)

Gredos (1-11-2014)

Gredos se encuentra entre Ávila, Madrid, Salamanca, Cáceres y Toledo, y está denominado y protegido como “Parque Regional”. Principalmente granítico y con grandes afloramientos rocosos, las zonas bajas tienen pinares, encinares y melojares, mientras que las zonas altas, además de las zonas rocosas ya nombradas están compuestas por pastizales de alta montaña, brezales y piornales.

Es una zona muy rica en vegetación y en fauna (aunque mi época de visita no fue la mejor para ello). A lo largo del año, se pueden llegar a ver hasta 120 especies de aves diferentes, diecisiete especies de peces, catorce de anfibios, veintitrés de reptiles y cincuenta y ocho de mamíferos (con importante presencia de nutrias, jabalíes, corzos y desmanes).

Su ecosistema alberga más de 1400 plantas, entre las que hay 14 endémicas. Un espacio con un total de cerca de 90000 hectáreas protegidas e incluidas en la Red Natura 2000 que sin duda alguna merece la pena visitar y recorrer por los senderos balizados que recorren los diferentes valles y lugares de la zona.

Paisaje de Gredos (1-11-2014)

Paisaje de Gredos (1-11-2014)

Como ya he dicho, la cabra montés es el emblema de Gredos. Salvada de la desaparición en el último momento, gracias a su valor cinegético, por intervención directa de Alfonso XIII que en 1905 declaró Gredos “Refugio Real de Caza de la Sierra de Gredos” salvando la pequeña población que quedaba, se ha convertido por derecho en la insignia de la zona. A partir de entonces la población fue en aumento, y con varios proyectos de recuperación y creación de reservas que hubo a partir de 1950 la población creció hasta llegar a un buen número de ejemplares que ya estabiliza a la especie (se estiman unos 5000 ejemplares en Gredos, y otros 3500 en los alrededores).

Y la verdad que no es para menos. Las grandes cornamentas en los ejemplares machos son dignas de ver (por ello tienen un valor cinegético especial), y el observarlas en libertad a tan escasos metros es algo curioso y divertido, ya que no es lógico poder disfrutar de mamíferos salvajes de la manera que se puede hacer con este animal.

Macho de montés en el monte (2-11-2014)

Macho de montés en su hábitat (2-11-2014)

Allí está totalmente acostumbrada a la presencia humana, por lo que no huye al ver a los paseantes y montañeros que todos los días andan por allí. Incluso hay imágenes en las que se ve a gente acariciando y dando de comer de la mano a los animales, pero… ¡ojo! eso nunca hay que hacer, ya que aunque sean confiadas y asustadizas no dejan de ser animales salvajes. Por ello hay que dejarlas en paz, ya que en primer lugar si te dan un “golpetazo” con esos cuernos no te libras de unas costillas rotas, y en segundo, porque al ser salvajes tienen que buscarse ellas solas el sobrevivir y alimentarse, ya que si se acostumbran a comer de la mano pueden mal acostumbrarse y en épocas malas no llegar a localizar alimento por si solas y morirse, con un final muy malo y dramático.

Macho caminando sobre rocas (31-10-2014)

Macho caminando sobre rocas (31-10-2014)

El mismo macho pero más cercano (31-10-2014)

El mismo macho pero más cercano (31-10-2014)

Es un animal que siempre está en busca de pastos frescos, por ello el verle en zonas bajas conforme se acerca el invierno no es nada difícil. Además no es un animal territorial, por lo que se pueden ver formando grandes manadas con varias decenas de ejemplares de diferentes edades y ambos sexos (como hice yo, con grupos de de hasta 60 cabezas).

Sus pezuñas, sin pliegue interdigital, duras y agudas por fuera (lo que permite agarrarse a las rocas) y antiderrapantes (que evitan resbalar) por su cara interna, le permiten encaramarse a los riscos más abruptos y recorrer las laderas más empinadas de una forma que parece sencillísima, y que en realidad no lo es; es impresionante el verlas moverse con total facilidad a grandes velocidades por las zonas más escarpadas.

Hace un par de años ya estuve por allí por las mismas fechas, y tuve la suerte de ver un enfrentamiento espectacular entre machos, así que como otoño, cuando empieza la época de celo, la sierra se convierte en el “rin” de las violentas peleas que los machos producen, volví para ver a los animales en su máximo esplendor, ya que en mi visita anterior los sonidos de los golpes de los cuernos de un macho contra otro se me habían quedado marcados y quería revivir el momento.

Macho en primer plano y hembra y cría en segundo (31-10-2014)

Macho en primer plano y hembra y cría en segundo (31-10-2014)

Estas cabras tienen un claro dimorfismo sexual, y cualquier persona por poco que sepa de fauna podrá diferenciar machos de hembras con suma facilidad.

Los machos son más grandes y mucho más corpulentos y fuertes que las hembras. Mientras que los pesos masculinos rondan entre los 80 y 125 kilos, las hembras raramente pasan de 70. Sus cuernos también son más grandes y potentes, y van creciendo aún más con el paso de los años (hasta 20 años pueden llegar a vivir estos animales, aunque raramente pasan de 15), y para terminar, los machos presentan una barba muy visible, barba de la que la hembra carece por completo.

Hembra, macho joven y macho adulto (31-10-2014)

Hembra a la izquierda, macho joven a la derecha y macho adulto abajo (31-10-2014)

Normalmente, a lo largo del año hay grupos de machos (en los que no hay jerarquía de ningún tipo) por un lado, y grupos de hembras con jóvenes por otro (grupos en los que parece que las hembras más mayores son las “jefas”). Se pueden ver también machos solitarios que han perdido su fuerza y poderío, pero no suele ser tampoco lo habitual. Eso sí, en esta época de celo en la que fui yo, se juntan todos para reproducirse, cambiando las formas y características de los grupos.

Las hembras como ya he dicho tienen cuernos pequeños, finos y puntiagudos, llegando como mucho a los 40 centímetros.

Hembras (31-10-2014)

Hembras (31-10-2014)

Son de tamaño mucho menor que los machos, y son de colores pardos. A pesar de que a lo largo del año cambia el pelaje, los tonos en las hembras durante toda la vida son pardos dorados (en los machos oscurece más con el paso de los años).

Hembra comiendo (3-11-2014)

Hembra comiendo (3-11-2014)

Al contrario que muchos mamíferos, esta especie es de hábitos diurnos, y eso, unido a la confianza de la que hemos hablado antes hace que sea más fácil el verla en condiciones.

Por ello, los machos, pueden diferenciarse bastante claramente unos de otros por clases de edad debido a los colores de la piel y a la cornamenta.

La cornamenta es grande, rugosa con cuernos gruesos, nudosos, y en general con forma de semicírculo dirigido hacia atrás, alcanzando en algunos casos tamaños de hasta 150 centímetros.

Los cuernos los lleva siempre (no son como los ciervos que anualmente se desprenden de ellos), y con algo de experiencia se puede obtener con ellos la edad del animal, ya que cada año crece un “tramo” que se denomina “medrón” hasta los 9-10 años, y a partir de ahí disminuye su crecimiento hasta los 14-15 años. Además, son características diferentes formas en los cuernos como “fisuras de crecimiento” o “nudos”, que dan diferentes valores añadidos al trofeo cinegético.

Detalle de la cornamenta (3-11-2014)

Detalle de la cornamenta (3-11-2014)

Los “medrones” son una especie de anillos, que marcan el crecimiento anual y que se pueden diferenciar bastante fácil; los “nudos” son abultamientos en los medrones (generalmente 1, 2 o 3 en cada medrón), y las “fisuras de crecimiento”, como su propio nombre indica son fisuras que se producen por el crecimiento del cuerno.

Joven de macho (1-11-2014)

Joven de macho (1-11-2014)

Ejemplar joven (31-10-2014)

Ejemplar joven (31-10-2014)

Como ya he dicho con anterioridad, los machos adultos son más oscuros. Cuando nacen, el primer año son difíciles de diferenciar de las hembras, pero a partir del segundo tanto por cornamenta como por pelaje la diferenciación de sexo se hace más fácil. De ocre pálido poco a poco va oscureciendo, pasando a más pardo y finalmente a negro, cogiendo tonos plateados.

Macho adulto comiendo (1-11-2014)

Macho adulto comiendo (1-11-2014)

Por ello, entre cuernos y pelaje no es difícil pode hacer diferenciación de ejemplares. Diferenciando medrones y marcas de pelaje se pueden llegar a individualizar todos los machos de una manada.

Machos jóvenes (31-10-2014)

Machos jóvenes (31-10-2014)

Diferentes machos (31-10-2014)

Diferentes machos (31-10-2014)

A eso se le añade que son animales tranquilos y se les puede observar durante minutos y minutos seguidos, porque si serían mucho más esquivos o asustadizos todo esto se nos iría al traste… jejejeje

Pareja de machos (2-11-2014)

Pareja de machos (2-11-2014)

Con la gran variedad de pelajes que hay, podremos diferenciar generalmente los machos en tres grupos de edad diferentes.

Los jóvenes (entre 1 y 5 años) son pardos y no llegan a cerrar las manchas negras de las patas en la paletilla; los de clase media (entre 6 y 9 años) cierran sus partes negras en la parte delantera del cuerpo; los de edad superior (mayores de 9 años) poseen todo el cuerpo negro, y ya a partir de los 12 años pueden aparecer canas en el pelaje.

Pareja de machos (3-11-2014)

Pareja de machos (3-11-2014)

La verdad que las cornamentas de algunos ejemplares son espectaculares. Es impresionante el tamaño que alcanzan, y es digno de ver.

Macho adulto de frente (3-11-2014)

Macho adulto de frente (3-11-2014)

Visto todo esto; que los cuernos se pueden diferenciar por fallos, anillos y demás, y que el pelaje va avanzando conforme crece el animal, no nos será difícil individualizar a los diferentes animales.

Cornamenta (31-10-2014)

Cornamenta (31-10-2014)

Y a pesar de que la verdad no tengo nada de experiencia en esta especie, y todo lo que se es por libros, documentales o experiencia propia, veo que no es nada difícil diferenciar, ya que las diferencias son bastante claras.

Retrato de ejemplar inmaduro (31-10-2014)

Retrato de ejemplar inmaduro (31-10-2014)

Aquí se ve bastante claro que todos los ejemplares son machos y son totalmente diferentes, ¿no? Los de arriba mucho más claros en general, pero el de la derecha aún tiene las patas delanteras más oscuras que el de la izquierda; los de abajo además de cornamenta más grande, son más oscuros en partes bajas, sobre todo el de la derecha, que podríamos decir que es casi totalmente negro.

Machos de diferentes edades (1 y 2-11-2014)

Machos de diferentes edades (1 y 2-11-2014)

Y los cuernos no solo los usan para marcar la jerarquía con la edad y utilizarlos en las fuertes peleas que se producen durante el celo, sino que además de para pelearse, también los usan para rascarse las partes traseras, de forma divertida y curiosa.

Rascándose (2-11-2014)

Rascándose (2-11-2014)

Por otro lado están las crías, que siempre andan pendientes de la madre, y que estas ya no son tan fáciles de diferenciar, ya que tanto machos como hembras son parduscos y los cuernos son pequeños (en el primer año).

Hembra y cría (31-10-2014)

Hembra y cría (31-10-2014)

Son pequeñas y quizás las más asustadizas, ya que de vez en cuando se aceleraban y echaban a correr, pero cierto es también que lo hacían durante pocos metros y enseguida se paraban.

Cabrito (31-10-2014)

Cabrito (31-10-2014)

Como los niños pequeños, pasan principalmente la mayor parte del tiempo jugueteando, pero siempre sin perder de vista a la madre.

Pequeñas jugando (31-10-2014)

Pequeñas jugando (31-10-2014)

Además, en muchas ocasiones las que menos ganas tenían de jugar se enfadaban con las que tenían ganas de diversión, y se enfrentaban durante unos segundos cuernos contra cuernos, como hacen los machos más adultos.

Otra cosa que me llama mucho la atención de este precioso animal son los ojos. Al no estar lejos en muchas ocasiones, con los prismáticos se les podía observar de lujo. Son curiosos, de color café y con la pupila alargaga y de color más oscuro.

Detalle del ojo de un macho (31-10-2014)

Detalle del ojo de un macho (31-10-2014)

Bonitos, ¿e? La pena, que entre tantos ejemplares siempre hay algunos que están en peor estado, más delicados, han sufridos accidentes, enfermos… y no todos tenían los ojos igual de bien, por lo que pude ver varios ejemplares tuertos.

Una pena pero la naturaleza es así de dura… No sé hasta que punto podrían hacer estos animales vida normal, pero la verdad que “dolía” verlos así…

Con ojos en mal estado (31-10-2014)

Con ojos en mal estado (31-10-2014)

La verdad que las andadas mañaneras nada más amanecer merecían la pena. El paisaje era bonito, y el cielo al amanecer era precioso, a pesar de que en ocasiones todo hay que decirlo la temperatura era inferior a 0 grados.

Pero el madrugar tenía buenas sorpresas, como pequeños corzos y simpáticos conejos que cruzaban la carretera ante el paso del vehículo.

Amanecer subiendo a la Platafoprma (3-11-2104)

Amanecer subiendo a la Plataforma (3-11-2104)

Allí mis días consistían en otear todo a la vez que caminaba por los senderos balizados que hay. Salía de la Plataforma de Gredos y recorría diferentes zonas del valle de Candeleda, Las Callejas, Refugio del Rey o Laguna Grande.

Es un paisaje de alta montaña muy bonito, y a mí me parece bastante diferente a lo que tengo más cerca y conozco más, los Pirineos, pero igualmente merece la pena ir y pasar unas buenas vacaciones.

Oteando (1-11-2014)

Oteando (1-11-2014)

De vez en cuando en mis caminatas, se levantaba algún buen bando de perdices, pero que la verdad entre los altos pastos se posaban y se camuflaban a la perfección. Imposibles relocalizarlas, y si no recuerdo más el bando más grande que observé fue de 9 ejemplares.

De esta forma, paseando y con mis prismáticos, localizaba diferentes grupos familiares por el lugar, y de vez en cuando ejemplares sueltos de grandes cabras.

Manada (31-10-2014)

Manada (31-10-2014)

Grupo de machos (3-11-2014)

Grupo de machos (3-11-2014)

Allí los individuos más espectaculares son los machos, y para dar con ellos, como estamos en plena época de celo, lo que tenía que hacer era buscar hembras… y “se finí”!!! donde había hembras había machos detrás como locos encelados perdidos.

No era difícil acercarse a ellos, ya que por los valles hay varios caminos y senderos marcados (como es lógico sin autorización no está permitido salir de los senderos), y la mayoría de grupos que vi andaba en las zonas bajas comiendo pastos tranquilamente y totalmente ajenos al paso de personas.

Grupo de machos (31-10-2014)

Grupo de machos (31-10-2014)

Son animales que comen todo tipo de vegetales (incluso en épocas duras de invierno cortezas y ramas), y por eso estaban en zonas bajas en general. Aunque en zonas más altas seguro que había buenas manadas, no hacía falta hacer grandes desniveles para poder observarlas.

A modo de curiosidad, decir que apenas tienen necesidad de beber agua, ya que para hidratarse, al parecer tienen suficiente con el agua que ingieren al comer plantas o incluso vegetación a primera hora que pueda contener el típico rocío o la común por estas fechas escarcha mañanera.

Caminando en los pastizales (31-10-2014)

Caminando en los pastizales (31-10-2014)

Así que como pastaban con toda tranquilidad, yo la gozaba sentado en el suelo, o en rocas observando cómo se comportaban los diferentes ejemplares.

Hembras pastando (31-10-2014)

Hembras pastando (31-10-2014)

Aunque todo estaba en calma, de vez en cuando sin saber porqué alguna hembra huía y los machos iban detrás como locos. Pero bueno, huir huir no sé si será la palabra… ya que corrían una veintena de metros y otra vez a pastar sin miramientos a nada.

Corriendo (31-10-2014)

Corriendo (31-10-2014)

Macho a la carrera (31-10-2014)

Macho a la carrera (31-10-2014)

Y como se suele decir, tras la carrera llegaba la calma, y comían y se relajaban a la sombra en muchas ocasiones tumbadas en el suelo o a veces encima de piedras, a las que subían a pesar de las dificultades apenas sin inmutarse.

Hembra tranquila (1-11-2014)

Hembra tranquila (1-11-2014)

A pesar de andar mucho por pastos, de vez en cuando ganaban altura y se alejaban a sitios más inaccesibles y altos, pero bueno como aquello es tan grande y las cabras son tan numerosas siempre hay ejemplares más bajos y sencillos de fotografiar.

Entre rocas (1-11-2014)

Entre rocas (1-11-2014)

Entre rocas y arbustos (1-11-2014)

Entre rocas y arbustos (1-11-2014)

A pesar de las fechas, varios montañeros (sobre todo madrileños) fueron los que estuvieron por allí haciendo excursiones. Eso sí, la afluencia de gente no era la misma que en verano, y como en cuanto me alejaba monte hacia arriba de la Plataforma (lugar al que se accede en coche) los domingueros empezaban a desaparecer, la calma y paz era total, sobre todo a primeras horas.

Pero en muchas ocasiones, los cantos de las aves rompían esa paz que reinaba en el lugar y hacían que tuviese que desviar la atención hacia ellas.

La verdad que poca variedad en mi visita. Buitres leonados como aves rapaces más habituales, aunque también observé algún cernícalo vulgar y algún ratonero.

Buitre leonado en vuelo (3-11-2014)

Buitre leonado en vuelo (3-11-2014)

Bisbitas, colirrojos tizones, chovas, acentores y collalbas como las más comunes y abundantes entre las rocas y pastizales que estaban a ambos lados de los caminos.

Bisbita y collalba (31-10-2014)

Bisbita y collalba (31-10-2014)

Colirrojo tizón (31-10-2014)

Colirrojo tizón (31-10-2014)

Sin duda alguna, la más simpática una pareja de escribanos montesinos que volaban en los alrededores del parking de la Plataforma de Gredos, lugar donde comenzaba y acababa cada excursión y que andaban allí a sus anchas de un lado para otro, al igual que un esquivo mirlo acuático que volaba aguas arriba y aguas abajo continuamente pero que solo oía y no llegué a observar.

Escribano (31-10-2014)

Escribano (31-10-2014)

Pero a pesar de que en número reducido no faltaron petirrojos, mosquiteros comunes, pardillos, jilgueros, pinzones vulgares, zorzales charlos, cuervos, cornejas, lavanderas blancas y algún bando de palomas.

Y ya en zonas más bajas pico picapinos, carboneros, herrerillos y urracas.

Hay ocasiones en las que no veía a los mamíferos caprinos, pero sí que se veían diferentes rastros. Debido al borde interno blando, las huellas se ven mucho más marcadas en la zona exterior, lo que la hace característica y diferenciable de la de los ciervos, que marcan por igual en ambos lados.

Huellas (31-10-2014)

Huellas (31-10-2014)

Los excrementos cambian la forma según la dieta, pero son los típicos de cabra, pequeños, cilíndricos y acabados en punta en un extremos y que se suelen encontrar en montones, ya que el animal se detiene para defecar.

Rastros (1-11-2014)

Rastros (1-11-2014)

Y normal que cagasen, porque la mayoría del rato como ya he dicho se lo pegaban con el morro y la boca pegados al suelo pastando como si no hubiera un mañana.

Macho comiendo (31-10-2014)

Macho comiendo (31-10-2014)

A pesar de que se veía gran cantidad de hembras, los más espectaculares como ya he dicho son los machos. La silueta de las cornamentas son increíbles, y de hecho como ya sabréis, este animal está muy metido en la mitología, ya que el macho cabrío representa al mal (y recordar también el fauno o sátiro, figura mitad hombre mitad cabra que tampoco queda muy bien parado).

Macho (3-11-2014)

Macho (3-11-2014)

Macho de gran cornamente (31-10-2014)

Macho de gran cornamenta (31-10-2014)

Y estos grandes machos fueron los que me llevaron allí, y los que me llevarán en años venideros, que es algo impresionante verles en pleno celo intentando copular con cada hembra.

Era todo un espectáculo ver como los machos andaban detrás de las hembras como locos. En esta época de celo, el macho se alimenta poco, y basa todo su día en su apetencia sexual. Ya se notaba ya… Encelados perdidos iban detrás de todas las hembras que se moviesen… Parecía una discoteca a las 5 de la mañana… Eso sí, yo creo que estos animales siendo más racionales que cualquier ser humano a esas horas y con unas cervecillas de más… jejejeje

Aunque es una especie polígama, es decir, un macho se suele aparear con varias hembras (el ejemplar más fuerte y vigoroso que en ocasiones tiene que pelear con muchos otros machos), puede darse que alguna hembra se reproduzca con más de un macho también.

Buscando a la hembra en celo (31-10-2014)

Buscando a la hembra en celo (31-10-2014)

Los machos iban detrás todo el rato, de una hembra a otra y tiro por que me toca, pero era algo que parecía misión imposible.

Al parecer a las hembras aún no les había llegado la hora y en general pasaban del asunto, por lo que algunos se tenían que conformar con poco… jejejejeje

Lamiéndose (31-10-2014)

Lamiéndose (31-10-2014)

No, fuera de bromas, la verdad que fueron momentos graciosos y divertidísimos, en los que me llegué a echar buenas carcajadas… Aquello era calaramente una discoteca a altas horas de la noche… Machos detrás de las hembras haciendo tonterías e intentándolas camelarlas sin resultado alguno… Incluso varios machos detrás de la misma hembra. Seguro que habéis visto situaciones así más de una vez! Ojo! que digo ver! No que seáis esos machos cansinos que solo pensaban en una cosa… jajajajajajaaja

Machos tras hembras (31-10-2014)

Machos tras hembras (31-10-2014)

Machos en pleno celo (31-10-2014)

Machos en pleno celo (31-10-2014)

A modo de curiosidad, me di cuenta que los machos presentaban la cola levantada, mientras que las hembras todas la tenían abajo normal… yo creo que por el comportamiento de los animales puede ser síntoma de celo y de necesidad de reproducir, pero tampoco lo sé seguro… ¿Alguien me lo confirma?

Macho de lado (3-11-2014)

Macho de lado (3-11-2014)

Entre pasto y pasto los momentos de persecuciones de machos a hembras duraban todo el día… Todos los machos detrás de las mismas hembras. Incluso hasta 7 ejemplares diferentes llegué a contar en algún momento olisqueando el trasero a una pequeña hembra, que la verdad tampoco parecía que se viese muy molestada, ya que seguía pastando a lo suyo.

Machos a tope tras la hembra (31-10-2014)

Machos a tope tras la hembra (31-10-2014)

En ocasiones unos por un lado y otros por el otro… No dejaban ninguna hembra en paz, y les importaba muy poco que otro macho estuviese ya en la tarea de la conquista…

Por ambos lados (3-11-2014)

Por ambos lados (3-11-2014)

Oliendo, lamiendo, sacando la lengua, silbando… Diversas eran las tácticas y técnicas que usaban los diferentes machos, pero en todos los días que estuve allí ninguno tuvo resultados positivos ni consiguió lo que quiso.

Macho joven sacando la lengua (3-11-2014)

Macho joven sacando la lengua (3-11-2014)

Macho joven intentando camelar a una hembra (31-10-2014)

Macho joven intentando camelar a una hembra (31-10-2014)

Las hembras estaban poco receptivas, y por eso los machos dentro de una misma manada se dirigían una tras otra sin tener suerte alguna….

Ejemplar en posición de ligoteo (31-10-2014)

Ejemplar en posición de “ligoteo” (31-10-2014)

Y entre caminata y caminata, carcajada y carcajada de las simpáticas escenas de conquista y el paso del tiempo, a mí también se me abría el apetito, y como no todo era andar, había que reponer fuerzas con cosas calenticas para combatir el frío, que la verdad que a algunas horas acompañado de vientos y aguas era bastante desagradable.

Comida (1 y 3-11-2014)

Comida (1 y 3-11-2014)

Y en estos “ratos muertos”, se dejaban ver cosas curiosas, como fue el paso de aves migradoras, con una bandada de grullas y otra de gansos en días consecutivos. Otro indicio de que viene el invierno puro y duro!

Grullas a la izquierda y gansos a la derecha (1 y 2-11-2014)

Grullas a la izquierda y gansos a la derecha (1 y 2-11-2014)

Pero bueno, yo iba a lo mío y durante todos los días que avisté cabras tuve la suerte de ver el comportamiento en celo y que siempre hacían los mismo… los machos como locos tras las hembras acosándolas e incluso empujándolas en algunas ocasiones.

Acoso de machos (31-10-2014)

Acoso de machos (31-10-2014)

Además, para marcar territorio, de vez en cuando, los machos con sus cuernos realizaban marcas en matorrales, dándoles empujones durante varios segundos seguidos, así supongo que además de marcar territorio, aliviarían de alguna manera la tensión sexual que no lograban aliviar con las hembras.

Que si saco la lengua y hago una “pedorreta”, que si te olisqueo el trasero, que si levanto la cabeza, que si silbo, que si me acerco a ti, que si te intento lamer la cara… un sin fin de artimañas para intentar camelar a la hembra y que siempre se fustraban con gestos de rechazo de esta.

Olisqueando (1, 2 y 3-11-2014)

Olisqueando (1, 2 y 3-11-2014)

Un total espectáculo digno de ver y de disfrutar. Nunca la naturaleza había sido tan divertida y graciosa para mi… El reflejo del ser humano al 100 % estaba en forma de macho cabrío! jajajajajajaja.

Dioferenets machos a por la misma hembra (3-11-2014)

Diferentes machos a por la misma hembra (3-11-2014)

Los machos no paraban de intentar conquistar a la hembra fuera cual fuera la forma. Incluso observé un macho que aprovechaba el tiempo de orina de una hembra para acercarse y olerle, y en alguna otra ocasión llegué a ver que el macho se sentaba cerca de una hembra, le hacía un par de carantoñas, y la hembra molesta se levantaba y se iba del sitio, y… ¿que hacía el macho? Pues levantarse y detrás! Que va hacer!!! Vaya desesperación! jajajaja.

Haciendo mimos (31-10-2014)

Haciendo mimos (31-10-2014)

Pero no todo acababa sin más, si no que había veces que las hembras se enfadaban con los machos y se les encaraban.

Era curioso, porque la hembra, que era la mitad del macho en tamaño se le lanzaba contra él y éste lo único que hacía era recular y irse del lugar, eso sí, no se rendía del todo y buscaba otra hembra que estuviese más despistada.

Respuesta de la hembra (3-11-2014)

Respuesta de la hembra (3-11-2014)

Pero la tónica habitual era que el macho no se rendía e insistía con la misma hembra.

Machos tras varias hembras (31-10-2014)

Machos tras varias hembras (31-10-2014)

En aquella “discoteca diurna” en pleno monte, los únicos que hacían amago de cualquier relación sexual eran los chiquitajos de la familia jugueteando… jejejeje

Pequeñajos (31-10-2014)

Pequeñajos (31-10-2014)

Y que pasa en una discoteca cuando alguien ha bebido demasiado? Pues al final “movida”…

Pues lo mismo con las cabras, pero sin alcohol de por medio, sino por el instinto de la naturaleza que les hace medir sus fuerzas con otros machos para que el más fuerte se haga el “jefe” de la manada y divulgue por ahí con las hembras sus genes.

Fue un momento inolvidable. Un macho se acerco a otro; se separaron un poco de la manada y se miraron a los ojos. Allí estaba yo a escasos metros observando la jugada cuando de repente, el tiempo se paró.

Ambos machos se pusieron frente a frente, echaron un paso hacia atrás y se pusieron a dos patas para acto seguido lanzar con todas sus fuerzas sus cornamentas el uno contra el otro. Momento que llevaba días buscando y que por fin llegaba.

Machos enzarzados (3-11-2014)

Machos enzarzados (3-11-2014)

Pero todo no salió a pedir de boca… “Murphy” no falló y pasó algo increíble… ¡Coge y se gasta la batería de la cámara! ¡En menudo momento!

Por supuesto que los machos no pararon su pelea, y mientras buscaba la batería de repuesto en la mochila sin tan siquiera mirarla ni bajar la vista de ambos machos, pude ver un par de lances más que me pusieron la piel de gallina.

Allí estaba yo (junto a otros tres aficionados de la naturaleza), en la misma senda principal y a escasos metros de dos de los grandes machos de la manada disfrutando del momento que no pude fotografiar, pero del que me quedé más que satisfecho, ya que no es nada fácil ver este tipo de luchas.

Tras los golpes, permanecían con las cabezas bajas, a ras de suelo, con los cuernos entrelazados y empujándose uno al otro, para ver quien realmente era más fuerte.

En plena pelea (3-11-2014)

En plena pelea (3-11-2014)

Machos en plena pelea (3-11-2014)

Machos en plena pelea (3-11-2014)

A pesar de no haberlos retratado en el momento del golpe, fueron momentos inolvidables, que volveré a intentar vivir sin duda alguna otro año.

El verles levantarse a dos patas, y lanzar sus cabezas, golpeando las cornamentas es uno de los espectáculos naturales ibéricos más impresionantes que hay. El sonido es espectacular… es uno de esos sonidos que no se olvidan… Un “topetazo” de los buenos, de los que hacen mella y de los que dejan huella… Impresionante.

Los dos machos enfrentados (3-11-2014)

Los dos machos enfrentados (3-11-2014)

Cuernos contra cuernos (3-11-2014)

Cuernos contra cuernos (3-11-2014)

Tres veces se repitió la escena de golpearse en el aire, y tres veces se me pusieron los pelos como escarpias. Por muchos adjetivos que de al momento fue algo indescriptible, y que además de nervioso, me hacía sacar una sonrisa de satisfacción y de alegría tremenda.

Y algo curioso que sentí en ese momento… Cierto es que pegaba un viento bastante fuerte, pero hasta entonces no había llegado a sentir un olor a choto tan fuerte como el que sentí en ese momento.

Supongo que la tensión habría hecho en los machos soltar hormonas, porque fue un olor fuertísimo que en ninguno de los días anteriores había llegado a sentir. Así que puedo decir que vi el momento, que lo oí, y que lo olí… jejejeje

Y fue curioso también, pero igual que aparecieron sin más y se pegaron, se alejaron uno detrás del otro, eso sí con ganas de seguir la pelea el ejemplar que iba detrás todo el rato ya que le hacía amagos y le provocaba, pero el otro pasaba del tema y caminaba tranquilamente sin hacer caso, así que igual que se pegaron, se pararon y comenzaron a pastar juntos como si no hubiera pasado nada… Curioso esto de la naturaleza, ¿verdad?

El frío que había pasado durante los días y las sudadas durante las caminatas habían merecido la pena, aunque la verdad que no me puedo quejar, ya que a pesar de las fechas el tiempo acompañó a la perfección.

Arco iris en Gredos (2-11-2014)

Arco iris en Gredos (2-11-2014)

Y para terminar, decir que todo no fue monte en estas vacaciones, sino que tuve que hacer una visitilla a Ávila ciudad, lugar que no conocía y que sin duda merece la pena visitar, aunque no nos vamos a engañar, me llama mucho más el ver un gran macho montes con mis prismáticos a 50 metros que tocar con mis manos la muralla de la ciudad… Alguno que lea esto fijo que me caparía… Pero es lo que tenemos los amantes de la naturaleza!!! 🙂

Ávila (3-11-2014)

Ávila (3-11-2014)

Para terminar, decir que lo vivido en la sierra avilesa, donde disfruté como un enano con las grandes cabras montesas no tiene igual. Fueron momentos especiales, y culminados encima con la lucha entre los dos grandes machos del último día, así que… que más puedo pedir?

Gran macho montés (3-11-2014)

Gran macho montés (3-11-2014)

Así que como se suele decir… “La cabra tira al monte!!!” y como cabra que soy, tiraré otro año al monte de Gredos y volveré a intentar revivir los momentos vividos, y por si alguno lo estabais pensando…

Monumento a la cabra (2-11-2014)

Monumento a la cabra (2-11-2014)

“La cabra tira al monte… y el cabrón también!!!” Pero que conste que no va por mí, e? A ver quien se da por aludido! jajajajaja

Macho a contra luz (2-11-2014)

Macho a contra luz (2-11-2014)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s