Una más de Txingudi y sus aves…

Hace ya días que estuve por Txingudi (19-3-2015) para aprovechar mis días de fiesta y disfrutar de mi mayor afición. Txingudi es una zona que nunca defrauda, muy bien preparada para la observación de avifauna con varios observatorios, y que siempre muestra buena variedad de aves con las que pasar una buena mañana o incluso un día entero.

Yo disfruté como un enano, y a pesar de no ver rarezas excepcionales (algún día antes se había visto alguna gaviota de las “raras” por aquí), mi día por allí mereció la pena, a pesar de que este invierno y comienzos de primavera ha sido mucho más pobre en colimbos, negrones u otras especies que normalmente visitan la zona otros años.

Allí que estaba ya para el amanecer “armado” con mis prismáticos, mi cámara y mi telescopio, comenzando el recorrido por las balsas de agua dulce que están a la entrada y que suelen tener buena presencia de anátidas.

Cucharas y cercetas (19-3-2015)

Cucharas y cercetas (19-3-2015)

La variedad era bastante amplia, destacando sobre todo una pareja de cercetas carretonas, ave que este año se ha dejado ver con mucha facilidad en los diferentes puntos de agua del Norte, tanto en zonas de balsas como en zonas de río.

Pareja de cercetas (19-3-2015)

Pareja de cercetas carretonas (19-3-2015)

También había como muy interesante una tresena de porrones moñudos, con un macho y dos hembras, que pacían tranquilamente en el centro de la balsa muy alejados de la orilla.

Porrones moñudos (19-3-2015)

Porrones moñudos (19-3-2015)

Además, como es habitual y es la anátida más común, muy abundantes los ánades reales, aunque allí lo cierto es que otras anátidas se veían en mayor número yo creo…

Macho de azulón (19-3-2015)

Macho de azulón o ánade real (19-3-2015)

Cucharas por ejemplo llegué a contar cerca de 20 ejemplares en una de las balsas más interiores de Plaiaundi… Curiosamente casi todo machos, que por estas fechas, en casi todas las especies de patos se ven en número mucho mayor al de hembras.

Macho de cuchara (19-3-2015)

Macho de cuchara (19-3-2015)

Y cercetas comunes y ánades frisos también se veían unos cuantos, así que en anátidas se puede decir que de las comunes me faltaron solo los ánades rabudos y poco más…

Además, lo bueno es que están acostumbrados al paso de gente, y comparando con otros sitios se ven medianamente cerca y se puede disfrutar de ellos al 100% observando los bonitos y espectaculares plumajes que los machos adquieren por estos días para comenzar con la conquista de las hembras y la reproducción.

Friso agitando las alas (19-3-2015)

Friso agitando las alas (19-3-2015)

No faltaban tampoco en estas balsas las habituales fochas, gallinetas (pollas de agua) y los pequeños zampullines comunes, de los que había también un buen grupo. Igualmente confiados como los anteriores nadan en muchas ocasiones cercanos al paseo por el que nos movemos los que por allí vamos.

Focha nadando (19-3-2015)

Focha nadando (19-3-2015)

Zampullín común (19-3-2015)

Zampullín común (19-3-2015)

Además de este tipo de fauna en las balsas de agua dulce, la desembocadura del Bidasoa a la bahía de Txingudi da un hábitat más marino, donde se ven otro tipo de especies y aves. Como es lógico, a pesar de que también se ven en las balsas ya citadas, es el lugar ideal donde observaremos las gaviotas y demás.

Pero a pesar de la variedad, todo aquello estaba bastante pobre en estas aves… Apenas pude localizar alguna gaviota reidora, alguna patiamarilla, una sombría y lo más interesante, un buen gavión a primera hora de la mañana, pero muy lejano y que no volvió a hacer aparición en todo el día… o si lo hizo, yo andaba por otro lado o no lo observé.

Gaviota patiamarilla en vuelo (19-3-2015)

Gaviota patiamarilla adulta  en vuelo (19-3-2015)

Joven de gaviota patiamarilla (19-3-2015)

Joven de gaviota patiamarilla (19-3-2015)

Mis paseos por la zona variaban con la marea, ya que cambió mucho a lo largo del día como es lógico y por ello las diferentes limícolas variaban sus posiciones dependiendo de la abundancia de limos y con ello posibilidad de alimento.

Cambio de mareas según el horario (19-3-2015)

Cambio de mareas según el horario (19-3-2015)

Aunque no hubo muchos ejemplares de este tipo de especies sí que tuve cierta variedad que fue bastante interesante.

Buena variedad de limícolas (19-3-2015)

Buena variedad de limícolas (19-3-2015)

Entre los zarapitos pude ver las dos especies. Zarapitos trinadores, y zarapitos reales, el primero de ellos más pequeño en tamaño, con pico más corto y con ceja más marcada, al igual que unas franjas oscuras en el cogote, franjas de las que carece el zarapito real.

También bastante chorlito gris, algún chorlitejo grande, una docena de vuelvepiedras y un par de archibebes claros, además de una aguja colinegra que andaba bastante solitaria pero cercana a una avefría, que también era la única representante de su especie.

Variedad de limícolas (19-3-2015)

Variedad de limícolas, chorlito gris, zarapito, correlimos y chorlitejo grande (19-3-2015)

Pero sobre todo, la limícola más abundante eran los correlimos comunes, de los que había una buena bandada que de vez en cuando volaba y se desplazaba de un lado a otro.

Correlimos en vuelo (19-3-2015)

Correlimos en vuelo (19-3-2015)

Correlimos picoteando y buscando comida (19-3-2015)

Correlimos picoteando y buscando comida (19-3-2015)

Las más confiadas de estas aves, sin duda alguna eran los archibebes comunes, ya que alguno se movía y comía tranquilamente cerca de los observadores que por allí estábamos.

Archibebe (19-3-2015)

Archibebe (19-3-2015)

Destacar la presencia de una pareja de agachadizas comunes, que descansaban entre la hierba y eran muy difíciles de observar (muy cercanas a la avefría y aguja ya citadas).

Agachadizas tumbadas (19-3-2015)

Agachadizas tumbadas (19-3-2015)

Aquello es bastante amplio, por lo que los paseos son interesantes por las diferentes zonas, y en eso consistió mi día por allí. A pesar de ello, en un día se puede dar varias vueltas al lugar, y como la fauna lógicamente se desplaza y se ven especies donde en la primera vuelta no se veían y viceversa, así que como ya he dicho merece la pena pasar una mañana entera por allí… yo de hecho como no me canso de este vicio, aunque parezca exagerado, me pegué todo el día casi… jejejeje

Con el cambio de mareas, las zonas de campeo de las especies cambiaban, y con la subida del nivel del agua, muchas buscaban posaderos para descansar y solearse tranquilas, como es el caso de los cormoranes, que es muy habitual verlos posados en postes, árboles secos u otras perchas, o los zarapitos trinadores, que allí frecuentan unas estructuras de palos que se han hecho para las diferentes aves y que ellos mismos utilizan para descansar día tras día.

Cormorán y zarapitos posados (19-3-2015)

Cormorán y zarapitos posados (19-3-2015)

No faltaron las aves elegantes donde las haya, como es el caso de los cisnes.

Cisne blanco y cisne negro, la elegancia en forma de ave (19-3-2015)

Cisne blanco y cisne negro, la elegancia en forma de ave (19-3-2015)

Por un lado se veía una pareja de cisnes blancos, de la cual la hembra no paraba de incubar en una pequeña islilla… No sé si tendría huevos ya o simplemente estaría descansando, pero el caso es que no se movía de ahí y permaneció echada entre la vegetación durante todo el día…

Retrato del macho de cisne (19-3-2015)

Retrato del macho de cisne (19-3-2015)

Y por otro un precioso cisne negro que nadaba en solitario en otra de las lagunas del lugar, para ser más exacto en la laguna de “Txoritegui”.

Cisne negro batiendo las alas (19-3-2015)

Cisne negro batiendo las alas (19-3-2015)

Entre aves de menor tamaño muy activos sobre todo los mosquiteros, de los que se contaban por docenas sobrevolando las aguas de las balsas y dejándose caer para picotear en el agua y posarse en las ramillas y carrizos de las orillas.

La verdad que era un espectáculo verlos volar como si de mariposas se tratara.

Mosqui posado (19-3-2015)

Mosquitero posado (19-3-2015)

Mosquitero (19-3-2015)

Mosquitero (19-3-2015)

Todos ellos entre petirrojos, carboneros, chochines, ruiseñores bastardos, pinzones vulgares, gorriones comunes y un colorido e inconfundible camachuelo que esos días parece que andaba por allí. Menos visible un simpático pico menor que de vez en cuando “relinchaba”, un buitrón que iba de aquí para allí, los inquietos reyezuelos listados que vivarachos como nadie se movían de rama en rama y el simpático martín pescador, que al contrario que otras veces en esta visita al Plaiaundi me costó ver, y mucho.

Entre las grandes no podían faltar los mirlos comunes, las picarazas, las palomas, alguna corneja que sobrevoló la zona, y un escurridizo rascón que andaba en una balsa por la orilla, y que aunque sí que pude ver en un par de ocasiones me fue imposible retratar.

Y aún de mayor tamaño que todas estas, no podía faltar la representación de las ardeídas con varias especies de la familia.

Por un lado, las garzas reales, bien vistas pero de los que vi muy pocos ejemplares comparando con otros viajes que he hecho por el lugar.

Garza real en vuelo (19-3-2015)

Garza real en vuelo (19-3-2015)

También estaba presente una simpática pareja de martinetes que permanecía escondida entre la vegetación y que apenas se veía. Estos animales de costumbres principalmente nocturnos de normal pasan el día posados entre carrizos, ramas de sauce u otras formaciones arbóreas de ribera, pero tuve suerte y a última hora de la tarde uno de ellos salió de su escondijo y se dejó ver un poco mejor.

Uno de los siempre dificiles de ver martinetes (19-3-2015)

Uno de los siempre difíciles de ver martinetes (19-3-2015)

Siguiendo con la familia de las garzas, completar el listado con el dormidero de garcillas bueyeras que utilizan los sauces, fresnos y demás arboles de ribera para descansar y de las que contabilicé 13 individuos, y las simpáticas garcetas, que nunca defraudan y se ven con cierta facilidad desde los diferentes observatorios.

Dormidero de garcillas bueyeras al atardecer (19-3-2015)

Dormidero de garcillas bueyeras al atardecer (19-3-2015)

Garceta común en su zona de pesca (19-3-2015)

Garceta común en su zona de pesca (19-3-2015)

En ocasiones, estas aves bastante grandes crean escenas curiosas, ya que se rascan la cabeza y cuello con sus patas o intentan pescar, muchas veces con intentos fallidos pero de los que merece la pena disfrutar…

Garceta en plena acción (19-3-2015)

Garceta en plena acción (19-3-2015)

Garceta gesticulando con su lengua (19-3-2015)

Garceta gesticulando con su lengua (19-3-2015)

Además de todas estas especies relacionadas directamente con el medio acuático ya que lo usan para pescar, se podía observar revoloteando sobre todo a primera hora de la mañana, golondrinas comunes, aviones comunes y aviones roqueros por la superficie de las aguas, al igual que alguna lavandera blanca pero que andaba ya más por las orillas que por los aires.

No faltó la pequeña dosis de mamíferos, con una pareja de simpáticos conejos que no tenían problema alguno en comer hierba a escasos metros de los paseantes que frecuentamos la zona, que la verdad somos muy variados.

Pajareros que vamos a observar, “korrikalaris” que dan sus vueltas corriendo, gente que va a pasar el día y a conocer la zona, o paseantes de diferentes edades que eligen dicho lugar para dar alegría a sus piernas.

Conejo comiendo (19-3-2015)

Conejo comiendo (19-3-2015)

La verdad que era bonito ver como estos conejillos se erguían, y como ante el paso de perros se asustaban un poco más, pero la verdad que esos conejos están demasiado acostumbrados al ser humano y les daba igual la diferente “fauna humana” que allí estábamos, ya que no exagero si digo que permanecían tranquilos con la gente fotografiándola incluso con el móvil a menos de 5 metros de distancia…

Conejo erguido a dos patas (19-3-2015)

Conejo erguido a dos patas (19-3-2015)

Aunque es bonito verlos de cerca da la sensación de un poco “domesticados”, pero bueno, habrá que pensar en positivo, en a ver si se reproducen y si nos traen algunas rapaces por el lugar, que aunque vi algún milano negro no es una zona muy decente en este tipo de aves…

Conejillo, muy simpático la verdad (19-3-2015)

Conejillo, muy simpático la verdad (19-3-2015)

Igualmente de simpáticos era una familia de coipús, pero realmente es una pena que este animal se haya incorporado entre nuestra fauna como lo ha hecho…

El coipú es un animal exótico venido de Sudamérica que ha llegado a través de escapes de fábricas e industrias de peletería desde Francia y que poco a poco se ha ido extendiendo, llegando a estar presente en el norte de la Península Ibérica aunque parece que la población no es muy grande…

Coipú comiendo (19-3-2015)

Coipú comiendo (19-3-2015)

Es un mamífero relacionado con el medio acuático y que afecta a los ecosistemas, por lo que según la UICN, está entre las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, y a pesar de que parece que su población está controlada, yo creo que está y se quedará ya entre nosotros, ya que su erradicación parece compleja…

Es un mamífero muy similar al castor, pero con cola muy diferente… En una descripción rápida podemos decir que es una “rata gigante”, y de hecho hay zonas en las que se le denomina de esta forma.

Coipú comiendo hierba (19-3-2015)

Coipú comiendo hierba (19-3-2015)

Yo pensaba que en Plaiaundi estaba ya desaparecida y se había conseguido acabar con ella, pero lo cierto es que no… De hecho, allí eran 5 las crías de muy escaso tamaño que nadaban y se alimentaban en las orillas de las balsas de agua dulce, a escasos metros de la gente y con toda tranquilidad, por lo que parece que aun no conocen el peligro que tenemos los seres humanos, y que eran mucho más confiados que sus padres, que apenas hicieron aparición.

Dos de las crías nadando (19-3-2015)

Dos de las crías nadando (19-3-2015)

Nadando la mar de tranquilos (19-3-2015)

Nadando la mar de tranquilos (19-3-2015)

Era curioso ver como se erguían a dos patas en el talud de la balsa y se agarraban a las zarzas, sin importarles los pinchos y comiendo las hojas, que aunque son bastante ásperas parece que les daba bastante igual…

Una imagen curiosa a la vez que divertida, y por que no, decir que estos “bichos” (a pesar de su forma de llegada a nuestras tierras) desprendían cierto cariño y parecían adorables por su pequeño tamaño y su forma de moverse entre los matorrales…

A dos patas tragando bien de hojas (19-3-2015)

A dos patas tragando bien de hojas (19-3-2015)

Entre las crías jugueteaban y se peleaban tan tranquilas, dando impresión de ser unos animales muy simpáticos pero a la vez con muy mala leche… Y algo muy curioso… ¡el color de los dientes!, ¡son naranjas radioactivos!, como el color de una buena zanahoria o el rostro de un alimoche… algo que nunca me había percatado y que me llamó mucho la atención la verdad…

Coipús peleando (19-3-2015)

Coipús peleando (19-3-2015)

¿Quien manda aquí? (19-3-2015)

¿Quién manda aquí? (19-3-2015)

Y además de aves y mamíferos, los pequeños anfibios también tuvieron su representación con una bonita rana verde que se soleaba en un trozo de madera en la zona que dominaban y campeaban los coipús… Pequeñas lagartijas sí que tenía vistas por allí en otras excursiones (que esta vez no vi), pero yo creo que es la primera vez que veo alguna ranilla por allí… Así que estas cosas siempre hacen ilusión.

Rana verde (19-3-2015)

Rana verde (19-3-2015)

Y volviendo al tema de aves y para ir acabando, como una de las cosas más destacables del día, una lejana barnacla carinegra, que lleva ya varias semanas y que por lo que se, a día de hoy sigue por allí…

Barnacla carinegra (19-3-2015)

Barnacla carinegra (19-3-2015)

Para celebrar el buen día con una cincuentena de especies de aves, un par de mamíferos y una ranita verde, que mejor que una buena caña para recuperar sales minerales, que todo el día con el armamento a la espalda y al hombro cansa… jejejeje!

El mendas feliz tras un buen día (19-3-2015)

El mendas feliz tras un buen día (19-3-2015)

Para acabar decir que este sitio nunca defrauda, y que coincidí con varios pajareros con los que compartí experiencias y buenas observaciones… Siempre es un placer visitar Txingudi, que está a una hora de mi casa y que merece la pena…

Así que a pesar de que como ya he dicho antes, este invierno no haya tenidos los inquilinos de años anteriores… Ave de mar que en tierra busca la madriguera, tempestad ve venir y de mala manera”.

Coipú comiendo zarzas (19-3-2015)

Coipú comiendo zarzas (19-3-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una más de Txingudi y sus aves…

  1. Este ha sido el envío que mas me ha gustado. Tengo muchas ganas de ir a Donostia, y me gustaría conocerte y darme un paseo por aquellas zonas húmedas.
    Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s