Por los humedales franceses I; Marais d’Orx y Dune du Pilat

Tras pasar por Txingudi hace ya días (alguno os acordaréis de esa entrada) seguí mi viaje por un par de humedales franceses que son muy buenos para pajarear. “Orx” y “Teich” iban a ser mis destinos en los siguientes días.

El primero de ellos es la “Marais d’Orx” (20-3-2015), una especie de embalse donde se pueden ver varias especies de aves y que merece la pena visitar para pasar un buen día. Se trata de una “Reserva Natural Nacional”, pasando Bayona y cerca de Labenne y Orx, y que está bastante bien señalizada para poder llegar fácilmente.

Cartel del lugar (20-3-2015)

Cartel del lugar (20-3-2015)

Yo la verdad que tuve muy mala suerte, ya que el lugar estaba en obras y la mejor zona para andar estaba cerrada…

Están haciendo obras de acondicionamiento, y digamos que la zona más asilvestrada estaba cerrada de cara al público. Además, el centro de visitantes también estaba desbalijado y en obras, por lo que no pude seguir mi plan y hacer lo que tenía en mente…

Pero a pesar de ello, y de que el tiempo no acompañaba, ya que estaba nublado y con una brumilla muy mala para la observación, ya que estaba allí, pues me quedé a dar una vuelta por donde se podía.

Centro cerrado por obras (20-3-2015)

Centro cerrado por obras (20-3-2015)

Debido a la niebla todo era bastante incómodo y además de menos visibilidad, las condiciones para la fotografía también eran bastante malas, ya que las nubes no dejaban pasar la luz de los rayos de sol y estaba todo bastante oscuro. Aún y todo, aunque no saque nada decente, el paseo estuvo bastante entretenido, aunque no voy a engañar a nadie, un poco pobre.

Cormoranes y gaviotas (20-3-2015)

Cormoranes y gaviotas (20-3-2015)

La especie más abundante eran los cormoranes, que se observaban posados en un par de “edificios” que no se exactamente que eran y estaban en medio de las aguas del embalse.

Cormorán en vuelo (20-3-2015)

Cormorán en vuelo (20-3-2015)

Bastante presentes también las gaviotas, de las que observé gaviotas patiamarillas gaviotas reidoras, pero la verdad que siempre muy lejanas. Aquello en general es una zona que para disfrutar es necesario telescopio, y a pesar de que yo llevaba, la climatología ya descrita me restaba bastante área de visión.

Gaviota patiamarilla en vuelo (20-3-2015)

Gaviota patiamarilla en vuelo (20-3-2015)

En medio de una torreta, tuve la suerte de ver un nido de cigüeña. Allí que se encontraba echada su inquilina, así que pudiera ser que ya estuviera con los huevos puestos incubando… o que estuviese para ponerlos, porque no se movió en todo el rato que estuve allí.

Cigüeña en su nido (20-3-2015)

Cigüeña en su nido (20-3-2015)

También revoloteaban milanos negros, aves que de vez en cuando hacían moverse a las anátidas que nadaban tranquilas en la superficie del agua, como era el caso de ánades reales, cercetas comunes, ánades friso, porrones comunes o fochas.

Milano negro (20-3-2015)

Milano negro (20-3-2015)

Lo más abundante o que por lo menos más llamaba la atención era la presencia de coipús, de los que se veían se puede decir que un montón.

Coipú en el agua (20-3-2015)

Coipú en el agua (20-3-2015)

Coipú nadando (20-3-2015)

Coipú nadando (20-3-2015)

La verdad que asustadizos salían de las orillas a mi paso, aunque cierto es que no se les veía muy nerviosos…

Como en ellos es habitual, flotaban asomando la cabeza y poco más y se desplazaban por el agua tranquilamente, aunque muchos permanecían en las orillas entre la fuerte cantidad de matorral y zarza existente, donde encuentran buen escondite y se sienten seguros.

Coipú nadando muy cerca mía (20-3-2015)

Coipú nadando muy cerca mía (20-3-2015)

Además, se podían ver rastros del animal en abundancia. No vi huellas porque no encontré ninguna zona adecuada para ello, pero excrementos se localizaban muy fácil, sobre todo en la zona de paseo de la zona este, donde en una zona de hierbas eran mucho más que abundantes y de tamaño bastante variado.

Excrementos de coipú (20-3-2015)

Excrementos de coipú (20-3-2015)

Excrementos de coipú (20-3-2015)

Excrementos de coipú (20-3-2015)

Tanto excrementos como los túneles de paso por los que se mueven en las orillas llamaban la atención, ya que a pesar del tamaño del animal, no eran grandes ni los unos ni los otros, o por lo menos, a mi no me daba esa impresión.

Tunel con excrementos en la entrada (20-3-2015)

Túnel con excrementos en la entrada (20-3-2015)

Entre las aves acuáticas, mi lista se completaba con un archibebe como única limícola, alguna gallineta y los siempre vistosos y bonitos somormujos lavancos, de los que había unas cuantas parejas nadando juntas ya.

Pareja de somormujos (20-3-2015)

Pareja de somormujos (20-3-2015)

Y aunque todos los animales estaban bastante lejanos, de vez en cuando se acercaba alguno un poco más a la orilla, lo que hacía poder disfrutar de mejor manera.

Somormujo lavanco (20-3-2015)

Somormujo lavanco (20-3-2015)

Entre las aves más chiquitas, la variedad no fue muy amplia. Chochines y ruiseñores bastardos cantando entre los arbustos, mosquiteros, gorriones, pinzones, herrerillos y petirrojos en el arbolado y alguna tímida curruca rabilarga y más atrevido colirrojo tizón, que cantaba desde lo alto del edificio de información que hay a la entrada de la Reserva.

Herrerillo (20-3-2015)

Herrerillo (20-3-2015)

Como en todo tipo de zonas acuáticas no podían faltar en el listado las típicas lavanderas blancas y las ya más grandes garzas reales y garcetas comunes.

Garceta común en vuelo (20-3-2015)

Garceta común en vuelo (20-3-2015)

Y para completar el listado, tórtolas turcas, cornejas, bisbitas comunes y los relinchos de un pito real que andaba en la zona más boscosa de la Reserva Natural.

Y como no todo son aves en este mundo, tocaba también en este viaje hacer algo de turismo, y por ello visite la “Dune du Pilat”, o también llamada “Grande dune du Pyla” ubicada a la entrada de la bahía de Arcachon y que es la duna más alta de todo Europa.

Duna de Pyla (22-3-2015)

Duna de Pyla (22-3-2015)

Son muy buenas las vistas desde arriba, y la verdad que merece la pena acercarse por allí y subir esta gran mole de arena, que aunque cuesta caminar por ella, a pesar del viento que sopla en la cima, una vez arriba hay un paisaje bastante espectacular.

Vistas desde lo alto de la duna (22-3-2015)

Vistas desde lo alto de la duna (22-3-2015)

Y bueno, una vez en la playa había que darse el primer chapuzón de la temporada… jajajajaja! Así que como se suele decir… al agua patos!

Bañito en la playa (22-3-2015)

Bañito en la playa (22-3-2015)

Ya habéis visto que no tuve suerte con mi visita a Orx… había mirado información en internet pero no había visto que estaba en ese tipo de reformas, pero bueno, la duna y un buen baño nunca defrauda, y así con la excusa… habrá que volver al lugar! y como decía mi buen amigo “Oliver Wendell Holmes”, como hoy va esto un poco de costa y playa, “a veces navegamos con el viento, a veces en contra, pero debemos navegar, no estar a la deriva, ni echar el ancla”.

Mala elección (20-3-2015)

Mala elección (20-3-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s