Por los humedales franceses II; Teich

Tras la visita a Orx, me tocaba visitar Teich (20 y 21-3-2015). Hace ya más de un mes del viaje, pero la verdad que he andado liado con otras entradas y con observaciones y otros proyectos, pero bueno, más vale tarde que nunca y aquí va un poco todo lo que pude observar durante ese par de días.

En la entrada del Parque (21-3-2015)

En la entrada del Parque (21-3-2015)

Teich es un parque ornitológico (Par Ornithologique du Teich) que está ubicado en la Bassin D’Arcachon, muy cerca de Burdeos y que sin duda alguna merece la pena visitar tanto por aficionados a la ornitología como por fotógrafos de naturaleza, ya que está preparado con cerca de veinte observatorios para ello.

Son un total de unas 120 hectáreas constituidas por marismas marítimas, cañaverales, lagunas, prados, zonas boscosas y zonas de matorral formando hábitats muy diferentes pero muy bien comunicados por paseos balizados y con observatorios y miradores desde los que poder disfrutar de la diferente avifauna de la zona, ya que además de especies residentes, se pueden ver aves migratorias que usan todo aquello para descansar.

Observatorio y mapilla del lugar (21-3-2015)

Observatorio y mapilla del lugar (21-3-2015)

La entrada al lugar no cuesta más de 9 euros, pero la verdad que merece la pena, aunque depende la época del año no son muy madrugadores y no abren las puertas al público muy pronto a decir verdad…

Añadir además para conocer aquello un poco mejor que desde la autopista está muy bien señalizado, y que en la misma entrada del Parque hay un parking para caravanas y “furgoneteros”, por lo que es un lugar tranquilo para pasar un día agusto aunque no seas un gran aficionado a estas cosas…

Amanecer en el luga (22-3-2015)

Amanecer en el lugar (22-3-2015)

Y entrando ya en harina, iré con la gran variedad de especies que hay por allí.

Para comenzar hablar de la colonia de cigüeñas blancas que hay y crían nada más entrar por la puerta del Parque ornitológico. Son las primeras en recibir al personal, además de algunas fochas o ánades reales que frecuentan las primeras balsas.

Cigüeña en vuelo (20-3-2015)

Cigüeña en vuelo (20-3-2015)

Allí andan apostadas en los nidos, y de vez en cuando alzaban sus cuellos y picos y crocoteaban como es habitual en ellas en estas fechas, en las que el cortejo de conquista en las parejas ya ha comenzado.

Permanecían la mayoría en parejas en sus nidos, aunque de vez en cuando se veían ejemplares con ramas que llegaban para acabar de preparar el nido. Es curioso, pero varios ejemplares (no sé si todos) portaban anillas varias en sus patas, tanto metálicas como de colores, por lo que el seguimiento que se hará de estos animales tiene que ser muy bueno, ya que como se ve en la foto la gran mayoría son ejemplares individualizados.

Pareja de cigüeñas en el nido (20-3-2015)

Pareja de cigüeñas en el nido (20-3-2015)

Además, en Teich se pueden ver otras aves de gran tamaño que no tienen nada que envidiar a las cigüeñas.

Destacar alguna pareja de cisnes, que nadaban tranquilos en pequeñas balsas bastante someras y de las que algunas estaban también en plena preparación del nido.

Cisne en su nido (21-3-2015)

Cisne en su nido (21-3-2015)

Añadir también los ánsares comunes, de los que se veía algún individuo. Creo recordar llegar a contar 4 ejemplares simultáneamente, aunque aquello es muy grande y se me podía escapar alguno por alguna otra zona, ya que a pesar de llevar el telescopio es imposible cubrir toda aquella área y en cualquier rincón pueden pasar aves totalmente desapercibidas.

Ánsar común (20-3-2015)

Ánsar común (20-3-2015)

De las grandes en tamaño (pero menos compactas físicamente) también destacar las garzas reales y las garcetas grandes, que eran bastante abundantes, aunque las garzas reales se veían en número menor al que he solido ver en otros sitios acuáticos.

Garceta grande (21-3-2015)

Garceta grande (21-3-2015)

Y a las garcetas grandes les acompañaban las garcetas comunes, estas bastante más abundantes y fáciles de observar pero al ser menores en tamaño y más habituales en mi zona habitual de pajareo menos interesantes y a las pobres les hacía menos caso.

Garceta común (20-3-2015)

Garceta común (20-3-2015)

Diferenciarlas es muy fácil, además de por el tamaño como su nombre indica, porque la garceta grande tiene el pico y las patas amarillo, mientras que la común los tiene negros y además posee una especie de plumas a modo de antena hacia abajo en la parte trasera de la cabeza.

Ambas garcetas para poder compararlas (20-3-2015)

Ambas garcetas para poder compararlas (20-3-2015)

Garceta grande (21-3-2015)

Garceta grande (21-3-2015)

De buen tamaño, también estaban presentes los bien conocidos por todos cormoranes grandes, aves que al igual que las garzas tengo vistos con mayores densidades en Txingudi por ejemplo.

Cormorán (21-3-2015)

Cormorán (21-3-2015)

No faltaron rapaces, aunque hay que decirlo todo y fue bastante pobre en cuanto a esta familia de aves se refiere.

Milanos negros eran los más abundantes, y además se podía disfrutar de ellos muy bien en un par de observatorios, ya que usaban árboles muy cercanos como oteaderos y posaderos.

Milano negro emprendiendo el vuelo (21-3-2015)

Milano negro emprendiendo el vuelo (21-3-2015)

Los milanos negros usaban continuamente los mismos troncos secos para posarse. Incluso llegué a ver una cópula, pero que no pude fotografiar, y un lance de caza a un ratoncillo que acabó fatídicamente para el mamífero y con la bonita rapaz comiéndoselo en su percha.

En su posadero habitual (21-3-2015)

En su posadero habitual (21-3-2015)

También planeaban vistosamente, en algunos casos muy cerca de los observatorios y pistas, y sin duda alguna por lo menos habría allí media docena de ejemplares, que dominaban desde lo alto cada rincón de campo, laguna y marisma.

Milano negro en vuelo (20-3-2015)

Milano negro en vuelo (20-3-2015)

Y mucho menos abundantes los aguiluchos laguneros, de los que solo pude divisar una hembra en los dos días que permanecí por allí. Ni ratoneros, ni cernícalos, ni gavilanes, ni buitres… ni nada que se les pareciese!

Curioso, pero escasez de aves de presa… Y eso que aves para poder alimentarse ya hay!

Aguilucho en pleno vuelo (21-3-2015)

Aguilucho en pleno vuelo (21-3-2015)

Mucha variedad de aves de pequeño tamaño, entre las que no faltó apenas ninguna de las especies comunes. Gorriones, pinzones, mosquiteros, petirrojos, mitos, herrerillos, carboneros, currucas capirotadas, jilgueros, verderones, buitrones, chochines, ruiseñores bastardos, colirrojos tizones…

A destacar los escribanos palustres, de los que vi un ejemplar pero durante escasos segundos en una zona de carrizos, los pechiazules, de los que vi otro individuo sobre un piquete de alambre de espino y los siempre alegres y coloridos camachuelos, que andaban entre la vegetación muy bien escondidos.

Escribano palustre (20-3-2015)

Escribano palustre (20-3-2015)

También muchas aves habituales y comunes a las que solemos dar poca importancia como bisbitas, mirlos, estorninos negros, zorzales comunes, lavanderas blancas, lavanderas cascadeñas, palomas bravías, tórtolas turcas, palomas torcaces, picarazas y cornejas.

Bisbita en el suelo (21-3-2015)

Bisbita en el suelo (21-3-2015)

Muy interesante fue el avistamiento de cuatro rascones diferentes a lo largo de todo el recorrido.

El paseo es largo pero en dos o tres horas con calma se puede hacer bastante bien, pero yo ya que estaba allí pasaba el día completo y lo realizaba durante un par de veces, quedándome tranquilamente en los lugares donde había movimiento y disfrutando sin prisa, a pesar de que la lluvia que caía en modo de tormenta de vez en cuando hacía todo más incómodo.

Rascón entre la vegetación (21-3-2015)

Rascón entre la vegetación (21-3-2015)

El rascón suele ser una especie difícil de observar, ya que es muy esquiva y casi siempre anda entre vegetación, pero tuve mucha suerte y me topé con dos ejemplares más atrevidos de lo normal que de vez en cuando paseaban un poco más al descubierto.

Rascón caminando (21-3-2015)

Rascón caminando (21-3-2015)

Y otra especie muy similar al rascón es la agachadiza, que además, con sus colores se mimetiza a la perfección en lugares de hierba alta o de carrizos y vegetación espesa y que no es fácil de disfrutar. Igualmente la suerte me acompañó con la especie y tuve un ejemplar un par de minutos posada en la hierba y arreglándose el plumaje tranquilamente.

Agachadiza (20-3-2015)

Agachadiza (20-3-2015)

Otras no se veían, pero sí que dejaban buenos indicios de presencia.

Indicios de pícidos (21-3-2015)

Indicios de pícidos (21-3-2015)

Igual que se veían agujeros de pícidos en árboles secos, como el de arriba en la foto que está totalmente ametrallado de picotazos, se oían los cantos de varias especies. Escuché pito real, pico picapinos (que también observé) y pico menor, además de trepadores azules, simpáticos pajarillos azulados que tienen algo especial para cualquier aficionado a las aves.

Allí el día consistía en otear todo bien y prestar atención a cada rincón. Como he dicho son más de 100 hectáreas, y las aves como se suele decir están en tierra, aire y agua, así que hay que estar con los tres sentidos para que se escape lo menos posible.

Paisaje a observar (21-3-2015)

Paisaje a observar (21-3-2015)

Y además de aves, no faltaba algún mamífero. Pude observar algún ratoncillo y un coipú.

El coipú ya sabéis que es un mamífero invasor exótico que ha llegado a Europa de la mano del hombre, y a pesar de que parece que está bastante extendido, la población de Teich parece que está bien controlada… En dos días solo observé un ejemplar, mientras que un par de días antes en Irún y en Orx en superficies mucho menores los conté a pares.

Coipú nadando cerca de un cuchara (20-3-2015)

Coipú nadando cerca de un cuchara (20-3-2015)

Muy destacables el gran número de anátidas del lugar, como bien es lógico.

Anátidas varias (21-3-2015)

Anátidas varias (21-3-2015)

Para mí son espectaculares las cercetas, que son preciosas, y que allí seguramente sería la anátida más abundante durante estos días que visité aquello. En un pato mucho más pequeño que los ánades reales que conocemos, y la cabeza marrón con mancha verde en machos los hace especiales, como si los hubieran pintado. En cambio las hembras como en casi todas las anátidas son más apagadas y de colores pardos, siempre cercanas a los machos.

Se veían casi en cualquier lugar a pares, a decenas y a docenas, con muchos ejemplares ya emparejados para la nueva época de reproducción que se avecina.

Pareja de cercetas (21-3-2015)

Pareja de cercetas con macho en primer plano (21-3-2015)

También los patos cucharas eran muy abundantes (incluso más que los ánades reales) y se podían observar en cualquier masa de agua por pequeña que fuera.

Con su peculiar pico son inconfundibles, tanto machos de colores más vistosos con cabeza verde oscura y cuerpo blanco, marrón y negro, como hembras, también de tonos acastañados y con coloración más triste.

Macho de cuchara (21-3-2015)

Macho de cuchara (21-3-2015)

Hembra de cuchara (20-3-2015)

Hembra de cuchara (20-3-2015)

Allí se dedicaban a comer, metiendo el pico en el agua y barriendo con el todo el territorio filtrando el agua en busca de alimento. Este pato es curioso a la vez que divertido, y por su “cuchara” al final de la cabeza a nadie le es indiferente.

Cuchara alimentándose cerca de una agachadiza (20-3-2015)

Cuchara alimentándose cerca de una agachadiza (20-3-2015)

De mayor tamaña se veían los tarros blancos, ave que no es fácil observar en mi zona, pero que allí era muy abundante. Elegante pato de pico rojo que sus contrastes en el plumaje lo hacen inconfundible.

Tarro blaco (20-3-2015)

Tarro blanco (20-3-2015)

Pareja de tarros (21-3-2015)

Pareja de tarros (21-3-2015)

Incluso se veían peleas entre ellos… El celo comenzaba a hacer aparición y ninguna especie está ya lejos de las danzas nupciales, peleas entre machos, conquistas, cópulas y demás.

Tarros blancos peleando (21-3-2015)

Tarros blancos peleando (21-3-2015)

Muchas veces las anátidas descansaban en la hierba tumbadas o en troncos, y otra buena parte del día se lo pasaban alimentándose, aunque en la gran mayoría bastante lejanas a los observatorios y miradores preparados para ello.

Cerceta en un tronco junto a una garceta común (21-3-2015)

Cerceta en un tronco junto a una garceta común (21-3-2015)

De menor tamaño y también relacionadas con el agua, unas de las más comunes fueron las fochas y las pollas de agua.

Las pollas de agua emparejadas, mientras que las fochas se juntaban formando buenos grupos de hasta incluso dos o tres docenas de ejemplares juntos a modo de colonia.

Grupo de fochas (20-3-2015)

Grupo de fochas (20-3-2015)

Uno de los momentos espectaculares de este par de días fue una buena pelea entre pollas de agua. No sé si se trataba de una pelea entre dos ejemplares territoriales que defendían su territorio el uno del otro, o se trataba de un macho con una hembra en plan conquista.

Gallinetas pegándose (20-3-2015)

Gallinetas pegándose (20-3-2015)

Se engancharon en el agua y estuvieron un buen rato dándose caña. Primero en la orilla al lado de carrizos, pero luego se marcharon aguas adentro y con las patas se enganchaban de una forma espectacular hundiéndose la una a la otra.

Duró un par de minutos, pero fue un espectáculo digno de ver, del que flipábamos los allí presentes. Menuda forma de pelearse con las grandes garras que para colmo tienen estas aves.

No tenían miramiento el uno hacia el otro, y parecía un combate a vida o muerte, en el que ninguno parecía tener claramente la iniciativa.

Zurrándose (20-3-2015)

Zurrándose (20-3-2015)

Y lo mismo les daba dentro del agua que fuera… Tras estar buen rato dentro salieron entre la vegetación y allí siguieron durante unos segundos, con posturas desafiantes y con un par de lances y enganchones, que acabaron con la huida de uno de los ejemplares a otra zona de la balsa en la que se encontraban.

Peleando en el agua (20-3-2015)

Peleando en el agua (20-3-2015)

Continuando la pelea fuera del agua (20-3-2015)

Continuando la pelea fuera del agua (20-3-2015)

Y para continuar con las anátidas, que aún no he acabado, aunque menos numerosos pero no por ello menos importantes también pude ver una pareja de silbones, algún friso y varios ánades rabudos.

Pero si las especies de antes nadaban lejos, estas aún lo hacían más y fue imposible el poderles sacar alguna foto decentilla, así que otra vez será…

Silbones a la izquierda y rabudo a la derecha (21-3-2015)

Silbones a la izquierda y rabudo a la derecha (21-3-2015)

Y aún menos abundante ya que solo observé uno y también relacionado con el agua, un zampullín cuellinegro. En cambio los zampullines chicos o comunes eran bastante más abundantes y visibles.

Zampullín cuellinegro (21-3-2015)

Zampullín cuellinegro (21-3-2015)

No faltaron las aves migradoras, como los cucos, de los que escuché los primeros cantos de 2015 y las golondrinas, que aprovechaban los mástiles de los barcos del puerto para posarse.

Golondrinas (21-3-2015)

Golondrinas (21-3-2015)

Al ser zona muy cercana al mar también hacen aparición las gaviotas, aunque en un número bastante más reducido de lo que me pensaba.

Gaviota reidora en vuelo (20-3-2015)

Gaviota reidora en vuelo (20-3-2015)

Gaviotas reidoras eran las más abundantes, aunque también se veían patiamarillas y alguna sombría, pero en número mucho menor de lo que uno se puede esperar en una zona de marismas y tan cercana a la costa.

Gaviotas reidoras con diferentes plumajes (21-3-2015)

Gaviotas reidoras con diferentes plumajes (21-3-2015)

Gaviota patiamarilla (20-3-2015)

Gaviota patiamarilla (20-3-2015)

En alguna ocasión se les veía comer, tanto cangrejos como peces que ellas mismas capturaban y pescaban en el agua.

Gaviotas tras pescar (21-3-2015)

Gaviotas tras pescar (21-3-2015)

Como por ejemplo tuve la suerte de ver una gaviota despiezar un cangrejo por partes y comérselo poco a poco teniendo mucho cuidado con las peligrosas pinzas del animal para no llevarse un buen pellizco.

Gaviota con cangrejo (21-3-2015)

Gaviota con cangrejo (21-3-2015)

También tuve la suerte de ver una de las aves más curiosas que existen por nuestras tierras, y que es una de esas aves que siempre alegra ver porque tiene “algo” especial.

Espátulas (21-3-2015)

Espátulas (21-3-2015)

Se trata de la espátula, un ave del tamaño más o menos de una cigüeña y de color totalmente blanco pero que tiene un curioso pico.

Es fácil de localizar por su tamaño y su llamativo plumaje blanco, pero en mi zona no es habitual. Su característico a la vez que curioso pico le da nombre y la hace inconfundible.

Allí había un grupo de 24 ejemplares, entre las que se observaban varios ejemplares anillados, como es el caso del individuo de la foto, que presentaba varias anillas de colores en la pata izquierda como se ve en la foto y alguna más en la pata derecha, pero que no se llega a apreciar por estar cubierta de agua. Un animal que a ningún aficionado a esto nos deja indiferente.

Espátula anillada (20-3-2015)

Espátula anillada (20-3-2015)

Y para ir terminando, hablar como no de las limícolas, especies de aves que no podían faltar en una zona así.

Por un lado las agujas colinegras, que ya están cogiendo poco a poco los colores rojizos primaverales que adquieren años tras año en la zona de la cabeza por estas fechas, y de las que se veían buenos bandos, aunque casi siempre muy lejanos y que solo se podían disfrutar a través del telescopio.

Agujas (21-3-2015)

Agujas (21-3-2015)

Otra bastante abundante con algún bando cercano a los 400 ejemplares eran los correlimos comunes, entre los que igual habría algún ejemplar de otra especie, pero que debido a la poca luz y lejanía no conseguía identificar ni con teles si quiera.

Correlimos en vuelo (21-3-2015)

Correlimos en vuelo (21-3-2015)

Archibebes eran de los más abundantes durante el día, aunque no se veían tampoco en números muy grandes. Se presentaban en pequeños grupos o parejas bien repartidos a lo largo de todo Teich.

Archibebes (20-3-2015)

Archibebes (20-3-2015)

Entre los archibebes llegué a localizar este diferente, que parece un archibebe oscuro, especie con la que tengo muy poca experiencia, pero que como veis es bastante diferente al ejemplar de la derecha… ¿Alguien me lo puede confirmar?

Pareja de archibebes (21-3-2015)

Pareja de archibebes (21-3-2015)

Entre las que andan en los limos, destacaba una especie muy curiosa, de la que conté si no me equivoco 14 ejemplares diferentes.

Se trata de la avoceta, un ave caracterizada por tener el pico raramente revirado hacia arriba, y que por ello es inconfundible a la vez que curiosa… Es impresionante la cantidad de diferentes adaptaciones que puede llegar a tener la fauna según sus necesidades… La naturaleza es sabia y nunca deja de dar sorpresas.

Avoceta (21-3-2015)

Avoceta (21-3-2015)

Entre limícolas, sobre todo aparecían grupos al atardecer. Supongo que serían aves que habrían pasado el día fuera y volvían a Teich para dormir, como era el caso de un bando de unos 60-70 zarapitos trinadores que hicieron la misma jugada los dos días que yo estuve allí.

Zarapitos en vuelo que iban a última hora (21-3-2015)

Zarapitos en vuelo que iban a última hora (21-3-2015)

Para ir terminando, además del coipú y ratoncillos, decir que de mamíferos tuve otra buena observación. Una simpática pero a la vez esquiva comadreja que solo pude observar durante unos segundos y que enseguida se metió bajo la hojarasca para esconderse.

Comadreja (20-3-2015)

Comadreja (20-3-2015)

Y decir que los bonitos somormujos ya empiezan a tontear unos con otros.

Somormujo nadando (21-3-2015)

Somormujo nadando (21-3-2015)

Pronto tendrán sus danzas nupciales y divertidas persecuciones que realizan corriendo por la superficie del agua y que son dignas de ver por cualquier persona.

Pareja de somormujos (21-3-2015)

Pareja de somormujos (21-3-2015)

Como resumen, decir que el viaje fue una gozada, con gran variedad de aves, casi un total de 70 especies diferentes con buena representación de ardeídas, anátidas y limícolas, con algunas muy cercanas y con otras más lejanas, pero con muy buenos momentos como la pelea de gallinetas, la cópula de milanos, las corredurías de los rascones o la creación de los nidos por los cisnes.

Variedad de aves (21-3-2015)

Variedad de aves (21-3-2015)

Así que como se suele decir, aunque se haya estado en un sitio, nunca está de más volver a visitarlo como hice yo en esta ocasión, ya que “más vale malo conocido, que bueno por conocer”, y encima más todavía si como este… no es malo!!! jejejeje

El "mendas" (21-3-2015)

El “mendas” (21-3-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s