Conociendo Extremadura II; Arrocampo y alrededores

Tras la visita a Monfragüe, mi siguiente parada del viaje por Extremadura se trataba de Arrocampo y sus alrededores (27, 28 y 29-5-2015), lugar que alterné con Trujillo y las cercanías de los Llanos de Cáceres (pero eso será ya comentado en otra entrada).

Arrocampo es un embalse situado al noreste de la provincia de Cáceres bastante cercano a Monfragüe. Consta de un total de casi 700 hectáreas considerado como ZEPA y en el que a la vez se encuentra un Parque Ornitológico que consta de varios miradores muy cercanos al pueblo de Saucedilla.

Arrocampo (28-5-2015)

Arrocampo (28-5-2015)

Es un embalse de características especiales, ya que su función es refrigerar la Central Nuclear de Almaraz (un pueblo cercano) y por ello tiene un nivel de agua constante. Ello junto a las temperaturas más altas de lo normal y un entorno variado con dehesas (sobre todo de encinas) y campos dedicados a secano y regadío hacen que haya buena variedad de aves. Además, el embalse esta bordeado por una buena franja de espadañas, juncos y carrizos que hacen de refugio a aves que son muy poco comunes en Extremadura.

Fochas (28-5-2015)

Fochas (28-5-2015)

Bien señalizado para llegar y con un centro de visitantes donde te dan las llaves de los cuatro observatorios diferentes que existen para disfrutar de nuestra afición, la verdad que es una zona muy buena para pajarear a pesar de que la mayoría de especies quedan muy lejos, por lo que hay que tirar de telescopio.

Como es lógico en zonas acuáticas, las aves relacionadas con el agua fueron las más abundantes en este lugar durante mi visita, a pesar de que en mis paseos por las dehesas y los campos de cultivo de alrededor hicieron que la variedad aumentara.

Destacaba la presencia de avetorillos, ave siempre bastante complicada de ver pero que allí era la mar de sencillo. Había una familia muy cerca de un canal y a pesar de que estaban entre las altas hierbas del borde de la masa de agua se veían a la perfección.

Avetorillo posado (27-5-2015)

Avetorillo posado (27-5-2015)

Se trataba de un grupo de varios jóvenes que andaban en una orilla muy pero que muy cerca. Algún adulto se veía de vez en cuando, pero la verdad que eran más escurridizos y se escondían con mucha mayor rapidez.

No los pude fotografiar, pero bueno, con los jóvenes me lo pasé de lujo, así que más que suficiente.

Pareja de avetorillos (29-5-2015)

Pareja de avetorillos (29-5-2015)

Además con ellos utilicé “digiscoping” (acoplar la cámara de fotos al telescopio), una técnica que utilizo muy de vez en cuando y que a pesar de que mi equipo no es de los mejores para ello (y mis conocimientos de la técnica tampoco), cada vez lo aplico un poquillo mas.

Avetorillo rascándose (29-5-2015)

Avetorillo rascándose (29-5-2015)

Avetorillo entre juncos (29-5-2015)

Avetorillo entre juncos con “digiscoping” (29-5-2015)

Allí mis días eran largos, y desde el amanecer andaba ya danzando por los bordes del embalse y los alrededores. Las aguas daban mucho de sí y había muchos rincones y lugares que explorar. Todo nuevo para mí, tenía que poner los cinco sentidos a trabajar desde primera hora de la mañana.

Amanecer (28-5-2014)

Amanecer (28-5-2014)

Eso sí, tras los duros días a las noches tocaba buen avituallamiento. Buenas cervecillas frescas para aminorar el calor, que la verdad durante el día era alto y llegaba a rondar los 35 grados.

Aperitivo y cena (27-5-2015)

Aperitivo y cena (27-5-2015)

Volviendo al pajareo, muy interesante fue el ver una tresena de espátulas en uno de los miradores adaptados para los pajareros. Un día vi solo una pareja, pero al día siguiente eran tres los ejemplares que se encontraban exactamente en el mismo lugar que el día anterior.

Pareja de espátulas (29-5-2015)

Pareja de espátulas (29-5-2015)

Allí pacían tranquilamente quietas con el pico metido entre el plumaje y de vez en cuando se movían y con el pico barrían el fondo del agua en busca de alimento.

Espátula caminando (29-5-2015)

Espátula caminando (29-5-2015)

También levantaban el vuelo y se alejaban a otras zonas húmedas, volando muy cerca de mi cabeza. Aquello es grande y podían moverse a zonas más tranquilas, ya que donde estaban con el paso de las horas del día (estaban muy cercanas a un camino) el incremento de coches subía claramente. Pajareros y no pajareros (ganaderos, agricultores, paseantes, turistas… buena variedad).

Espátula volando (29-5-2015)

Espátula volando (29-5-2015)

Pareja de espátulas (29-5-2015)

Pareja de espátulas (29-5-2015)

Arrocampo es un embalse tremendo, y la verdad que visitable es muy poco, pero a pesar de ello con los prismáticos y telescopio fueron varias las especies que pude seguir sumando. La superficie del agua era barrida por pagazas piconegras. Y de hecho eran varios los ejemplares que se veían por allí, aunque curiosamente solo los localizaba a primera hora de la mañana y a última de la tarde.

Pagaza en vuelo (28-5-2015)

Pagaza en vuelo (28-5-2015)

Curioso el lugar de anidamiento de las cigüeñas, muy abundantes en la zona y alrededores, que además de en edificios y torres altas, tenían elegido el techo de uno de los miradores para uno de sus nidos.

Pareja de polluelos en el nido (28-5-2015)

Pareja de polluelos en el nido (28-5-2015)

Allí permanecían tranquilos a pesar del lugar en el que se encontraban. Yo en principio no me atreví a entrar a ese mirador, ya que no quería causar ninguna molestia y al entrar se pasaba justamente debajo de ellos (ni un par de metros separaría sus cabezas de la mía).

Pero eso poco les importó a un par de pajareros guiris que sin dudarlo tiraron directos al interior del mirador. Conforme avanzaban por las escaleras los cigüeñinos se agacharon, escondieron sus cabezas en el interior del nido y los pajareros sin parar y sin causar ninguna molestia extra para dentro se metieron tan tranquilos. Curioso el comportamiento de los animales, que la verdad no se preocuparon mucho por la presencia humana (al igual que habían hecho los humanos con ellos).

Lo que ya me causa más dudas es… cuando eran pollos pequeños e incluso huevos, ¿cuál sería la actitud de los adultos incubando ante los coches o personas que podían pasar por allí a escasos metros?, ¿se agacharían?, ¿no dejarían acercarse defendiendo el territorio?, ¿saldrían volando? Sería interesante saberlo…

Pollo de cigüeña (28-5-2015)

Pollo de cigüeña (28-5-2015)

Adulto en pleno vuelo (28-5-2015)

Adulto en pleno vuelo (28-5-2015)

Las primas pequeñas de las cigüeñas, las cigüeñuelas también se veían en zonas de aguas someras. Eran varias las que había en el agua y otras tantas las que se encontraban echadas entre hierbas, probablemente incubando huevos o con pequeños polluelos bajo sus cuerpos.

Cigüeñuela (29-5-2015)

Cigüeñuela (29-5-2015)

Su prima mayor, la cigüeña (28-5-2015)

La prima mayor, la cigüeña entre ganado (28-5-2015)

Volviendo a las aguas, aunque escasos se veía algún aguilucho lagunero. Bonito y espectacular, con su figura asustaba a pajarillos y aves de menor tamaño que salían despavoridas volando y alejándose de tan esbelta silueta.

Macho de aguilucho lagunero (28-5-2015)

Macho de aguilucho lagunero (28-5-2015)

Mucho más abundante que los aguiluchos eran todo tipo de garzas.

Por un lado las típicas garzas reales e imperiales. Curioso pero vi bastantes más imperiales (con sus llamativos colores rojizos) que garzas reales, algo que por mis tierras es impensable, así que cada avistamiento era disfrutado al 100%.

Garza imperial en el agua (29-5-2015)

Garza imperial en el agua (29-5-2015)

Garza imperial en vuelo (29-5-2015)

Garza imperial en vuelo (29-5-2015)

Las siempre vistosas garcetas grandes y garcetas comunes fácilmente distinguibles también eran bastante comunes. La garceta grande de mayor tamaño (como su nombre indica) y con pico amarillo. Por el contrario la garceta común tiene el pico negro y una especie de cresta en la parte trasera de la cabeza formada por un conjunto de plumas a modo de antena caída que la hacen inconfundible.

Garceta grande (28-5-2015)

Garceta grande (28-5-2015)

Garceta común (28-5-2015)

Garceta común (28-5-2015)

Tampoco faltaban los martinetes, de los que vi un ejemplar, los avetorillos ya expuestos con anterioridad y las siempre simpáticas garcillas bueyeras.

Garcilla bueyera entre patas de una vaca (29-5-2015)

Garcilla bueyera entre patas de una vaca (29-5-2015)

Estas últimas muy ligadas a mamíferos caseros y domésticos como las vacas (de ahí el nombre). Eran bastante abundantes, y al amanecer y atardecer se veían bandos de docenas de individuos que se movían de un lado a otro, supongo que o llegando o abandonando el dormidero en el que se juntaban para pasar la noche.

Garcilla bueyera sobre una vaca (28-5-2015)

Garcilla bueyera sobre una vaca (28-5-2015)

En el agua también pude observar aves más comunes como fochas, gallinetas, martines pescadores o los simpáticos calamones. Ave especial para mí que he visto en pocas ocasiones, y que por su gran y llamativo pico rojo y por su plumaje azulado tiene algo que la hace diferente a las demás.

Calamón nadando bajo la atenta mirada d un aveotrillo (29-5-2015)

Calamón nadando bajo la atenta mirada de un avetorillo (29-5-2015)

Entre las anátidas sumé también ánade azulón y ánade friso, además de algún cormorán grande que se soleaba en algún dique de canal con las alas abiertas esperando a que pasasen las horas del día poco a poco.

No puedo dejar de nombrar las aves comunes. Por un lado buitrones, ruiseñores bastardos y carriceros tordales cantando entre los carrizos, lavanderas blancas en las orillas y por otro lado golondrinas comunes, golondrinas daúricas, vencejos comunes y aviones comunes volando por los cielos a toda velocidad.

A ellos se les sumaban los típicos mirlos, estorninos negros, picarazas, palomas bravías, tórtolas turcas y gorriones comunes. Se me escapó el gorrión moruno, así que otra vez será…

Gorrión común (28-5-2015)

Gorrión común (28-5-2015)

En zonas más alejadas al humedal pero abiertas se veían otro tipo de especies (especies más de secano) como las cogujadas, tarabillas comunes y trigueros, y en zonas más de arbolado se escuchaban las oropéndolas, abubillas, cucos, los ruiseñores comunes o los rabilargos.

Entre las aves de menor tamaño, en estas zonas más boscosas además se veían carboneros, pinzones vulgares, verderones, jilgueros y alguna especie más grande como las palomas torcaces o las perdices, que andaban en zonas un poco más abiertas.

Además tuve la suerte de localizar la siempre querida y escasa tórtola, ave que los últimos años está teniendo un descenso poblacional muy importante y que está poniendo en una situación muy arriesgada a la especie. Esperemos que poco a poco vaya mejorando, aunque al ser una especie cinegética el tema estará complicado…

Tórtola europea (29-5-2015)

Tórtola europea (29-5-2015)

Como veis en los alrededores del embalse la verdad que la variedad de aves era también bastante alta. El que el hábitat fuera tan variado con campos de cultivo, zonas adehesadas, zonas más boscosas y la disponibilidad de agua cercana facilitaba todo.

De hecho, lo más interesante para mí y uno de mis objetivos se podía observar en los árboles secos alrededor de Arrocampo.

Se trata del elanio. Una pequeña rapaz que se encuentra en la zona sur de la Península y que por su color gris azulado y su forma la hace diferente del resto de rapaces. Además el no tenerla por donde yo vivo hace que sea un objetivo claro a localizar en mis viajes a la zona sur de España.

Elanio al atardecer (27-5-2015)

Elanio al atardecer (27-5-2015)

Ave especial que era uno de mis objetivos como ya he dicho y que con la ayuda de Julen Gayarre pude encontrar con cierta facilidad. Hasta cuatro ejemplares diferentes pude ver, que aunque lejanos no paraban de hacerme sacar una buena sonrisa.

Elanios posados en un árbol (28-5-2015)

Elanios posados en un árbol seco (28-5-2015)

Siempre muy lejanos y desconfiados (en ocasiones vi ejemplares posados en los cables y postes al lado de la carretera pero con el paso de los coches volaban) usaban día tras día el mismo oteadero, un par de árboles secos que se encontraban en medio de campos de cultivo.

Con esta especie volví a utilizar “digiscoping”, pero entre la lejanía, la aberración del calor y lo poco que piloto de esta técnica, solo pude sacar fotos testimoniales de la especie, pero bueno, para mí más que suficiente… Y así si quiero sacar algo mejor ya tengo excusa para volver… jejejejeje

Elanio muy lejano (29-5-2015)

Elanio muy lejano (29-5-2015)

De vez en cuando volaban y cambiaban de oteaderos, pero siempre andaban en la misma zona. No controlo de la especie, así que no se si se trataba de ejemplares adultos o jóvenes, pero supongo que por fechas podría tratarse de pollos del año, ya que supongo que los adultos serán más territoriales.

Pareja de elanios en vuelo (28-5-2015)

Pareja de elanios en vuelo (28-5-2015)

Precioso elanio en vuelo (28-5-2015)

Precioso elanio en vuelo (28-5-2015)

Para continuar con las rapaces (con permiso de la estrella), decir que en la “Iglesia de San Juan Bautista”, en el casco viejo de Saucedilla, la localidad donde está el embalse, hay una colonia de cernícalos primillas, con cerca de 15 parejas. Además se observan con mucha facilidad por el mismo lugar y casco urbano grajillas (que creo que también crían en la misma iglesia) y cornejas.

Además de cernícalos, los milanos negros también eran bastante abundantes (al igual que en Monfragüe), y compartían territorio con algún que otro ratonero y con un alcotán que pude observar posado en un poste de teléfonos.

Milano negro (28-5-2015)

Milano negro (28-5-2015)

Además de por el buen listado de rapaces, los cables de luz y teléfono eran muy utilizados por los abejarucos para posarse, y en ocasiones se mezclaban con rabilargos, alcaudones comunes y alcaudones reales.

Decir que no faltó tampoco una pequeña dosis de otro tipo de fauna; los mamíferos fueron representados con una rata de agua (supongo que será esta especie por el tamaño y la forma del morro), un zorro que campeaba en las zonas adehesadas del alrededor del embalse y alguna culebra bastarda que nuevamente como me había pasado en Monfragüe cruzaban la carretera a toda velocidad junto a lagartijas representando a los reptiles, sin olvidar los buenos coros de rana verde que sonaban desde las aguas al atardecer.

Roedor de gran tamaño (27-5-2015)

Rata de agua de gran tamaño (27-5-2015)

Así que se puede decir que con todo lo avistado en Arrocampo (55 especies si no me equivoco), y algunas aves muy diferentes a las vistas en Monfragüe, mi listado poco a poco iba en aumento y seguía disfrutando por tierras extremeñas en una zona que merece la pena visitar y en la que los elanios son al parecer bastante fáciles de ver a pesar de que por lo que me dijeron cada vez es más escaso y es más complicado dar con ellos.

Elanio posado (28-5-2015)

Elanio posado (28-5-2015)

Como he dicho al comienzo, mis visitas en Arrocampo las alterné con Trujillo y alrededores, así que como esa será la próxima y última entrada de mi viaje por tierras extremeñas, solo me queda decir que… CONTINUARÁ.

El mendas en Arrocampo (29-5-2015)

El mendas en Arrocampo (29-5-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s