Conociendo Extremadura III; de Trujillo a los Llanos de Cáceres

Tras Monfragüe y Arrocampo, para acabar por mi andadura por Extremadura me tocaba visitar zonas más esteparias, como son los Llanos de Cáceres y sus zonas colindantes (27 y 28-5-2015). Todo ello lo mezclé con Trujillo, un pueblo con un casco viejo muy bonito y en el que no faltan tampoco las aves.

A pesar de que los Llanos solo los pasé de refilón (mi idea no era ir hasta allí), pasé alguna horilla por esas tierras y salieron cosas interesantes. El año que viene espero visitarlos más detenidamente y encontrar mayor variedad de especies, que a pesar de lo abierto que es aquello y de que es difícil controlarlo todo, seguro que las hay.

Zonas a otear (28-5-2015)

Zonas a otear (28-5-2015)

Mi objetivo principal por la zona eran los cernícalos primillas y las carracas, y decir que con las dos tuve suerte. Gracias a Julen Gayarre por sus indicaciones, que la verdad me hicieron todo mucho más fácil y me puso ambas a tiro.

Para los primillas es ideal la plaza de toros de Trujillo, donde hay una buena colonia.

Cartel en la plaza de toros (27-5-2015)

Cartel en la plaza de toros (27-5-2015)

En ella crían varias parejas, y ubicada a la salida del pueblo se veían varios ejemplares con cierta facilidad. Allí crían en los huecos que se producen con las tejas en el tejado junto a grajillas que eran también bastante abundantes y golondrinas que hacen los nidos típicos que todos conocemos.

Pareja de primillas (27-5-2015)

Pareja de primillas (27-5-2015)

Los primillas volaban por encima y planeaban como en ellos es habitual con esa figura tan esbelta y estilizada que los hacen unos cazadores perfectos.

Otras cosa ya era fotografiarlos por la alta velocidad a la que se movían, pero bueno, aún y todo alguna foto testimonial ya les pude sacar…

Primilla volando (27-5-2015)

Primilla volando (27-5-2015)

Además de estorninos negros, vencejos comunes, aviones comunes, aviones zapadores y golondrinas comunes, en Trujillo tuve una escena muy curiosa con hormigas.

Hormigas (28-5-2015)

Hormigas (28-5-2015)

Allí, entre varias hormigas arrastraban un par de insectos muertos a su hormiguero.

Lo curioso del asunto es que… transportaban a los animales por una pared totalmente vertical!!! Trabajaban en equipo de una forma impresionante, arrastrando entre varios los cuerpos hacia su guarida, pero había un inconveniente del que no se daban cuenta.

Su esfuerzo era en vano, ya que los animales no cabían por la rendija por donde los querían meter…

Trabajo en equipo (28-5-2015)

Trabajo en equipo (28-5-2015)

Así que cuando llegaban a la entrada, forzaban para meter el cuerpo dentro pero se les caía para el suelo… Ellas no se rendían y bajaban a por él y subían de nuevo con él para repetir la operación. No se daban cuenta de que el trabajo no les servía, pero bueno, yo allí les dejé… ¿se habrían dado cuenta y habrían acabado despedazando a los insectos? o… ¿seguirán ahí empujando? jajajajajaja. La verdad que curioso a la vez que divertido y a mí me tuvieron un buen rato entretenido… jejejejeje. Había visto hormigas llevar en grupo semillas, frutos o incluso otros animales muertos, pero nunca les había visto transportarlos por una pared vertical.

Volviendo a las aves, en el pueblo también buena representación de cigüeñas, ave que por los recuerdos y “souvenirs” que vi en las tiendas es la “mascota” y señal de Trujillo.

Cigüeña en vuelo (27-5-2015)

Cigüeña en vuelo (27-5-2015)

Reinaban en los edificios más altos de Trujillo, donde se podían contar los nidos con polluelos ya de buen tamaño a pares.

Nidos de cigüeñas (27-5-2015)

Nidos de cigüeñas (27-5-2015)

Y ya fuera del pueblo, para la carraca (objetivo principal de mi visita por la zona) son buenos los alrededores de Santa Marta de Magasca. Allí hay zonas acondicionadas con cajas nido y son un lugar ideal para dar con ellas, ya que están muy asentadas en el territorio.

Carraca en caja nido (28-5-2015)

Carraca en caja nido (28-5-2015)

Muy fáciles de ver se contaban casi por docenas. Se encontraban en su mayoría posadas en los cables y postes de los tendidos eléctricos donde se encontraban las cajas nido, añadiendo algún ejemplar que estaba en las mismas entradas de las caja (supongo que muchos otros individuos habría ya en el interior de ellas incubando).

Carracas (28-5-2015)

Carracas (28-5-2015)

Ave curiosa donde las haya y de buen colorido (algo que la hace espectacular y vistosa además de diferente a las aves peninsulares), se sumaba así a mi listado extremeño cumpliendo otro de mis objetivos por aquellas tierras sureñas.

Carraca en el cable (28-5-2015)

Carraca en el cable (28-5-2015)

Carraca posada en la entrada a la caja (28-5-2015)

Carraca posada en la entrada a la caja (28-5-2015)

Las cajas eran muchísimas. Cientos y cientos de metros en los que cada poste tenía su caja nido… No sé el porcentaje que habrá de ocupación, pero en algunos casos me parecía hasta algo excesivo…

No había poste que no tuviese su pequeño albergue para aves, así que competir por cajas, no creo que hagan por lo menos…

Tierra de cajas nido (28-5-2015)

Tierra de cajas nido (28-5-2015)

Además de las carracas, otras especies también ocupaban dichas cajas. Yo fui capaz de ver cajas con grajilla, cernícalo primilla y mochuelo, aunque no me extrañaría que otras especies también las frecuentaran y a mí me hubiesen pasado totalmente desapercibidas.

Grajillas en una caja más vieja (28-5-2015)

Grajillas en una caja más vieja (28-5-2015)

Pareja de cernis en caja nido (28-5-2015)

Pareja de “cernis” en caja nido (28-5-2015)

Mochuelillo en su caja nido (28-5-2015)

Mochuelillo en su caja nido (28-5-2015)

Además, los cernícalos aprovechaban cualquier corral o granja para anidar en los huecos de los tejados. Allí son varios los corrales, así que igual que hacían en la plaza de toros de Trujillo, las tejas les servían de cobijo para sus nidos.

Cernícalo primilla macho con comida (28-5-2015)

Cernícalo primilla macho con comida (28-5-2015)

Supongo que los pollos permanecerían en los huecos, ya que a pesar de que no se llegaban a ver, tanto macho adulto como hembra no paraban de hacer diferentes viajes con grandes insectos en sus picos.

Primilla echando a volar (27-5-2015)

Primilla echando a volar (27-5-2015)

Insectos de gran tamaño tipo saltamontes o algo parecido que no llegué a identificar, y la verdad que deberían ser muchos los bichos de estos por el lugar, ya que el vaivén de los adultos con ellos en el pico era constante.

Llegaban con ellos, se posaban en el tejado y unos se metían en unos huecos y otros en otros, así que eran varias las diferentes parejas que al parecer convivían bajo el mismo techo. Un espectáculo de la vida fácil de ver y que todo el mundo puede disfrutar, pero ojo, sin molestar a los animales.

Estos desde la pista (sin bajar de la furgoneta), no se sentían molestados e iban a lo suyo, así que un buen placer y una gozada, ya que la época de cría de la fauna es muy peligrosa y delicada, que en ella va el futuro de la familia, de la población e incluso de la especie.

Cebando (28-5-2015)

Cebando (28-5-2015)

Aquello la verdad que era un buen secarral, y las aves usaban cualquier zona un poco alta para posarse, ya que todo era bastante llano y no se veía zona montañosa o arbolada por ningún lado.

Secarral (28-5-2015)

Secarral (28-5-2015)

Críalo en un piquete (28-5-2015)

Críalo en un piquete (28-5-2015)

De esta forma un simpático críalo aprovechaba como oteadero uno de los piquetes de las numerosas alambradas que hay en el lugar para separar las fincas.

Una especie que aunque sabía que era posible ver, no sabía si iba a llegar a encontrar, ya que no es muy abundante y no tenía zonas concretas donde poder dar con ella, así que con un toque de suerte la conseguí sumar al listado, ya que este fue el único ejemplar que vi en todo el viaje.

Críalo posado en un poste, único críalo que vi (28-5-2015)

Críalo posado en un poste, único críalo que vi (28-5-2015)

Precioso animal poco común por mis tierras y que con buena alegría hacía que el calor (que superaba en ocasiones los 35 grados) fuera más llevadero.

Otras más comunes como picarazas, alcaudones comunes y alcaudones reales también eran abundantes por los campos, y a ellas se sumaban los rabilargos, que aparecían en las zonas de más arbolado (zonas de dehesa que aparecían muy de vez en cuando).

Alcaudón real en un arbusto (27-5-2015)

Alcaudón real en un arbusto (27-5-2015)

Éramos muchos los pajareros que andábamos por allí disfrutando de nuestra afición. Casi todos ingleses y por ello no pude parar con ellos a compartir observaciones, pero me llamó mucho la atención un coche en el que iban varios y llevaban las puertas de atrás abiertas para ganar en visibilidad y poder sacar fotos más fácilmente…

Pajareros (28-5-2015)

Pajareros (28-5-2015)

Si es que somos una especie diferente nosotros también… jejejejejeje

Una muy grata sorpresa fueron un grupo de avutardas que la verdad no esperaba ver.

Avutardas (28-5-2015)

Avutardas (28-5-2015)

Ave aunque grande muy difícil de ver siempre, ya que en general suele andar entre hierbas altas, como hacía este grupo de al menos media docena de ejemplares. El ave voladora más pesada de Europa me daba una buena alegría, ya que es una de esas aves especiales por sus características físicas y su escasez.

A pesar de que estaban bastante cerca de la pista para lo que suele ser en la especie, iban caminando poco a poco y se metieron en una vaguada sobre la que yo ya no tenía visibilidad.

Varias avutardas (28-5-2015)

Varias avutardas (28-5-2015)

Ahí las perdí de vista y ahí las dejé, así que me tocaba seguir con mi camino y seguir buscando otras especies y nuevos ejemplares, o por que no, algún otro bando de avutardas, especie que siempre es un buen subidón ver.

Y como es lógico por el hábitat seco (por las fotos ya habéis visto del lugar) todo aquello era dominado por alaúdidos, como cogujadas comunes, terreras comunes o calandrias, a los que se les unían los siempre sonoros trigueros que cantaban desde los escasos arbustos, cables de tensión o alambres.

Alondra (28-5-2015)

Terrera (28-5-2015)

En la arena pavoneándose (28-5-2015)

Terrera en la arena pavoneándose (28-5-2015)

Calandria (28-5-2015)

Calandria en lo alto de una piedra (28-5-2015)

Y como aquello era extenso y extenso tocaba mucho tirar de prismáticos. Grandes mares cultivados y con hierbas, avenas, trigos y demás con buena altura ya, hacían muy escasa la visibilidad.

Aunque hubiera miles y miles de pajarillos entre las hierbas serían ilocalizables, pero es igual, el trabajo y la insistencia tiene sus frutos, así que a otear, otear y otear… Dejarme los ojos en los prismáticos era lo que tocaba hacer. Jajajajajajaja.

Paisajes a otear (27-5-2015)

Paisajes a otear (27-5-2015)

Entre rapaces además de una culebrera europea, los siempre numerosos milanos negros (muy abundantes allí), buitres leonados cicleando, ratoneros y aguilillas calzadas, se les sumaban una buena colonia de aguiluchos cenizos.

Macho de cenizo (27-5-2015)

Macho de cenizo (27-5-2015)

Ambos sexos utilizaban piquetes para posarse (como la mayoría de especies allí), y pude observar muy lejanos un par de ejemplares melánicos que no llegué a fotografiar. Ambos en vuelo de color muy pero que muy oscuro que llamaban la atención sobre todos los demás.

Como veréis en la siguientes fotos, ambos sexos muy diferentes con un dimorfismo sexual muy acentuado, ya que la hembra es marrón y el macho grisáceo. Difíciles de diferenciar de los aguiluchos pálidos si no se tiene mucha práctica, es una especie típica de zonas de cultivo y de la que por desgracia decenas y decenas de pollos caen año tras año bajo las “garras” de las grandes cosechadoras, ya que estas aves plantan su nido en el suelo en los mismos campos y al cosecharlos son arrollados.

De ahí fundamental la función de los Agentes medioambientales o Guardas Forestales (depende de la Comunidad autónoma), que localizan esos nidos y los protegen marcándolos para que a la hora de cosechar esa zona se quede sin hacerlo y de esa manera que la pollada pueda salir adelante.

Hembra de cnizo (27-5-2015)

Hembra de cenizo (27-5-2015)

Macho de cenizo (27-5-2015)

Macho de cenizo (27-5-2015)

A base de kilómetros y kilómetros por pistas y por carreteras secundarias salían otro tipo de especies bastante comunes como collalbas grises, tarabillas comunes, abubillas, perdices, buitrones, abejarucos, cornejas (¿o cuervos? no lo tengo muy claro), tórtolas turcas y palomas torcaces.

Collalba en una piedra (28-5-2015)

Collalba en una piedra (28-5-2015)

En zonas arboladas junto a los rabilargos ya citados se escuchaban cucos y en zonas donde había algo de agua se observaba algún ánade real mientras que alguna golondrina daúrica también volaba entre vencejos, golondrinas y aviones.

No faltaron tampoco las aves comunes a las que estamos más acostumbrados (pero no por ello menos importantes) como los gorriones comunes, pardillos, verdecillos, jilgueros o palomas bravías (domésticas en muchos casos).

Gorrión común (27-5-2015)

Gorrión común (27-5-2015)

A todas las aves citadas sumar algún zorrillo y de nuevo varias culebras bastardas que cruzaban la carretera a toda velocidad. Animales de buenas dimensiones que tuvieron suerte y se escaparon de ser atropelladas, pero que si siguen jugando así con la suerte tienen una vida y futuro complicado.

Así que ya veis, a pesar de la zona tan seca que visité, la variedad de aves fue bastante grande y con este lugar completaba una buena vuelta y visita por Extremadura (con diferentes hábitats), tierra desconocida para mí y de la que dejo muchos rincones pendientes de visitar.

Carraca posada en el cable (28-5-2015)

Carraca posada en el cable (28-5-2015)

Así que tocaba volver para Iruña contento y con los objetivos mucho más que cumplidos con un total de 100 especies diferentes.

Decir que el año que viene volveré durante más días y que espero observar muchas otras cosillas y vivir otra nueva experiencia por estos campos que merece la pena visitar, que como dice el refrán, “en Extremadura dan los carrascos jamones y las encinas salchichones”, y estas zonas adehesadas son dignas de ver.

El mendas (29-5-2015)

El mendas (29-5-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Conociendo Extremadura III; de Trujillo a los Llanos de Cáceres

  1. Javier Prieta dijo:

    Hola Daniel. Las “alondras” de tus fotografías son en realidad terreras comunes. La alondra es en Extremadura una especie invernal y tan sólo cría en zonas de alta montaña de la vertiente cacereña de Gredos (1.600-2.200 m). En cuanto a las cornejas que citas en tu viaje, seguramente son cuervos. La corneja está ausente de casi toda Extremadura y se limita al tercio norte de Cáceres y a la frontera con Portugal.

    • Danieltxo dijo:

      Muchas gracias Javier! Cambios hechos en la entrada! Las terreras, alondras y totovías no son mi fuerte como puedes ver… jejejeje!
      Y lo de la corneja tomo nota, aunque por el tamaño y por la poco prominencia del pico no me parecieron cuervos… Creo recordar que solo vi dos muy cerca de Santa Marta, pero bueno, si me dices que no están por ahí presentes serían cuervos…

      Pues eso!! Muchísimas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s