Eleonoras e inesperado elanio por tierras sorianas

Como todos los años, me dirigí de nuevo a principios de este verano a tierras sorianas en busca de los halcones de Eleonora que anualmente visitan las zonas de pinares de Almazán, Matamala, Matute y alrededores en busca de escarabajos sanjuaneros.

Así que pasé por allí tres buenos días disfrutando de los vuelos de la especie y la buena variedad de fauna que existe (28, 29 y 30-6-2015), incluida alguna buena sorpresa que no esperaba y que me alegró más el viaje si aún cabía posibilidad.

Campos oteados durante el viaje (29-6-2015)

Campos oteados durante el viaje (29-6-2015)

Estos halcones, los que realmente me impulsan a visitar todo aquello, son animales que invernan en África y crían en acantilados costeros del Mediterráneo, pero a pesar de ser aves ligadas al mar, en estas fechas se localizan pequeños grupos como es el caso de estos ejemplares en pinares de interior, donde se alimentan de escarabajos sanjuaneros (Melolontha melolontha). Es un hecho curioso y agradable para los aficionados a la ornitología, ya que en la Península no es una especie fácil de ver y que hace que algunos recorramos unos cuantos kilómetros para intentar dar con ella, como es mi persona por ejemplo, jejejeje.

Eleonora a punto de cazar un insecto (28-6-2015)

Eleonora a punto de cazar un insecto (28-6-2015)

Sin duda alguna, es una especie preciosa, a la vez que curiosa. De menor tamaño que el halcón peregrino, tiene dos formas o coloraciones diferentes, siendo la “fase clara” mucho más predominante que la “fase oscura”.

Como bien indica su nombre, la fase clara tiene zona de pecho y parte baja de la cabeza blanca, salpicada con manchas negras y con cierto tono rojizo, mientras que la fase oscura es totalmente de color negruzco. Muy visibles las diferencias en la foto siguiente, donde se ven dos ejemplares juntos.

Fase clara y fase oscura (30-6-2015)

Fase clara y fase oscura (30-6-2015)

De los 17 ejemplares diferentes que llegué a observar, solo uno se correspondía al color oscuro, y en las excursiones anteriores a ver la especie las proporciones de uno y de otro eran muy similares a las de este viaje. Para mí son más bonitos y elegantes los claros, pero bueno, como se suele decir, para gustos los colores… El día que me canse de los claros ya me empezarán a llamar más la atención los oscuros… jejejejeje.

Como siempre, mis días allí consistían en estar para el amanecer despierto y andar “pululando” hasta el atardecer, lo que me dejaba escenas preciosas con la caída y puesta del sol.

Atardecer (28-6-2015)

Atardecer (28-6-2015)

Sol entre nubes ya cayendo (29-6-2015)

Sol entre nubes ya cayendo (29-6-2015)

Así que por ello tenía muchísimas horas de luz y muchas hectáreas que otear, que a pesar del calor insoportable que en ocasiones rondaba los 40 grados, aquellas zonas son muy amplias y hay muchos rincones donde puede aparecer la especie que menos te lo esperas.

Termómetro en el coche (29-6-2015)

Termómetro en el coche (29-6-2015)

Tirar de telescopio y mirar cada “bulto” en los cables de torretas, en arbustos o en árboles era la labor y el trabajo que tenía que realizar, eso sí, evitando las horas de máximo calor aprovechando para descansar y comer algo, como los típicos y “cojonudos” torreznos que hacen en un bar de Almazán.

Los halcones van a por los escarabajos, pues yo voy igualmente por las mismas fechas a por los torreznos que hacen “cras”-“cras” mientras los partes y los masticas… jajajajajaja.

Torrezno (29-6-2015)

Torrezno (29-6-2015)

Siguiendo con las aves (que me lío y me voy por las ramas), aquello consistía en otear bien todo como ya he dicho con los prismáticos y con el telescopio, y de esta forma poco a poco iban saliendo buena variedad de especies.

Algunas de las más abundantes eran los gorriones chillones, que se pueden diferenciar de los gorriones comunes (también presentes) por una amarillenta marca amarilla que tienen en la garganta, como es el caso del de la foto, que a pesar de estar tras una piedra deja asomar su amarillo para identificarse como especie.

Gorrión chillón (29-6-2015)

Gorrión chillón, ¿veis el amarillo de la garganta? (29-6-2015)

Dicha marca no siempre es tan clara o visible. Entonces, deberemos usar la marcada ceja de color claro, como es el caso de este pollo de esta primavera que no paraba de ser cebado y de reclamar a sus padres.

Pollo de gorrión chillón (30-6-2015)

Pollo de gorrión chillón (30-6-2015)

Igualmente en algunos tejados de bordas, se veían gorriones molineros, que se unían a estas dos especies de gorriones ya citados y a los siempre abundantes y escandalosos estorninos negros.

Habituales en torretas de alta tensión eran las cigüeñas, aves que estaban ya con polluelos de buen tamaño y que de vez en cuando bajaban a los campos para alimentarse. Muy abundantes durante todo el camino hasta tierras sorianas, sobre todo en la Ribera navarra y en la zona de Almazán, se veían ocupando nidos de dimensiones espectaculares.

Cigüeñas comiendo (29-6-2015)

Cigüeñas comiendo (29-6-2015)

En 2014 tuve la grata sorpresa de encontrarme con una carraca, especie poco común por allí y que me dio una buena alegría, y este año la verdad que no iba a ser peor. La sorpresa fue otra, de mayor tamaño y de coloración menos llamativa, pero no menos importante por ello, ya que la especie que no esperaba encontrar y apareció fue… un elanio!!!

Al poco de llegar a la zona que iba a visitar durante tres días, vi una figura sobre un poste que me llamó la atención. Estaba muy lejana y a primera vista con los prismáticos me pareció un elanio, pero mientras montaba el telescopio para asegurarme el bicho voló.

Tenía bastante claro que era un elanio, pero tenía miedo a que la ilusión de ver uno me hubiera jugado una mala pasada y no quería lanzar las campanas al vuelo, ya que aquello es zona de aguiluchos y podía ser un macho de cenizo o de pálido, que tiene la coloración del cuerpo muy similar, y aunque la forma y tamaño es diferente, el bicho estaba muy pero que muy lejos y tampoco había sido una observación buena del todo…

Así que me tocaba seguir explorando la zona para intentar relocalizar al animal que me había dado un buen sobresalto, y como la insistencia muchas veces tiene recompensa… ¡Zas! Ahí estaba de nuevo! Posado en un árbol seco y más cercano! Un elanio sin duda alguna!!!!

Elanio (28-6-2015)

Elanio (28-6-2015)

Había volado unos cientos de metros (no se por donde) pero esta vez se encontraba a mucha menor distancia y simplemente con una mirada con los prismáticos podía diferenciar perfectamente al ejemplar.

Fue un subidón, ya que es una especie difícil de ver, y por lo que me han comentado, este año se están viendo muy pocos individuos por la provincia de Soria… Así que una especie para el listado de las que merece la pena! Por ello avisé a un compañero pajarero de SEO Soria por si les era de interés y la sonrisa se quedó en mi cara durante los tres días que permanecí allí. Además de los Eleonoras, el elanio es una de esas figuras que cuesta ver siempre, ya que en la Península por lo que se está en un sensible descenso poblacional y cada vez es más difícil dar con él.

Y además tuve muchísima suerte, ya que no solo lo observé el primer día, sino que los tres días que estuve por allí conseguí avistarlo y localizarlo. Eso sí, siempre muy lejano (tuve que usar digiscoping para afotarlo, cámara acoplada al telescopio) y en posaderos algo artificiales, jejejeje, pero es lo que hay, tampoco se puede pedir todo en esta vida… Con observarlo me di por mucho más que satisfecho.

Elanio muy lejano, para que os hagáis a la ides (29-6-2015)

Elanio muy lejano, para que os hagáis a la idea de la distancia (29-6-2015)

Elanio con digiscoping (29-6-2015)

Elanio con digiscoping (29-6-2015)

Foto tomada con el tele al zoom a tope (29-6-2015)

Foto tomada con el tele al zoom a tope (29-6-2015)

Además de este elanio y los Eleonoras, sin duda alguna las aves y fauna estrellas de mi viaje, otras rapaces también se veían presentes. Es el caso por ejemplo de los milanos negros y ratoneros, que aunque no muy frecuentes se veían de vez en cuando.

Ratonero (29-6-2015)

Ratonero (29-6-2015)

Muchas de ellas usaban los postes de alta tensión, como fue un ejemplar del rápido halcón peregrino que dominaba todo el territorio muy cerca de uno de los pinares frecuentados por sus primos los halcones de Eleonora.

La majestuosa rapaz tenía a todo el mundo aviar atemorizado, ya que mientras permanecía en lo alto del poste no había ningún pajarillo que se atreviese a volar cerca por pequeño que fuera el vuelo a realizar.

Halcón peregrino (28-6-2015)

Halcón peregrino (28-6-2015)

Igualmente los postes y cables eran usados por córvidos como cuervos y cornejas y pajarillos de menor tamaño como trigueros, que también dominaban los arbustos más espesos y cantaban desde las ramas más predominantes.

Cuervo graznando desde lo alto de una torreta (29-6-2015)

Cuervo graznando desde lo alto de una torreta (29-6-2015)

Por continuar con las rapaces nombraré a los aguiluchos cenizos, que de vez en cuando sobrevolaban los campos de cereal y de trigo, siempre muy rápidos y lejanos pero con el vuelo grácil que caracteriza a este tipo de aves. Supongo que entre tanto campo habrá parejas asentadas y criarán, pero yo la verdad que fueron contados con los dedos de una mano los ejemplares que observé entre los tres días que estuve por allí.

Aguilucho cenizo (30-6-2015)

Aguilucho cenizo (30-6-2015)

Y no podían faltar los cernícalos vulgares, de los que además de ver en varios lugares, observé como la pareja de cernícalos que crió el año pasado ha vuelto a tener descendentes en la misma zona del año pasado, ya que tres polluelos jóvenes volaban y ensayaban con vuelos bastante decentes y siempre cercanos y bajo la supervisión de los padres.

Cernícalo aterrizando (29-6-2015)

Cernícalo aterrizando (29-6-2015)

Pero bueno, a decir verdad, a pesar de la variedad de aves de presa, habrá que decir que el elanio eclipsó a casi todas las demás especies… jejejeje. Y es que un elanio no se ve todos los días!!!! De hecho cada vez que veía “algo” posado en un cable echaba rápidamente el catalejo para ver si había más ejemplares, jejeje.

Elanio (30-6-2015)

Elanio (30-6-2015)

La variedad de hábitats hacia que la fauna fuera amplia, a pesar de que las condiciones no ayudaban para ello, ya que el calor era excesivo y la inexistencia de nubes hacía que pegase el sol al 100%.

Paisajes a otear (29-6-2015)

Paisajes a otear (29-6-2015)

Se podían observar picarazas, palomas bravías, palomas torcaces y mirlos como aves bastante comunes, sumándose a ellas los típicos jilgueros, verdecillos y verderones, todos muy cantarines y fáciles de localizar por sus repetidos cantos y trinos.

Igualmente en las zonas más urbanas también aparecían lavanderas blancas, colirrojos tizones y tórtolas turcas, sin olvidar a los gorriones ya nombrados.

Además de todas las aves ya citadas no faltaron los mamíferos. Aunque en menor número que en otras ocasiones, sobre todo a primera hora del día y a última algo se dejaba ver.

Probablemente debido al calor, los corzos se veían menos que en años anteriores; supongo que estarían “encamados” la mayor parte del día. Temperaturas altas atontan a cualquiera, y más teniendo en cuenta que este tipo de animales son principalmente de hábitos crepusculares y nocturnos…

Corzo (29-6-2015)

Corzo entre la cebada (29-6-2015)

Además el trigo y la cebada estaban muy altos, por lo que no ayudaba a dar con los ejemplares más pequeños, como es el caso de este corcino que pude observar cuando comenzó a saltar tras su madre por el paso de un vehículo por una pista cercana.

Madre y cría corriendo (29-6-2015)

Madre y cría corriendo (29-6-2015)

Si no llega a pasar el coche seguramente ni lo hubiera observado, ya que se puede decir que parecía que la mayoría de corzos jugaban al escondite y confiaban en que las hierbas altas les taparan y así pasar desapercibidos, ya que este no fue el único ejemplar que apenas no veo por encontrarse en un lugar de tales características…

Fueron varios los casos similares, como el ejemplar de la foto de abajo que… lo veis, ¿no? Jajajajajajajaja.

¿Donde estoy? (30-6-2015)

¿Dónde estoy? (30-6-2015)

En otras ocasiones había dado con ardillas, pero esta vez me tuve que conformar con sus rastros. No observé ninguna en los pinares donde las veía año tras año, al igual que lagartos, que este año también se me escaparon.

Piña de pino roída por ardilla (29-6-2015)

Piña de pino roída por ardilla (29-6-2015)

El pinar daba resguardo en las horas de máximo calor, a pesar de que en muchas ocasiones la sombra no era mucha y parecía más una dehesa de pinos que otra cosa.

Diferentes zonas de pinar (29-6-2015)

Diferentes zonas de pinar (29-6-2015)

Además de algún corzo entre los pinos y los cantos y reclamos de pito real, cucos, abubillas y oropéndolas que escuché pero no observé, de forma opuesta y por sorpresa vi tres liebres, especie que en ninguna visita anterior había conseguido observar.

Además tuve suerte, ya que a pesar de que dos cuando me sintieron salieron corriendo a toda velocidad, una no me llego a observar, y aunque estaba yo en medio de una pista, el animal se fue acercando poco a poco a mi entre las hierbas altas sin advertirse de mi presencia.

Liebre entre hierbas (30-6-2015)

Liebre entre hierbas (30-6-2015)

Tras unos segundos y como si el mundo se hubiese parado mientras el animal se acercaba a mí, igual que se acercó se alejó, lentamente, saltando suavemente con sus patas mientras comía hierba fresca. La verdad que un momento espectacular en el que contuve la respiración y me quedé quieto como si de una estatua se tratara para no asustar al animal.

Un momento de esos que te regala la naturaleza y que hace que todo sea grande, igual de grande que esa pedazo de liebre que apareció de la nada y poco a poco se acercó a mi posición dejándose ver a menos de 10 metros y dejando sin duda alguna el mejor momento del día.

Liebre alejada (30-6-2015)

Liebre alejada (30-6-2015)

Volviendo a la rapaz que me llevó hasta allí (por darle un poco más de importancia al animal), a modo de curiosidad diremos que durante la mayor parte del año es una especie insectívora pero que tiene algo especial.

Durante la época de reproducción es un perfecto cazador de aves. Al contrario que otras especies de halcones y rapaces que sincronizan su reproducción con la de sus presas, el halcón de Eleonora tiene una estrategia de supervivencia diferente y ha sido capaz de adaptar su reproducción para hacerla a la vez que la época de migración de la mayor parte de paseriformes y otras aves de pequeño tamaño. Como piratas aéreos, se instalan en islotes y peñas que son lugares idóneos para que las migratorias descansen al no considerar el riesgo de depredación de este tipo de halcones.

Allí las esperan y con el agotamiento que llevan los pajarillos en el cuerpo les dan caza y acaban con ellos.

Eleonora en vuelo (29-6-2015)

Eleonora en vuelo (29-6-2015)

Según estudios, alcaudones, abubillas o vencejos son algunas de las presas que, en ocasiones no son comidas al instante y son acumuladas en despensas. Algunas, aún vivas, se escondían aterrorizadas en huecos, esperando la ocasión para escapar de miles de predadores potenciales.

Incluso se ha descubierto algo sanguinario, desagradable y violento, ya que dado que la disponibilidad de presas puede sufrir altibajos a lo largo del tiempo, algunos halcones mutilan a sus presas arrancándoles las plumas de las alas y de la cola para impedir que puedan volar y las introducen en el fondo de cavidades y fisuras en la roca. De este modo están disponibles para su consumo posterior.

Con lo adorable que parece esta rapaz… jajajaja. Pero como bien dicen en SEO: “No caigamos, por supuesto, en interpretaciones antropocéntricas, y tampoco es un comportamiento que sea excepcional en el mundo animal. Muchos carnívoros aportan presas heridas a sus cachorros en su proceso de aprendizaje, sin contar con el paradigma de la no-ética en la naturaleza: por ejemplo la reproducción de las avispas ichneumónidas poniendo sus huevos en las larvas de otros insectos”.

Eleonora posado en un cable (29-6-2015)

Eleonora posado en un cable (29-6-2015)

Y tras esta buena curiosidad sobre los halcones, (yo conocía lo de la adaptación de época de cría al paso migratorio de otras aves pero no lo de las “despensas” de pajarillos), como es lógico, aunque no he hablado aún de ellas no faltó en mi viaje un buen listado de aves muy comunes en casi cualquier hábitat y lugar peninsular.

En las zonas más urbanas e interiores de pueblos, aviones, golondrinas y vencejos sobrevolaban sin parar el cielo, con las primeras acudiendo continuamente a los nidos de los aleros de las casas y alimentando a sus crías, que seguramente ya habrán echado a volar, ya que hace días de mi visita.

Aviones (30-6-2015)

Avión común dando de comer a uno de sus polluelos (30-6-2015)

En otras zonas de arbustos y matorrales (cercanas a los núcleos urbanos y a zonas de huertas), además de los ya citados gorriones (las tres especies), trigueros y fringílidos se unían cogujadas y alondras, pardillos comunes, tarabillas comunes y collalbas grises.

Pardillo (29-6-2015)

Pardillo (29-6-2015)

Tarabilla (29-6-2015)

Tarabilla (29-6-2015)

En zonas de humedad con canales de riegos y vegetación carriza se escuchaban mosquiteros, carriceros tordales y ruiseñores bastardos, mientras algún ánade real de vez en cuando sobrevolaba muy cerca del río.

Las zonas de corrales derruidos o bordas medio abandonadas también contaban con presencia de fauna que aprovechaba tejados y huecos entre piedras para reproducirse y afrontar esta campaña de cría. Verdecillos, gorriones, colirrojos y collalbas ya citados todos con anterioridad eran los vecinos de estos lugares.

Verdecillos jugando al escondite (29-6-2015)

Verdecillos jugando al escondite (29-6-2015)

Por mucho que busqué en estos lugares no conseguí dar con mochuelos, que por lo que me han dicho ha descendido gravemente la población por estas tierras sorianas. Curioso ya que el hábitat parece idóneo. Bien de campos de cultivo donde no faltarán ratones y topillos para alimentarse y muchas granjas y construcciones de piedra donde resguardarse.

A pesar de ello tuve suerte y durante un atardecer cuando ya me retiraba a cenar sí que escuché un ejemplar muy cerca de Almazán pueblo, pero que no llegué a observar, al igual que escuché en el parque del mismo pueblo al oscurecer una buena cuadrilla de autillos pero que no llegué a ver tampoco.

Menos abundantes que en otros años en ese mismo parque los rabilargos, al igual que otras especies en las zonas de pinares visitadas, como es el caso de los picos picapinos y arrendajos que apenas se dejaron ver (a pesar de que si se dejaron escuchar).

Pico picapinos (30-6-2015)

Pico picapinos (30-6-2015)

Además, escribanos tanto soteños como montesinos, de los cuales algunos se veían con el pico lleno de gusanos para alimentar a sus proles eran bastante abundantes en el interior y las lindes de los pinares.

Escribano soteño (29-6-2015)

Escribano soteño (29-6-2015)

Escribano montesino (29-6-2015)

Escribano montesino (29-6-2015)

Igual que pinzones vulgares, petirrojos, carboneros comunes y abejarucos, ave bien colorida que esta vez no pude fotografiar, ya que volaban muy altos y no los llegué a ver posados como si que había hecho otros años.

No faltaron en la buena masa de campos tampoco los cantos de las codornices y los vuelos acompañados de los típicos cantos de los simpáticos buitrones, al igual que las lavanderas boyeras también con una presencia bastante fuerte en una zona arbustiva del lugar.

Y para ir terminando, además de un alcaudón dorsirrojo que vi en mis últimos minutos por allí, no faltaron rastros como estos excrementos.

Excrementos (30-6-2015)

Excrementos (30-6-2015)

En principio por el lugar pensé que eran de lagarto, pero expertos me han desmentido y me han dicho que tiene pinta de ave. El tamaño es grande, así que puede ser algún alaúdido, pero difícil concretar la especie la verdad.

Ya veis que a pesar del calor buena variedad de fauna, con una liebre inesperada, un elanio por sorpresa y 17 ejemplares diferentes de halcones de Eleonora como más destacable que sumado a todo lo demás hicieron un viaje la mar de divertido y entretenido con más de 55 especies de aves diferentes.

Así que hoy toca dedicar el refrán a estas fechas (San Juan) y estas tierras tan interesantes que espero poder volver a visitar en las mismas fechas el año que viene para volver a disfrutar de estos colosos del cielo. Así que para terminar, acabaré diciendo “Sanjuanada venida, primavera ida”.

Oteando (29-6-2015)

Oteando (29-6-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Eleonoras e inesperado elanio por tierras sorianas

  1. Juana dijo:

    Me ha encantado, precioso, variado. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s