“Quebrantahueseando” por Huesca

Tras mi visita a Néouvielle (en el Pirineo francés), me dediqué a pasar un par de días en la garganta de Escuaín y alrededores para disfrutar de los quebrantahuesos, ave de la que ya he hablado por aquí en alguna otra ocasión (16 y 17-7-2015).

El quebrantahuesos como ya sabéis se trata de uno de los cuatro buitres existentes en la Península Ibérica (junto a buitre leonado, alimoche y buitre negro) y es el único ave osteófaga (que se alimenta de huesos) de todo el planeta.

Quebrantahuesos marcado (17-6-2015)

Quebrantahuesos marcado inmaduro (17-6-2015)

Sin duda alguna es mi ave favorita desde que era bien pequeño. No sé si por el curioso nombre que de “txiki” llama la atención, por ser una rapaz única que se alimenta de huesos y que en muchas ocasiones los tira a pedrizas para que se rompan o porque curiosamente aunque veremos ejemplares oscuros y de colores anaranjados, ese color naranja es adquirido en baños de barro (con hierro) que se da el animal para desparasitarse, hace que sea una rapaz que de siempre me ha levantado pasiones.

Es un ave que está en peligro de extinción y que en los últimos años ha visto reducida su población de forma muy fuerte (antes se podía observar casi en cada una de las cordilleras y cadenas montañosas ibéricas) y ahora ha sido relegado a zonas de Pirineo, con ejemplares sueltos en Picos de Europa y en Cazorla (ejemplares que vienen de sueltas de programas de reintroducción en casi todos los casos), donde tras décadas sin el animal, parece que en este pasado 2014 se creó el primer nido de aves en libertad y que da una fuerte esperanza a que poco a poco la situación poblacional del animal mejore, con el nacimiento durante este verano de “Esperanza”, primer quebrantahuesos nacido en libertad en Andalucía desde hace una buena pila de años.

Pareja de quebrantahuesos en pleno vuelo (16-7-2015)

Pareja de quebrantahuesos en pleno vuelo en Escuaín (16-7-2015)

Para poder dar con el animal, sin duda alguna el mejor sitio en el Pirineo (y seguramente de toda Europa) es la garganta de Escuaín y alrededores, en Huesca.

Esta garganta se encuentra en el límite del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, y la presencia de algún “macromuladar” (PAS, punto de alimentación suplementaria o PASAN, punto de alimentación suplementaria de aves necrófagas) donde se realiza aporte especial de patas para facilitar la búsqueda de comida a estas aves necrófagas, hace que muchos individuos se acerquen hasta allí para comer desde varios kilómetros de distancia.

Garganta de Escuaín (16-7-2015)

Garganta de Escuaín (16-7-2015)

Además de ser sin duda el mejor de los lugares de todo el Pirineo para verlo, es una zona espectacular, en la que al ser Parque Nacional hay varias restricciones y normas que hacen que todo esté bien conservado y cuidado. Las buenas montañas, zonas rápidas de ríos, praderas de alta montaña, gargantas y foces hace que en conjunto sea un lugar digno de visitar y en el que la afluencia montañera es muy importante.

Para entrar en materia, hablaremos un poco del quebrantahuesos. De su aspecto y características físicas, de la biología y comportamiento que lo hacen único y el rey emplumado de los Pirineos.

Variedad de ejemplares posados (17-6-2015)

Variedad de ejemplares posados (17-6-2015)

Esta rapaz, de grandes dimensiones, con envergaduras de hasta 3 metros de longitud y pesos de hasta 7 kilos, presenta en vuelo una figura esbelta y estilizada inconfundible además de por su buen tamaño por tener las alas puntiagudas y estrechas y la cola muy larga en forma de rombo.

Es la única rapaz de tales dimensiones con cola tan larga, ya que buitres o águilas la tienen mucho más corta, como veréis en las siguientes fotos.

Ejemplar adulto de quebrantahuesos (17-7-2015)

Ejemplar adulto de quebrantahuesos (17-7-2015)

Llama mucho la atención su rostro. En primer lugar destacar los ojos de color claros rodeados por un anillo rojo intenso (dicen que a mayor intensidad de rojo más feliz es el animal, no sé si será cierto o no) y una especie de antifaz negro terminado debajo del pico en una especie de bigote o barba, lo que le da también el nombre de “buitre barbudo” en muchos lugares.

Con cabeza emplumada al contrario que otros buitres y pico estrecho, también posee los tarsos (las patas) con plumas. Ello es porque no mete la cabeza en carroña e interior de animales muertos como si que hacen otros buitres, ya que su particular alimentación no lo hace necesario.

Silueta en la que se aprecia el bigote (17-7-2015)

Silueta en la que se aprecia el bigote (17-7-2015)

Es algo impresionante verlo volar tan cerca. Se puede apreciar cada detalle que define al animal y que lo hace diferente a cualquier otro ave de la faz de la tierra. Además su gran tamaño si pasa cerca hace que el corazón se encoja.

Y aquello es ideal para ello, ya que con el silencio que reina en la calma de las montañas se pueden llegar a oír sus lentos aleteos con los que poco a poco va ganando altura para planear y desplazarse siguiendo corrientes térmicas con escaso gasto de energía. Incluso en los miradores de Revilla, por el paseo señalizado que hay, no es difícil que este ave vuele por debajo de nosotros o a la par de nuestros ojos a muy pocos metros.

Volando a mi misma altura casi (17-7-2015)

Volando a mi misma altura casi (17-7-2015)

Además es único por su alimentación. Se alimenta principalmente de tendones, huesos, tuétanos, pellejos, pezuñas y partes duras de mamíferos. Normalmente huesos de cadáveres de ovejas, sarrios, cabras, corzos…

Como ya he dicho es el único ave del mundo que se alimenta de este tipo de material, aunque bien es cierto que si puede pillar, tampoco hace ascos a trozos de carne. Si los huesos son pequeños se los traga de golpe. Pero la verdad que cuando digo pequeño es un poco engañoso, ya que es impresionante ver como se traga los huesos que parece imposible por el tamaño tragar de un solo golpe…

Los coge con el pico, alza la cabeza y poco a poco lo engulle con suma tranquilidad acomodándolo en su buche con movimientos de cuello y cabeza. Es algo digno de ver que esta vez no tuve suerte de observar como si que he llegado a hacer en otras ocasiones.

En cambio, si los huesos son más grandes, lo que hace es cogerlos con las garras y llevárselos a zonas de rocas, donde desde grandes alturas los suelta (calculando vientos, alturas y demás) para intentar romperlos contra grandes pedruscos que usa en forma de yunque y de esta manera facilitar la ingesta. De ahí el nombre del animal, quebrantahuesos.

Ejemplar planeando antes de aterrizar (17-7-2015)

Ejemplar planeando antes de aterrizar (17-7-2015)

Como se suele decir… ¡Menudo estómago tiene que tener el animal para alimentarse de este tipo de material! jajajajaja.

En lo que se refiere a la coloración de su plumaje no hay dimorfismo sexual (diferencias entre machos y hembras), pero sí que hay diferencias de plumaje según la edad del animal. Si que diremos que al contrario que en casi todas las rapaces, la hembra es algo mayor en tamaño que el macho, pero es algo inapreciable en campo, por lo que para sexarlos habrá que tenerlos en mano y realizar análisis de sangre.

A comienzos de su vida, se trata de un animal completamente oscuro, mientras que conforme van pasando los años va aclarando su cuerpo y adquiere tonos más claros.

Ejemplar joven, de tonos oscuros (17-7-2015)

Ejemplar joven, de tonos oscuros (17-7-2015)

Ejemplar adulto (17-7-2015)

Ejemplar adulto, con pecho y cabeza de color claro (17-7-2015)

A pesar de que parece fácil, no lo es así, ya que se pueden diferenciar por el plumaje en principio 7 edades diferentes.

Como es un tema complejo, ya que además el animal está casi continuamente cambiando plumas deterioradas y viejas, hablaremos de este tema muy superficialmente, ya que si alguien quiere entrar más en el asunto tiene documentación muy buena de esto en internet y en diferentes libros (como por ejemplo “El libro de las rapaces” editado por Marcos La Casa y Photodigiscoping, donde hace un estudio exhaustivo con muchas fotos de plumaje según edades y época del año).

El joven del año diremos que es completamente oscuro, con cabeza y cuello negro, pecho, vientre y plumas de las patas marrones, barba muy pequeña, con un escudo blanco dorsal en la espalda muy visible y en general con una silueta más redondeada (que da la impresión de que la cola sea más corta que en los adultos).

En los jóvenes de dos a tres años la cabeza empieza a clarear, al igual que el pecho y vientre, que contrasta mucho ya con el cuello que sigue siendo negro. La barba poco a poco va creciendo, el escudete blanco de la espalda va desapareciendo, y se le observa silueta en vuelo muy irregular con plumas viejas muy puntiagudas que sobresalen en las alas.

A partir del cuarto año (lo consideraremos subadulto), la cabeza aclara bastante y el cuello comienza a tener plumas claras, las calzas aclaran también y el escudete de la espalda se pierde por completo.

En el quinto y sexto año ya la cabeza y el cuello se aclaran del todo y comienza a verse un característico collar negro en la garganta. La espalda se hace negra por completo, y el pecho, vientre y calzas va acabando de eliminar el plumaje marrón que le queda.

Por último, el séptimo año adquiere el plumaje ya de adulto, con la espalda negra por completo, cabeza, pecho, garganta y vientre de color blanquecino (cambiado a anaranjado por los baños de barro ya nombrados) con la barba larga, y un fino collar negro (diferente en intensidad y en continuidad en cada ejemplar) con silueta muy estilizada y plumaje “perfecto”, donde la cola sí que se ve mucho más larga que en ejemplares más jóvenes.

Ejemplares de diferentes edades (17-7-2015)

Ejemplares de diferentes edades, siendo los de la derecha más claros en el cuerpo (17-7-2015)

Para más facilidad, aunque luego en campo no es igual de fácil pongo una ficha interesante que está en internet en las páginas http://www.quebrantahuesos.org y http://www.gypaetus.org/ y donde además hay mucha información del animal, de proyectos de conservación, estado de poblaciones, actividades, cursillos, voluntariados o visitas guiadas para poder observarlo y donde habla del plumaje con mucho más detalle y con imágenes que dejan todo más claro.

Edades varias (Fundación Gypaetus)

Edades varias (Fundación Gypaetus)

Si no queda claro del todo con esto, aquí es un poco más esquemático, diferenciando en cuatro plumajes, algo que nos será más fácil para ir comenzando en la especie y para ir diferenciando poco a poco.

Edades más sencillo (Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos)

Edades, de forma algo más sencilla (Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos)

Y ahora unas fotos donde se ve que poco a poco el “bicho” se va aclarando.

Esta primera con cabeza y cuerpo oscuro y cuello totalmente negro nos dice que se trata de un animal muy joven. Seguramente de segundo año.

Ejemplar girs y negro, además echamdo un excremento (17-7-2015)

Ejemplar gris y negro, además echando un excremento (17-7-2015)

En esta siguiente como veis la cabeza la tiene algo más clara, y el cuello aunque negruzco deja asomar alguna plumilla más clara, así que se trata de otro ejemplar jovenzuelo pero que poco a poco va creciendo.

Joven planeando (17-7-2015)

Joven planeando (17-7-2015)

En esta tercera se ve comparado con el ejemplar anterior que los tonos oscuros se van apagando. En primer lugar la cabeza se ve ya mucho más clara y con tonos anaranjados y marrones, al igual que el cuerpo, donde colores grises se mezclan con colores marrones.

Además, en las alas se le ven plumas viejas y puntiagudas como lo que he dicho antes (está mudando), lo que hace que seguramente se trate de un ejemplar de unos tres o cuatro años aproximadamente.

Ejemplar inmaduro, el pecho va aclarando (17-7-2015)

Ejemplar inmaduro, el pecho va aclarando (17-7-2015)

Para acabar, ese plumaje pardo y marrón del cuerpo, va desapareciendo y va pasando a blanquecino en los adultos (o subadultos) como es el caso del ejemplar de esta fotografía.

Ha perdido ya por completo las plumas marrones y oscuras del pecho, vientre y patas, y además se hace muy notorio ya el collar negro que va de lado a lado del cuerpo por debajo de la garganta, así que pensaremos en un ejemplar adulto, o que si no lo es todavía, le falta muy poco por llegar a los 7 años de edad, edad a la que adquieren estos animales el plumaje definitivo.

Adulto planeando (17-7-2015)

Adulto planeando (17-7-2015)

Más o menos supongo que os habéis quedado con la idea pero por si acaso os dejo un par de fotografías donde se ven individuos de diferentes edades juntos (era bastante común verlos volar juntos o cercanos) y es más fácil diferenciarlos.

Así que aquí tenéis un ejemplar joven abajo (de 4 años, llamado “Trigoniero” y que está marcado con bandas alares), y uno que parece casi adulto (yo creo que de 6 años) porque aún parece que le queda alguna pluma oscura en el pecho y no tiene el collar bien definido.

Ejemplares de diferentes edades (17-7-2015)

Ejemplares de diferentes edades (17-7-2015)

En esta otra toma se ve tres ejemplares en vuelo que se ve que tienen diferentes coloraciones pero en la que las luces y las sombras nos hacen el asunto algo difícil.

Primero se ve a un ejemplar joven, bastante oscuro y en el que se le nota el cuello muy negro y la cabeza parece oscura, por lo que será un animal de uno o dos años. El segundo es un adulto, con plumaje claro y parece que collar bien definido, por lo que tendrá 6-7 años, y el tercero, parece que tiene plumaje bastante amarronado pero con la cabeza ya clareando bastante, por lo que seguramente se trate de un ejemplar de 3-4 años.

Tres ejemplares diferentes (17-7-2015)

Tres ejemplares diferentes (17-7-2015)

Como ya he dicho con anterioridad (pero no he entrado mucho en ello), el color anaranjado no es propio del plumaje, sino que es adquirido en baños para desparasitarse y “apañar” su plumaje, que se da el animal en regatas de alta montaña o en charcos donde el agua es rica en hierros y minerales calizos.

De esta forma la intensidad del naranja de cada ejemplar es diferente, según donde se de dicho baño, la cantidad de minerales que tenga el agua del lugar o el tiempo desde la última vez que lo hizo, y por ello se pueden ver ejemplares desde muy blancuzcos a naranjas muy intensos. Como curiosidad, decir que los ejemplares cautivos que se usan en centros de recuperación, son totalmente blancos, ya que no se dan este tipo de baños.

Igualmente que el quebrantahuesos se da estos baños, yo en horas de calor me dedicaba a descansar y también a refrescarme, ya que el sol en la alta montaña se deja notar y “casca” con fuerza, sobre todo a altas horas del día. Además, depende donde estemos, ya la sombra escasea y los huecos donde escaparse del sol son muy pocos.

Baño en el río Ara (16-7-2015)

Baño en el río Ara (16-7-2015)

Aquello a pesar de estar muy alto, es zona ganadera y eran muy abundantes las buenas manadas de vacas y los rebaños de ovejas que pastan en libertad, y que en muchas ocasiones serán el alimento de nuestro querido “quebranta”.

Vacas (17-7-2015)

Vacas (17-7-2015)

Ellos son el principal suministro de alimento de estas bellas rapaces, ya que en los rebaños grandes y más en alta montaña siempre hay ejemplares más débiles que acaban muriendo quedándose “perdidos” por el monte.

Esto es aprovechado además de por mamíferos, por buitres, córvidos, milanos y por nuestro protagonista el quebrantahuesos, que es el último en visitar el cadáver y aprovechar los huesos que ninguna de las otras especies puede comerse.

Planeando con ganado de fondo (17-7-2015)

Planeando con ganado de fondo (17-7-2015)

Además de los ya citados quebrantas se veían otro tipo de aves, sobre todo rapaces.

Por un lado los buitres leonados, bastante abundantes y que igualmente en los cortados pasaban muy cerca mostrando su gigantesca y siempre impresionante silueta. Aunque lo veamos en vuelo y de lejos, no se puede confundir con el quebranta, ya que además de tener los movimientos mucho más “toscos”, el buitre tiene cola corta y alas menos estilizadas y puntiagudas.

Buitre leonado planeando (16-7-2015)

Buitre leonado planeando (16-7-2015)

De cuello sin plumas y en ocasiones visto a la par o desde encima, los aleteos también se podían escuchar, muchas veces incluso antes de poder observarlo, así que imaginar lo cerca que pasaban.

Buitre leonado con las alas abiertas en vuelo (16-7-2015)

Buitre leonado con las alas abiertas en vuelo (16-7-2015)

Fáciles de distinguir de los quebrantahuesos, ¿verdad? Con este ejemplar en la misma postura, a pesar de que no se ven claras las diferencias nos podemos hacer a la idea.

Ejemplar inmaduro planeando (17-7-2015)

Ejemplar inmaduro planeando (17-7-2015)

Por otro lado, para continuar con otro tipo de buitres en aquellos cortados también vive y cría el alimoche. El alimoche es el buitre peninsular más pequeño, estival (viene en primavera para reproducirse y se va en otoño) y es característico su color blanco y negro en plumaje con una llamativa cara de color amarillo.

Alimoche (17-6-2015)

Alimoche (17-6-2015)

A pesar de tener cola en rombo como el quebrantahuesos, esta es más corta y su tamaño total es la mitad, por lo que tampoco hay posibilidad de confusión.

Quebrantahuesos con alimoche al lado (17-7-2015)

Quebrantahuesos con alimoche al lado presentando la buena diferencia de tamaño (17-7-2015)

Todos los buitres ya presentados e igualmente el quebrantahuesos, son aves de alta montaña, que crían en cortados (en cuevas, repisas, oquedades…) y que fueron muy perseguida por cazadores y ganaderos en sus días por considerarse “alimañas”.

A día de hoy, aunque siguen siendo víctimas de cazadores sin escrúpulos y de venenos, aunque sus poblaciones son bajas, en general poco a poco se están recuperando debido sobre todo a la mayor sensibilización de la población y a las actuaciones de ONG’s ecologistas, actuaciones de las diferentes Administraciones, programas de voluntariado… Aunque la desaparición poco a poco de la ganadería extensiva (y el paso a la intensiva) tampoco les hace ningún bien, ya que le resta alimento en campo como lo son las ovejas que mueren por muerte natural. La población de buitre parece que es estable, la de quebrantahuesos parece que poco a poco va mejorando, pero la de alimoches no nos debemos engañar y está disminuyendo peligrosamente, a pesar de que aún es fácil dar con ellos en las zonas montañosas de la Península Ibérica.

Aquello es impresionante, y estando atento no es difícil ver bien de ejemplares de quebrantahuesos cicleando juntos. La existencia de los muladares y por tanto la comida asegurada ayuda a ello. Yo llegué a contar simultáneamente hasta 16 ejemplares diferentes.

Varios quebrantas volando juntos (16-7-2015)

Varios quebrantas volando juntos (16-7-2015)

Igualmente se pueden ver buenos bandos de chovas piquigualdas muy ruidosas por las zonas más altas de lado a lado y posándose picoteando por el suelo.

Chovas en vuelo (17-7-2015)

Chovas en vuelo (17-7-2015)

Golondrinas, vencejos, aviones comunes y aviones roqueros crían en la cantidad de cortados presentes en el lugar. Siempre volando a buena velocidad e imposibles de retratar con algo de calidad…

En zonas húmedas se observaba lavanderas cascadeñas, y en zonas boscosas se veían buena cantidad de pajarillos, todos de pequeño tamaño, siendo los pinzones vulgares los más abundantes y acompañados de carboneros comunes, carboneros garrapinos, mitos, mirlos, verderones, jilgueros, petirrojos y arrendajos como las de mayor tamaño.

Petirrojo (16-7-2015)

Petirrojo (16-7-2015)

En zonas más abiertas se veían alcaudones dorsirrojos, alcaudones reales y pardillos, siempre encaramados en arbustos aislados, como lo hacían una buena familia de alcaudones dorsirrojos con polluelos de este año en el mismo pueblo abandonado de Escuaín, donde hay otro recorrido señalizado y balizado por el borde del mismo cañón. Además en estas zonas abiertas se podían escuchar codornices y ver algún verderón serrano.

Volviendo un poco al protagonista de esta entrada, decir que pude ver varios lances y peleas entre diferentes ejemplares de quebrantas.

Se ponía la piel de gallina al verles chillar, algo que no había observado nunca, y como después se abalanzaban unos ejemplares sobre otros.

Pelea entre dos ejemplares (17-7-2015)

Pelea entre dos ejemplares (17-7-2015)

Me llamó mucho la atención que los jóvenes e inmaduros eran mucho más agresivos que los adultos y eran mucho más protagonistas de estos lances que los ejemplares de mayor edad.

Por lo que me he podido documentar después, los jóvenes son los que provocan las peleas, pero los adultos  para no estropearse el plumaje (saben que es muy importante para ellos mantenerlo intacto y en buenas condiciones), normalmente suelen rehuir el ataque.

Ejemplar joven lanzándose a uno adulto (17-7-2015)

Ejemplar joven lanzándose a uno adulto (17-7-2015)

Tuve la suerte de ver varios ataques de estos, en los que los quebrantahuesos volaban muy cerca y de repente alguno de los dos ejemplares se abalanzaba sobre el otro mostrándole las garras.

Pelea en el aire, mostrándose las garras (17-7-2015)

Pelea en el aire, mostrándose las garras (17-7-2015)

El ataque continua y termina sin un ganador claro... (17-7-2015)

El ataque continúa y termina sin un ganador claro… (17-7-2015)

Era algo impresionante y muy vistoso, ya que no se ven cosas de estas todos los días, y la verdad que eran todos previsibles, ya que comenzaban con algún ejemplar silbando.

En ocasiones incluso se llegaban a enganchar de las patas y caían metros y metros desde el cielo girando como si se fueran a estampar en el suelo, pero se acababan soltando y sin pasar a mayores. No sé si sería por defensa de territorio, serían juegos entre ejemplares o son algo muy parecido a los vuelos nupciales que hacen antes de emparejarse.

En alguna ocasión también parecía que iba a haber pelea pero acababa sin nada violento por parte de ninguno de los dos pájaros… Ambos parecía que se miraban cara a cara y se retaban pero ninguno se animaba a comenzar la lucha.

Ejemplares uno tras el otro (17-7-2015)

Ejemplares uno tras el otro (17-7-2015)

Uno se va y no hay enganchón (17-7-2015)

Uno se va y no hay “enganchón” (17-7-2015)

Y otras veces eran más de dos los individuos metidos en el ajo…

Pelea entre dos ejemplares con uno bien cercano que luego entró también al trapo (17-7-2015)

Pelea entre dos ejemplares con uno bien cercano que luego entró también al trapo (17-7-2015)

Y como se suele decir que una imagen vale más que mil palabras y lo cierto es que esos momentos de tensión que vivían los quebrantahuesos en el aire también los vivía yo desde el suelo observando las acciones, os dejo la secuencia de un lance que duró unos cuantos segundos y en el que hubo buenas persecuciones.

Ambos ejemplares, ambos marcados comienzan a engancharse (17-7-2015)

Ambos ejemplares, uno de ellos marcados comienzan a engancharse (17-7-2015)

Ambos de frente cabeza contra cabeza (17-7-2015)

Ambos de frente cabeza contra cabeza (17-7-2015)

Se enganchan de las garras (17-7-2015)

Se enganchan de las garras (17-7-2015)

Con las garras entrelazadas van cayendo al suelo (17-7-2015)

Con las garras entrelazadas van cayendo al suelo (17-7-2015)

La caída en picado mientras van girando es espectacular (17-7-2015)

La caída en picado mientras van girando es espectacular (17-7-2015)

Muy cerca del suelo los ejemplares se sueltan (17-7-2015)

Muy cerca del suelo los ejemplares se sueltan (17-7-2015)

La pelea continua con los ejemplares sueltos (17-7-2015)

La pelea continua con los ejemplares sueltos (17-7-2015)

Uno de los ejemplares muestra sus garras y su poderío con la boca abierta (17-7-2015)

Uno de los ejemplares (el de mayor edad) muestra sus garras y su poderío con la boca abierta (17-7-2015)

Con vuelos rasantes de uno sobre el otro y giros parece que la tensión poco a poco se diluye y la lucha acaba... pero hasta que vuelva a surgir! (17-7-2015)

Con vuelos rasantes de uno sobre el otro y giros parece que la tensión poco a poco se diluye y la lucha acaba… pero hasta que vuelva a surgir! (17-7-2015)

Nunca había observado este tipo de acciones entre quebrantahuesos. Siempre había observado interacciones con otras especies, sobre todo con buitres y córvidos para defensa del territorio, pero por lo que vi en este par de días por allí, parece que es bastante habitual. Supongo que el gran número de ejemplares facilita estas cosas.

Destacar que entre la gran cantidad de quebrantahuesos que se observan allí muchos de ellos están marcados con marcas alares y transmisores para el estudio de sus comportamientos. En las páginas webs antes citadas hay fichas descriptivas de cada uno con información varia, y es interesante enviar nuestros datos de avistamiento para que estas marcas alares sean de utilidad.

Además como todos están fechados podemos comparar las edades reales de estos bichos con lo que sabemos de plumajes.

Ejemplar marcado (17-6-2015)

Ejemplar marcado; “Maladeta” N1A, ejemplar de 3 años (17-6-2015)

Fueron varios los ejemplares, y con ello se puede sacar información importante, ya que aunque seguramente sean ejemplares habituales de la zona, como es un animal que se puede mover decenas y decenas de kilómetros en escasas horas puede haber avistamientos del mismo ejemplar en puntos muy distantes.

Al final para conservar una especie contra más sepamos de ella mejor, y si podemos colaborar de una forma tan sencilla, yo creo que no hay que decir más…

"Trigoniero", 6 PP (17-7-2015)

“Trigoniero”, 6 PP, ejemplar de 4 años (17-7-2015)

A alguno era complicado verle las marcas alares, como a “Oturia” al que no le vi las dos bandas de colores hasta ver las fotos en casa. De hecho en un principio había pensado que la marca azul la había perdido, ya que no fui capaz de observarla ni en campo ni en las fotografías en una primera vista rápida…

"Oturia" N18 (17-7-2015)

“Oturia” N18, ejemplar de 7 años (17-7-2015)

En principio la mayoría de estos ejemplares marcados, además de bandas alares de colores (una en cada ala) poseen un código alfanumérico único no repetido en diferentes ejemplares. El “juego” de colores de bandas creo que es único o casi único siendo repetido en escasos ejemplares, y además portan tanto anillas metálicas como de colores con la información del código y diferentes datos sobre el animal y quien lo ha anillado.

Pero además de estas bandas de colores con números y letras, hay ejemplares que poseen marcas sin numeración, ya que antes las marcas alares eran solo marcas de color sin código de identificación, y en estas sí que no hay posibilidad de dos animales con los mismos colores, ya que de haberlos no podríamos diferenciarlos.

Además, a algún otro ejemplar como a este adulto (que porta bandas alares de estas últimas citadas) se le veía incluso la antena del transmisor.

"Aínsa" (17-7-2015)

“Aínsa” ejemplar de 6 años con dos bandas verdes claro (17-7-2015)

Se le aprecia la antena colgando (17-7-2015)

Se le aprecia la antena colgando ¿la veis? (17-7-2015)

Estos que llevan antena, aportan más datos, ya que pueden ser localizados con antena por radiofrecuencia, y otros tienen un gps (que se carga con la luz del sol) que envía señales vía satélite, y por medio de un programa informático al que llegan los datos cada cierto tiempo nos da mucha más información. Lugar en el que se encuentra, velocidad, altura, si está en movimiento o no…

En ocasiones, aunque las marcas no son fáciles de ver ya que el animal hace giros imprevistos, puede darle la sombra, ir a buena velocidad o estar muy lejos, a base de insistencia y fotografías se les podía llegar a identificar. De hecho, todos los que vi marcados pude individualizar, a pesar de que alguno marcado se me hubiera podido pasar…

"Belisa" 01 (17-7-2015)

“Belisa” 01, quebrantahuesos de 1 año nacido la primavera pasada (17-7-2015)

Así que ya veis, interesantes datos que ya he pasado a la Fundación Quebrantahuesos para su conocimiento y para que esté informada de que estos cinco quebrantahuesos al menos ese día que yo anduve por la garganta de Escuaín permanecían allí.

"Maladeta" N1A (17-7-2015)

“Maladeta” N1A (17-7-2015)

Estos ejemplares marcados también presentaban muestras de ataques, como “Aínsa”, que muy territorial se lanzó en varias ocasiones contra otros ejemplares. Antes he hablado de que los jóvenes parecían mucho más activos y peleones que los adultos, pero este ejemplar de 6 años ya casi adulto andaba muy violento y fueron varios los ataques que protagonizó en poco tiempo.

Puede ser que su territorio esté cercano y que lo defendiese de otros quebrantas, ya que los adultos supongo que así lo harán cuando vean su zona amenazada.

Aínsa en plena discusión (17-7-2015)

“Aínsa” en plena discusión (17-7-2015)

E igualmente que se pueden individualizar las aves marcadas, muchas otras se pueden individualizar además de por el color del plumaje por fallos o mudas de plumas concretas.

Y a pesar de que las mudas cambian y las plumas crecen y se deterioran, esto puede ser muy útil en determinados periodos y por unos cuantos días.

Individualizaciones (17-7-2015)

Individualizaciones, con redondos que marcan “fallos”, plumas cortas o plumas en crecimiento en diferentes partes del cuerpo (17-7-2015)

Dos ejemplares adultos fácilmente diferenciables si se ven por separado (17-7-2015)

Dos ejemplares adultos fácilmente diferenciables si se ven por separado, además de por la diferente intensidad de naranja del cuerpo por “fallos” o diferentes tamaños en diferentes plumas (17-7-2015)

A las siluetas de estas grandes rapaces se les unían de vez en cuando especies interesantes como águilas culebreras, milanos reales y milanos negros, aguilillas calzadas, ratoneros o cernícalos, así que se puede decir que aquello es buen lugar para ver rapaces a pesar de que se me escaparon águilas reales o halcones peregrinos, que seguro que frecuentan y crían en alguna zona de cortados y roquedos cercanos.

Culebrera europea (17-7-2015)

Culebrera europea (17-7-2015)

Interesante en los cortados además la presencia de cuervos y cornejas, y la curiosa visita de varios pitos reales que acudían a las encinas que colgaban de diferentes repisas y que salían en sitios impensables.

La presencia de pequeños bosquetes de arbolado en algunos lugares hacían que picatroncos como ellos o como picos picapinos y palomas torcaces apareciesen de vez en cuando.

Cuervo (16-7-2015)

Cuervo (16-7-2015)

Además de la variedad de aves, no faltó también buena cantidad de mariposas, pero la verdad que yo iba a lo mío y tampoco les prestaba mucha atención…

Mariposa dándole al polen (16-7-2015)

Mariposa dándole al polen (16-7-2015)

Pareja de mariposas (17-7-2015)

Pareja de mariposas (17-7-2015)

Y saliendo de las aves y entrando en otro tipo de fauna, además de lagartijas y algún ratoncillo, tuve una inesperada culebra que me apareció en un asca a la que iba a beber agua.

El precioso reptil, una culebra viperina o también llamada culebra de agua para ser exactos, me dio un buen susto, pero creo que ella cuando vio aparecer mi cabeza a través del agua no se llevó un susto menor, ya que decidió salirse del interior y meterse entre unas hierbas y matas que había bordeando la estructura de piedra. Aún y todo anduvo un rato que si salía que si no salía y me dio tiempo a sacarle un par de fotillos.

Culebra viperina (16-7-2015)

Culebra viperina (16-7-2015)

Y para ir finiquitando esta larga entrada de mi blog, volveremos al quebrantahuesos, ave que eclipsó a cualquier otro ser vivo durante ese par de días que visité la garganta de Escuaín.

Con la presencia de muladares en estas zonas, hay bastante polémica, ya que hay gente que dice que mientras sigan abiertos y se sigan realizando aportes de huesos los animales van a estar asentados allí y no se van a dispersar. De vez en cuando corren rumores que dicen que se va a dejar de dar de comer, pero de momento no hay nada oficial que yo sepa…

Hay gente a la que no le gusta ir por allí porque dice que es algo “poco natural”, que no es común ver tantos quebrantahuesos juntos y que parecen gallinas… La verdad es que puede ser, pero también es cierto que si hemos llegado a una situación en la que estos muladares son necesarios es por nuestra culpa, por los “escopeteros” que les da igual a los que pegar el tiro, por venenos o por la comodidad de no tener el ganado en el campo y tenerlo en una granja… Algún día supongo que si el quebrantahuesos sigue poco a poco mejorando estos “macromuladares” se irán cerrando y los bichos se irán dispersando buscando zonas con comida, extendiéndose y colonizando todas las cadenas montañosas de la Península, como lo hacían hace unos cuantos años.

Esto será ya decisión de las diferentes Administraciones según estudios y viabilidad de la especie, así que mientras tanto seguiremos visitando esta zona del Pirineo donde se puede disfrutar de la especie y tendremos la suerte de aprender sobre los diferentes plumajes, ya que en un par de jornadas se pueden ver todas (o casi todas).

A pesar de la cercanía de los bichos y de que es un sitio idóneo en muchas ocasiones, el telescopio se hace necesario para así facilitar los avistamientos de los animales cuando se posan y no molestarlos, que aunque allí son abundante recordemos es una especie en peligro de extinción.

Oteando (17-7-2015)

Oteando (17-7-2015)

Está totalmente prohibido acercarse a los muladares, cebar en otros sitios o montar “hides”. De hecho para este tipo de actividades se necesita autorización, y además si no me equivoco en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido está prohibido salirse de los senderos y caminos balizados. En primer lugar todo por el bien de los bichos, y en segundo porque uno se puede ganar una buena denuncia si incumple las leyes y molesta a la fauna, y más a esta especie protegida.

Así que tirando de telescopio, se les podía observar de lujo, viendo bien cada detalle del animal. El bigote, el collar, el aro rojo que rodea el ojo, el plumaje…

Quebrantahuesos posado con un hueso en la boca (17-7-2015)

Quebrantahuesos posado con un hueso en la boca (17-7-2015)

Aunque se ven cerca, sacadas con un teleobjetivo decir que la mayoría de fotos (las que sale el animal posado todas) están recortadas y retocadas, para “acercarme” de alguna forma al animal y que lo veáis mejor.

Con hueso en la boca (17-7-2015)

Con hueso en la boca (17-7-2015)

Era precioso ver como a veces se podía ver más de un ejemplar posado en busca de huesos. Los cogían con las patas y salían volando, siempre en la misma dirección, supongo que porque con la pendiente del terreno y las corrientes térmicas les serían más favorables para volar hacia ese lado.

Tres quebrantahuesos posados simultáneamente (17-7-2015)

Tres quebrantahuesos posados simultáneamente (17-7-2015)

En otras ocasiones los quebrantahuesos se posaban pero no podían ser observados desde mi posición, ya que o altos bojes o otro tipo de arbustos me tapaban buena parte de la ladera donde observaba.

Si matorrales y pinos no tapan a los animales posados, aquello es un muy buen lugar para tirar de “digiscoping” (cámara fotográfica acoplada al telescopio), técnica que yo uso muy poco pero que cada vez con más frecuencia, ya que a pesar de que mi equipo no tiene muy buena calidad para ello, y de que yo tampoco conozco mucho de la técnica y de cómo sacarle un mejor partido, se pueden sacar fotos testimoniales bastante decentes.

Quebrantahuesos con "digis" (17-7-2015)

Quebrantahuesos con “digis” (17-7-2015)

Como he dicho, tras posarse siempre abandonaban el lugar hacia la misma zona, y por ello muchas veces salían muy cercanos por encima de una pista principal, lugar en el que me senté bajo un pino y podía disfrutar de ellos de una manera impensable.

Era espectacular el poder escuchar el fuerte “batir” de alas tan cercano mientras cogían velocidad y fuerza. Un sonido impresionante que me ponía la piel de gallina y que aún recordándolo en casa lo sigue haciendo.

Ave volando muy bajo (17-7-2015)

Ave volando muy bajo (17-7-2015)

En la mayoría de las ocasiones se llevaban huesos, no sé si para comer ellos o de alguna forma para alimentar a las crías, de las que seguramente alguna quedaría aún en nidos, ya que por esas fechas no todas habrían volado…

En otras ocasiones que había visitado aquello, a algún ejemplar había conseguido observar engullendo los huesos que se les aporta, pero en esta ocasión no tuve la suerte.

Volando raso (17-7-2015)

Volando raso (17-7-2015)

Aquella zona es muy visitada por quebrantahuesos, y en mi estancia allí también vi posado algún cuervo y algún alimoche, pero a pesar de la buena afluencia de buitres en aquella zona de alta montaña no bajaban a alimentarse, supongo que porque los aportes son especiales de huesos para el quebranta y las patas de cordero que se les pueda echar apenas tienen bocado y carne para ellos.

El planeo de estos animales es impresionante. Parece inverosímil que un animal de tales dimensiones se pueda mover de la forma que lo hace, parece que flotan en el aire, así que estando allí no perdía detalle de cada animal, como este que volaba de frente hacia donde estaba yo con mi telescopio, mis prismáticos y mi cámara…

Volando de frente (17-7-2015)

Volando de frente (17-7-2015)

He leído en algún lado que cuando el quebrantahuesos abre la boca es porque tiene sed, así que este ejemplar volaría probablemente a algún charco a echar un buen trago… jejejeje.

Aleteando (17-7-2015)

Ejemplar adulto aleteando (17-7-2015)

Como ya he dicho, esta especie se trata de un ave rupícola, que coloca sus nidos en grandes roquedos y paredes, normalmente en grietas, oquedades, cuevas o incluso repisas, donde hace un nido de buen tamaño a base de ramas y lanas.

Normalmente tiene varios en un mismo territorio, y los alterna según le dé, año tras año. No es nada fácil localizar uno, y además es peligroso, ya que se puede asustar de la presencia humana y en cualquier momento abandonar la puesta y que la cría fracase, por ello si se observa uno no hay que molestar y se debe abandonar la zona lo antes posible.

Su ciclo reproductor es muy amplio, y le lleva más de medio año… En principio a finales de verano (octubre aproximadamente), la pareja (en ocasiones trío) comienza el aporte de materiales al nido y comienzan los vuelos nupciales y el cortejo.

A finales de diciembre, comienzos de enero la hembra pone los huevos. Generalmente uno, a veces dos, huevos que son incubados por ambos progenitores hasta marzo o abril, cuando nace el polluelo. Si hay dos huevos, el segundo suele nacer a la semana del primero, y suele morir o bien porque toda la comida se la lleva el que ha nacido primero que es más grande o por agresiones de su hermano, que lo ve como competencia.

El pollo superviviente permanece en el nido alimentado por los padres y aleteando para aprender a volar durante unos cuatro meses. Luego una vez vuela permanece en el territorio hasta que los padres vuelven a entrar en celo, y ahí ya tiene que empezar a buscarse la vida y a buscar un nuevo territorio. Así que ya veis, es una especie que ocupa gran parte de su vida en la cría de sus polluelos, por lo que gasta una energía impresionante para que la especie vaya para adelante poco a poco, ya que además el número de huevos o pollos que fracasan es bastante alto por desgracia para el pobre animal.

Girando (17-7-2015)

Girando (17-7-2015)

Con esta información ya daré todo por acabado, ya que os he metido buena “chapa” hoy… jejejeje. Espero que tras ello hayáis conocido un poco más a este precioso animal tanto de su biología y comportamiento como de sus diferentes plumajes y posibles identificaciones que podemos hacer y que lo valoréis un poquillo más si cabe, que lo necesita para seguir sobreviviendo en este mundo en el que las rapaces en muchas ocasiones están mal vistas y  se les da la espalda incomprensiblemente por gente totalmente desaprensiva.

Así que hoy volveré a acabar con una frase que ya dije en su día de Francisco Umbral sobre nuestro precioso quebrantahuesos, joya viva y tesoro alado de nuestro Pirineo y que me encanta “el cielo nos contempla por los ojos de acero y sangre de ese último quebrantahuesos fiel a una península de locos. Que no se nos muera. Que no se diga” y con una curiosidad… hemos hablado de la capacidad del animal para tirar huesos desde las alturas y romperlos para facilitar la ingesta, pero no habíamos hablado de que sea lo único que puede llegar a tirar para alimentarse, sino que puede tirar algo más desde el aire para partirlo y alimentarse de ello… A los que no lo sabéis, ahí os lo dejo caer… ¡Nunca mejor dicho! jajajajajajajajaja.

Esquilo

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en "Quebranta", Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Quebrantahueseando” por Huesca

  1. unai dijo:

    Muy chulas las fotos, hace años que no veo yo uno, es uno de los simbolos mas espectaculares del pirineo

  2. David dijo:

    Felicitades!!!!

  3. Pingback: “Quebrantahueseando” de nuevo por tierras oscenses… | A vista de pájaros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s