“Marmoteando” por el Pirineo

Hace unos días hablaba del quebrantahuesos, mi ave favorita. Pues hoy también va de favoritos, pero en vez de plumas de pelos. No hablaré del lobo, ni del oso ni del lince, que a pesar de ser especies espectaculares y alterarme el corazón en cada avistamiento que realizo de ellos, ocupan un segundo lugar entre mis elegidos.

Esta vez le toca el turno a un mamífero que para localizar este verano he tenido que salvar buenos desniveles y meterme buenas pateadas, y que a pesar de que me ha costado observar y disfrutar de él, al final lo he conseguido con creces y me ha dado muy buenos momentos y fotografías.

Se trata de la marmota alpina, un simpático animal del que todos habréis oído hablar alguna vez pero del que la verdad se conoce bastante poco y al que le damos muy poca importancia, pasando en ocasiones muy desapercibido.

Marmota en una roca (22-6-2015)

Marmota en una roca (22-6-2015)

Han sido muchas las excursiones realizadas durante estos meses de verano y los lugares visitados. Belagua y Larra, zona del Arlas y de Soumcuy, Reserva de Néouvielle, Candanchú y alrededores, praderas alpinas de Escuaín, Canal Roya y Anayet, zona de Las Blancas y refugio Lopez Huici, Canal de Izas… Unas veces con mucha suerte, otras con poca y alguna sin ninguna, pero a pesar de todo cada una de las excursiones en su búsqueda ha merecido la pena (23, 24 y 25-6-2015, 15, 16 y 17-7-2105 y 5, 6, 7, 9, 10, 11 y 12-8-2015).

La marmota alpina como su nombre bien indica es un animal alpino, o sea, de alta montaña, y por ello aunque no pudiera verla, el paisaje de cada lugar en el que la buscaba valía el esfuerzo, ya que la naturaleza a cierta altura es agreste y adquiere un salvajismo y formas impensables y espectaculares.

Zona de alta montaña (6-8-2015)

Zona de alta montaña (6-8-2015)

Para entrar en materia, la marmota es un roedor de tamaño grande (el roedor más grade de Europa) y de aspecto fuerte y rollizo (aunque esto varía según la época del año). Posee cabeza redondeada y gruesa con los ojos en la zona alta de la cabeza, orejas pequeñas (como adaptación al frio) que a veces no se ven del todo por estar entre pelo, hocico oscuro corto y romo con largos bigotes, patas cortas pero musculosas, manos también cortas y rabo largo y grueso acabado en una característica punta oscura.

Marmota en lo alto de una piedra (12-8-2015)

Marmota en lo alto de una piedra (12-8-2015)

Emparentada con la ardilla pero muy diferente, alcanza los 60 centímetros de longitud (cola de 15-20 centímetros) y pesa entre 3 y 7 kilos siendo un animal muy compacto y con pelo largo. En principio, aunque cambia en cada ejemplar, no se puede decir que haya una regla para diferenciar machos y hembras por el tamaño, ya que son similares.

Su pelaje es pardo grisáceo, con tonos amarillentos sobre todo en vientre y con colores hasta anaranjados en los lomos y partes traseras. En general en partes inferiores es más clara. Aunque la coloración depende de cada ejemplar, si que parece que los individuos más jóvenes son algo más oscuros que los adultos.

Marmota posada en rocas con tonos amarillentos (22-6-2015)

Marmota posada en rocas con tonos amarillentos (22-6-2015)

Marmota más pequeña de tonos más pardos (12-8-2015)

Marmota más pequeña de tonos más pardos (12-8-2015)

Cría del año con zonas oscuras y claras, y punta de la cola negra (10-8-2015)

Cría del año con zonas oscuras y claras que contrastan mucho, y punta de la cola negra (10-8-2015)

Aunque este animal estaba presente en nuestras tierras, se calcula que desapareció hace unos 15000 años, así que… ¿cómo es que de nuevo está por aquí? Pues muy fácil. Tenemos que saber que fue introducida en los Pirineos franceses en 1948, procedente de los Alpes, y que poco a poco ha ido colonizando toda la vertiente española con muy buenas densidades en alguna zona, y que se puede localizar casi en cualquier valle pirenaico. La buena cantidad de hábitat idóneo para ello con refugio y alimentación por doquier, y el que sea un animal que aunque tiene depredadores naturales, estos son muy escasos (prácticamente solo las grandes rapaces), hicieron que su expansión haya sido fácil y rápida. Hay datos de que llegó al Pirineo de Hueca a finales de la década de los 60, al Pirineo catalán hacia mediados de los 70, y al Pirineo navarro hacia mitad de los 80.

Su hábitat consiste en buenas praderas alpinas y subalpinas de zonas muy altas (alturas cercanas a los 3500 metros en los Alpes pero que raramente pasan de los 2500 en el Pirineo). Típicas zonas alpinas donde hay mucha roca y bloques desprendidos donde tiene buenos pastos para poder alimentarse, zonas abiertas con visibilidad para poder observar los diferentes peligros y suelo blando y suelto donde pueda excavar sus madrigueras.

Paisaje típico (11-8-2015)

Paisaje típico alpino donde podemos encontrar marmotas (11-8-2015)

Ya veis que el paisaje por si solo es espectacular, y aunque en muchas ocasiones parece que ahí arriba no hay vida, al final la insistencia suele tener premio, y siempre con una pizca de suerte (pero que hay que buscarla) se pueden hacer cosas bonitas.

Este animal es cuanto menos curioso, ya que a pesar de su forma tan tosca y de su torpeza, está adaptado perfectamente a vivir en unas condiciones tan extremas como son las de la alta montaña, así que si que podemos decir que sea un “último superviviente”, y no ese de la tele que no para de hacer “chorradas” y estupideces”. Altas temperaturas en verano, bajas en invierno, varios meses de nieve cubriendo todo, fuertes tormentas veraniegas, pendientes peligrosísimas, terrenos muy escarpados, zonas medio inaccesibles, depredadores tan potentes y efectivos como el búho, el águila real, el oso o el zorro hacen que la marmota sea un animal especial y que sea digno de alabar.

Marmota subida a una roca (9-8-2015)

Marmota subida a una roca (9-8-2015)

Es un animal bastante desconfiado, aunque bien es cierto que donde hay mucha presencia humana está más acostumbrada y no desconfía tanto. En zonas con mucha tradición montañera y mucha afluencia de gente, ya no identifica al ser humano como un peligro, a pesar de que si estará atenta a nuestros movimientos y no nos permitirá acercarnos demasiado.

Hay que decir que si despareció de nuestras cordilleras además de por posibles cambios en la meteorología, afectó que era un animal al que se le daba caza, tanto como para alimentarse (en tiempos más remotos), como para hacer cremas terapéuticas con su grasa, y esto la verdad que no se olvida tan fácil…

Marmota asomando (9-8-2015)

Marmota asomando (9-8-2015)

Por eso en muchas ocasiones la veremos, ella nos localizará y desaparecerá escondiéndose rápidamente, aunque seguramente si aguantamos unos minutos volverá a hacer aparición poco a poco y ganando en confianza, volviendo a asomar y a pastar tan tranquilamente.

Asomando poco a poco (12-8-2015)

Asomando poco a poco (12-8-2015)

Saliendo poco a poco de su madriguera (10-8-2015)

Saliendo poco a poco de su madriguera (10-8-2015)

Es un animal totalmente diurno, y acostumbrado a las personas como decimos, vigila los alrededores de donde se encuentra de forma erguida, como si de un “perrillo de las praderas” se tratase. Es una postura bastante característica, y en la que es fácil verla, ya que cuando está fuera de la madriguera o está comiendo tranquilamente, o vigilando que no haya peligros… Incluso muchas veces parece que se turnan entre marmotas diferentes para vigilar mientras unas comen y viceversa.

Marmota erguida vigilando (9-8-2015)

Marmota erguida vigilando (9-8-2015)

Vive en madrigueras, que más concretamente denominamos marmoteras. Ella misma las realiza escarbando, consistentes en una galería subterránea que contiene dentro cámaras y nidos que acomoda con diferentes hierbas, musgos, hojas… Normalmente en laderas soleadas orientadas hacia el sur y el oeste usando a veces grandes rocas o troncos derribados por facilidad para escarbar bajo ellos.

Marmotera (5-8-2015)

Marmotera (5-8-2015)

Muchas veces, estas marmoteras se pueden localizar desde lejos, ya que en la entrada las más nuevas suelen albergar montones de tierra y piedras sacadas del interior que deposita retirándolas poco a poco de la entrada. Además aprovecha en muchas ocasiones zonas de pendiente, donde por ello les es más fácil sacar la tierra y así evitar que se encharque y se inunde cuando haya fuertes lluvias.

Estas galerías, que pueden llegar a tener los 3 metros de profundidad y varios metros de largo le son muy útiles, ya que cuando se asustan o se sienten amenazadas corren a toda velocidad al interior para esconderse.

Varias marmoteras (10-8-2015)

Varias marmoteras (10-8-2015)

Muchas veces veremos individuos en la misma entrada tirados oteando y vigilando todo, por lo que también no será fácil observar zonas donde haya este tipo de moradas.

Marmota asomando en una marmotera (10-8-2015)

Marmota asomando en una marmotera (10-8-2015)

Marmotilla en la entrada de su guarida (10-8-2015)

Marmotilla en la entrada de su guarida (10-8-2015)

Para hacer estas galerías, compuestas por varios túneles y varias bocas diferentes, en ocasiones aprovecha zonas de rocas donde puede haber huecos medio naturales o árboles destoconados que creen agujeros, como ya he dicho, y en otras ocasiones, en vez de escavar usa fisuras en zonas muy rocosas, donde no necesita realizar apenas movimientos de tierra, pero lo verdad que esto es menos común.

Ladera ideal para marmotas (11-8-2015)

Ladera ideal para marmotas (11-8-2015)

En principio en estas madrigueras es un animal que vive en familias, donde conviven los progenitores y los descendientes de los dos o tres últimos años (pudiéndose llegar a juntar colonias de hasta 15 ejemplares).

Pareja de marmotas (12-8-2015)

Pareja de marmotas juntas en la misma zona (12-8-2015)

Son animales muy solidarios, y en ocasiones, mientras unos otean erguidos, otros comen tranquilos, ya que se alimentan en zonas abiertas y pueden tener diversos peligros que amenazan su vida, como por ejemplo las grandes rapaces, el águila real sobre todo, del que se conoce algún individuo especializado en cazar a estos simpáticos mamíferos.

Pareja de marmotas en una misma marmotera (10-8-2015)

Pareja de marmotas en una misma marmotera (10-8-2015)

A pesar de que tienen buenos tamaños, en ocasiones se trata de animales muy difíciles de ver…

¿Donde está? (9-8-2015)

¿Dónde está? (9-8-2015)

Incluso en ocasiones las piedras y sombras nos pueden crear malas jugadas, como por ejemplo la sombra que se ve en la foto siguiente, que en un principio pensé que podía ser una marmota tapada por la piedra, pero que tras unos pocos segundos ya me di cuenta de que no… Era una piedra que estaba jugando conmigo… jejejeje.

Sombra de roca con forma de marmota. Curiosa y engañosa... (12-8-2015)

Sombra de roca con forma de marmota. Curiosa y engañosa… (12-8-2015)

Y por cierto, volviendo a la foto de antes… habéis localizado a nuestra amiga la marmota? Aquí os dejo la solución, que seguro a más de uno le ha pasado desapercibida…

Difícil de verla (9-8-2015)

Difícil de verla (9-8-2015)

Si no es porque está entre hierbas altas es porque debido a su coloración se camufla entre las piedras a la perfección, ya que los grises y marrones de su pelaje mimetizan con el color de las piedras donde suele andar.

La que está al sol se ve fácil, pero la que está a la derecha a la sombra? (12-8-2015)

La que está a la izquierda se ve fácil, pero la que está a la derecha asomando es más complicada de ver (12-8-2015)

Muchas veces sabremos de su presencia además de por las características guaridas, por sus agudos, potentes, cortos y fuertes silbidos que emite para alarma de posibles peligros a otros congéneres de la especie.

marmota alerta mirando tras una roca (12-8-2015)

Marmota alerta mirando tras una roca (12-8-2015)

Son unos silbidos típicos de alta montaña, que cuando escuchemos por primera vez podremos confundir con algún tipo de pájaro, y que tras observar el lugar del que procede y localizar al animal nunca más olvidaremos y pasará a nuestra memoria, ya que es un “canto” característico al que no hay nada similar a esas alturas.

Marmota tranquila en un puen pastizal (10-8-2015)

Marmota tranquila en un buen pastizal (10-8-2015)

E incluso con suerte podremos verlas pelear, ya que son bastante territoriales. El macho dominante suele marcar su territorio golpeando con la cola en el suelo, además de marcar territorio con glándulas orales. Todo ello en cuanto quita la nieve, donde reconquista a la hembra para reproducirse.

Yo ya fui tarde y no vi este tipo de acciones, pero sí que observé como un ejemplar de buen tamaño expulsaba a otro supongo que de su territorio cuando este intentaba subir ladera arriba por un pedregal.

El lance duró muy poco y no hubo “enganchón”, ya que conforme una de las marmotas se lanzó a por la otra esta salió corriendo hacia abajo por donde había venido.

Se lanza a por ella (10-8-2015)

Se lanza a por ella (10-8-2015)

Marmota corriendo tras la otra mientras sale huyendo... (10-8-2015)

Marmota corriendo tras la otra mientras sale huyendo… (10-8-2015)

Aunque coroto en tiempo fue un momento emocionante (10-8-2015)

Aunque corto en tiempo fue un momento emocionante (10-8-2015)

Se alimenta de hierbas, brotes tiernos, matas, semillas, frutos, bayas, bulbos y raíces, gramíneas e incluso gusanos y coleópteros que busca en los prados en los que vive. Con ello consigue suficiente energía como para pasar el duro invierno en el interior de sus madrigueras.

Marmota comiendo (10-8-2015)

Marmota comiendo (10-8-2015)

Además, en estas zonas de montañosas a pesar de que la abundancia de especies no es muy grande, este animal es capaz de convivir con otra fauna típica de alta montaña.

Por un lado aves. En este apartado destacan las rupícolas como las chovas piquigualdas y piquirrojas, treparriscos, aviones, vencejos, colirrojos tizones o collalbas grises.

También otras más forestales y más de borde de bosque como acentores comunes, piquituertos, verderones serranos, mirlos capiblancos, bisbitas alpinos o urogallos. E incluso otras mucho más alpinas pero de pastizales como pueden ser las perdices nivales y pardillas, los acentores alpinos o los gorriones alpinos.

Grupo de chovas piquigualdas y piquirrojas y una cría de acentor común (9-8-2015)

Grupo de chovas piquigualdas y piquirrojas y una cría de acentor común (9-8-2015)

También tienen su protagonismo las rapaces como son los alimoches, buitres, quebrantahuesos y los siempre presentes cernícalos, ante los cuales las marmotas chillaban supongo que para avisar de su presencia a los demás compañeros a pesar de que dudo de que un cernícalo suponga un fuerte peligro para el animal. Igual para las crías que son chiquitillas…

Cernícalo (10-8-2015)

Cernícalo (10-8-2015)

Y no faltan los cuervos y cornejas típicas y las aves relacionadas con el medio acuático en regatas, como las lavanderas o el mirlo acuático.

Por otro lado están los siempre más difíciles de ver mamíferos, como los zorros, los sarrios, los armiños, las comadrejas, las martas y garduñas, y el gran y siempre espectacular y omnipresente oso pardo.

Sarrios en una ladera (10-8-2015)

Sarrios en una ladera (10-8-2015)

Mis días de visita han coincidido con la época en la que las crías ya están saliendo de la madriguera y comienzan a explorar el territorio. Son curiosas y pequeñas, del tamaño de una ardilla, y asustadizas se movían a toda velocidad entre las hierbas.

Marmota pequeñaja nacida en 2015 (10-8-2015)

Marmota pequeñaja nacida en 2015 (10-8-2015)

Se quedaban a cobijo bajo piedras o asomaban la cabecita entre las hierbas para ver que sucedía a su alrededor, y la verdad aunque esquivas, parecía que tenían menos miedo que los adultos y andaban curioseando un poco más todo.

Cría bajo la sombra de una roca (10-8-2015)

Una cría bajo la sombra de una roca (10-8-2015)

Asomando la cabezilla entre las hierbas (10-8-2015)

Asomando la cabecilla entre las hierbas (10-8-2015)

Además ya tienen cierto tamaño y comienzan a juguetear y pelearse entre ellas, y de hecho tuve unos momentos muy divertidos en los que se enfrentaban un par de ejemplares, que a pesar de que duraron escasos segundos fueron momentos intensos e interesantes que nunca antes había conseguido vivir.

Peleándose (10-8-2015)

Peleándose (10-8-2015)

Forcejeando (10-8-2015)

Forcejeando (10-8-2015)

Los enfrentamientos comenzaban con acercamiento de un ejemplar a otro y cuando estaban ya juntos ambos se erguían sobre sus patas traseras y se enganchaban con las manos empujándose y mostrándose los dientes, para acabar con uno de los dos animales abandonando la zona mientras el otro (el supuesto vencedor) le mostraba de nuevo la dentadura y le medio seguía unos metros.

Acercamiento y primera enganchada entre dos jovencillos (10-8-2015)

Acercamiento y primera enganchada entre dos jovencillos (10-8-2015)

Momento en el que se enganchan ambas marmotas y se ponen a dos patas (10-8-2015)

Momento en el que se enganchan ambas marmotas y se ponen a dos patas (10-8-2015)

¿Quien ganará? (10-8-2015)

¿Quién ganará? (10-8-2015)

Parece que el ganador del juego-combate se va aclarando... (10-8-2015)

Parece que el ganador del juego-combate se va aclarando… (10-8-2015)

Y tras enseñar la dentadura, una de las marmotas parec que decide abandonar el lugar... (10-8-2015)

Y tras enseñar la dentadura, una de las marmotas parece que decide abandonar el lugar… (10-8-2015)

Y tras este buen combate, continuaremos con la biología del animalillo un poquito más. La época de celo es hacia abril y mayo (dependiendo de la dureza del invierno y de la cantidad de nieve que quede), y en ella el macho marca el territorio, conquista y fecunda a la hembra, de la que tras 35-40 días de gestación saldrán unas pequeñas marmotillas  (entre 4 y 6 aproximadamente) que nacen hacia junio y no salen de la madrigueras hasta las 4 o 5 semanas de nacer, destetándose a los 40 días pero permaneciendo con los adultos durante un par de años, e incluso siendo calentados por sus padres en la primera hibernación.

A pesar de que a los dos años alcanzan la madurez sexual y en general abandonan a sus progenitores, no suelen reproducirse hasta los 3 o 4 años de edad, así que por lo que veis, es un animal que tarde en tener descendencia, y más teniendo en cuenta que su esperanza de vida es de 6-7 años aproximadamente.

Marmota de buen tamaño (12-8-2015)

Marmota de buen tamaño (12-8-2015)

De esta forma, convive en colonias de varios ejemplares (más de 15 en ocasiones), y pueden formar también colonias más grandes compuestas por varias familias en una misma zona, llegando a localizarse lugares en los que las marmotas se ven muy fácil por llegar a haber hasta un centenar de ellas, aunque esto es muy poco habitual.

Como característica muy importante del animal, el invierno lo pasa escondido en las galerías que realiza (galerías más complejas que las que usa en verano), y allí tapando la entrada con tierra permanece escondida, acurrucada y calentita mientras en el exterior se acumulan metros y metros de nieve.

Esta hibernación puede llegar a durar hasta 6 meses, dependiendo de la dureza del invierno, y si este es muy duro, muchos ejemplares a pesar de estar bien resguardados no lo llegan a superar. Para ello reducen su ritmo biológico reduciendo el número de latidos y respiraciones por minuto y su temperatura corporal (de 37ºC a 5ºC). En esta fase de su vida que va de octubre-noviembre a abril-mayo, los ejemplares se dan calor mutuamente (padres y crías de dos y de un año), ya que solo los padres sería imposible mantener a las crías más pequeñas con su calor.

Con algún estudio que se ha realizado con “chips”, se ha descubierto, que esta hibernación es rota cada 15 días más o menos para que las marmotas vayan a orinar a una cámara colateral existente en la marmotera y a la que acuden una tras otra tras subir de nuevo momentáneamente la temperatura corporal a la temperatura normal, y tras lo cual vuelven a juntarse todas para volver a entrar en letargo.

Para sobrevivir esta larga, dura y fría época, los animales adquieren grasas durante el otoño por medio de la alimentación y se hinchan a comer para coger más reservas. Además, los adultos poseen unos sensores en su piel que detectan la diferencia de temperaturas, y ello ayuda a que cuando sea necesario son capaces de emitir mayor temperatura corporal en favor de sus crías.

Algo todo ello muy interesante y que supone una increíble adaptación a las condiciones tan extremas de frio y de nieve que reinan en los meses invernales en estas zonas de alta montaña, y que permiten sin duda alguna la supervivencia de toda la familia, de los cuales algunos ejemplares llegan a perder el 40% de su peso y masa corporal.

Marmota ya con buen tamaño (10-8-2015)

Marmota ya con buen tamaño (10-8-2015)

Y hablando de la hibernación, no podemos de dejar de hablar del “Día de la marmota”, costumbre y tradición de la que seguro habéis escuchado hablar alguna vez y que está relacionada con todo esto.

El “Día de la marmota” es una tradición muy curiosa de algo más de un siglo de antigüedad que se realiza en muchas poblaciones de Estados Unidos y Canadá, en la que cada día 2 de febrero se intenta adivinar la duración del invierno por el comportamiento de uno de estos simpáticos animales.

Según la creencia popular, si la marmota sale de su madriguera y no ve su sombra (por ser un día nublado) dejará la madriguera, lo cual significa que el invierno terminará pronto y comenzará la primavera. Si por el contrario, por ser un día soleado, la marmota ve su sombra y se mete de nuevo en su marmotera, significa que el invierno durará seis semanas más.

Como supondréis, este método a pesar de que tiene muy fuertes defensores, no tiene ninguna validez científica… La marmota sale de la madriguera porque tiene que salir, y la explicación que se da es muy fácil.

Como bien dice Stam Zervanos, profesor de biología de la Universidad Estatal de Pensilvania Berks, “en esta época del año, los machos salen de sus madrigueras para iniciar la búsqueda de las hembras. Las hembras acostumbran a salir una semana más tarde y se quedan por los alrededores, de forma que los machos pueden situar dónde se encuentran. Después, ambos sexos regresan a sus madrigueras para seguir hibernando un poco más. En marzo ya se deciden a abandonar sus nidos, se encuentran y se produce el apareamiento. El haber salido antes para localizar a las hembras permite que los encuentros sean más rápidos”.

Pareja de marmotillas, ambas erguidas (10-8-2015)

Pareja de marmotillas, ambas erguidas al lado de su marmotera (10-8-2015)

Para este ritual, las marmotas que se usan son muy concretas, e incluso están bautizadas y son famosas. A día de hoy, la más famosa es “Phil”, una marmota que vive una vida excepcional y diferente a las de todos los ejemplares de su especie, ya que mora en la plaza Barclay en el centro de Punxsutawney junto a su pareja en una madriguera con temperatura controlada, siendo una atracción turística y un reclamo de la ciudad.

Marmota comiendo hierbas, algo que si que hace de verdad, no como la previsión del tiempo... jejejeje (11-8-2015) (11-8-2015)

Marmota comiendo hierbas, algo que si que hace de verdad, no como la previsión del tiempo… jejejeje (11-8-2015)

Podemos decir que es un animal poco ágil, que se desplaza a saltos y camina con las patas separadas como balanceando su cuerpo y la cola de arriba a abajo.

Movimientos muy similares a los de una ardilla pero mucho más lentos, que en parte me recuerdan también a los del tejón por el tamaño del animal, aunque los movimientos de este último siguen siendo mucho más rápidos también.

Marmota de tonos muy rojizos corriendo ladera hacia arriba (10-8-2015)

Marmota de tonos muy rojizos corriendo ladera hacia arriba (10-8-2015)

Marmotilla corriendo (10-8-2015)

Marmotilla corriendo (10-8-2015)

Son muy graciosas cuando corren, ya que arquean el cuerpo y tras correr unos metros paran enseguida para volver a mirar si el peligro ha pasado (y supongo que también por cansancio, ya que no parece un animal muy resistente) y si ven algo raro continúan su carrera hasta llegar a una de esas entradas a las guaridas que tienen, donde se sienten protegidas y a resguardo.

Marmotilla corriendo (10-8-2015)

Marmota corriendo (10-8-2015)

Como ya he dicho es un animal totalmente diurno, aprovechando las horas de sol desde el amanecer hasta el atardecer, y al contrario que otros mamíferos o que son nocturnos o que en horas de sol y calor máximo buscan la sombra, este animal es muy curioso, ya que le gusta “tomar el sol” y para ello se tumba en lo alto de rocas o incluso en la hierba, con las manos hacia adelante y echando las patas hacia atrás, como si de una jubilada en las playas de Salou se tratase… jajajajaja.

Marmotas tumbadas en piedras (10-8-2015)

Marmotas tumbadas en piedras (10-8-2015)

De esta forma adquieren posturas curiosas a la vez que divertidas, ya que parece que están vagueando, como cuando algunos nos tiramos en el sofá después de comer…

Ejemplar tumbado en la roca (12-8-2015)

Ejemplar tumbado en la roca (12-8-2015)

Admirable por su biología y forma de vida en la alta montaña ya descrita, a pesar de su vagancia no descuida su higiene personal…

Lamíendose (12-8-2015)

Marmota lamiéndose sentada sobre una roca (12-8-2015)

Y no tiene problema en rascarse cuando hace falta, de forma muy graciosa con los pies aún estando sentada en una incómoda roca, como hizo este ejemplar navarrico, mucho más simpático y entretenido que los ejemplares maños y franceses vistos durante todos estos días.

Lamíendose y rascándose (12-8-2015)

Lamiéndose y rascándose (12-8-2015)

En curiosa postura sentada, a pesar de parecer un animal grueso y capaz de poco movimiento tenía flexibilidad suficiente para poder aliviarse el picor de la forma más curiosa… jejejejeje. A ver quién me niega que sea un animal adorable!!!!

Rascándose el cuello con el pie (12-8-2015)

Rascándose el cuello con el pie (12-8-2015)

Así que ya veis que la marmota es un animal bien interesante y del que tenemos mucho por aprender… Graciosa, divertida a la vez que social e inteligente, lo que hace que los minutos y horas observándola se pasen en un plis-plas como si el reloj corriese a toda velocidad.

Un animal sin duda alguna fascinante, que nunca me cansaré de observar y al que aún me quedan muchas excursiones y visitas que hacerle, que el Pirineo tiene rincones increíbles que con la presencia de este mamífero se convierten en mágicos. Espero que os haya gustado la entrada, las fotos y que hayáis aprendido cosas nuevas sobre este animal, y como dicen los americanos… “¡¡¡Feliz día de la marmota!!!”

Marmota en una roca (10-8-2015)

Marmota en una roca (10-8-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “Marmoteando” por el Pirineo

  1. “Mas vale ver el lobo entre las ovejas que el sol el día candelas” (2 de febrero) Costumbres de la relación entre la aparición del sol ese día y la duración del invierno son tradiciones en muchas zonas donde las marmotas no viven.
    Pero no deja de ser una entrada flipante.
    Muchas gracias Danieltxo!!
    ODLV

  2. xilguerin dijo:

    Gracias,fantastico!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s