De marinas y acuáticas por Txingudi

Hace un par de semanas hice una visita a Txingudi para ver como andaba en tema de anátidas, limícolas y aves marinas (17-9-2015). Para ello aproveché un temporal que había en el oeste de la costa cantábrica y zona gallega para ver si venía alguna “rareza”, pero la verdad que aunque había buena variedad, estaba todo bastante parado.

Aquello como he dicho varias veces, nunca defrauda, y da para pasar unas horas mucho más que entretenidas. Además hay un interesante Centro de interpretación con exposiciones y diferentes mapas y folletos de “como” visitar la zona.

Por todo ello y porque ya he hablado de la zona en otras ocasiones, no voy a entrar mucho en describir este escenario e iré más directo a las observaciones que pude realizar durante mi visita.

Aún es un poco pronto para ver aves invernantes y “cosas raras” o poco habituales, pero a pesar de ello, aunque muchas en número pequeño, la variedad durante mi excursión fue bastante amplia.

Variedad de limícolas (17-9-2015)

Variedad de limícolas; correlimos, chorlitejo, zarapito… (17-9-2015)

Variedad de limícolas (17-9-2015)

Variedad de limícolas junto a un par de fochas (17-9-2015)

Conforme se deja el coche en el parking y se entra al Parque de Plaiaundi, hay un par de balsas de agua dulce, que son los mejores lugares para las anátidas. En esta zona nada más llegar me encontré varios coipús, que nadaban y estaban comiendo en la hierba a sus anchas.

Coipú nadando (17-9-2015)

Coipú nadando (17-9-2015)

El coipú (una especie como de rata gigante) como ya he hablado alguna otra vez es una especie exótica invasora que ha llegó a la Península hace pocos años desde Francia, de sueltas y escapes de granjas peleteras donde se criaban.

Poco a poco se ha ido extendiendo, y a conquistado la zona norte de España, con sobre todo poblaciones en País Vasco y Navarra, y creo que también en Cataluña. No sé si se elimina o no en las diferentes comunidades o si se ha dado la guerra con esta especie por perdida, pero allí estos animales andan muy tranquilos a escasos metros de la gente y sin apenas inmutarse.

A mi llegada, y con solo los primeros rayos de sol y escasa luz, parecía que algún ejemplar se acababa de despertar, ya que no paraba de frotarse la cara y los ojos como si se estuviese despejando…

Frotándose los ojos (17-9-2015)

Frotándose los ojos (17-9-2015)

Y allí estaba tan tranquilo ante la atenta mirada de los allí presentes, teniéndonos totalmente localizados y sin preocuparle absolutamente nada nuestra presencia.

A dos patas (17-9-2015)

A dos patas (17-9-2015)

Muy simpático, de aspecto curioso para unos y “asqueroso” para otros (por similitud con un roedor) parece que ya forman parte de la fauna local de Txingudi y que siempre están asentados en la misma zona (yo siempre les he visto en estas balsas de agua dulce de la entrada)…

Rascándose (17-9-2015)

Coipú rascándose (17-9-2015)

Eso sí, de la misma forma que aparecían, poco a poco se metían en el agua y desaparecían nadando tranquilamente, sin prisa (pero sin pausa) a meterse entre carrizos y vegetación palustre.

Entrando en el agua (17-9-2015)

Entrando en el agua (17-9-2015)

Pero bueno, no todo va a ser noticias malas de fauna exótica que nunca hubiera debido aparecer aquí, si no que hay muchas otras especies que alegran el día y que hacen que aquella zona costera siempre sea digna de visitar.

A pesar del fuerte movimiento que hay allí, parece que las aves se sienten seguras, y al ser muchas bastante confiadas, en ocasiones son muy fotogénicas y se dejan fotografiar con cierta facilidad.

Y digo fuerte movimiento, porque a escasos metros hay un aeropuerto… Imaginaros el “meneo” de aviones el ruido que hace al aterrizar y despegar! Pero bueno, parece que nuestros amigos alados se han acostumbrado y les da un poco igual.

Avión aterrizando (17-9-2015)

Avión aterrizando ante la presencia de cormoranes en sus oteaderos (17-9-2015)

Y de hecho, si no son aviones los que pasan, son un buen conjunto de gente los que van allí a pasar el día. En primer lugar porque hay un paseo muy bien marcado e ideal para pasear, tanto solo, como acompañado, o con perros, como hay muchos casos… Y el que no va andando va corriendo, ya que hay muchos “runners” (que cada vez está más de moda) que utilizan la zona para hacer buenas kilometradas.

Y no solo eso, sino que encima, en medio del Parque, hay una pista de atletismo con campo de rugby, así que si no es en los caminos, en las instalaciones deportivas casi siempre hay alguno haciendo algo de deporte. Creo que hay algún proyecto para eliminarla, ya que algo he oído alguna vez, pero no sé muy bien de que va el tema…

Pero bueno, a pesar de ello, mi sorpresa fue en esta ocasión que esta pista viene bien a muchas aves… Estando yo allí decenas de gaviotas reidoras, estorninos negros y de lavanderas blancas caminaban por la verde hierba del césped para alimentarse supongo que de gusanos y de insectos varios.

Gaviotas en la pista de atletismo (17-9-2015)

Gaviotas en la pista de atletismo (17-9-2015)

Y siguiendo el camino, Txingudi nunca defrauda en cuanto a grandes aves que son bastante fáciles de observar e identificar (en cuanto a ves en general tampoco).

Por un lado están las ya conocidas garzas reales, que se ven pescando en las orillas del agua o en grupos de varios ejemplares descansando entre carrizos, y por otro, bastante abundantes allí son las garcetas comunes, de menor tamaño y blancas como la nieve presentan fuerte actividad pescando en las orillas siguiendo el ritmo de las mareas.

Garceta aterrizando (17-9-2015)

Garceta aterrizando (17-9-2015)

Igualmente están presentes las garcillas bueyeras, pero que aunque permanecen allí a la noche, durante la mañana suelen abandonar el lugar para ir a alimentarse y pasar el día a zonas cercanas volviendo al oscurecer.

De todas formas, si aparecemos por allí con las primeras luces como me suele gustar a mí, se pueden ver todavía ejemplares en sus dormideros que aún no han echado a volar.

Dormido de garciyas bueyeras (17-9-2015)

Dormido de garcillas bueyeras (17-9-2015)

Igualmente de buen tamaño (pero no de la misma familia), no faltaron los típicos cisnes que viven y crían en el lugar. Creo que hay una pareja que todos los años saca su pollada para adelante (pero tampoco lo sé seguro), y que de normal se ven también en las balsas de agua dulce de la entrada.

Cisne (17-9-2015)

Cisne (17-9-2015)

A pesar de que casi siempre permanecen allí, de vez en cuando vuelan por la zona cambiando de ubicación, con un ensordecedor sonido del aleteo de las alas que llama muchísimo la atención y que es digno de escuchar.

En esta ocasión, unos cuantos crearon una formación curiosa… ¿no os recuerdan a un puñado de palomitas de maíz? Jajajajajajaja! Allí permanecían tan tranquilos, con el cuello encogido y la cabeza metida en el plumaje de sus cuerpos mientras se protegían de los pequeños chubascos que de vez en cuando hacían aparición.

Cisnes en formación de palomitas de maíz (17-9-2015)

Cisnes en formación de palomitas de maíz (17-9-2015)

De buen tamaño también, buen número de cormoranes, que por momentos dominaban todos los postes del lugar en la zona donde la marea sube y baja el nivel del agua. Allí se apañan para secarse y comer pescados cuando los capturan. Además descansan y permanecen durante minutos e incluso horas quietos como si el reloj no corriese.

Cormorán en vuelo (17-9-2015)

Cormorán en vuelo (17-9-2015)

Alguno parecía que se animaba y se lanzaba a tocar la guitarra, eso sí, sin guitarra… jejejejejejeje. Se rascaban con la pata el cuello de una manera curiosa y graciosa, lo que se merecía una buena tirada de fotos…

Cormorán tocando la guitarra (17-9-2015)

Cormorán tocando la guitarra (17-9-2015)

En muchas ocasiones, estas aves grandes, que en pocos días harán aparición por Pamplona, se mezclaban con las gaviotas, aunque eso sí, manteniendo siempre las distancias.

Aunque en invierno suele haber buena variedad de estas especies marinas, todavía es pronto y aún son bastante escasas, con presencia solo por el momento de un par de especies “gaviotiles”.

Cormorán y gaviotas mezclados (17-9-2015)

Cormorán y gaviotas mezclados (17-9-2015)

En su mayoría gaviotas reidoras, aunque también se observaban gaviotas patiamarillas. En pocos días aparecerán gaviotas sombrías, cabecinegras, gaviones y por que no, especies más raras de las zonas más norteñas de Europa, pero de momento nos tenemos que conformar con estas dos especies.

Reidora nadando (17-9-2015)

Reidora nadando (17-9-2015)

Además de estas ya citadas, como es lógico no faltan por allí las aves más comunes de nuestra avifauna. Los típicos mirlos, petirrojos, verdecillos y muy comunes mosquiteros me acompañaron durante mis paseos por la zona en sus diferentes caminos y recorridos.

En paso buena cantidad también de papamoscas cerrojillos y de aviones comunes y golondrinas revoloteando por los cielos, que ya llevan unos días abandonando nuestras tierras para pasar el invierno en zonas más cálidas.

Uno de mis objetivos en este viaje era poder ver el águila pescadora que ya llevaba unos días por la zona asentada, y aunque se hizo de rogar, la pescadora cayó.

Estaba muy lejos, pero a pesar de ello con el telescopio se veía a la perfección.

Gaviota por el teles (17-9-2015)

Gaviota por el “teles” (17-9-2015)

De repente, uno de los pajareros que allí estábamos se percató de que estaba posada en uno de los postes, y que ninguno antes habíamos conseguido ver. En algún descuido apareció y se posó pasando totalmente desapercibida, a pesar de que ese poste en el que se posa, el más lejano que hay desde la zona de observación, parece que es su poste favorito.

Tan tranquila en su poste (17-9-2015)

Tan tranquila en su poste (17-9-2015)

Y no estaba sola, si no que tenía de acompañante un grandísimo pescado entre sus garras que al parecer acababa de pescar hacia bien poquito.

Por la lejanía, tuve que tirar de “digiscoping” para fotografiarla y de telescopio para observarla. La verdad que es un lujo tener a este águila tan cerca. Se trata de una rapaz diferente a todas las demás, y aunque en esta ocasión ya apareció con su comida sobre el poste, he tenido la suerte de verla pescar en varias ocasiones y la verdad que es impresionante… Un espectáculo digno de observar.

"Digiscoping" de la pescadora (17-9-2015)

“Digiscoping” de la pescadora (17-9-2015)

Con suma tranquilidad allí dedicaba los minutos a digerir poco a poco el buen pescado que ella misma había capturado y que con su pico y agarrado por las patas poco a poco iba desgarrando y tragando.

Comiendo (17-9-2015)

Comiendo (17-9-2015)

De vez en cuando levantaba su cabeza y prestaba atención a lo que ocurría a su alrededor… Vuelos de gaviotas, vuelos de garzas, de cormoranes… paso de limícolas a ras del agua, piragüistas que se acercaban…

Con el pez en las garras (17-9-2015)

Con el pez en las garras (17-9-2015)

Pero siempre mostrando mucha calma y tranquilidad y sin apenas inmutarse, a pesar de que de vez en cuando, una vez ya comido el pescado, por supuesto, saltaba del poste y realizaba alguna pasada por el agua para acabar posándose de nuevo.

Pescadora en vuelo (17-9-2015)

Pescadora en vuelo (17-9-2015)

Y aunque cambió de ubicación, enseguida volvió al mismo poste, poste que tiene como suyo y que es el que más suele frecuentar. Por un momento se acercó entre la lluvia a un árbol seco al lado de la valla del aeropuerto, pero duró poco allí…

Volvió a la lejanía y allí se quedó hasta ya bien entrada la tarde, momento en el que abandoné el lugar con el águila allí posada sin mucha intención de volar.

Pescadora posada en una rama (17-9-2015)

Pescadora posada en una rama (17-9-2015)

Y aunque esta especie es la “jefa” de allí y la reina de las rapaces del lugar, y es una zona algo pobre y escasa en rapaces y aves de presa, no faltaron otras especies. Muy buena y espectacular fue la aparición de un halcón peregrino.

Se trataba de un ejemplar joven que vi en un par de ocasiones y que en una de ellas se lanzó insistentemente a una corneja realizando unos espectaculares picados que acabaron con el vuelo y la desaparición del pequeño córvido del lugar.

Halcón peregrino atacando a corneja (17-9-2015)

Halcón peregrino atacando a corneja (17-9-2015)

Y como rapaz destacar también la presencia de un alcotán, y entre córvidos las comunes y famosas en cualquier lugar picarazas.

Además, no faltaron las típicas palomas, y entre lavanderas cascadeñas siempre cercanas al agua,  buena variedad de limícolas pero con pocos ejemplares de las diferentes especies…

Para empezar y siendo seguramente los más abundantes y fáciles de ver, un buen montón de archibebes comunes y archibebes claros. Los claros son blancos y pardos con zonas blancas y pico y patas grises, mientas que los comunes son mucho más pardos y con patas y pico de un naranja muy llamativo.

Archibebe claro (17-9-2015)

Archibebe claro (17-9-2015)

Destacar la presencia de un archibebe oscuro, muy parecido al archibebe común, pero como su nombre indica de tonos mucho más oscuros. Una buena alegría, ya que a pesar de que se puede llegar a ver por allí, no es de las especies más habituales de la zona.

Archibebe oscuro (17-9-2015)

Archibebe oscuro (17-9-2015)

Las limícolas, son una familia de aves que se alimenta entre el barro (en los limos), sondeando con su pico la tierra y buscando diferentes insectos, arañas, gusanos u otros “bichos” en general.

Por ello aprovechan las subidas y bajadas de marea, ya que allí es algo a tener en cuenta para poder tener a estos animales más o menos cerca, ya que la zona afectada es rica en este tipo de aves, y caminan por ella con frecuencia en busca de alimento y siendo bastante confiadas, por lo que observándolas desde la zona habilitada para andar se puede disfrutar de ellas a la perfección.

Pero para ello hay que estar muy atentos y con los ojos bien abiertos, ya que casi todas las aves de esta familia son en general de tonos pardos y se camuflaban y se disimulan en el medio a la perfección, como el caso de los vuelvepiedras.

Vuelvepiedras (17-9-2015)

Vuelvepiedras (17-9-2015)

Otras son más grandes, pero a pesar de ello también son discretas y pasaban bastante desapercibidos, como los zarapitos, de los que había tanto zarapitos reales como trinadores; dos especies diferentes.

Zarapito real (17-9-2015)

Zarapito real (17-9-2015)

Zarapito trinador (17-9-2015)

Zarapito trinador (17-9-2015)

Aunque en un principio parezcan el mismo animal, se trata de dos especies diferentes que se pueden diferenciar con cierta facilidad.

En primer lugar, el zarapito real es más grande y posee el pico más largo que el trinador. y en segundo lugar, el zarapito trinador tiene unas especies de crestas oscuras en la cabeza y ceja en el ojo marcada de las que carece el zarapito real. A buena distancia o con buena óptica se ve bastante bien la diferencia, aunque al principio puede costar…

Zarapitos (17-9-2015)

Zarapitos; trinador a la izquierda y real a la derecha (17-9-2015)

Ambas especies son de pico largo, y con él se ayudaban para rebuscar en los limos que el movimiento de la marea había dejado blando, diferentes especies con las que alimentarse.

Zarapito trinador enredando (17-9-2015)

Zarapito “enredando” en el suelo y buscando comida (17-9-2015)

Con las especies grandes, aunque se parezcan al hábitat en sus colores y haya cierto mimetismo, por el tamaño podemos tener cierta facilidad para dar con ellas, pero con las pequeñas todo esto se complica…

Es el caso de los correlimos comunes y de los chorlitejos grandes, mucho más pequeños que las anteriores y también de colores pardos que pasan desapercibidos entre las piedras, las tierras y los barros.

Correlimos y chorlitejos (17-9-2015)

Correlimos y chorlitejos (17-9-2015)

En ocasiones facilitaba ver que las aves se movían volando a ras de agua, acabando siempre posándose en el suelo para picotear entre los limos, aunque en ocasiones muy lejanas había que tirar de telescopio para observarlas.

Acabar este gremio de limícolas con la destacada presencia de una aguja colinegra, un combatiente y de un correlimos gordo; solo un ejemplar de cada especie, que seguro que en próximos días (más invernales) serán mucho más numerosos.

Pareja de limícolas (17-9-2015)

Pareja de limícolas; archibebe común (a la izquierda) y correlimos gordo (17-9-2015)

Muy interesante la presencia de varios charranes patinegros y de un fumarel (que no llegué a fotografiar y que algún día antes había posado a placer para todo el mundo).

Cgrupillos de charranes (17-9-2015)

Grupillos de charranes (17-9-2015)

Hasta media docena de charranes se pudieron contar, de los que algunos eran jovenzuelos del año y piando continuamente iban tras los pasos y vuelos de los padres.

Además, uno de ellos protagonizó una escena curiosa. Permanecía posado muy tranquilo en un poste; el más cercano a el camino que recorre el Parque. Allí estábamos varios observadores mirándolo y fotografiándolo mientras los demás postes eran dominados o por gaviotas o por cormoranes.

Posado en el poste (17-9-2015)

Posado en el poste (17-9-2015)

En esta larga estancia en la que el charrán permanecía tranquilo y de vez en cuando se rascaba y estiraba sus alas y plumaje, varias gaviotas intentaron echarlo, pero la pequeña ave marina que tenía el sitio ya cogido levantaba el pico de forma amenazante y ninguna lo consiguió.

Gaviota a echarle (17-9-2015)

Gaviota a echarle (17-9-2015)

Por mucho que lo intentaron, y a pesar de mayor tamaño de las gaviotas, no lograron echar al animal de su oteadero.

Otras gaviota a por el charrán (17-9-2015)

Otra gaviota a por el charrán (17-9-2015)

Supongo que el apuntado, largo y afilado pico echaría para atrás a pesar del tamaño mayor de la “acosadora”… Eso es un arpón en toda regla, y las gaviotas no querían jugarse el pescuezo para posarse allí; ya tendrían otros sitios con menos riesgos, así que ya veis… el tamaño no importa… jejejejejejejejeje.

Acoso (17-9-2015)

Acoso (17-9-2015)

Además, tuve la oportunidad de ver a algunos de estos charranes pescar… Un espectáculo verles tirarse en picado.

Se preparaban y se cernían a cierta altura por encima de la superficie del agua, y de repente, sin previo aviso, se tiraban en picado al agua con la cabeza por delante y las alas medio abiertas.

Preparado para pescar (17-9-2015)

Preparado para pescar (17-9-2015)

Así que como si de torpedos se tratase, en un momento, zas!!! Al agua, donde se sumergía por completo y supongo que con su pico intentaba capturar algún pez que previamente había visto desde el aire.

Unos lances a buena velocidad medio imposibles de fotografiar, por lo menos para mí… jejejeje.

Charrán pescadndo (17-9-2015)

Charrán pescando en tres pasos (17-9-2015)

Tras sumergirse, enseguida salían del agua y levantaban el vuelo, casi siempre sin presa, por lo menos en el tiempo en el que yo estuve por allí. Espero que en otras ocasiones tengan más efectividad, si no está el tema complicado…

Volando (17-9-2015)

Volando (17-9-2015)

Y aunque no las he nombrado aún, en Txingudi hay un buen listado de aves relacionadas con el agua que son comunes y fácil de observar y fotografiar, sobre todo en las balsas de agua dulce que se encuentran a la entrada. En las zonas de agua salada, y desembocadura del río ya son más protagonistas las gaviotas, las garcetas ya citadas, los cormoranes y sobre todo las limícolas.

Por ello, no faltaron tampoco el buen carro de anátidas, pollas de agua, fochas y zampullines chicos.

Focha (17-9-2015)

Focha (17-9-2015)

Entre patos solo tres de momento las especies observadas; ánades friso, azulones y alguna que otra cerceta común. Pronto llegarán los cucharas, algún rabudo y más cantidad de cercetas, con silbones y otras especies menos comunes pero que también suelen hacer aparición en Txingudi.

Frisos (17-9-2015)

Frisos (17-9-2015)

Polla de agua (17-9-2015)

Polla de agua (17-9-2015)

A pesar de que en general es zona abierta, no faltan las zonas de vegetación más espesa, donde entre matorrales se escuchaban cantos de ruiseñores bastardos, currucas zarceras y de chochines.

Además, muy escurridiza y difícil de ver siempre estaba presente la agachadiza común, de las que observe por lo menos un par de ejemplares volando sobre el nivel del agua, y muy buena presencia de martín pescador. Ave muy alborotadora y fácil de localizar por su común chillido, y que en ningún momento se posó cerca, pero que si que tuve la suerte de ver en diferentes zonas y en muchas ocasiones.

Martín pescador (17-9-2015)

Martín pescador (17-9-2015)

Así que eso es todo. Ya veis, como he dicho al principio, puede haber más o menos aves, pero la verdad que Txingudi nunca defrauda y es el sitio ideal para ver aves, sobre todo limícolas y marinas cerca de casa (yo vivo en Pamplona y hay una hora escasa), además de la preciosa pescadora o buenas sorpresa que aunque esta vez no se dejaron ver, suelen llegar con buena frecuencia, sobre todo cuando temporales están próximos y en el norte de Europa el viento está ajetreado, vienen a esta zona que está más tranquila en busca de refugio… Así que en honor a estas especies que próximamente llegarán, diremos que “gaviota que busca madriguera, anuncia tempestad de esta manera”.

Con medio pez comido (17-9-2015)

Con medio pez comido (17-9-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De marinas y acuáticas por Txingudi

  1. jonacua dijo:

    felicidades un blog muy currado :D!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s