Mar adentro I; Bermeo

Durante este año he realizado un par de salidas pelágicas; es decir, salidas por el mar en barco para disfrutar de aves marinas e intentar ver cetáceos. Así que en los próximos días trataré dos entradas con este tipo de fauna, muy poco habitual para mí, pero que por sus características y forma de vida son especiales y muy curiosas.

Estas salidas las realizo una o dos veces al año, por lo que es algo inhabitual y que siempre se espera con ganas, como esta primera en la que salía desde la costa vasca.

Mi primera salida fue desde Bermeo (18-10-2015) con los amigos de SEO Betsaide. La semana había sido muy mala, y los pronósticos aún habían sido peores, pero a pesar de todo hubo un cambio de última hora en la previsión que nos dejaba una buena “ventana” con buen tiempo que parecía nos iba a dejar disfrutar a tope de esta fauna tan característica y peculiar.

De esta forma a las 9 embarcábamos en el “Hegaluze”, barco del que disfruto por segunda vez y en el que íbamos a pasar muy buenos momentos a lo largo del día cerca de una cincuentena de personas.

"Hegaluze", barco de la visita marina (18-10-2015)

“Hegaluze”, barco de la visita marina (18-10-2015)

Con “biodramina” en el cuerpo para el mareo (por si acaso), así comenzaba una nueva aventura en la que el mar y el agua iban a ser el único paisaje a disfrutar.

Rayos de sol entre las nubes (18-10-2015)

Rayos de sol entre las nubes (18-10-2015)

A pesar de que empezaba el día nublado, poco a poco despejaba, y al poco de salir ya se comenzaban a ver las primeras aves. Cormoranes grandes y un halcón peregrino eran de las primeras especies en avistar.

Las típicas gaviotas seguían el barco por momentos, y en otros se alejaban, viendo buenos grupos de varios individuos mientras poco a poco nos dirigíamos mar adentro en dirección norte hacia diferentes cañones y precipicios marinos, donde se encuentran buenas densidades tanto de cetáceos, como de aves marinas.

Plataforma petrolífera en medio del mar (18-10-2015)

Plataforma petrolífera en medio del mar (18-10-2015)

La verdad que es complicada la observación de aves desde un barco. En primer lugar porque hay mucho territorio que otear; en segundo lugar porque muchas de las aves marinas son muy pequeñas; en tercer lugar, porque si las olas son grandes y las aves vuelan a ras de agua, en muchas ocasiones ni se les ve, y en cuarto, ya podéis imaginar, porque el oleaje mueve el barco estando en un vaivén, por lo que además de tener cuidado para no marearse (fueron varios los tripulantes que cayeron en esta mala suerte), el mirar con los prismáticos y la cámara de fotos todo es mucho más que difícil… De hecho no hay ninguna foto de las que saqué donde el mar no esté inclinado… jejejejeje.

Pero bueno, yendo al “tomate”, aunque cierto es que tardaron en llegar, al final tuvimos suerte y vimos variedad.

Bando de gaviotas en el mar (18-10-2015)

Bando de gaviotas en el mar (18-10-2015)

Una vez metidos en mar abierto, las aves marinas seguían en muchas ocasiones a los diferentes barcos pesqueros del lugar… Donde hay pescadores hay pescado, por lo que son una buena pista para las diferentes aves que se alimentan de peces, y viceversa.

Las más abundantes y primeras en llegar fueron como ya he dicho antes las gaviotas. Estas son las más fácil de ver en la costa, pero verlas mar a dentro es buena señal, ya que otras especies no andarán lejos.

Gaviota en vuelo (18-10-2015)

Gaviota en vuelo (18-10-2015)

Gaviotas patiamarillas (las más abundantes), gaviotas sombrías, gaviotas reidoras y gaviotas cabecinegras son las más comunes, y aunque alguna vez aparece alguna gaviota más “rara”, en esta ocasión no tuvimos suerte con ellas.

Pero aunque no tuvimos suerte con ellas, si que las tuvimos con otras especies. Una vez cercanos a la zona buena y “caliente”, comenzaron a hacer aparición los alcatraces.

Alcatraz en vuelo (18-10-2015)

Alcatraz en vuelo (18-10-2015)

El alcatraz es un ave de gran tamaño totalmente marina, que vive y se ve en grupos y que vuela con las alas tiesas, teniendo una forma curiosa, con cabeza y cuello grueso, pico largo y afilado y alas largas y puntiagudas, igual que la cola.

Esta forma le ayuda a pescar, ya que para ello se sumerge tirándose desde grandes alturas en picados impresionantes en los que entra con la cabeza por delante como si de torpedos de guerra se tratase.

Alcatraz (18-10-2015)

Alcatraz (18-10-2015)

Son aves especiales para cualquiera de interior (como es mi caso), y los colores blancos puros de los adultos, hace que en el mar sean fáciles de identificar (facilitando además su gran tamaño y su aleteo particular).

En cambio, los ejemplares jóvenes son totalmente oscuros, plumaje que poco a poco va aclarando con los años.

Alcatraz joven (18-10-2015)

Alcatraz joven (18-10-2015)

Alcatraz con cabeza más clara pero con totalidad de alas negras (18-10-2015)

Alcatraz con cabeza más clara pero con totalidad de alas negras (18-10-2015)

Este ave es totalmente pelágica, pero en la costa vasca suele verse con cierta facilidad en otoño y primavera, en sus periodos de migración (incluso a veces aunque es complicado se puede ver desde tierra con telescopio volando muy cerca de los acantilados costeros); por ello, estas salidas marinas son muy buenas para ver esta especie y a muchas otras, que están en pleno pase migratorio.

Igualmente que los alcatraces, ya metidos en el mar, se empezaban a ver también las pardelas.

Pardela sombría (18-10-2015)

Pardela sombría (18-10-2015)

Las pardelas son unas aves muy estilizadas y de pequeño tamaño, de alas muy largas y que suelen volar a ras de agua. Por estas fechas en paso migratorio se ven varias especies, y nosotros tuvimos la suerte de dar con tres de ellas.

Pardela sombría (18-10-2015)

Pardela sombría (18-10-2015)

Pardela capirotada (18-10-2015)

Pardela capirotada (18-10-2015)

Las primeras en aparecer fueron las sombrías, que son totalmente oscuras…

Pardela sombría (18-10-2015)

Pardela sombría (18-10-2015)

Y luego aparecieron las pardelas capirotadas, mucho más vistosas pos su cambios de coloración y tonos blancos, caracterizadas por la “txapela” que tienen en la cabeza y que les da el nombre.

Aunque tardaron en salir, fueron más numerosas que las sombrías, y nos deleitaron con vuelos muy cercanos al barco a la vez que se iba echando “chum” al agua.

Pardela capirotada (18-10-2015)

Pardela capirotada (18-10-2015)

El “chum” es una especie de reclamo-cebo que se echa al agua para atraer a las aves. En esta vez constaba de sardinas y trozos de pan. Ello atrae a las aves, ya que les es un alimento fácil, que en medio del mar les supone un buen ahorro de energía. Por ello, a esta desagradable y olorosa mezcla, entran como locas, gaviotas, las pardelas y los alcatraces.

De esta forma a las pardelas ya citadas se unía alguna pardela balear, muy similar a la sombría pero de tonos más claros por abajo; además parece de aleteo de alas más grácil y algo más pequeña en tamaño.

Pardela balear (18-10-2015)

Pardela balear (18-10-2015)

Así que mientras echábamos el “chum”, algunas aves nos seguían, como los ya citados alcatraces, que con ese pico largo, y esos ojos parecen aves que tienen muy mala leche… jejejeje.

Alcatraz de frente (18-10-2015)

Alcatraz de frente (18-10-2015)

Pero para mala leche la de los págalos grandes.

El págalo grande es otra especie totalmente pelágica, muy similar a una gaviota en forma pero de color marrón.

Págalo grande (18-10-2015)

Págalo grande (18-10-2015)

Y por que lo de la mala leche? Pues muy fácil… A esta ave, se le llama el “pirata”, ya que como hacen los piratas, en muchas ocasiones, en vez de pescar el mismo, se dedica a perseguir a gaviotas u otras aves que tienen una presa, y acosarlas y perseguirlas hasta que la sueltan, para aprovecharse de ello y comerse los peces que otros animales han conseguido de alguna manera.

Págalo grande con una gaviota cercana (18-10-2015)

Págalo grande con una gaviota cercana (18-10-2015)

Así que poco a poco ya veis que el listado de aves avistadas en el barco iba en aumento. A todas estas aves marinas típicas de estos lares, se sumaban alondras, mosquiteros, lavanderas blancas y bisbitas que se veían volar en sus largos viajes migratorios, donde impresionantemente en algo que parece imposible, cruzan el mar sin parar durante kilómetros y kilómetros.

Y como suele ser habitual algún mosquitero y lavandera blanca se paró en el barco para descansar, paradas de escasos segundos que continuaban de nuevo con un salto y a volar buscando tierra firme.

En nuestro viaje, donde entramos unas 18 millas mar adentro, cada vez las aves eran más abundantes, y aunque tardaron en aparecer luego fue todo disfrute.

Pareja de pardelas (18-10-2015)

Pareja de pardelas (18-10-2015)

Y no solo con las aves, si no que la suerte nos sonrió y pudimos encontrar un buen grupo de delfines mulares. Sin duda alguna las estrellas de esta excursión, ya que pudimos disfrutar de ellos durante cerca de una hora.

Grupo de delfines mulares (18-10-2015)

Grupo de delfines mulares (18-10-2015)

Era un buen grupo de delfines que podíamos estimar entre 60-80 ejemplares, ya que más o menos, en grupos de cetáceos por lo que se dice hay que multiplicar los ejemplares que se dejan ver a la vez por tres o por cuatro, ya que parece que muchos van sumergidos, y hay saltos continuos, por lo que es muy complicado hacer una estimación acertada.

Entre ellos se podían ver diferentes formas de aletas, por lo que si nos ponemos, no es muy difícil individualizar los diferentes ejemplares y ver en otra excursión si algunos de los avistados son los mismos… De esta manera es sencillo identificar cetáceos y poder hacerles un seguimiento, ya que la mayoría tienen marcas características, únicas e individuales en lomos o aletas.

Diferentes aletas con diferentes marcas y formas (18-10-2015)

Diferentes aletas con diferentes marcas y formas (18-10-2015)

Aletas con marcas muy características (18-10-2015)

Aletas con marcas muy características (18-10-2015)

El delfín mular se trata de una especie de buen tamaño, que puede llegar a alcanzar los 4 metros de longitud y pesar 300 kilos con morro corto que habita nuestros mares y que se puede ver en estos acantilados visitados mientras busca comida, como pasó en esta ocasión.

Así que como podéis imaginar, es espectacular ver un animal de tales dimensiones nadando en libertad y a tan escasa distancia, ya que en ocasiones se acercaban al barco y nadaban a nuestra par sin importarles nuestra presencia.

Delfines saltando (18-10-2015)

Delfines saltando (18-10-2015)

La verdad que una imagen vale más que mil palabras, y el verles saltar y asomar la cabeza era algo impresionante, y viendo lo grande que es aquello y que en ocasiones no se veía ni el horizonte, era una sensación “rara”, ya que parecía que éramos los únicos seres vivos en todo el mundo y que justamente habíamos tenido la suerte de ir a parar junto a los únicos habitantes de todo el mar.

Delfines nadando (18-10-2015)

Delfines nadando (18-10-2015)

Nadando un buen grupo (18-10-2015)

Nadando un buen grupo (18-10-2015)

Una nueva experiencia que aún no había vivido (nadar junto a delfines en un barco) y que la verdad nunca olvidaré y espero repetir en próximos años y próximas salidas, ya que en este tipo de salidas marinas en barco, a pesar de que es complicado dar con ellos, no es tampoco lo más difícil que existe…

Delfines asomando (18-10-2015)

Delfines asomando (18-10-2015)

Entre tan grande manada de delfines, el tamaño era muy variado, y de hecho había alguno pequeño que nadaba junto a su madre, produciendo imágenes la mar de enternecedoras (nunca mejor dicho… jejejeje)…

Adulto con su pequeño (18-10-2015)

Adulto con su pequeño (18-10-2015)

Este tipo de animales expresan una simpatía especial, que era reflejada en nosotros en buena sonrisa y disfrute de los más pequeños que estaban en el barco, ya que todos los días no se ven delfines!!!!

Delfín asomando la cabeza (18-10-2015)

Delfín asomando la cabeza (18-10-2015)

Delfín saltando del agua (18-10-2015)

Delfín saltando del agua (18-10-2015)

Delfines en su hábitat (18-10-2015)

Delfines en su hábitat (18-10-2015)

Eso sí, a pesar de estar una hora con ellos, muy difíciles de fotografiar! ya que saltaban de imprevisto, y en muchas ocasiones en lugares inesperados… jejejejeje! Pero así es la vida! Simplemente el momento de verlos y estar junto a ellos ya merece la pena!

El único que era un poco previsible era un ejemplar que saltaba un poco raro… La forma de su cabeza también era diferente a la de los demás; no sé si será un ejemplar muy viejo, o simplemente se trataba de un ejemplar con alguna protuberancia o malformación en su cuerpo (parecía que en la cabeza) que no le dejaba moverse como a los demás…

Delfín con aspecto curioso (18-10-2015)

Delfín con aspecto curioso (18-10-2015)

Nadaba como un poco apartado de sus congéneres, con dificultades, pero sin abandonar el grupo… supongo que serán una gran familia, y no pueden dejar a ejemplares solos y dependiendo de la suerte, ya que el mar es duro y la supervivencia está cara…

Igualmente curioso un mular que con su cola golpeaba bruscamente el agua… estaría marcando territorio a otros ejemplares? estaría echándonos? o simplemente estaría jugando? No sé mucho del comportamiento de estos animales, así que ni idea, pero la verdad que fue una escena mucho más que curiosa…

Cola de un delfín asomando (18-10-2015)

Cola de un delfín asomando (18-10-2015)

De esta forma, en estas zonas donde los delfines pescaban, se veían buenos bancos de atunes, donde se juntaban “balsas” de aves, que intentaban pescar y alimentarse de la misma manera.

Gaviotas mientras saltan atunes (18-10-2015)

Gaviotas mientras saltan atunes (18-10-2015)

Y como no podía ser menos, igualmente otros pescadores surcaban los mares y disfrutaban de este buen espectáculo que la mar nos deparaba y regalaba. Ver a un animal en libertad en su hábitat no tiene precio… pues ya si se trata de un grupo de delfines (encima tan numeroso) nadando a sus anchas en mar abierto, ya ni os cuento…

Pesquero en alta mar (18-10-2015)

Pesquero en alta mar (18-10-2015)

Y las aves ya citadas anteriormente no dejaban de visitarnos de vez en cuando con vuelos cercanos al barco en muchos casos.

Alcatraz en vuelo (18-10-2015)

Alcatraz en vuelo (18-10-2015)

Alcatraz a ras de agua (18-10-2015)

Alcatraz a ras de agua (18-10-2015)

Formando en ocasiones buenos bandos, sobre todo las gaviotas, ya que alcatraces a pesar de verse a la perfección fueron poco numerosos, al igual que las pardelas y págalos.

Buen grupo de gaviotas cerca del barco (18-10-2015)

Buen grupo de gaviotas cerca del barco (18-10-2015)

Pero la verdad que los mamíferos eclipsaban a todas las demás por muy cerca que volasen… Las “aletas” tienen algo especial difícil de describir y explicar…

Grupo de delfines (18-10-2015)

Grupo de delfines (18-10-2015)

Y los nados tan cerca acompañando al barco y el verlos a tan escasa distancia como surgían del agua como si nada y apareciendo a toda velocidad pero mostrando a la vez un control y una calma de impresión, era le leche…

Delfines nadando muy cerca (18-10-2015)

Delfines nadando muy cerca (18-10-2015)

Así que tras este buen espectáculo de cetáceos, tocaba volver poco a poco a tierra, en un tiempo en el que ya las aves marinas comenzaban a escasear y a ser menos abundantes, proporcional al acercamiento de costa, a pesar de que poco a poco iba ganando en cormoranes o gaviotas.

Una de las últimas pardelas en ser observadas (18-10-2015)

Una de las últimas pardelas en ser observadas (18-10-2015)

De esta forma, y sin fuertes novedades, finalmente sobre las 3 de la tarde llegábamos a tierra, tras un buen día de mar y muy buenas observaciones, en una mañana que se había pasado volando y sin darnos cuenta. Grupo de delfines, pardelas de varias especies, págalos, alcatraces y bien de gaviotas… Así que había merecido más que la pena, a pesar de que en ocasiones el señor “mareo” había hecho falsos amagos de aparición en mi cuerpo… jejejejeje.

Así que para terminar con este precioso viaje marino en muy buena compañía (y ya preparando una nueva entrada de otra salida pelágica, esta vez desde Cantabria), como bien decía Silvia Ocampo, el refrán de hoy va para los protagonistas del paseo; ese grupo de delfines que hizo delicias en pequeños y mayores y que nos alegró a todos el día. “Y ven el cielo y les vuelve a dar sueño y vuelven a bajar dormidos, y vuelven a tocar el fondo del mar y se despiertan y vuelen a subir. Así son nuestros sueños, como delfines”.

Preciosas las imágenes que nos puede dar el mar (18-10-2015)

Preciosas las imágenes que nos puede dar el mar (18-10-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mar adentro I; Bermeo

  1. Hola Danieltxo!
    Siempre emocionándonos hasta hacernos saltar la lagrimilla!
    No sé si tiene algo que ver con el tema de tu entrada, pero la plataforma petrolífera que pones en la foto realmente es una plataforma gasera. Su nombre “La Gaviota” no sé si hace referencia al partido político, a la casa de la peli “El Sur” o a pintarla de verde (azul en el caso)

    Esta plataforma, creo que de repsol, durante los años 80 y 90 fue una explotación de gas. Su vida activa en esta condición duró unos 10 años. Actualmente no está abandonada, pues el antiguo yacimiento se usa como depósito de gas (lo que florentino perez quería hacer en la “Castor”)

    El mechero quema principalmente metano, que es un gas muy incómodo para los petroquímicos a pesar de las pelis de madmax

    Ya sabes, si no quieres hacerme caso, pues no me lo hagas
    jejejeje

    Un saludo txapeldun!
    Que me he comprado un palet de clinex!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s