Una de Santoña

Hace ya varias semanas (25 y 26-10-2015) que estuve un par de días pajareando por las marismas de Santoña. Aunque aún había poca variedad en aves porque el frio no acababa de entrar, algunas invernantes comenzaban a llegar, por lo que pasé un par de días bastante entretenidos con mis prismáticos y mi telescopio a vueltas por la zona.

Ya he hablado en varias ocasiones de este lugar, que supone uno de los lugares más importantes de la costa norteña para la invernada de aves y en la que se pueden realizar muy buenas observaciones.

Paisajes en los que me movía (26-10-2015)

Paisajes en los que me movía (26-10-2015)

Consiste en una zona de marismas muy variable dependiendo del estado y nivel de las mareas, que dan refugio y alimento a buena variedad de aves limícolas, patos, garzas, gaviotas y demás especies, así que como imaginaréis me volví para Pamplona con un numeroso listado que a continuación os relato.

Este humedal, catalogado como Parque Natural, posee como es lógico buenas colonias de patos. Además de los típicos azulones, se veían muchas otras especies, aunque en general poco numerosas, por lo menos en las zonas de agua más dulce.

Por un lado estaban los cucharas europeos, con su característico pico que da nombre al animal y sus vistosos colores en los individuos macho.

Machos de cucharas con sus llamativos colores blancos, verdes y marrones (26-10-2015)

Machos de cucharas con sus llamativos colores blancos, verdes y marrones (26-10-2015)

En determinadas balsas, eran bastante abundantes los porrones europeos (unos cincuenta), que se mezclaban con ánades frisos y con alguna cerceta común, ave que aunque presente, podía contar los ejemplares localizados con los dedos de una mano.

Macho de porrón europeo (26-10-2015)

Macho de porrón europeo (26-10-2015)

Hembra de porrón (26-10-2015)

Hembra de porrón (26-10-2015)

Estos vistosos patos que se sumergen de una manera impresionante en busca de alimento, eran mayoría mientras se observaba algún porrón moñudo y algún ánade rabudo también.

Porrón sumergiéndose (26-10-2015)

Porrón sumergiéndose (26-10-2015)

Pero si en las zonas de agua dulce las anátidas eran más bien poquitas, en zona ya con influencia marina era muy numerosa la presencia de silbones europeos en el interior de la marisma, pero que solo se podían observar decentemente con telescopio… Eso sí, junto a cucharas y rabudos, eran cientos y cientos los patos que se podían contar allí.

En la foto no se ve muy bien, pero había una hilera de animales impresionante… Esto es solo una pequeña parte!

Cientos y cientos de patos muy lejanos (26-10-2015)

Cientos y cientos de patos muy lejanos (26-10-2015)

Como es lógico, muy abundante en estos tipos de lugares húmedos con vegetación alrededor suelen ser las gallinetas, que se suelen camuflar y esconderse en las orillas, y las fochas comunes, mucho menos asustadizas y que suelen nadar en buenos y numerosos grupos.

Así que mirando entre estas últimas, en estas marismas, hay un ejemplar que destaca en esta especie, ya que hay un individuo medio albino. No sé si llamarlo melánico, albino, leucístico o que categoría darle, lo que sí está claro es que es muy diferente a todas sus compañeras. Había oído hablar de ella en alguna ocasión que me había movido por allí, pero la verdad que nunca la había llegado a observar, así que a pesar de tratarse de un animal muy común, me hizo mucha ilusión localizarla…

Focha leucística (26-10-2015)

Focha leucística (26-10-2015)

Al ser diferente a las demás, no sé como la verán sus hermanos, primos y demás ejemplares de la especie, pero la verdad que se le notaba un poco apartada en todo momento del grupo…

Focha con plumaje blanco (26-10-2015)

Focha con plumaje blanco (26-10-2015)

No sé si será casualidad de los ratos que la estuve observando, o en general se dará la situación de que no se mezcle tanto con las demás, contrario a como suele ser el caso en estas aves, ya que las fochas suelen ser muy gregarias y forman bandos de cientos de individuos.

Y sus hermanas, de esta forma la verdad que iban a lo suyo… En general pacían tranquilamente nadando en la superficie del agua, pero en ocasiones se montaban buenos escándalos y las típicas peleas y persecuciones entre los diferentes individuos.

Pelea de fochas (26-10-2015)

Pelea de fochas (26-10-2015)

De esta forma tuve la suerte de vivir una bonita escena donde un par de ejemplares se enzarzaban en una buena pelea, alzando su cuerpo y usando las patas a modo de arma pegándose muy buenas patadas.

Pelea de fochas (26-10-2015)

Pelea de fochas (26-10-2015)

Pelea que me dio muy buenas escenas, y que acabó con la huida de uno de los dos bichos, como siempre ocurre en estos casos. No sé si serían juegos o sería una discusión con buena pelea al final, pero la verdad que este tipo de acciones es bastante común entre fochas.

Pelea entre fochas (26-10-2015)

Pelea entre fochas (26-10-2015)

Preciosas escenas (26-10-2015)

Preciosas escenas (26-10-2015)

Como es lógico, en una zona tan marina no pueden faltar las gaviotas, de las que observé cinco especies. Gaviotas reidoras, gaviota cabecinegra (solo identifique un ejemplar), gaviotas patiamarillas, gaviotas sombrías y gaviones atlánticos.

Gaviota sombría (25-10-2015)

Gaviota sombría (25-10-2015)

Santoña se trata de una zona pesquera, y los deshechos de los barcos y demás hace que sea un buen lugar para la vida de estos animales y que de esta manera puedan encontrar en ocasiones alimento muy fácilmente.

Entre las gaviotas avistadas, la reidora es muy fácil de distinguir de las otras especies citadas. Por estas fechas tiene el pico mucho más finito (y en el ejemplar de la foto muy rojizo), y la punta de las alas negras, característica que utilizaremos para diferenciar de la cabecinegra, que también tiene pico fino pero que carece de esas puntas negras en su cuerpo.

Gaviota reidora (26-10-2015)

Gaviota reidora (26-10-2015)

Como su nombre puede parecer que indica, el gavión es un bicho tremendo de grande, por lo que si lo vemos junto a otras gaviotas su mayor tamaño llama mucho la atención.

Y las patiamarillas y sombrías ya son más complejas de diferenciar (sobre todo en edades jóvenes) y las más comunes…

Gaviota patiamarilla (26-10-2015)

Gaviotas patiamarilla (26-10-2015)

En principio las gaviotas patiamarillas son más claritas en tonalidades que las sombrías, aunque esto en ejemplares jóvenes e inmaduros no es tan evidente como en los adultos. Hay varias páginas en internet que nos pueden ayudar a ello, pero es un mundo complejo… Hace falta mucha experiencia para atinar con ciertos ejemplares, ya que además no solo están estas especies en nuestra costa, si no que pueden aparecer muchas otras para dificultar aún más el asunto…

Retarto de gaviota (26-10-2015)

Retrato de gaviota patiamarilla… o eso creo, jejejejeje (26-10-2015)

Eso sí, uno se puede aburrir allí de ver gaviotas… tanto posadas en el puerto y tejados, como en vuelo desplazándose de un lado para otro, así que es un buen lugar para intentar ver diferentes plumajes y aprender sobre el animal.

Gaviota en vuelo (26-10-2015)

Gaviota patiamarilla en pleno vuelo (26-10-2015)

Más pequeños, pero similares a las gaviotas, observé durante los dos días una tresena de charranes patinegros. Se encontraban en la zona del polígono industrial, donde las conserveras, y allí no paraban de volar y moverse de un lado para otro a buena velocidad.

Charrán patinegro (25-10-2015)

Charrán patinegro (25-10-2015)

Entre toda esta fauna, buen listado de pajarillo que andaban en las zonas de más matorral y de arbolillos. Aunque aquello es una zona de marismas, hay buenas zonas forestales por los alrededores, con pinares, encinares, zonas de matorral y buenos prados, lo que hace que en conjunto haya buena variedad de hábitats y por ello todo sea más rico en variedad faunística.

De esta forma, aunque en mis zonas visitadas como eran mayoritariamente ambientes húmedos y relacionados con el agua, no faltaban pajarillos pequeños que suelen ser medianamente comunes en nuestro territorio. Gorriones comunes, pinzones vulgares, bisbitas pratenses, pardillos, tarabillas comunes, reyezuelos sencillos, mosquiteros, ruiseñores bastardos, petirrojos, alguna collalba gris y un destacado colirrojo real aumentaban de esta forma el listado de especies observadas.

Colirrojo real (25-10-2015)

Colirrojo real (25-10-2015)

Igualmente, presentes en estas zonas húmedas había bastante comunes lavanderas blancas y lavanderas cascadeñas, que eran acompañadas por aviones roqueros en zonas de cortados, un lugar muy bonito que hay en las marismas donde antiguamente había dedicación minera.

En estas zonas de cortados cría una pareja de halcón peregrino, pero yo esta vez no conseguí dar con ellos, al igual que el águila pescadora que esta vez me dio esquinazo y suele ser un visitante habitual de las marismas de Santoña.

Lavandera blanca (26-10-2015)

Lavandera blanca (26-10-2015)

Además, muy comunes los estorninos negros y pintos que se movían en numerosos bandos de aquí para allí, alguna paloma torcaz cerca de las zonas menos marinas y con más vegetación, palomas bravías y domésticas, y entre rapaces, aguiluchos laguneros y ratoneros, ambas en número bastante reducido, sin faltar las cornejas entre la representación de córvidos.

Simpáticos y numerosos, sobre todo en la zona de las conserveras, eran los martines pescadores. Con sus llamativos colores y sus estridentes chillidos llamaban la atención, utilizando los botes de los pescadores o cualquier zona un poco seca para posarse y descansar y otear todo lo que tenían alrededor.

Martín pescador (25-10-2015)

Martín pescador (25-10-2015)

Lugar donde además se mostraban muy confiados los zampullines cuellinegros.

Zampullín cuellinegro (26-10-2015)

Zampullín cuellinegro (26-10-2015)

Zampullín cuellinegro (26-10-2015)

Zampullín cuellinegro (26-10-2015)

Muy graciosos y numerosos la cara de mala leche que tiene este pequeñito animal no tiene igual, presente en buen número pero en algo menor que el número de zampullines comunes, mucho más habituales, pero mucho más asustadizos también.

Así que me tuve que dedicar a fotografiar al primero, que además de ser muy vistoso, en ocasiones parecía que posaba para mí…

Zampullín cuellinegro de frente (26-10-2015)

Zampullín cuellinegro de frente (26-10-2015)

Aquello es grande, y hay mucho que otear, por lo que permanecía allí “pululando” desde el amanecer hasta el atardecer, dando tiempo a otear todo bien y buscar en cada rincón del estuario y alrededores.

En todas estas horas de luz visité varios lugares. La plaza de toros de Santoña, donde se suele observar bisbita costero, el paseo marítimo y puerto pesquero de Santoña, la zona del polígono industrial, las marismas de Bengoa, la Arenilla, la ría y canal de Boo, la zona de Montehano, el canal de Ano, la playa de Cicero… Así que ya veis, hay montón de lugares para inspeccionar a fondo con nuestro telescopio.

Atardecer en Santoña (26-10-2015)

Atardecer en Santoña (26-10-2015)

Y no solo en la fauna, si no que el paisaje en determinados lugares tiene algo especial, sin olvidar las playas, donde como no… cayó un bañito, jejejejeje.

De mucho mayor tamaño que las especies ya citadas, seguían apareciendo aves. Por ejemplo con la presencia de siete cisnes vulgares en la zona del polígono junto a las fochas y las anátidas ya citadas.

Cisne vulgar (26-10-2015)

Cisne vulgar (26-10-2015)

Y varios también  los cormoranes grandes que se podían localizar en diferentes lugares de las marismas, junto a un curioso y diferente cormorán moñudo, presente en la zona pero mucho más difícil de localizar, ya que prefiere frecuentar cortados y alejarse un poco de las poblaciones humanas, así que una buena sorpresa y alegría que me llevé.

Cormorán moñudo (26-10-2015)

Cormorán moñudo (26-10-2015)

Suelen ser frecuentes por estas fechas en estos lugares las espátulas, ese animal tan curioso por su pico y que siempre alegra a uno ver, y a mí no me fallaron a la cita con un bando cercano a la cuarentena.

Entre ellas se encontraba algún ejemplar anillado, pero fue una pena, ya que no hubo manera de poder recoger los datos de la anilla… Otra vez será.

Grupo de espátulas (25-10-2015)

Grupo de espátulas (25-10-2015)

Es un animal mucho más que curioso, y que a nadie deja indiferente, sobre todo por la forma de alimentarse en aguas someras.

Espátula buscando alimento en el agua (26-10-2015)

Espátula buscando alimento en el agua (26-10-2015)

Espátula alimentándose (26-10-2015)

Espátula alimentándose (26-10-2015)

Su característico pico la hace inconfundible, y hace que sea un precioso animal del que en ocasiones tuve la suerte de poder estar bastante cerca. En general iban a lo suyo buscando alimento, aunque bien es cierto que si paseantes se aproximaban demasiado al animal levantaban el vuelo, posándose a unos metros del lugar donde se encontraban.

Espátula (26-10-2015)

Espátula (26-10-2015)

Espátula (26-10-2015)

Espátula (26-10-2015)

Y además, entre tantas, creaban escenas curiosas mientras descansaban, como estos tres ejemplares que descansaban sobre una pata en una zona donde la marisma había estado cubierta de agua minutos antes.

Grupo de espátulas (26-10-2015)

Grupo de espátulas (26-10-2015)

En estas marismas, como en cualquier humedal, una de las familias que más presencia tienen suelen ser las garzas con variedad de especies y con bastantes ejemplares en alguna de ellas.

De garzas reales vi unas cuantas, aunque pocas para las que se suelen ver pescando en aguas de poca profundidad o posadas entre la vegetación escondidas y descansando.

Garza real (26-10-2015)

Garza real (26-10-2015)

Sin duda alguna, las ardeídas más numerosas eran las garcillas bueyeras, que durante el día abandonaban las marismas para alimentarse en campos cercanos, pero de las que conté más de 400.

Era un espectáculo ver como abandonaban las marismas a la mañana y volvían a la tarde en grandes bandos, tras haber pasado el día en pastizales y campos de cultivo cercanos, en los que supongo que buscará alimento, en muchas ocasiones muy cercanas a ganado vacuno.

Garcillas bueyeras (25-10-2015)

Garcillas bueyeras (25-10-2015)

Pareja de bueyeras (26-10-2015)

Pareja de bueyeras (26-10-2015)

Por otro lado, garcetas comunes también eran numerosas en cualquier rincón. Tras las bueyeras, sin duda alguna la segunda posición en cuanto a número.

Garceta común (26-10-2015)

Garceta común (26-10-2015)

Garceta común (26-10-2015)

Garceta común (26-10-2015)

Y no faltó la presencia de garceta grande, de la que solo observé un ejemplar en un entrante de una ría del lugar, donde se encontraba pescando entre la vegetación sin apenas hacer ruido.

Garceta grande (26-10-2015)

Garceta grande (26-10-2015)

Aunque aún poco numerosas tanto en especies como en números, las aves limícolas, aves que a día de hoy serán mucho más numerosas, también hacían buen acto de presencia.

Limícolas (26-10-2015)

Limícolas; zarapitos y agujas (26-10-2015)

Por un lado había varios andarríos chico, característico por su forma de andar, balanceando su cuerpo y muy fácil de diferenciar de las demás especies. En cuanto notaban la presencia humana salían volando de la orilla, donde se camuflaban a la perfección, emitiendo su característico trino.

Andarríos chico (26-10-2015)

Andarríos chico (26-10-2015)

Por otro lado, archibebes comunes, archibebes claros, zarapitos reales, zarapitos trinadores y agujas colinegras. Las agujas colinegras sin duda alguna las más abundantes con cerca de dos centenares, mientras que los zarapitos no llegaban a la treintena, y los archibebes eran bastante escasos, con mayor presencia de claros, que de comunes.

Grupo de agujas colinegras (25-10-2015)

Grupo de agujas colinegras (25-10-2015)

Y a cuentagotas correlimos comunes, chorlitejos grandes, además de las primeras avefrías de la temporada, de las que conté 28 ejemplares, pero difíciles de observar por mimetizarse en el medio a la perfección.

Grupo de avefrías (26-10-2015)

Grupo de avefrías (26-10-2015)

En ocasiones, estas aves se levantaban y volaban alocadas. Las rapaces ya citadas les alteraban y creaban escenas impresionantes, con cientos de aves volando y chillando sobre las marismas para acabar posándose de nuevo, sin duda un espectáculo, en el que esperaba que algún ave de presa diera caza a alguna de tantas avecillas, pero no tuve suerte y acabaron simplemente con todo como estaba segundos antes del alboroto.

Los halcones peregrinos suelen hacer peripecias por estos terrenos de esta forma, pero otra vez será… jejejejeje.

Grupo de agujas en vuelo (26-10-2015)

Grupo de agujas en vuelo (26-10-2015)

Y para ir terminando, a cuenta gotas también pero muy destacable la presencia de cuatro ánsares comunes. Parece que los primeros de la especie ya estaban llegando a las marismas, donde un buen número pasará el invierno.

Los cuatro gansos (25-10-2015)

Los cuatro gansos (25-10-2015)

Así que ya veis, un bonito lugar en el norte de la Península donde la observación de aves es una de las mejores cosas que podemos hacer, ya que las marismas lo permiten y albergan una buena cantidad de avifauna… Así que para terminar, diremos que, como estamos en tierra de mares… “la gaviota que ve más lejos, es la que vuela más alto”.

Fochas en plena pelea (26-10-2015)

Fochas en plena pelea durante mi visita a Santoña (26-10-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una de Santoña

  1. rem700 dijo:

    Buen trabajo ,curiosa la Focha blanca .saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s