“Quebrantahueseando” de nuevo por tierras oscenses…

Y como nunca me canso de ver al rey alado de la alta montaña, tras haber pasado unos días en verano observándolo en su hábitat, otra vez que me fui a mediados de octubre (13, 14, 15 y 16-10-2015) al Pirineo de Huesca para poder disfrutar de esta rapaz sin igual y de los paisajes que nos da el otoño con los coloridos de los bosques.

Hace ya más de dos meses de mi viaje por allí, pero la vida no me ha dado para mostraros antes esta buena retahíla de fotos que pude sacar… Así de paso aprovecho para contaros alguna cosilla del animal (aunque muchas cosas igual ya habréis leído en entradas pasadas…).

Montañas del quebrantahuesos (14-10-2015)

Montañas del quebrantahuesos (14-10-2015)

Acerté de lleno con las fechas. El otoño ya había entrado por las raíces de los árboles y hacía que el paisaje fuera impresionante con una bonita combinación cromática que se producía en las copas de los árboles con el cambio de color de hoja.

Además, a pesar de que por fechas podían estar próximas lluvias, e incluso nieve y temperaturas bajas, la suerte me acompañó y tuve todos los días sol, aunque cierto es que a ratos se nublaba y refrescaba, pero bueno, por esas fechas es lo habitual también…

Y ya encima, si todos estos paisajes se pueden compartir con la silueta especial que me lleva todos los años en más de una ocasión hacia allí, pues mejor que mejor.

Silueta de quebrantahuesos (16-10-2015)

Silueta de quebrantahuesos, inconfundible por su larga cola y su bigote (16-10-2015)

Eso sí, al atardecer, al acercarse que el sol se escondiese hasta el día siguiente, alguna niebla aparecía y dificultaba la visibilidad a lo lejos, pero bueno, un mal menor para las fechas en las que estábamos, que a la mañana estaba todo limpio y raso…

Quebrantahuesos en la niebla (13-10-2015)

Quebrantahuesos en la niebla (13-10-2015)

Como muchas veces he dicho, es impresionante el poder disfrutar de este animal en plena libertad, y los miradores de Revilla, en las Gargantas de Escuaín son el lugar idóneo para ello.

Allí hay un par de senderos marcados y balizados con paneles informativos, que nos llevan por el interior de la garganta (uno en Revilla y otro en el pueblo abandonado de Escuaín) y que nos hacen poder ver diferentes zonas de la foz desde sus miradores preparados para ello, donde sin duda alguna, estando atentos, podremos observar buena variedad de aves rupícolas.

Gargantas de Escuaín dsde los miradores de Revilla (13-10-2015)

Gargantas de Escuaín desde los miradores de Revilla (13-10-2015)

Zona de río en los cañones (13-10-2015)

Zona de río en los cañones (13-10-2015)

Además, en aquella zona, ya perteneciente al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, hay un buen listado de recorridos e itinerarios (GRs, senderos locales, varios treckings señalizados…) que podemos hacer a pie para disfrutar de la alta montaña.

El Pirineo tiene allí una de las zonas más visitadas con Ordesa muy cerca, y la combinación de cañones, cortados, valles, cimas, roquedos, ríos de alta montaña, bosques y demás hábitats, hace que sea un lugar variado y que merece la pena visitar, aunque tendremos que tener en cuenta que para llegar a ciertos puntos los desniveles son altos y necesitaremos una preparación física mínima o estar acostumbrados a “patear”…

Eso sí, esas buenas pateadas se ven más que compensadas con los fascinantes paisajes que nos deja aquella zona en cualquier fecha del año… En primavera verde llamativo, en invierno blanco de la nieve, y en otoño con la bonita combinación de colores que me tocó a mí por las fechas en las que visité el lugar.

Bosques en lo bajo y pastizales en lo alto... (15-10-2015)

Bosques en lo bajo y pastizales en lo alto… (15-10-2015)

Árboles desde verdes en los que aún no había entrado el otoño, hasta amarillos, pasando por todo tipo de rojos, naranjas y ocres. Es lo que tiene la biodiversidad… Pinos, hayas, robles, serbales, arces, espinos y demás, cogen diferentes colores a lo largo del año creando imágenes que parecen imposibles.

Zona boscosa cercana a Jaca (13-10-2015)

Zona boscosa cercana a Jaca (13-10-2015)

Y entre cortado y cortado, garganta y garganta, río y río, y bosque y bosque, allí no tardan en aparecer los primeros quebrantahuesos, ave que me llevó hasta allí.

Quebrantahuesos en vuelo (14-10-2015)

Quebrantahuesos en vuelo (14-10-2015)

Ya he dicho en varias ocasiones que para mí se trata de un ave especial, y por aquella zona es por donde se dan las mayores densidades de todo el Pirineo (por lo menos de lo que yo conozco), así que para disfrutar de ellos es el lugar idóneo.

Como por allí y alguna otra zona muy cercana, hay muladares en los que se realiza durante todo el año (con diferente intensidad según la época) aporte de comida para esta rapaz que está catalogada en “peligro de extinción” en España (a nivel mundial no se considera amenazada pero sí que está catalogado por la UICN como “casi en peligro” por su declive poblacional) y que la verdad a pesar de que parece que va en ligero ascenso en Iberia, está en una situación delicada, es un buen lugar para poder verla en libertad.

Silueta de quebrantahuesos (14-10-2015)

Silueta de quebrantahuesos (14-10-2015)

Como ya he dicho, el quebrantahuesos se trata de un ave de alta montaña. A nivel mundial se encuentra en las grandes cordilleras de Europa, Asia y África, dividido en dos subespecies, una que ocupa Eurasia y el norte de África, y otra que ocupa la parte más sureña del continente africano, pero luego entraremos un poco más en su distribución mundial e ibérica. Ahora vayamos con su descripción un poquito.

Siendo un buitre de unos 6 kilos de peso aproximadamente, con alas estrechas y puntiagudas, y cola larga en forma de rombo, puede llegar a tener una envergadura de tres metros de longitud. Así que un ave de tremendas dimensiones.

No voy a entrar mucho en la descripción de la coloración del plumaje del animal, ya que es compleja y en entradas anteriores he hecho buenas descripciones de las diferenciaciones de unos ejemplares a otros por la edad… De todas formas, os dejo los dos enlaces por si queréis echar un vistazo (https://avistadepajaros.wordpress.com/2014/07/28/de-quebrantahuesos-por-huesca/ y https://avistadepajaros.wordpress.com/2015/08/19/quebrantahueseando-por-huesca/), y sí que hablaremos un poco de la morfología del animal y de su coloración de forma mucho más general.

Quebrantahuesos y buitre leonado para comparar... (14-10-2015)

Quebrantahuesos a la derecha y buitre leonado a la izquierda para comparar… (14-10-2015)

Como apunte general a su coloración, diremos que los adultos son más claros que los jóvenes, con cabeza, cuello y vientre blancos o cremosos y supracobertoras alares y dorso entre gris y negro.

Eso sí, los colores son engañosos, ya que en campo, los ejemplares adultos se dan baños en barro rico en hierros adquiriendo un color anaranjado en su pecho, cabeza y vientre, que depende en intensidad de cada ejemplar y del tiempo discurrido entre el baño (que se dan en principio para desparasitar) y el momento del avistamiento.

El quebrantahuesos se aclara con la edad (14-10-2015)

El quebrantahuesos se aclara con la edad; de más joven a adulto (14-10-2015)

Así que conforme van pasando los años, el quebrantahuesos va aclarando parte de su cuerpo. Al principio es muy oscuro, mientras que a los 6-7 años su cabeza y pecho son claros, y solo queda una pequeña marca negra a modo de collar entre la cabeza y el pecho, plumaje final que adquiere tras varias fases en las que se puede diferenciar en pollo, joven, inmaduro, subadulto y adulto (más o menos).

Joven plaeando a media ladera (14-10-2015)

Joven planeando a media ladera con plumaje muy oscuro y cabeza totalmente negra (14-10-2015)

Ejemplar joven (14-10-2015)

Ejemplar joven con plumaje bastante oscuro y muchas faltas en el plumaje (14-10-2015)

Ejemplar intermedio (16-10-2015)

Ejemplar intermedio, aclarando poco a poco la cabeza y el pecho pero manteniendo todavía plumas oscuras (16-10-2015)

Ejemplar bastante claro pero todavía con algunas plumas oscurillas (14-10-2015)

Ejemplar bastante claro pero todavía con algunas plumas oscurillas también (14-10-2015)

Ejemplar adulto, mucho más claro (14-10-2015)

Ejemplar adulto, mucho más claro, y al que se le nota parte del collar (14-10-2015)

Siguiendo con su descripción, en la que no hay dimorfismo sexual, diremos que al contrario que muchos otros buitres (familia a la que pertenece), tiene la cabeza totalmente emplumada. Su pico es fuerte y estrecho de color gris, y el iris es marrón en los jóvenes y amarillo en los adultos, rodeado de un anillo rojo que es más llamativo cuando el ejemplar está excitado, agresivo, nervioso o contento.

Desde los ojos hasta el pico sale una especie de antifaz negro, acabado en unas plumas que le cuelgan a modo de bigote o barba (por ello en muchas ocasiones es conocido con el nombre de buitre barbudo y de ahí le viene el nombre científico, Gypaetus barbatus), menos visible y llamativo en los ejemplares jóvenes.

Los tarsos están emplumados también hasta abajo (prácticamente hasta los mismos dedos), y están acabados en unas fuertes garras de color gris claro azulado, con los que a veces traslada huesos de buenas dimensiones.

Además, de perfil en vuelo tienen una forma curiosa, ya que poseen una especie de “chepa” o “joroba” de la que carecen otras rapaces… De esta forma tiene aspecto de animal “duro” y recio.

Joven y adulto en los que se les aprecia la "chepa" (16-10-2015)

Joven y adulto en los que se les aprecia la “chepa” y la diferenciación de color (16-10-2015)

Además, como ya he dicho, los adultos poseen una especie de collar negro característico y diferente en cada individuo, más marcado en unos y menos en otros. Con este collar en muchas ocasiones se puede diferenciar unos ejemplares de otros, ya que varía desde casi lo inexistente, a collares muy marcados, sobre todo en los laterales.

Ejemplar sin apenas collar (15-10-2015)

Ejemplar sin apenas collar (15-10-2015)

Ejemplar con collar algo más marcado (14-10-2015)

Ejemplar con collar algo más marcado en los costados (14-10-2015)

Así que ya veis, un animal que por su morfología es realmente bello, y que podemos ver en las gargantas de Escuaín con cierta facilidad.

Al ser un animal de alta montaña, a finales del siglo XIX se podía encontrar distribuido casi por todos los macizos montañosos de Europa, pero debido a varios factores (de los que hablaremos luego) esa distribución cayó en picado y quedó relegada a solo algunas cadenas montañesas.

Su población se estima entre 10000 y 100000 individuos, y a día de hoy, lo podemos encontrar en el Pirineo (lugar de toda Europa con más ejemplares y a lo largo de Francia, Andorra, Cataluña, Aragón y Navarra) con mayor número de individuos en la zona aragonesa con unas 90 parejas. Además, en Europa, buenos sitios para verlo son Córcega, Los Alpes (donde se llegó a extinguir y hay un fuerte proyecto de cría y de reintroducción) o la isla de Creta.

Por otro lado, en África, donde se dan las dos subespecies (una en el norte y la otra en el este y en el sur), se puede encontrar en Marruecos y el Atlas, Egipto, Etiopía, Kenia, Tanzania, Sudáfrica y países colindantes; y en Asia (donde se encuentra una fuerte parte de la población mundial) está presente en casi todas las cordilleras del continente, por lo que no me voy a liar a enumerar todos los países donde se localiza…

Y hablando de lo que nos toca a nosotros (la Península Ibérica), además de en Pirineos se encuentra también en Picos de Europa y en Andalucía, lugares en los que ha sido reintroducido en los últimos años (Os dejo los dos enlaces de las dos fundaciones que trabajan con el animal en la actualidad http://www.gypaetus.org/ y http://www.quebrantahuesos.org) por si queréis más información de la que yo os doy sobre proyectos de reintroducción y demás.

Como ya he dicho, en Aragón la población está cercana a las 90 parejas (en estos conteos no entran los ejemplares jóvenes e inmaduros ni los adultos solitarios), en Cataluña y Andorra es algo menor, y en Navarra no son más de 3-4 las parejas que crían cada año (de hecho durante el pasado 2015 parece que nacieron 3 pollos, que han sido marcados con radiosatélites para poder seguir sus movimientos), dándose también junto a los montes vascos la población más occidental de los Pirineos, con ejemplares sueltos de todas las edades pero que no acaban de asentarse ni de reproducirse.

En Picos de Europa, creo que el proyecto de reintroducción no está funcionando muy bien, (actualmente vuelan una media docena de ejemplares en Cantabria, Asturias y Castilla León) pero al contrario, en Andalucía (Cazorla, Segura y Las Villas) parece que va muy bien, con el nacimiento el año pasado del primer pollo en libertad desde hace más de 30 años, así que a ver si hay suerte y este año vuelve a haber alguna reproducción por la zona, que la especie lo necesita.

Adulto en vuelo (14-10-2015)

Adulto en vuelo (14-10-2015)

Con sus planeos alternados con aleteos, con esa cola muy larga y en forma de rombo y de figura general mucho más estilizada que la de los demás buitres, es un espectáculo impresionante ver al animal volando, pudiendo incluso en esta serie de miradores visitados ver al animal desde encima, algo poco común en la observación de rapaces… Por ello los miradores de Revilla, preparados para ello, son un sitio que cualquier aficionado a la ornitología debe de visitar.

Quebrantahuesos a la altura de los ojos (14-10-2015)

Quebrantahuesos a la altura de los ojos donde se ven las partes superiores (14-10-2015)

Quebrantahuesos en pleno giro y descendiendo (14-10-2015)

Quebrantahuesos en pleno giro y descendiendo (14-10-2015)

Además, sus giros de cabeza para otear el territorio mientras vuela le hace coger posturas curiosas y divertidas, que aún lo hacen más especial si cabe.

Con la cabeza girada (14-10-2014)

Con la cabeza girada (14-10-2014)

¿Me dices a mí? (14-10-2015)

¿Me dices a mí? (14-10-2015)

Planeando tranquilamente (16-10-2015)

Planeando tranquilamente (16-10-2015)

Y el tenerlo en muchísimas ocasiones tan cerca en aquellos cortados todavía más… un cúmulo de cosas que hace aquello casi inmejorable. El poder ver cada detalle del animal tanto con prismáticos como sin ellos, no se puede hacer en cualquier lugar…

Aleteando (14-10-2015)

Aleteando (14-10-2015)

Sus planeos son dignos de ver, ya que un animal de 5 kilos de peso y tres metros de envergadura por encima de nuestras cabezas es algo inusual. Aletea de forma lenta, con tranquilidad, pero a la vez aprovechando las corrientes térmicas para volar es capaz de desplazarse a muy buenas velocidades…

Parece que no avanza, pero no es así, superior a los demás buitres en agilidad, y comparable sin duda alguna a las águilas reales, sus movimientos y el aprovechamiento de los vientos (sobre todo a primeras horas del día) son una combinación perfecta para volar y otear el territorio en busca de alimento.

Quebrantahuesos tras levantar el vuelo (14-10-2015)

Quebrantahuesos tras levantar el vuelo (14-10-2015)

Como ya sabéis, el quebrantahuesos es un ave carroñera, que se alimenta de animales muertos. Aunque no desprecia la carne, está especializada en huesos y partes duras (tendones, pellejos, pezuñas…). Sobre todo de ganado doméstico y ungulados salvajes, como pueden ser ciervos y corzos, o sarrios en las zonas de más alta montaña.

Su buena abertura bucal en el pico, y una serie de fuertes ácidos en el interior de su cuerpo ayudan a poder digerir esta especie de alimento, siendo la única ave de todo el planeta que se alimenta de este tipo de materia. Extrae la médula del interior de los huesos con su lengua, que tiene forma de cucharón, y además, tiene una impresionante capacidad para engullir huesos enteros (es un espectáculo ver como se mete un hueso en el pico y con giros de cabeza se lo va acomodando en su interior para ir tragándolo poco a poco en un proceso que parece imposible de realizar, pero que él hace con suma facilidad). Por ello, no compite con otros buitres y es la última en asomar a un cadaver, comiéndose los huesos y los pellejos que quedan y otras especies no han sido capaces de tragar.

Diremos que no siempre se los come en el sitio, si no que en ocasiones los transporta a lugares en los que esté más tranquilo. De esta forma, unas veces coge los restos con el pico, y otras con las patas.

Entre lo más común y abundante en su dieta están los huesos de ganado ovino y caprino, que por el tamaño le es más fácil digerir; a pesar de ello, no deshecha huesos más grandes de animales de mayor tamaño. También se alimenta de insectos y a veces mata a sus propias presas (como tortugas), por lo que tiene unas patas más poderosas y unas garras más curvadas que los demás buitres. Si el alimento es muy grande (para poder tragar el hueso entero más fácil), lo transporta hasta rompederos, zonas de peñas donde lo dejará caer y soltará de las garras en una posición correcta para que se rompa contra piedras.

Este proceso, aunque pueda parecer muy sencillo, no lo es así, y el quebrantahuesos, diremos que tiene todo matemáticamente controlado, ya que con una precisión impresionante “revienta” los huesos (y también las tortugas) en las piedras adecuadas; incluso en días de mucho viento, calcula el lugar exacto para soltarlo y de esta manera corregir el cómo le afecta la intensidad del viento a su hueso y conseguir su propósito. Este proceso, puede ser repetido en varias ocasiones, hasta lograr el premio.

Y aunque no sea muy común, hay veces, que esa gracilidad con la que vuela le ayuda a parasitar a otras aves de presa que han realizado caza a algún animal. Acosa incluso a águilas reales (otra de los reinos de los cielos), hasta que esta suelta a su presas, arrebatándole de esta manera el alimento.

Quebrantahuesos portando un hueso en la boca (14-10-2015)

Quebrantahuesos portando un hueso en la boca (14-10-2015)

Como ya he dicho con anterioridad, esta zona que yo visito anualmente para disfrutar de estos barbudos, tiene zonas habilitadas donde se les alimenta artificialmente para suplir la bajada de cantidad de ganado en el monte, que cada día es menos abundante y es la principal fuente de alimento de los quebrantahuesos pirenaicos…

Posados (16-10-2015)

Quebrantahuesos posados en uno de los muladares junto a buitres leonados (16-10-2015)

Todos juntos (16-10-2015)

Todos juntos entremezclados (16-10-2015)

Como podéis imaginar, este es un grave problema para la especie. Probablemente el mayor. El menor número de ganado en el monte en la actualidad, es algo que marca la biología del animal y hace que su favorable evolución en la distribución cada vez sea más difícil.

Transportando un hueso en las patas (16-10-2015)

Transportando un hueso en las patas (16-10-2015)

Cada vez en esta sociedad estamos más acomodados, y eso hace que la ganadería vaya más a ganadería intensiva (macrogranjas con cientos y miles de cabezas alimentadas con piensos) que a la ganadería extensiva (ganado suelto en el monte alimentándose de hierba y pastos naturales). Por ello, cada vez hay menos cadáveres en el monte (principal fuente de alimento de la especie), y eso hace que le sea más difícil encontrar comida y que haya menos alimento para todos. Algo difícil de arreglar, y que de momento se está haciendo con muladares, pero… ¿hasta cuándo será viable esta situación de repartir patas en diferentes puntos del Pirineo para mantener al animal?

Esto unido a choques con tendidos eléctricos, posibles choques con molinos eólicos, el uso de venenos indiscriminadamente por ganaderos y cazadores para eliminar lo que ellos equivocadamente llaman “alimañas”, o cazadores (o mejor dicho “escopeteros”) que lanzan perdigones a todo lo que se mueve sin importar ni especie, ni catalogación del animal solo para poder probar su acierto, o reírse junto a otros compañeros en el bar, ha hecho que el quebrantahuesos haya llegado a tener una situación tan delicada en Europa y en el Pirineo, de la que parece que poco a poco se está recuperando por la habilitación de estos muladares y por la mayor concienciación medioambiental que parece poco a poco va calando en la sociedad, dando valor a estas especies que antes eran odiadas y que ahora se piensan mucho más en mantener y conservar, ya que además de haber nacido fundaciones, ONGs y asociaciones con ideología conservacionista, se puede ver como un reclamo turístico que deja unos buenos ingresos económicos en las zonas que son capaces de explotar este recurso sosteniblemente…

Así que estos muladares, son muy importantes para la supervivencia de la especie, pero no solo para ella, sino que además son visitados por muchas otras especies.

Principalmente buitres leonados, alimoches (en época estival), milanos y varios tipos de córvidos, con los que se entremezcla sin ningún tipo de problema.

Quebrantahuesos y buitres leonados en uno de los muladares (16-10-2015)

Quebrantahuesos y buitres leonados en uno de los muladares (16-10-2015)

Pero sobretodo, los principales visitantes de estos PAS y PASAN (punto de alimentación suplementaria y punto de alimentación suplementaria de aves necrófagas), son los quebrantahuesos, que visitan la zona en todas sus posibles edades y plumajes.

En este viaje, tuve la suerte de ver un aporte de patas al muladar, algo que no había observado nunca, y la verdad que fue un total espectáculo. Decenas de buitres se dieron cita en ese momento viniendo de todos los lados junto a varios quebrantahuesos, que se posaron tranquilamente entre los leonados y esperaban su momento para coger los huesos que se habían echado.

Dos jóvenes posados (14-10-2015)

Dos jóvenes posados en el PASAN (14-10-2015)

Siguiendo un poco con su bilogía, ya que estamos en época, iremos ahora un poco con el tema de la reproducción. El quebrantahuesos, además de formar parejas de una hembra y un macho, también hace tríos poliándricos, formados por dos machos y una hembra; incluso alguna vez se han visto unidades reproductoras de 4 ejemplares. Esto de los tríos y demás, es algo curioso pero bastante habitual en los buitres.

En las paradas nupciales (además de defender territorio), producidas en invierno, la pareja (ya con 7 años cada uno) toma altura volando junta y en círculos muy cerrados. Así, llega el punto en el que los dos ejemplares entrelazan sus garras y caen en picado girando sobre sí mismos durante varios metros y segundos, acabando por soltarse a pocos metros del suelo. Además, a todo ello, se le unen espectaculares picados individuales en la zona de nidificación.

Los nidos los hacen generalmente en cuevas y oquedades, y los realizan durante esta misma época, haciendo buenas estructuras sobre todo con ramas y lana de ovejas, que aprovecha sobre todo para mantener el calor de huevos y pollos en esta época tan fría.

El huevo es ocre, y necesita algo más de 50 días de incubación, en la que tanto macho como hembra se ocupan de dar calor al embrión. Hay que tener en cuenta que es un momento crítico, ya que por estas fechas las temperaturas son mínimas, y en muchos casos extremas.

Luego, tras el nacimiento, el pollo permanecerá en el nido unos 110-120 días aproximadamente, adquiriendo ya el tamaño adulto pero siendo menos corpulento. Aunque generalmente nace un pollo, hay ocasiones en los que la puesta consiste en dos ejemplares, pero al nacer el segundo con 4-5 días de retraso sobre el primero, el menor tamaño hace que su hermano mayor le agreda, se lleve toda la comida y le domine, por lo que casi siempre muere a falta de alimento.

Durante la cría, aunque el pollo esté preparado para tragar pequeños huesos, los padres suelen desmenuzar la comida para facilitar el proceso de alimentación. Tras los días en los que el pollo permanece en el nido, al final vuela estimulado por los padres que se encuentran en algún oteadero y que le ponen comida cerca a modo de cebo para animarlo a que salte.

Así comienza a volar, y una vez aprendido esto, acompaña a sus padres hasta invierno, cuando se produce el celo del animal. Aún y todo, antes de abandonarlos (más o menos en enero), enseñan a la vez que entrenan a sus hijos, el proceso de alimentación y de tirar huesos a rompederos, para que de esta forma, tras separarse puedan buscarse la vida por si solos.

En esta dispersión juvenil, que dura desde que se separan de los padres hasta que se asientan en un territorio y encuentran pareja y se reproducen, la mortalidad es muy alta, así que es un momento crítico para la especie, en el que cada ejemplar recorre cientos y cientos de kilómetros, pasando en ocasiones de unos macizos montañosos a otros hasta que encuentran el sitio adecuado para reproducirse.

Hay que tener en cuenta que es muy delicado el realizar seguimiento a un nido de quebrantahuesos (y en general de cualquier especie), ya que a la mínima molestia puede abandonar el nido y echarse la nidada a perder, así que máximo cuidado y precaución con este tipo de cosas… Así que yo allí doy uso al telescopio pero no para seguir la reproducción, sino para ver como se alimentan. Manteniendo la distancia para no molestarles, se les puede observar en estos lugares de lujo.

Dos ejemplares comiendo (16-10-2015)

Dos ejemplares comiendo (16-10-2015)

Joven y adulto con digiscoping (16-10-2015)

Joven y adulto con digiscoping (16-10-2015)

Y con suerte, se les puede ver engullir los huesos que allí se les aportan. Eso es más difícil, ya que en general los cogen y se marchan volando con ellos en las garras, pero a pesar de todo, a base de horas a alguno se le llega a ver tragar el hueso allí mismo en un proceso natural espectacular.

Parece mentira que sean capaces de meterse huesos de tales dimensiones así sin más, y la verdad que lo hacen sumamente sencillo; es una gozada el poder verlo con esos giros de cuello y de cabeza hasta que el hueso ya desaparece y va a parar por completo al interior del animal.

Quebrantahuesos tragando un hueso (16-10-2015)

Quebrantahuesos tragando un hueso (16-10-2015)

Y aunque en estos muladares quedan muchos huesos de otros aportes antiguos realizados que no son aprovechados, en ocasiones se medio pelean en el mismo suelo varios ejemplares desplazándose unos a otros.

Supongo que será por tema de marcar territorio y demás…

En vuelo mientras uno traga un hueso (16-10-2015)

En vuelo mientras uno traga un hueso (16-10-2015)

Quebrantahuesos con un hueso en la boca (16-10-2015)

Quebrantahuesos con un hueso en la boca (16-10-2015)

Y como es lógico, esta zona de alta montaña es muy ganadera y se dan bonitas escenas de ganado… Los días que yo estuve allí había varios ganaderos y pastores de la zona bajando ganado a zonas más bajas, ya que el invierno se echaba encima y si caía alguna nevada sería difícil el recuperar a parte del ganado, que todavía estaba en zonas muy altas.

Había bastantes yeguas y ganado caballar…

Pareja de caballos dándose mimos... jejejeje (14-10-2015)

Pareja de caballos dándose mimos… jejejeje (14-10-2015)

Además de buen número de ganado vacuno, y algo de ganado ovino, que en buenos rebaños se movían en laderas de fuerte pendiente con cierta facilidad.

Vaca en el borde del bosque (14-10-2015)

Vaca en el borde del bosque (14-10-2015)

De esta forma, los ejemplares adultos con las crías del año creaban escenas enternecedoras, como es el caso de las vacas con los terneros… Tuve la suerte de compartir buenos ratos con un pastor, en el que yo le contaba que hacía allí y le contaba experiencias del quebrantahuesos, y él me contaba cómo funciona el ganado por allí… Como ya se sabe, me dijo que es un mundo que va a menos, que da lo justo para sobrevivir y que es un mundo muy sufrido…

Además me dijo, que hace un par de años, cayó de imprevisto una nevada con una helada muy fuerte, y que pudieron ver como una manada de varias vacas resbalaba y caía por una ladera helada durante cientos de metros… Debió ser una penuria, ya que al parecer, comenzaron a rodar por el hielo y no pararon hasta llegar a una pista, todas muertas y totalmente quemadas y deshechas… Una pena.

Por ello andaban a destajo subiendo con un coche y un remolque venga a bajar ganado al pueblo, ya que por estas fechas en cualquier momento podía caer una helada y dejar a los animales “atrapados” en las zonas más altas.

Vaca con su ternerillo (15-10-2015)

Vaca con su ternerillo (15-10-2015)

Y allí, mientras estaba con el pastor hablando y cambiando impresiones (todos los días coincidí con él) aunque muchas veces me tocaba tirar de telescopio para disfrutar del “quebranta”, en muchas otras nos llegaban a pasar muy cerca, pudiendo llegar a escuchar el sonido del viento en sus alas al aletear.

Quebrantahuesos aleteando muy de cerca (14-10-2015)

Quebrantahuesos aleteando muy de cerca (14-10-2015)

Ejemplar joven también muy cercano (15-10-2015)

Ejemplar joven también muy cercano (15-10-2015)

Y al igual que en mi último viaje por allí, en ocasiones volaban varios ejemplares tan cercanos, que llegaban a tener buenos enganchones, supongo que unos a modo de juego, y otros a modo de defensa del territorio.

Pareja de quebrantahuesos jóvenes (15-10-2015)

Pareja de quebrantahuesos jóvenes (15-10-2015)

Dos ejemplares planeando (14-10-2015)

Dos ejemplares planeando (14-10-2015)

Unas veces se trataba de pequeños lances de unos sobre otros sin mayores consecuencias… Simples persecuciones y poco más.

Proceso de una de las peleas (14-10-2015)

Proceso de una de las peleas (14-10-2015)

Otro de los enganchones (16-10-2015)

Otro de los enganchones (16-10-2015)

Pero en otras, se creaban verdaderas persecuciones de varios metros y unos cuantos segundos de duración, enganchones con las garras incluidos y amagos de picotazos y patadas contra el cuerpo del adversario.

Luchas espeluznantes acompañadas de silbidos que me ponían la piel de gallina y que unas decidía intentar fotografiar, y otras simplemente observar con mis prismáticos despreocupándome de la cámara y disfrutando del momento.

Dos adultos que se enzarzan... (16-10-2015)

Dos adultos que se enzarzan… (16-10-2015)

Mostrandose las garras mutuamente (16-10-2015)

Mostrándose las garras mutuamente (16-10-2015)

Parece que uno comienza a huir... (16-10-2015)

Parece que uno comienza a huir… (16-10-2015)

Pero el acoso continua... (16-10-2015)

Pero el acoso continúa… (16-10-2015)

No hay piedad... (16-10-2015)

No hay piedad… (16-10-2015)

Y al final uno de los dos acabará huyendo... (16-10-2015)

Y al final uno de los dos acabará huyendo… (16-10-2015)

La verdad que se crean escenas impactantes… Ver como dos “bicharracos” de casi tres metros de envergadura se intentan pelear es una pasada… El ver como se muestran mutuamente las garras y el pico para intimidarse es algo brutal, a pesar de que todas las peleas acababan sin sangre y con uno de los dos huyendo…

Acoso entre dos ejemplares (14-10-2015)

Acoso entre dos ejemplares (14-10-2015)

Pero eso sí, todas de diferentes intensidades, donde los más jóvenes se mostraban mucho más agresivos que los adultos.

Al parecer, los jóvenes son mucho más alocados que los adultos, y los adultos para no estropearse el plumaje (conocen lo importante que es tenerlo en buen estado para poder volar y planear), intentan evitar estos enfrentamientos, por lo que son más tranquilos.

Dos jóvenes en plena pelea (16-10-2015)

Dos jóvenes en plena pelea (16-10-2015)

Enganchados garras con garras (15-10-2015)

Enganchados garras con garras (15-10-2015)

Por ello entre adultos se daban más como una especie de persecuciones que de “enganchones”, que por fechas podían ser perfectamente los primeros inicios de “celo” en el animal…

Dos adultos uno tras otro (14-10-2015)

Dos adultos uno tras otro (14-10-2015)

Persiguiéndose muy cerca del suelo (14-10-2015)

Persiguiéndose muy cerca del suelo (14-10-2015)

Uno tras otro (16-10-2015)

Uno tras otro, pero en esta ocasión ejemplares más jóvenes (16-10-2015)

Y otro más... (15-10-2015)

Y otro más… (15-10-2015)

Y entre tanto quebrantahuesos, aunque todas las miradas se las llevaba el, en mis paseos y esperas no faltaron un buen listado de pajarillos… Aunque mis días por allí consistían en permanecer horas y horas en los mismos puntos de observación, daba tiempo a pasear y adentrase en la espesura de los pinares… además, había que llegar a los sitios de observación caminando durante algún kilometrillo.

no solo de quebrantahuesos vive el hombre... jejejeje (14-10-2015)

No solo de quebrantahuesos vive el hombre, aunque yo… sería capaz, jejejeje (14-10-2015)

Entre pájaros de menor tamaño un listado bueno, aunque no muy grande tampoco. Mosquiteros, carboneros comunes, carboneros garrapinos, carboneros palustres, herrerillos, mitos, petirrojos, pinzones vulgares, escribanos soteños, lúganos, colirrojos tizones, currucas capirotadas…

De los chiquitines, chochines entre matorrales, reyezuelos, tanto listados como sencillos en las copas de los árboles, y agateadores norteños por los troncos.

De mayor tamaño unas cuantas rapaces.

Buitrada cicleando (16-10-2015)

“Buitrada” cicleando (16-10-2015)

Por un lado los típicos buitres leonados, que son muy abundantes en zonas rocosas y como es lógico, allí crían por docenas, siendo muy visibles en los mismos muladares en los que aparece el quebrantahuesos.

Buitre posado (13-10-2015)

Buitre posado (13-10-2015)

Otras de menor tamaño como azores, gavilanes, ratoneros y milanos reales también hicieron aparición, y con un poco de suerte y sobre la bocina observé una preciosa águila real, que apareció el último día y en el último momento , ya cuando me marchaba y recogía todo, muy cerca del pueblo de Escuaín.

Águila real (16-10-2015)

Águila real (16-10-2015)

Entre córvidos destacar la presencia de cornejas, picarazas, cuervos y arrendajos en las zonas más forestales. Además, alguna de ellos visitaba también el muladar, aunque no se llegaban a mezclar ni con los buitres ni con los “quebrantas” en exceso.

Cuervo (16-10-2015)

Cuervo (16-10-2015)

Además, en las zonas más altas, chovas piquigualdas, y en los bosques de pino alguna paloma torcaz. A destacar un par de coloridos camachuelos que no pude fotografiar y aviones roqueros que volaban a toda velocidad por el cielo.

Grupo de chovas (14-10-2015)

Grupo de chovas (14-10-2015)

Entre pájaros carpinteros pitos reales y picos picapinos, y a los mirlos comunes, les acompañaban también un muy buen número de mirlos capiblancos en los rasos más altos que visité.

Mirlo capiblanco (15-10-2015)

Mirlo capiblanco (15-10-2015)

Muy buen número también de zorzales (comunes y charlos), además de algún bisbita en los rasos desde donde pasaba mis horas con el telescopio.

Zorzal en lo alto de un pino (14-10-2015)

Zorzal en lo alto de un pino (14-10-2015)

Y en las zonas de regatas se veía alguna lavandera cascadeña y lavanderas blancas, que completaban de esta forma el listado de aves observadas durante mis días por allí.

No faltaban tampoco los mamíferos, aunque en número bastante reducido, tanto en ejemplares como en especies. Otras veces había observado alguna ardilla y corzos, pero en esta ocasión se me resistieron y me tuve que conformar con otras.

Muy simpático un zorrillo, que andaba merodeando continuamente la zona de aporte de patas y que me localizó a mi enseguida, escondiéndose pero apareciendo de vez en cuando bastante desconfiado.

Zorro entre arbustos (15-10-2015)

Zorro entre arbustos (15-10-2015)

Por lo que pude ver, a pesar de que los muladares suelen estar cerrados con vallas perimetrales, este zorrillo lo llegué a ver dentro “enredando” y cogiendo patas, por lo que seguro que conoce la zona como su palma de la mano y anda allí bien asentado, ya que aquello para él es un restaurante de cuatro estrellas, gratis y con comida segura.

Anda que no era zorro ni nada el tío… jejejejejeje.

El mismo zorro un poquillo más cerca (15-10-2015)

El mismo zorro un poquillo más cerca observándome (15-10-2015)

En las zonas más altas, podía descubrir con el telescopio algún sarrio muy lejano que se alimentaba de hierba…  A ver si los llegáis a ver en esta foto, a la izquierda de la imagen por encima de las vacas.

Uno está de lado, y el otro nos enseña el culo…

Sarrio con un quebrantahuesos muy cercano (15-10-2015)

Pareja de sarrios con un quebrantahuesos muy cercano y vacas algo más bajas (15-10-2015)

Y otra cosa… ¿veis a la derecha, en una zona donde hay unas piedras sueltas algo color crema? Pues se trata de un quebrantahuesos que andaba posado en la hierba en la misma zona de los sarrios… En la foto no se ve bien, pero con el telescopio se veía de lujo… Os tendréis que fiar de mí! jejejejeje.

Y además de el avistamiento de estos mamíferos de forma directa, también vi algún rastro. Aunque no pillé mucho, observé este muy curioso de zorro, que al parecer había estado alimentándose de algún fruto rojo, y zonas de tierras movidas por jabalíes, que tuve la suerte de ver un par en un atardecer.

Excremento de zorro (14-10-2015)

Excremento de zorro (14-10-2015)

Y en días tan largos, también toca avituallarse e hidratarse, que aunque uno este quieto, la tensión de buscar quebrantahuesos vacía el estómago a cualquiera… jajajajajaja, eso sí, hay que tener en cuenta que no hay que perder ni un minuto… Así que alguno, aunque somos hombres, somos capaces de hacer dos cosas a la vez… jajajajajajajajaja.

El mendas bien atento... (14-10-2015)

El mendas bien atento… (14-10-2015)

Y a la mínima que uno se despistaba se producían nuevos lances entre los diferentes ejemplares. Como es lógico, “Murphy” no falla en estos casos, y en los instantes en los que uno dejaba de prestar atención aparecían los quebrantahuesos más cercanos…  Este mundo es así!!!!

Dos adultos en plena faena (16-10-2015)

Dos adultos en plena faena (16-10-2015)

Escenas inolvidables las producidas (15-10-2015)

Escenas inolvidables las producidas en esta especie de peleas y batallas aéreas (15-10-2015)

Poco a poco voy terminando por hoy, pero no puedo olvidar hablar tampoco de lo importante que es el identificar quebrantahuesos que andan por allí marcados y que pueden mostrar datos de interés.

Son decenas y decenas los ejemplares que están individualizados con emisores radiosatélites, gps, o simples marcas alares con los que podemos diferenciar unos ejemplares de otros.

Los datos pueden servir para dar información de desplazamientos, ubicaciones de nidos, zonas de campeo de las especies, zonas donde se alimentan… así que cualquier dato sobre ejemplares avistados es bueno y nos sirve de ayuda para diferentes estudios, lo que sin duda alguna beneficia a la especie y sirve de ayuda en planes de gestión, de recuperación o de reintroducción.

Aínsa (14-10-2015)

“Aínsa”, ejemplar adulto marcado con marcas alares verde claras (14-10-2015)

De esta forma observé varios ejemplares marcados, de los que ya he enviado la información por si puede ser de utilidad. En primer lugar a “Aínsa”, un ejemplar adulto de 6 años y de sexo femenino con marcas verdes claras en ambas alas.

También vi a “Trigoniero”, un ejemplar que en mis viajes por allí ha sido habitual, y que se trata de un macho de 4 años con marcas rojas e inscripción “6PP” en letras blancas.

Trigoniero (16-10-2015)

“Trigoniero” (16-10-2015)

Marcado en este año pasado observé a “Yaga”, una hembra adulta de 6 años de edad con marcas diferentes, una azul y otra blanca y con inscripción “N07”.

Yaga (14-10-2015)

“Yaga” en pelno vuelo (14-10-2015)

Todos estos ejemplares, están individualizados con datos de edad, sexo, últimas observaciones, fotos y mucho más en la web de la “Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos”, web de interés con mucha información y en la que podemos ver todos los ejemplares que en la actualidad están marcados en el enlace http://www.quebrantahuesos.org/htm/es/elquebrantahuesos/seguimiento.htm

Además, observé a “Marta”, “Góriz”, “Belisa” y “Asterix”, ejemplares de edad variada y de los que alguno ya había observado en visitas anteriores. Si queréis mas info sobre los ejemplares, simplemente tenéis que pinchar en el enlace que os acabo de poner y enredar un poco, que es muy fácil, y así entrenáis para futuros avistamientos… jejejeje.

Marta (15-10-2015)

“Marta” planeando (15-10-2015)

Góriz (14-10-2015)

“Góriz” muy cercano al muladar (14-10-2015)

Belisa (15-10-2015)

“Belisa” en pleno vuelo (15-10-2015)

Asterix (14-10-2015)

“Asterix”, con marca azul y roja, y mostrando la antena de su receptor satélite (14-10-2015)

Y como es lógico, estas aves marcadas tampoco se libraban del acoso de otros ejemplares…

En mi última visita recuerdo que “Aínsa” estaba muy agresivo, pero en esta ocasión le tocaba estar sumiso y era dominado y atacado por ejemplares más jóvenes, como el de la foto.

Aínsa acosado por uno ejemplar más joven (15-10-2015)

Aínsa acosado por un ejemplar más joven (15-10-2015)

También entre los quebrantahuesos marcados, observé un buitre marcado con marcas alares amarillas y la inscripción “HLM”… De este ya no he conseguido información “extra”, pero bueno, con los datos de los “quebrantas” marcados me doy por satisfecho.

Igualmente, tras esta buena “chapa” sobre la especie y mi viaje por allí, que espero os haya gustado, que hayáis aprendido algo y haberos dejado a vosotros también satisfechos, para acabar os dejo un texto que he encontrado por ahí y que define a la perfección a este precioso y elegante animal… Se trata de un “relatillo” de A. Chapman y W.J. Buck que fue publicado en “La España inexplorada” en 1910, y que tiene más razón que un Santo.

Quebrantahuesos mirando hacia abajo (14-10-2015)

Quebrantahuesos mirando hacia abajo (14-10-2015)

“Es un espectáculo memorable observar al gran Gypaetus barriendo el espacio sobre cañadas y riscos en las sierra, en extraña similitud con algún fantasmagórico dragón volante de época miocena; una visión de irisaciones color rojo sangre insertadas en una cabeza cruel de hirsuta barba negra, de plumaje gris blanquecino y pecho dorado. Ni observándole durante media hora (o medio día) se podrá distinguir ni un solo signo de esfuerzo ejercido por alas de tres yardas de amplitud. Con sus alas ligeramente dobladas se sumerge hasta los 1.000 pies hasta perderse de vista sobre el horizonte de una manera aterradora. Gira la larga cola cuneiforme (con más suavidad que el timón más maniobrero) aunque las amplias alas color lavanda permanecen rígidas sin un movimiento que indique el esfuerzo que ha columbrado. La fuerza requerida para levantar un peso muerto de 20 libras hasta tales altitudes puede ser calculado por los ingenieros con precisión; pero ¿Cómo se consigue? Que ese poder existe está bastante claro y al menos sirve para explicar las tradicionales fabuladas de quebrantahuesos gigantes que se abalanzan sobre los cazadores de cabras desde su peligroso asidero en las peñas para festejarse con los restos de abajo o que, en momentos de ocio, acarrean bebés desatendidos a sus aguileras ¡Ójala la tarea de los estudiosos de la naturaleza se encamine a disipar todos estos cuentos!”

Quebrantahuesos en vuelo (14-10-2015)

Quebrantahuesos en vuelo (14-10-2015)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en "Quebranta", Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Quebrantahueseando” de nuevo por tierras oscenses…

  1. dr.zruspae dijo:

    Enhorabuena! Tienes un blog IMPRESIONANTE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s