Otro año más a Soria a los Eleonoras

Y como todos los años, ya hace días que me dirigí a tierras sorianas para intentar ver y disfrutar a los halcones de Eleonora (2 y 3-7-2016), esas curiosas aves marinas, pero que por Sanjuanes aparecen en pinares de interior para alimentarse de escarabajos sanjuaneros, por lo que podemos gozar de ellos en zonas poco habituales.

Paisajes a otear buscando halcones (2-7-2016)

Paisajes a otear buscando halcones (2-7-2016)

Yo la zona a la que voy es Almazán y sus alrededores… Fuentepinilla, Almazán, Matute, Matamala… Donde los días consisten en estar para el amanecer en el campo y buscar todo el día, esperando hasta última hora del día, que es cuando parece que estos animales están más activos y dedican la mayoría de su tiempo a cazar…

Halcón de Eleonora en vuelo (2-7-2016)

Halcón de Eleonora en vuelo (2-7-2016)

De esta forma se combinan los bonitos paisajes que dejan las primeras y últimas horas de luz del día, con los mejores avistamientos de la especie.

Atardecer entre pinos (2-7-2016)

Atardecer entre pinos (2-7-2016)

Durante las horas de menos calor, (ya que como podéis imaginar durante estos días de junio casca mucho el sol en horas centrales), los halcones de Eleonora pasan horas y horas posados en sus oteaderos, usando en esta zona, en su mayoría los cables y postes de alta tensión.

O por lo menos, así los tengo yo fichados.

Halcones en diferentes ubicaciones (2-7-2016)

Halcones en diferentes ubicaciones (2-7-2016)

Halcón de Eleonora en vuelo (2-7-2016)

Halcón de Eleonora posado (2-7-2016)

Mirando de frente (3-7-2016)

Otro ejemplar mirando de frente (3-7-2016)

Por ello, con solo caminar por las pistas parcelarias, no es muy difícil ver sus siluetas y dar con ellos…

Además se trata de aves bastante confiadas comparadas con otras rapaces, y aunque algunas están lejanas, se dejan ver con cierta dignidad, por lo que con prismáticos y telescopio se pueden ver muy bien sus detalles físicos.

Halcón de Eleonora de fase clara (3-7-2016)

Halcón de Eleonora de fase clara (3-7-2016)

Halcón de Eleonora de fase oscura (3-7-2016)

Halcón de Eleonora de fase oscura (3-7-2016)

En los cables (2-7-2016)

En los cables (2-7-2016)

Como ya habéis visto en las fotos, además, tuve suerte y estaban presente las dos formas en la especie. Es curioso, pero la verdad que las coloraciones son muy muy diferentes… Hay un morfo claro, y otro oscuro (como en el águila calzada), y ambas formas son preciosas… La verdad que no tiene nada que envidiar la una a la otra.

Como bien indica su nombre, la fase clara tiene zona de pecho y parte baja de la cabeza blanca, salpicada con manchas negras y con cierto tono rojizo, mientras que la fase oscura es totalmente de color negruzco.

Yo divisé hasta 9 ejemplares diferentes (2 de ellos oscuros y 7 claros). Otros años tenía vistos más cantidad, y buenas sorpresas como elanios y carracas, pero menor porcentaje de individuos oscuros.

Halcón rascándose (2-7-2016)

Halcón rascándose (2-7-2016)

Así que allí en los cables pasaban sus ratos acicalándose y quietos, como si de figuras de cartón piedra en muchas ocasiones se tratasen…

Halcón de fase oscura apañándose el plumaje (3-7-2016)

Halcón de fase oscura apañándose el plumaje (3-7-2016)

Otras veces volaban y se movían, pero durante muy pocos metros… Incluso se veían bastante individuales y solitarios. A pesar de presentarse en grupos pequeños, no interactuaban entre sí, y andaban continuamente en solitario.

Eleonbora oscuro atacando o algo así a uno de fase clara (2-7-2016)

Eleonora oscuro atacando (o algo así) a uno de fase clara (2-7-2016)

Echando a volar tras arremeter contra él (2-7-2016)

Echando a volar tras arremeter contra él (2-7-2016)

La verdad que son bichos bien bonitos, y que al coche son muy confiados… Por ello, desde el vehículo a los ejemplares más cercanos se les puede observar y fotografiar de lujo…

Eleonora en el cable (3-7-2016)

Eleonora oscuro en un cable (3-7-2016)

Eleonor en el cable (3-7-2016)

Eleonora claro en otro cable (3-7-2016)

Más difícil en cambio es dar con ellos en otro tipo de oteaderos más naturales para que sea todo más fotogénico… Por lo menos en las zonas en los que yo los tengo controlados.

A pesar de ello, en horas centrales del día y de mucho sol, abandonaban los cables y se metían en zonas de pino, donde buscaban las escasas sombras existentes. De todas formas, este año no se a que zonas de pinares iban, ya que desaparecían y no era capaz de dar con ellos… Así como otros años frecuentaban los bordes, en esta ocasión apenas vi alguno en las masas forestales, por lo que o se me mimetizaban mejor, o buscaban otras zonas de pinos o chopos que yo desconozco.

Eleonora posado en pinos (2-7-2016)

Eleonora posado en pinos (2-7-2016)

Posado en la rama de un pino (3-7-2016)

Posado en la rama de un pino (3-7-2016)

Incluso verlos en vuelo y con buena luz me fue prácticamente imposible… De repente levantaban el vuelo, cicleaban un poco a toda velocidad y desaparecían en el horizonte, sin tener ni idea de donde se habían metido…

Eleonora en vuelo (2-7-2016)

Eleonora en vuelo (2-7-2016)

A modo de curiosidad para saber un poco más de esta especie, diremos que durante la mayor parte del año es una especie insectívora (de hecho por estas fechas como ya he dicho se hincha a escarabajos) pero que tiene algo especial.

Durante la época de reproducción es un perfecto cazador de aves. Al contrario que otras especies de halcones y rapaces que sincronizan su reproducción con la de sus presas, el halcón de Eleonora tiene una estrategia de supervivencia diferente y ha sido capaz de adaptar su reproducción para hacerla a la vez que la época de migración de la mayor parte de paseriformes y otras aves de pequeño tamaño. Como piratas aéreos, se instalan en islotes y peñas que son lugares idóneos para que las migratorias descansen al no considerar el riesgo de depredación de este tipo de halcones.

Allí las esperan y con el agotamiento que llevan los pajarillos en el cuerpo les dan caza y acaban con ellos.

Según estudios, alcaudones, abubillas, vencejos o pajarillos de otras especies son algunas de las presas que, en ocasiones no son comidas al instante y son acumuladas en despensas. Algunas, aún vivas, se esconden aterrorizadas en huecos, esperando la ocasión para escapar de miles de predadores potenciales.

Incluso se ha descubierto algo sanguinario, desagradable y violento (pero bastante habitual en el mundo animal), ya que dado que la disponibilidad de presas puede sufrir altibajos a lo largo del tiempo, algunos halcones mutilan a sus presas arrancándoles las plumas de las alas y de la cola para impedir que puedan volar y las introducen en el fondo de cavidades y fisuras en la roca. De este modo están disponibles para su consumo posterior.

Así que ya veis; un comportamiento curioso a la vez que muy interesante… Es impresionante como sufre adaptaciones la naturaleza para sobrevivir en diferentes medios y hábitats.

Además de esta especie, pude ver más especies interesantes…

Destacar un alcotán, ave parecida pero con coloración bien diferente, que compartía pinar… Solo la vi uno de los días, y fue un avistamiento más que fugaz, pero aún y todo pude identificarlo bien y sacarle esta fotillo testimonial…

Alcotán en vuelo (3-7-2016)

Alcotán en vuelo (3-7-2016)

Igualmente, muy buen número de cernícalos entre las rapaces acompañantes.

En muchas ocasiones compartían postes y cables con los halconcillos, pero en otras los Eleonoras no los querían cerca y volaban tras ellos hasta echarlos… Como esta persecución en la que los pude retratar malamente, pero de la que queda el recuerdo de la intensa persecución que disfruté…

Cernícalo acosado por Eleonora (3-7-2016)

Cernícalo acosado por Eleonora (3-7-2016)

Entre rapaces destacar ratoneros, bastante frecuentes también, y un macho de aguilucho cenizo y algún milano, tanto real como negro. Igualmente, al empezar el día sin apenas luz, se podían escuchar los últimos cantos de los autillos, los búhos más chiquitos de nuestros lares y que se mimetizan durante el día a la perfección en el arbolado.

Ratonero en un pinar (2-7-2016)

Ratonero en un pinar (2-7-2016)

Muy alta la presencia de corzos… La verdad que se veían con mucha facilidad en los campos de trigo, avena, cebada y lo que fuese… En los pinares eran menos abundantes, pero aún y todo sentí que la presencia fue mayor a la de años anteriores…

Precioso macho de corzo (2-7-2016)

Precioso macho de corzo (2-7-2016)

Precioso corzo caminando en un campo con las primeras luces (3-7-2016)

Precioso corzo caminando en un campo con las primeras luces (3-7-2016)

No sé si será casualidad pero cada año que voy veo más…

Incluso se veía alguna hembra con sus pequeñas criaturas… Como es el caso de este ejemplar que saltaba con dos chiquitas a sus espaldas por un campo de trigo, donde a las pequeñajas apenas se les veían las orejas, y los cuartos traseros cuando saltaban…

Hembra con dos crías corriendo entre el trigo (3-7-2016)

Hembra con dos crías corriendo entre el trigo (3-7-2016)

Aquello es muy buena zona para pasear e indagar, y así salió buena variedad de avifauna.

A las rapaces ya citadas se les suma un buen número de las que siempre gusta ver. Abubillas, abejarucos, alcaudones dorsirrojos y alcaudones comunes, cucos, oropéndolas, picos picapinos, pitos reales, torcecuellos, cigüeñas…

Abubilla (3-7-2016)

Abubilla (3-7-2016)

Alcaudón común (2-7-2016)

Alcaudón común (2-7-2016)

Alcaudones dorsirrojos (3-7-2016)

Alcaudones dorsirrojos (3-7-2016)

No faltaba tampoco la representación de córvidos con picarazas, arrendajos y cornejas, y por otro lado tórtolas turcas, una tórtola europea, mucha paloma torcaz y palomas bravías… Además de sonar las codornices entre la espesura de los campos, y los ruiseñores entre la vegetación.

Igualmente buen número de estorninos negros, gorriones comunes, vencejos, golondrinas y aviones comunes, sobre todo en los pequeños cascos urbanos de los pueblecitos de la zona.

Los pinares suelen ser bastante claros, pero en las zonas de bordes de bosque o bordes de campo, se observaban buenas masas arbustivas, donde se podían ver especies como tarabillas comunes, escribanos soteños, collalbas grises (muy cerca de los pueblos), trigueros o currucas, de las que vi capirotadas, mirlonas y carrasqueñas.

Curruca carrasqueña entre matorrales (3-7-2016)

Curruca carrasqueña entre matorrales (3-7-2016)

En zonas más abiertas, cogujadas, alondras, buitrones y cerca de cabañas o chabisques, buena representación de gorriones molineros. Y en zonas cercanas a acequias o zonas de agua buen número también de lavanderas boyeras y azulones mientras se escuchaban los ruiseñores bastardos.

Muy alto (me sorprendió positivamente) el número de gorriones chillones, sobre todo en montones de piedras y en zonas arbustivas o de pequeñas chabolas, mientras verdecillos, carboneros, jilgueros, verderones, pinzones vulgares, pardillos, mirlos, petirrojos, colirrojos tizones y lavanderas blancas tampoco faltaron a la cita, pero en general en número bastante reducido.

Gorrión chillón (3-7-2016)

Gorrión chillón (3-7-2016)

Además de los corzos, entre mamíferos destacar la presencia de liebres, de las que pude ver un par de ejemplares corriendo raudas y veloces. Siempre buena alegría y buenas sorpresas, ya que suelen ser animales difíciles de ver y poco frecuentes, que siempre te sorprenden…

Liebre corriendo (2-7-2016)

Liebre corriendo (2-7-2016)

Corriendo sin para (2-7-2016)

Corriendo sin para (2-7-2016)

Y de escamas un lagarto, creo que ocelado, pero que no pude ver con claridad, ya que tomaba el sol tras una piedra, y a mi paso se escondió rápidamente tras la roca…

A pesar de que estuve esperando un buen rato a que saliese, nada de nada… el “jodido” ni apareció ni volvió a hacer aparición…

Lagarto asomando la cabeza tras una roca (2-7-2016)

Lagarto asomando la cabeza tras una roca (2-7-2016)

Igualmente rastros de ardillas. Aunque no pude ver ejemplares vivos, parece que en ciertas zonas de pinares son abundantes, ya que se veían rastros con bastante facilidad, como es el caso de estas piñas totalmente roídas.

Piñas roidas por ardilla (2-7-2016)

Piñas roídas por ardilla junto a una sin roer, para ver la diferencia (2-7-2016)

Y cuando el sol comenzaba a dar fuerte, las “chicharras” cantaban sin parar en los pinares… Más conocidas seguramente como cigarras, se mimetizaban a la perfección en la corteza de los pinos, y a pesar de ser escuchadas muy cerca, eran muy pero que muy difíciles de localizar…

Pareja de chicharras (2-7-2016)

Pareja de chicharras (2-7-2016)

Suerte que esta parejita estaba muy baja en el pino y pude dar con ella… Eso sí, me costó Dios y ayuda y al mínimo despiste las perdía de vista, tardando un buen rato en volver a dar con ellas, ya que se movían para arriba y para abajo, y lateralmente muy pero que muy despacito…

Difíciles de ver con su similitud por las cortezas del pino (2-7-2016)

Difíciles de ver con su similitud por las cortezas del pino (2-7-2016)

En horas de calor mientras las chicharras cantaban, yo me acercaba a Almazán, donde hay un parque paralelo al río muy interesante para ver aves.

Allí la verdad que saqué un muy buen listado… Además de lavanderas blancas y alguna cascadeña, ya que los jardines están al lado del río, muy buen número de lavanderas boyeras.

Lavandera boyera (2-7-2016)

Lavandera boyera (2-7-2016)

Buen número de pajarillos también donde no faltaban los más habituales… Gorriones comunes, gorriones molineros, colirrojos tizones, jilgueros, petirrojos, pinzones vulgares, herrerillos, carboneros, verdecillos…

Colirrojo tizón (2-7-2016)

Colirrojo tizón (2-7-2016)

De mayor tamaño también los típicos mirlos, picarazas, cornejas, tórtolas turcas, palomas torcaces y estorninos negros, de los que se veían muchos pollos siguiendo a los padres, que los alimentaban sin parar…

Pollo es estornino (2-7-2016)

Pollo es estornino (2-7-2016)

También bisbitas campestres, abubillas, zorzales comunes, carriceros torales que se escuchaban en la orilla del río, vencejos comunes volando por el cielo y muy numerosos los pícidos con los cuatro representantes ibéricos que se pueden encontrar en las zonas menos forestales.

Por un lado los picapinos, torcecuellos y picos menores… Las tres escuchadas, y las dos primeras observadas… Eso sí, puedo decir que aquello está totalmente trillado de agujeros que han sido nidos en árboles vivos y en árboles medio secos… Parece el paraíso de los picatroncos.

Pico picapinos (2-7-2016)

Pico picapinos (2-7-2016)

Y por otro, los pitos reales, muy pero que muy abundantes… Sin duda alguna los más abundantes de los cuatro, y los más alborotadores… Además, al ser los de mayor tamaño y los de colores más vistosos, eran los más fáciles de ver…

Piro real (2-7-2016)

Piro real (2-7-2016)

Pito real (2-7-2016)

Pito real (2-7-2016)

Estos andaban bastante por el suelo, buscando insectos entre la hierba, pero la verdad que a pesar de ser numerosos, también eran bastante esquivos y asustadizos de la gente que paseaba, por lo que esto sumado a que la luz era bastante mala, no me dejó sacar maravillas fotográficamente hablando…

A pesar de ello, estuve buen rato disfrutando de ellos, y ya los tengo fichados para otro año que vaya por allí… Así que no me rindo!!!!

Pito real (2-7-2016)

Pito real (2-7-2016)

Y para acabar, igualmente en el arbolado, agateadores y trepadores, que de esta forma veis que hacen un buen listado en un lugar con muy buen acceso… La verdad que este parque es una maravilla y merece mucho la pena visitar… Ideal para iniciarse en esto de las aves y la fotografía, a pesar de que este año eché de menos los rabilargos que en otras ocasiones sí que había avistado…

Trepador azul (2-7-2016)

Trepador azul (2-7-2016)

Así que ya veis, una gozada disfrutar de tanta buena variedad en tierras tan cercanas pero a la vez tan diferentes a las mías… Un espectáculo de la naturaleza el poder observar esos halcones que año tras año me llevan por allí, y que siempre dejan escenas idílicas… Así que igualmente que estos Eleonoras viajan hasta el interior peninsular, como se suele decir… “Si algo bueno te pasa, viaja para celebrar. Si algo malo te pasa, viaja para olvidar. Si nada te pasa, viaja para que algo pase”, y el año que viene los esperaremos de nuevo con los brazos abiertos y la cámara bien preparada…

Oteando por todo... jejejejeje (2-7-2016)

Oteando por todo… jejejejeje (2-7-2016)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Otro año más a Soria a los Eleonoras

  1. asarasua dijo:

    Gran crónica! zorionak! 😉

  2. Estupendo reportaje fotográfico y literario. Felicidades.

  3. Muy buen reportaje. Enhorabuena. Creo que coincidimos el mismo día observando a los eleonora en tierras sorianas. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s