“Oseando” por Somiedo

Y otra vez más, me dirigí a Somiedo para intentar ver osos, el “gran peludo” de la fauna ibérica (del 1 al 7-9-2016), sin duda alguna, una de las estrellas de nuestros animales, y uno de los mejores lugares de toda la Península (por no decir el mejor) para intentar verlo en libertad.

Somiedo, un lugar precioso (2-9-2016)

Somiedo, un lugar precioso (2-9-2016)

Para ponernos un poco en situación, decir que Somiedo (además de un municipio) es un “Parque Natural” de casi 30000 hectáreas declarado hace casi ya 30 años y organizado en 5 valles creados por los ríos Somiedo, Pigüeña, Valle, Saliencia y Perlunes. Es una zona interesante y a conservar porque allí se encuentran representados los tres pisos bioclimáticos de la Cornisa Cantábrica (colino, montano y subalpino), y los bosques de haya, robledales y distintos avellanares, quejigales, fresnedas con sus muchas arandaneras, enebrales y demás zonas arbustivas y laderas abruptas lo hacen perfecto para el resguardo y alimentación del oso pardo y del urogallo, dos de las especies que tienen sus poblaciones ibéricas en estado crítico con pocos supervivientes e incluso en peligro de extinción (sobre todo el segundo). Claro, todo ello entre muchos otros valores faunísticos, de flora, de geología e incluso etnográficos y culturales.

En lo referido al oso, la zona de Somiedo y alrededores tiene la mayor población de osos pardos de la Península Ibérica (se estima que unos 250-300 ejemplares entre Asturias, León, Lugo, Palencia y Cantabria, de los que el 40% de ellos aproximadamente se encuentran en Somiedo). (Para más información de la especie, biología, status poblacional, proyectos de conservación y demás, visitar http://www.fundacionosopardo.org/ donde viene todo bien explicado y hay muchos datos de interés a través de la web de la “Fundación Oso Pardo”, una de las asociaciones conservacionistas que trabaja con el oso).

Por este motivo de buenas densidades de individuos y porque hay algún mirador muy conocido al lado de la carretera desde el que se pueden intentar observar con telescopio, Somiedo es un sitio ideal para disfrutar de los osos y de todo lo que les rodea sin interaccionar con ellos y molestarlos, algo que está por encima de cualquier avistamiento.

Aquello tiene unos paisajes espectaculares y es una zona que sin duda alguna merece la pena conocer, por lo que es uno de los lugares que no puede faltar en los lugares a visitar por los “bicheros” y aficionados a la naturaleza y a la montaña.

Paisaje visitado (6-9-2016)

Paisaje visitado (6-9-2016)

Por ello, aproveché varios días para realizar esperas en la zona, a la vez que acudía a un curso de Animal Record en el que se mezclaban esperas con temas teóricos sobre guía de naturaleza.

Eran fechas buenas (la mejor época parece que es del 15 de agosto al 15 de septiembre, dependiendo de la maduración de diferentes frutos), porque los animales salen a comer del bosque los frutos que dan varias matas arbustivas que están en canchales de piedra, como pueden ser los escuernacabras o pudios (Rhamnus alpina), arraclanes (Frangula alnus), arándanos, grosellas, avellanas…

Realicé varias esperas e intentos para ver al gran plantígrado, algunas con suerte, y otras sin suerte, pero la verdad que no me puedo quejar, ya que como he hablado en muchas ocasiones, la naturaleza no es matemática y no es predecible, por lo que las cosas que se ven, se disfrutan mucho más…

Poniéndonos en tema, la primera noche nada… Llegué justamente para realizar la espera, pero no hubo suerte. Si que se estaban viendo ejemplares sueltos casi todos los días, pero en mi primer atardecer en la zona no se dejaron ver…

Atardecer en Somiedo (1-9-2016)

Atardecer en Somiedo (1-9-2016)

Para avistar oso (o mamíferos en general), digamos que hay que madrugar, y aprovechar las últimas horas de actividad del animal, para ver si hay suerte y se le puede observar, ya que recordemos, el oso y la mayoría de animales de pelo son de hábitos nocturnos.

Así que con legañas pegadas en los ojos todavía… premioooooooooooooooo!

Mi segundo día, unos segundos, pero tenía suerte… se vio un precioso oso durante escasos segundos cruzar un canchal de piedras. Un oso de tamaño mediano, muy oscuro y sin collar aparente cruzaba una zona de piedras para perderse entre la vegetación…

Milésimas de segundo, pero que ponen el corazón a mil, las piernas y manos temblequean, los ojos ni parpadean, la sonrisa aflora y la piel se tuerce a piel gallina… Experiencia inolvidable ver bichos de tales dimensiones con todo lo que va detrás sobre historia, mitología, dichos… Algo indescriptible y que solo se puede vivir de esta forma…

Primer oso del viaje (2-9-2016)

Primer oso del viaje (2-9-2016)

Y no todo acababa aquí durante esta primera mañana… Al rato, volvía a aparecer un segundo oso por el mismo lugar… otro osoooooooooooooooooooooooooooooooooo!

Segundo oso del día, y del viaje (2-9-2016)

Segundo oso del día, y del viaje (2-9-2016)

Aunque lejano, con el teles se le podía observar de lujo. Este lo observé antes, por lo que tuve la suerte de observarlo cruzar toda la ladera de piedras…

Era de tamaño parecido al anterior, pero mucho más clarito, y con un collar blanco muy marcado y visible… Este collar suele ser muy claro en ejemplares jóvenes, y va desapareciendo con la edad, por lo que este animal al no ser muy grande de tamaño y tener esta marca blanca en el cuello muy fácil de observar, tenía pinta de ser un ejemplar jovencito.

El precioso oso cruzando el canchal de piedras (2-9-2016)

El precioso oso cruzando el canchal de piedras (2-9-2016)

Segundos antes de perderlo de vista (2-9-2016)

Segundos antes de perderlo de vista (2-9-2016)

Así que ya veis, a pesar de los madrugones (y este era el primero), la alegría no faltaba en las esperas… Claro, era mucho más llevadero si había premio y se observaban cosas interesantes, como estos dos ejemplares de oso pardo que había visto en mi primera espera matutina…

Ya solo con esto, el viaje había merecido mucho más que la pena…

El mendas acabando la espera (2-9-2016)

El mendas acabando la espera (2-9-2016)

Para que todo no quedé en solo información de mis avistamientos, en los que por cierto, la segunda noche no volví a ver nada y me tuve que conformar con los osos de la mañana, vamos a hablar un poquito del oso y así aprendemos un poco más de esta joya de la fauna ibérica.

El oso pardo (Ursus arctos) , es un mamífero que vive en zonas boscosas de Europa, Asia y América del norte y que aparece en formas de diferentes subespecies, que principalmente se diferencian por tamaño y color. La especie peninsular (Ursus arctos arctos) es de las más pequeñas, y se caracteriza por un color chocolate pero que varía mucho de unos ejemplares a otros.

Se trata de un animal grande e impresionante por su forma, que tiene una longitud del hocico a la base de la cola de hasta 2 metros en los ejemplares más grandes, y una altura en la cruz cercana al metro. Existe un claro dimorfismo sexual, ya que los machos pesan de 110 los más pequeños a 250 los de mayor tamaño, y las hembras pueden pesar hasta 150 kg las más pesadas, todo ello dependiendo de la edad.

Su color de pelo es muy variable y diferente y en muchos casos nos sirve para individualizar a los animales. Siempre con cierto tono marrón, varía entre el marrón muy oscuro (casi negro) al marrón muy amarillento (dorado), pasando por diversas gamas de marrones de diferentes intensidades e incluso gamas grisáceas. Además, con la edad, va desapareciendo de los ejemplares jóvenes el collar blanco del que hemos hablado al principio y que en general desaparece a los dos años, pero que puede dejar pequeñas marcas en ejemplares adultos. Además hay que tener en cuenta que el pelaje lo muda anualmente (en verano), y que dependiendo de esto, y de cómo le de la luz, podemos ver al mismo ejemplar con diferentes tonalidades. En general aunque no es siempre, los machos son mas negruzcos y oscuros que las hembras, así que este es otro dato que podemos tener en cuenta para sexar a estos animales.

Su forma es muy característica, ya que se trata de un animal cabezón, con cabeza redonda, de aspecto grueso y fuerte y con fuertes patas y manos. De sentidos muy desarrollados, posee grandes orejas que suele llevar erectas y en forma redondeada y tiene un sentido del olfato casi perfecto (sin duda alguna su mejor sentido y el que más usa). En cambio, la visión, que realiza por dos ojos muy pequeños, está poco desarrollada y no reconoce con facilidad detalles, detectando mucho mejor cosas que se puedan mover que objetos que estén quietos y parados.

Como todos sabéis, se trata de un animal plantígrado, que puede erguirse y ponerse sobre sus fuertes patas traseras (acabadas en garras), para alimentarse de frutos de ramas altas, o para ganar en ciertas ocasiones visibilidad.

Ahora que sabemos un poco más de este precioso animal, continuamos con nuestras observaciones por allí, en la que en la segunda espera mañanera repetimos suerte en el mismo lugar y la verdad que no defraudó.

Una buena mañana, con dos osos de nuevo. Uno muy doradito y claro que andaba en la zona de mayor vegetación y que apenas pude observar y no llegué a fotografiar, y otro que nos hizo disfrutar de lo lindo un poco más que el ejemplar anterior.

Oso comiendo en medio del canchal (3-9-2016)

Oso comiendo en medio del canchal (3-9-2016)

Este segundo oso más oscuro y con collar visible, apareció mientras estábamos pendientes de relocalizar al primero que habíamos perdido entre vegetación… Allí estábamos cerca de una cuarentena de personas que tardamos en verlo a pesar de que estaba en medio del canchal…

Y es que los avistamientos son tan fugaces, que tienes que estar con todos los sentidos y oteando bien todo, ya que mientras miras una zona, te pasa otro animal por otro lugar y se “jodió” el asunto… jejejejeje.

Pero bueno, no es el caso, y tras localizarlo lo vimos un buen rato…

Oso comiendo en el arbusto (3-9-2016)

Oso comiendo en el arbusto (3-9-2016)

Cuando hablo de un buen rato no os penséis que la observación durara horas o muchos minutos… no sé si habrían sido 2, 3 o incluso 5… pero la verdad que esto en el mundo de la observación de fauna es mucho… ya que hay veces que son segundos en los que apenas aprecias algo… Además este se dejó ver con tranquilidad, y cruzó la ladera de piedras de lado a lado y sin nada que le tapase, así que tanto se le pudo dar a la fotografía, como a la observación.

Al final acabó cruzando y desapareció entre la espesura del bosque, volviendo a dejar en las retinas un momento inolvidable.

Caminando por el canchal (3-9-2106)

Caminando por el canchal (3-9-2106)

Aunque lejano, se le veía a la perfección (3-9-2106)

Aunque lejano, se le veía a la perfección (3-9-2016)

Tras la copa del árbol, se metio entre la vegetación y ahí acabó la dulce mañana...

Tras la copa del árbol, se metió entre la vegetación y ahí acabó la dulce mañana… (3-9-2016)

Una mañana impresionante, en la que los dos osos volvían a amortizar el madrugón.

Por seguir un poco más con este animal, tenemos que saber que los osos son animales omnívoros, es decir, lo mismo se alimentan de vegetales que de carne. En primavera, como es lógico, crece la cantidad de frutos existentes en el bosque, y por ello sus niveles de alimentación durante primavera y algunas fases de verano u otoño hacen que su alimentación se base más en materias vegetales. Manzanas, higos, cerezas, frutos de serbales, avellanas, frutos de pudio, de escuernacabras, arándanos… están entre sus favoritos.

A pesar de ello, también come carne. Por un lado mamíferos que el mismo puede capturar (casi siempre ganado como ovejas o terneras) o salvajes en muchas ocasiones muertos o cazados por otro bichos como ciervos, corzos, jabalís o rebecos.

Además, se alimenta de miel… esto junto a frutales, o posible alimentación de ganado, hace que se cree un problema con el ser humano, conflicto del que cada vez parece que estamos más concienciados, ya que hay menos uso de venenos, menos caza ilegal del animal y se ve al oso como un importante ingreso económico entorno al turismo osero que puede producir en la zona… Tema delicado y mucho más complejo de lo que puedo hablar yo aquí, pero bueno, parece que en este país donde hace dos o tres décadas había un fuerte pensamiento de varios animales como alimañas, y a los que había que matar y exterminar, poco a poco va entrando conciencia y va mejorando el tema de la conservación tanto de la naturaleza como de la fauna, aunque bien es cierto que aún queda mucho por mejorar.

Y tras este inciso, volvemos a mi experiencia por allí, ya que esa misma noche tuvimos suerte y pudimos observar un ejemplar bien grande muy muy lejano, ya al caer la noche y con poca luz…

Esta observación duró bastante minutos, pero la verdad que fue bastante tardía, y entre eso y que el animal andaba entre una zona espesa de vegetación, no pudimos disfrutarla tanto como la anterior… Eso sí, una auténtica gozada ver otro oso en libertad, ya que debido a su gran tamaño, este era diferente a todos los vistos con anterioridad.

Oso muy lejano a última hora de la tarde (3-9-2016)

Oso muy lejano a última hora de la tarde (3-9-2016)

Los osos son animales que viven entre 20 y 25 años (aunque hay datos de ejemplares cercanos a los 35 años en libertad y superando los 45 en cautividad).

Se trata de animales, que comienzan a reproducirse sobre los 4 años, y que son polígamos, teniendo el celo entre mayo y julio, siendo esta una buena época para intentar su observación.

Como casi todos sabréis, el oso es un animal que inverna, y en este periodo es cuando pare… En su osera (un agujero que suele tener entre rocas, una cueva, o un hueco grande en tierra), suele tener normalmente de una a tres crías en diciembre o enero, que aguantan con la madre cerca de año y medio, y que hace que una hembra de oso no críe todos los años.

A modo de curiosidad, decir que los machos de oso son muy agresivos y territoriales, y en muchas ocasiones matan a los pequeños; por ello, las hembras, en ocasiones se aparean con machos diferentes pudiendo llegar a tener oseznos de diferentes padres, ya que si los machos reconocen a la hembra, piensan que los pequeños son suyos y de esta manera no los asesinan. Curiosa forma de supervivencia que las hembras son capaces de producir para favorecer el crecimiento de sus hijos.

Y tras saber un poco más de la vida de estos animales, volvemos a mi estancia por allí, en la que en otra mañana consecutiva tuve suerte ya que a primera hora se dejaba ver un ejemplar bastante oscuro cerca al canchal de piedras de todos los días…

Oso muy madrugador (4-9-2016)

Oso muy madrugador (4-9-2016)

Avistamiento de segundos y con escasa luz, pero que hacía de nuevo el madrugar más llevadero y que hubiera merecido la pena, con un muy buen balance de bichos vistos por el momento.

Balance que aumentaba con otro ejemplar a la noche, muy bonito y que conseguíamos ver durante un buen rato, ya que primero apareció alimentándose en unos matorrales…

Oso comiendo en un matorral (4-9-2016)

Oso comiendo en un matorral (4-9-2016)

Y luego decidió poco a poco cruzar un canchal de piedras bastante largo poco a poco y parando en diferentes matorrales. Una pena que estuviera ya bastante oscuro, algo que dificultaba el avistamiento pero que no le quitaba ni ilusión, ni nervios ni felicidad.

Oso caminando por el canchal (4-9-2016)

Oso caminando por el canchal (4-9-2016)

Un oso con el que acababa el día y predecía un día sin oso alguno… Y es que me estaba mal acostumbrando… Demasiado oso en las esperas… jejejejejejeje.

Así que vuelta a la realidad y día en blanco, que como se suele decir, no todo el monte es orégano.

Pero como uno no se rinde fácil y este tipo de viajes hay que aprovecharlos, al día siguiente ya estaba realizando la espera en el mismo sitio… la verdad que no es nada fácil, pero tuve suerte y conseguí ver un ejemplar, que enseguida me lo tapó la vegetación… A pesar de ello conseguí fotografiarlo de forma anecdótica, algo que no puede realizar con el último ejemplar de úrsido que vi a la mañana siguiente exactamente en el mismo lugar y que me daba la despedida del viaje…

Así que el viaje terminaba con dos esperas mañaneras positivas, y una nocturna sin suerte… Y es que al parecer, es mejor horario la mañana, ya que se pueden observar antes de que se retiren a dormir y terminando su actividad, ya que en cambio al atardecer si empiezan la actividad tarde, puede que sea ya de noche y para cuando salgan a zonas abiertas no haya luz suficiente o sea totalmente de noche.

ültimo oso de mi viaje (6-9-2016)

Último oso fotografiado de mi viaje (6-9-2016)

Ya podéis ver que tuve buena suerte con los osos y vi varios diferentes por la zona… Pero además, es que en este tipo de esperas, aparecían de vez en cuando mamíferos (que siempre son agradecidos y alegra ver), como este precioso ciervo.

Ciervo entre brezos (4-9-2016)

Ciervo entre brezos (4-9-2016)

La verdad que menor número de mamíferos que en otros viajes por allí… De hecho un jabalí nocturno mientras viajaba en coche y ciervos, junto a varios sarrios es de lo poco con pelo que observé… Ni zorros ni gato montés como si que había observado en otros viajes por allí en otras ocasiones, así que un poquito pobre en cuanto a este tipo de animales.

Entre espera y espera, como el oso se cobija durante el día, tocaba reconocer el terreno paseando por diferentes caminos y senderos (cuidado que hay muchas zonas en las que está prohibido pasear en Somiedo), con bien de pajarillos…

El más común el colirrojo tizón, acompañado de collalbas grises, tarabillas europeas y de lavanderas blancas, que cantaban y revoloteaban también en las zonas de espera.

Colirrojo tizón (6-9-2016)

Colirrojo tizón (6-9-2016)

En zonas de cortados, muchas de las más típicas. Chovas piquirrojas y piquigualdas, aviones roqueros y comunes, picarazas, cuervos y rapaces como buitres leonados o cernícalos vulgares.

Chova piquirroja (6-9-2016)

Chova piquirroja (6-9-2016)

Avi´ñon roquero en pleno vuelo (6-9-2016)

Avión roquero en pleno vuelo (6-9-2016)

Destacar la buena presencia de acentores, tanto comunes como alpinos, entre pajarillos, con papamoscas cerrojillos, papamoscas grises, carboneros, herrerillos, pardillos, jilgueros, petirrojos, chochines y arrendajos en las zonas más forestales.

Acentor común (6-9-2016)

Acentor común (6-9-2016)

Acentor alpino (6-9-2016)

Acentor alpino (6-9-2016)

También algún escribano montesino que me alegró mucho ver, ya que no son muy comunes por mi tierra y la verdad que es una auténtica belleza de animal.

Escribano montesino (6-9-2016)

Escribano montesino (6-9-2016)

Y aunque escasas, algún águila culebrera y algún águila real como más destacadas acompañando a ratoneros… Especies emblemáticas en el cielo y espectaculares por su forma de volar y “flotar” en el aire.

Águila real volando cerca de un ratonero (4-9-2016)

Águila real volando cerca de un ratonero (4-9-2016)

Destacar la numerosa presencia de rebecos en las más altas laderas…

Grupo de rebecos en una de las laderas del lugar (5-9-2016)

Grupo de rebecos en una de las laderas del lugar (5-9-2016)

Se ven de lejos, pero moviéndose por la zona y por los itinerarios preparados para ello, se pueden ver ejemplares más cercanos y disfrutar de ellos, aunque la verdad que evitan por completo al hombre, y aunque en ocasiones se pase cerca de ellos, echan a correr ladera arriba para sentirse más seguros y protegidos.

Rebeco o sarrio (5-9-2016)

Rebeco o sarrio (5-9-2016)

Rebeco en las laderas de Pernules (6-9-2016)

Rebeco en las laderas de Pernules (6-9-2016)

Rebeco observándome (6-9-2016)

Rebeco observándome (6-9-2016)

Aquello es zona ganadera, y ha aprendido a convivir con el oso de lujo como bien he dicho antes (con medios para evitar ataques de oso a ganado, temas de subvenciones de la Administración, ver al oso como un “amigo” económico que lleva a cientos y cientos de personal al año por allí…), por lo que se ven preciosas cabezas de ganado pastando en plena libertad, y que en muchas ocasiones están protegidas por “gigantescos” mastines, que defienden los rebaños de posibles aproximaciones del gran úrsido.

Vaca por campos asturianos (6-9-2016)

Vaca por campos asturianos (6-9-2016)

Además de todo lo que rodea al oso que ya habéis podido ver en esta entrada, tuve la suerte de disfrutar una feria de ganado de las más importantes del norte Peninsular.

En el corazón de Pola de Somiedo permanecieron de esta forma durante varios días unas cuantas decenas de ganado vacuno. Las mejores cabezas de los alrededores estaban allí representadas con preciosos ejemplares que durante la noche no dejaban de mugir, eso sí… jejejejejeejejeje.

Vacas en la feria (7-9-2016)

Vacas en la feria (7-9-2016)

Preciosos ejemplares los que se veían por ahí, con cornamentas espectaculares y que dejaban bonitas escenas, además de un bonito ambiente, y olor en el pueblo. jajajajaja.

Vaca masticando (7-9-2016)

Vaca masticando (7-9-2016)

Además de la belleza del ganado vacuno limpio y bien cuidado, los grandes toros hacían tiernas escenas con sus compañeras de feria… Unos toros de cientos y cientos de kilos… que densidad de chuletas y chuletones en tan pocos metros cuadrados… juijuijui.

Toro y vaca tumbados en el recinto ferial (7-9-2016)

Toro y vaca tumbados en el recinto ferial (7-9-2016)

Y con terneritos de escasos días y semanas muy simpáticos, se completaba el ganado de la feria. Con ojos y mirada alegre, se relamían enteros… Y luego me decían a mí “marrano” de pequeño por morderme las uñas… jajajajajaja.

Relamiéndose la naricilla... (7-9-2016)

Relamiéndose la naricilla… (7-9-2016)

Hasta dentro!!! (7-9-2016)

Hasta dentro!!! (7-9-2016)

Así que ya habéis visto… La verdad que de nuevo un lujo de viaje en buena compañía en el que no faltó de nada! Fauna salvaje, unos cuantos osos, bonitos paisajes, feria de ganado autóctono, y lo mejor, nuevas y buenas amistades con buen intercambio de experiencias y conocimientos con los compañeros del curso…

Foto de grupo (4-9-2016); AnimalRecord

Foto de grupo (4-9-2016); Animal Record

Para terminar, os dejo con un video sobre el oso que encontré hace tiempo por internet y que merece la pena ver… https://www.youtube.com/watch?v=i87z0839RsE

Y el año que viene… espero volver y ver más oso… pero no tan cerca como este! jejeje

Con un mural de oso en Pola de Somiedo (7-9-2016)

Con un mural de oso en Pola de Somiedo (7-9-2016)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s