Mar adentro I; desde Santurce a …

Durante este último año, he realizado dos salidas pelágicas (ambas en el Cantábrico) con la intención de ver aves. Con retraso aquí va la primera crónica, y de aquí a unos días irá la segunda…

Esta primera se trató de una salida desde Santurce (9-10-2016), con “Verballenas” como organizador (y Gorka Ocio como “director”) y bajo la coordinación de Jesús Mari Lekuona, que fue quien organizó la salida (con varios meses de antelación) y en la que participamos una cuarentena de personas llegadas principalmente desde Navarra.

Grupo al final de la visita (9-10-2016)

Grupo al final de la visita (9-10-2016); Juan Deán

La salida era para las 8 de la mañana, por lo que madrugábamos desde Pamplona para estar allí a tiempo. Junto con Alberto, David, Mazki y Haritz partía mi furgoneta dirección a tierras vizcaínas en una mañana bastante fría.

Compañeros de viaje (9-10-2016); Haritz Sarasa

Compañeros de viaje (9-10-2016); Haritz Sarasa

El barco salía puntual, con muy poca luz todavía, lo que hacía disfrutar de un bonito amanecer con el que avanzábamos mar adentro.

Amanecer ya desde el barco (9-10-2016)

Amanecer ya desde el barco (9-10-2016)

La salida de unas 8-9 horas totales aproximadamente, consistía en entrar mar adentro unas 15-20 millas… De esta forma, llegaríamos al final de la plataforma continental, donde encontramos un cortado marino (por explicarlo de forma sencilla), y la profundidad pasa de los 100-200 metros, a los 2000, lo que hace que sea un hábitat idóneo para cetáceos y todo tipo de fauna y materia de la que se puede alimentar…

Además, en determinados momentos se echaría “chum” (sardinas, aceite, resto de pescados, panes…) para atraer a cierto tipo de aves marinas y de esta forma poder observarlas con mayor facilidad.

Y siempre por ello, aunque a ratos nos quedábamos solos, nos solía acompañar una buena estela de gaviotas, que se aprovechaban de lo que tirábamos por la borda y entre las que se intentarían ver especies muy interesantes con un poco de suerte…

Gaviota patiamarilla en vuelo (9-10-2016)

Gaviota patiamarilla en vuelo (9-10-2016)

Nuestro viaje la verdad que tenía bastante oleaje… Para ver mamíferos marinos no era el mejor día (y de hecho varios mamíferos de dos patas se marearon en el trayecto… no quiero mirar a nadie!!!!), pero como un objetivo fuerte eran las aves pelágicas, importaba todo esto un poco menos.

No se preveía temporal por el norte de Europa, algo que suele ser muy bueno para “acercar” aves a la costa vasca, pero aún y todo, el cielo estaba despejado y tenía muy buena pinta… Por lo menos lluvia no íbamos a catar.

Se presagiaba un buen día (9-10-2016); Iñigo Mazkiaran

Se presagiaba un buen día… y yo por lo menos no me mareé! jejeje (9-10-2016); Iñigo Mazkiarán

Y poniéndonos ya un poco más en firme con las especies avistadas, como es lógico en el mar, las aves más comunes fueron las gaviotas, de varias especies y edades, eso sí.

Gaviotas patiamarillas, gaviotas sombrías, gaviotas reidoras (siempre cercanas a la costa) y gaviotas cabecinegras sobre todo, aunque también se pudieron avistar una gaviota enana y una de Sabine, pero donde Cristo perdió la alpargata… Así que esas especies a las que les tenía muchas ganas, se quedaron sin foto…

Gaviota patiamarilla joven (9-10-2016)

Gaviota patiamarilla joven (9-10-2016)

Gaviota patiamarilla adulta (9-10-2016)

Gaviota patiamarilla adulta (9-10-2016)

Gaviota cabecinegra adulta (9-10-2016)

Gaviota cabecinegra adulta (9-10-2016)

Gaviota de frente (9-10-2016)

Ejemplar juvenil de frente (9-10-2016)

Gaviota en pleno vuelo (9-10-2016)

Y otra gaviota patiamarilla joven en pleno vuelo (9-10-2016)

Y entre tantas gaviotas, tuvimos la suerte de ver algún ejemplar anillado, como este joven de patiamarilla con la anilla “3DDN”, con letras negras en anilla naranja en su pata izquierda. Dato que puede ser interesante y que con más avistamientos puede dar mucha información sobre sus movimientos.

Gaviota anillada (9-10-2016)

Gaviota anillada (9-10-2016)

Muy destacable durante todo el día el buen número de págalos diferentes…

Y es que la verdad que no tuvimos mucha suerte, ya que si se vieron aves pero muy salteadas, y con poca variedad y poca numerosidad dentro de cada especie…

Págalo grande en vuelo (9-10-2016)

Págalo grande en vuelo (9-10-2016)

Los págalos son los “piratas” del mar. Para los que no conozcan nada de aves marinas, a groso modo diremos que son como gaviotas en tamaño, pero de colores oscuros.

Y… ¿por que el nombre de piratas del mar? Pues muy fácil. Se trata de un ave muy pero que muy agresiva, y en muchas ocasiones, en vez de pescar por ella misma, lo que hace es acosar a otros animales que tienen una presa para alimentarse hasta que estos la sueltan.

El aleteo de esta gran ave es rápido, recordando (pero salvando las distancias) al del murciélago, y de esta manera, acosa sobre todo a gaviotas, robándoles la comida en muchas ocasiones, incluso haciéndoles vomitar o regurgitar la comida por el estrés si ya se la habían tragado o estaban en ello…

Págalo acosando a una gaviota (9-10-2016)

Págalo acosando a una gaviota (9-10-2016)

Se pudieron contabilizar un mínimo de cinco diferentes… incluso dos con anillas metálicas. Uno con una en pata izquierda, y otro en pata derecha.

Y la verdad que es un animal que siempre alegra ver en estas excursiones pelágicas… Suele ser de los que no falla, pero es impresionante ver como solo con su presencia se alteran todas las gaviotas… Chillan, se alejan… y eso que en muchas ocasiones no es mayor de tamaño, pero bueno, parece que su fiereza no tiene igual.

Págalo grande de frente (9-10-2016)

Págalo grande de frente (9-10-2016)

Págalo grande en vuelo (9-10-2016)

Págalo grande en vuelo (9-10-2016)

Págalo con el plumaje practicamente perfecto (9-10-2016)

Págalo con el plumaje prácticamente perfecto, así que supongo que un joven del año (9-10-2016)

El mismo ejemplar en diferente postura (9-10-2016)

El mismo ejemplar en diferente postura (9-10-2016)

Además de págalos, también se pudieron observar charranes comunes, charranes patinegros (muy cerca de la costa) y un par de charranes árticos, aves del estilo de las gaviotas, pero más pequeños, ágiles y con el pico más largo y puntiagudo.

Charrán en vuelo (9-10-2016)

Uno de los charranes avistados en vuelo (9-10-2016)

Y entre mamíferos, a pesar de que el oleaje hacía en determinados momentos muy complicados los avistamientos, con los que más disfrutamos fue con unos rorcuales comunes que asomaron las aletas y que incluso llegaron a hacer alguna respiración…

Aleta de rorcual asomando (9-10-2016)

Aleta de rorcual asomando (9-10-2016)

Aleta de rorcual avistado (9-10-2016)

Aleta de rorcual avistado (9-10-2016)

Eso sí, andaban muy esquivos y solo se dejaron ver durante segundos… igual que un grupo de delfines y un zifio (creo recordar) que yo no llegué a ver, ya que fueron avistados durante segundos y a mí me pillaron en la otra parte del barco…

Es lo que tiene también las salidas pelágicas… que hay veces en los que los avistamientos son de segundos, y para cuando te enteras e intentas localizar el animal, ya es tarde y ha desaparecido… o bajo el agua, o entre las olas.

Como suele pasar en este tipo de visitas, una de las estrellas fueron los alcatraces. Aunque los cetáceos y ver aletas siempre es un lujo, ver a estas preciosas aves a escasos metros es un espectáculo que nos regala la naturaleza y que es impresionante.

Alcatrza en pleno vuelo (9-10-2016)

Alcatraz en pleno vuelo (9-10-2016)

Los alcatraces son unas aves impresionantes y con un comportamiento asombroso. Son auténticos torpedos con vida. De colores oscuros de joven, poco a poco van aclarando su plumaje, hasta convertirse en animales blancos con puntas negras en las alas y cierto color amarillento en la cabeza.

Alcatraz joven (9-10-2016)

Alcatraz joven (9-10-2016)

Alcatraz adulto con una gaviota al fondo (9-10-2016)

Alcatraz adulto con una gaviota al fondo (9-10-2016)

Además, poseen una mirada espeluznante, como de enfadado y de mala leche, que de alguna forma describe la violencia con la que se lanza al agua para pescar…

Es espectacular verlos lanzarse al agua. Para ello, van aleteando tan tranquilos, y de repente, paran su marcha, aguantan un segundo suspendidos en el aire, y tras un giro, apuntan con la cabeza hacia el agua y se tiran en picado como si de un torpedo que entra al agua se tratase, plegando las alas justamente antes de entrar y sumergirse.

Girando en el aire (9-10-2016)

Girando en el aire (9-10-2016)

Comenzando el picado (9-10-2016)

Comenzando el picado (9-10-2016)

Poco a poco cogiendo velocidad (9-10-2016)

Poco a poco cogiendo velocidad (9-10-2016)

Preparándose para entrar en el agua (9-10-2016)

Preparándose para entrar en el agua (9-10-2016)

A punto de entrar (9-10-2016)

A punto de entrar (9-10-2016)

Recién sumergido (9-10-2016)

Recién sumergido (9-10-2016)

Es impresionante el disfrutar de esto tan cerca, y el ir echando “chum” ayudaba a ello, ya que en muchas ocasiones se lanzaban a escasos metros del barco, tanto ejemplares jóvenes como adultos en un proceso que ya hace que el viaje mereciera la pena.

Y aunque el oleaje no hace nada fácil la fotografía, dentro de lo que cabe, alguna cosa salvable de estos animales ya pude sacar… jejejejeje.

Girándose en el aire... (9-10-2016)

Girándose en el aire… (9-10-2016)

Preparándose para caer enm picado (9-10-2016)

Preparándose para caer en picado (9-10-2016)

Proceso de lance de un alcatrza joven (9-10-2016)

Proceso de lance de un alcatraz joven (9-10-2016)

Es increíble ver a estos torpedos de la naturaleza en acción, y la verdad que no suelen fallar en las salidas pelágicas… Por lo menos en las que he estado por el momento…

Alcatraz muy próximo a entrar al agua (9-10-2016)

Alcatraz muy próximo a entrar al agua (9-10-2016)

Además tienen una mirada penetrante, que sin duda alguna predice en cierta manera su velocidad y la forma de lanzarse al agua sin miedo alguno.

Alcatraz de frente (9-10-2016)

Alcatraz de frente (9-10-2016)

Alcatraz adulto de lado (9-10-2016)

Alcatraz adulto de lado (9-10-2016)

Por otro lado, muy escasas las pardelas, que son por decirlas de alguna manera unas aves marinas muy similares a las gaviotas pero de menor tamaño y de coloraciones oscuras.

La mayoría de las avistadas fueron sombrías, aunque también se dejó ver alguna pardela balear y alguna capirotada. También hicieron aparición una pardela pichoneta (que yo no llegué a ver) y un paíño boreal, que sí que vi fugazmente pero del que me fue imposible sacar ninguna fotografía…

Pardela sombría (9-10-2016)

Pardela sombría (9-10-2016)

Pardela capirotada (9-10-2016)

Pardela capirotada (9-10-2016)

Muy interesante un búho campestre en plena migración en mar abierto.

Lechuza campestre en mar abierto (9-10-2016)

Lechuza campestre en mar abierto (9-10-2016)

Y puede resultar curioso, pero en estas salidas pelágicas en épocas de migración, se puede ver un buen número de pajarillos de pequeño tamaño, y no tan pequeño (como la lechuza campestre vista), y que no faltaron en nuestro viaje, ya que muchas aves migran por medio del mar.

Bisbitas, mosquiteros, zorzales, petirrojos, lavanderas blancas y varios alaúdidos fueron las que se pudieron observar en esta excursión.

No faltó el toque simpático con un pequeño mosquitero, que aprovechaba nuestro barco para tomarse un respiro y descansar… Y es que, aunque le costó bastante posarse, una vez lo hizo permaneció varios minutos en el barco de lado a lado llamando la atención de todos los que estábamos a bordo.

Mosquitero descansando en una mochila (9-10-2016)

Mosquitero descansando en una mochila (9-10-2016)

Incluso se llegó a posar en una cabeza… jejejejeje! Eso sí, eligió buen posadero… A uno de los más cabezones del viaje… por no decir el que más! jajajajajajaja.

Sobre la czbeza de Mazki (9-10-2016)

Sobre la cabeza de Mazki (9-10-2016)

Así que ya veis, un listado bastante decente pero poco numeroso en determinadas ocasiones y especies, y con algún avistamiento muy fugaz, como los de los cetáceos, pero bueno, es lo que tiene la naturaleza… Es impredecible, y la mar, no es menos… Nos quedamos sin buenas balsas (grupos de decenas) de pardelas, gaviotas “raras” o grupos de delfines jugando, pero bueno, es lo que tocó.

A pesar de ello, una buena salida en muy buena compañía (pero en la que no voy a nombrar a la gente para que no se enfaden los que me olvido de ellos… jejejeje) y que siempre merece la pena realizar, ya que los de secano e interior no estamos acostumbrados ni a este tipo de excursiones, ni a este tipo de fauna… y como se suele decir por costa… “Gaviota a tierra volando, marinero velas rizando”.

Alcatrza joven en el aire, una de las estrellas del día (9-10-2016)

Alcatraz joven en el aire, una de las estrellas del día (9-10-2016)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mar adentro I; desde Santurce a …

  1. Gracias Dani, o te odio Dani, ahora yo también quiero salidas pelágicas!! me voy a arruinar muy feliz. Buenas fotos, alguna bastante buena, una descripción super cercana y con toques graciosos, a gozar!! ( tranqui que no se me olvida los de los pícidos en las yeseras 😉 )

    • Danieltxo dijo:

      Jajajajajajaja! Gracias Miguelín!!!! el año que viene hacemos una salida en barco juntos!!!! Que ya vas a ver que chulada!!!!! y si! lo de los picos yo también me acuerdo!!!!! jejejejeje! pasa buenos días artista! y nos vemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s