Pajareando por nuestro Arga…

Con la bien ya entrada primavera, y con las subidas de temperaturas, no he dejado mis habituales paseos por el río Arga para poder seguir observando la avifauna que nos rodea (26 y 29-4-2017).

Hace ya tiempo de ello, pero bueno, como se suele decir… Más vale tarde que nunca… jejejejejeje.

Por estas fechas, como es lógico, a los más habituales, que son los azulones, les acompañan ya buenos grupillos de “patitos” recién nacidos…

Hembra con sus paticos (26-4-2017)

Camadas de diferentes tamaños tanto en número de individuos, como en edades, ya que se presentan azulones muy pequeñitos de escasos días, y otros grupos con patitos ya mayorcitos y cambiando el plumón inicial por el plumaje habitual.

Otra camada de patitos, algo más pequeños (26-4-2017)

Patitos en la orilla, cerca de Aranzadi (26-4-2017)

E igual que se ven paticos pequeños, se ven las “duras” persecuciones de machos a hembras con la intención de copularlas… Algo que en los ánades reales es algo muy violento, ya que los machos enganchan del pescuezo y acosan a las hembras de una forma algo “bruta”.

Machos acosando a una hembra (26-4-2017)

Persiguiendo a la hembra (26-4-2017)

Estas luchas la verdad que son escalofriantes, y parece que van a ahogar a la hembra… Pero es un proceso natural y que se viene repitiendo año tras año donde se da la especie, así que no tenemos que tener miedo por la integridad física de la hembra.

Varios machos acosando a la misma hembra… (26-4-2017)

No hay tregua para la hembra (26-4-2017)

Aunque en ocasiones la hembra hacía por escapar… no había forma, ya que eran muchos los machos que iban tras ella…

Bien cogida (26-4-2017)

Intento de escape, pero sin premio… (26-4-2017)

Enganchones que son muy comunes… y repetido estos días, y que aún durarán algunos más, ya que la reproducción de esta especie en Pamplona dura casi todo el verano.

En la presa de Santa Engracia, lugar donde hay una muy buena densidad de esta especie (26-4-2017)

Os dejo con un video de ejemplo… La verdad que cuanto menos, es curioso

Igual que estos patos, son bastante comunes las gallinetas, que aunque también crían en las orillas del Arga, son más esquivas y difíciles de observar…

Yo tengo ya vistas varias adultas en pareja, pero no les he visto con pequeños de este año, aunque seguramente, sí que los habrá por algún lado…

Gallineta en la presa de Santa Engracia (26-4-2017)

Igualmente, en las orillas del Arga, las lavanderas blancas y cascadeñas nunca faltan tampoco, y se presenta de vez en cuando el andarríos chico, siendo la garza real otra de las habituales de nuestro río…

Garza en las orillas (26-4-2016)

Garza real, habitual en el barrio (26-4-2017)

Este elegante animal es fijo en mis paseos por el río, sobre todo desde hace unos años, y majestuosa, siempre da alegría ver su figura estilizada controlando todo lo que en el agua ocurre. Eso sí, no tengo observados síntomas de reproducción… A ver si algún día hay algún nido con sus polluelos entre nosotros… Estaría muy bien, la verdad.

Garza real de frente (26-4-2016)

Por el contrario, se ven palomas y sus pichones. Ave muy común en la ciudad, y de la cual la reproducción no pasa desapercibida, por la fácil localización de individuos del año, algo desgarbados y con aspecto algo “feo”.

Pareja de pichones nacidos este año (26-4-2017)

No tan buenas noticias para la reproducción de las aves es encontrar cajas nido en el suelo, e incluso alguna arrastrada por el agua… Así que un hueco menos en las orillas para que los diferentes pajarillos aniden.

Caja nido caída (26-4-2017)

En estos paseos no faltó una buena tirada de aves comunes…

A las palomas se les suman las urracas, los mirlos, los gorriones comunes, las tórtolas turcas o los estorninos negros.

Picaraza en el paseo fluvial (29-4-2017)

Destacar el mirlo leucístico de la zona de Oblatas, que lleva sin fallarnos en la zona desde invierno de 2010… Un vecino ya muy conocido de los rotxapeanos.

Mirlo leucístico, nuestro vecino más conocido (26-4-2017)

Y de las pequeñas, buena tirada también… Muchas más activas que en fechas anteriores, y otras presentes pero pasando muy desapercibidas…

De esta forma, carboneros, herrerillos, mitos, jilgueros, currucas capirotadas, chochines, ruiseñores comunes y ruiseñores bastardos no faltan entre el arbolado y matorral de las orillas.

Además, no faltan las pequeñas, con los verdecillos muy cantarines, o los reyezuelos listados en los grandes árboles, sobre todo en la zona de Aranzadi y donde el puente del Plazaola…

Verdecillo a pleno pulmón (29-4-2017)

Y otras menos activas pero igualmente presentes son el verderón, el petirrojo o el papamoscas cerrojillo.

Verderón entre hojas (26-4-2017)

Petirrojo (26-4-2017)

Las especies estivales, ya están todas entre nosotros, con un buen listado… Como son los autillos, que de vez en cuando cantan de día, de las cigüeñas blancas que crían en la Magdalena, de unas cuantas de las ya citadas con anterioridad y de alguna más que añado ahora…

Es el caso de las sonoras oropéndolas, que son muy fáciles de escuchar pero no tan fáciles de observar…

Oropéndola, aunque muy mala foto porque me pilló por sorpresa… (26-4-2017)

Por otro lado, las vistosas abubillas, que suelen picotear en el suelo en busca de insectos y gusanos que llevarse a la boca…

Abubilla en Aranzadi (29-4-2017)

Y por otro los más apagados papamoscas grises, menos llamativos y por ello, menos conocidos por la gente de a pie.

Papamoscas gris (26-4-2017)

También presentes en mi paseo fueron las cornejas, que suelen verse en zonas ajardinadas y en muchas ocasiones cercanas a las murallas, siempre esquivas y difíciles de fotografiar.

Corneja en una rama (26-4-2017)

Y como menos común, la visita de una gaviota patiamarilla por Cuatrovientos, que no se que tiene ese punto pero suele dejar caer con cierta frecuencia aves de esta familia, que la verdad, no son lo más habitual de nuestra ciudad.

Gaviota patiamarilla en vuelo (26-4-2017)

Igualmente entre nosotros, sigue el castor, un gran bicho de pelo que estos días se está dejando ver en diferentes puntos de la ciudad, y al que seguro el bajo nivel de agua que baja estas semanas por Pamplona, de alguna forma u otra le afectará…

Rastros de castor (26-4-2017)

Así que ya veis, a pesar de la sequía generalizada, y del poco nivel de agua que lleva el río, la vida sigue su curso en este pulmón de nuestra ciudad, y es que diremos para terminar que “cuando el río suena, algo más que agua lleva”.

Azulones acosando a una hembra mestiza… (26-4-2017)

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Río Arga. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s