Revista EZKABA (Marzo 2018) Las grandes sorpresas X; CARBONERO GARRAPINOS y CARBONERO PALUSTRE

A VISTA DE PÁJAROS

Como ya expliqué en el mes pasado, los inviernos fríos traen buena variedad de aves a nuestras latitudes. Unas son muy comunes, y otras menos, pero todas varían su densidad dependiendo del año y de la dureza del invierno.

Es el caso de los dos pajarillos de hoy… Dos especies de carboneros, una muy abundante durante este invierno, y otra que en general aparece a cuentagotas, si es que lo hace…

LAS GRANDES SORPRESAS X

Carbonero garrapinos; Pinu kaskabeltz (Periparus ater): Pajarillo de aspecto rechoncho de colores discretos pero muy vistoso. Pecho y vientre de color pálido, con dorso y alas gris azulado. La cabeza es negra muy característica, con mejillas y una marcada mancha en la nuca blanca.

En un pino (2-12-2017)

Vivaracho y activo, se alimenta de insectos, larvas y arañas, y en invierno sobre todo, aprovecha los piñones de pinares, donde se encuentra con cierta facilidad.

Se trata de un ave forestal, frecuente sobre todo en bosques de coníferas y pinos de variadas especies, aunque también puede habitar en bosques con otro tipo de arbolado.

Bastante común en las montañas ibéricas, en el barrio es un ave totalmente invernante, que se ve en mayores densidades o menores dependiendo de cómo vaya el invierno en los Pirineos. Este año por ejemplo, la llegada a Pamplona de este animal ha sido muy numerosa, y ha sido muy fácil de ver en las coníferas que hay a la altura del puente del Plazaola, donde se han visto varios ejemplares diferentes.

Carbonero palustre; Kaskabeltz txiki (Poecile palustres): El carbonero palustre es muy similar al garrapinos en lo que a coloración se refiere, pero es en general de coloración más parda. Su cara es pálida, y tiene una capucha negra, con una pequeña marca también negra bajo el pico.

Carbonero palustre (1-4-2012)

Se trata de un animal omnívoro, que lo mismo se alimenta de frutos y semillas, que de insectos, gusanos, arañas y larvas.

Siendo muy forestal y encontrándose en bosques, también aparece en zonas algo más abiertas con presencia de arbustos y arbolado.

Sedentario y presente solo al norte de la Península Ibérica, en la Rotxapea es un ave mucho más accidental y menos frecuente que el carbonero garrapinos, apareciendo a veces, en inviernos duros y de forma muy solitaria en el paseo fluvial, en las orillas del río Arga.

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/2018-3

Anuncios

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Revista Ezkaba y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s