Quebrantahuesos en Buseu; el rey de la montaña… Impresionante!!!!!!!!!

Muy buenas!!! Hace ya 2 años de esta aventura, pero tenía cientos de fotos que ordenar, procesar y eliminar… Y es que, como el título de la entrada dice, me fui a observar mi ave favorita a Buseu, en el Pirineo catalán, cerca de Sort (que por cierto, no me tocó la lotería), y disfrutar de un “hide”, lugar que da imágenes y observaciones casi imposibles de conseguir, a pesar de no tener las mejores luces para la fotografía por la época del año (22 y 23-7-2016).

Quebrantahuesos aterrizando (22-7-2016)

No soy muy de hides (y de hecho es el primero que he estado en mi vida, y casi único), pero tenía ganas de observar a este animal de cerca, y por ello me animé a pasar unos días en esta zona del Pirineo, donde además de disfrutar de las 4 especies de buitres ibéricos, a los que dedicaré una segunda entrada, realicé excursiones por la zona disfrutando también de otra fauna alpina, tanto de pelo como de pluma.

Para que no sepáis que es, un “hide” es un escondite preparado para la observación de fauna en su hábitat natural, de forma que en general se le aporta comida para que los animales tengan cierta querencia al lugar.

Yo para ello visité a Jordi Canut y su proyecto en Buseu (http://buseu.es/projecte-buseu/), un pueblo abandonando (y algo alejado de la civilización) en el que reina la calma y se respira naturaleza por los cuatro costados, y que posee uno de los hides más interesantes del mundo para observar a este animal.

Casa del proyecto Buseu, en el pueblo del mismo nombre (22-7-2016)

Aquí entra la polémica de si éticamente están bien o no la existencia de este tipo de instalaciones, ya que se “atraen” animales, que de formas naturales difícilmente llegarían y no se verían seguramente en semejantes concentraciones.

A día de hoy, esta actividad de hides y “cebar” está regulada, porque es algo que está yendo a más. Ya hay hides de casi cualquier tipo de aves, y mientras no se vaya de las manos, y haya estudios tanto previos como posteriores de la situación y actividad que se producen, a mí no me parece mal. Además, es una forma de potenciar ciertas zonas rurales con turismo de naturaleza y fotografía, siendo un muy buen aprovechamiento de la naturaleza. Eso sí, todo esta polémica nos podría llevar otra entrada, y no es el caso… Yo solo puedo decir que este “hide” posee sus autorizaciones, y que consigue información muy valiosa, sobre movimientos de cualquier tipo de buitres (sobre todo el negro, con su proyecto de reintroducción en Pirineos), ya que por el lugar pasan cantidad de bichos anillados e individualizados. Tendrá sus normas y condiciones, y mientras se cumplan, no hay problema.

Allí disfruté de dos días completos, en los que se realizó aporte el primero. Decenas de kilos de vísceras, carne, huesos, tendones y demás restos de ganado para atraer primero a buitres leonados, y luego a otras aves carroñeras.

Buitres tras echar la carne (22-7-2016)

La verdad que un sitio así, es un lujo… Se observaban quebrantahuesos casi desde el principio a escasos metros. Horas y horas de mi animal favorito.

Primero bajaron buitres, con algún alimoche, y un poco más tarde, fueron apareciendo quebrantahuesos, y algún buitre negro. Una gozada ver la marabunta de necrófagas que se juntaron en torno a los restos echados, sumando también algún cuervo y un simpático zorro que aparecía de vez en cuando y se llevaba algo en su boca lejos del alcance de la buitrada allí presente.

Buitres comiendo (22-7-2016)

Alimoche (22-7-2016)

Buitre negro (22-7-2016)

Quebrantahuesos, nuestro protagonista hoy (23-7-2016)

Y sobre este último va la entrada… A los demás, en unos días dedicaré otra, pero hoy le toca a la estrella de las altas montañas.

Quebrantahuesos alzando el vuelo (23-7-2016)

Como bien sabéis, el quebrantahuesos es un ave necrófaga del que ya he hablado varias veces por aquí y tiene su pequeña sección. También llamado “águila roja”, “pájaro de barro” por los baños que se da en esa sustancia, “cascahuesos” o “buitre barbudo” por sus bigotes, recibe su nombre más conocido (quebrantahuesos) por la forma de alimentarse, ya que para ello, usa una técnica muy depurada con los huesos de gran tamaño que no puede tragar de golpe, rompiéndolos para facilitar el engullirlos.

Ejemplar adulto en vuelo con un hueso en las garras (23-7-2016)

Además, es único por su alimentación, siendo el único ave del planeta que se alimenta principalmente de tendones, huesos, tuétanos, pellejos, pezuñas y partes duras de mamíferos. Normalmente huesos de cadáveres de ovejas, sarrios, cabras, jabalíes, ciervos, corzos… animales que viven en la alta montaña, tanto domésticos, como silvestres.

Aunque bien es cierto, que si puede, tampoco hace ascos a trozos de carne. No es tonto, y si hay jamón… pues come jamón. Jejejejeje. Eso sí, menudos jugos gástricos tiene que tener en el estómago para digerir todo eso… Metralla de la buena!

Si los huesos son pequeños se los traga de golpe. Pero la verdad que cuando digo pequeño es un poco engañoso, ya que es impresionante ver como se traga huesos que parece imposible con unos simples movimientos de cuello…

Ejemplar con un hueso en la boca (22-7-2016)

Los coge con el pico, alza la cabeza y poco a poco lo engulle con suma tranquilidad acomodándolo en su buche con movimientos de cuello y cabeza. Es algo digno de ver. Lo hace con facilidad, y allí se puede ver a escasos metros. Uno de nuestros tesoros ibéricos en pleno hábitat y alimentándose como el sólo sabe, como mostraré a continuación en unas cuantas series.

Con un hueso bien cogido por la pezuña (23-7-2016)

Acomodándoselo en la boca (23-7-2016)

Con el hueso ya medio metido (23-7-2016)

Con el hueso ya entero preparado para engullir (23-7-2016)

En cambio, si los huesos son más grandes, lo que hace es cogerlos con las garras y llevárselos a zonas de rocas, donde desde grandes alturas los suelta (calculando vientos, alturas y demás) para intentar romperlos contra grandes pedruscos que usa en forma de yunque y de esta manera facilitar la ingesta. De ahí el nombre del animal, quebrantahuesos. Parece ser que igualmente se alimentan de tortugas, usando la misma metodología.

A pesar de ello, hay veces que se muestran cabezones, e intentan tragar huesos, que tienen que terminar por llevarse en vuelo… jejejejejeje.

¿Lo conseguirá? (22-7-2016)

Se lo intenta colocar (22-7-2016)

Con el hueso en su pico (22-7-2016)

A punto de tragar, algo que no consiguió… jejejeje (22-7-2016)

Aún y todo, la mayoría de los intentos allí acababan con éxito, ya que la cantidad de huesos sobre todo de cordero y de cabrito era muy alta. Si no podían con uno, a por otro, y listo.

Otro ejemplar en su proceso de tragar una pata (23-7-2016)

Con parte del hueso ya engullido (23-7-2016)

Con el proceso ya acabado y hueso tragado (23-7-2016)

Este animal, siempre ha estado ligado a los huesos de los cadáveres de ganado que muere en el campo, aunque en las zonas altas también se aprovecha de animales salvajes. Por ello, siempre es fácil ver ganado suelto en zonas donde abundan este tipo de rapaces, y de hecho, la retirada del ganado del monte y el aumento de la ganadería intensiva sustituyendo a la extensiva no le viene nada bien al animal. El que haya menos ganado suelto en el monte, hace que lógicamente haya menos bajas, lo que dificulta la búsqueda de alimento al quebrantahuesos.

Con una pata en la boca (23-7-2018)

En pleno acto de tragar (23-7-2018)

Algo de lo que nunca uno se puede cansar… ver al rey de la alta montaña comer.

Con un hueso preparándose para tragar (22-7-2016)

Con el hueso en el pico (22-7-2016)

En proceso de tragar (22-7-2016)

Poco a poco (22-7-2016)

Con el hueso ya a punto (22-7-2016)

Aunque ya habéis visto fotos, describiremos un poco al animal.

De grandes dimensiones, con envergadura de hasta 3 metros de longitud y peso de hasta 7 kilos, presenta en vuelo una figura esbelta y estilizada inconfundible además de por su buen tamaño, por tener las alas puntiagudas y estrechas y la cola muy larga en forma de rombo, compuesta por tan solamente 12 plumas.

Dos ejemplares en pleno vuelo (22-7-2016)

Ejemplar volando donde se aprecia su esbeltez (22-7-2016)

Es la única rapaz de tales dimensiones con la cola tan larga, ya que buitres o águilas la tienen mucho más corta, por lo que es bastante fácil de diferenciar, usando térmicas o vientos para levantar el vuelo y desplazarse.

Volando, donde se aprecia un poco la forma de la cola (22-7-2016)

Ejemplar planeando (23-7-2016)

Una característica muy importnate y que llama mucho la atención es su rostro. En primer lugar destacar los ojos de color claro rodeados por un anillo rojo intenso (dicen que a mayor intensidad de rojo, más feliz es el animal, no sé si será cierto o no, pero parece que la calidad de bienestar y salud se transmite en mayor o menor intensidad), y un antifaz negro terminado debajo del pico en una especie de bigote o barba, que le da también el nombre de “buitre barbudo” en muchos lugares. Además, posee un ganchudo pico, de color grisáceo, y su lengua está agujereada, por el tema de facilitar la ventilación cuando vuela.

Primer plano del animal, donde se aprecia el bigote, el anillo del ojo y el antifaz (23-7-2016)

Detalle del animal en vuelo (23-7-2016)

Y la cabeza es importante, porque ahí es donde se encuentra el poco dimorfismo sexual del animal.

En primer lugar, decir que las hembras son algo mayores en tamaño que los machos, aunque para esto, hay que hilar muy fino a simple vista.la bibliografía habla de que no existe dimorfismo entre ambos sexos

Hay una pequeña diferencia en el pico, ya que la hembra tiene el inicio ligeramente curvado hacia arriba, y es un poco más largo. Igualmente, en el capirote, hay una marca negra en forma de mancha, que en los machos no está unida con el antifaz, y en la hembra sí que lo está, siendo además algo más grande… A pesar de poder servir para individualizar ejemplares, esto es complicado de ver en campo, incluso desde hide, por lo que no le vamos a prestar mayor atención. Además, la mayoría de la bibliografía habla de que no existe dimorfismo entre ambos sexos.

Ejemplar en el que se ve el capirote negro unido con el antifaz (23-7-2016)

Con cabeza emplumada al contrario que otros buitres y pico estrecho, también posee los tarsos (las patas) con plumas. Ello es porque no mete la cabeza en carroña e interior de animales muertos como si que hacen otros buitres, ya que su particular alimentación no lo hace necesario. Además, en ocasiones se le “eriza el plumaje de la nuca” dándole un aspecto más gracioso, agresivo y espectacular si cabe.

Quebrantahuesos donde se ven los detalles de su cara (23-7-2016)

Con plumaje del cogote erizado (23-7-2016)

Primer plano de un precioso ejemplar (23-7-2016)

Habeís visto ya unas cuantas fotos del animal, y ya os habréis dado cuenta que la coloración de unos individuos a otros es muy variable. Eso se debe a la variabilidad del color en los 7 primeros años de vida, algo en lo que vamos a entrar a continuación.

A groso modo, toca decir que el quebrantahuesos hace tres mudas (cambios) de su plumaje poco a poco, y que es más retrasada en machos, que al parecer adquieren el plumaje de adulto algo más tarde que las hembras.

Aunque no es fácil porque entre algunas edades las diferencias son escasas, y todo varía en cada ejemplar y dependiendo de la época del año, ya que casi continuamente están cambiando y mudando plumas. A pesar de ello, por los plumajes de los quebrantahuesos se pueden distinguir varias edades diferentes.

Tres ejemplares totalmente diferentes entre sí (23-7-2016)

Así que toca describir mínimamente las 5 o 6 identificables (el concepto general es que al nacer son totalmente oscuros, y con el paso de los años la cabeza y el pecho se van aclarando). Para ello he utilizado mucha bibliografía y me he vuelto medio loco para datarlos, así que si alguno veis que está mal, avisarme y lo corrijo, ¡que para eso estamos!

– Juvenil (pollo nacido en el año y en su primer año de vida): En vuelo, el perfil del plumaje de las alas es perfecto, ya que es nuevo; su figura es compacta, y sus alas son largas y redondeadas. Es de color oscuro por todo el cuerpo, y en la parte superior,  suele presentar un escudete blanco bastante marcado. Cobertoras marrones con plumas blancas y plumaje en general moteado de blanco. Cola más corta de lo normal y más robusta, que conforme pasan los años va estilizando.

En mi viaje por allí solo pude ver un ejemplar, al que no llegué a fotografiar en vuelo. A pesar de ello, ahí van unas fotos de un ejemplar posado, de escasas semanas.

Pollo nacido en el año con escasos días de vida (23-7-2016)

La cabeza y el cuello son negros y tiene en alas unos marcados galones blancos; las calzas también son oscuras, y presenta algo de moteado claro en el pecho. El iris del ojo es bastante oscuro, y su cuello y cabeza no están bien emplumados, sobre todo en las primeras semanas de vida. Presenta una especie de gargantilla dorada muy fina.

Con un cacho de carne en el pico (23-7-2018)

Igualmente, el bigote es pequeño y está sin definir, a veces incluso sin ser visible apenas, y el antifaz que presenta de adulto no se observa.

Primer plano (23-7-2016)

La verdad que con pocos días tras haber volado del nido se le reconoce muy fácil. Ya conforme crezca y pase el tiempo, es algo más complejo, ya que el plumaje del cuello y cabeza será bastante más compacto, pero la verdad que este ejemplar que me saludó a mí, era fácil de identificar. Por lo que me dijo Jordi, sus días de vuelo eran escasos, y se trataba de un ejemplar nacido en los cortados de alrededor.

Caminando por el muladar (23-7-2016)

Precioso a la vez que feo… jejejeje (23-7-2016)

– Joven (de segundo año): La cabeza y el cuello siguen siendo negros (produciendo un fuerte contraste con el cuerpo más claro, y perdiendo la gargantilla dorada que tiene el primer año); los galones blancos de sus alas y el escudete de la parte superior de su cuerpo se van difuminando muy poco a poco, por lo que todavía tienen restos de ello. El perfil del plumaje de las alas en vuelo es aserrado, ya que empiezan las primeras mudas, tanto en alas como en pecho. Las cobertoras son marrones salpicadas de plumas blancas, y la silueta en vuelo sigue siendo tosca. Las plumas se le van decolorando poco a poco.

Joven entre buitres leonados (22-7-2016)

Entre buitres leonados, que mal careto… jejejeje (22-7-2016)

Ejemplar  llevándose un hueso (22-7-2016)

En el rostro, el iris sigue siendo oscuro (lo aclarará definitivamente al año siguiente), y el bigote poco a poco es más visible, ya que va creciendo. El antifaz y el capirote no se aprecian aún.

Ejemplar con dos años, de frente (22-7-2016)

Ejemplar joven, donde se nota el iris oscuro y el bigote algo mayor (22-7-2016)

Mirando de frente (22-7-2016)

El mismo ejemplar (22-7-2016)

Y tal es la magnitud de estos lugares, que pasan muchos ejemplares diferentes, que en muchas ocasiones son fáciles de individualizar. A pesar de que aparentemente pueden parecer iguales, prestándole atención es fácil llegar a distinguirlos, bien por coloraciones generales, o por plumas concretas que por sus características puedan llamar la atención.

Ejemplar con pecho muy oscuro (22-7-2016)

Ejemplar de misma edad pero con pecho más claro (22-7-2016)

Junto a un alimoche, con el que podemos comparar el tamaño, y ejemplar de pecho mucho  más blanquecino y agrisado (23-7-2016)

Ejemplar que por su patrón de alas es fácil de individualizar, por las contrastadas plumas blancas con oscuras (23-7-2016)

Un cambio importante, de cara al siguiente plumaje, es que el cuello irá adquiriendo plumaje claro, algo que hasta ahora no existía. Es el caso de los siguientes ejemplares, que me ofrecen ciertas dudas, ya que aunque se ve algo que blanquea en la cabeza, es mínimo. Seguramente sean aún de segundo año, pero a saber… Esto es un follón!!!! jajajajajaja.

Este empieza a blanquear algo ya… (22-7-2016)

Ejemplar joven, con toda la caperuza negra (23-7-2016)

– Inmaduro (de tercer año): El perfil de las alas es muy irregular en vuelo, ya que las mudas son continuas, creando un dentado irregular por las rémiges secundarias, con plumas redondeadas, que son nuevas, y puntiagudas, que son viejas y están preparadas para cambiar.

Ejemplar en pleno vuelo, donde se ve en alas clara diferencia de unas plumas a otras (22-7-2016)

Como característica principal, diremos que el plumaje se va aclarando poco a poco, tanto en pecho, como en la cabeza, adquiriendo las primeras plumas blanquecinas.

Ejemplar abriendo las alas, donde se ven faltas y combinación de plumas puntiagudas y redondeadas en sus alas… (23-7-2016)

El cuello se mantiene negro pero la cabeza comienza a aclararse, y se contrasta con el cuerpo amarronado. Espalda más homogénea en cuanto a color y pierde por completo los galones de alas y el escudete de la espalda casi desaparecido por completo (aunque puede verse algo hasta el quinto año en algunos ejemplares). Además el iris se aclara un poco más, volviéndose amarillo claro y la barba se hace más visible. Cobertoras marrones más claras que las rémiges.

Ejemplar que comienza a aclarar la cabeza (22-7-2016)

Ejemplar cercano (22-7-2016)

Mirando de frente (22-7-2016)

Levantando el vuelo (23-7-2016)

– Subadulto (de cuarto año): Con el iris ya claro del todo, su figura es en general más esbelta, presentando la cola larga y las alas estrechas y afiladas.

Ejemplar en pleno vuelo (23-7-2016)

La cabeza y el pecho se le aclaran bastante y las alas se vuelven más rectas perdiendo las irregularidades. El cuello sigue teniendo negro pero va cogiendo forma de collar. Cobertoras más claras que las rémiges.

Ejemplar que va aclarando poco a poco (22-7-2016)

Otro individuo también con bastante cuerpo aclarado (23-7-2016)

Estas dos últimas fases son las más complicadas de diferenciar para mí. Tendremos en cuenta que va aclarando como norma.

Ejemplar aterrizando (23-7-2016)

¿3 o 4 años? ¿Que opináis? (22-7-2016)

– Adulto imperfecto (de quinto y sexto año): Plumas de alas con ciertas irregularidades en el color pero rectas. Posee todavía alguna pluma oscura en el pecho y cuello, y blanca en el dorso, no siendo negro por completo. Todavía con contraste entre las cobertoras y rémiges.

Ejemplar cercano (23-7-2016)

Ejemplar al que le queda poco para alcanzar el plumaje de adulto (22-72016)

Su plumaje por encima se ve de varios colores mezclando negros, grises y pardos, tanto en dorso como en alas.

Ejemplar con gran babero, cercano a un buitre negro (22-7-2016)

Otro ejemplar diferente, menos oscuro (22-7-2016)

A pesar de que quedan plumas oscuras en cuello y tripa, está ya muy cerca del plumaje final. La verdad que son fáciles de diferenciar. Son ejemplares con plumaje adulto pero algo “sucios”.

Adulto imperfecto (23-7-2016)

Ejemplar buscando alimento (23-7-2016)

Con un hueso en la boca (23-7-2016)

Y otro ejemplar de la misma edad (23-7-2016)

– Adulto (a partir del séptimo año, aunque el plumaje de adulto, lo puede adquirir a partir de cinco años y medio): Silueta con alas estrechas, cola larga y figura esbelta y estilizada. Ala enrasada con bordes de plumas más oscuros. Contraste entre las plumas negras de las cobertoras y el gris de las rémiges.

Ejemplar adulto en vuelo (22-7-2016)

Sin imperfecciones en el pecho de color claro, al igual que la cabeza, que varía entre el blanco y el naranja. Presencia en el cuello de un collar fino que no siempre es completo, y que sirve para individualizar ejemplares, siendo a veces totalmente inexistente.

Ejemplar adulto emprendiendo el vuelo (23-7-2016)

Ejemplar claro en pleno giro (22-7-2016)

Ejemplar adulto posado (23-7-2016)

Decir, que si por arriba no es de un negro uniforme, aunque sea por muy pocas plumas, no se tratará de un ejemplar adulto. Igual que si tiene aún plumas oscuras en el vientre o pecho.

Ejemplar adulto en vuelo (22-7-2016)

Y más o menos esas son las características del plumaje adulto. La silueta en vuelo es esbelta y perfecta, y los bigotes son ya muy marcados. Al igual que el antifaz, la marca oscura del cogote, y el iris amarillo claro, adquirido al tercer año.

Dos ejemplares adultos comiendo juntos (22-7-2016)

Ejemplar adulto con un alimoche detrás (22-7-2016)

Ejemplar adulto entre buitres (23-7-2016)

Como ya he dicho con anterioridad (pero no he entrado mucho en ello), el color anaranjado no es propio del plumaje, sino que es adquirido en baños para desparasitarse y “apañar” su plumaje, que se da el animal en regatas de alta montaña o en charcos donde el agua es rica en hierros y minerales calizos.

De esta forma la intensidad del naranja de cada ejemplar es diferente, según donde se de dicho baño, la cantidad de minerales que tenga el agua del lugar o el tiempo desde la última vez que lo hizo, y por ello se pueden ver ejemplares desde muy blancuzcos a naranjas muy intensos.

Ejemplar entre buitres (22-7-2016)

Como curiosidad, decir que los ejemplares cautivos que se usan en centros de recuperación, son totalmente blancos, ya que no se dan este tipo de baños. Y en libertad, el tema de baños es muy similar a lo largo de la vida de un ejemplar. El que se baña poco, lo hace poco siempre, y el que lo hace mucho, lo hace durante toda su vida muchas veces.

Ejemplar clarito, casi blanco (23-7-2016)

Ejemplar pálido (23-7-2016)

Ejemplar algo más oscuro junto a un buitre leonado y otro quebranta (22-7-2016)

Ejemplar de un anaranjado medio (23-7-2016)

Ejemplar muy naranja que todavía no ha alcanzado el plumaje de adulto final (22-7-2016)

De naranja muy intenso (22-7-2016)

Quebrantas con diferentes intensidades de naranjas (22-7-2016)

Al parecer, añadir que existen diferencias entre machos y hembras, pero que no son definitivas para sexar. Hay mayor frecuencia de machos en ejemplares blancos, y de hembras en muy anaranjados. Decir también que la intensidad del baño dura unos 3 meses, y que en general en invierno, las intensidades del naranja son mayores.

Igualmente pasa con el collar, que parece que es más completo en hembras, y ausente o menos marcado en machos, aunque tampoco lo consideraremos dimorfismo sexual, ya que no siempre es así.

Ejemplar adulto con un collar apenas marcado en los laterales (23-7-2016)

En un lugar así, la visita de ejemplares es continua, por lo que entre ellos se producen buenas peleas y enganchones. Es impresionante oírles silbar en el aire como si de milanos y ratoneros se tratasen, y ver los aterrizajes que hacen para desplazar a otros individuos.

Un ejemplar joven llegando a la zona de alimentación (23-7-2016)

Al ataqueeeeeeeeeeee (23-7-2016)

Ejemplar de 5 años junto a uno de 3 (23-7-2016)

Incluso en el aire, se dan también buenas peleas y buenos arreones, en la que los ejemplares jóvenes siempre son más agresivos, y entran más al trapo, ya que al parecer, los adultos, prefieren no meterse en trifulcas para mantener el plumaje que tanta falta les hace intacto.

Pelea en el aire (23-7-2016)

A punto de engancharse (23-7-2016)

Y al echarse un aporte suplementario, se producen encuentros con otras especies. Allí con cornejas y cuervos, buitres leonados, buitres negros y alimoches. Supongo que habrá veces que entren milanos o águilas, pero no fue el caso en los dos días que pasé allí.

Quebrantahuesos entre buitres (22-7-2016)

Incluso llegan a juntarse las 4 especies de buitres ibéricos, y que encontramos a escasos metros unos de otros.

Las 4 especies (22-7-2016)

Y todo ello, hace que se produzcan miradas y escenas curiosas entre unos y otros.

Quebrantahuesos mirando a buitre negro… ¿qué hace? Ese hueso es mío!!!!! (22-6-2016)

Incluso unas aves intentaban echar a otras…

Buitre echando del lugar a un quebrantahuesos joven (22-7-2016)

Quebrantahuesos aterrizando entre alimoche y buitre negro (22-7-2016)

Aterrizadooooooooooooo (22-7-2016)

Aunque lo frecuente son desencuentros entre ejemplares de la misma especie.

Y eso me llamo mucho la atención. Parecía que en la carroñada ya cada especie tenía su sitio y su “tarea”, y las interacciones entre individuos, casi siempre se daban entre miembros de la misma especie. Alimoches con alimoches, quebrantahuesos con quebrantahuesos, buitres con buitres…

Pelea (22-7-2016)

Aterrizando sobre otro ejemplar (22-7-2016)

Al ataqueeeeeeeeeee (22-7-2016)

Echando a volar ante el acoso (22-7-2016)

Hablado un poco de distribución, el quebrantahuesos se trata de un ave de alta montaña. A nivel mundial se encuentra en las grandes cordilleras de Europa, Asia y África, dividido en dos subespecies, una que ocupa Eurasia y el norte de África, y otra que ocupa la parte más sureña del continente africano.

Al ser un animal de alta montaña, a finales del siglo XIX se podía encontrar distribuido casi por todos los macizos montañosos de Europa, pero debido a varios factores (de los que hablaremos luego) esa distribución cayó en picado y quedó relegada a solo algunas cadenas montañesas.

Dos ejemplares enzarzados (22-7-2016)

Su población se estima entre 10000 y 100000 individuos, y a día de hoy, lo podemos encontrar en el Pirineo (lugar de toda Europa con más ejemplares, a lo largo de Francia, Andorra, Cataluña, Aragón y Navarra) con mayor número de individuos en la zona aragonesa con unas 90 parejas. Además, en Europa, buenos sitios para verlo son Córcega, Los Alpes (donde se llegó a extinguir y hay un fuerte proyecto de cría y de reintroducción) o la isla de Creta.

Por otro lado, en África, donde se dan las dos subespecies (una en el norte y la otra en el este y en el sur), se puede encontrar en Marruecos y el Atlas, Egipto, Etiopía, Kenia, Tanzania, Sudáfrica y países colindantes; y en Asia (donde se encuentra una fuerte parte de la población mundial) está presente en casi todas las cordilleras del continente, por lo que no me voy a liar a enumerar todos los países donde se localiza…

Ejemplar en vuelo (22-7-2016)

Hablando de lo que nos toca a nosotros (la Península Ibérica), además de en Pirineos se encuentra también en Picos de Europa y en Andalucía, lugares en los que ha sido reintroducido en los últimos años (Os dejo los dos enlaces de las dos fundaciones que trabajan con el animal en la actualidad http://www.gypaetus.org/ y http://www.quebrantahuesos.org) por si queréis más información de la que yo os doy sobre proyectos de reintroducción y demás.

Asomando entre la vegetación (23-7-2016)

Como ya he dicho, en Aragón la población está cercana a las 90 parejas (en estos conteos no entran los ejemplares jóvenes e inmaduros ni los adultos solitarios), en Cataluña y Andorra es algo menor, y en Navarra se cuentan con los dedos de una mano, dándose también junto a los montes vascos la población más occidental de los Pirineos, con ejemplares sueltos de todas las edades pero que no acaban de asentarse ni de reproducirse.

En Picos de Europa, creo que el proyecto de reintroducción (desde 2010) no está funcionando muy bien, (actualmente vuelan una veintena de ejemplares en Cantabria, Asturias y Castilla León). Este año, acaba el Life, y se van a liberar 7 ejemplares, de los que varios ya han sido liberados. Este proyecto lleva una gran polémica detrás, ya que los quebrantahuesos que se liberan en Picos, son ejemplares que provienen de huevos del Pirineo, que son retirados a la madre, con la idea de expandir el área de distribución del animal a lugares en los que hace años estuvo. Decir además que todavía no ha habido reproducción, aunque si un intento en 2017.

Esto éticamente y moralmente no está bien visto por varias comunidades científicas, y crea una buena polémica sobre las formas de hacer las cosas, ya que muchos de estos ejemplares que se liberan en Picos de Europa, mueren envenenados en el monte (este año ya se han dado casos), problema que aún no ha desaparecido de las montañas ibéricas, y que hace que varias instituciones, asociaciones o científicos duden de la viabilidad de este proyecto.

Ejemplar comiendo un hueso de frente (22-7-2016)

Por el contrario, en Andalucía (Cazorla, Segura y Las Villas) parece que va muy bien, con la suelta desde 2006 de 49 ejemplares (de los que más de 20 ya han muerto), pero con los primeros nacimientos desde 2015 desde hace más de 30 años, y con el nacimiento de dos pollos este año. En este proyecto, los ejemplares vienen de un centro de cría (no sé si todos) por lo que la polémica es menor, ya que no se extraen huevos de nidos naturales (aunque historicamente sean fracasos).

Aún y todo, hay que ser cauto, ya que los episodios de venenos no paran, y son varios los individuos muertos encontrados en los últimos meses.

Un ejemplar echando a otro (23-7-2016)

Siguiendo un poco con su bilogía, ya que estamos en época de primeros vuelos de polluelos, iremos ahora un poco con el tema de la reproducción. El quebrantahuesos, además de formar parejas de una hembra y un macho, también hace tríos poliándricos, formados por dos machos y una hembra, y este 2018 ha sido observado el primer trío del Pirineo con dos hembras y un macho (solo visto antes una vez en los Alpes); alguna vez se han visto unidades reproductoras de 4 ejemplares, con dos machos y dos hembras, pero el éxito reproductor de estos cuartetos es escaso.

Esto de los tríos y demás, es algo curioso pero bastante habitual en los buitres. Parece ser que dos tercios de los quebrantahuesos son monógamos, pero el otro tercio es poliándrico.

Ejemplar en un talud (22-7-2016)

En las paradas nupciales (además de defender territorio), producidas en invierno, la pareja (ya con 7 años cada uno mínimo) toma altura volando junta y en círculos muy cerrados. Así, llega el punto en el que los dos ejemplares entrelazan sus garras y caen en picado girando sobre sí mismos durante varios metros y segundos, acabando por soltarse a pocos metros del suelo. Además, a todo ello, se le unen espectaculares picados individuales en la zona de nidificación. Es un espectáculo la mezcla de vuelos y silbidos que realizan en esta época del año, que se puede atrasar más o menos en el tiempo a partir de noviembre.

Los nidos los hacen generalmente en cuevas y oquedades, y los realizan durante esta misma época, haciendo buenas estructuras sobre todo con ramas y lana de ovejas, que aprovecha sobre todo para mantener el calor de huevos y pollos en esta época tan fría.

El huevo es ocre, y necesita algo más de 50 días de incubación, en la que tanto macho como hembra se ocupan de dar calor al embrión. Hay que tener en cuenta que es un momento crítico, ya que por estas fechas las temperaturas son mínimas, y en muchos casos extremas, con lluvias, heladas, nieves y tormentas. Algo, que si aún cabe hace más emblemática a esta especie.

Ejemplar adulto emprendiendo el vuelo (23-7-2016)

Luego, tras el nacimiento, el pollo permanecerá en el nido unos 110-120 días aproximadamente, adquiriendo ya el tamaño adulto pero siendo menos corpulento. Aunque generalmente nace un pollo, hay ocasiones en los que la puesta consiste en dos ejemplares, pero al nacer el segundo con 4-5 días de retraso sobre el primero, el menor tamaño hace que su hermano mayor le agreda, se lleve toda la comida y le domine, por lo que casi siempre muere a falta de alimento.

Durante la cría, aunque el pollo esté preparado para tragar pequeños huesos, los padres suelen desmenuzar la comida para facilitar el proceso de alimentación. Tras los días en los que el pollo permanece en el nido, al final vuela estimulado por los padres que se encuentran en algún oteadero y que le ponen comida cerca a modo de cebo para animarlo a que salte.

Así comienza a volar, y una vez aprendido esto, acompaña a sus padres hasta invierno, cuando se produce el celo del animal. Aún y todo, antes de abandonarlos (más o menos en enero), enseñan a la vez que entrenan a sus hijos, el proceso de alimentación y de tirar huesos a rompederos, para que de esta forma, tras separarse puedan buscarse la vida por si solos.

Ejemplar tragando un hueso (23-7-2016)

En esta dispersión juvenil, que dura desde que se separan de los padres hasta que se asientan en un territorio y encuentran pareja y se reproducen, la mortalidad es muy alta, así que es un momento crítico para la especie, en el que cada ejemplar recorre cientos y cientos de kilómetros, pasando en ocasiones de unos macizos montañosos a otros hasta que encuentran el sitio adecuado para reproducirse.

Ejemplar adulto (23-7-2016)

Como por allí y alguna otra zona muy cercana, hay muladares en los que se realiza durante todo el año (con diferente intensidad según la época) aporte de comida para esta rapaz que está catalogada en “peligro de extinción” en España (a nivel mundial no se considera amenazada pero sí que está catalogado por la UICN como “casi en peligro” por su declive poblacional) y que la verdad a pesar de que parece que va en ligero ascenso en Iberia, está en una situación delicada, es un buen lugar para poder verla en libertad.

Como es un ave en peligro de extinción, hay un importante programa de marcación y seguimiento. Hay láminas en internet, incluso una aplicación móvil para ejemplares marcados.

Yo si no me fallan mis apuntes, observé cuatro ejemplares marcados. Observaciones que dan datos muy interesantes, sobre todo de desplazamientos y uso de este tipo de muladares, que pueden dar información muy buena a la hora de planear estrategias para la conservación de la especie.

Yo observé a Valentina, una hembra marcada en 2011 en Benasque y que actualmente tiene 7 años (5 en la fotografía); a Ebro, con 20 años y marcado en Estet en 2004 cuando contaba con 5 años (observado los dos días); a otro ejemplar con marca alar “7LX” con nombre Nicky y marcado en Buseu en 2009 que es visitante habitual del lugar, y a otro anillado en pata izquierda con anilla amarilla y numeración “962”, llamado Batin y que a día de hoy ha sido padre, y que está cojo, ya que la anilla de PVC se le pasó a los dedos y acabó sesgándole el pie.

Quebrantahuesos “6HN” de nombre Valentina (23-7-2016)

Ebro en vuelo (22-7-2016)

Batín con anilla amarilla (22-7-2016)

Cada vez en esta sociedad estamos más acomodados, y eso hace que la ganadería vaya a ganadería intensiva (macrogranjas con cientos y miles de cabezas alimentadas con piensos) restando protagonismo a la ganadería extensiva (ganado suelto en el monte alimentándose de hierba y pastos naturales). Por ello, cada vez hay menos cadáveres en el monte (principal fuente de alimento de la especie), y eso hace que le sea más difícil encontrar comida y que haya menos alimento para todos. Algo difícil de arreglar, y que de momento se está haciendo con muladares, pero… ¿hasta cuándo será viable esta situación de repartir patas en diferentes puntos del Pirineo para mantener al animal?

Esto unido a choques con tendidos eléctricos, posibles choques con molinos eólicos, el uso de venenos indiscriminadamente por ganaderos y cazadores para eliminar lo que ellos equivocadamente llaman “alimañas”, o cazadores (o mejor dicho “escopeteros”) que lanzan perdigones a todo lo que se mueve sin importar ni especie, ni catalogación del animal solo para poder probar su acierto, o reírse junto a otros compañeros en el bar, ha hecho que el quebrantahuesos haya llegado a tener una situación tan delicada en Europa y en el Pirineo, de la que parece que poco a poco se está recuperando por la habilitación de estos muladares y por la mayor concienciación medioambiental que parece poco a poco va calando en la sociedad, dando valor a estas especies que antes eran odiadas y que ahora se piensan mucho más en mantener y conservar, ya que además de haber nacido fundaciones, ONGs y asociaciones con ideología conservacionista, se puede ver como un reclamo turístico que deja unos buenos ingresos económicos en las zonas que son capaces de explotar este recurso sosteniblemente (sin ir más lejos, este caso de Buseu)…

Ejemplar en el muladar (22-7-2016)

Y es que aquello es un lujo para observar la especie, porque además de verlos posados, y verles los detalles, se les ve en vuelo a la perfección a escasos metros, y ahí también se pueden ver algunas diferencias en lo que antes hemos hablado…

Ejemplar joven volando (23-7-2016)

Individuo algo mayor en edad en vuelo (23-7-2016)

Adulto volando (22-7-2016)

Creo que ya he tocado todos los palos sobre el animal… Su status, su área de distribución, sus plumajes y características físicas, su alimentación, su reproducción, sus problemas de conservación… Así que poco más que queda decir.

Un viaje inolvidable con quebrantahuesos las 24 horas del día. En un buen hide, con un buen anfitrión, y varios buitres barbudos comiendo patas sin parar…

Tragando un hueso (23-7-2016)

Intentándolo, algo nada fácil (23-7-2016)

Estirando el cuello para tragar (23-7-2016)

A punto, pero decir, que no lo consiguió… jejejejeje (23-7-2016)

Poco más que decir. Solamente repetir que el ver una animal así siempre es especial… Esa silueta que reina en la alta montaña, y esa mirada tan llamativa y rara de ver, hacen casi que el mundo se pare cuando vuela con sus gráciles aleteos.

Ejemplar joven llevando una pata en su pico (22-7-2016)

Adulto tras despegar (23-7-2016)

Para acabar, Os dejo con un video impresionante de un nido del Pirineo de Andorra de 2016… Espectacular!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! No tiene desperdicio alguno…

Y menos espectaculares, ahí van unos videos míos de esta salida para ir acabando la entrada…

Espero pronto repetir una actividad parecida.

Una gozada de viaje ornitológico, y nunca me cansaré de ver y observar a este animal que en muchas ocasiones me deja sin aliento y el corazón a mil; además, tener en cuenta que a pesar de tanta foto, ninguna enseña la belleza real de este nuestro rey de la montaña, que como en su día dijo Francisco Umbral, “el cielo nos contempla por los ojos de acero y sangre de ese último quebrantahuesos fiel a una península de locos. Que no se nos muera. Que no se diga”.

Una joya en pleno vuelo (22-7-2016)

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en "Quebranta", Buscando muy a lo lejos.... Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Quebrantahuesos en Buseu; el rey de la montaña… Impresionante!!!!!!!!!

  1. javibejarano dijo:

    Me encanta esta entrada, mi ave favorita. Con unas buenas fotos y con un texto muy instructivo. Que lujazo poder tenerlos tan cerca. A ver si este año, por fin, puedo hacer una foto decente de este animal.
    Un saludo

  2. guillergalo dijo:

    Imagino cuantas horas dedicadas para darnos tan buena instrucción, un ave que no tenemos en nustra región de Colombia donde hay cóndores y aguilas y otras rapaces. Aprendí mucho y agradezco.

  3. Pingback: Entre quebrantahuesos, otros buitres ibéricos por Buseu. | A vista de pájaros

Responder a Danieltxo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s