“Parqueando”, siempre salen cosas interesantes…

En esta ocasión, voy con una de parques de Pamplona… Unas excursiones que llevo haciendo semanas (e incluso meses) y de las que aun no había hablado… (3-12-2018, 13 y 14-3, 26-5-2019).

Paseos en la zona ajardinada de Bustintxuri, Taconera, Ciudadela y zonas amuralladas de Pamplona.

Las más ruidosas y escandalosas, son las urracas. Muchos pollos ya han saltado del nido, y por ello se ven en buenos grupos caminando por las zonas verdes, en busca de alimento.

Urracas en la Ciudadela (26-5-2019)

Muy comunes también son los mirlos, los estorninos negros, las tórtolas turcas y las palomas.

Muchas de estas últimas, anidando en los huecos de las murallas que rodean Pamplona. Son abundantes y es muy fácil ver ya pichones en las calles, mientras los adultos siguen en pleno celo y continúan con el ciclo reproductor, ya que muchas palomas realizan más de una puesta al año.

Palomas en el nido (26-5-2019)

Divertida, todos los años por estas fechas, se produce una curiosa estampa.

Las garzas reales, a plena luz del día y sin ninguna vergüenza, en primavera buscan roedores en los hierbines y jardines para alimentarse.

Garza en jardines (13-3-2019)

En Bustintxuri muchas veces es común y fácil de ver (13-3-2019)

Para ello, anda al acecho de pequeños topillos y ratoncillos que viven bajo tierra y que puedan asomar la cabeza o salir al exterior para alimentarse.

Atenta a movimientos en el suelo (13-3-2019)

A pesar de estar buscando comida, se muestra confiada antes los viandantes que pasan cercanos a ella, y lanza su pico como si de un arpón se tratara contra los pequeños roedores que se confíen y abandonen su madriguera.

Cercana (13-3-2019)

Primer plano (13-3-2019)

Y la verdad que su belleza es espectacular. Muchas veces pasa totalmente desapercibida la naturaleza que nos rodea en la misma ciudad, y esto es una muestra de ello, ya que no le damos importancia a tener una especie así de elegante y bonita en la misma puerta de casa.

Cada detalle de este animal, llama la atención (13-3-2019)

Primer plano de frente (13-3-2019)

Con la primavera ya avanzada las crías del año de muchas especies ya son mayores y andan pendiente de la alimentación de sus progenitores.

Es el caso de los gorriones y los polluelos de colirrojos tizones, que ya han saltado de sus nidos, y que son aves bastantes comunes en las zonas amuralladas de Pamplona.

Colirrojo tizón en la Ciudadela (25-5-2019)

Colirrojo (25-5-2019)

Igualmente, las grajillas son otras de las habituales de las murallas de Pamplona. Junto a las palomas, son las que ocupan los grandes agujeros para criar y sacar a sus crías año tras año.

Grajilla (3-12-2018)

En los arbolados de los parques pamploneses, son varias las especies de pajarillos, como por ejemplo verdecillos, jilgueros, pardillos, mosquiteros comunes, pinzones, carboneros, herrerillos, o petirrojos, y en las zonas más arbustivas se mezclan chochines, ruiseñores y currucas capirotadas.

En las zonas abiertas, no es difícil ver los vuelos de milano real, milano negro y ratonero, acompañados de aviones comunes y vencejos.

Y durante mis paseos, en esta ocasión además de todo lo ya citado, tuve la suerte y disfruté de algún ave destacada.

En primer lugar, además del abundante pico picapinos, entre los pájaros carpinteros destacar al pito real, ave que comienza a ser común en los jardines de la universidad, y que parece que poco a poco se va extendiendo por nuestra ciudad, ya que cada vez es más frecuente en zonas como la Nogalera o la Magdalena.

Pito real (14-3-2019)

Muy interesante también el mochuelo, pequeña rapaz nocturna que está en claro descenso poblacional en toda su área de distribución, y de la que por suerte aún nos queda alguna pareja en la capital.

Mochuelo entre ramas (14-3-2019)

Ave rechoncha y con ojos grandes, es el único búho ibérico que presenta hábitos diurnos. A pesar de ello es muy esquivo y asustadizo, y aunque lo mismo cría en las afueras de Pamplona, que en las murallas (alguna pareja en los fosos de la Vuelta del Castillo) no es nada fácil de localizar.

El mochuelo un poco más cercano (14-3-2019)

Decir que poco a poco la conciencia medioambiental en lo referido a la conservación es mayor, y por ello hay una buena densidad de cajas nido por toda Pamplona, tanto en parques como en las orillas del río

Caja nido en Bosquecillo (3-12-2018)

Cajas con buena variedad de características, y con variedad para las diferentes especies. Murciélagos, autillos, páridos, vencejos…

Cajas nido en los jardines de la Universidad Privada (14-3-2019)

Cajas nido que sustituyen los huecos naturales que eliminamos, como por ejemplo huecos en árboles podridos, grietas en edificios viejos, agujeros en murallas…

En casos de arbolado son eliminados por tirar los árboles secos por peligro de caída, y en caso de huecos en paredes, son tapados por restauraciones que poco piensan en las aves o en los murciélagos.

Grajilla dando de comer a su polluelo en el nido, hueco en la muralla de Iruña que no se ha tapado y que es aprovechado por una pareja (26-5-2019)

Para ir terminando, como es normal, decir que en alguna ocasión, durante la primavera los polluelos se caen del nido…

Si esto ocurre y encontramos un ave que no puede volar, que parece torpe y que incluso se deja coger, lo mejor es llamar al 112, para que los Guardas Forestales se encarguen de su recogida y lo lleven a un centro de recuperación.

Si vemos el nido y tenemos acceso a él, lo mejor es volver a dejar al pollo en él. Si no, depende el tamaño del animal, otra opción es dejarlo en una zona alta, lejos del alcance de depredadores, y los padres que andarán cerca no dudarán en alimentarlo hasta que pueda volar con facilidad y sea autosuficiente. Importante no llevárnoslo nunca a casa. Eso sí, en caso de duda, llamar al 112 sin ningún problema que para ello está, y hay especies que están protegidas, muy delicadas, y que son muy difíciles de criar o recuperar.

Con un pollo de corneja en la calle Estafeta (26-5-2019)

Eso me pasó a mí con este polluelo de corneja, que se encontraba en la calle Estafeta y volaba con mucha dificultad.

Lo recogí y lo lleve a la zona de la plaza de toros, donde andarán sus padres, ya que en los plataneros del lugar, hay mínimo dos nidos de la especie, y seguramente era el origen de este ejemplar. Allí lo dejé en un lugar seguro, para que se recuperase del estrés que había pasado entre calles y gente sin poder echar a volar.

Lo liberé en la zona de la que habría aparecido (26-5-2019)

Así que ya veis, muy interesante como están los jardines pamploneses, y buena variedad de especies la que cría en los huecos de nuestras murallas, y es que, “quien tiene una muralla, tiene un tesoro”.

Grajilla, una de las comunes de nuestros muros (3-12-2019)

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Extrarradio I (Taconera-Ciudadela), Por las calles..., Reproducción y cría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Parqueando”, siempre salen cosas interesantes…

  1. Joserra dijo:

    ¡Qué bueno! ¡En la misma muralla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s