Las nuevas gárgolas de la catedral de Pamplona, los halcones peregrinos

Como bien dice el título de la entrada, desde el año pasado, el halcón peregrino (el ave más rápida del planeta) reina en uno de los edificios más altos de nuestra ciudad, la catedral de Pamplona.

Halcón en su alto (25-1-2020)

En mayo, el Ayuntamiento de Pamplona (en colaboración con el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra), introdujo una pareja de esta especie de rapaz en la catedral de Iruña con la idea de ahuyentar a las palomas del Casco Viejo de la ciudad. Práctica que se ha hecho también en otras ciudades, y que parece que da buenos resultados, ya que además de depredar de vez en cuando sobre algún ejemplar, sirve como ahuyentador.

Se trata de una especie que normalmente cría en cortados, roquedos, foces, pero que cada vez es más común en edificios altos de las grandes ciudades. Por ello el Ayuntamiento se decantó por esta opción, para de esta forma poner un controlador natural de las abundantes (y en ocasiones molestas) palomas domésticas que se encuentran por toda la ciudad.

Claros ejemplos de la adaptación del halcón a vivir en grandes urbes son ejemplos como Zaragoza, Granada, Valencia, Barcelona o Madrid (donde hay varias parejas que crían todos los años, con nidos seguidos con cámaras de video y donde los pollos son anillados para posteriores estudios).

Nuestra pareja, “Iruña” (la hembra) y “Falco” (el macho) se trataban de un par de pollos que venían de las Bardenas, y a los que se les colocó un gps para seguir sus movimientos. Se soltaron con el método de “hacking”; una especie de cría en jaulas, donde se les alimenta de forma artificial hasta que son capaces de salir del jaulón, volar y buscar alimento por si solos.

En lo alto de la catedral (25-1-2020)

Con los gps que portaban, se vio que una vez salieron de la jaula, se buscaron la vida y se desplazaban sobre todo por la Cuenca de Pamplona, volviendo en muchas de las noches a dormir a la catedral, como si de nuevas gárgolas en la silueta del edificio se trataran.

Pero por desgracia, como muchas veces ocurre en la naturaleza no todo marchó bien del todo, ya que al mes, la hembra se recogió muy débil en la zona de las huertas de Aranzadi, y terminó por morir en un centro de recuperación, al parecer por deshidratación y desnutrición. Coincidió todo con una ola de calor, que seguramente habría mermado al joven e inexperto ejemplar (algo muy común en aves, ya que por diferentes causas, el primer año hay un porcentaje muy alto de mortalidad).

Pero bueno, no todo es negativo, y parece que “Falco” el macho se ha asentado en el territorio, y se ve con frecuencia posado en las mismas torres de la catedral… Me paso con frecuencia por el lugar, y aunque hay días que no lo veo, no es difícil observarlo, siempre en la misma torre…

Una gárgola nueva, y para mí, la gárgola más bonita de toda la catedral… Jejejejeje.

El macho de halcón tiene bastante querencia por la misma torre (19-2-2020)

Además, paseando por los alrededores de la catedral, hay mucha más vida de la que parece, ya que hay buenos árboles y zonas ajardinadas, con el río Arga muy cercano y todo lo que ello supone.

En paseos por allí (25-1 y 2,18 y 19-2-2020) he podido ver que las urracas ya están a tope con la construcción de sus nidos. Alborotadoras y fáciles de observar, como siempre construyen unos amasijos de ramas y barro donde en pocos días sacarán a sus polluelos.

Creando un nido en la plazuela de San José (18-2-2020)

El mismo nido con la pareja trabajando… (19-2-2020)

Igualmente se ven pajarillos pequeños reclamándose y llamándose por el arbolado del paseo que rodea la catedral…

Carboneros, petirrojos, herrerillos, verdecillos, jilgueros, pinzones vulgares, gorriones comunes, currucas capirotadas, mosquiteros comunes y colirrojos tizones, se ven con cierta facilidad, aunque en densidades más bien pequeñas.

A estos pajarillos acompañan una serie de aves que nunca fallan en la ciudad como son la tórtola turca, el mirlo común y los estorninos negros.

Estornino negro alimentándose (19-2-2020)

Y las palomas, el ave más común y conocido, y que han hecho que el Ayuntamiento empadronara a “Iruña” y “Falco” como nuevos vecinos del Casco Viejo, están también en pleno celo y conquista. Proceso espectacular en el que los palomos se hinchan y se pavonean buscando e intentando conquistar a las hembras.

Macho en pleno ligoteo (19-2-2020)

Besitosssssssssssssssssssssss (19-2-2020)

Decir que el halcón no está solo en las torres de la catedral, y además de colirrojos tizones y palomas que anidan en huecos del edificio, pude observar la presencia de una pareja de cernícalos vulgares, cópula incluida, que seguramente no aniden muy lejos…

Hembra de cernícalo vulgar (19-2-2020)

Y para terminar, muy interesantes una lavandera cascadeña (bastante alejada del río, lugar donde suele ser habitual), algún agateador subiendo y bajando por los troncos de los árboles del lugar, y un par de especies de pájaros carpinteros. Un pico picapinos y un macho de pito real muy excitados en el Paseo de Ronda del Obispo Barbazán, junto a la misma muralla, y que se mostraba muy confiado ante la presencia de los paseantes.

Precioso, el pito real era fácil de localizar por sus fuertes reclamos y llamativos colores (19-2-2020)

Buscando alimento entre las arrugas de la corteza (19-2-2020)

Sobre una rama seca (19-2-2020)

Impresionante la excitación de este ejemplar, que se dejó fotografiar a placer, y que erizaba su cresta, para quitar importancia al verdadero protagonista de esta entrada, el halcón peregrino.

Cantando a pleno pulmón (19-2-2019)

Ya veis que interesante todo… Nuevas gárgolas por nuestra catedral y la primavera parece que poco a poco se acerca con los bichos muy encelados… A ver si  los pájaros carpinteros se emparejan y nos hacen el nido cerca, y llega alguna hembra a acompañar a este halcón peregrino, que lo necesitará para que la especie terminar de conquistar la catedral.

Así seguiremos teniendo entre nosotros a la rapaz más rápida del planeta (que supera los 300 kilómetros por hora), ave muy activa y perfecta cazadora, de la que se dice “halcón dormido; o hambriento o tullido”. Esperemos que tenga suerte!!!!!!

Macho de pito real (19-2-2020)

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Por las calles..., Reproducción y cría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las nuevas gárgolas de la catedral de Pamplona, los halcones peregrinos

  1. Joserra dijo:

    Interesante, interesante y precioso reportaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s