El invierno de nuestro jardines

Poco a poco ya ha pasado el invierno, y con la primavera encima, hacemos un repaso de estas últimas semanas en los jardines de La Taconera y Vuelta del Castillo, lugares muy interesantes de Pamplona en invierno para pajarear y por los que he metido varias horas (29-11 y 1, 5, 13, 25 y 27-12-2020 y 2, 9, 10, 21, 23, 28 y 30-1 y 1 y 7-2-2021).

Ha habido lluvias, viento y nieve, siendo un invierno cañero pero en general con poco frio, que nos ha dejado bonitas estampas, pero poca variedad en lo que a especies se refiere… Ha sido más triste que otros años con pocas especies “raras” o “especiales”. Jejejejeje.

Nevando (5-12-2020)

Paisaje nevado (10-1-2020)

Las aves más abundantes son las palomas bravías, que se cuentan a docenas en este tipo de parques, y que llegana  centenares en determinadas zonas.

Palomas entre nieve (9-1-2021)

Muy abundantes también son las tórtolas turcas y las urracas, y poco a poco parece que cada vez son más abundantes las palomas torcaces en nuestra ciudad. Durante estas últimas semanas se están viendo buenas concentraciones en muchos lugares. Taconera, Media Luna, orillas del río Arga…

Tórtola turca (5-12-2020)
Palomas torcaces en uno de sus dormideros (29-11-2020)

Comunes son también los mirlos, muy alborotadores, y que en la zona de Taconera (el parque con el que vamos hoy) se han juntado con muchos zorzales comunes, y algún zorzal alirrojo que ha venido a pasar el invierno, eso sí, en menor número que en años anteriores…

Macho de mirlo dándose un baño en una fuente (1-12-2020)

Igualmente por estas fechas los estorninos forman buenos bandos, donde se mezclan estorninos pintos y negros, que en ocasiones no son nada fáciles de diferenciar.

Bando de estorninos en la zona de la estación de autobuses (1-2-2021)

Igualmente en estos jardines en invierno son abundantes los bandos de bisbitas pratenses (menos numerosos que otros inviernos), lúganos (este año muy abundantes) pardillos comunes y de pinzones vulgares, que se mueven en los hierbines picoteando en busca de comida.

Pardillos bebiendo (1-2-2021)
Hembra de pinzón vulgar entre nieves (10-1-2021)

También en estos meses fríos son más abundantes que en otras fechas las lavanderas blancas, que acompañan pero de forma más solitaria a estas especies típicas de jardines, y las lavanderas cascadeñas, que suelen estar ligadas a masas de agua y que por aquí se dejan ver también.

Lavandera blanca en la Vuelta del Castillo (21-1-2021)

Y muy abundantes y cantarines los petirrojos, que suman a su población residente buena cantidad de individuos invernantes, y que se muestran confiados ante la gente.

Petirrojo en la nieve (9-1-2021)

En los estanques de la Taconera, es curioso cómo se han terminado por acomodar varias gallinetas silvestres entre los patos domésticos, al igual que la garza real que de vez en cuando baja también a darse un festín con los peces de las pequeñas balsas.

Gallineta entre las nieves (9-1-2021)

Buen listado de pajarillos como siempre en estos lugares… No faltan los carboneros, herrerillos y mitos, que son acompañados de gorriones comunes, currucas capirotadas, agateadores que trepan por los árboles, jilgueros, verdecillos y verderones.

Carbonero en una rama (21-1-2021)

Muy interesantes los siempre vivarachos mosquiteros comunes y reyezuelos listados. Suelen aparecer en invierno carboneros garrapinos y palustres, y reyezuelos sencillos, pero este invierno parece que no se han dejado ver por el lugar.

Reyezuelo listado en una de las coníferas del parque (9-1-2021)

Siguen entre nosotros en la Taconera las simpáticas ardillas que llegaron hace ya unos meses… Como unas campeonas, han aguantado el temporal y la época fría del año en el parque, a pesar de no tener mucho alimento por la zona.

Ardilla alimentándose entre las nieves (5-12-2020)
El “como se hizo” de la foto anterior (5-12-2020)

Es una gozada seguir viéndolas, y en realidad son bastante accesibles y confiadas, aunque si andan perros cerca sí que corren y se suben a los árboles a toda velocidad… Jejejejeje! Un espectáculo verlas correr de rama en rama y saltar en unos equilibrios totalmente perfectos.

Encaramada a un tronco (1-12-2020)

Estos ejemplares, de hecho están escondiendo comida… Jejejeje! Y es que, las ardillas son unas grandes repobladoras y contribuyen a la extensión de los bosques, ya que entierran mucha comida. Frutos y semillas, que son olvidados bajo tierra y que acaban germinando. La verdad que algo cuanto menos curioso.

Enterrando comida entre la hierba y la tierra a pesar de la nieve (2-1-2021)

La verdad que pinta muy bien… En breve empezará el celo de estos simpáticos animalillos, y siguen por aquí, a ver si hay suerte y comienzan a criar, expandiéndose por el parque y por otras zonas de Pamplona, que como ya hemos hablado alguna vez, cada vez son más abundantes.

Alimentándose de semillas de arce (25-12-2020)
Y más semillas (7-2-2021)

Además, es impresionante verla moverse, y nos deja escenas curiosas y divertidas… Pocos mamíferos habrá tan simpáticos y alegres como este… A todo el mundo gusta, y si se termina de asentar en la Taconera, es un filón para realizar educación ambiental, ya que al no ser un parque muy grande, es relativamente fácil dar con ella.

Subida a un banco, jejejeje (25-12-2020)
Curioseando que hace el mirlo… (27-2-2021)
Comiendo sin parar en ramas nevadas (10-1-2021)

La zona de las murallas es muy rica en aves que crían en huecos… Mientras que en la Taconera se ven más pajarillos pequeños, en la Vuelta del Castillo los pajarillos se ven alimentándose, y los huecos de las históricas paredes son ocupados por palomas y grajillas (aves de mayor tamaño).

Pareja de grajillas (21-1-2021)

En los huecos más pequeños crían colirrojos tizones y gorriones comunes, fáciles de ver en estos paseos, y una de las estrellas del lugar, y mucho más esquiva es el mochuelo, que sobrevive ante el acosos de cornejas que buscan alimento en el lugar, milanos reales que de vez en cuando sobrevuelan la zona, y las acosadoras grajillas, que usan la mayoría de los agujeros, relegando al pequeño y alegre mochuelo a los huecos más pequeños.

Mochuelo en uno de sus agujeros (28-1-2021)

Si que tengo varios huecos fichados en los que suelen andar asomando, pero aún no se donde tiene el nido… Aparentemente hay más de un ejemplar, que controlan varios huecos, y que desde la puerta ven con atención todo lo que pasa alrededor.

Mochuelo mirando a una grajilla (28-1-2020)

Antes, también en estos huecos criaban cernícalos, pero hace años que ya no los usan… A pesar de que parece que hay varias parejas en Pamplona ciudad, aunque de vez en cuando se les ve sobrevolando estos parques, parece que ya no crían en ellos… Una pena. A ver si algún día vuelven.

Cernícalo posado en la rama más alta (30-1-2021)

Y como especie y avistamiento muy interesante durante estos paseos, y sin quitar mérito ni fuerza a lo ya descrito, en invierno se ven fácilmente en nuestra ciudad gavilanes…

Gavilán tras un seto (29-11-2020)

Y es que, durante uno de mis paseos, escuché un chillo muy raro volar… Tuve suerte de que pasó muy cerca mía, y cuál fue mi sorpresa de que se trataba de una rapaz que llevaba algo en las garras. Ese “algo” era lo que no paraba de chillar. Parecía que alguien se iba a dar un festín.

La rapaz se posó en el suelo, posiblemente por llevar demasiado peso, y ahí me pude fijar que se trataba de una hembra de gavilán, que llevaba un estornino pinto en sus patas, y que vivo aún no paraba de piar.

A penas disfruté unos segundos de la escena, ya que la Taconera es un parque muy transitado, y el gavilán realizó dos vuelos muy cortos de escasos metros, para terminar de subir a un denso cedro, donde ya no lo volví a ver y sin duda desplumó a su presa… La verdad que una escena espectacular. Un lujo!!!!

Con el estornino capturado (29-11-2020)

Así que ya veis… Parque muy interesante este que tenemos la suerte de tener en Iruña, y del que desconocemos sus secretos en lo que a fauna se refiere… Un parque en medio de la ciudad, en el que en un paseo fijándonos un poco podemos observar tranquilamente 20 especies diferentes de aves… Una gozada, que algún día comenzaremos a valorar!!!!

Como decía John Lubbock, “la tierra y el cielo, bosques y campos, lagos y ríos, las montañas y el mar son excelentes escuelas que nos enseñan muchísimas cosas que no se pueden aprender en los libros”. Yo a ello, sumo los jardines y parques de Pamplona… Jejejejeje. Disfrutemos de ellos, que nos cuentan muchas cosas!

Ardilla en la hierba (29-11-2020)

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Extrarradio I (Taconera-Ciudadela), Mamíferos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s