Lo que la contaminación lumínica nos roba

Hoy voy con una entrada diferente. Vamos con una de contaminación lumínica, un problema que a día de hoy pasa desapercibido y afecta sobre todo a zonas urbanas e industriales. Un dato; según el Instituto de Ciencia y Tecnología de la Contaminación Lumínica, el 60% de los habitantes de la Unión Europea no pueden ver la vía Láctea por la contaminación lumínica.

Por todo ello, voy con una entrevista (y otras informaciones) que he tenido la suerte de hacer para la revista Ezkaba a un amigo de paseos y esperas por nuestro Arga, que ha hecho un curioso proyecto sobre cómo sería Pamplona sin contaminación lumínica.

Y es que, el rochapeano Joanes Molina ha realizado un curioso trabajo fotográfico en el que quiere mostrar cómo se vería el cielo nocturno y estrellado de Iruña sin la contaminación lumínica que a día de hoy reina en todas las grandes ciudades. «La gente quiere que haya luz en las ciudades por seguridad y demás, pero ese beneficio tiene el perjuicio de que no vemos el espectáculo que tenemos en los cielos. No es consciente del impacto de la contaminación lumínica en el lugar en el que vive.» Una realidad como la copa de un pino, que Joanes declaró a NAIZ en una entrevista previa, y que resume muy bien la idea de este buen amigo.

Calle San Lorenzo en este proyecto; Joanes Molina

Pero… ¿Qué es la contaminación lumínica?

Los dos aspectos principales que tenemos que tener en cuenta para hablar de contaminación lumínica son el cielo y la iluminación artificial. La contaminación lumínica, es la contaminación producida por las emisiones de luz que proviene de fuentes artificiales con altas intensidades. La contaminación lumínica es el brillo que se ve en el cielo por las noches provocado por la iluminación ineficiente. En vez de enviar la luz hacia el suelo, la luz se emite hacia el cielo.

Mapa de contaminación lumínica; Fuente: lightpollutionmap.info

Como consecuencias de la contaminación lumínica, se produce un desperdicio de energía, ya que la luz se está dirigiendo hacia el cielo, por lo cual se necesita más energía para conseguir la iluminación necesaria.

Se producen deslumbramientos, que son peligrosos para los conductores y afectan a la seguridad vial. Igualmente se dificulta el tráfico aéreo y el tráfico marítimo.

Se generan residuos contaminantes mientras se está produciendo este exceso de energía, como dióxido de carbono o sustancias radiactivas y se alteran los ciclos biológicos de algunos animales y plantas, sobre todo las aves, generando desorientación y cambios en sus ciclos biológicos.

Y al tema que vamos hoy… Se pierde patrimonio cultural y científico, ya que el cielo estrellado desaparece. Curioso que La UNESCO declarara el cielo estrellado como Patrimonio de la Humanidad en el año 2008.

Como información curiosa, España es el tercer país de la Unión Europea donde más contaminación lumínica hay y donde se produce un mayor gasto en el alumbrado público por habitante.

Mapa de contaminación lumínica en Europa; Fuente: lightpollutionmap.info
Contaminación lumínica vista de otras manera; Fuente: jwasilgeo.github.io

La contaminación lumínica supone un gran problema en las principales ciudades de toda Europa. Las grandes capitales presentan unos índices de contaminación lumínica muy alta, pudiéndose ver zonas que concentran niveles de contaminación tan altos como los que puede presentar Madrid y sus alrededores.

Como he dicho con anterioridad, la contaminación se debe a que la luz artificial se está dirigiendo hacia el cielo.

Como afecta la luz de las ciudades al cielo; Fuente: Observatorio Astronómico de Córdoba

Farolas y luces que emiten la luz hacia el cielo, excesos de potencias en las luces artificiales e incluso horarios poco eficientes de iluminación artificial. Podemos decir que la buena iluminación es aquella que es eficiente, y que dirige la luz hacia el suelo y hacía los lados. Esta iluminación no produce deslumbramientos y es uniforme. Por contra, la mala iluminación es aquella poco eficiente, que dirige gran cantidad de luz hacia el cielo y produce deslumbramientos.

Tema de iluminación de farolas, con interesantes y aclaratorias imágenes

Tras esta breve y pequeña explicación del problema, os dejo con la entrevista y varias fotos del proyecto de este amante de la naturaleza y buen conocedor del cielo para que nos explique más de este bonito e interesante trabajo.

¿Cómo se llama el proyecto y en qué consiste?
Decidí llamarle Iruñea Láctea y consiste en tratar de enseñar cómo veríamos el cielo nocturno en nuestra pequeña ciudad, si no hubiera contaminación lumínica. Entendí que era una forma muy práctica y visual de entender qué era la contaminación lumínica y los problemas que genera.

Contaminación lumínica en Navarra; Fuente: lightpollutionmap.info

Sé que es una utopía, pero quería que la gente sepa que vivimos en un sitio privilegiado. Estamos acostumbrados a ver el cielo oscuro y se asocia como que es el cielo normal, pero es que a cincuenta kilómetros de Iruñea tenemos un montón de sitios donde se ve la Vía Láctea, y todo lo que nos rodea.

La Taconera con su cielo imaginario; Joanes Molina
  • ¿De dónde surge la idea?
    Hablando un día con una amiga sobre lo diferente que era ver el cielo nocturno con solo escaparte media hora en coche de Iruñea, se me ocurrió que podía hacer una composición del cielo que vemos en el Pirineo occidental (que es muy similar a lo que veríamos aquí) con diferentes sitios muy reconocibles de Iruñea. Ya sabes, estas cosas muchas veces surgen sin buscarse.
Plaza del Ayuntamiento; Joanes Molina
Catedral de Pamplona; Joanes Molina
  • ¿Cómo lo has realizado todo?
    Como ya tenía muchas fotos de cielos nocturnos (sobre todo de la vía láctea en diferentes localizaciones) solo necesitaba elegir localizaciones reconocibles de nuestra ciudad para hacer las composiciones de los cielos sin contaminación lumínica y esos edificios o parques nuestros. Las fotos de la ciudad las realizaba en la hora azul (que son unos minutos previos al anochecer cuando ya se ha puesto el sol, pero queda algo de luz) y con las orientaciones apropiadas para que tuvieran cierta similitud con la foto del cielo que iba a usar en cada composición. Por ejemplo, si la foto del cielo quería que tuviera la vía láctea, la foto tenía que tener una orientación sur. Algo que dificultaba hacer fotos de ciertos edificios más espectaculares, pero que le daba más realismo al resultado obtenido. Ahora solo falta que una noche se vaya un ratillo la luz y pueda comprobarlo de verdad jeje. Aunque eso sí, tendría que ser una noche sin luna y durante el momento apropiado.
Caballo Blanco; Joanes Molina
Desde el monte Ezkaba; Joanes Molina
  • Ha tenido bastante repercusión en medios, y has dado charlas en colegios… Cuéntanos un poco sobre ello.
    La verdad es que fue bastante inesperado. Decidí compartirlo por twitter y no tenía ni idea de si iba a interesar o no. Pero me sorprendió gratamente, la verdad. Muchas personas me dijeron que recordaban esos cielos en sus pueblos cuando eran txikis y que les había recordado lo bonito que es lo que tenemos encima nuestro. Y también me preguntaron muchas personas si el cielo era realmente así, porque nunca lo habían visto. Con lo que creo que mereció la pena el tiempo invertido. Lo de las charlas fue solo en el colegio público de San Francisco, aunque me han comentando si iría a alguno más. Aunque fue una experiencia muy enriquecedora, es complejo encajar mi horario laboral con el de los colegios. Básicamente traté de explicar a los y las txikis qué era la contaminación lumínica, las estrellas fugaces y despertarles algo de curiosidad por el tema. Salí del colegio con una gran sonrisa en la cara. Además, un txiki me preguntó si era astronauta. ¡Supera eso!
Paseo de Ronda; Joanes Molina
Planetario de Pamplona; Joanes Molina
  • ¿Das por finalizado este proyecto? ¿Algún otro en mente?
    Bueno, creo que el objetivo con el que nació Iruñea Láctea ya se ha conseguido. Que era visibilizar una de las consecuencias de la contaminación lumínica. Así que puede que de vez en cuando haga alguna foto más, o haga mini proyectos como Rotxa Láctea para ir sumándolos al proyector original. De hecho, ni siquiera subí todas las fotos que hice en su día. Pero no hay nada previsto. Este verano sí que empecé otro proyecto, pero que me va a llevar años terminar. La idea es sacar fotos de refugios y cimas del Pirineo con la vía láctea de fondo. Por ahora he sacado fotos del refugio de Belagua y del de La Renclusa. Pero como digo, es algo a muy largo plazo.
Paseo Sarasate; Joanes Molina
  • Algo que quieras comentar al barrio
    Que el verano que viene se escapen un poco de la ciudad a disfrutar de estos cielos tan bonitos que tenemos, que siempre es bueno desconectar y ser conscientes de lo pequeños que somos en el universo. Además, el 2023 va a ser buen año para Perseidas, así que podremos pedir muchos deseos para mejorar el barrio.
Vuelta del Castillo; Joanes Molina

Para terminar un poco con esta entrada, ¿qué medidas se pueden tomar contra la contaminación lumínica? Pues unas cuantas, aunque nos queda mucho por mejorar, ahí van unas ideas…

Iluminar sólo las zonas y áreas que lo necesiten, siempre de arriba hacia abajo y sin dejar que la luz se disperse hacia otras zonas.

Sustituir las lámparas de mercurio por las lámparas de sodio, que son las farolas que emiten una luz más anaranjada, ya que contaminan menos y también consumen menos.

Hacer un uso más responsable de la iluminación de monumentos, fachadas de edificios y carteles publicitarios, no manteniendo esta iluminación de manera constante sino sólo durante algunas horas.

Utilizar farolas y luces que tengan un diseño con pantallas que eviten que la luz se dirija hacia arriba.

Situar las farolas en lugares donde no tengan obstáculos y su luz ilumine correctamente las calles, carreteras y calzadas.

Utilizar sensores de movimiento, de tal manera que las farolas sólo se enciendan cuando hay viandantes y no estén encendidas continuamente.

Respetar las recomendaciones internacionales respecto a los niveles de iluminación adecuados.

Prohibir fuentes de iluminación como cañones de luz o láseres que envíen directamente luz al cielo.

Aprobar legislaciones autonómicas que regulen la iluminación para prevenir este tipo de contaminación, teniendo en cuenta la eficiencia y el ahorro energético. Adía de hoy hay muy poco en este tema.

Y para terminar, una curiosa imagen. En ella se ven «montañas», que simbolizan la intensidad de la contaminación lumínica de esos lugares. Vemos como Madrid, Barcelona, Bilbao y Zaragoza son los peores lugares de nuestros alrededores, y como en el resto de Europa también hay sitios con una contaminación muy alta… Un mapa que además de curioso y sencillo, creo que dice mucho.

Fuente: jwasilgeo.github.io

Bibliografia:

Puente de Santa Engracia; Joanes Molina

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Otr@s, Revista Ezkaba. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s