Revista EZKABA (Mayo 2018) Las que vienen y se van; ZARCERO POLÍGLOTA y RUISEÑOR COMÚN

A VISTA DE PÁJAROS

Ya estamos en plena primavera, y en ella hay muchos pajarillos que han venido de otras tierras a pasar el verano y criar por aquí. Es el caso de dos especies muy discretas en colores, pero no en cantos, ya que además de tener un tono muy alto, tienen unas composiciones musicales muy largas y llamativas.

LAS QUE VIENEN Y SE VAN V

Zarcero políglota; Sasi-txori arrunt (Hippolais polyglotta): El zarcero políglota, también llamado común, es un pajarillo pequeño de colores pardos muy discreto. Con el pico largo, es marrón por el dorso y amarillento por las partes bajas.

Zarcero cantando en lo alto de un arbolillo, a pleno pulmón (28-4-2016)

Es un ave que se encuentra en zonas abiertas donde hay arbolado y zonas de matorral disperso. Zonas de campos de cultivo y huertas, zonas adehesadas, y en muchas ocasiones en bosques de ribera.

Se trata de un pajarillo que suele andar siempre entre matorrales, y que no es fácil de ver, a pesar de que en muchas ocasiones sale a lo más alto de una rama a cantar para que su sonido llegue más lejos.

Su dieta está basada en insectos e invertebrados de todo tipo.

Encontrándose por toda la Península Ibérica, en nuestro territorio se trata de un ave estival, que viene por estas fechas a pasar el verano. En la Rochapea para observarlo tenemos que ir a las orlas arbustivas que rodean las vías del tren en la zona norte, junto al parque de los Aromas.

Ruiseñor común; Urretxindor (Luscinia megarhynchos): El ruiseñor es un pajarillo de color pardo por encima y más claro por debajo, con cierto tono rojizo en la cola y muy parecido al zarcero ya descrito.

Ruiseñor entre las hojas cantando… (11-5-2016)

Si el zarcero anda entre vegetación, esta especie aún lo hace mas. Es muy complicado de ver ya que difícilmente sale de la espesura, pero se localiza muy fácil por su melódico canto, con el que no para desde antes del amanecer y por el que es bien conocido.

Habita ambientes muy variados, siempre que tenga buena y espesa vegetación arbustiva para esconderse, con cierta predilección por zonas húmedas, como pueden ser los bosques de ribera.

Se alimenta de todo tipo de insectos y de frutos, sobre todo en épocas previas a la migración, para acumular fuerzas y reservas para los largos viajes.

En Navarra está presente por todo el territorio, y para escucharlo en el barrio, el mejor sitio son las orillas del río Arga, donde en verano canta entre las zarzas.

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/ezkaba_mayo_2018_baja

Anuncios
Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado , | Deja un comentario

Para txikis XXVII; águila calzada, colirrojo real y culebrera europea

Y ya entrados en la primavera, vienen unas cuantas especies “veraneantes” de vacaciones… Aquí van tres de ellas pera los más pequeñajos de la casa, en esta sección que tanto me gusta, y que poco a poco se acerca ya al centenar de especies de nuestra ciudad… Espero que os guste!!!!

Águila calzada; Arrano txiki (Aquila pennata):

Descripción: Ave rapaz de tamaño medio y de coloración muy variada. Hay ejemplares de colores crema con zonas en alas oscuras, y ejemplares mucho más castaños que son pardos por completo. En vuelo destacan unas marcas blancas al frente de las alas, conocidas como “luces de aterrizaje”. El nombre de calzada proviene de que tiene las patas emplumadas prácticamente hasta los dedos, al contrario que casi todas las aves.

Alimentación: Puede alimentarse de insectos y lagartos, pero su principal fuente de energía son tanto las aves (de variado tamaño), como los conejos.

Hábitat: Se trata de un ave forestal pero sin muchas necesidades, ya que se puede encontrar desde pinares densos de alta montaña, a zonas adehesadas, zonas de pastos y agrarias e incluso cortados.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave totalmente estival, y la veremos en cielo abierto, siendo muy frecuente en la zona cercana al monte Ezkaba, donde cría alguna pareja, o en otras zonas abiertas, como Magdalena o Miluce.

Águila calzada – Arrano txiki

Colirrojo real; Buztangorri argi (Phoenicurus phoenicurus):

Descripción: Pajarillo de cola roja, con hembras grises por encima y de tonos anaranjados por debajo, y con los machos de plumaje mucho más vistoso, ya que poseen cara negra con ceja blanca, zona más oscuras en alas, y el rojizo de vientre y pecho es mucho más intenso.

Alimentación: Aunque puede alimentarse de frutos, su dieta principal está basada en arañas, gusanos, insectos y larvas.

Hábitat: Pajarillo de zonas boscosas sin importar mucho la densidad ni el tipo de arbolado.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un ave que se ve sobre todo en pasos migratorios primaverales y otoñales, y que en Iruña se puede observar sobre todo en las orillas del río Arga.

Colirrojo real – Buztangorri argi

Culebrera europea; Arrano sugezale (Circaetus gallicus):

Descripción: Ave rapaz grande, de aspecto cabezón y con un característico ojo amarillo. Por el vientre es de color claro, barreado en mayor o menor densidad de grisáceo, y por las zonas superiores es pardo grisáceo, con la cabeza encapuchada con el mismo color que el dorso.

Alimentación: Aunque puede alimentarse de pequeños roedores o pajarillos, su dieta principal está basada en lagartos, y sobre todo en culebras, para lo que tienen bien preparadas patas y dedos con fuertes escamas.

Hábitat: Aunque necesita zonas boscosas para criar, se le puede ver en ambientes varios… Cortados, dehesas, zonas de pastos, zonas agrarias…

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave totalmente estival, y la veremos siempre en vuelo, o bien viajando o bien campeando en las zonas abiertas de Pamplona, como a su prima el águila calzada.

Culebrera europa – Arrano sugezale

Así que ya veis, dos rapaces bien grandes y elegantes, y un pajarillo pequeño y colorido, son las que llenan de alegría nuestro cielo… Ahora os las dejo en blanco y negro para que le deis a la pintura. Suerte!!!!

 

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Maratón ornitológico 2017 con los “BLOODY TWITCHERS”, va por ti, Julen

Hace ya mucho que tenía pendiente esta entrada, pero por varios motivos al final se ha alargado en el tiempo… Las aves serán lo de menos de esta maratón, que pasará al recuerdo por ser la última de nuestro querido amigo Julen, compadre de “pajareo” y buen amigo, fallecido ya hace unos meses en uno de los rincones que el mejor conocía, la foz de Arbayun.

Me hubiera gustado que hubiera podido leer la crónica en vida, crónica que el tanto me pedía, y que siempre estaba ansioso por leer, con la idea de recordar esos días tan buenos de “bicheo” que hemos compartido tanto en equipo, como a nivel personal.

Y Julen, aquí la tienes, para que la leas allí donde estés, y recuerdes los momentos bicheros, y no tan bicheros, que hemos tenido la suerte de compartir. Nos conocimos en una maratón, y en otra maratón coincidimos por última vez con los prismáticos al cuello, así que sólo te pido una cosa… Disfrútala, y que sepas que va por ti, Julen.

Para los que no sepáis en que consiste una actividad así, como todos los años, SEO/Birdlife organiza una maratón ornitológico, consistente en ver el máximo número de especies de aves durante 24 horas.

Como anualmente explico, el maratón ornitológico es una actividad lúdica que pretende fomentar la sensibilización por la conservación, y de alguna otra forma dar a conocer lo que tenemos en nuestro territorio. Por ello, en un día hay que intentar localizar el mayor número de especies de aves diferentes en un área determinado. Un reto duro, a la vez que divertido, que aunque se realiza por equipos y tiene cierto carácter competitivo, queda en segundo plano, ya que el ambiente que se vive durante el día con l@s compañer@s es agradable, distendido, lleno de risas y trae a la mente muy buenos recuerdos. Julen, nos quedaremos con todo esto… sin duda alguna!!!!

Nosotros, “Los Bloody twitchers”, con Itziar Almarcegui al volante, David Arranz, Julen Gayarre, Iñigo Mazquiarán y Daniel García (un servidor haciendo de secretario), comenzábamos una nueva aventura por toda la geografía navarra con la baja de Orre. Nuestro objetivo, estaba bien claro; mejorar los registros de años anteriores (https://avistadepajaros.wordpress.com/2014/06/24/maraton-ornitologico-2014-con-los-bloody-twitchers-superando-lo-del-ano-pasado/ , https://avistadepajaros.wordpress.com/2015/05/15/maraton-ornitologico-2015-con-los-bloody-twitchers-mejorando-nuestra-marca/ y https://avistadepajaros.wordpress.com/2016/07/30/maraton-ornitologico-2016-con-los-bloody-twitchers-una-pena-el-mar-tiempo-en-la-alta-montana/), pero no iba a ser tarea fácil por la baja ya citada en el equipo, y porque la meteorología no era la mejor conforme el día iba avanzando, ya que aunque la previsión era buena a la mañana, conforme iba llegando la tarde, entraban fuertes lluvias y tormentas, sobre todo en la alta montaña, lugar donde íbamos a acabar nuestro recorrido, una vez más.

Por delante íbamos a tener casi 24 horas para disfrutar de nuestra afición, sin olvidar por supuesto pasar momentos divertidos y enriquecedores, el tener buenas observaciones, el compartir experiencias, mientras no iban a faltar tampoco los momentos duros, los frustrantes por falta de novedades, y los de cansancio con sus pequeñas “cabezaditas” incluidas.

Tras esta pequeña introducción de la actividad, comenzábamos bien pronto (las 4 de la mañanaaaaa)… o bien tarde, según como se mire, ya que mientras unos salíamos frescos de casa, otros llegaban en plan algo “zombie”… jejejeje.

Recién salido de casa, con buena cara para las horas que eran…. jejejeje (1-5-2017)

Como siempre, quedábamos en Pamplona (más concretamente en la Rotxapea) para comenzar nuestro largo viaje en el que íbamos a recorrer gran parte de la geografía navarra (1-5-2017).

Foto de equipo, preparándonos para un largo día; Itziar Almarcegui (1-5-2017)

De esta forma, comenzábamos con el autillo (1), pequeño búho que no falla en Pamplona y que siempre escuchamos en nuestro punto de salida. Con él en el listado, nos encaminábamos hacia el sur de Navarra, para escuchar las primeras especies, ya que para sumar al listado, no hace falta ver a las especies, sino que con escucharlas vale… simplemente es el hecho de detectarlas.

Tras un intento fallido a la lechuza en varios corrales óptimos para su nidificación, llegábamos a Pitillas, donde a pesar de ser de noche contabilizábamos las primeras especies.

Cetia ruiseñor (2) y chova piquirroja (3) eran detectadas en campos de cultivo, y zampullín común (4), focha (5), cigüeñuela (6), codorniz (7), el siempre querido y esperado avetoro (8) entre un coro espectacular de miles y miles de ranas y alcaraván (9) pasaban así a engrosar nuestro listado; aves que no podían faltar para tener una buena marca y que muchas veríamos más tarde con luz y contadas a decenas.

De esta forma y con unas cuantas en el zurrón, nos dirigíamos a la zona más sur de Navarra, para dar caña a las aves más esteparias y áridas de nuestra geografía, y así con las primeras luces, poco a poco ir sumando avistamientos.

Amanecer en el sur de Navarra (1-5-2017)

Así, caía la alondra ricotí (10), muy escasa en Navarra, el mirlo común (11) habitual y abundante, la curruca tomillera (12), la cogujada común (13), el duque del bosque, el búho real (14), la abubilla (15), el verderón (16) y la tórtola turca (17). Especies algunas comunes, pero que se pueden escapar si no se presta atención.

Esta zona esteparia es un filón, y allí no paraban de salir especies nuevas… Además, al haber comenzado el día, prácticamente todo es nuevo, así que no se para de sumar.

Cernícalo primilla con las primeras luces (1-5-2017)

El paisaje es precioso (1-5-2017)

Y con telescopios tocaba otear bien todo en diferentes paradas, mientras cantos no paraban de indicarnos la presencia de muy variadas especies.

Buscando (1-5-2017)

Así, perdiz roja (18), escribano soteño (19), terrera común (20), calandria (21), alondra (22) y cogujada montesina (23) aumentaban el listado de aves de estepa.

Zona muy buena para gangas ibéricas (24), que no tardaban en aparecer y de las que no dudábamos en disfrutar, a pesar de que en este tipo de actividad, el tiempo es oro… jejejejejejejejeje.

Grupo de gangas (1-5-2017)

Ganga (1-5-2017)

Luego tocaba unas cuantas comunes. Gorrión común (25), estornino negro (26) y corneja negra (27).

Además los primeros vuelos de aguilucho lagunero (28), grajilla (29), buitre leonado (30), cernícalo primilla (31), gorrión chillón (32), collalba rubia (33), paloma torcaz (34), pardillo (35), jilguero (36), buitrón (37), ruiseñor (38), paloma zurita (39) y tórtola europea (40).

Alcaraván (1-5-2017)

La luz del día poco a poco iba aumentando, y eso hacía que los pajarillos se fueran poniendo poco a poco a 1000. Por ello incluíamos en nuestro listado verdecillo (41), cuco (42), curruca carrasqueña (43), ánade azulón (44), cernícalo vulgar (45), urraca (46), ratonero (47), alcaudón real (48), paloma bravía (49) y mochuelo (50), muy simpático en el tejado de una chabola.

Tras ello, poco a poco pensábamos en ir abandonando la zona e ir subiendo poco a poco hacia el norte, ya que el día no acababa más que de empezar, y aún teníamos tarea…

Mientras tanto, sumábamos vencejo (51), golondrina (52), milano negro (53), abejaruco (54), milano real (55), azor (56) una de las complicadas, cigüeña blanca (57), triguero (58), curruca cabecinegra (59) y totovía (60).

Calandria (1-5-2017)

Así que poco a poco íbamos dejando zonas áridas para ir a zonas de agua y humedad.

De esta forma visitábamos Bajabón (una buena charca), donde entre las balsas y sus proximidades sumábamos carricero común (61), gorrión molinero (62), chorlitejo chico (63), carricero tordal (64), lavandera boyera (65), pato cuchara (66) y alimoche (67), que pacía en los campos de alrededor buscando alimento entre las heces de los caballos.

Y continuábamos el camino prestando atención a los bordes de las carreteras y tejados de chabolas y casas, observando de esta forma collalba gris (68), avión común (69), lavandera blanca (70) y colirrojo tizón (71).

Visitábamos también Lor, una laguna que no puede faltar y que suele traer buenas cosas…

Aves en la laguna de Lor (1-5-2017)

Y a aves ya listadas, sumábamos avión zapador (72), garza imperial (73), somormujo lavanco (74), andarríos chico (75), gallineta (76) y la interesante golondrina daúrica (77), que primero me parecía ver a mi, pero que fue una duda confirmada por Itziar, que la relocalizaba entre el buen alboroto de aviones y golondrinas que había allí.

Golondrinas y aviones (1-5-2017)

Tras una parada a tomar café y comprar algo para repostar, tocaba visitar zonas de arrozales y ríos… hábitats nuevos que aunque conseguían engordar nuestro listado, no sumaban todas las especies que buscábamos.

Cigüeñas en los arrozales, donde vimos poquicas cosas… (1-5-2017)

De esta forma en los conocidos arrozales de Arguedas sumábamos garza real (78) y garcilla bueyera (79), dos aves comunes y fáciles de ver en otros parajes, pero que como decía David, “un trabajo menos” al verlas… jejejejejejeje.

Las zonas de río visitadas aumentaron nuestro listado, pero aún y todo esperábamos alguna cosilla más… No sé que pasa, pero los ríos no se nos dan todo lo bien que nos gustaría…

En el río (1-5-2017)

Aún y todo, nuestra lista de especies crecía, ya que el visitar zonas nuevas y el ser pronto todavía es lo que tiene, ya que no estábamos rondando aún ni el mediodía… jejejejeje

Así en los sotos entre oídos y observaciones sumábamos agateador (80), zorzal común (81), curruca capirotada (82), papamoscas gris (83), herrerillo (84), pinzón vulgar (85), torcecuello (86), oropéndola (87), carbonero (88), gaviota patiamarilla (89) y chochín (90), casi todas típicas de este tipo de lugares.

Cortados en el río (1-5-2017)

Y ya mientras hacíamos kilómetros con el coche, y observando diferentes parcelas encharcadas, acequias y barrancos, sumábamos archibebe común (91), archibebe claro (92), andarríos bastardo (93) y gaviota reidora (94).

Además en vuelo, una espátula (95) cruzaba sobre nuestra cabeza, y aunque tardaba en aparecer, en un barranco que tenemos bien fichado saltaba la collalba negra (96), muy cercana a tarabilla (97), ave muy común pero que tardaba mucho en aparecer, y que “cuanto antes la veamos mejor, una preocupación menos…” otra míticas frase de la maratón! jejejejeje.

Y poco a poco, con el centenar de aves en la cabeza tirábamos hacia arriba, con pequeñas cabezadas en el coche a turnos, que el cansancio del madrugón empezaba a notarse y a hacer mella, eso sí, en unos más que en otros… verdad, Mazki? jejejejeje.

Buscando en zonas de currucas y alcaudones… (1-5-2017)

Aún y todo escudriñábamos con telescopios y prismáticos zonas sobre todo arbustivas, y así por falces y Lerín tocaba ir en busca de esteparias.

De esta forma, añadíamos culebrera (98) en vuelo, bisbita campestre (99) entre matojos y aguilucho cenizo (100) sobre los campos.

Muy interesante aunque nos costaba veíamos sisón (101) y avutarda (102), dos especies que en Navarra están muy mal y con muy pocos individuos. Y en vuelo observábamos vencejo real (103) especie que el año anterior se nos había escapado, y la bonita y elegante aguililla calzada (104).

Como no habíamos quedado satisfechos con el número de especies relacionadas con los bosques de ribera, visitábamos de nuevo zonas de sotos en Falces. Allí dábamos un buen subidón a nuestro listado con especies importantes.

Aves comunes como la lavandera cascadeña (105), el mosquitero común (106) o el pico menor (107), eran acompañadas en nuestro pequeño paseo a pie por mosquitero ibérico (108), petirrojo (109), pico picapinos (110), pájaro moscón (111), zarcero (112), cuervo (113) y águila real (114).

Y digo en nuestro paseo a pie, porque muchas especies al final se ven o desde el coche o desde puntos estratégicos desde los que hay buena perspectiva… Al final hay que hacer buen número de especies, y para ello no te puedes entretener a pasear ni a perder tiempo donde se ve poca cosa… Un poco estresante, pero para hacer de vez en cuando es una actividad muy entretenida.

Y para hacer buen número, tocaba ir a Pitillas…

Primeras especies de la laguna de Pitillas (1-5-2017)

Lugar en el que prácticamente habíamos empezado a sumar y en el que siempre hay variedad de especies. Eso sí, tocaba verla de día, ya que nuestra primera visita había sido exclusiva en busca del avetoro, que como habéis visto al principio escuchamos sin problema.

Allí con las anátidas pegamos un estirón rápidamente. Observábamos cisne vulgar (115), ánsar común (116), tarro blanco (117), ánade friso (118), ánade rabudo (119), pato colorado (120) y porrón europeo (121) para comenzar.

Tocaba divisar bien la lámina de agua y los carrizos, y aunque hacia un sol muy agradable nos comían los mosquitos.

Entre mosquitos; Julen Gayarre (1-5-2017)

No faltaban acuáticas (1-5-2017)

Buen listado de aves, aunque veíamos varias que ya habían sido avistadas con anterioridad, pero en el que seguíamos sumando… Llevábamos la marca del año anterior algo por encima, aunque sabíamos que lo más duro estaba aún por llegar…

Garza imperial en vuelo (1-5-2017)

Pasando un rato en Pitillas y llenando el estómago, disfrutábamos de los alcotanes (122), que se alimentaban sobre la laguna. Aves rapaces muy bonitas de las que se contaban casi una decena de ejemplares diferentes.

Alcotán en vuelo (1-5-2017)

Y escudriñando la laguna seguíamos sumando fumarel común (123), bigotudo (124), zampullín cuellinegro (125), combatiente (126), rascón (127) y porrón moñudo (128).

Esta gran laguna, uno de los mejores sitios para la observación de aves en Navarra la observamos desde tres puntos diferentes, y en el tercero y último cuando ya prácticamente nos íbamos, saltó la sorpresa y llegaba así una de las estrellas de la maratón, un porrón pardo (129) que nadaba entre otras anátidas.

Porrón pardo; Itziar Almarcegui (1-5-2017)

Antes de abandonar Pitillas, veíamos fumarel cariblanco (130) y aguilucho pálido (131) y observamos una de las dudas que al principio nos volvió locos… Un combatiente nadaba lejano… Que pena no ser un faloropo! jajajajajajaja.

Combatiente nadando (1-5-2017)

Tras esta buena parada en Pitillas con la que salíamos con buenas cifras y buenas perspectivas, seguíamos subiendo hacia el norte, dirigiéndonos hacia Pirineos, entre vuelos de águilas reales que acompañaban a cantos de curruca rabilarga (132).

Águila real en pleno vuelo (1-5-2017)

En zona media Sanguesa-Aibar, sacábamos el siempre vistoso roquero rojo (133), además de muchas aves que ya habían sido observadas con anterioridad…

Macho de roquero rojo (1-5-2017)

Parada que tenemos fichada y en el que nunca fallan alguna de las difíciles, como el escribano hortelano (134) que no vimos todos los integrantes del grupo, o el papamoscas cerrojillo (135), ave estival que aún no había venido a Navarra en buenos números y nos costó observar. Eso sí, La Mueda nos volvió a salir rana y perdimos un tiempo precioso yendo hasta allí, ya que no sumamos nada, como en los últimos años por allí… Itzi! Aunque te empeñes… La Mueda va a la lista negra! jajajajaja.

Collalba rubia (1-5-2017)

Además, desde el observatorio de Lumbier, a lo lejos observábamos un águila de Bonelli (136) cicleando entre otras rapaces, y poco a poco subiendo hacia el norte escuchábamos mosquitero papialbo (137), y observábamos avión roquero (138) y roquero solitario (139) en la foz de Arbayún.

Foz que nos fue poco productiva comparada con otros años y en la que nuestro amigo Julen hace unos meses falleció. Así que será un lugar especial sin duda en la próxima maratón que hagamos. Foz que siempre quedará en los recuerdos de alguno de nosotros y que será un sitio especial de por vida.

Tras esta parada tocaba ir ya hacia el Pirineo, el hogar de Julen, pero con alguna parada estratégica para aumentar el listado…

Y poco a poco se iba nublando en la alta montaña, lugar al que nos dirigíamos… Así que aunque llevábamos muy buena marca y pintaba bien, algo nos podía fallar… el tiempo!!!!! Como todos los años… juijuijui

El tiempo en la montaña no pintaba muy bien (1-5-2017)

Parando en zonas de buitres y alimoches, observando bien cortados en busca de rapaces, o afinando los oíos, escuchábamos un picamaderos negro (140) especie que nunca habíamos sido capaces de detectar en una maratón, y sumábamos gavilán (141) en vuelo y un pequeño carbonero garrapinos (142).

Nido de buitres (1-5-2017)

Ya en plena zona montañosa tras 500 kilómetros y más de 14 horas de pajareo sin parar, para ir acabando, llegábamos a la zona que Julen mejor conocía, y que pocos amarán como el… El Pirineo.

Alimoche, posado en un cortado (1-5-2017)

De esta forma disfrutábamos con alguna gota de lluviaque incomodaba la observación de una pollada de mirlo acuático (143) en el puente de Burgui… lugar en el que cría anualmente!!!

Pareja de mirlo acuático (1-5-2017)

Además mito (144) en los árboles de la orilla del río, y subiendo por la carretera a Belagua, y realizando en algunos puntos diferentes paradas, sumábamos reyezuelo listado (145) y camachuelo (146).

A lo lejos divisábamos tres quebrantahuesos (147), ya acercándonos a las montañas más altas, y aproximándonos igualmente a la cifra de 2016, 154 especies. A pesar de las nubes… pintaba bien, y esta majestuosa rapaz nos animaba a seguir para arriba.

Quebrantahuesos aunque muy lejanos (1-5-2017)

Siempre entre preciosos y espectaculares paisajes que nos regala la alta montaña y buscando ya especies que en Navarra solo se ven por allí, observábamos una pareja de halcón peregrino (148), que no habíamos observado en todo el día.

Paisajes pirenaicos (1-5-2017)

Una vez allí, en el ajo de la alta montaña, primero visitábamos las zonas más forestales… Entre hayas encontrábamos carbonero palustre (149), trepador azul (150) y agateador euroasiático (151).

Zona de Mata de Haya, en pleno Belagua (1-5-2017)

Y camino a las zonas más altas a las que llega la carretera y con las primeras gotas de lluvia escuchábamos y observábamos acentor común (152), escribano cerillo (153) y zorzal charlo (154), con el que igualábamos nuestra mejor marca maratoniana.

De esta forma llegábamos con un pequeño temporal a las zonas más altas que íbamos a visitar… El macizo de Larra, donde se mezclan pastizales de alta montaña, impresionantes laberintos kársticos y pinares de pino negro.

Larra-Belagua (1-5-2017)

Allí, en la única zona de Navarra donde hay los imposibles de ver urogallo y perdiz pardilla, comenzábamos a ver especies típicas de la zona. Es el caso de la chova piquigualda (155), bisbita alpino (156) y arrendajo (157).

Y de esta forma no paraban de salir aves alpinas entre simpáticos sarrios que se movían por la nieve, que aún era bastante abundante a pesar de la época.

Sarrio en las últimas horas de luz (1-5-2017)

El frío se calaba en los huesos… Humedad de agua nieve, bajas temperaturas, el sol metiéndose… Nos quedaba ya muy poquito y el tiempo se acababa, pero todo era alegría y no faltaba el buen humor, ya que todo lo nuevo era sumar y mejorar nuestra marca.

A pesar del frío no perdíamos el buen humor; Itziar Almarcegui (1-5-2017)

Oteando todo bien desde los apartaderos de la carretera conseguíamos sumar reyezuelo sencillo (158), mirlo capiblanco (159) y acentor alpino (160).

Buscando (1-5-2017)

Oteando; Itziar Almarcegui (1-5-2017)

Y no faltaban para terminar piquituerto (161), búho chico (162) y cárabo común (163), dos rapaces nocturnas que al oír sumaban igual que todas las demás. Se nos escapaba alguna, pero la intensa lluvia hacía que abandonáramos la zona con casi todas las especies típicas del lugar vistas… Nos fallaba el verderón serrano, que nos pareció oír pero que no pudimos confirmar.

Con el buen resultado, tocaba disfrutar del trabajo bien hecho, y nos metíamos entre pecho y espalda una buena cena en un restaurante de Isaba en el que Julen colaboraba.

Nuestra comida (1-5-2017)

Con el estómago lleno tocaba volver al coche y meternos mil y una curvas de vuelta a Pamplona, no sin antes sobre la bocina ver una lechuza común (164) a la salida de un pueblo. Estábamos riéndonos de una lechuza de plástico que había sobre un palo, y mientras avanzábamos en carretera, Itzi observó una que salía volando detras de unos contenedores al pie de la carretera.

Lechuza que nos dio mucho que hablar (1-5-2017)

De esta manera tras 600 kilómetros y 20 horas de pajareo ininterrumpidas acabábamos con un listado de 164 especies, que nos dejaba muy contentos tanto por la cifra (que superaba en 10 especies los dos años anteriores) como por los ratos y anécdotas vividas.

Buenos momentos de pajareo… (23-4-2016)

Un muy buen resultado, con el que quedamos muy bien en la clasificación general de la competición, y empatando con el otro equipo navarro, “los txotxines indomables”, que menudos cabroncetes… parecen invencibles!!! jejejejejejeje

Clasificación de la maratón

Y esto es todo amigos… Este fin de semana volveremos a la carga… Ha sido difícil volvernos a juntar, pero todos hemos puesto nuestro granito de arena, y en honor a Julen haremos otra maratón en lo que el resultado será lo de menos…

Será rara porque además de faltarnos el mejor guía posible del Pirineo, nos faltará un buen amigo y una buena persona… Donde quiera que estés, Julen, acuérdate de nosotros y guíanos por esas carreteras y pistas que tan bien conocías! Este año… intentaremos que no se nos escape el treparriscos!!!!

Vuela alto, Julen. Este año la maratón, va por ti!

Va por ti, Julen (2-11-2017)

Publicado en "Los Bloody twitchers" | 2 comentarios

De lo mejor que se puede hacer… pasear por el Arga! Águila pescadora!

Y es que el río está interesantísimo en lo que a fauna se refiere… Llega la primavera y comienzan a solaparse las especies estivales que vienen a criar a nuestras latitudes, con los últimos ejemplares invernantes que han pasado el invierno y aún no nos han abandonado. Por si fuera poco, al ser época de migración, además se pueden observar aves en paso, que son poco frecuentes en Pamplona, y que son buenas citas y sorpresas.

Por ello, aprovechando el buen tiempo, no han faltado los paseos (21, 22 y 27-3-2018), muy fructuosos y con cosas muy interesantes… La verdad que una gozada!!!!! Ahora vais a ver!!!!! El río nunca defrauda, y aunque estemos en medio de la ciudad, siempre se ven cosas interesantes.

Entre las invernantes, están los cormoranes, que forman buenos grupos. En breve nos abandonarán, pero la población que existe a día de hoy es bastante amplia. Además, se concentran en buenos grupos, con uno en la Biurdana de unos 15 ejemplares, y otro en la zona de la Magdalena de otros 30.

Grupo de cormoranes descansando (21-3-2018)

Puestos en los mismos chopos forman una escena bien bonita, y entre ellos se ven además ejemplares de todas las edades. Por un lado ejemplares jóvenes, con pecho blanqueado…

Cormorán joven (27-3-2018)

Y ejemplares adultos con plumaje reproductor, totalmente negros pero con cabeza blanca muy llamativa.

Cormorán adulto (21-3-2018)

Igualmente en las aguas están los azulones, que pronto empezarán a verse con sus pollitos… Esperemos que no se los hayan llevado las últimas riadas!

Hembra de azulón (22-3-2018)

Macho intentando conquistar a la hembra (22-3-2018)

Y se encuentran también las preciosas y elegantes garzas, aves grandes y que no suelen fallar en Pamplona con unos cuantos ejemplares diferentes a lo largo de todo el río, y que en ocasiones en aparecen en las balsas de los diferentes parques.

Garza real pescando (27-3-2018)

Muchas veces, incluso se ven todas las especies juntas o muy cerquita, acompañadas por gallinetas, lavanderas blancas, lavanderas cascadeñas e incluso por martines pescadores.

Garza, gallineta y azulones (27-3-2018)

Entre aves invernantes este año ha sido muy especial. Muy buen número de picogordos y carboneros garrapinos (de los que quedan varios), y algún pinzón real, que aunque me costó, pude dar con ellos en uno de estos paseos; dos diferentes en la zona de los caballos de Goñi mezclados con pinzones vulgares, muy abundantes.

Pinzón real (21-3-2018)

También bastante numerosos los zorzales comunes, aves que aunque suelen ser habituales en el río, no se presentan en números muy grandes.

Zorzal común (27-3-2018)

Y mientras estas aves invernantes pronto se irán, llegan otras, como es el caso de las golondrinas, que ya se ven las primeras, y la habitual pareja de cigüeñas de la Magdalena.

Cigüeña (27-3-2018)

Ya están en pleno celo, y en la torreta eléctrica en la que llevan años criando, se producen los típicos “crocoteos” con sus picos, “tonteos”, juegos e incluso cópulas.

Cigüeñas en pleno acto (27-3-2018)

Copulando (27-3-2018)

Cigüeñas que a veces tiene que defender el territorio de otros intrusos, como por ejemplo de esta tercera cigüeña que apareció surante su viaje pero que duró muy poco por la zona volando hacia el norte.

Un lance (27-3-2018)

Y en otras ocasiones se enfrentan a garzas para buscar mejores sitios para comer… Lance en el que por cierto perdió la cigüeña, que abandonó la zona del caampo y se tuvo que ir a otra zona a buscar alimento.

Ataque entre garza y cigüeña (27-3-2018)

Al ataqueeeeeeeee (27-3-2018)

Como siempre, a estas aves de gran tamaño acompañaron un buen listado de pajarillos, con tres especies que nunca fallan. El carbonero, el herrerillo y el mito. Tres especies que crían en las orillas de nuestro río.

Carbonero (21-3-2018)

Herrerillo (27-3-2018)

Mito (21-3-2018)

Mito (21-3-2018)

Igualmente petirrojos, jilgueros, chochines y ruiseñores bastardos entre los matorrales, currucas capirotadas muy alborotadas y cantarinas, gorriones molineros muy abundantes en su colonia de la Magdalena, y alguna cogujada entre los barros de las huertas de Goñi.

Petirrojo (21-3-2018)

También se ven los discretos agateadores trepando por los troncos…

Agateador trepando (22-3-2018)

Y los mosquiteros comienzan a ser muy abundantes. Tanto comunes como mosquiteros ibéricos, que ya empiezan a llegar y que solo se pueden distinguir por los cantos y reclamos. A simple vista, ambas especies son iguales.

Mosquitero (27-3-2018)

Y muy activos los verdecillos cantando desde lo alto del arbolado, y algún que otro verderón. Se nota que la primavera está ya encima, y que hay mucho movimiento.

Verdecillo (21-3-2018)

Los pícidos también están a tope. Picos picapinos son muy abundantes en el río, y picos menores aunque menos abundantes, también están presentes. Ambas especies crían en nuestro Arga en plena ciudad, citas mucho más que interesantes y sinónimo de vida.

Pico menor (27-3-2018)

Entre mamíferos, sigue el polémico castor dejando marcas allí por donde va… Y estas subidas de agua nos dejarán los limos muy bien para ver huellas de la simpática nutria y de visones y garduñas, que seguro continúan por la zona de la Magdalena, lugar donde los tengo más fichados.

Marcas de castor (21-3-2018)

Muy alegres las ardillas, cada vez más numerosas en la ciudad.

Ardilla preparando un salto (27-3-2018)

Esquivas pero simpáticas, se dejan ver con cierta facilidad. Hace unos años solo se veían la zona de la Nogalera de Burlada y cerca de la Magdalena, pero cada vez son más abundantes y ya se ven también en Aranzadi, Curtidores… Así que parece que el animal está en expansión y cría sin problemas.

Trepando (27-3-2018)

Es un animal precioso y tuve la suerte de ver varios ejemplares diferentes, persiguiéndose unos a otros, y es que… la primavera… la sangre altera! jejejejeje.

Ardilla en un chopo (27-3-2018)

Comiendo semillas (27-3-2018)

Primer plano (27-3-2018)

Y al igual que polémico es el castor, polémica aunque muy diferente hay con la presa de Santa Engracia… Ha reventado, y en su futuro entran diferentes intereses… El tema medioambiental, el tema histórico… el tema ocio…

Rotura de la presa (22-3-2018)

¿Se reparará? No voy a entrar en esta polémica ahora (lo haré en próximos días con una entrada sobre el tema), pero ya se empiezan a ver las primeras consecuencias… Los árboles caen por peso al quedar descalzados, se observan diferentes posaderos y playas que antes no existían, y ya se ven corrientes muy vivas en zonas donde el agua antes estaba mucho más remansada.

Árboles caídos con buen montón de tierra (21-3-2018)

En estos paseos, dos buenas estrellas.

Por un lado una garcilla bueyera que ha estado varios días en la Magdalena.

Entre las patas de yeguas (27-3-2018)

Allí pacía entre las pezuñas de los caballos buscando alimento entre la tierra… Precioso animal que yo aún no había tenido la suerte de ver en Pamplona. Mikel Goñi la localizó, y la verdad que fue una gozada verla.

Garcilla bueyera (27-3-2018)

Y por otro, acompañando a cornejas, milanos reales, milanos negros, cernícalos e incluso gavilanes y buitres (ya veis que buen número de aves rapaces vi en mis salidas), una interesantísima águila pescadora.

Pescadora lejana (27-3-2018)

Preciosa rapaz que volaba alta siguiendo el curso del río, cercana a las pasarelas del Club natación. Ave que tampoco nunca había observado en Pamplona y que fue un auténtico subidón, ya que en Navarra se ve pero no es nada habitual…

Verla en la puerta de casa… pues fue la bomba!!!! Supongo que en desplazamiento migratorio, pero aun y todo, y aunque fueron segundos, una auténtica gozada!

Pescadora en vuelo (27-3-2018)

Además, decir que estos días pasados se han visto martinetes y gaviotas reidoras por el Arga en Pamplona… Aves que aunque paran a descansar, no son ni abundantes ni comunes.

Gaviotas reidoras (27-3-2018); Oscar Lecumberri

Y como no, no pueden faltar las aves comunes. Es el caso de los mirlos, las palomas, las tórtolas turcas, las grajillas, cercanas a las zonas de murallas y habituales en los caballos de Goñi, o los pequeños y bien conocidos gorriones.

Macho de mirlo cantando (27-3-2018)

Sin olvidar a las picarazas, esas aves tan bonitas y llamativas en coloración, pero que tan poco valoramos y prestamos atención…

Urraca en vuelo (22-3-2018)

Esto ya se va poniendo en marcha con las aves a tope y la primavera entrando en los cuerpos y corazoncitos de todos… Los nidos ya están en plena producción, los cantos van sonando, los machos se muestran, unos se persiguen a otros…

Nido en una farola (27-3-2018)

Así que ya veis, la primavera está al 300%, y “si en marzo varía 7 veces al día… en abril, la flor empieza a salir”. No lo dudéis, a seguir paseando por nuestro río, que aunque esté en el corazón de la gran urbe, está a tope!

Ardilla, una de las protagonistas de nuestro Arga (27-3-2018)

Publicado en Extrarradio IV (Magdalena-Nogalera), Río Arga | Etiquetado , , , | 8 comentarios

Revista EZKABA (Abril 2018) Las que vienen y se van IV; CULEBRERA EUROPEA y ÁGUILA CALZADA

A VISTA DE PÁJAROS

Entre las aves que se ven por estas fechas, hay un par de rapaces muy vistosas que en ocasiones planean por nuestra ciudad. Ambas vienen en primavera a criar a nuestras latitudes, y a pesar de que no lo hacen en Pamplona capital, algunas parejas si que lo hacen cerca, lo que hace que campeen el cielo rochapeano, sobre todo en las zonas mas abiertas en busca de alimento.

LAS QUE VIENEN Y SE VAN IV

Culebrera europea; Arrano sugezale (Circaetus gallicus): Águila grande, fuerte y robusta de aspecto cabezón. Se trata de un ave de tonos pardo grisáceos en partes superiores, y con vientre y partes bajas de color claro, moteado de diferente intensidad dependiendo del ejemplar, en los que varía también la coloración de la cabeza, siendo desde parda, hasta color claro. Posee unos característicos y grandes ojos amarillos, y sus patas son fuertes, recubiertas de unas potentes escamas que le protegen de las picaduras de culebras y serpientes.

Su dieta principalmente está basada en culebras, víboras y lagartos.

Vive en zonas arboladas, donde cría, pero que combina con zonas abiertas de pastos, prados, campos de cultivo o dehesas, donde busca el alimento con mayor facilidad.

En la Península Ibérica se trata de un animal estival, y como ya se ha dicho, en el barrio se ve en la época más calurosa del año en zonas abiertas como las faldas del monte Ezkaba, donde busca alimento.

Culebrera muy alta, entre las nieblas que a ratos hacían aparición (29-8-2013)

Águila calzada; Arrano txiki (Aquila pennata): Rapaz pequeña que varía mucho su coloración. Hay ejemplares marrones que son oscuros por debajo, y hay otros más claros con partes inferiores de color crema, teniendo infinitas combinaciones pardas desde el oscuro hasta el claro. Tiene las patas emplumadas hasta los mismos dedos, característica que le da el nombre.

Calzada en pleno vuelo (17-9-2104)

Se trata de un ave que habita las mismas zonas que su compañera la culebrera, pero que posee una dieta mucho más amplia, siendo el conejo base fundamental de ella, pero ampliada con aves de tamaño variado, lagartijas, roedores e incluso insectos.

Igualmente se trata de un ave que viene en verano, y en la Rochapea la veremos campeando en busca de comida volando en el cielo, destacando en ella dos manchas blancas muy llamativas en el frente de sus alas conocidas como “luces de aterrizaje”.

Aguililla calzada (14-8-2017)

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/2018-4

Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado , | 4 comentarios

Para txikis XXVI; torcecuello, martinete y ruiseñor

Llega la primavera, y con ello, especies que vienen por estas fechas a nuestra tierra y nuestra ciudad, así que vamos con tres de ellas para los más txikis de la casa, continuando con esta sección que tanto me gusta… A disfrutar!!!!

Torcecuello euroasiático; Lepitzuli (Jynx torquilla):

Descripción: Se trata de un pájaro carpintero de colores pardos y claros, en forma de barreado, con un plumaje “escamado” muy característico que mezcla grises, pardos, marrones y blancos por todo el cuerpo. Ello lo hace mimetizarse a la perfección con las cortezas de los árboles.

Alimentación: Insectos, pero sobre todo hormigas que captura con su larga lengua al meterla en agujeros de troncos, piedras, hormigueros…

Hábitat: Necesita zonas arboladas aunque no en densidades altas. Por eso se le ve en dehesas, zonas de frutales, y es muy común en bosques de ribera y en zonas ajardinadas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un ave migradora que nos visita en primavera. El mejor lugar para verlo en Pamplona son las orillas del río, donde frecuenta el arbolado y no es difícil escuchar.

Torcecuello – Lepitzuli

Martinete común; Amiltxori arrunt (Nycticorax nycticorax):

Descripción: El martinete es una especie de garza pequeña. De aspecto robusto tiene un pico largo y fuerte de color negro, patas amarillas con largos dedos y llamativo ojo rojo. Su plumaje de adulto es blanquecino, algo grisáceo en las alas, y con dorso y capirote azulado. Presenta una característica especie de antena blanca en la cabeza que cuelga por la parte de atrás. Los jóvenes son de colores pardos y barreados de claro, con pico amarillento, y ojos anaranjados.

Alimentación: Como vive en zonas húmedas, la fauna acuática es la base fundamental de su dieta. Insectos, peces, anfibios e incluso pequeños mamíferos.

Hábitat: Humedales sobre todo de agua dulce. Grandes balsas y lagunas, zonas tranquilas y remansadas de río, acequias… En general lugares con vegetación entre la que busca refugio, y pudiendo encontrarse en humedales con cierta salinidad.

Época del año y zona del barrio para verla: En Pamplona es un ave totalmente en paso, pero que nos deja en varias ocasiones ejemplares descansando en las orillas del río Arga, donde debido a su tamaño, no es complicado de ver.

Martinete – Amiltxori arrunt

Ruiseñor común; Urretxindor (Luscinia megarhynchos):

Descripción: Ave escurridiza de color marrón por encima y de color crema por debajo. Cola larga con tonalidad rojiza, y pico fino negruzco bastante alargado.

Alimentación: Principalmente insectos, arañas, hormigas, escarabajos y gusanos que captura entre la vegetación.

Hábitat: Con cierta predilección por zonas húmedas, es muy variopinta, y frecuenta zonas donde hay vegetación arbustiva entre la que cobijarse… Es el caso de las orillas de ríos y otros humedales, dehesas, o zonas de cultivos y pastos con zonas de zarzas y orlas arbustivas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un ave que aparece en primavera por nuestra ciudad, y que para verla en el barrio, sobre todo escucharla, el mejor lugar son las orillas del río Arga, donde se esconde entre la maleza de los arbustos.

Ruiseñor – Urretxindor

Y como siempre, ahí van en blanco y negro! Para que las pinteis como más os apetezca!

La primavera llega, así que llenarlos de colores, igual que harán las flores en nuestros campos, prados, bosques, ríos, valles y montañas.

 

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Paseando por el río con mil y una cosas interesantes…

Este mes pasado de febrero he gozado como un enano paseando por el río. Con aves invernantes, nieves e inundaciones ha estado la mar de interesante, por lo que han sido varias las excursiones “bicheras”, tanto de aves como de mamíferos y sus rastros (17, 21, 24, 25, 27 y 28-2-2018) que me han hecho visitar el Arga en la zona norte de Pamplona; Rotxapea, San Jorge, Txantrea y Burlada.

Como es lógico y común en este tipo de paseos, los azulones son los más abundantes. Ya comienzan las persecuciones entre ellos, y en pocos días empezarán a asomar por las aguas los primeros polluelos del año.

Pareja de azulones (28-2-2018)

Buen número de cormoranes, especie invernante que se cuentan a pares, e incluso por decenas, existiendo un buen dormidero de ellos en San Jorge cerca de Biurdana, y otro en la Magdalena, en la zona de las piscinas de Amaya.

Además, están espectaculares con esos plumajes nupciales en los que los adultos “blanquean” su cabeza.

Cormorán en plumaje nupcial (27-2-2018)

En el agua llaman la atención las gallinetas y las garzas reales, con las primeras con muchas parejas a lo largo del río. Siempre ha sido un ave presente en Pamplona, pero va en claro ascenso…

Gallineta en Aranzadi (21-2-2018)

Y las lavanderas, tanto blancas como cascadeñas y relacionadas con el medio acuático, son otras de las aves comunes en nuestras aguas, que a nada que estemos un poco atentos veremos con facilidad.

Lavandera cascadeña (17-2-2018)

Algo más complicados y difíciles de ver son los simpáticos y coloridos martines pescadores. Aves muy vistosas y también presentes en el centro de nuestra ciudad, con unas cuantas parejas que crían en Pamplona y alrededores.

Martín pescador (28-2-2018)

Además, el río siempre trae muy buenas cosas, y durante estos dos paseos, tuve la suerte de observar dos aves que son poco comunes en Iruña. El zampullín y la garceta común.

El zampullín sí que se suele ver por temporadas, y aunque a veces se ve incluso una pareja junta, no hay indicios de cría (a ver si hay suerte esta primavera), y la garceta común, es un ave que solo he visto en dos o tres ocasiones, por lo que es un subidón verla descansar en nuestro Arga.

Zampullín (25-2-2018)

Garceta común (28-2-2018)

Y la primavera se acerca… Buenas lluvias y buenas nevadas han puesto caras muy diversas y diferentes a nuestra capital, dejando preciosas estampas, como la garceta ya citada, los patos o las gallinetas correteando por la nieve…

Inundaciones en el pasado febrero (21-2-2018)

Río nevado (28-2-2018)

Nevadas que hacen que todo este precioso, y que no todos los años cuaja en Pamplona de la forma en la que lo ha hecho en esta ocasión.

Murallas pamplonesas (28-2-2018)

Puente de Oblatas y puente de Santa Engracia (28-2-2018)

A pesar del frio, merece la pena pasear en estos paisajes, aunque eso sí, parece que la mayoría de aves desaparece, y solo se dejan ver por el lugar las especies más grandes… jejejejeje.

Gallineta en la nieve (28-2-2018)

Estorninos buscando alimento bajo la nieve (28-2-2018)

Y estas aguas y nieves, dejan sustratos muy buenos para huellas… Por ello, tras unas buenas lluvias me gusta visitar el río para ver que marcas nos dejan los mamíferos, que son casi invisibles por sus hábitos nocturnos, pero que podemos detectar por sus rastros.

Huellas de nutria (24-2-2018)

Huellas de roedor (24-2-2018)

De esta forma, las huellas de “Paca” la nutria y de roedores, nos avisan de sus presencias. Alegra saber que la nutria sigue entre nosotros y no nos abandona.

Y aunque más difíciles de diferenciar, tampoco faltan las huellas de aves…

Huellas de urraca (24-2-2018)

A veces en buenas mezclas, combinándose huellas de varias especies.

Mezcla de huellas de pato y nutria (24-2-2018)

Otra mezcla con huellas de nutria y de garza (24-2-2018)

Igual que “Paca” la nutria, continua con nosotros “Torcuato” el castor…

Roeduras de castor (17-2-2018)

Que deja rastros muy evidentes y en los que a través del Ayuntamiento se está empezando a proteger los árboles de las orillas de gran tamaño que pueden ser roídos por el animal…

Árbol roído por castor y protegido (17-2-2018)

Árbol protegido (17-2-2018)

Se les ha colocado una malla metálica que impide que el castor pueda morder el tronco, y se están poniendo carteles, para que la gente esté informada sobre el asunto.

Cartel informando (17-2-2018)

Sobre el castor decir que últimamente está dando que hablar, incluso en prensa, porque sus rastros son muy evidentes en zonas de mucha afluencia de gente, y según estudios del ayuntamiento, han sido 82 los árboles mayores de 20 centímetros de diámetro que han sido “tocados” por este animalillo (hasta diciembre de 2017), del que supongo ya son varios los ejemplares que andan por aquí, siendo los rastros más abundantes en Aranzadi, Magdalena y Landaben.

Árboles cortados y roídos (17-2-2018)

Y dejando a estas especies nocturnas de lado, alguna vez con mucha suerte, en estos paseos se ven mamíferos, como es el caso de las ardillas, que cada vez parecen más abundantes en el bosque de ribera de la capital navarra.

Juguetonas y simpáticas, aunque asustadizas, saltan y corren de rama en rama, dejándose ver en Magdalena, Aranzadi y Nogalera de Burlada.

Ardilla colgando de un tronco (27-2-2018)

Muchas veces se quedan quietas con la presencia humana, asustadizas pero sin huir del todo, lo que da muy buena oportunidad para disfrutar de ellas, tanto para observarlas con los prismáticos, como para fotografiarlas.

Ardilla en la bifurcación de un árbol (17-2-2018)

Ardilla mirándome fijamente (17-2-2018)

A las aves ya citadas y los mamíferos que nos dejan huellas, y a veces avistamientos, durante mis paseos pude sumar buen listado de aves. Muchas de ellas comunes, como es el caso de las palomas, las tórtolas turcas, los estorninos (negros y pintos), los mirlos o las picarazas.

Además, un muy buen número de aves pequeñas.

Gorriones, carboneros, carboneros garrapinos (especie invernante muy abundante este año), herrerillos, mitos, currucas capirotadas, petirrojos, jilgueros, pardillos, verdecillos, lúganos (menos abundantes en el paseo fluvial que otros años), verderones, pinzones, ruiseñores bastardos y reyezuelos listados.

Carbonero (28-2-2018)

Mito (28-2-2018)

Macho de curruca capirotada (28-2-2018)

También bisbitas pratenses en los hierbines de los jardines, y mosquiteros entre las zarzas y matorrales de la orla arbustiva que acompaña al río en muchas zonas.

Mosquitero (21-2-2018)

Agateadores muy simpáticos trepando por los troncos de los árboles son otros de los pajarillos que no fallan en nuestro río, y que despiertan simpatía por su largo y curvado pico.

Agateador trepando (28-2-2018)

Y destacar mucha actividad entre los chochines, que claramente ya están a tope con sus cantos y en breve criarán entre la maleza de las orillas.

Chochín (21-2-2018)

Otras aves menos comunes pero que también tuve suerte de observar fueron escribanos soteños en zonas más áridas, al igual que cogujadas, algún gorrión chillón y gorriones molineros sobre todo en la zona de los caballos de Goñi y la serrería de la Magdalena.

Grupo de escribanos soteños (27-2-2018)

Mucha actividad en los pájaros carpinteros. Es el caso de pitos reales en la Magdalena y Nogalera, y picos picapinos en cada rincón de río. Aranzadi, Cuatrovientos, Magdalena, Nogalera… Fueron muchos los ejemplares que escuché. Incluso persecuciones entre machos y hembras no faltaron tampoco.

Macho de picapinos (27-2-2018)

E igual que el año pasado, pude disfrutar de un pico menor en la Magdalena… A ver si este año vuelve a criar como lo hizo el pasado.

Pico menor (27-2-2018)

Macho en su territorio (27-2-2018)

Igualmente están muy alborotadas y enceladas las urracas, llevando ramitas y palitos a sus nidos, que están en pleno proceso de restauración.

Urraca apañando el nido (25-2-2018)

Y buenos grupos de aves migrantes. Es el caso de los zorzales alirrojos, o los zorzales comunes, que se ven en muy buenas concentraciones, mayores que las de cualquier otro año, o de alguna paloma torcaz sobrevolando el cielo en sus largos viajes.

Zorzal común (27-2-2018)

Zorzal alirrojo (27-2-2018)

Lo mismo pasa con los picogordos, aves de la que este año se han observado en los parques y jardines de Pamplona grupos de hasta 100 ejemplares, y de los que aún quedan en el paseo fluvial del Arga diferentes individuos.

Picogordo (17-2-2018)

Y también interesantes los avistamientos de rapaces… Buitres leonados volando muy altos, cernícalos vulgares, y sobre todo buen número de milanos reales, muchos de ellos en pleno proceso migratorio.

Cernícalo vulgar en un oteadero (27-2-2018)

Milano planeando (21-2-2018)

Interesantísimo un gavilán, especie que en invierno se ve más, y que yo observé sobrevolando Aranzadi tras unas tórtolas turcas, pero sobre las que no intentó ningún lance de caza.

Gavilán en vuelo (21-2-2018)

Para ir terminando, completar el amplio listado con grajillas y cornejas, ambas especies muy abundantes en la zona de Goñi y en las murallas de Pamplona.

Grajilla (27-2-2018)

Y citar también al mirlo leucístico que continua en Oblatas, y que lleva por allí asentado desde invierno de 2010… Ya una pila de años!!!!!

Mirlo leucístico de Oblatas (25-2-2018)

Así que ya veis que todo interesantísimo… Un listado amplísimo… Ardillas, rastros de nutria y castor, martín pescador, garceta, zampullín, picogordo, zorzal alirrojo, carbonero garrapinos, chochines en celo, urracas rehaciendo nidos, pájaros carpinteros picoteando en árboles secos… Una barbaridad de buenos avistamientos y un completísimo listado de aves, que poco a poco se irá completando con aves estivales, por lo que con paciencia, “tiempo al tiempo, que todo ave llega en su momento”.

Ardilla apañándose el pelaje (27-2-2018)

Publicado en Extrarradio IV (Magdalena-Nogalera), Mamíferos, Río Arga | Etiquetado , , , , | 4 comentarios