Santa Engracia NO se arregla. Por los ríos sin barreras… Que el Arga fluya

Últimamente, en nuestra ciudad, se ha afirmado que se va a volver a cerrar de forma temporal la rotura de la presa de Santa Engracia en el río Arga a su paso por la Rotxapea. Una presa en desuso que reventó este invierno pasado, creando una fractura de varios metros de ancho hacia su zona central que deja pasar el agua que antes estaba retenida.

La pregunta que nos hacemos es ¿En base a qué criterio se ha tomado esta decisión? ¿Ha habido algún tipo de informe técnico que lo aconseje? ¿Qué tipo de informe? ¿Cuáles eran sus directrices rectoras? Lo primero que se nos ocurre pensar es que se ha tomado el griterío y movimiento de un único colectivo, poco imparcial y con intereses particulares, para considerar su punto de vista como justificación seria y suficiente.

Es lamentable que los grandes esfuerzos que se están haciendo a lo largo de toda la geografía navarra para recuperar nuestros maltrechos ríos se vean entorpecidos y puestos a un lado por intereses minoritarios que enmascaran un uso casi exclusivista de un patrimonio común.

Porque no debemos olvidar que desde la segunda mitad del siglo pasado, se reconoce que presas como la que los compete son muy perjudiciales para la dinámica de los ríos. Por ello, una vez desvinculadas de su original utilidad y en línea con lo que recomienda nuestro mayor conocimiento y experiencia sobre la dinámica fluvial y la ecología de los ríos y sus riberas, hay unas pautas para eliminarlas en la medida de lo posible. En este caso, las circunstancias han hecho que la situación se haya adelantado a las disposiciones futuras

Un colectivo minoritario, basándose en una práctica deportiva, propone restaurar y cerrar la circulación del Arga para proteger la continuidad de su actividad. Para justificar su caso ante la opinión pública, han planteado varios motivos, argumentándolos con afirmaciones muy poco sostenibles que trataremos a continuación. Además, hablaremos de los beneficios de que el agua no se embalse y continúe su camino.

TEMA PAISAJÍSTICO Y ESTÉTICO

Es cierto que las láminas de agua proporcionan un valor estético. No obstante, en este caso es un valor sobrevalorado; no siempre lo bonito es lo necesario, lo útil, o lo bueno y no olvidemos nunca que la belleza es subjetiva.

La imagen actual del Arga entre aguas arriba de Curtidores y Cuatro Vientos nos llama la atención porque en este tramo hemos visto toda la vida el agua embalsada, con un paisaje diferente al que podemos ver en la actualidad sin presa, distinto al que estábamos acostumbrados. Pero es posible reflexionar, y pensar que porque un río casi se seque en verano y apenas lleve agua, no pasa nada; es más, en un río como el Arga, en el que el régimen hidrográfico es pluvio-nival, y que por su ubicación tiene una fuerte influencia mediterránea, es lo que tiene que pasar en época estival; es lo natural. De hecho es lo que pasa en tramos cercanos sin embalsar de Alemanes, San Pedro, San Jorge… sin que nadie se extrañe, sin que nadie los considere antiestéticos, tramos que ahora les invitamos a recorrer con atención.

Corrientes (3-8-2018)

TEMA DE INUNDACIONES

Entre los argumentos, se afirma que la presa en cuestión no repercute negativamente en las inundaciones. Pues bien, las presas afectan tanto en superficie como a nivel de subsuelo. Por ello se han construido en sucesivas obras una serie de taludes, muros y otras estructuras dentro del área de influencia del río con el fin de paliar y minimizar las afecciones. Parece obvio que la desaparición de la presa es positiva en caso de avenidas, ya que el río necesitaría mayor cantidad de agua para subir a un nivel amenazante.

Inundaciones en Pamplona hace ya varios meses (21-2-2018)

SOBRE LA FAUNA

No hay que dejar de lado el grave impacto sobre la fauna autóctona del río. Los autores del escrito parecen desconocer la importancia de los ciprínidos autóctonos (barbo, madrilla…), menospreciando su valor cuando, por ser endémicos de la cuenca del Río Ebro, son los que dan un valor único a esta, a los ríos que la integran, entre ellos al Río Arga. La próxima vez que veamos un barbo, una chipa o una madrilla, deberíamos pensar que son peces únicos en el mundo, y que aunque haya peces muy parecidos, no son los mismos.

Hay un capítulo de alusiones a peces alóctonos invasores, especialmente al pez gato. Es un grupo al que podemos añadir entre otros, alburnos, carpas y black bass, a los cuales se les ensalza como objetivos de pesca deportiva, omitiendo que proceden de otros ríos, algunos muy lejanos, incluso de otros continentes. Fueron importados activamente por el ser humano con un impacto muy negativo sobre la fauna y flora locales. Son peces oportunistas, que soportan, toleran e incluso necesitan los remansos producidos por las presas y sus condiciones de calor y pobreza de oxígeno para sobrevivir, expulsando a los genuinos pobladores de forma activa, llegando a producir su desaparición.

Sumamos además otros elementos de fauna alóctona como los galápagos americanos y otras especies que tienen en estas presas sus puntos fuertes de instalación, contribuyendo a su expansión y por tanto a la desaparición de galápagos y anfibios autóctonos.

Martín pescador´, una de las estrellas de nuestro río en una rama (16-1-2016)

Otro de sus puntos cuestionables, hace mención a la nula repercusión de esta presa en la movilidad de los seres acuáticos, afirmación sin pies ni cabeza incluso para los menos versados. Una prueba del efecto barrera de la presa eran las frezas de barbos aguas abajo de la misma, frezas que este año no han tenido lugar. Sencillamente, antes se tuvieron que conformar por no poder llegar a aguas más altas, más idóneas para ello, mientras que en esta ocasión les apareció la oportunidad de intentar buscar algo más acorde a sus necesidades.

LA SALUD DEL RÍO

La presunta aportación de las presas a la higiene y la salud del río es un argumento fácilmente desmontable. El río presenta en época estival, cuando el caudal es menor, un agravamiento del problema de la contaminación orgánica. Ello ocasiona la caída de la concentración de oxígeno del agua. El problema se empeora con las aguas estancadas. Estas se calientan más y se generan fondos donde este gas llega a desaparecer. Cuando aparecen estas situaciones de escasez de oxígeno, comienzan los procesos fermentativos. En ellos se producen muchas sustancias. Entre ellas abundan las perniciosas para la salud, incluyendo gases. La mayor cantidad de ellas se disuelven en el agua, con el perjuicio que supone, pero en ocasiones, forman burbujas que se ven de vez en cuando en la superficie. Están compuestas por entre otros, gases tóxicos como amoniaco, metano, monóxido y dióxido de carbono, o sulfhídrico; gases para los que las comunidades dulceacuícolas son especialmente sensibles y que estarían prácticamente ausentes de un Arga donde corriera el agua.

GESTIÓN DEL CAUDAL

Sorprenden las alusiones al papel de control y gestión del caudal del agua en época de estiaje de presas similares de nuestro entorno. Evidentemente ninguna de ellas tiene capacidad para hacerlo, pues nunca ha sido su función, y no tienen compuertas ni volumen para desaguar. Lo único que hacen es proporcionar a la ciudadanía una falsa impresión de que el Arga baja lleno de agua. Acostumbrados a esa situación en este tramo, ahora los caudales mínimos nos llaman la atención.

No, no baja menos agua porque no está la presa, sino porque no baja de aguas arriba. Que en verano, con la eliminación de la presa, quede un pequeño hilo de agua y prácticamente el río se seque, no deja de ser un proceso natural por el que no nos tenemos que preocupar.

El río es un elemento vivo que fluctúa a lo largo del año y que funciona muy bien como ecosistema, aunque a nosotros nos pueda parecer lo contrario. La rotura de la presa, permite el transporte de sedimentos, así como que el río divague, erosionando y depositando, generando nuevos hábitats donde lo necesite.

En un río sin presas las piedras van cambiando de lugar todos los años, con isletas que se van asentando conforme crece la vegetación, produciendo lugares donde se recogerán los limos y sedimentos. Igualmente se crearán zonas con pequeñas pozas, que en algunos casos aguantarán todo el año y en otros se secarán según la meteorología y las temperaturas.

SOBRE LA FLORA

La mayor diversidad vegetal propia de un río dinámico, con ambientes variados y cambiantes a lo largo de las estaciones sufre por la presencia de presas, ya que se interrumpe la alternancia de orillas bajas y altas propia de un río con capacidad de movimiento. Las presas provocan la aparición de un paisaje vegetal más rígido y estable en el tiempo y de mucha menor riqueza en especies. Al desaparecer la presa, el bosque de galería podrá cerrarse como en los tramos no embalsados cercanos. Creará más sombra, reduciendo así la insolación y superficie de absorción de luz, lo que se traducirá en un menor calentamiento del agua. Bosque de galería beneficioso para especies de fauna emblemáticas como la nutria y el amenazadísimo visón europeo, una joya en gravísimo peligro de extinción que cuenta en Navarra uno de sus últimos bastiones.

Sería ideal tener sauces en las orillas, acompañados por chopos, álamos, alisos y fresnos, y una franja arbustiva con boneteros, saucos, patxaranes, manzanicas de pastor, y vegetación variada a lo largo de isletas y zonas pedregosas como zarzamoras o rosales silvestres, donde encontraríamos desde pequeños insectos, mariposas y abejas, hasta un buen número de pajarillos, y los mamíferos ya citados.

El resultado final de tanta presa en Pamplona, es que paradójicamente, un tramo de río que debería proporcionar una gran riqueza de vida vegetal, se queda solo en unos pocos retazos.

EN LO REFERIDO A LA HISTORIA

Otro argumento para reconstruir la presa es apelar a su presunto valor histórico. Parece que la presa actual es de las postrimerías del siglo XIX, y seguramente recicló materiales de alguna otra presa anterior. La “famosa” que hace referencia a tiempos pretéritos se mantiene, si fuera el caso, en unas estructuras de madera sumergidas por la actual y ahora al descubierto. Seguramente, de la que se construyó en el siglo XIII sólo queden las crónicas.

En cualquier caso, la función histórica es compatible con su no recuperación y el mantenimiento de su estado actual, ya que la conservación de los estribos puede ser interesante tanto por su valor cultural como para la dinámica fluvial.

TEMA DE BASURAS Y SUCIEDAD

La presencia de basuras y otros desperdicios son reflejo de la “permisividad” y de que la lámina de agua lo tapa todo, mostrando nuestras vergüenzas cuando esta desaparece. La basura está ahí, con agua o sin agua. A ver si el hecho de que se vea más, nos ayuda a mejorar en este aspecto.

Y sobre mosquitos, se debería saber que estos prefieren las aguas estancadas a las corrientes, con lo que la retirada de la presa no aumenta las densidades de los incómodos insectos; la reduce.

USOS ACTUALES

Los usos actuales de la presa están bien claros y han cambiado desde su construcción. A día de hoy su uso es únicamente recreativo, aprovechado por pescadores, piragüistas y remeros.

No sabemos si se han mirado otras alternativas para seguir practicando dichas actividades en otro lugar de Pamplona o cercanías, pero es probable que haya más sitios aptos y adecuados para ello.

Igual que para la pesca cualquier tramo de Pamplona pude servir, para otros deportes sería cuestión de analizar otros tramos de río o incluso embalses cercanos.

CASOS SIMILARES

Esto no es nuevo, y curiosamente en Madrid, en el río Manzanares, en los últimos meses ha pasado algo muy parecido.

Tras una fuerte lucha tanto de movimientos ecologistas como de vecinos, parece que el Ayuntamiento desembalsará una presa en su tramo urbano, que había sido cerrada a principios de julio para crear un canal artificial para la práctica de remo.

Así se mantendrá la renaturalización que poco a poco se estaba dando desde 2016, cuando se abrieron varias presas, dejando correr el agua que antes creaba un auténtico canal.

Este proceso de renaturalización que llevaba más o menos dos años produciéndose, ha producido un aumento de la biodiversidad en el lugar, tanto en aves como en peces, contándose más de 50 especies de aves y abundancia del barbo, especie piscícola autóctona en el río (como es el caso también en el río Arga). Igualmente se han creado isletas de forma natural que poco a poco son conquistadas por matorrales y arbolado, algo que antes era impensable.

Por otro lado, la federación madrileña de remo pedía que esa compuerta de la presa número 9 se mantuviera cerrada para producir un embalsamiento de agua y de esta forma crear una especie de canal para seguir practicando este deporte en la zona.

La compatibilidad entre la renaturalización del río y el cierre de la presa se ha visto que es difícil de conseguir y compaginar con agua embalsada, ya que el plan de renaturalización de los casi 8 kilómetros de río urbano suponía la creación de un corredor ecológico que conectase las zonas protegidas del norte de la ciudad, con las situadas al sur.

Y es que aunque al parecer en principió se realizó así y se cerró la presa con la construcción de una escala para peces, se estaban produciendo varios problemas relacionados con la conservación de lo que se había conseguido y con temas de inundaciones, resultando mejor la circulación libre del agua, que el efecto de tener la presa activa. Por ello, esa compuerta número 9 se ha abierto en los últimos días, y el río seguirá su camino, siendo un Manzanares más vivo y natural.

Para evitar que el remo desaparezca, el área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento ha propuesto a los remeros el embalse de Valmayor para realizar sus prácticas, de manera que el río seguirá su curso y poco a poco se irá renaturalizando otra vez.
También tenemos casos más cercanos. En Artikutza, se está comenzando a vaciar un embalse, y los resultados están siendo estudiados por biólogos, en lo que se denomina como el mayor vaciado de un pantano en España.

Además, desde los últimos años son varias las presas eliminadas en Navarra; “La Mina” y “Endarlatsa” en Bera, en la foz de Lumbier, en Ergoiena, en Ituren, en Acedo, en Esparza de Salazar, “Intzura” en Artavia… son varias las demólidas por los argumentos que se han estado dando. En definitiva, por tener unos ríos más vivos y naturalizados.

PLAN FLUVIAL PARA EL ARGA

A principios de 2018 el Ayuntamiento de Pamplona presentó un estudio para mejorar el estado ecológico del río Arga y minimizar el riesgo de inundación mediante un plan fluvial.

En este estudio, se habla de calidad hidromorfológica como deficiente (moderada en algunos lugares), y se cita la escasa movilidad de sedimentos. Además, se aplica un grado de naturalidad del canal fluvial de “0”, y se habla de muy malos bosque de ribera. Una pena, pero nuestro río no tiene la salud que merece.

En este plan, se habla de tomar al río como lo que es; un río. Habla de que las crecidas de caudal tienen que ocurrir y que son un proceso natural, y de que muchas de las medidas que se han realizado para paliar inundaciones, han resultado de utilidad nula. En general nos afirma que tenemos que respetar al río, y no tener miedo a que se desborde. Que haga lo que tenga que hacer.

Además, algo que este plan critica fuertemente es la movilidad del río, y apuesta por la eliminación de presas o azudes para dejar pasar los sedimentos, facilitar el desplazamiento de la fauna y evitar el peligro en ciertas inundaciones.

Y es más, por concretar un poco, en este estudio se habla del mal estado de la presa de Santa Engracia y la de la Harinera de Ilundain, y de la utilidad nula que tienen a día de hoy.

Una ocasión perfecta para comenzar a seguir este plan.

Queremos una recuperación del Río Arga en su conjunto, una recuperación en línea con lo que se está haciendo en casos similares por todo el planeta. En el Arga la naturaleza se ha adelantado y ha hecho su tarea y ver como evoluciona un tramo de estas características es un buen inicio.

No tenemos nada en contra de los colectivos que pretenden recuperar la presa, pero por una vez tenemos que respetar y acatar lo que dice la naturaleza. Ella misma ha derribado la presa que se colocó en su día, y tenemos que darle una nueva oportunidad a este río Arga, pulmón de nuestra querida ciudad. Animamos a estos colectivos, al Ayuntamiento, al Gobierno y a la ciudadanía en general a buscar alternativas en otros tramos de Pamplona que no necesiten de la reparación, o a buscar otros lugares cercanos que posibiliten la realización de su sana actividad, permitiendo al río que vuelva a ser lo que en su día fue.

Consideramos que los argumentos para la reconstrucción pueden tener una alta carga emocional, pero técnica y objetivamente no son compatibles con mantener lo que realmente deseamos: respeto y salud para nuestros cauces fluviales y en este caso para el río Arga.

Y es que, no es cosa de cuatro locos, sino que hay una estrategia a nivel europea, varios estudios y un plan fluvial detrás que se basa en todo esto (y en mucho más), y que dice que el margen de mejora del río es mucho mayor de lo que seguramente pensábamos.

Por los ríos sin barreras. Porque es un río, no un embalse. Porque debemos dejar fluir al Arga. No dudéis en firmar en: https://www.change.org/p/ayuntamiento-de-pamplona-no-al-arreglo-de-la-presa-de-santa-engracia
SANTA ENGRACIA NO SE ARREGLA – SANTA ENGRACIA EZ DA KONPONDUKO

 

 

 

Anuncios
Publicado en Arga vivo, Río Arga | 6 comentarios

Para txikis XXXI; abejero europeo, gorrión chillón y escribano triguero

Pasado el verano, volvemos a la carga con una de mis secciones favoritas!!!! Aquí van tres de las aves que podemos ver en Pamplona. Aunque presentes a veces, complicadas de observar y localizar… Espero que os guste!

Abejero europeo; Zapelatz liztorjale; (Pernis apivorus):

Descripción: Se trata de un ave rapaz de colores pardos por encima y blanquecina por debajo. Su cabeza es grisácea, y sus colores blancos de pecho y vientre son en general rayados en diferentes intensidades, dependiendo mucho de cada individuo. Se trata de una especie en la que hay mucha variedad en coloración.

Alimentación: Se alimenta de insectos y pequeños invertebrados, con predilección como su propio nombre indica por abejas, avispas y abejorros.

Hábitat: Se trata de un ave forestal, que cría en bosques, y que necesita zonas de claro cercanas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un ave que solo veremos en el cielo en sus pasos migratorios, bien en primavera o en otoño, y que suele verse en pequeños bandos. Para ello, los mejores sitios son las zonas abiertas de la ciudad.

Abejero europeo – Zapelatz liztorjalea

Gorrión chillón; Harkaitz-txolarre; (Petronia petronia):

Descripción: El gorrión chillón es un ave similar al gorrión común, de colores claros y pardos, pero que posee una ceja algo más marcada, y una mancha amarilla en la garganta.

Alimentación: Aunque puede comer algo de insectos, su alimentación se basa en frutos y sobre todo semillas., hecho para el que tiene el pico muy adaptado.

Hábitat: Se trata de un pajarillo de zonas abiertas. Zonas esteparias, de cultivo o incluso cortados y dehesas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Presente todo el año, el mejor sitio para verlo en Pamplona es la Magdalena, donde en muchas ocasiones se mezcla con gorriones comunes y gorriones molineros. A veces se ven bandos muy grandes en la zona de la serrería, aunque no es un pájaro para nada común en la ciudad.

Gorrión chillón – Harkaitz-txolarrea

Escribano triguero; Gari-berdantza; (Emberiza calandra):

Descripción: De aspecto rechoncho, se trata de un ave que combina colores pardos y cremas, y que está listado de oscuro en su pecho. Llama la atención su potente y grueso pico.

Alimentación: Se alimenta de casi todo tipo de semillas de cereales.

Hábitat: Se encuentra en zonas abiertas, muy relacionado con campos de cultivo, siempre cantando desde lo alto de arbustos y matorrales.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave de zonas abiertas, que se suele ver cantando desde lo alto de los matorrales, siendo muy buen sitio la zona de la serrería de la Magdalena, los campos de alrededor a la Universidad de Navarra, y la zona de la Ronda Norte.

Escribano triguero – Gari-berdantza

Y como siempre, ahí van las tres especies para que los más valientes las coloreen como más les guste! Disfrutad!

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | 2 comentarios

Carta del río Arga

Kaixo vecinas y vecinos. Soy el río Arga y os escribo para confesaros por qué derribé la presa de Santa Engracia y por qué no me parece  que el ayuntamiento de esta gloriosa ciudad la pretenda reconstruir.

Os recordaré que yo ya discurría por estos lugares millones de años antes de que llegarais los humanos con esas ganas de dominar el mundo. Me caísteis bien y la convivencia fue bastante buena durante siglos, siempre me ha gustado sentir a la chavalería bañándose en mis pozas, escuchar las conversaciones de las lavanderas y sentir la adrenalina de los pescadores. Dentro de lo que cabe, me respetabais y yo podía  seguir siendo río.

Las cosas se fueron poniendo muy feas durante la segunda mitad de vuestro siglo XX, me convertisteis en una cloaca, os empeñasteis en dragar y estrechar mi cauce. Lo que casi me remata fue la construcción de las presas de Sarría que me arrebataron los rápidos donde yo empezaba a respirar.  Y lo que es peor, me disteis la espalda, os fuisteis a bañar a las piscinas y nadie venía a visitarme a las orillas.  Menos mal que hago mis terapias y me desbordo saltando por encima de los diques para recordaros que el terreno inundado también  es de un río que sigue vivo. Os confieso que esto de desbordarse me produce  una gran alegría, algo parecido a lo que sentís cuando os desbordáis en los Sanfermines, que bien que os oigo.

Afortunadamente, hasta en los peores momentos he mantenido amistades, como la gente de Gares e Iruña que constituyeron Arga bizirik a finales de los 70 y organizaron las bajadas de barcas por mis infectas aguas para denunciar las agresiones a las que me veía sometido. Hoy mis amigos y amigas ya son cuadrilla.

Por ellos me enteré de que en el año 2.000 se aprobó la Directiva Marco del Agua. Al parecer no era yo el único rio maltratado, había toda una epidemia europea de ríos enfermos. Desde aquel momento hay leyes que nos defienden, aunque no siempre se cumplan y siga habiendo gente que quiere seguir dragándonos y extrayendo  todavía más agua.  Pero la situación ha mejorado sensiblemente: depuráis parcialmente vuestra mierda antes de verterla en mi cauce, me habéis vuelto a mirar desde  el paseo del Arga, me navegáis con barcas y piraguas y hasta la chavalería viene a bañarse con sus gritos de alegría. Ya no me siento tan indefenso.

También me contaron  que en otros ríos habían comenzado a derribar presas que estaban en desuso, como muchas de las que soporto. Fue muy  buena noticia, porque las presas son un sin vivir, los ríos llevamos agua, pero también arrastramos piedras, nos gustan los rápidos donde nos oxigenamos y no queremos que nuestros peces tengan barreras.  Para que os hagáis una idea, una presa es  como una embolia en vuestras  arterias.

Estuve con la ilusión de que me quitaran alguna presa, pero ni por esas. Así que este invierno pasado, me tomé la justicia por mi mano y abrí un boquete en la presa de Santa Engracia, con el convencimiento de que estaba ahorrando recursos al erario público, ya que tarde o temprano  tendrían que eliminarla. Por eso estoy muy sorprendido de que el ayuntamiento de Iruña, lejos de reconocer mi labor,  quiera levantarla de nuevo, dicen que provisionalmente,  pero me temo eso de “provisional para siempre”.  Lo hacen a petición del club de remo, pero al parecer no han tenido en cuenta la opinión de los amigos de los ríos

No quiero terminar sin dedicar  unas palabras a  los remeros. Tengo que confesaros que el deslizamiento de vuestros remos es una mezcla de caricias y cosquillas que hacen estremecer mi sensualidad fluvial. Pero Santa Engracia no es el único lugar para cortejarnos, quedan todavía muchas presas en la Cuenca de Pamplona con buenas láminas de agua y si necesitáis espacios más amplios os ofrezco Belaskoain en la cola de las presas de Sarría. Y fuera del río tenéis  también las balsas de la Morea y de Zolina.

Sin más me despido, esperando el invierno, a ver si abro otro boquete en la presa de San Pedro. Recibid un gran fluvioabrazo de vuestro río, que os quiere, el ARGA.

Fito Jiménez, en nombre del río Arga

Publicado en Arga vivo, Río Arga | 2 comentarios

Entre quebrantahuesos, otros buitres ibéricos por Buseu.

Como en la entrada de hace unas semanas ya lo comenté, hoy le toca el turno a otros buitres ibéricos que observe durante mi viaje (22 y 23-7-2018) a Buseu para fotografiar quebrantahuesos.

Para ello además, aprovecho la cercanía del “Día de los buitres”, que este año es el 1 de septiembre, y que anualmente se celebra el primer sábado del mismo mes.

Buitre leonado, el buitre más abundante en Iberia (22-7-2016)

La verdad que un muladar es un sitio ideal para ver aves necrófagas, y si se realiza un aporte de carne, pues mejor que mejor. Esté donde esté el muladar es algo impresionante, ya que se concentran decenas de buitres, incluso a centenares.

Los muladares son lugares en los que se echan restos de caza, cadáveres de ganado muerto, y que están regulados de forma diferente según las comunidades autónomas. A pesar de ello hay a lo largo de toda la Península Ibérica, y sin duda alguna aconsejo visitar uno en día de aporte, ya que es un espectáculo. Hay muladares con hides, como es el caso de Buseu, y hay otros en los que se va simplemente a observar, o que incluso no se hace seguimiento.

Buitres tras echar la carne (22-7-2018)

Allí, durante los dos días que permanecí, mis jornadas comenzaban temprano, por lo que observaba otro tipo de fauna camino al muladar.

El muladar estaba apartado de la civilización, y como yo quería estar ya allí con las primeras luces para ver a los buitres más madrugadores, tuve suerte y pude observar algún mamífero, que son los reyes de la noche, sobre todo en los bosques de alta montaña. Es el caso de una hembra de ciervo que vi con su cervatillo, y un pequeño grupo de 4 jabalíes.

Ciervo poco después de amanecer (23-7-2016)

Grupo de jabalíes (23-7-2017)

Además, solo el lugar ya hace que el paisaje sea espectacular.

Paisaje tormentoso (22-7-2016)

Yo tuve la suerte de tener una de esas tormentas veraniegas que me dejaron un atardecer precioso. Además me pilló ya cerca de la furgoneta tras la sesión de fotografía en el hide, y pude cobijarme de la fuerte e intensa lluvia que cayó en tan solo unos minutos.

Tormenta que me dejó un cielo oscuro que contrastaba con los últimos rayos de sol, y que hacían brillar un colorido e intenso arcoíris que por momentos fue doble.

Arcoíris en plena montaña (22-7-2016)

Envolviendo al abandonado pueblo de Buseu, un arco iris de lado a lado. A pesar de correr para no mojarme, la carrera mereció la pena y tuvo un buen premio… jejejejeje.

Pueblo de Buseu (22-7-2016)

Y nos ponemos en harina con las aves que por allí nos aparecieron.

Grupo de buitres leonados (22-7-2016)

Los primeros en bajar tras realizar el aporte de carne, huesos, vísceras y demás, fueron los buitres, como suele pasar en estos casos…

Un muy buen jaleo de docenas y docenas de estos carroñeros, que empezaron a comer sin que aún Jordi y su hijo, que hicieron el aporte de carne, hubieran marchado del lugar. Y es que al parecer, los buitres ya conocen los ruidos del coche subiendo por la pista, y lo conocen a la perfección visualmente también. Cuando lo ven, ya saben que hay comida.

Pero esto no es solo aquí… En Navarra, hace años el encargado de echar ganado muerto a los muladares, era un gestor privado, que cogía los animales muertos de la granja y los llevaba hasta el muladar. Pues bien, cuando este camión se encontraba ya a pocos kilómetros del muladar, se le veía con una columna de buitres que volaban tras él, ya que sabían que había comida de por medio. Cuanto menos… curioso!

Jaleo de buitres levantando bien de polvo (22-7-2016)

Buitre de frente en el jaleo (22-7-2016)

Y es que, es impresionante ver como comen estas aves de tan gran envergadura.

El buitre leonado se trata de una rapaz de 6-8 kilos, pero que recién comido puede pesar hasta 10 o 11, y que tiene una longitud de entre 90 y 110 centímetros. Es de las aves más grandes de Europa, y su envergadura alar no anda lejos de los 3 metros. Imaginaros un bicho así aterrizando a escasos metros a comer… Una bestialidad! Pues si bajan por decenas, es un espectáculo que hay que ver!!!!

Buitre comiendo (22-7-2016)

Se trata de aves gregarias, que viven en colonias, sobre todo en cortados y roquedos, tanto cortados montañosos, como cortados fluviales, e incluso en algunas zonas cortados marinos, lugares donde cría. Presente en Europa, Asia y África, en la Península Ibérica está presente en prácticamente todas las cadenas montañosas, siendo un ave muy común y habitual, y que cuenta en Iberia con el 80% de la población europea.

En muchas zonas de montaña cría, y donde no lo hace, no es difícil de observarlo, ya que realiza largos viajes en busca de alimento, y los jóvenes tienen ciertos viajes dispersivos. Además, por su tamaño y su tosca figura en vuelo es un ave inconfundible, igual que si está posado, por lo que se localiza con facilidad.

En lo que a alimentación se refiere, el buitre leonado es un ave carroñera; se trata de un ave necrófaga. Es decir, se alimenta de carne y animales muertos, sobre todo grandes ungulados, como pueden ser ciervos, corzos, gamos o jabalíes.

Además, está muy ligado al ganado, ya que en la alta montaña es un “limpiador” de cadáveres de ganado doméstico que muere en el monte. En pocos minutos, con los primeros buitres ya solo quedarán los huesos y la piel.

Por todo ello, es fácil observarlo en muladares, donde acaba este tipo de ganado, o incluso vertederos, donde busca alimento entre la basura, junto a cigüeñas o gaviotas, también muy abundantes en este tipo de instalaciones.

Dos buitres con el mismo pedazo de carne (22-7-2016)

Comiendo carne (22-7-2016)

En el hide, es impresionante verlos aterrizar y planear tan cerca. Se le pueden ver todos los detalles, tanto en vuelo, como posados.

En vuelo es un ave muy robusta, grande, y con alas que parecen bastante rectangulares, ya que son largas y anchas. Cola corta y redondeada (más corta en adultos), y es marrón y negro. Su largo cuello lo recoge, por lo que adquiere aspecto de ave compacta. No hay confusión posible con otra especie, salvo con el buitre negro, del que luego hablaremos, pero que a diferencia de este que combina marrones y negros, es totalmente negro y algo más grande.

Buitre llegando al muladar (22-7-2016)

Aterrizando (22-7-2016)

Posado en el suelo, su aspecto cambia. Sin apenas dimorfismo sexual a simple vista, se trata como ya habéis visto en las fotos de un ave de color pardo, produciéndose un fuerte contraste con las rémiges, que son oscuras.

Buitre joven (22-7-2016)

Su cabeza y cuello son lo más característico de la especie.

De color crema, su cuello es grueso, largo y robusto, desprovisto de plumas, pero cubierto de un suave plumón, acabado en un grande, ganchudo y poderoso pico. Además, en el inicio del cuello posee un grupo de plumas largas y finas llamadas gorguera. Gorguera que es marrón en los jóvenes, y que conforme crecen en edad se vuelve blanca y más algodonosa.

Igualmente, el pico negro de los recién nacidos también se va aclarando hasta llegar a color crema, y el iris que es en los jóvenes de color oscuro, en los adultos es de color marrón clarito.

Todas estas características van cambiando poco a poco, adquiriendo el plumaje y caracteres de adulto, entre los 6 y 8 años, muy similar a lo que pasa en el quebrantahuesos, y que ya tratamos hace tiempo.

Buitre adulto, fácil de comparar con el joven de arriba (22-7-2016)

Estas características de cabeza y cuello, se deben a su alimentación.

El fuerte pico le ayuda a desgarrar la carne, y el largo cuello le ayuda a meter la cabeza dentro del animal muerto, al que desgarra la piel y devora poco a poco introduciendo la cabeza y el cuello. Además, ese inicio de cuello con plumas, que lo hace más voluminoso, le sirve de tope, y el tener la cabeza sin plumas, es para que no se ensucie de sangre y otras sustancias; es decir, por higiene.

Ya veis, una cabeza perfecta y bien adaptada para una alimentación muy concreta.

Buitre comiendo (22-7-2016)

Aves que como muchas otras especies están marcadas para seguimiento, y de las que yo vi varios ejemplares. Todos durante el primer día de hide, ya que durante el segundo, al no realizar aporte los buitres que bajaron los puedo contar con los dedos de una mano. “H81”, “MTW”, “MUM”, “H8U”, “7CC”, “M6N”, “F9M”, “N2H”, “PPW”, “RPJ” son ejemplares que asomaron por allí.

Buitre “RPJ” con las alas abiertas (22-7-2016)

Sobre el tema de reproducción como ya he dicho, los buitres leonados se reproducen en cortados, en colonias de varias parejas.

El nido se trata de una maraña de ramas, palos, pajas y lana que instala en oquedades o repisas que los propios cortados poseen y que crean entre ambos sexos durante el invierno (manteniéndose la pareja unida de por vida), poniendo el huevo durante enero y febrero.

La incubación es realizada por ambos sexos por igual, dura alrededor de 50 días, y el pollo permanecerá en el nido y será alimentado durante 120 días aproximadamente, a pesar de que antes puede comenzar a moverse y pasear en la zona del nido si tiene hueco.

Así, que los primeros pollos vuelan hacia julio, alargándose el periodo de salto del nido hasta septiembre. Un esfuerzo importantísimo para los progenitores, ya que en diciembre empiezan con los vuelos nupciales, y acaban la cría en agosto, teniendo muchas veces que ayudar al pollo a buscar comida hasta el otoño…

Ya veis, tiene que ser una verdadera paliza, ya que están más de medio año para sacar adelante a un solo pollo, repitiendo la tarea prácticamente todos los años… Algo de elogiar.

Buitre de frente (22-7-2016)

Buitre en el muladar de Buseu (22-7-2016)

Además de buitres leonados, también visitaron el muladar alimoches, aves estivales, que aunque acudieron al lugar con el vertido de comida, fueron bastante escasas.

Presente en el sur de Europa, Oriente Medio, Asia central y meridional y a lo largo de extensas regiones de África, el alimoche se encuentra en la Península Ibérica repartido por toda la geografía en zonas montañosas, pero solo en cierta época del año, ya que es un ave que viene a criar en verano, y que está sufriendo un fuerte retroceso en su número poblacional.

Cuanto menos, se trata de un ave curiosa. Es un buitre mucho más pequeño que los tratados en esta entrada, ya que mide alrededor de 60 centímetros de longitud, y de envergadura no supera los 170 centímetros.

Alimoche (22-7-2016)

También inconfundible, su coloración es blanca (aunque suele estar algo sucio) con rémiges totalmente negras y creando un fuerte contraste, y con una cara muy diferente a la del buitre leonado, pero que lo hace también muy especial.

Su cabeza y cuello están cubiertos por plumas, pero de forma alborotada y desorganizada, y la cara está desplumada y es de un llamativo color anaranjado. Su pico, es muy diferente al de los demás buitres, ya que es muy fino, puntiagudo y relativamente largo. Con él, puede seleccionar diferentes partes de la carroña para alimentarse, pero tiene difícil el poder cortar y romper las pieles, lo que hace que siempre vaya ligado en carroñas a otros buitres más grandes que si que pueden, e incluso a córvidos.

En cambio, los jóvenes son muy diferentes en cuanto a coloración se refiere, ya que al nacer tienen la cara grisácea, y el plumaje es negruzco, siendo aclarado en sucesivas mudas, hasta llegar al plumaje adulto a los 5 años aproximadamente. Yo no pude ver ejemplares jóvenes, y todos los que por allí pasaron eran bastante blancuzcos, por lo que tendréis que esperar a otra ocasión para que os muestre ejemplares de corta edad.

Primer plano del animal (22-7-2016)

En vuelo, se trata de un ave muy blanca (con parte de alas negras), con alas estrechas y largas, y cola larga con forma de rombo. El joven, mantiene la misma figura y forma, pero de color oscuro.

Entre los alimoches, también se produjeron buenos enzarzamientos… De hecho había un ejemplar muy violento que no paraba de hacer pasadas enseñando las garras a otros individuos de su especie.

Alimoches en pelea (22-7-2016)

Aquí, como ya he dicho, se trata de un ave estival, que pasa el invierno en el África subsahariana, cruzando el estrecho de Gibraltar entre mediados de julio y mediados de octubre, y volviendo a las áreas de cría entre febrero y mediados de abril.

Durante este periodo de cría, el alimoche también es un ave rupícola, que cría en cortados, usando sobre todo pequeñas oquedades, en las que hace un nido con ramas y lana. Suele volver además año tras año a los mismos lugares, y una vez llega, se asienta y comienza la reproducción.

En ella, pone generalmente dos huevos (aunque uno suele fracasar), que son incubados por ambos sexos durante 42 días. Pasados estos días, nace el pollo, que completa su plumaje a los 80 días aproximadamente, y que tardará aún algún día más en levantar el vuelo y saltar del nido.

Es un ave carroñera, que se alimenta de cadáveres de todo tipo de animales. Se junta junto a buitres leonados y negros (del que hablaremos a continuación), y se aprovecha de como estos con sus fuertes picos descuartizan las pieles de los grandes animales. De esta forma y aprovechando su trabajo, el alimoche con su pico más fino llega para alimentarse a lugares donde los buitres más grandes no pueden llegar.

Igualmente, aunque su dieta principal está basada en la carroña, puede capturar pequeños invertebrados, se ve buscando comida en vertederos y basureros, e incluso se alimenta entre los excrementos del ganado. Por ello muchas veces se le ve ligado a grandes explotaciones ganaderas.

Como pasa con el buitre leonado, hay animales anillados para estudiar movimientos migratorios y evolución poblacional. Yo durante mi visita fiché a un alimoche marcado “393”. Dato siempre interesante, y más en una especie con fuerte declive como es esta.

Pareja de alimoches, con el “393” al fondo (22-7-2016)

Junto a buitres leonados, y alimoches, también aparecieron buitres negros.

Aunque no es la especie estrella de este muladar, sí que es una de las especies importantes, ya que el buitre negro desapareció hace años del Pirineos, y en la actualidad hay programas de reintroducción y seguimiento, que parece están teniendo sus frutos, ya que la verdad vi un número de buitres negros que no esperaba.

Buitre negro posado en el muladar (22-7-2016)

Los buitres negros son buitres muy similares al buitre leonado en cuanto a forma, pero de color negro, como bien indica su nombre.

De longitud llega a los 115 centímetros, y de envergadura alar roza ya los 3 metros… Una barbaridad! Menudo bicho!!!!

Varios buitres negros (22-7-2016)

Considerada la rapaz más grande de Europa, el adulto es de color pardo muy oscuro (prácticamente negro) y tiene en el inicio de su cuello (que también es oscuro) un grupo de plumas muy característico. La cabeza está cubierta también de un plumón algodonoso, de color marrón y gris, dependiendo de la edad, ya que se va aclarando conforme pasan los años, terminada en un gran, potente y robusto pico de color azulado rosado, que acaba en una gran punta oscura.

El joven nacido en el año es aún más oscuro y homogéneo que el adulto, con la cabeza más oscura y el pico más rosado.

En vuelo es fácil de distinguir por su gran tamaño y su color oscuro (que a diferencia del buitre leonado carece de colores pardos) y tiene unas alas largas, anchas y bastante rectangulares. La cola es corta, oscura y bastante redondeada también.

Buitre negro con anilla (22-7-2016)

Precioso animal, que se está recuperando en el Pirineo y está volviendo a conquistar estas cadenas montañosas.

Desde 2007, en el Prepirineo catalán, existe un proyecto de reintroducción.  Proyecto promovido por la Generalitat y con colaboración de GREFA y TRENCA, y que a base de sueltas y de cría en cautividad, con ayudas de PAS (muladares) para facilitar alimento, ha conseguido tener una colonia de unos 60 ejemplares, sobre todo en la Reserva Nacional de caza de Boumort y Espai natural de Alinya.

De hecho, desde 2010 se están reproduciendo en libertad y ya se superan las 15 parejas reproductoras controladas. En 2017 fructificaron y se marcaron 5 pollos, y durante este 2018 nacieron 8, de los que hace un par de meses sobrevivían 6… No sé cómo estará el tema y si habrán salido todos para adelante, pero como podéis imaginar, parece que poco a poco la población va aumentando…

De hecho, yo en mis dos días observé montón de buitres negros marcados…

“H77”, “9VX”, “MPF”, “9WP”, “9WV”, “9VT”, “MPH”, “8RC”, “MRC”, “MPE”, “MR9”, “MR7”, “AM6”, “9X4”, “MR3”, “MRT” y “E46”. Observaciones que ya he pasado, y que seguramente serán de mucho interés.

Buitre anillado “E46” (23-7-2016)

Para alguien como yo, del norte, es una gozada poder ver al animal, ya que no estamos acostumbrados… Además, al ser a tan corta distancia, todavía se disfruta mucho más.

Y es que, el buitre negro está ligado casi por completo al bosque mediterráneo, sobre todo en la zona suroccidental de la Península Ibérica (Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid y Andalucía), así como en la isla de Mallorca. En el resto de Eurasia se encuentra en la zona sur, con poblaciones en India, China, Mongolia o Corea.

Ahora, estos proyectos de reintroducción hace que vuelvan a donas zonde parece que no hace muchos años habitaba, como el Pirineo o el Sistema Ibérico, y de hecho hay otro fuerte proyecto de reintroducción en la zona de La Demanda.

Buitre negro aterrizando (22-7-2016)

Hablando un poco de su biología, el buitre negro aunque puede verse en buenas carroñadas junto a otros buitres, no se ve en grupos tan grandes como el buitre leonado. Sigue siendo un animal que aprovecha cadáveres y carroñas, pero sí que entran en su dieta animales más pequeños como puede ser el conejo, muy abundante en su zona de distribución.

Aunque resulte curioso por su tamaño, se puede considerar un ave forestal, ya que para criar elige las copas de los árboles. Sin preferencia por unos u otros, suele usar robles de carácter mediterráneo como las encinas y los alcornoques, y pinos, aunque también se le conocen nidos en otras especies como alisos o enebros, e incluso en cortados, donde es ya bastante más raro. Allí hace una plataforma gigantesca de ramas, hojas y lanas, que usa durante varios años y arregla anualmente y en la que pone un solo huevo, incubado por ambos sexos.

Para ello, la pareja se reconquista semanas antes durante las primeras semanas del año, y digo reconquista, porque la pareja es la misma de por vida.

Tras una incubación superior a los 50 días, hacia mayo nace el pollo, que no vuela hasta finales de verano, y permaneciendo con los padres en muchas ocasiones durante el otoño. Ya veis. ¡¡¡¡Una crianza que dura prácticamente todo el año, comenzando en enero y acabando en otoño!!!!

Así son los buitres… ninguno se caracteriza por tener una reproducción ágil… De ahí uno de sus problemas, ya que en tantas semanas, es fácil que una puesta o un polluelo recién nacido fracase… Una pena pero así es.

Buitre negro en vuelo muy cerca (22-7-2016)

Buitre negro mirando de frente (22-7-2016)

Y para terminar con las 4 especies que vemos por la Península, no faltaron los quebrantahuesos, de los que voy a decir poco porque ya hablé de ellos hace unos días… https://avistadepajaros.wordpress.com/2018/06/20/quebrantahuesos-en-buseu-el-rey-de-la-montana-impresionante/

Quebrantahuesos adulto (22-7-2016)

El quebrantahuesos es el único ave del planeta que se alimenta de huesos. Ave típica y representativa de la alta montaña y que por aquí tenemos la suerte de tener en los Pirineos, y algo en Picos de Europa y Sierra de Cazorla, por un par de programas de reintroducción, ya que se trata de una rapaz que fue mucho más común de lo que es ahora.

Quebrantahuesos con un hueso en el pico (22-7-2016)

Su planeo es más suave que el de los anteriores buitres ya citados, y en vuelo destaca su esbelta figura, con alas puntiagudas y cola en forma de rombo muy larga, algo que lo hace fácil de identificar.

Buitre barbudo en vuelo (22-7-2016)

De grandes dimensiones, lo más destacado de su figura es su rostro.

Además de unos curiosos bigotes negros, que le dan el nombre de buitre barbudo, su cabeza es única, con una especie de antifaz negro, y unos ojos amarillentos rodeados de un anillo ocular rojo muy llamativos. Su mirada tiene algo especial, que no tienen ni los otros buitres, ni casi ningún otro pájaro de nuestros lares.

Ejemplar en pleno vuelo (22-7-2016)

Otra de las curiosidades de la especie es el cambio de plumaje desde pollo hasta adulto, que dura entre 6 y 7 años y que como norma general va aclarando, ya que al nacer es totalmente un animal castaño, y con el paso de los años su vientre, cuello y cabeza se vuelven blancos, color que cambia a anaranjado de diferentes intensidades, según ejemplares, tras adquirir baños en aguas ricas en hierro.

Despegando con un hueso en sus garras (22-7-2016)

Sin duda alguna, este tipo de muladares son los mejores lugares para disfrutar de la especie en libertad, ya que además se pueden ver varios ejemplares (y de diferentes edades) de forma simultánea.

Pareja de quebrantahuesos (23-7-2016)

Varios ejemplares adultos comiendo a la vez (23-7-2016)

Algo que pasa también con las especies citadas con anterioridad, ya que el tenerlos a escasos metros se pueden hacer unos preciosos primeros planos. Buseu será uno de los pocos muladares del mundo donde se puedan observar las 4 especies a la vez. Un lujo.

Buitre joven, con pico negro e iris oscuro (22-7-2016)

Buitre leonado adulto, con pico claro e iris marrón clarito (22-7-2016)

Otro primer plano de un buitre joven con gorguera muy marrón (22-7-2016)

Adulto con gorguera más algodonosa y clara (22-7-2016)

Primer plano de buitre negro; impresionante pico (22-7-2016)

Impresionante mirada también (22-7-2016)

Quebrantahuesos adulto, con todos los detalles de su rostro (22-7-2016)

Y aunque la zona queda en muchos rincones embarrada por la fuerte densidad de buitres leonados que baja y pisotean todo (no dejando estéticamente un bonito paisaje para la fotografía), se puede jugar también con ciertas composiciones.

Buitre leonado entre flores (22-7-2016)

Quebrantahuesos en el suelo en una zona de rocas (22-7-2016)

Un fuerte problema de estos animales, son los fuertes descensos de población de algunos de ellos. En el buitre leonado parece que la población está estabilizada; en quebrantahuesos en Pirineos parece que es buena aunque no acaban de conquistar territorios nuevos, y en el buitre negro parece que va mejorando poco a poco y se va expandiendo y llegando a lugares donde antes no estaba presente.

Por otro lado, en el alimoche está en claro descenso poblacional, probablemente la que peor evolución lleve en los últimos años. El uso de venenos indiscriminados sobre todo, los escopeteros que disparan a todo lo que ven, las colisiones con molinos eólicos y tendidos eléctricos, son algunos de sus mayores problemas. No pudiendo olvidar la desaparición del ganado (fuente de alimento) del campo y la montaña, siendo cada vez más estabulado y metido en macrogranjas con miles de cabezas.

Estos problemas de conservación son muy similares para las 4 especies. A pesar de que parece que en tiempos pasados fue mucho peor y el veneno era muy habitual, nos queda mucho para mejorar, sobre todo en cuanto a educación ambiental se refiere, algo en lo que todavía estamos muy verdes… Algunos todavía ven a estos animales como alimañas… ¡Que tristeza!

Buitre leonado anillado para su seguimiento… (22-7-2016)

Buitre negro “H77”, poco a poco asentándose en el Prepirineo catalán (22-7-2016)

Y siguiendo un poco con el muladar, en el que permanecí prácticamente de sol a sol, además de los cuatro buitres, también observé algún córvido como cuervos y cornejas, golondrinas, aviones comunes, palomas torcaces y chovas en vuelo, mirlos comunes y currucas carrasqueñas entre los matorrales, tarabillas comunes, carboneros garrapinos y cantos de pito real que provenían de las zonas más boscosas.

Cuervo en unas rocas (23-7-2016)

No pudo faltar tampoco un simpático zorro que de vez en cuando visitaba el lugar y hacía algún viaje llevándose comida. Unas veces carne, y otras huesos.

Zorro entre las patas (22-7-2016)

Así que parece que no solo los buitres están acostumbrados a que en esa zona se les eche alimento…

Llevándose comida (22-7-2016)

Realizando otro viaje (22-7-2016)

Así que poco más me queda por decir… Un lujo haber visitado dicho lugar. Muy buena gestión del lugar, y un montón de datos aportados para la evolución de las especies que me visitaron… Muchas anillas que darán datos muy interesantes de algunos individuos.

Variedad de necrófagas en el lugar (22-7-2016)

Alimoche, buitre leonado, buitre negro y quebrantahuesos en escasos metros cuadrados. En pocos lados se puede disfrutar de algo así.

Buitre negro posado (22-7-2016)

Quebrantahuesos en el muladar (23-7-2016)

Una experiencia inolvidable y que espero repetir en breve…

Quebrantahuesos aterrizando entre buitres leonados (22-7-2016)

Algo recomendable para cualquier fotógrafo de naturaleza y para cualquier amante del medio natural en general… No todos los días se ven bandadas de cientos de buitres comiendo, o quebrantahuesos tragando tibias a tan corta distancia…

El mendas en el hide (22-7-2016)

Así que a ver si vuelvo en unos meses por allí, ya que en Buseu, además de la buena compañía (http://buseu.es/projecte-buseu/) se respira naturaleza por los cuatro costados, y es un sitio especial, ya que los buitres nunca defraudan.

Buitre leonado, buitre negro, alimoche y quebrantahuesos… “Buseu es… buitral!!!!!”.

Buitre leonado saltando (22-7-2016)

Publicado en "Quebranta", Buscando muy a lo lejos... | 6 comentarios

Para txikis XXX; curruca mosquitera, curruca zarcera y abejaruco europeo

Y aunque estamos en verano, os voy a dejar tarea… Seguimos con otras tres aves que podemos ver por nuestra ciudad… Espero que os guste!!!! Ya llevamos 90! Faltan menos para las 100!!!!!!!

Curruca mosquitera; Baso-txinboa (Sylvia borin):

Descripción: La curruca mosquitera es un ave muy discreta de color pardo por encima y más pálida por abajo, con una característica especie de marca gris en el cuello.

Alimentación: Se alimenta tanto de frutos, como de pequeños insectos e invertebrados.

Hábitat: Aunque se puede ver en zonas más o menos boscosas, prefiere zonas abiertas donde hay vegetación arbustiva, como pueden ser campos de cultivo o zonas adehesadas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Ave estival Pamplona, que podemos encontrar sobre todo en zonas arbustivas, como la Magdalena y sus alrededores, siendo frecuente en la zona cercana a la serrería, o cercanas a las vías del tren, frecuentado en muchas ocasiones las orillas de los ríos.

Curruca mosquitera – Baso-txinboa

Curruca zarcera; Sasi-txiinboa (Sylvia communis):

Descripción: Curruca que posee las partes superiores pardas y las inferiores de color blanquecino. Tiene zonas anaranjadas en alas, y dependiendo la época del año la cabeza es más parda o más grisácea. Anillo típico blanco que rodea al ojo, y en general las hembras son de tonos más apagados que los machos.

Alimentación: Sobre todo invertebrados e insectos, aunque puede alimentarse de frutos y bayas en determinadas épocas del año.

Hábitat: Siempre ligada a zonas arbustivas, es un ave de zonas abiertas con zonas de matorral.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Igualmente, ave que nos visita en primavera, y que encontraremos en zonas ligadas a arbustos y matorrales.

Curruca zarcera – Sasi-txinboa

Abejaruco europeo; Erlatxori (Merops apiaster):

Descripción: Ave de tamaño medio, de pico afilado, largo y algo curvado. Su plumaje posee colores y contrastes espectaculares. Por encima es pardo, con tonos amarillentos y zonas con cierto matiz azulado, y por debajo el vientre es de color verde. Su cara y mejillas son amarillas, con un marcado antifaz negro, y un capirote pardo rojizo que llega hasta el dorso.

Alimentación: Principalmente insectos voladores que caza en vuelo, como moscas, abejas, libélulas, mosquitos, avispas…

Hábitat: Se le encuentra en zonas abiertas con arbolado disperso o zonas de matorral, donde hay taludes o barrancos cercanos, criando en agujeros de estos. Muchas veces se le puede ver posado en cables de telefonía o electricidad.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un ave estival, que veremos generalmente en vuelo, sobre todo y con mayor facilidad en zonas abiertas. Magdalena, Ronda Norte, jardines de las universidades…

Abejaruco europeo – Erlatxoria

Y como siempre, aquí van en blanco y negro para pintar y colorear!!! Dos de ellas son de tonos apagados, pero con el abejaruco… os vais a divertir!!!!!!! Que vuelen esas pinturas!

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | 5 comentarios

Nuevas playas, nuevas corrientes… y nueva especie nidificante!

A pesar del calor, y de que el verano no es la mejor época para pajarear, no he podido fallar y he realizado alguna visita, aunque corta, a nuestro río Arga (5, 6 y 15-7 y 3-8-2018).

El calor aprieta pronto y hay que madrugar. No por ello me rindo, y aunque sea durante poco tiempo, me asomo al barrio a ver que se ve y cómo andan los pajarillos, que tras un cambio brusco por la rotura de la presa de santa Engracia, y tras una bajada de nivel del agua, se dejan ver como suele ser habitual, sin desaparecer del lugar, como muchos podían pensar.

Río en Curtidores dejando asomar las raíces del arbolado (3-8-2018)

El calor y mis malos horarios para pasear, han hecho que el listado de aves no haya sido muy amplio.

Eso sí. Las aves comunes y habituales han estado todas presentes. Palomas, tórtolas turcas, mirlos, estorninos negros y urracas, dan alegría y sonido con sus cantos a lo largo de todo el Arga.

Mirlo común (3-8-2018)

Por las fechas en las que estamos, últimos vuelos de los vencejos, que próximamente se irán. Vencejos que se mezclan con aviones comunes, que también se irán en pocos días.

Vencejos en vuelo (15-7-2018)

Patitos todavía se ven de pequeño tamaño…

Aunque este año hay que decir que han nacido menos que otros años. Ello se debe a las fuertes riadas y crecidas de nivel que hubo en mayo y junio, que sin duda alguna se llevaron nidos cercanos al agua, con huevos y patitos muy pequeños.

Hembra con uno de sus polluelos (15-7-2018)

Poco tiene que ver la rotura presa y la bajada de nivel, ya que por ejemplo en Oblatas hay una familia que ha nacido este año. Igualmente en Curtidores, donde se empieza a notar el bajo nivel de agua, hay un buen grupo de ellos.

Se desplazarán unos metros, pero que no nos preocupe, los patos encontrarán su lugar.

Patito (3-8-2018)

Pero sin duda, a pesar de lo simpático de estas pequeñas criaturas, la estrella nidificante del Arga a su paso por Pamplona ha sido otra. La garza real.

El nido (15-7-2018)

Preciosas en el parque fluvial, a escasos metros de cientos de paseantes diarios, este año una pareja de garza real ha sacado nada más y nada menos que cuatro polluelos adelante.

Tres polluelos en el nido (5-7-2018)

Primera cita de cría en Pamplona capital. Algo que yo tenía en mente desde hacía tiempo, y que por fin se hacía realidad. Buscaba en las grandes coníferas de Aranzadi y Taconera, y al final ha sido en un gran chopo muy cercano a Cuatrovientos.

Garzas en el nido (5-7-2018)

Tomando el sol (15-7-2018)

Garzas que conforme han ido creciendo salían del nido, y que yo he pillado tarde… Una estructura grande de ramas que pasaba desapercibida seguramente a casi la totalidad de los paseantes.

Garzas en las ramas (15-7-2018)

Algo muy interesante, y que habrá que tener en cuenta de cara al año que viene.

A ver si vuelve a criar en la zona, habrá que estar atento, que seguramente merece la pena verles y hacer seguimiento de cómo van desde el inicio.

Garzas jóvenes con su padre (6-7-2018)

Era precioso verlo y observar como los polluelos, ya con unos cuantos días permanecían en el nido, hasta que la madre aparecía y les daba alimento regurgitando y pasándole en ocasiones el alimento con el pico directamente.

Garza comiendo (6-7-2018)

Comiendo lo que la madre regurgitaba (6-7-2018)

Garza adulta con el buche lleno preparada para dar de comer a sus pequeñas (15-7-2018)

Comiendo como locas (15-7-2018)

Todo muy simpático, en plena ciudad. A escasos metros de gente, asfalto, ruidos y coche. Naturaleza al 100% en la puerta de casa. A ver si esto nos ayuda a valorar un poco más este pulmón (el río Arga) que tenemos la suerte de tener en Pamplona.

Polluelos de garza en el nido (6-7-2018)

Curioso ver sobre todo como las garzas miraban atentas a todo lo que les pasaba por alrededor. Estaban conociendo lo que tienen a partir de ahora. Cuatro habitantes más de nuestro río Arga. Una gozada. Ahora toca disfrutar de ellas.

Las garzas en la rama (15-7-2018)

Inquietas (15-7-2018)

Aleteando (6-7-2018)

Últimos ensayos antes de echar a volar (6-7-2018)

Además de estos jovenzuelos de escasos días, también son comunes polluelos de otras muchas aves, como las urracas ya citadas o grajillas.

Pollo de urraca nacido este año (5-7-2018)

Pollo de grajilla de este año (3-8-2018)

Y más pequeñas, también gorriones, tanto comunes como molineros, sobre todo en la zona de la Magdalena y los caballos de Goñi.

Pollo de gorrión común (3-8-2018)

Pollo de gorrión molinero (3-8-2018)

En la Magdalena igualmente ya se han ido las cigüeñas, que como todos los años han criado en la torre eléctrica, sacando un pollo adelante. Peor que en años anteriores, en los que hasta tres pequeñajos emprendían el vuelo.

Nido de cigüeñas en la Magdalena (15-7-2018)

Muchas otras especies pronto se irán. Las abubillas, las oropéndolas y los ruiseñores son especies que se ven por el río aún pero que en pocos días emprenderán un largo viejo para volver a sus cuarteles de invierno.

Abubilla (15-7-2018)

Oropéndola (15-7-2018)

Está todo a tope, con multitud de mariposas y pajarillos que asoman entre la vegetación.

Currucas capirotadas, carboneros, chochines, verdecillos, verderones, jilgueros, buitrones en zonas más asilvestradas y lavanderas cascadeñas en las orillas del agua.

Mariposa en Aranzadi (15-7-2018)

Además, desde hace tiempo andarríos chico son habituales, tanto en la zona de la presa del Club Natación, como en las graveras que están quedando a la luz entre Curtidores y Oblatas.

Andarríos en Magdalena (15-7-2018)

Entre las residentes, en estos paseos no han faltado rapaces como el cernícalo vulgar y el gavilán, córvidos como la corneja, y pájaros carpinteros como el pico menor y el pico picapinos.

Cernícalo que se tiró a un talud a cazar algo; no hubo suerte (15-7-2018)

Y no faltó a la cita la gaviota patiamarilla que desde primavera visita el Arga con asiduidad. Es fácil verla por Cuatrovientos o Trinitarios sobrevolando el río, supongo que en busca de alimento.

Gaviota patiamarilla en vuelo (5-7-2018)

La rotura de la presa de Santa Engracia, como ya he dicho ha bajado el nivel del agua, y eso hace que corra más, produciendo unas corrientes bien bonitas.

Presa de Santa engracia rota (3-8-2018)

Con esta velocidad que el agua que antes estaba estancada adquiere ahora, hemos ganado en transparencia y limpieza en muchos puntos. El agua estancada ha desaparecido, y eso hace que el río adquiera unas características más naturales.

Agua cristalina (3-8-2018)

Corrientes nuevas creadas por la bajada del nivel de agua (3-8-2018)

Corrientes desde el Plazaola (3-8-2018)

Corrientes donde el agua corre, y que son menos aptas para especies de peces exóticos, por lo que esperemos que estos desaparezcan y pronto especies autóctonas recolonicen las aguas que tuvieron que abandonar.

Corrientes (3-8-2018)

Garza en la rotura de la presa (5-7-2018)

La verdad que es un lujo que el río vuelva a correr. Ahora, esperemos dejarle, y que tanto orillas que han quedado al descubierto, como playas e isletas sean conquistadas por flora y vegetación.

Zona del Arga en la Rotxapea (3-8-2018)

Para terminar, dedicar esta entrada a las garzas, que han criado por primera vez en nuestra ciudad, y que sin duda alguna son unas de las estrellas de este Arga, Arga que poco a poco se irá recuperando, que “agua corriente, no mata a la gente”.

Garza joven en la orilla (15-7-2018)

Publicado en Arga vivo, Río Arga, Reproducción y cría | Etiquetado | 8 comentarios

ARGA VIVO – ARGA BIZIRIK. Por un Arga más vivo, no recuperemos la presa de Santa Engracia.

Polémica trae el tema, pero yo lo tengo muy claro… Se trata de un río, y no un embalse. Así que dejemos fluir al río Arga y no reconstruyamos la presa de Santa Engracia.

Rotura de la pesa (16-5-2018)

No me suelo posicionar en este blog, pero en esta ocasión me veo más que obligado a ello. Hace ya unas semanas realicé un escrito con los diferentes puntos de vista, pero ahora me toca expresarme a mí (y dar mi punto de vista y el de mucha otra gente que está a mi alrededor).

Y es que, se está oyendo que la presa va a ser reparada (algo que yo en ningún momento pensé que podría llegar a pasar), lo que ha hecho que un grupo inquieto de personas, nos hayamos juntado para mostrar nuestro desacuerdo y argumentar porque no hay que repararla.

Para ello, estamos preparando diferentes escritos con los argumentos medioambientales por bandera, con un primer resultado en forma de carta al director, fácil, sencilla y para toda la familia, en el que intentamos expresar los beneficios de la desaparición de esta presa de forma clara y concisa.

Carta al directos, Diario de noticias (1-8-2018)

Somos varios los que hemos participado en la redacción, y ya ha sido publicada en algún periódico (http://www.noticiasdenavarra.com/2018/08/01/opinion/cartas-al-director/no-recuperemos-la-presa-que-el-arga-siga-su-camino). Esperemos que próximamente se publique en algún otro. Igualmente le estamos dando difusión en la red en diferentes plataformas y foros.

También estamos trabajando en otro escrito más completo (y algo más largo y científico), y ya hemos creado un logo para este movimiento, al que denominamos “Arga vivo”- “Arga bizirik”.

De la mano de Alberto Rodríguez, hemos plasmado entre la vegetación especies de nuestro Arga emblemáticas y habituales en esta zona de río afectada. La gallineta y martín pescador, residentes del lugar; la garza real, especie que este año ha nidificado a escasos 200 metros de la presa, siendo primera cita de cría en Pamplona ¿casualidad?; el visón europeo, en crítico peligro de extinción y que se vería beneficiado por la creación de una orla arbustiva y un bosque de galería en las orillas del río, donde encontraría refugio y cobijo; y el barbo, especie autóctona y de las más beneficiadas, ya que tendría un obstáculo menos para poder circular y nadar por el agua.

Gallineta, una de las especies que se verá beneficiada (21-2-2018)

Estamos intentando seguir los pasos que se dieron en Madrid con una polémica parecida en el río Manzanares. Salvando las distancias, en este río ha habido un fuerte conflicto, con la cuestión de si se trata de un río o de un canal.

A modo de resumen, tras una fuerte lucha tanto de movimientos ecologistas (Ecologistas en acción y SEO/Birdlife sobre todo) como de vecinos, parece que el Ayuntamiento de Madrid desembalsará una presa en su tramo urbano, que había sido cerrada a principios de julio para crear un canal artificial para la práctica de remo.

Así se mantendrá la renaturalización que poco a poco se estaba dando desde 2016, cuando se abrieron 8 presas, dejando correr el agua que antes creaba un auténtico canal.

Este proceso de renaturalización que llevaba más o menos dos años produciéndose, ha producido un aumento de la fauna en el lugar, tanto en aves como en peces, contándose más de 50 especies de aves y abundancia del barbo, especie piscícola autóctona en el río (como es el caso también en el río Arga). Allí se han creado isletas que poco a poco son conquistadas por matorrales y arbolado, e igualmente, lentamente el río es dominado por ánades, garzas, garcetas, gaviotas y diferentes especies de limícolas, además de galápagos, algo que antes era impensable.

Por otro lado, la federación madrileña de remo pedía que esa compuerta de la presa número 9 fuera cerrada para producir un embalsamiento de agua y de esta forma crear una especie de canal para seguir practicando este deporte en la zona.

La compatibilidad entre la renaturalización del río y el cierre de la presa es difícil de conseguir con agua embalsada, ya que el plan de renaturalización de los casi 8 kilómetros de río urbano suponía la creación de un corredor ecológico que conectase las zonas protegidas del norte de la ciudad, con las situadas al sur.

Y es que aunque al parecer en principió se realizó así y se cerró la presa con la construcción de una escala para peces, se estaban produciendo varios problemas relacionados con la conservación de lo que se había conseguido y con temas de inundaciones, resultando mejor la circulación libre del agua, que el efecto de tener la presa activa. Por ello, esa compuerta número 9 se va a abrir (creo que aún no se ha realizado), y el río seguirá su camino, siendo un Manzanares más vivo y natural.

Para evitar que el remo desaparezca, el área de Medio Ambiente y Movilidad del  ayuntamiento ha propuesto a los remeros el embalse de Valmayor para realizar sus prácticas, de manera que el río seguirá su curso y poco a poco se irá renaturalizando otra vez.

No es exactamente lo mismo, pero sí que tiene cierto parecido… Nosotros no pedimos que se retiren las presas de Pamplona (que son 6), sino que no se repare la de Santa Engracia, y que poco a poco el río se vaya renaturalizando en ese pequeño tramo, que va desde la presa rota hasta la presa de San Pedro.

Presa de Santa Engracia rota (22-3-2018)

En este tramo se ve el agua cristalina como nunca se ha visto en Iruña, y se han creado unas corrientes espectaculares y playas de piedras y cantos rodados ideales para nuestra fauna y flora. La naturaleza es sabia, y como he dicho en la carta, que el río lleve poco agua es lo natural y normal en estas fechas. No nos tiene ni que preocupar ni horrorizar.

Por los ríos sin barreras. Porque es un río, no un embalse. Porque debemos dejar fluir al Arga. Porque debemos dejar al Arga influir en nuestras vidas. ARGA VIVO – ARGA BIZIRIK

Publicado en Arga vivo, Otr@s, Río Arga | 7 comentarios