Revista EZKABA (Diciembre 2016) “El sex-symbol de los carrizos”; CISTÍCOLA BUITRÓN

A VISTA DE PÁJAROS

En las zonas más embastecidas por la vegetación en el barrio, se encuentra un pajarillo de pequeño tamaño pero fácil de identificar por sus inquietos movimientos y su característico canto y vuelo. Vuela con un movimiento ondulado a la vez que “pita” suavemente mientras se mueve de lado a lado buscando vegetación de cardos, zarzas y otros matorrales, donde se posa en los lugares más altos. Se trata del buitrón.

“EL SEX-SYMBOL DE LOS CARRIZOS”

Cistícola buitrón; Ihi-txoria (Cisticola juncidis): El cistícola buitrón, más conocido como buitrón a secas, es un pajarillo pequeño, rechoncho, escurridizo e inquieto, pero que es muy fácil de localizar y de identificar por su característico comportamiento ya citado. Es de color pardo amarillento, listado y marcado de oscuro en las partes superiores, y de color amarillo y blanquecino por sus partes inferiores. Posee un pico fino y largo, y se caracteriza por tener unas listas muy marcadas de oscuro en la cabeza.

Buitrón (2-11-2016)

Buitrón (2-11-2016)

Es un animal que se alimenta de insectos y de sus larvas, y a modo de curiosidad, el macho puede llegar a aparearse hasta con diez hembras diferentes en el mismo año, razón por la que le denominamos sex-symbol en este texto…

Se trata de un pajarillo que habita zonas abiertas donde existe matorral en el que cobijarse. Así se encuentra en zonas de cultivo, campos de cereal, o zonas adehesadas donde encuentra zonas de zarza o espinos. Igualmente se puede encontrar en grandes humedales, donde hay zonas de juncos y de carrizos muy espesas.

Además de su característico vuelo, en muchas ocasiones se ve encaramado en lo más alto de arbustos y cardos, desde donde otea todo lo que tiene a su alrededor y emite un silbido agudo pero aflautado fácil de reconocer.

Buitrón (10-11-2015)

Buitrón (10-11-2015)

En el barrio, presente durante todo el año, se encuentra en las zonas más asilvestradas, como son las vías del tren y los solares que están a su lado, ya que allí han quedado zonas “abandonadas” y sin construcciones donde hay zonas de zarza y matorral ideales para que el buitrón (y otras aves) encuentren refugio y se sientan a salvo. Un lugar muy bueno para verlo es el Parque de los Aromas y las campas y zonas de alrededores.

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/2016-12

Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado | Deja un comentario

Para txikis XIII; gorrión molinero, bisbita pratense y colirrojo tizón

Y aunque he tardado más de la cuenta, ahí va otra entrada para los pequeños de la casa (y no tan pequeños) en la que doy a conocer tres aves de las que se pueden ver por nuestra ciudad. Poquito a poco la colección va en aumento, y ya casi hemos llegado a la cuarentena de ellas… Espero que os guste!!!!

Gorrión molinero; Landa-txolarre (Passer montanus)

Descripción: Muy similar al gorrión que todos conocemos, pero un poco menor en tamaño y con la parte superior de la cabeza de color marrón chocolate. Además, puede poseer una marcada mejilla y barbilla negra.

Alimentación: Se trata de un ave que come granos y semillas, aunque en primavera también se puede alimentar de insectos.

Hábitat: Vive en colonias, en zonas abiertas y campos de cultivo. Muy ligada al ser humano, se encuentra en pueblos, cuadras, corrales derruidos, bordas… lugares en los que cría entre las piedras.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave que está presente todo el año, y sin lugar a duda, la mejor zona para verlo es la Magdalena, en la zona cercana de los caballos de Goñi, donde existe seguramente una de las colonias más importantes de toda Pamplona.

Gorrión molinero - Landa-txolarre

Gorrión molinero – Landa-txolarre

Bisbita pratense; Negu txirta (Anthus pratensis)

Descripción: Ave pequeña de partes superiores pardo grisáceas, listadas de oscuro, y zonas inferiores claras con cierto tono amarillento, y marcado con estrías negras. De aspecto rechoncho y patas rosadas, tiene pico corto, y es caracterizada por tener una uña muy larga, que se le ve cuando está posada en alguna rama.

Alimentación: Se alimenta de insectos, larvas, arañas, lombrices y gusanos.

Hábitat: Zonas abiertas con campos y zonas de matorrales o marismas. Muy común en parques y jardines de las grandes ciudades.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave que solo aparece en otoño y viene a pasar a nuestras tierras el invierno. Se ve en grupos picoteando en los jardines, y por nuestra ciudad el mejor sitio para dar con ellos son los jardines de la Ronda Norte, donde picotea en la hierba buscando alimento. Igualmente son buenas las universidades y la Vuelta del Castillo.

Bisbita pratense - Negu txirta

Bisbita pratense – Negu txirta

Colirrojo tizón; Buztangorri (Phoenicurus ochruros)

Descripción: Es un pajarillo con dimorfismo sexual (diferencias entre macho y hembra). El macho es totalmente negro, con la cara más oscura y con una marca blanca en las alas, mientras que la hembra es totalmente gris. Ambos poseen la cola rojiza, aspecto que se ve muy fácil en el campo y que le da el nombre.

Alimentación: Se alimenta principalmente de insectos, larvas y arañas.

Hábitat: Es un ave de zonas abiertas. Desde roquedos (donde cría en oquedades) y praderas de alta montaña hasta campos de cultivo o zonas humanizadas con caseríos y bordas abandonadas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Presente todo el año, se puede ver en cualquier parte de nuestra ciudad. De la misma forma que se le puede ver en las orillas del río o en jardines, se le puede ver encaramado en cualquier tejado desde primera hora de la mañana con un canto muy característico.

Colirrojo tizón - Buztangorri

Colirrojo tizón – Buztangorri

Y como siempre, os dejo las tres especies en blanco y negro, para que las coloréis y las disfrutéis… Espero que os guste y que poco a poco con esta sección vayáis aprendiendo los pajarillos y diferentes aves con las que convivimos en nuestra ciudad!

gorrion-molinero-b-y-nbisbita-b-y-ncolirrojo-b-y-n

 

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Berrea berreaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Y una vez más, tocaba visita familiar a Madrid, y con ello buena excusa para visitar “El Pardo” de nuevo, un monte muy conocido y cercano a la capital en el que hay muy buena población de cérvidos y suidos, por lo que como eran buenas fechas para la berrea del ciervo pasé varios amaneceres y atardeceres en el lugar (del 27-9 al 1-10-2016).

Atardecer en "El Pardo" (30-9-2016)

Atardecer en “El Pardo” (30-9-2016)

Para ponernos en tesitura, el monte de “El Pardo” es una zona boscosa ubicada al norte de la ciudad de Madrid. Se trata de un bosque mediterráneo de unas 16000 hectáreas, de las cuales parte (nada más y nada menos que el 95%) está cerrado con una valla metálica y tiene prohibido el acceso. Su gestión recae (desde 1982) en el “Patrimonio Nacional”, organismo estatal que regula las posesiones que estuvieron antiguamente en manos de la Corona, y que mantiene una política altamente proteccionista y restrictiva en relación con el bosque (a pesar de que antiguamente y hasta el siglo XX ha sido usado como coto de caza por los reyes), ya que al estar cerrado y vigilado por guardas las 24 horas del día, se ha conservado en un estado diferente al que sería el natural, tanto en lo referido a flora, como a la fauna.

Ambientalmente hablando, “El Pardo” se encuentra en el valle que crea el río Manzanares, tratándose de un bosque mediterráneo continentalizado compuesto por encinares adehesados en la mayoría de sus lugares, a pesar de que hay zonas de mayores densidades que se mezclan con zonas ribereñas y vegetación de ribera en los márgenes del río, y zonas de pino piñonero, alcornoques y quejigos. En las zonas arbustivas no faltan las buenas masas de jaras y enebros, lo que sumado al encinar le da aspecto de bosque mediterráneo. A modo de curiosidad decir que el nombre del lugar (“Pardo”) parece que proviene por el color de la tierra, pero que algunos investigadores lo relacionan con el oso pardo, ya que al parecer era abundante en el lugar hace varios siglos.

Este espacio se considera uno de los bosques mejor conservados de Europa; además está protegido y catalogado como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), y en él hay poblaciones importantes de águilas imperiales ibéricas, buitres negros o búhos reales entre otros. Además, al haber sido un coto privado de caza mayor donde cazaban los reyes y las personas de la nobleza, la fauna ha sido cuidada para ello, y a pesar que de vez en cuando se hacen batidas especiales para controlar las posibles superpoblaciones de ungulados ya que hay falta de depredadores de las diferentes especies, hace que sea un buen lugar para ver mamíferos, sobre todo los valorados en caza jabalí, ciervo y gamo.

Dehesa del lugar (1-10-2016)

Dehesa del lugar (1-10-2016)

Por ello es un lugar idóneo para poder escuchar la berrea, espectáculo que se repite cada final de verano por estas fechas en los bosques ibéricos y en el que los ciervos dominan con sus sonidos todo lo que hay alrededor.

Todos sabemos lo que es un ciervo. Eso seguro que está claro, pero seguro que no está tan claro que conozcamos muchas cosas sobre ellos… Así que mezclando fotos iré con un poquillo de información sobre estos grandes colosos de la naturaleza.

Pudiendo llegar hasta los 20 años de edad, como en la mayoría de los mamíferos el macho es más grande y robusto que la hembra, que es más estilizada. Con pesos de entre 70 y 170 kilos, se trata de un animal grande de patas largas, con altura en cruz de hasta metro y medio, longitud superior a los dos metros, cola corta de una quincena de centímetros y con cabeza acabada en un afilado hocico tras un largo y grueso cuello.

De orejas largas y puntiagudas, y de morro afilado, su pelaje es de color pardo gris en invierno (con pelo más largo) y rojizo en verano, lo que le da nombre de ciervo rojo; además, posee el vientre más claro y tiene el culo de color crema con pelo más oscuro en las cercanías de las patas.

Añadir que las crías son similares en color pero con un moteado blanco muy marcado en los laterales y lomos que le dura aproximadamente tres meses, y sin cuernas, que como es lógico, se irán desarrollando poco a poco.

Ciervo entre ciervas (1-10-2016)

Ciervo entre ciervas (1-10-2016)

La verdad es que es un animal precioso, tanto en hembras como en machos. Es una preciosidad verlo en libertad, y aunque en ciertas partes de la Península Ibérica hay buenas densidades y puede llegar a ser fácil observar un ciervo, siempre me alegra poder dar con este animal y disfrutar de su belleza.

Hembra con su cría (29-9-2016)

Hembra con su cría (29-9-2016)

Entre los machos y hembras, hay un claro dimorfismo sexual, y los machos son impresionantes con sus cornamentas, que en principio son de mayor envergadura cuanto mayor es la edad del animal.

Precioso macho (30-9-2016)

Precioso macho (30-9-2016)

Macho cercano a hembra (1-10-2016)

Macho cercano a hembra (1-10-2016)

Como he dicho antes, mi visita fue en plena época de berrea (el periodo de celo del ciervo), por lo que pude disfrutar de este fenómeno que año tras año la naturaleza nos regala por las mismas fechas, aunque he de decir, que este año en mi visita estaba todo bastante menos activo que en el año anterior… Tiene pinta de que las escasas lluvias otoñales (por decir escasas, ya que han sido prácticamente nulas) han hecho que todo vaya más atrasado…

Este periodo de celo, va desde finales de agosto hasta principios de octubre (con la mejor época mediados de septiembre pero dependiendo del lugar y del año, ya que parece que las condiciones climatológicas, lluvias y temperaturas influyen en el comienzo), y sin duda alguna es el mejor momento para poder disfrutar del animal, ya que anda a lo suyo y en principio está menos asustadizo.

A pesar de ello, para observarlo hay que madrugar, o bien ir al atardecer, con las primeras o últimas luces del día, ya que es cuando se produce la mayor actividad de los animales y tenemos luz para poder verlos, porque hay que tener en cuenta que en principio se trata de un animal de hábitos nocturnos.

Pero sin duda alguna, los madrugones merecen la pena, ya que se producen unas estampas preciosas… Por un lado hembras…

Hembra al amanecer (1-10-2016)

Hembra al amanecer (1-10-2016)

Y por otro lado los machos…

Macho a contraluz (1-10-2016)

Macho a contraluz (1-10-2016)

Algunos impresionantes, como un macho con buenos cuernos que pude localizar. Uno de los mejores que he visto nunca, si no es el mejor.

Terrible macho al amanecer (29-9-2016)

Terrible macho al amanecer (29-9-2016)

Hasta 16 puntas se le podían contar con unos ramilletes preciosos e impresionantes, con una apertura entre cuernas como pocos llegan a tener.

De frente (29-9-2016)

De frente (29-9-2016)

Como ya sabéis, los machos van aumentando la cornamenta con la edad, y debido a ello son muy valorados y apreciados en el tema cinegético.

Las cornamentas de algunos machos son espectaculares, y por ellas en muchos casos se puede aproximar la edad de un ciervo y afinar con la clase de edad. Las primeras cuernas les salen al medio año de haber nacido, con unos simples cuernitos muy pequeños. Entre uno y dos años se les llama “varetos”, y los cuernos son un poco más complejos, y al año siguiente ya se les llama “horquillones”, teniendo formaciones más vistosas que van aumentando en puntas con los años.

Macho muy jovencito con apenas cuernos (1-10-2016)

Macho muy jovencito con apenas cuernos (1-10-2016)

Ciervo con cuernos pequeños (28-9-2016)

Ciervo con cuernos pequeños (28-9-2016)

Pero alguna cosa tenemos que tener en cuenta… Está la falsa creencia de que cada punta en la cuerna de un ciervo es un año de edad del animal (por lo que se podría saber la edad exacta del ciervo viéndole las astas), pero esto es totalmente falso. Sí que es cierto que los machos más viejos y adultos suelen tener las cornamentas más espectaculares y complejas (se cree que para llamar la atención de las hembras y mostrar su fortaleza ante otros machos), pero todo ello depende del alimento y su disponibilidad, del área geográfica donde se mueve el animal, de la densidad de animales e incluso de la propia genética de cada individuo.

Además no olvidemos, que estas cuernas son “tiradas” hacia marzo y abril cada año por el animal, y que le vuelven a crecer de cero para esta época en muy pocos meses; en principio las cuernas serán mayores que las del año anterior. Algo “curioso” imaginando el gasto energético que le tiene que costar al animal el producir anualmente una estructura así en su cuerpo. Curioso, pero… ¿por qué lo hará?

Y otra cosa curiosa que a algunos os llamará la atención. Unas veces hablo de cuernos, pero otras hablo de “cuernas”, ¿por que? Pues la explicación es muy sencilla… En principio en esta sociedad a todo le llamamos cuernos, pero hay una clara diferencia entre lo masculino y femenino es esta palabra. Los cuernos son perennes y no se caen, mientras que las cuernas se caen y crecen anualmente. Ejemplos claros de cuernos son los de los toros, vacas o cabras montesas, mientras que los ciervos o corzos se encuentran en el equipo de las cuernas. Interesante, ¿verdad? Pues ale, a seguir leyendo… jajajajaja.

Ciervo preciosos caminando (30-9-2016)

Ciervo precioso caminando (30-9-2016)

Ciervo bastante potente (1-10-2016)

Ciervo bastante potente con importante grupo de cuernas (1-10-2016)

Ciervo muy pero que muy potente (29-9-2016)

Ciervo muy pero que muy potente, el mayor de los avistados (29-9-2016)

Como ya he dicho, las hembras carecen totalmente de cornamentas, pero no por eso dejan de ser menos vistosas… Además, son más gregarias que los machos, por lo que se ven buenos grupos y siempre motiva localizar algún ejemplar.

Pareja de hembras (1-10-2016)

Pareja de hembras (1-10-2016)

Hembra tumbandose en las horas de calor (27-9-2016)

Hembra tumbándose en las horas de calor (27-9-2016)

Durante mis paseos por allí (que fueron unos cuantos), se localizaban fácil, y se dedicaban principalmente a comer y pastar, pasando las horas de mayor calor a la sombra tumbadas descansando.

Saber que los ciervos son totalmente vegetarianos, y que se alimentan de hierba, pastos, brotes verdes, hojas, bellotas y diferentes frutos.

Hembra comiendo (27-9-2016)

Hembra comiendo (27-9-2016)

Comiendo a dos patas bellotas (30-9-2016)

Comiendo a dos patas bellotas (30-9-2016)

Y estas fechas como ya he dicho con anterioridad, son épocas de celo, donde las hembras están juntas en harenes y los machos se disputan por conquistarlas.

Días en los que a pesar de muchos berreos, tampoco se veían ni enfrentamientos muy directos entre diferentes machos ni nada por el estilo… Enfrentamientos que suelen ser comunes y en los que los ejemplares más atrevidos llegan a pelearse en duros combates frente a frente, cuerna contra cuerna en el que se empujan para ver cuál es el más fuerte y el que debe quedarse en el territorio para cubrir a las hembras.

Ciervo con una hembra cercana (1-10-2016)

Ciervo con una hembra cercana (1-10-2016)

Los machos se retaban unos a otros con espectaculares berridos, y al producirse todo esto principalmente con poca luz, en principio para intentar ver a los ciervos nos guiaremos por los sonidos, y ya tras ellos y buenos ratos de escucha y de acercamiento (si es posible) con mucha cautela (ya que no hay que molestarlos y cualquier observación está siempre por detrás del bienestar del animal), podremos dar con los grandes venados (nombre que también se le da a los ciervos) y podremos disfrutar de este episodio que nos regala la naturaleza en su pleno esplendor, donde se produce una selección natural perfecta para la reproducción, ya que claramente los machos más fuertes serán los que se harán con los harenes de hembras.

Muchas veces aunque no veamos directamente a los grandes machos berrear, solo el escuchar los berridos  es algo espectacular y que ya merece la pena. La verdad que pone la piel de gallina y crea una tensión especial…

Pareja de ciervos lejanos (28-9-2016)

Pareja de ciervos lejanos (28-9-2016)

Si que se oían diferentes machos, pero la verdad que el año anterior había mucha más actividad como ya he dicho con anterioridad… Y eso que allí hay ciervos por doquier, ya que el que no se cace hace que haya una superpoblación excesiva de ungulados.

Estos berridos son el sonido que en la naturaleza marcan el cambio de tiempo y anuncian el fin del verano y comienzo de la época de lluvia, y a la vez son sonidos desgarradores que cuando pillan por sorpresa cercanos sacan junto al susto una buena sonrisa, ya que es algo que no se vive todos los días.

Parece que los berridos no son en sí para atraer a las hembras (como se podría pensar) si no que están más relacionados con el tema de marcar territorio y decir a los demás machos “aquí estoy yo”. De esta forma  unos a otros se avisan de las intenciones, y según frecuencia e intensidad saben unos de otros que es lo que se cuece…

Macho berreando cercano a la espesura de matorral (1-10-2016)

Macho berreando cercano a la espesura de matorral (1-10-2016)

Macho berreando (1-10-2016)

Macho berreando (1-10-2016)

Así que por allí, eran continuos los berridos en diferentes zonas, y además los machos se dejaban ver bastante confiados en las zonas más abiertas.

Macho berreando (1-10-2016)

Macho berreando (1-10-2016)

El mismo macho (1-10-2016)

El mismo macho (1-10-2016)

Y aunque poco, en ocasiones seguían un poquito a las hembras, que huían del asunto y todavía recelaban bastante de los machos, por lo que seguramente no estaban todavía preparadas para la fecundación.

Macho siguiendo a una hembra mientras berrea (1-10-2016)

Macho siguiendo a una hembra mientras berrea (1-10-2016)

Macho mirando a la hembra (1-10-2016)

Macho mirando a la hembra (1-10-2016)

En principio, el ciervo se trata de un animal social y que convive en grandes manadas, menos en esta época de celo en la que los machos andan más a su bola y de un lado para otro marcando territorio e intentando conquistar a las hembras que queden en él. En general, se puede decir que son poco territoriales, menos los machos en el celo, en el que defienden sus harenes de hembras de cualquier otro posible ciervo reproductor.

En principio, las hembras viven en manadas de varios ejemplares, donde se reúnen junto a los cervatillos más jóvenes y otros machos menores de tres años; eso sí, para el parto parece que se separan del grupo volviendo a juntarse a los días. En cambio, los machos mayores de tres años viven en pequeños grupos de pocos ejemplares (4 o 5) y los machos más adultos pueden vivir en solitario o en compañía de algún ejemplar muy joven.

Berreando intentando la conquista (1-10-2016)

Berreando intentando la conquista (1-10-2016)

Macho joven viendo como la hembra pasa de el... (1-10-2016)

Macho joven viendo como la hembra pasa de el… (1-10-2016)

El ciervo se trata de un buen corredor y que nada con destreza, por lo que se le puede considerar un animal muy ágil. Yo ya le observé en buenas carreras tras las hembras, en las que alzaba su cuello y con la cabeza bien erguida y la cornamenta echada hacia atrás se acercaba a las hembras pero sin la recompensa buscada.

Mucho berrido pero poca cosa la verdad… Jajajajajajajajajajaja.

Ciervo en pleno berrido (1-10-2016)

Ciervo en pleno berrido (1-10-2016)

Y no solo berreaban, sino que también marcaban territorio de otras formas, sino que además con las características cuernas también hacen heridas a los árboles al frotarlos para dejar su marca y hablar de su presencia, o se bañan y se revuelcan en zonas donde hay barro (como los jabalíes) tanto para desparasitarse como para marcar territorio. Igualmente, se frotan las cuernas con los troncos para quitarse la especie de terciopelo que envuelve las cuernas cuando salen nuevas, proceso que se llama “escoda” y por el cual se quitan la “borra”, ya que tenemos que saber que cuando los cuernos crecen no crecen sin más, si no que salen protegidos por esta especie de telilla que los envuelve por completo de color marrón y que se quitan poco a poco con ayudas de ramas y arbustos, dejando al final asomar la cuerna de color mucho más claro.

Además de marcar físicamente, también dejan muchas señales olorosas; por ejemplo se frotan en ramas finas la cara y dejan todo impregnado de olores que desprende con las glándulas lagrimales que tienen para ello. Igualmente en las balsas de barro se orinan para dejar también sus aromas, y con excrementos y huellas, podemos hacernos a la idea (igual que ellos mismos) del tamaño de los diferentes animales que conviven en un mismo lugar.

Marcando con los cuernos (30-9-2016)

Marcando con los cuernos (30-9-2016)

E incluso entre tanto macho marcando territorio de una forma u otra, llegué a grabar este precioso ejemplar berreando… No era el mayor de la zona, pero la verdad que solo el escucharlo ponía la piel de gallina.

La verdad que un lujo poder vivir este tipo de momentos y este fenómeno natural que terminará con la cópula del mismo macho, el que haya resultado vencedor y dueño del lugar, sobre varias hembras, que dará una cría en cada parto (una camada anual raramente con dos cervatillos) tras una larga gestación de ocho meses.

Tras ello, la cría (nacida en mayo) será amamantada durante cuatro meses, comenzando a finales de verano a ingerir hierbas y materia vegetal pero acompañando en ocasiones de lactancia hasta enero del año siguiente. De esta forma convivirán varias crías y hembras en la misma manada, siendo identificadas unas por otras por los olores corporales que desprenden. Así poco a poco pasarán los años y esos cervatillos que al principio andarán junto a las madres irán creciendo año a año, irán tirando sus cuernas y renovándolas preparándose para duros combates, con derrotas al principio, y posibles victorias posteriormente, y que acabarán conquistando a las hembras cuando sean adultos, para así completar el ciclo vital del ciervo, uno de los ciclos vitales más bellos que existe sobre la faz de la tierra.

Macho tremendo cercano a hembras (29-9-2016)

Macho tremendo cercano a hembras (29-9-2016)

Como habréis podido ver en las fotos, las zonas que frecuenta son bastante adehesadas, pero en principio los ciervos viven en buena variedad de hábitats. Es un mamífero considerado forestal, y se observa desde los hayedos o abetales del Pirineo, hasta las dehesas o bosques mediterráneos de la zona media y sur de España, pasando por cualquier tipo de pinar aunque sea de origen humano y de repoblación.

En principio prefiere zonas donde se combine el bosque con zonas abiertas de matorral, pero como es lógico todo ello depende del alimento que haya. En general estas zonas abiertas son más ricas en hierbas (para alimentarse), pero por ejemplo los machos más viejos en muchas ocasiones buscan las zonas más espesas de los bosques, así que aunque en general diremos que la predilección es zonas abiertas con arbolados, ya vemos que hay ciervos tanto en las zonas de arbolado más espeso como en zonas de dehesa más abiertas.

Además, de marcado hábitos nocturnos como ya he dicho, durante el día busca un lugar seguro para descansar entre la espesura de arbustos y matorrales, generalmente en zonas de difícil acceso, donde el animal se siente seguro.

Como es lógico, para ver la berrea tendremos que ir a zonas abiertas. Principalmente por dos cosas. Será más fácil ver al animal por la falta de obstáculos, y segundo, porque lo oiremos más fácilmente y sabremos de donde vienen los berridos mejor.

Igual que nosotros los oiremos mejor, ellos igualmente se oirán mejor entre sí, por lo que de esta forma ellos buscan los espacios abiertos para que los berridos se oigan desde más lejos… En una zona espesa como por ejemplo un hayedo o un pinar, los animales buscaran zonas de claros, helechales, pastizales, zarzales o las cimas, donde sus fuertes berridos llegarán más lejos y marcarán a otros posibles competidores su ubicación y su territorio.

Y igual que ganamos visibilidad para observar ciervos, también la ganamos para ver otro tipo de animales, que igualmente en sitios cerrados no son nada fáciles de ver, como me pasó a mi por estas tierras…

Además de ciervos, “El Pardo” tiene buenos grupos y manadas de gamos.

Gamo tras la hembra (1-10-2016)

Gamo tras la hembra (1-10-2016)

Los gamos son bichos especiales. Son muy similares a los ciervos, pero algo más pequeños, con pintas blancas por el cuerpo, cola negra, marcas negras en el culo y unas cuernas muy diferentes y características.

Macho de gamo (1-10-2016)

Macho de gamo (1-10-2016)

Al igual que en los ciervos, estas cuernas solo las poseen los machos, y son muy diferentes a sus primos los venados. En vez de puntas, estas cuernas consisten en una especie de paletas de color pardo, que tienen diferentes puntas pequeñas en el contorno.

Igualmente son muy vistosas, y en general son más grandes cuanto mayor es la edad del animal. También las usan para luchar y enfrentarse en el periodo de celo, llamado “ronca” y en el que también estaban inmersos en mi visita por allí.

Macho con una hembra cercana (1-10-2016)

Macho con una hembra cercana (1-10-2016)

“Roncaban” y se les oía con claridad, pero la verdad que son sonidos menos espectaculares y que no se oyen desde tan lejos como si que pasa con los de los ciervos…

A pesar de ello, pude localizar varios ejemplares de diferentes tamaños, aunque machos la verdad que vi muy poquitos…

Un pequeño gamo (28-9-2016)

Un pequeño gamo (28-9-2016)

La mayoría de los avistamientos fueron de hembras, que en algunas ocasiones se veían muy cercanas… Eso sí, tuve la suerte de ver un ronroneo de un macho a una hembra. La hembra estaba poco recíproca, pero el macho la verdad que se subía por las paredes…

Un acoso que duró buenos minutos pero que acabo sin cópula y sin éxito reproductor, por lo menos durante mi rato por allí.

Hembra (1-10-2016)

Hembra (1-10-2016)

Hembrta con solete (28-9-2016)

Hembra con solete (28-9-2016)

Al igual que ciervos y gamos, también pude disfrutar de un muy buen número de jabalíes, de variados tamaños además, y en número mucho mayor al del año anterior, año en el que visité las mismas zonas.

Jabalí hociqueando en la tierra (27-9-2016)

Jabalí hociqueando en la tierra (27-9-2016)

Jabatillo de escasos días (1-10-2016)

Jabatillo de escasos días (1-10-2016)

Era divertido ver a muchos de ellos a primeras horas de la tarde todavía tirados, esperando a que cayera el sol para moverse y comenzar la actividad, ya que como muchos sabréis, este animal también es en principio un mamífero de hábitos nocturnos (como el gamo y el ciervo).

Jabalí tirado bajo una encina (27-9-2016)

Jabalí tirado bajo una encina (27-9-2016)

Jabalí tumbado descansando (27-9-2016)

Jabalí tumbado descansando (27-9-2016)

Bien repanchingado como cuando me suelo tumbar yo en el sofá, así había un ejemplar todos los días bajo la misma encina y a la misma hora… Jajajajajajajajajaja.

Bien descansadico vagueando (27-9-2016)

Bien descansadico vagueando (27-9-2016)

Y la verdad que los cochinillos que acompañaban a las hembras en alguna ocasión eran preciosos. Rayones de escasos días que removían el suelo con el hocico imitando a los padres.

Jabatillo (1-10-2016)

Jabatillo (1-10-2016)

Y con mucha suerte se veían bien cercanos en varios puntos del monte.

Jabalí buscando comida (27-9-2016)

Jabalí buscando comida (27-9-2016)

Yo incluso tuve suerte, y aunque la mayoría de avistamientos era sobre animales solitarios, pude ver tres o cuatro núcleos familiares. Alguno con crías muy pequeñas como el sacado con anterioridad, y otros de hembras con jóvenes ya de mayor tamaño, como el que pude grabar en vídeo.

Algo que en ocasiones puede resultar hasta peligroso…

Por ejemplo, en “El Pardo”, hay un conocido restaurante, donde hay un mini zoo con varias especies tanto de aves como de mamíferos (cabras, patos, pavos, gansos, gallinas…).

Pues bien, la gente no solo se conforma con dar de comer a los animales de esta especie de granja, si no que intenta dar de comer a la fauna salvaje del lugar… Ciervos, gamos y jabalíes. Para ellos, al final es comida fácil y se pueden llegar a acostumbrar a tener ahí en determinadas fechas un buffet libre y fácil del que alimentarse.

Esto no se debe hacer, ya que de esta forma malacostumbramos a los animales, que al ser salvajes tienen que aprender a vivir por ellos solos, ya que si adquieren este tipo de costumbres, puede que no sean capaces de sobrevivir en periodos de frio, nieve o lluvias, ya que al cebarlos no saben dónde buscar comida cuando puedan necesitarla.

Así que cuidado con esto, que puede parecer una tontería, pero de esta forma estamos malacostumbrando a los animales, que además pueden llegar a ver al ser humano como un aliado y amigo y perder el miedo que por naturaleza nos debería de tener.

Jabalí con primeras luces del día (1-10-2016)

Jabalí con primeras luces del día (1-10-2016)

Como ya os he pegado buena “brasa” del ciervo, del gamo y jabalí entraré más en temática otro día, y poco a poco voy a ir cerrando por hoy con la variedad de aves que observé por el lugar…

Buena variedad de pajarillos… Mosquiteros, colirrojos tizones, jilgueros, petirrojos, pinzones vulgares, carboneros, herrerillos, mitos, papamoscas cerrojillos, tarabilla norteña, gorriones y estorninos negros en las zonas de dehesa…

Colirrojo tizón en lo alto de una piedra (29-9-2016)

Colirrojo tizón en lo alto de una piedra (29-9-2016)

De mayor tamaño urracas, mirlos, rabilargos, perdices, muy comunes las palomas torcaces, los relinchos de pito real y los tamborileos de pico picapinos… Igualmente con las primeras luces se oían los últimos cantos de mochuelo y de cárabo.

Paloma torcaz (29-9-2016)

Paloma torcaz (29-9-2016)

Sin olvidar a la reina de los cielos, el águila imperial ibérica, especie de la que vi tres ejemplares diferentes y que es una rapaz endémica de la Península Ibérica, y caracterizada por unas franjas blancas muy visibles y brillantes en el borde anterior de las alas cuando vuela.

Imperial ibérica (28-9-2016)

Imperial ibérica (28-9-2016)

Igualmente en el cielo cornejas, cuervos, buitres leonados, ratoneros y un precioso azor y otro veloz halcón peregrino hacían de vez en cuando disfrutar de aleteos de avifauna en el aire, de los que destacar también algún bando de gaviotas sombrías, y un grupo de 8 espátulas.

Halcón peregrino (28-9-2016)

Halcón peregrino (28-9-2016)

A todas estas aves observadas en mis paseos por las zonas más adehesadas, puedo sumar en las zonas más húmedas del lugar cotorras argentinas, carriceros tordales, ánades reales, gallinetas, cetia ruiseñores, lavanderas cascadeñas, martines pescadores y fochas…

Así que ya veis… Un sitio de lujo que sin duda alguna merece la pena visitar… No solo con buena densidad de mamíferos de caza mayor como ciervos, jabalíes y gamos, sino que tiene mucha más vida y especies tan interesantes como el azor, el halcón peregrino o la en peligro de extinción, el águila imperial ibérica.

Feliz en la zona tras una buena mañana (1-10-2016)

Feliz en la zona tras una buena mañana (1-10-2016)

Una experiencia inolvidable ver a estos colosos de la naturaleza berrear y en pleno celo. Sin lugar a duda uno de los mayores espectáculos que los bosques ibéricos nos regala…

Ciervo berreando a última hora de la tarde (1-10-2016)

Ciervo berreando a última hora de la tarde (1-10-2016)

Y para terminar, os dejo este ciervo que pude grabar en pleno apogeo… Espero que os guste!!! Es un ciervo de los que ya no quedan… Como dicen los cazadores… Menudo trofeo!!!!! Juijuijuijuiiiiiiiiiiiiiii

Publicado en Buscando muy a lo lejos... | Deja un comentario

“Oseando” por Somiedo

Y otra vez más, me dirigí a Somiedo para intentar ver osos, el “gran peludo” de la fauna ibérica (del 1 al 7-9-2016), sin duda alguna, una de las estrellas de nuestros animales, y uno de los mejores lugares de toda la Península (por no decir el mejor) para intentar verlo en libertad.

Somiedo, un lugar precioso (2-9-2016)

Somiedo, un lugar precioso (2-9-2016)

Para ponernos un poco en situación, decir que Somiedo (además de un municipio) es un “Parque Natural” de casi 30000 hectáreas declarado hace casi ya 30 años y organizado en 5 valles creados por los ríos Somiedo, Pigüeña, Valle, Saliencia y Perlunes. Es una zona interesante y a conservar porque allí se encuentran representados los tres pisos bioclimáticos de la Cornisa Cantábrica (colino, montano y subalpino), y los bosques de haya, robledales y distintos avellanares, quejigales, fresnedas con sus muchas arandaneras, enebrales y demás zonas arbustivas y laderas abruptas lo hacen perfecto para el resguardo y alimentación del oso pardo y del urogallo, dos de las especies que tienen sus poblaciones ibéricas en estado crítico con pocos supervivientes e incluso en peligro de extinción (sobre todo el segundo). Claro, todo ello entre muchos otros valores faunísticos, de flora, de geología e incluso etnográficos y culturales.

En lo referido al oso, la zona de Somiedo y alrededores tiene la mayor población de osos pardos de la Península Ibérica (se estima que unos 250-300 ejemplares entre Asturias, León, Lugo, Palencia y Cantabria, de los que el 40% de ellos aproximadamente se encuentran en Somiedo). (Para más información de la especie, biología, status poblacional, proyectos de conservación y demás, visitar http://www.fundacionosopardo.org/ donde viene todo bien explicado y hay muchos datos de interés a través de la web de la “Fundación Oso Pardo”, una de las asociaciones conservacionistas que trabaja con el oso).

Por este motivo de buenas densidades de individuos y porque hay algún mirador muy conocido al lado de la carretera desde el que se pueden intentar observar con telescopio, Somiedo es un sitio ideal para disfrutar de los osos y de todo lo que les rodea sin interaccionar con ellos y molestarlos, algo que está por encima de cualquier avistamiento.

Aquello tiene unos paisajes espectaculares y es una zona que sin duda alguna merece la pena conocer, por lo que es uno de los lugares que no puede faltar en los lugares a visitar por los “bicheros” y aficionados a la naturaleza y a la montaña.

Paisaje visitado (6-9-2016)

Paisaje visitado (6-9-2016)

Por ello, aproveché varios días para realizar esperas en la zona, a la vez que acudía a un curso de Animal Record en el que se mezclaban esperas con temas teóricos sobre guía de naturaleza.

Eran fechas buenas (la mejor época parece que es del 15 de agosto al 15 de septiembre, dependiendo de la maduración de diferentes frutos), porque los animales salen a comer del bosque los frutos que dan varias matas arbustivas que están en canchales de piedra, como pueden ser los escuernacabras o pudios (Rhamnus alpina), arraclanes (Frangula alnus), arándanos, grosellas, avellanas…

Realicé varias esperas e intentos para ver al gran plantígrado, algunas con suerte, y otras sin suerte, pero la verdad que no me puedo quejar, ya que como he hablado en muchas ocasiones, la naturaleza no es matemática y no es predecible, por lo que las cosas que se ven, se disfrutan mucho más…

Poniéndonos en tema, la primera noche nada… Llegué justamente para realizar la espera, pero no hubo suerte. Si que se estaban viendo ejemplares sueltos casi todos los días, pero en mi primer atardecer en la zona no se dejaron ver…

Atardecer en Somiedo (1-9-2016)

Atardecer en Somiedo (1-9-2016)

Para avistar oso (o mamíferos en general), digamos que hay que madrugar, y aprovechar las últimas horas de actividad del animal, para ver si hay suerte y se le puede observar, ya que recordemos, el oso y la mayoría de animales de pelo son de hábitos nocturnos.

Así que con legañas pegadas en los ojos todavía… premioooooooooooooooo!

Mi segundo día, unos segundos, pero tenía suerte… se vio un precioso oso durante escasos segundos cruzar un canchal de piedras. Un oso de tamaño mediano, muy oscuro y sin collar aparente cruzaba una zona de piedras para perderse entre la vegetación…

Milésimas de segundo, pero que ponen el corazón a mil, las piernas y manos temblequean, los ojos ni parpadean, la sonrisa aflora y la piel se tuerce a piel gallina… Experiencia inolvidable ver bichos de tales dimensiones con todo lo que va detrás sobre historia, mitología, dichos… Algo indescriptible y que solo se puede vivir de esta forma…

Primer oso del viaje (2-9-2016)

Primer oso del viaje (2-9-2016)

Y no todo acababa aquí durante esta primera mañana… Al rato, volvía a aparecer un segundo oso por el mismo lugar… otro osoooooooooooooooooooooooooooooooooo!

Segundo oso del día, y del viaje (2-9-2016)

Segundo oso del día, y del viaje (2-9-2016)

Aunque lejano, con el teles se le podía observar de lujo. Este lo observé antes, por lo que tuve la suerte de observarlo cruzar toda la ladera de piedras…

Era de tamaño parecido al anterior, pero mucho más clarito, y con un collar blanco muy marcado y visible… Este collar suele ser muy claro en ejemplares jóvenes, y va desapareciendo con la edad, por lo que este animal al no ser muy grande de tamaño y tener esta marca blanca en el cuello muy fácil de observar, tenía pinta de ser un ejemplar jovencito.

El precioso oso cruzando el canchal de piedras (2-9-2016)

El precioso oso cruzando el canchal de piedras (2-9-2016)

Segundos antes de perderlo de vista (2-9-2016)

Segundos antes de perderlo de vista (2-9-2016)

Así que ya veis, a pesar de los madrugones (y este era el primero), la alegría no faltaba en las esperas… Claro, era mucho más llevadero si había premio y se observaban cosas interesantes, como estos dos ejemplares de oso pardo que había visto en mi primera espera matutina…

Ya solo con esto, el viaje había merecido mucho más que la pena…

El mendas acabando la espera (2-9-2016)

El mendas acabando la espera (2-9-2016)

Para que todo no quedé en solo información de mis avistamientos, en los que por cierto, la segunda noche no volví a ver nada y me tuve que conformar con los osos de la mañana, vamos a hablar un poquito del oso y así aprendemos un poco más de esta joya de la fauna ibérica.

El oso pardo (Ursus arctos) , es un mamífero que vive en zonas boscosas de Europa, Asia y América del norte y que aparece en formas de diferentes subespecies, que principalmente se diferencian por tamaño y color. La especie peninsular (Ursus arctos arctos) es de las más pequeñas, y se caracteriza por un color chocolate pero que varía mucho de unos ejemplares a otros.

Se trata de un animal grande e impresionante por su forma, que tiene una longitud del hocico a la base de la cola de hasta 2 metros en los ejemplares más grandes, y una altura en la cruz cercana al metro. Existe un claro dimorfismo sexual, ya que los machos pesan de 110 los más pequeños a 250 los de mayor tamaño, y las hembras pueden pesar hasta 150 kg las más pesadas, todo ello dependiendo de la edad.

Su color de pelo es muy variable y diferente y en muchos casos nos sirve para individualizar a los animales. Siempre con cierto tono marrón, varía entre el marrón muy oscuro (casi negro) al marrón muy amarillento (dorado), pasando por diversas gamas de marrones de diferentes intensidades e incluso gamas grisáceas. Además, con la edad, va desapareciendo de los ejemplares jóvenes el collar blanco del que hemos hablado al principio y que en general desaparece a los dos años, pero que puede dejar pequeñas marcas en ejemplares adultos. Además hay que tener en cuenta que el pelaje lo muda anualmente (en verano), y que dependiendo de esto, y de cómo le de la luz, podemos ver al mismo ejemplar con diferentes tonalidades. En general aunque no es siempre, los machos son mas negruzcos y oscuros que las hembras, así que este es otro dato que podemos tener en cuenta para sexar a estos animales.

Su forma es muy característica, ya que se trata de un animal cabezón, con cabeza redonda, de aspecto grueso y fuerte y con fuertes patas y manos. De sentidos muy desarrollados, posee grandes orejas que suele llevar erectas y en forma redondeada y tiene un sentido del olfato casi perfecto (sin duda alguna su mejor sentido y el que más usa). En cambio, la visión, que realiza por dos ojos muy pequeños, está poco desarrollada y no reconoce con facilidad detalles, detectando mucho mejor cosas que se puedan mover que objetos que estén quietos y parados.

Como todos sabéis, se trata de un animal plantígrado, que puede erguirse y ponerse sobre sus fuertes patas traseras (acabadas en garras), para alimentarse de frutos de ramas altas, o para ganar en ciertas ocasiones visibilidad.

Ahora que sabemos un poco más de este precioso animal, continuamos con nuestras observaciones por allí, en la que en la segunda espera mañanera repetimos suerte en el mismo lugar y la verdad que no defraudó.

Una buena mañana, con dos osos de nuevo. Uno muy doradito y claro que andaba en la zona de mayor vegetación y que apenas pude observar y no llegué a fotografiar, y otro que nos hizo disfrutar de lo lindo un poco más que el ejemplar anterior.

Oso comiendo en medio del canchal (3-9-2016)

Oso comiendo en medio del canchal (3-9-2016)

Este segundo oso más oscuro y con collar visible, apareció mientras estábamos pendientes de relocalizar al primero que habíamos perdido entre vegetación… Allí estábamos cerca de una cuarentena de personas que tardamos en verlo a pesar de que estaba en medio del canchal…

Y es que los avistamientos son tan fugaces, que tienes que estar con todos los sentidos y oteando bien todo, ya que mientras miras una zona, te pasa otro animal por otro lugar y se “jodió” el asunto… jejejejeje.

Pero bueno, no es el caso, y tras localizarlo lo vimos un buen rato…

Oso comiendo en el arbusto (3-9-2016)

Oso comiendo en el arbusto (3-9-2016)

Cuando hablo de un buen rato no os penséis que la observación durara horas o muchos minutos… no sé si habrían sido 2, 3 o incluso 5… pero la verdad que esto en el mundo de la observación de fauna es mucho… ya que hay veces que son segundos en los que apenas aprecias algo… Además este se dejó ver con tranquilidad, y cruzó la ladera de piedras de lado a lado y sin nada que le tapase, así que tanto se le pudo dar a la fotografía, como a la observación.

Al final acabó cruzando y desapareció entre la espesura del bosque, volviendo a dejar en las retinas un momento inolvidable.

Caminando por el canchal (3-9-2106)

Caminando por el canchal (3-9-2106)

Aunque lejano, se le veía a la perfección (3-9-2106)

Aunque lejano, se le veía a la perfección (3-9-2016)

Tras la copa del árbol, se metio entre la vegetación y ahí acabó la dulce mañana...

Tras la copa del árbol, se metió entre la vegetación y ahí acabó la dulce mañana… (3-9-2016)

Una mañana impresionante, en la que los dos osos volvían a amortizar el madrugón.

Por seguir un poco más con este animal, tenemos que saber que los osos son animales omnívoros, es decir, lo mismo se alimentan de vegetales que de carne. En primavera, como es lógico, crece la cantidad de frutos existentes en el bosque, y por ello sus niveles de alimentación durante primavera y algunas fases de verano u otoño hacen que su alimentación se base más en materias vegetales. Manzanas, higos, cerezas, frutos de serbales, avellanas, frutos de pudio, de escuernacabras, arándanos… están entre sus favoritos.

A pesar de ello, también come carne. Por un lado mamíferos que el mismo puede capturar (casi siempre ganado como ovejas o terneras) o salvajes en muchas ocasiones muertos o cazados por otro bichos como ciervos, corzos, jabalís o rebecos.

Además, se alimenta de miel… esto junto a frutales, o posible alimentación de ganado, hace que se cree un problema con el ser humano, conflicto del que cada vez parece que estamos más concienciados, ya que hay menos uso de venenos, menos caza ilegal del animal y se ve al oso como un importante ingreso económico entorno al turismo osero que puede producir en la zona… Tema delicado y mucho más complejo de lo que puedo hablar yo aquí, pero bueno, parece que en este país donde hace dos o tres décadas había un fuerte pensamiento de varios animales como alimañas, y a los que había que matar y exterminar, poco a poco va entrando conciencia y va mejorando el tema de la conservación tanto de la naturaleza como de la fauna, aunque bien es cierto que aún queda mucho por mejorar.

Y tras este inciso, volvemos a mi experiencia por allí, ya que esa misma noche tuvimos suerte y pudimos observar un ejemplar bien grande muy muy lejano, ya al caer la noche y con poca luz…

Esta observación duró bastante minutos, pero la verdad que fue bastante tardía, y entre eso y que el animal andaba entre una zona espesa de vegetación, no pudimos disfrutarla tanto como la anterior… Eso sí, una auténtica gozada ver otro oso en libertad, ya que debido a su gran tamaño, este era diferente a todos los vistos con anterioridad.

Oso muy lejano a última hora de la tarde (3-9-2016)

Oso muy lejano a última hora de la tarde (3-9-2016)

Los osos son animales que viven entre 20 y 25 años (aunque hay datos de ejemplares cercanos a los 35 años en libertad y superando los 45 en cautividad).

Se trata de animales, que comienzan a reproducirse sobre los 4 años, y que son polígamos, teniendo el celo entre mayo y julio, siendo esta una buena época para intentar su observación.

Como casi todos sabréis, el oso es un animal que inverna, y en este periodo es cuando pare… En su osera (un agujero que suele tener entre rocas, una cueva, o un hueco grande en tierra), suele tener normalmente de una a tres crías en diciembre o enero, que aguantan con la madre cerca de año y medio, y que hace que una hembra de oso no críe todos los años.

A modo de curiosidad, decir que los machos de oso son muy agresivos y territoriales, y en muchas ocasiones matan a los pequeños; por ello, las hembras, en ocasiones se aparean con machos diferentes pudiendo llegar a tener oseznos de diferentes padres, ya que si los machos reconocen a la hembra, piensan que los pequeños son suyos y de esta manera no los asesinan. Curiosa forma de supervivencia que las hembras son capaces de producir para favorecer el crecimiento de sus hijos.

Y tras saber un poco más de la vida de estos animales, volvemos a mi estancia por allí, en la que en otra mañana consecutiva tuve suerte ya que a primera hora se dejaba ver un ejemplar bastante oscuro cerca al canchal de piedras de todos los días…

Oso muy madrugador (4-9-2016)

Oso muy madrugador (4-9-2016)

Avistamiento de segundos y con escasa luz, pero que hacía de nuevo el madrugar más llevadero y que hubiera merecido la pena, con un muy buen balance de bichos vistos por el momento.

Balance que aumentaba con otro ejemplar a la noche, muy bonito y que conseguíamos ver durante un buen rato, ya que primero apareció alimentándose en unos matorrales…

Oso comiendo en un matorral (4-9-2016)

Oso comiendo en un matorral (4-9-2016)

Y luego decidió poco a poco cruzar un canchal de piedras bastante largo poco a poco y parando en diferentes matorrales. Una pena que estuviera ya bastante oscuro, algo que dificultaba el avistamiento pero que no le quitaba ni ilusión, ni nervios ni felicidad.

Oso caminando por el canchal (4-9-2016)

Oso caminando por el canchal (4-9-2016)

Un oso con el que acababa el día y predecía un día sin oso alguno… Y es que me estaba mal acostumbrando… Demasiado oso en las esperas… jejejejejejeje.

Así que vuelta a la realidad y día en blanco, que como se suele decir, no todo el monte es orégano.

Pero como uno no se rinde fácil y este tipo de viajes hay que aprovecharlos, al día siguiente ya estaba realizando la espera en el mismo sitio… la verdad que no es nada fácil, pero tuve suerte y conseguí ver un ejemplar, que enseguida me lo tapó la vegetación… A pesar de ello conseguí fotografiarlo de forma anecdótica, algo que no puede realizar con el último ejemplar de úrsido que vi a la mañana siguiente exactamente en el mismo lugar y que me daba la despedida del viaje…

Así que el viaje terminaba con dos esperas mañaneras positivas, y una nocturna sin suerte… Y es que al parecer, es mejor horario la mañana, ya que se pueden observar antes de que se retiren a dormir y terminando su actividad, ya que en cambio al atardecer si empiezan la actividad tarde, puede que sea ya de noche y para cuando salgan a zonas abiertas no haya luz suficiente o sea totalmente de noche.

ültimo oso de mi viaje (6-9-2016)

Último oso fotografiado de mi viaje (6-9-2016)

Ya podéis ver que tuve buena suerte con los osos y vi varios diferentes por la zona… Pero además, es que en este tipo de esperas, aparecían de vez en cuando mamíferos (que siempre son agradecidos y alegra ver), como este precioso ciervo.

Ciervo entre brezos (4-9-2016)

Ciervo entre brezos (4-9-2016)

La verdad que menor número de mamíferos que en otros viajes por allí… De hecho un jabalí nocturno mientras viajaba en coche y ciervos, junto a varios sarrios es de lo poco con pelo que observé… Ni zorros ni gato montés como si que había observado en otros viajes por allí en otras ocasiones, así que un poquito pobre en cuanto a este tipo de animales.

Entre espera y espera, como el oso se cobija durante el día, tocaba reconocer el terreno paseando por diferentes caminos y senderos (cuidado que hay muchas zonas en las que está prohibido pasear en Somiedo), con bien de pajarillos…

El más común el colirrojo tizón, acompañado de collalbas grises, tarabillas europeas y de lavanderas blancas, que cantaban y revoloteaban también en las zonas de espera.

Colirrojo tizón (6-9-2016)

Colirrojo tizón (6-9-2016)

En zonas de cortados, muchas de las más típicas. Chovas piquirrojas y piquigualdas, aviones roqueros y comunes, picarazas, cuervos y rapaces como buitres leonados o cernícalos vulgares.

Chova piquirroja (6-9-2016)

Chova piquirroja (6-9-2016)

Avi´ñon roquero en pleno vuelo (6-9-2016)

Avión roquero en pleno vuelo (6-9-2016)

Destacar la buena presencia de acentores, tanto comunes como alpinos, entre pajarillos, con papamoscas cerrojillos, papamoscas grises, carboneros, herrerillos, pardillos, jilgueros, petirrojos, chochines y arrendajos en las zonas más forestales.

Acentor común (6-9-2016)

Acentor común (6-9-2016)

Acentor alpino (6-9-2016)

Acentor alpino (6-9-2016)

También algún escribano montesino que me alegró mucho ver, ya que no son muy comunes por mi tierra y la verdad que es una auténtica belleza de animal.

Escribano montesino (6-9-2016)

Escribano montesino (6-9-2016)

Y aunque escasas, algún águila culebrera y algún águila real como más destacadas acompañando a ratoneros… Especies emblemáticas en el cielo y espectaculares por su forma de volar y “flotar” en el aire.

Águila real volando cerca de un ratonero (4-9-2016)

Águila real volando cerca de un ratonero (4-9-2016)

Destacar la numerosa presencia de rebecos en las más altas laderas…

Grupo de rebecos en una de las laderas del lugar (5-9-2016)

Grupo de rebecos en una de las laderas del lugar (5-9-2016)

Se ven de lejos, pero moviéndose por la zona y por los itinerarios preparados para ello, se pueden ver ejemplares más cercanos y disfrutar de ellos, aunque la verdad que evitan por completo al hombre, y aunque en ocasiones se pase cerca de ellos, echan a correr ladera arriba para sentirse más seguros y protegidos.

Rebeco o sarrio (5-9-2016)

Rebeco o sarrio (5-9-2016)

Rebeco en las laderas de Pernules (6-9-2016)

Rebeco en las laderas de Pernules (6-9-2016)

Rebeco observándome (6-9-2016)

Rebeco observándome (6-9-2016)

Aquello es zona ganadera, y ha aprendido a convivir con el oso de lujo como bien he dicho antes (con medios para evitar ataques de oso a ganado, temas de subvenciones de la Administración, ver al oso como un “amigo” económico que lleva a cientos y cientos de personal al año por allí…), por lo que se ven preciosas cabezas de ganado pastando en plena libertad, y que en muchas ocasiones están protegidas por “gigantescos” mastines, que defienden los rebaños de posibles aproximaciones del gran úrsido.

Vaca por campos asturianos (6-9-2016)

Vaca por campos asturianos (6-9-2016)

Además de todo lo que rodea al oso que ya habéis podido ver en esta entrada, tuve la suerte de disfrutar una feria de ganado de las más importantes del norte Peninsular.

En el corazón de Pola de Somiedo permanecieron de esta forma durante varios días unas cuantas decenas de ganado vacuno. Las mejores cabezas de los alrededores estaban allí representadas con preciosos ejemplares que durante la noche no dejaban de mugir, eso sí… jejejejejeejejeje.

Vacas en la feria (7-9-2016)

Vacas en la feria (7-9-2016)

Preciosos ejemplares los que se veían por ahí, con cornamentas espectaculares y que dejaban bonitas escenas, además de un bonito ambiente, y olor en el pueblo. jajajajaja.

Vaca masticando (7-9-2016)

Vaca masticando (7-9-2016)

Además de la belleza del ganado vacuno limpio y bien cuidado, los grandes toros hacían tiernas escenas con sus compañeras de feria… Unos toros de cientos y cientos de kilos… que densidad de chuletas y chuletones en tan pocos metros cuadrados… juijuijui.

Toro y vaca tumbados en el recinto ferial (7-9-2016)

Toro y vaca tumbados en el recinto ferial (7-9-2016)

Y con terneritos de escasos días y semanas muy simpáticos, se completaba el ganado de la feria. Con ojos y mirada alegre, se relamían enteros… Y luego me decían a mí “marrano” de pequeño por morderme las uñas… jajajajajaja.

Relamiéndose la naricilla... (7-9-2016)

Relamiéndose la naricilla… (7-9-2016)

Hasta dentro!!! (7-9-2016)

Hasta dentro!!! (7-9-2016)

Así que ya habéis visto… La verdad que de nuevo un lujo de viaje en buena compañía en el que no faltó de nada! Fauna salvaje, unos cuantos osos, bonitos paisajes, feria de ganado autóctono, y lo mejor, nuevas y buenas amistades con buen intercambio de experiencias y conocimientos con los compañeros del curso…

Foto de grupo (4-9-2016); AnimalRecord

Foto de grupo (4-9-2016); Animal Record

Para terminar, os dejo con un video sobre el oso que encontré hace tiempo por internet y que merece la pena ver… https://www.youtube.com/watch?v=i87z0839RsE

Y el año que viene… espero volver y ver más oso… pero no tan cerca como este! jejeje

Con un mural de oso en Pola de Somiedo (7-9-2016)

Con un mural de oso en Pola de Somiedo (7-9-2016)

Publicado en Buscando muy a lo lejos... | Deja un comentario

Un citón… Escribanos palustres en los Aromas!!!!

Y llegó un citón… en forma de escribanos palustres… Algo impresionante!!!!

El pasear y meter horas hay veces que es muy desagradecido, pero otras… es le leche y aparecen cosas muy interesantes! Es el caso de un grupito de escribanos palustres que Mikel Goñi localizó en el solar “abandonado” y asilvestrado cercano al Parque de los aromas. La verdad que una especie muy pero que muy interesante y que en cuanto pude me escapé a intentar observar (2 y 4-11-2016)

Escribano palustre (2-11-2016)

Escribano palustre (2-11-2016)

No estuve mucho tiempo en ninguna de mis dos estancias por allí, y casi todo el rato estuve pendiente de estos escribanos, que andaban muy pero que muy esquivos y casi siempre asomaban entre la vegetación durante escasos segundos…

A pesar de ello, me fijé como siempre en la variedad del lugar, entre la que destacaban algunas especies acompañantes, siendo de las más abundantes los bisbitas pratenses, de los que ya están empezando a llegar ejemplares invernantes en números interesantes.

Entre los cardos, andaban jilgueros… Incluso hasta más de 100 pude contabilizar en un bando alocado que volaba de lado a lado de la parcela, que a pesar de parecer sin vida, tiene cosas interesantes, pero que debido a la vegetación no son nada fáciles de encontrar…

Jilguero en un cardo (2-11-2016)

Jilguero en un cardo (2-11-2016)

Por ello, permaneciendo tranquilo, quieto y en silencio, asomaban del suelo a las zonas más altas algún buitrón y tarabilla, aves comunes y siempre presentes en la zona que son fáciles de localizar.

Buitrón (2-11-2016)

Buitrón (2-11-2016)

Macho de tarabilla (2-11-2016)

Macho de tarabilla (2-11-2016)

Pero el citón sin duda alguna era el que se llevaba la palma y se llevaba también toda mi atención…

Localizados por Mikel Goñi como ya he dicho antes el 31 de octubre (a día 8 aún continuaban en el lugar), es un ave que ninguno de los que andamos por Pamplona si no me equivoco habíamos llegado a localizar antes…

Escribano palustre (30-10-2016); Mikel Goñi

Escribano palustre (31-10-2016); Mikel Goñi

Se trata de un ave escurridiza, que vive en zonas de carrizos principalmente, y el andar la mayoría del tiempo oculto entre la vegetación dificulta su observación. Allí andaban jilgueros, buitrones y tarabillas en zonas altas del matorral, y los escribanos por debajo, asomando de vez en cuando…

A pesar de ello, eran varios los ejemplares del lugar que llegué a contar… Un mínimo de 4 diferentes, que siempre estaban en zonas de espesura y asomaban muy poquito, pero que sin duda, son las estrellas (y muy estrellas como diría alguno… jejejeje) de estos días…

Escribano palustre entre la vegetación (2-11-2016)

Escribano palustre entre la vegetación (2-11-2016)

Esta especie, en Navarra tiene un alto grado de protección y está catalogada (de Interés Especial)… Se hacían importantes censos, y parece que está en franco descenso poblacional, de ahí su importancia de haber visto a estos pequeñajos de cola larga en mi zona habitual de campeo.

Principalmente en Navarra, es una especie migradora, que cuenta con escasas 20 parejas que crían (igual hasta me paso) en grandes embalses como Pitillas y Las Cañas, así que su paso por aquí supongo que será una parada en medio del camino para descansar… Pero la verdad que un lujo tener unos pajarillos tan bonitos por aquí!

Hembra de palustre entre la vegetación (2-11-2016)

Hembra de palustre entre la vegetación (2-11-2016)

Palustre entre la vegetación (2-11-2016)

Palustre entre la vegetación (2-11-2016)

Varios pajareros hemos andado por allí, así que han estado bien controlados… jejejejeje. La verdad que no es para menos, ya que una especie así no se ve todos los días…

Escribano palustre (2-11-2016); Alberto Rodriguez

Escribano palustre (2-11-2016); Alberto Rodríguez

Y dejando a los escribanos palustres de lado, también pude observar cornejas y un cuervo sobrevolando el parque, y pequeños banditos de estorninos negros…

En pleno vuelo (2-11-2016)

En pleno vuelo (2-11-2016)

Igualmente buen número de lavanderas blancas, algún petirrojo, mosquiteros comunes y zorzales comunes, pero que para su desgracia fueron “tapados” por los escribanos.

Destacar también presencia de varias currucas cabecinegras, currucas capirotadas y los típicos mirlos, palomas y cogujadas que siempre frecuentan la zona y los jardines del lugar.

Y la verdad que en una de mis esperas, tuve un amanecer precioso… Mi escaso tiempo me hizo madrugar más de la cuenta y estar allí para la salida del sol, algo que la verdad mereció la pena…

Amanecer desde los Aromas (4-11-2016)

Amanecer desde los Aromas (4-11-2016)

Para completar los listados, menos frecuentes suelen ser allí las lavanderas cascadeñas, y depende de los días los escribanos soteños y herrerillos, pero que en esta ocasión no dejaron de aparecer…

Así que ya veis, listado cortito pero intenso, con una estrella de la que esta vez no hay duda, y para la cual va el refrán de hoy, ya que es impresionante saber de los viajes de cientos de kilómetros que estas pequeñas aves migradoras realizan y que siempre alegra ver, sobre todo en sitios tan poco habituales, así que le diremos como bien sabe que… “podran cortar tus alas, pero no las ganas de volar”, y esto aplicároslo todos! jejejejeje.

Escribano palustre, la estrella del día (4-11-2016)

Escribano palustre, la estrella del día (4-11-2016)

Publicado en Parque de los aromas | Etiquetado | Deja un comentario

Paseando por el río…

Los últimos paseos por el río Arga (8 y 24-10-2016) han sido poco fructíferos, pero bueno, no son buenas fechas para pajarear en la ciudad, ya que las invernantes no acaban de llegar, pero como nunca sabes dónde va a estar la sorpresa… pues hay que intentarlo! jejejejeje

A pesar de ello, no me puedo quejar, ya que sin rarezas, buen listado y variedad, que nunca deja de tener interés…

Como siempre, las más habituales son los azulones, de los que se ven a decenas en cualquier rincón del río, teniendo buenos puntos de concentración Santa Engracia, Oblatas y las pasarelas del Natación, por lo menos en mis zonas de paseo…

Macho de azulón (8-10-2016)

Macho de azulón (8-10-2016)

Rostro de hembra de azulón (8-10-2016)

Rostro de hembra de azulón (8-10-2016)

Destacar la presencia del pato con problema en una de sus patas que vi en primavera… Allí seguía nadando en la misma zona que hace unos meses y con sus compañeros de bandada, así que a pesar de esa “tara” parece que no tiene problemas para vivir…

Azulón "mancao" (8-10-2016)

Azulón “manco” (8-10-2016)

Muy destacable la presencia de diferentes ejemplares de garzas reales… Impresionantes por su tamaño, e inconfundibles por su forma… Además bien visibles, son las “damas” de nuestras aguas.

Garza real (8-10-2016)

Garza real (8-10-2016)

Otra de las garzas, en las pasarelas del Club Natación (8-10-2016)

Otra de las garzas, en las pasarelas del Club Natación (8-10-2016)

Igualmente, comienzan a verse los primeros cormoranes que llegan al río a pasar el invierno.

Cormoranes en vuelo a ún de noche (24-10-2016)

Cormoranes en vuelo aún de noche (24-10-2016)

Y muy interesantes milanos reales, de los que vi un grupo de 6 ejemplares, seguramente en migración… Al igual que los papamoscas cerrojillos que poco a poco nos abandonan y de los que se ven los últimos ejemplares… Unos vienen, y otros se van… así es la naturaleza! jejejejeje.

Habituales en las orillas como siempre las lavanderas, tanto blancas como cascadeñas.

Lavandera blanca (24-10-2016)

Lavandera blanca (24-10-2016)

Lavandera cascadeña (24-10-2016)

Lavandera cascadeña (24-10-2016)

E igualmente el listado de aves comunes que nunca fallan… Palomas, urracas, tórtolas turcas, mirlos, gorriones, estorninos negros, incluso algún estornino pinto, que igual que los cormoranes empiezan a llegar…

Urraca (24-10-2016)

Urraca (24-10-2016)

Tampoco faltaron a la cita buena gama de pajarillos… Verdecillos, jilgueros, carboneros, herrerillos, mitos, colirrojos tizones, petirrojos, currucas capirotadas, gorriones molineros, chochines y ruiseñores bastardos.

Colirrojo tizón en Aranzadi (8-10-2016)

Colirrojo tizón en Aranzadi (8-10-2016)

Destacar la presencia de un pito real en Aranzadi, y de los cantos de algún ejemplar de pico picapinos… Sin faltar en las aguas las gallinetas y los martines pescadores, los zorzales comunes en las espesuras de los arbustos, y los cernícalos vulgares y cornejas en el cielo.

Muy extraño este roedor que yacía en medio del cauce en la zona de Alemanes muerto…

Rata muerta en medio del río (8-10-2016)

Rata muerta en medio del río (8-10-2016)

Destacar la presencia también de los vivarachos mosquiteros comunes y reyezuelos listados… Por mucho que busqué mosquiteros bilistados no llegué a dar con ninguno, a pesar de que ha habido una fuerte entrada de ellos en la Península Ibérica.

Reyezuelo listado (8-10-2016)

Reyezuelo listado (8-10-2016)

Y para terminar, tras el buen listado de aves pero sin grandes sorpresas, sigue siendo interesante la presencia de “Torcuato”, el castor, del que se siguen viendo rastros… en ocasiones muy pero que muy recientes!!!

Rastros de castor (24-10-2016)

Rastros de castor (24-10-2016)

Así que no mucha actividad pajarera, pero entre la que siempre merece la pena buscar, ya que a base de horas se ven cosillas… Y como dice el refrán… “de los Santos a Navidad es invierno de verdad”…. así que ahora empieza lo bueno y con el frio llegan nuestras invernantes!!! Habrá que explorar a ver que aparece!

Evolución durante esos días de los daños de castor (8 y 24-10-2016)

Evolución durante esos días de los daños de castor (8 y 24-10-2016)

Publicado en Río Arga | Etiquetado | Deja un comentario

Revista EZKABA (Noviembre 2016) “El primo desconocido”; GORRIÓN MOLINERO

A VISTA DE PÁJAROS

Como bien sabemos, el gorrión común sin duda alguna es el pajarillo más conocido por todos en nuestra ciudad (con permiso de las palomas, las urracas y los patos). Pero la mayoría de la gente, desconoce a uno de sus primos, el gorrión molinero, un ave muy parecido físicamente pero fácil de distinguir, especie que en Pamplona dispone de alguna colonia, y que como no podía ser menos está presente también en la Rotxapea.

“EL PRIMO DESCONOCIDO”

Gorrión molinero; Landa-txolarre (Passer montanus): El gorrión molinero, se trata de un pajarillo muy parecido a su familiar, el gorrión común (ave muy conocida por todos), pero que es algo menor de tamaño. Posee el dorso marrón y listado de negro con alguna marca blanca por las alas y el vientre de color grisáceo. Se diferencia del gorrión común, por tener una característica “capucha” de color marrón chocolate, y unas pequeñas marcas negras en mejilla y en garganta, que contrastan mucho con una especie de collar blanco que posee en el cuello y parte de la cara.

Gorrión molinero (1-6-2014)

Gorrión molinero (1-6-2014)

Se trata de un ave que en ocasiones se entremezcla con los gorriones comunes y que vive en colonias, en zonas abiertas y campos de cultivo. Muy ligada al ser humano (aunque menos que el gorrión común), se encuentra en pueblos, cuadras, corrales derruidos, bordas… lugares en los que cría entre los huecos de las piedras.

Se trata de un ave que come granos y semillas principalmente, aunque en primavera también se puede alimentar de insectos, ya que le aportan bien de energía para la reproducción y cría.

Gorrión molinero (21-5-2013)

Gorrión molinero (21-5-2013)

En el barrio, presente durante todo el año, el mejor sitio para observarlo es la zona nueva de Aranzadi, donde suele revolotear entre los arbolillos y las huertas y existe una buena población, seguramente de las mejores que existe en la ciudad. Antes de las obras de este parque, era más difícil de ver, pero parece que tras la realización del parque, ha encontrado un buen lugar para asentarse, aunque también puede ser cierto que ahora al ser un espacio más abierto, se vea con más facilidad que antes. De todas formas, lo verdaderamente importante, es que parece que tiene en la zona buenos lugares de cría, ya que en general, sus poblaciones se encuentran en un fuerte descenso poblacional.

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/noviembre_2016

Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado | Deja un comentario