2ª Quedada “Forobirders”; Albufera 2017

Y sigo con retraso una vez más, pero más vale tarde que nunca… jejejejeje!

Tocaba ya visitar el Mediterráneo, y que mejor opción que en buena compañía y en una quedada de pajareros… Así que hace ya unos cuantos meses, comenzaba a asomar el mes de marzo cuando se realizó la “2ª Quedada de Forobirders” (11 y 12-3-2017), de “Avesforum”, miembros de un foro de SEO que nos volvíamos a juntar de forma voluntaria y por nuestra cuenta tras una exitosa visita conjunta a Daimiel allí por 2016.

Cartel de la quedada, realizado por Jose María de la Peña

El sitio elegido como ya he dicho, era el Mediterráneo, más concretamente Valencia y su famosa Albufera, un buen lugar para pajarear y darle duro a nuestra afición.

Allí íbamos a contar con el conocimiento del lugar de Román Belzunce, un buen amigo mío que conocí hace años en el Pirineo y que conoce aquello como la palma de su mano. Así que Fernando, Jose María, Elena y un servidor repetíamos de la primera quedada, y a nosotros se unía Cristopher y Alfonso, con la visita relámpago de Luis, y alguna baja de última hora… Una pena estar tan poquitos, pero bueno, poco a poco estas quedadas van cogiendo forma y fue un lujo. La verdad que 7 fue un número muy bueno para pajarear.

Ya que yo viajaba hasta allí, aprovechaba y pasaba algún día más por la zona, ya que no conocía nada de nada (9 y 10-3-2017), y con Román de guía pasaba más horas por la zona que los demás y aprovechaba para conocer algún otro lugar cercano del que luego os hablaré.

Yo por allí (9-3-2017)

Por ponernos un poco en harina y saber algo más del tema, la Albufera es un humedal de unas 21000 hectáreas (que se dice pronto, jejejeje) al sur y muy cerquita de la ciudad de Valencia y ubicada entre los ríos Turia y Júcar, siendo uno de los mejores lugares para el refugio de aves de todo el mar Mediterráneo y estando catalogado como Parque Natural (desde 1986), ZEPA, LIC y zona húmeda de importancia por el convenio de Ramsar.

Compuesto por unas 21000 hectáreas, a pesar de que lo más conocido es el lago, se pueden diferenciar varios hábitats, lo que hace que sea un buen sitio para pajarear.

Por un lado, como ya he dicho, está la importante laguna litoral de unas 3000 hectáreas, siendo el eje entorno al que funciona todo el ecosistema. Este lago de aguas dulces y someras está rodeado de un buen marjal, compuesto sobre todo por arrozales, y además en el lago (y fuera de él) existen buenas masas palustres que forman buenos carrizo, muchos a modos de isla, por lo que ya veis que para fauna pinta ideal. Además, a todo ello se le une la costa y su franja litoral, y las zonas de monte, que también las hay.

Cartel de la Albufera y paisaje (9-3-2017)

Como en internet hay mil cosas sobre el Parque, su historia, geografía, costumbres, tradiciones, vegetación y demás (que podéis buscar si os interesa), tras haberos puesto ligeramente al día de que es la Albufera, iré con lo que a mí me atañe, que es la fauna.

La verdad que es un sitio espectacular para andar en bici por la comodidad de las pistas y la llanura del terreno, pero también hay que decir que es un buen laberinto de caminos, en el que necesitas buenos mapas, ayudas, gps y si puede ser un buen guía mejor, ya que aunque alguna zona está bien señalizada, otras dejan mucho que desear… Además, aunque parezca que no, las distancias son largas, por lo que el uso del coche es una buena ayuda también para recorrer las diferentes zonas.

Golondrina en una de las rutas (11-3-2017)

Como vais a ver, es ideal en lo que a aves se refiere… Por ello decidimos la Albufera como zona de quedada de foreros, ya que hay buenas concentraciones de ardeídas, anátidas, limícolas y gaviotas entre muchas otras especies…

Bando de cigüeñuelas (9-3-2017)

Como siempre en estos días de turismo ornitológico y faunístico, los días comenzaban desde bien pronto, y terminaban bien tarde… De sol, a sol. Jejejejejeje

Y de esta forma, podía ver los bonitos paisajes llenos de colores que me dejaban las últimas horas de luz. Espectaculares los atardeceres sobre todo, con imágenes llenas de tonalidades amarillentas y anaranjadas y que aún eran más bonitos por las aves que se desplazaban a última hora del día.

Atardecer en la Albufera (10-3-2017)

La combinación de los colores rojos con las sombras de las aves daban preciosas imágenes. El agua y los atardeceres siempre dan buenas combinaciones fotográficas, que en este viaje había que aprovechar…

Gaviotas al caer la tarde (10-3-2017)

Garceta común pescando (10-3-2017)

Además los cielos despejados daban plenitud de luz, y el tiempo nos acompañó durante todos los días, con bastante calor incluso en las horas centrales del día, a pesar de las prematuras fechas y de que al acer la tarde algo refrescaba.

Atardecer en un tancat (10-3-2017)

Atardecer en uno de los campos inundados (10-3-2017)

Además, cuando las aves se movían en bandadas de cientos, algo que es muy habitual por allí, dejaban una escena preciosa, que además acompañada de los gritos, berridos y chillidos de los pájaros hacían los momentos especiales.

Cientos de aves en pleno desplazamiento (10-3-2017)

En lo referido a aves, a lo largo de los días, realizamos un muy bien listado, con aves de todo tipo, tamaños, colores y variedades… Se nota que a más ojos, más se ve, ya que estando un buen equipo, además de buenas conversaciones y ratos agradables, “barríamos” mucho mejor tanto el suelo como el cielo.

La Albufera y alrededores es muy buena zona para ardeídas, ya que allí encuentran alimento, agua y refugio entre la vegetación y carrizos, y por ello pudimos disfrutar de varias especies…

La más curiosa y menos habitual los martinetes, de los que solo vimos 4 ejemplares en vuelo durante un amanecer… Durante el día son aves que en general se esconden, y nosotros la verdad que no tuvimos suerte con ellos…

Martinetes en vuelo (11-3-2017)

Muy diferente fue el asunto con la siempre bien conocida garza real. Ave grande, estilizada y elegante que vimos por todos los lugares visitados y de la que pudimos disfrutar a tope en un viaje en barco que realizamos por el interior de la gran masa de agua.

Garza real aterrizando (11-3-2017)

Garza real posada (11-3-2017)

Muy abundantes también, incluso mucho más que las garzas reales, las bueyeras. Ave blanca y que en primavera adquiere tonos dorados y que a pesar de observarla casi siempre desde el coche, se mostraba bastante incómoda, inquieta y asustadiza.

Garcilla bueyera de relax (10-3-2017)

Y es que allí, muchas veces usábamos los coches como “hides”, ya que no hay zonas en las que estar a cubierto, y para pajarear nos teníamos que poner sobre bancales entre piezas de arroz y zonas húmedas donde quedábamos totalmente a descubierto, pudiendo incomodar a las aves, a pesar de estar bastante acostumbradas al ser humano.

Así que muchas veces lo mejor era permanecer dentro del mismo coche para así poder observar y fotografiar a la avifauna del lugar con mayor tranquilidad.

Bueyeras en plena pesca (10-3-2017)

Y siguiendo con las garzas y menos abundantes, aunque pudimos observar algún grupo de hasta 20 ejemplares en la misma parcela, estaban también presentes las garcetas grandes. Aves de buen tamaño (como su nombre indica), totalmente blancas y con el afilado y puntiagudo pico amarillo. Un ave que siempre me hace mucha ilusión ver, ya que por mi territorio habitual no es nada abundante…

Garceta grande (10-3-2017)

Muy numerosas las garcetas comunes.

Seguramente la especie de garza más habitual en nuestro viaje, que se veía intentando pescar en diferentes zonas aún inundadas, y que a los atardeceres se congregaban con decenas e incluso cientos de ejemplares en los mismos lugares…

Garcetas en vuelo (9-3-2017)

Entre este tipo de aves grandes, muy interesantes los moritos, que se encontraban en grandes densidades (incluso a cientos), pero en unas zonas muy concretas, y no se veían dispersos por todo el parque como si que ocurría con las especies ya citadas…

Morito (10-3-2017)

La Albufera, igualmente es un muy buen sitio para las anátidas, con lugares muy importantes cinegéticamente hablando (algo que choca con las figuras de protección del lugar), y con concentraciones de cientos de ejemplares en ciertas fechas del año…

No fue el caso en nuestra visita, en la que a pesar de sacar unas cuantas especies diferentes, los números no eran muy grandes…

Variedad de patos (9-3-2017)

Entre todas las especies observadas, destaca el elegante y gran tarro blanco, especie de la que había unos cuantos ejemplares en la zona del Racó de l’Olla, lugar con un buen centro de interpretación y con un observatorio en altura que da a la mata del Fang, y que tiene un senderillo que finaliza en otro observatorio que da a unas balsas…

Tarro blanco (9-3-2017)

Un sitio al que no se puede fallar si se visita la Albufera, pero que tiene parte de la zona a observar con unas luces muy malas, y cuyo observatorio tiene las ventanillas acristaladas, por lo que no es el mejor sitio para fotografiar aves… Además, tiene horario y no está todo el rato abierto, lo que nos hizo estar pendientes de ello para poder visitarlo.

Eso sí, estaba muy interesante tanto en anátidas como en limícolas y en diferentes días se observaron distintas especies…

También, presentes desde este observatorio cercetas comunes, ave que no pudimos avistar en otros lados, y los comunes y abundantes ánades reales, los más avistados durante el viaje en lo que se refiere a esta familia de aves.

Pareja de cercetas (9-3-2017)

También aunque presentes, poco abundantes los vistosos porrones comunes, con su cabeza bien rojiza llamando la atención sobre el resto de su cuerpo…

Porrones europeos (10-3-2017)

Y aunque más escaso todavía, en uno de los días vimos 4 rabudos volar… Un ave del que nunca he podido disfrutar como me habría gustado, ya que casi siempre las observaciones las he hecho muy lejanas…

Ánades rabudos volando (11-3-2017)

En cuanto a las aves muy relacionadas con el agua, no faltaron los elegantes somormujos lavancos, los coloridos martines pescadores y los simpáticos zampullines comunes… además de algún zampullín cuellinegro.

Los zampullines estaban muy activos, y las persecuciones entre ellos eran bastante más que abundantes…. Era muy divertido ver como se zambullían y desaparecían, y las varias carreras que echaban unos tras otros, supongo que porque el celo ya estaba entrando poco a poco y hay que marcar territorio y conquistar a las hembras…

Pareja de zampullines (9-3-2017)

Zampullín corriendo por el agua (9-3-2017)

Simpático zampullín (9-3-2017)

También presentes las fochas y gallinetas, que son aves que no suelen fallar casi en ningún hábitat acuático, aunque bien es cierto que no llamaban la atención por sus números y en general eran bastante discretas.

Focha en el agua (10-3-2017)

Además, la Albufera es muy buen sitio para gaviotear… La cercanía del mar y la existencia de playas, además del buen hábitat variado con la laguna, los marjales y arrozales hacen que las gaviotas se cuenten a cientos.

Por un lado las gaviotas pequeñas, como es el caso de las gaviotas reidoras y las gaviotas cabecinegras, siendo las primeras las más abundantes.

Gaviota reidora en vuelo (9-3-2017)

Además de gaviotas de todas las edades, se observaban varias adultas con plumaje ya primaveral, que en general suele ser más vistoso que el plumaje invernal…

Reidoras con plumaje ya nupcial (10-3-2017)

Y por otro lado gaviotas más grandes, como la gaviota patiamarilla (muy escasa), y sombría y de Audouin, siendo esta bastante abundante en zonas muy concretas…

Gaviota de Audoin (9-3-2017)

Posada en un caballón de los arrozales (10-3-2017)

Y además de gaviotas, también hubo tiempo para aves marinas más pequeñas, como es el caso de charranes patinegros, abundantes en los palos que sobresalían de las aguas en la Albufera, y un simpático y curioso charrancito que llegamos a observar en uno de los días.

Charranes en su posadero habitual (9-3-2017)

Charrán en vuelo (9-3-2017)

Como ya he dicho con anterioridad, la Albufera es tremenda y es fácil perderse en ella… Nosotros, con la ayuda de Román visitamos las zonas más importantes como son el Racó de l’Olla y la mata del Fang ya citados, el puerto de Catarroja, la gola de Pujol y varios Tancat, como el de la Pipa, el de Silla, el de Milia, el de Zacares o el de Naia.

Los tancats son zonas de arrozal, que históricamente han sido ganadas poco a poco a la laguna. En ellos, el nivel de estos arrozales se encuentra por debajo del nivel de las aguas de la laguna, por lo tanto necesitan estar completamente aislados de las aguas de la Albufera, mediante altas motas y caballones. Si no lo estuvieran, el nivel de agua en los campos llegaría a igualar los niveles de la laguna, y permanecerían constantemente inundados. Así, todos los Tancats comparten un mismo sistema hídrico; el agua entra por gravedad, espontánea y es desaguada cuando hace falta por turbinas y motores.

Sabiendo esto, había Tancats con agua, y Tancats que estaban secos, por lo que con Román que conoce el terreno nos movíamos a los que aún tenían agua, que eran donde realmente había más movimiento…

Y en estos sitios medio inundados, aunque había que buscar, era donde aparecían la mayoría de aves limícolas, aumentando el listado de avifauna observado…

Agachadizas (9-3-2017)

De esta forma, localizábamos buenos grupos de correlimos comunes, correlimos menudos, andarríos grandes, andarríos chicos y agachadizas

Limícolas (9-3-2017)

De lo más destacado un correlimos de Temminck que encontramos en una zona encharcada, y que por la lejanía nos costó identificar. Eso sí, disfrutamos de él durante un muy buen rato, ya que se mostraba tranquilo buscando entre los limos.

Correlimos de Temminck junto a un chorlitejo (11-3-2017)

Igualmente que se veían limícolas en zonas inundadas, en el Racó de l’Olla, también había alguna especie presente… Es el caso de combatientes, archibebes claros y comunes, cigüeñuelas (hasta 116 llegué a contar en uno de los días) y agujas colinegras.

Mezcla de limícolas (9-3-2017)

Otra mezcla en el mismo lugar con combatientes, agujas y cigüeñuelas (11-3-2017)

Agujas colinegras (11-3-2017)

Otra de las limícolas interesantes, fue el chorlitejo patinegro, presente en el Mediterráneo y que yo no estoy acostumbrado a ver… Interesante su presencia con varios ejemplares en la gola de Pujol, una zona de playa que tampoco se puede quedar sin visitar y a la que se llega por un bonito paseo.

Chorlitejo patinegro (11-3-2017)

Y destacar también, un andarríos bastardo que pude observar en el Marjal del Moro, otro humedal pequeñito, cercano a la Albufera y al que hice una escapada de la que luego hablaré, ya que tuve cosillas muy interesantes.

Andarríos bastardo (10-3-2017)

Eso sí, la mayoría de limícolas se observaban bastante lejanas y había que tirar de telescopio para identificar, y solo de vez en cuando alguna se observaba de cerca y se dejaba fotografiar, como es el caso de este chorlitejo chico, que era especie bastante abundante en zonas donde se congregaban especies de limícolas.

Chorlitejo, de lo poco que se acercó (11-3-2017)

Entre aves comunes, no faltaron tórtolas turcas, palomas bravías, palomas torcaces, mirlos, estorninos negros y lavanderas, tanto blancas como boyeras. También bisbitas alpinos y pratenses, y alguna urraca, bastante escasa para lo que estoy acostumbrado a ver en otros lugares.

Como ya he dicho, fuera de la laguna, el agua se concentraba ya en muy poquitos lugares, y era donde había buenas densidades de aves… Estas zonas visitábamos sobre todo al atardecer, cuando se contaban aves a cientos y dejaban bonitas escenas…

Importante mezcla de aves (9-3-2017)

Popurrí de aves; garcetas, gaviotas, moritos… (9-3-2017)

Sobre todo eran fuertes las concentraciones de garcetas (tanto grande como común), garcillas bueyeras, gaviotas y moritos.

Moritos volando a cientos (10-3-2017)

Garcetas y gaviotas (9-3-2017)

A pesar de ello, a base de paciencia, horas, telescopio y prismáticos conseguíamos sacar un bando de espátulas y otro de flamencos, ambos bastante pequeños. El de espátulas no llegaba a la veintena, y el de flamencos era de unos 60 ejemplares.

Grupo de espátulas en vuelo (11-3-2017)

Flamencos (9-3-2017)

Flamencos que dejaban bonitas escenas al caer la tarde con sus vuelos para moverse de unas parcelas a otras por la combinación de colores y la curiosa forma de estos animales, que parecen totalmente desproporcionados con sus cuellos y largas patas, ojos diminutos y grandes picos…

Flamencos volando (9-3-2017)

Todas estas concentraciones de miles de aves de especies diferentes, se veían aún en aumento donde los tractores removían la tierra… En esos puntos se concentraban gaviotas por doquier, sobre todo reidoras que en busca de alimento en la tierra recién movida ocupaban las rodadas que los tractores poco a poco iban dejando.

Tractor moviendo la tierra (11-3-2017)

Gaviotas tras el paso del tractor (11-3-2017)

Gaviotas que formaban bandos de cientos e incluso miles de animales al atardecer y que con la escasa luz que dejaba el sol, y los ruidos y graznidos que emitían, hacían que los momentos fueran especiales y dignos de vivir… Un precioso espectáculo que tarde tras tarde se da en la Albufera valenciana.

Gaviotas en vuelo (11-3-2017)

Como he dicho antes, además de la Albufera, aproveche para visitar otro humedal muy cercano a Valencia; el Marjal del Moro.

Se trata de un humedal de unas 300 hectáreas cercano a Sagunto gestionado por el gobierno valenciano y declarado como ZEPA que combina playas de guijarros, balsas de agua dulce sobre arrozales abandonados, saladares inundados y prados encharcables con buenas zonas de carrizo y espadaña.

Es una zona pequeñita pero de mucha importancia para las aves, ya que además de criar aves muy amenazadas (como la cerceta pardilla) y tener buenas colonias de ardeídas, es una buena zona de descanso para aves migratorias.

Está bien señalizado, y es cómodo para andar, pero a pesar de tener buenos observatorios, a mí me falló una cosa. En un par de puntos, el camino estaba totalmente inundado, por lo que no pude visitarlo entero y me tuve que dar la vuelta un par de veces… Una pena, pero bueno, la verdad que pude visitar casi todo.

Marjal del Moro (10-3-2017)

Allí, destacar sobre todo el buen número de anátidas presentes, incluso con especies que no llegamos a detectar en la Albufera… De esta forma además de los comunes azulones y porrones, también pude observar pato colorado, ánade friso y cuchara común.

Macho de pato colorado (10-3-2017)

Pareja de patos cuchara (10-3-2017)

Mucha focha, entre la que busqué focha cornuda (que ha sido introducida en el lugar) y de la que no tuve suerte, pero si que pude observar varias malvasías cabeciblancas.

Lejanas, pero siempre es un pato que agrada ver, ya que es bastante escaso.

Malvasías entre los carrizos, donde andaban escondidas (10-3-2017)

Siguiendo con aves de este buen viaje, el listado se ve aumentado por unas cuantas especies que se veían salpicadas por toda la Albufera… A lo largo del día hacíamos bien de kilómetros visitando las diferentes zonas, por lo que no era difícil poco a poco ir encontrando especies nuevas, que Fernando a modo de secretario sumaba a la lista.

Es el caso de las curiosas y bonitas avocetas y avefrías, observadas pero en número muy pequeño y en un par de puntos muy concretos.

Grupo de avocetas en vuelo (9-3-2017)

O los calamones, que fueron contados durante todo el fin de semana con los dedos de una mano. Igualmente se observaba alguna abubilla buscando alimento entre la tierra, e incluso se escuchó alguna perdiz en las zonas más secas, cerca de la gola de Pujol, en una zona algo boscosa, sin olvidar los rascones en las zonas más densas de carrizo. Especie que no puede faltar en zonas húmedas y fácil de detectar por su típico sonido parecido al de un cochinillo.

Calamón correteando (9-3-2017)

Igualmente pasó con pájaros moscones, pechiazul (del que vimos un ejemplar), escribanos palustres o buscarla unicolor, especie de la que escuchamos también algún solitario ejemplar.

Decir que la Albufera no es solo un buen destino de turismo ornitológico, sino que además también es un muy buen lugar para hacer turismo normal… Valencia capital y Sagunto al lado, kilómetros de playa mediterránea, paella (de la que por cierto no faltó en nuestro viaje… jejejeje), Fallas, tradiciones, buen clima…

Y de hecho, no faltó tampoco la típica salida en barco de una de las decenas de negocios que hay por allí que hacen salidas en barca de algo menos de una hora para visitar parte del interior de la laguna litoral… Una salida muy recomendable y a precio muy asequible, que sirve para poder ver la Albufera desde otro punto de vista totalmente diferente.

¿Proa o popa? jajajajaja (12-3-2017)

En el barco en la Albufera (12-3-2017); Cristopher

La verdad que fue una gozada disfrutar de animales tan cercanos a pesar de la resaca y sueño de alguno… jajajajajaja. La fiesta pre-fallas del Saler engatusó a algún miembro de la quedada que llegó a altas horas de la noche (o ya no sé si decir mañana, jajajaja) a dormir tras una carpa y el concierto de una orquesta que duró durante toda la noche…

Volviendo a la fauna y dejando las cervezas de lado, las aves están acostumbradas al paso de las barcas, y por ello se ven desde bien cerca… Así que sin duda alguna merece la pena hacer una visitilla guiada por el interior de la laguna, que si no, de otra forma es imposible visitar.

Gaviota sombría durante el paseo (12-3-2017)

Nosotros además de las aves ya citadas, disfrutamos como enanos de los cormoranes grandes, que abundantes volaban al paso de la barca con su torpe despegue, a la par que otros tantos permanecían descansando en maderos que asomaban del agua junto sobre todo a gaviotas, garzas y azulones.

Variedad de aves durante la vuelta en barca (12-3-2017)

Cormorán levantando el vuelo (12-3-2017)

Cormorán volando (12-3-2017)

Tuvimos la suerte además de tener un muy buen avistamiento, ya que muy lejanos localizamos un grupo de tres negrones… Una que sumábamos a la lista en las últimas horas de nuestro viaje.

Trio de negrones (12-3-2017)

Ya veis que el listado de aves es bastante interesante… Eso sí, hay que decir que varias familias fallan un poco… Es el caso de las rapaces, en lo que en nuestra visita fue bastante pobre por lo menos.

Presentes aguiluchos laguneros, bastante abundantes pero casi siempre lejanos y esquivos.

Lagunero en vuelo (10-3-2017)

Y varias águilas calzadas…

Calzada entre picarazas en una torre de alta tensión (9-3-2017)

Se veían por todos los lados, muy abundantes (incluso yo diría que más que laguneros) de ambas fases, tanto oscuras como claras.

Calzada posada en un tamariz (9-3-2017)

Calzada en el talud de una de las balsas (9-3-2017)

Y completar rapaces con algún busardo ratonero, un aguilucho cenizo y cernícalo vulgar, las tres a cuentagotas y escasísimas. El cielo en cambio, a pesar de no ser controlado por estas aves de presa, si que se veía dominado por el vuelo de golondrinas, aviones comunes y aviones zapadores.

Para ir terminando con las aves, muy buena variedad también de aves pequeñas… Gorriones comunes, gorriones molineros, petirrojos, verdecillos, verderones, jilgueros, tarabillas comunes, pinzones vulgares, carboneros, colirrojos tizones, chochines, ruiseñores bastardos, curruca cabecinegra, curruca carrasqueña, buitrones y mosquiteros comunes.

Petirrojo (10-3-2017)

Entre otro tipo de fauna, la verdad que muy poquita cosa… Aunque bien claro está que no era el objetivo de este viaje y lo fundamental y primordial eran las aves.

Mamíferos muy escaso con la presencia de algún conejo…

Conejo (10-3-2017)

Alguna rana verde que se dejaba ver y asomaba los ojillos…

Rana verde (10-3-2017)

Y alguna mariposa en zonas de flores, algo que no era nada abundante por allí…

Vanessa atalanta, mariposa avistada por allí (11-3-2017)

Así que ya habéis visto… A pesar de la escasez de mamíferos y anfibios, muy interesante en cuanto a aves se refiere… Un buen viaje con casi noventa especies diferentes, y con algunas especies muy destacables… Buscarla unicolor, malvasía cabeciblanca, pato colorado, espátula, calamón, escribano palustre, pechiazul, Temminck, concentraciones grandísimas de gaviotas y ardeídas…

“Bañico” en la playa que no puede faltar (10-3-2017)

Un lujo haber compartido observaciones con un grupo tan majo compartiendo cervezas, paellas, observaciones, historietas, anécdotas, conocimientos y mil cosas… Gracias a todos (sobre todo a Román por hacernos de guía), y ya queda menos para la tercera quedada (tras Daimiel y Albufera), que será en enero en Santoña y de la que ya tengo ganas… Esperemos volver a vernos pronto!!!!!

Y no dudéis en visitar la zona, que merece la pena por muchísimas cosas, y como se dice allí… “Arroz con cosas… ¡no es paella!” jajajajajajajajaja. Así que a Valencia a disfrutar del paisaje, las aves, la playa, el mar, el sol y a hincar el tenedor en la paella como hice yo! jejejeje.

Foto de grupo (12-3-2017); Román Belzunce

Anuncios
Publicado en Buscando muy a lo lejos... | Deja un comentario

Por el río en época de migración… Que simpáticas las ardillas!

Estamos en buenas fechas para el pajareo… La migración está a tope, y el verano poco a poco llega a su fin, con días más frescos e incluso días lluviosos, así que yo no he dejado de darle a mis paseos habituales en busca de aves por el Arga (6 y 31-8-2017) para ver que encontraba por sus orillas.

Como siempre, los más habituales son los azulones… Muchas veces no le damos importancia ni les prestamos atención, pero la verdad que son unos animales preciosos, que adquieren unos colores espectaculares. Eso sí, también hay que decir que los machos adultos no están tan llamativos como hace unas semanas…

Pareja de patos (31-8-2017)

Otra que no falla y es fiel a nuestras aguas es la gran y siempre elegante garza real.

Garza real en la Rotxa (6-8-2017)

Es muy fácil observarla, generalmente en ramas de árboles secas donde se siente alejada y resguardada de la alta presencia de gente que suele frecuentar el paseo fluvial.

Además, también es muy fácil localizarla en las presas de nuestra ciudad, sobre todo en la de Santa Engracia y en la de la Magdalena, donde con su potente pico a modo de arpón se dedica a pescar y alimentarse.

La garza rascándose (6-8-2017)

En pleno lance de pesca en la presa de la Magdalena (6-8-2017)

E igualmente en las aguas tampoco faltan la gallineta y la lavandera cascadeña, esta última alternando zonas de agua corriente con zonas pedregosas e incluso jardines.

Gallineta cercana a la presa de Santa Engracia (6-8-2017)

Y por fin, he vuelto a ver tanto mirlo acuático como martín pescador, aves habituales y comunes en el Arga a su paso por Pamplona, pero que las últimas semanas he echado bastante en falta… Seguramente se retiren a criar a otras zonas, o bien aguas abajo, o bien aguas arriba…

Mientras ya veis que en la zona de agua se ven varias especies, las zonas de jardines no son menos y están bien interesantes, con bien de mirlos comunes, estorninos negros y los primeros estorninos pintos, que ya se ven formando buenos bandos, sobre todo en la zona de la Magdalena, donde se alimentan de insectos, lombrices y gusanos.

Estornino alimentándose de un pequeño gusano (6-8-2017)

Como ya he dicho, es muy interesante pajarear por Pamplona estos días, y la lista de aves se ve engrosada por un buen listado… Pajarillos como petirrojos, mosquiteros comunes, colirrojo tizón, chochín, ruiseñores bastardos, jilguero, curruca capirotada, carboneros, mitos, herrerillos, verdecillos, reyezuelos listados y agateadores son de hecho bastante comunes.

Reyezuelo listado (6-8-2017)

No han faltado los siempre habituales gorriones comunes, que se ven en buenos bandos en Magdalena, zona de Oblatas y de Santa Engracia.

Pude disfrutar además de varios de ellos comiendo frutos de sauco, muy confiados y cercanos, y por ello a pesar de ser un ave muy común me hicieron disfrutar de lo lindo… Igual que el ánade real, lo común muchas veces lo hacemos pasar desapercibido, y lo tenemos en la puerta de casa, siendo digno de alabar y pudiendo disfrutar y gozar con ello… Una pena que muchas veces no lo valoremos.

Gorrión común comiendo frutos de sauco (6-8-2017)

Pareja de gorriones (6-8-2017)

También bastante abundantes, pero no al nivel de los gorriones, son las lavanderas blancas, que se ven caminando por los jardines con su característico movimiento balanceando su cuerpo, y estos días muy abundantes los papamoscas cerrojillos y papamoscas grises, de los que está habiendo muy buen paso y se ven y escuchan casi por todos los lados.

Papamoscas cerrojillo (31-8-2017)

Y siguiendo con las aves comunes, las palomas y tórtolas turcas no pueden faltar en este listado, sobre todo en la zona de los caballos de Goñi, donde se juntan ambas especies por decenas junto a los estorninos ya citados.

Tórtola turca (31-8-2017)

Entre aves rapaces, poquita cosa, observando solo un milano real y un aguililla calzada, que pronto pondrá kilómetros de por medio y abandonará el norte peninsular o bien para quedarse en el sur, o para cruzar el estrecho y pasar al continente africano para pasar el invierno y regresar hacia aquí en primavera.

Calzada en vuelo (6-8-2017)

Acompañando al buen listado ya nombrado que andan por los caballos de Goñi se suelen sumar allí además de lavanderas y gorriones, buen número de grajillas, cornejas y picarazas.

Grajillas en número muy alto, cornejas muy escasas, y picarazas como en el resto de la ciudad, también con muy buenas concentraciones, sobre todo en estas fechas, cuando los pollos ya han saltado del nido y son muy escandalosos y andan mucho por el suelo.

Caballos de Goñi (31-8-2017)

No faltan tampoco en la zona los gorriones molineros, teniendo en Pamplona su colonia más grande, entre las piscinas de Amaya y las pasarelas del club Natación. Un vistoso animalillo que no pasa por su mejor momento en lo que a población se refiere…

Gorrión molinero (6-8-2017)

Destacar en estas dos excursiones mañaneras la presencia de tres andarríos grandes y uno pequeño. El segundo, suele ser habitual por Pamplona, sobre todo en la zona de la Rotxapea, pero el primero, es primera vez que lo veo por aquí… Supongo que estarían tomando un descanso en su viaje migratorio… Eso sí, volaron enseguida y me fue imposible retratarlos…

E igualmente importante la presencia de mosquiteros musicales, algunos ruiseñores, colirrojos reales, y oropéndolas y abubillas, que al igual que la calzada, ya han criado por nuestros lares y pronto también nos abandonarán, teniendo los días contados por la ribera de nuestro río…

Oropéndola (6-8-2017)

Además muy buena presencia de pito real, pico picapinos y pico menor, las tres especies de pájaros carpinteros residentes en Pamplona… El pico picapinos es muy abundante, el pico menor está presente pero pasa bastante desapercibido, y el pito real es escaso y solo lo llevo detectando los últimos meses… A ver si poco a poco se va asentando en el interior de nuestra ciudad.

Pico picapinos (31-8-2017)

Para terminar con la variedad faunística, algo sobre mamíferos…

Ya habéis visto la buena variedad de aves, pues en mamíferos, también aunque mucho menor, tenemos buena presencia… Lo malo, que como la mayoría de especies son nocturnas, cuesta mucho poder observarlas y detectarlas.

Aún así, pude ver un conejo en la zona de la Magdalena, y ambos días conté con la presencia de las juguetonas ardillas.

Ardilla en la zona del Club Natación (6-8-2017)

Un día un ejemplar en la zona de las pasarelas de la Txantrea, y otro día cercano a las piscinas de Amaya. No sé si será la misma, porque a pesar de que son varias las ardillas que hay, no es que sea muy abundante tampoco… Pero bueno, siempre alegra ver animales de estos, simpáticos y juguetones.

Son preciosas, y aunque ambas inquietas desde el principio, a una de ellas pude sacarle unas cuantas fotos bastante decentes antes de que abandonara el lugar y la perdiera entre la espesura de las hojas…

Ardilla comiendo (31-8-2017)

Comiendo despeinada (31-8-2017)

Se dedicó a comer una pequeña nuez, entre las ramas de un arbolillo pequeño, y cuando acabó, corrió aguas abajo siguiendo la estela de grandes fresnos, sauces y chopos que ocupan la orilla del río.

Una gozada verla correr por ramas de escasos centímetros de diámetro y como saltaba de rama en rama… Otro espectáculo que la naturaleza nos regala en la misma puerta de casa y que de vez en cuando tenemos la suerte de poder observar.

Ardilla saltando (31-8-2017)

Ardilla correteando por las ramas de los chopos (31-8-2017)

Ardilla bajando por un sauce (31-8-2017)

Para terminar, no han faltado los rastros de castor (unos viejos y otros más nuevos), que sigue presente entre nosotros, y que aunque es difícil de ver, es muy fácil de detectar por sus buenas roeduras en árboles y ramas.

Rastros de castor (31-8-2017)

Ya veis, un buen listado de aves completado por rastros de mamíferos y un par de juguetonas y saltarinas ardillas, por lo que merece la pena pasear por las orillas de nuestro río, ya que se ven cosillas interesantes, y hay mucha más vida y actividad de lo que parece; vida que esta vez se me manifestó en forma de color marrón con orejas grande y cola alargada, y que como bien dice el refrán, me enseñó que “aunque puedes enseñar a un pavo a trepar, es mejor contratar a una ardilla”.

Ardilla encaramada (31-8-2017)

Publicado en Extrarradio IV (Magdalena-Nogalera), Mamíferos, Río Arga | Etiquetado , | 2 comentarios

Para txikis XIX; tarabilla europea, curruca cabecinegra y lavandera cascadeña

Y de nuevo comienza el curso escolar para los pequeños de la casa y esto no para… Continúo con otra tresena de las aves comunes por nuestra Pamplona, para que los txikis aprendan a diferenciar de forma divertida… Espero que os guste!!!

Tarabilla europea; Pintxartxar burubeltz (Saxicola rubicola)

Descripción: Pajarillo pequeño y rechoncho con clara diferencia entre machos y hembras. Mientras que el macho tiene un plumaje muy contrastado que mezcla negros en la zona de arriba, naranjas en el vientre y blancos en el lateral del cuello, la hembra es parda por encima y con naranja mucho más apagado en sus zonas bajas.

Alimentación: Ave principalmente insectívora.

Hábitat: Ave de zonas abiertas con orlas o masas arbustivas… Dehesas, claros de bosques, bordes de campos de cultivos, zonas de matorral…

Época del año y zona de Pamplona para verla: Presente todo el año en zonas abiertas con zonas arbustivas, como pueden ser los jardines de la Ronda Norte, las campas y huertas de la zona de la Magdalena o las zonas más abandonadas cercanas a los jardines de la universidad.

Tarabilla europea – Pintxartxar burubeltz

Curruca cabecinegra; Txinbo burubeltz (Sylvia melanocephala)

Descripción: Se trata de un ave pequeña, que como su nombre indica tiene la cabeza negra. El vientre y garganta son más claros y destaca el color rojo del ojo. Las hembras son en general de tonos más apagados y claros, y el capirote negro de la cabeza no es tan oscuro como en los machos.

Alimentación: Aunque puede alimentarse de frutos sobre todo en invierno, su dieta es principalmente insectívora.

Hábitat: Es un animal totalmente arbustivo, y que se mueve en el matorral, saliendo muy poco de él. Se trata de una curruca de zonas secas, generalmente bastante abiertas o adehesadas aunque también puede estar en bosques si la masa arbustiva es suficiente.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave sedentaria que está todo el año, aunque puede tener movimientos migratorios. Como es de zonas arbustivas, el mejor sitio para dar con ella es la zona de la Magdalena que está más asilvestrada y la zona de la vía del tren en la Rotxapea.

Curruca cabecinegra – Txinbo burubeltz

Lavandera cascadeña; Buztanikara hori (Motacilla cinérea)

Descripción: La lavandera cascadeña es un ave de tamaño medio, estilizado, sin cuello y de cola larga. Tiene colores grises en sus partes superiores y amarillentos en las inferiores, con zonas más oscuras en las alas, cola oscura con borde blanco, marcada ceja clara y pescuezo blanco o negro dependiendo del sexo y de la época del año.

Alimentación: Se alimenta de insectos de todo tipo que ella misma caza, tanto acuáticos como terrestres, y en cualquiera de sus fases larvarias.

Hábitat: Es un ave totalmente de zonas húmedas. Sobre todo ríos y regatas con cierta velocidad y zonas rápidas, siendo más común en zonas de montaña que en zonas bajas y de aguas calmadas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un ave presente todo el año y que veremos en las orillas y en las aguas de nuestros río Arga y Sadar.

Lavandera cascadeña – Buztanikara hori

Y para los valientes, como siempre, os dejo las tres especies en blanco y negro para que pintéis a vuestro gusto. A darle caña a las pinturas!!!!! Que poco a poco ya va aumentando la colección!!!

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Por la Taconera con aves muy interesantes…

Hay un espacio en Pamplona que hacía mucho que no visitaba con mis prismáticos. Se trata de la Taconera, y por ello hace unos días realicé un par de visitas para ver que se veía por este parque que tienen una buena combinación para las aves lleno de arbolado grande, setos ornamentales, hierbines y jardines (14 y 15-8-2017).

Ambos días estaba por allí al poco de amanecer, para aprovechar el fresco, ya que en pleno agosto, el sol a partir de las 11 comienza a calentar y hace que las aves “se paren” bastante…

La luna que me daba los buenos días (15-8-2017)

La Taconera es un parque con aves domésticas y ciervos que se encuentran en los fosos de las murallas de Pamplona… Entre varias especies de anátidas, hay también varias especies de gallinas, faisanes, pavos y demás… La verdad que es un parque que merece mucho la pena visitar, ya que tiene un encanto especial.

Pavos y ciervos, dos de las especies que podemos encontrar en este parque (14-8-2017)

Y este encanto, además es aún mayor porque en esta zona se reúne un buen listado de aves salvajes en libertad… Aprovechan las zonas de arbolado grande para resguardo y sombra, los hierbines, árboles y setos con frutos para alimentarse, y las charcas y fuentes para beber…

Y yendo con las observaciones del lugar, como ya he dicho hacía calor, y aunque yo madrugaba, desde primeras horas de la mañana casi, muchas aves aprovechaban para refrescarse en varias de las fuentes que hay en este parque y sus alrededores…

Es el caso de las palomas, las tórtolas turcas que son muy abundantes por el lugar, y los mirlos comunes, aves todas de buen tamaño y fáciles de observar y de reconocer.

Tórtola preparándose para entrar en la fuente (14-8-2017)

Mirlo refrescándose (15-8-2017)

Mirlo hinchado ahuecando su plumaje tras un buen baño (15-8-2017)

Y muy curiosos los reyezuelos listados… También son muy comunes por el lugar, sobre todo en los grandes pinos y cedros que superan la treintena de metros de altura, y que en esta ocasión estaban en setos bajos, refrescándose con la humedad que había a primeras horas del día entre las hojas debido al rocío y la condensación…

Reyezuelo mojado (15-8-2017)

Reyezuelo asomando (15-8-2017)

Una de las aves más abundantes (por no decir la que más) de las murallas y este tipo de parques en Pamplona, son las palomas, que se cuentan por decenas, y entre las que me llevé una grata sorpresa…

Grupo de palomas (14-8-2017)

Entre ellas, pude observar una paloma mensajera… Si hace tiempo pillé en la Rotxapea una paloma mensajera venida desde Portugal, en esta ocasión observé otra con una coloración de anilla totalmente diferente…

Paloma anillada (14-8-2017)

En la pata izquierda tenía una anilla de plástico roja, y en la pata derecha portaba una también de color lila, y una anilla de color grisáceo con letras negras, en la que pude leer la inscripción “13352”. He enviado los datos a través de internet a la federación española de colombofilia, pero aún no he recibido respuesta alguna… Si me dicen algo, no dudéis en que os contaré!!! De momento… toca esperar!

Siguiendo con las observaciones, una de las estrellas de estos días fue un alcotán. Ave rapaz parecida al halcón y que aún no había tenido la suerte de ver en Pamplona… Cruzó de par de mañana aún sin apenas luz la zona de Antoniutti, y no la pude fotografiar decentemente… Solo cuando se alejaba fui capaz de sacarle una foto testimonial… Aún y todo, una especie nueva para mi en la ciudad, que poco a poco, nunca deja de sorprender!

Alcotán en vuelo (15-8-2017)

La verdad que a pesar de no haber visto mucha variedad en estos dos días, he visto cosas interesantes… A la ya citada paloma mensajera y al alcotán, se le unen algunas especies más…

Además de los habituales azulones que viajan del río Arga a estas charcas y viceversa, desde hace años en estos fosos se ven gallinetas… Algún año han criado, pero tengo entendido que entre las urracas y cisnes suelen acabar con su prole… A pesar de ello, hablo de esta especie porque aunque estén asentadas entre anátidas domésticas, su origen seguramente sea salvaje y hayan acabado allí tras un buen viaje desde el río…

Gallineta en los jardines (15-8-2017)

Como curiosidad, al parecer casi todos los días acude una garza a pescar por allí… A primera hora aparece y se posa en lo alto de un cedro… Me lo dijo un hombre jubilado que paseaba por allí, que todos los días aparecía la garza y se posaba en el mismo cedro, y yo lo pude comprobar durante ambos días. Al amanecer no estaba presente, pero poco después aparecía desde el río y se encaramaba a su oteadero.

Garza en lo alto de un cedro (15-8-2017)

Allí pasó buenos minutos, y uno de los días bajo a una de las balsas, donde supongo que lejos de humanos se sentirá segura y tranquila, a la vez que acostumbrada al paseo de gente por los balcones a modo de miradores y muretes de la muralla que rodean las diferentes balsas.

Garza real reposando en las orillas de una de las charcas (14-8-2017)

Allí pude disfrutar de ella durante un buen rato, pero durante mi estancia allí, no llegó a realizar lance alguno de pesca… Supongo que estaría ya comida y no tendría mucho hambre, ya que comida y peces sí que hay… A pesar de no ver lances, la gocé con ella, ya que estaba cerquita y con los prismáticos le podía ver en primer plano a la perfección.

Garza real (14-8-2017)

Retrato de la garza habitual en la zona (14-8-2017)

Fueron muy interesantes las pasadas de un águila calzada…

Águila calzada (14-8-2017)

Al igual que un ratonero y un milano negro que pasaron en diferentes días, esta pequeña águila removió todo lo que había por allí… Muy bajita estuvo varios minutos sobrevolando los fosos, haciendo volar a grajillas, gorriones, demás pajarillos y las palomas sobre todo… Eso sí, a pesar de que su silueta llevó el pánico al lugar, no hizo un solo lance, y aunque estuvo varios minutos planeando y cogiendo altura, abandonó el lugar sin nada entre sus garras.

Aguililla calzada (14-8-2017)

Planeando (14-8-2017)

Incluso el vuelo de esta preciosa rapaz fue lo único que fue capaz de despistar y romper la calma que tenía la garza ya descrita con anterioridad, y que ante la silueta del águila,  movía la cabeza y el cuello estando atenta, supongo que por el rápido movimiento de las demás aves, ya que será una presa grande para un águila tan pequeña y no le tendrá demasiado miedo…

Garza mirando al cielo y atenta a la rapaz (14-8-2017)

Además de estas buenas observaciones, decir que la Taconera es un buen lugar para ver y fotografiar aves comunes… Sobre todo por la cercanía. Al final en un parque, las aves están bastante acostumbradas a la presencia humana, y por ello desconfían menos y en general se dejan acercar bastante… Por ello, los jardines de una ciudad son un buenísimo sitio para iniciarse en el mundo de la ornitología y de la fotografía, ya que las aves se muestran menos asustadizas que en otros entornos…

Es el caso de las tórtolas turcas, gorriones comunes, estorninos negros o picarazas, que no faltaron en mis paseos.

Tórtola turca (14-8-2017)

Retrato de tórtola (15-8-2017)

Tresena de gorriones comunes (14-8-2017)

También destacan en buen número los mirlos comunes, que suelen andar entre las hierbas buscando sobre todo gusanos y lombrices de los que alimentarse… Igualmente en este entorno, bastante confiados y fáciles de ver.

Mirlo con una lombriz recien capturada en su pico (15-8-2017)

Y aunque también muy abundantes en las murallas de Pamplona y por lo tanto este parque, son las grajillas y cornejas, éstas como buenos córvidos que son, sí que son algo más desconfiadas, pero aún y todo, si que se pueden fotografiar con cierta facilidad.

Grajilla en la muralla (14-8-2017)

A lo largo de los dos días, un listado de pajarillos no muy amplio pero no por ello menos interesante. A todo lo anterior pude sumar carboneros, jilgueros, verdecillos, petirrojos, currucas capirotadas, chochines, agateadores, mosquiteros comunes y mosquiteros musicales, y en el aire vencejos comunes y aviones también comunes, que están acabando su estancia por aquí tras haber pasado el verano y parece que vuelven a sus cuarteles de invierno poco a poco…

Verdecillo en el suelo (15-8-2017)

Además, muy destacada la presencia de picos picapinos, la especie de pájaro carpintero más abundante en nuestra ciudad, y que además de localizarse por su inconfundible canto, nos deja como marca de su presencia pequeños huecos en el arbolado donde seguramente haya anidado este año…

Nido de picapinos (14-8-2017)

Para terminar, destacar el buen número de picarazas que se están viendo este año con un gran número de polluelos, y entre las que pude avistar dos ejemplares anillados… Uno con una anilla naranja en su pata izquierda, y otra (la de la foto), con una anilla blanca y otra roja, una en cada pata.

Ambas pertenecientes a un proyecto de urracas del que hablé en su día, y que está al alcance de todo el mundo… (http://www.unav.es/urracas/) explicado un poco en https://avistadepajaros.wordpress.com/2015/05/30/proyecto-picaraza-animate-a-participar/ para los que les pueda interesar…

Picaraza anillada (15-8-2017)

Otra de las picarazas anilladas (15-8-2017)

Así que ya veis… La variedad no ha sido la máxima, pero aún y todo a pesar de las altas temperaturas he tenido alguna cosilla bastante interesante… Alcotán, la visita de una garza habitual, un águila calzada asustando a todo bicho viviente, una paloma mensajera, picarazas anilladas… Iruña nunca deja de sorprender a pesar del calor!!!! Y para acabar, como dicen los pajarillos que en la fuente se bañaban y no tenían miedo a estas fechas tan calurosas… “en agosto, baño y melón, un buen refresco son”.

Macho de gorrión común en las murallas de la Taconera (14-8-2017)

Publicado en Extrarradio I (Taconera-Ciudadela) | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Para txikis XVIII; busardo ratonero, zorzal común y reyezuelo listado

El verano continúa, y con ello, os dejo tres aves más de las que tenemos por nuestra ciudad… Esto no para y continuamos con las aves más divertidas de este blog y alrededores, para que los más pequeños aprendan a la vez que se divierten… Que el ritmo no pare!!!!

Busardo ratonero; Zapelatz (Buteo buteo)

Descripción: Rapaz de tamaño medio y de aspecto fuerte, de coloraciones marrones. Su coloración varía según ejemplares que van desde el pardo por completo, a individuos que son pardos por arriba pero de colores blancos por debajo en una variada gama.

Alimentación: Se trata de un cazador oportunista, que se alimenta desde lombrices e insectos, a conejos, pasando por pequeños mamíferos, pajarillos, anfibios e incluso reptiles.

Hábitat: Es un ave que se encuentra en todo tipo de hábitats. Desde pastizales de alta montaña, a zonas de dehesas, bosques cerrados, zonas de campos de cultivo e incluso zonas húmedas y de huertas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave que se puede ver todo el año, pero que principalmente veremos en vuelo, sobre todo en zonas abiertas, como puede ser la Ronda Norte, cerca de Ezkaba, zona de la Magdalena, o zona de las universidades.

Busardo ratonero – Zapelatz

Zorzal común; Birigarro arrunt (Turdus philomelos)

Descripción: Se trata de un ave de tamaño medio muy apreciado gastronómicamente, que posee el dorso marrón, y el vientre y pecho de color crema y blanco con unas marcadas pintas negras.

Alimentación: A pesar de alimentarse de buena variedad de frutos, prefiere sin duda alguna los insectos y los caracoles y caracolas, que en muchas ocasiones rompe utilizando piedras a modo de “yunque”.

Hábitat: Se trata de un ave de bosques y zonas adehesadas principalmente, viéndose mucho también en zonas de río.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Presente todo el año, pero sobre todo en épocas de paso migratorio, la localizaremos en zonas de jardín, como pueden ser el paseo fluvial del Arga y diferentes jardines como los universitarios.

Zorzal común – Birigarro arrunt

Reyezuelo listado; Erregetxo bekain zuri (Regulus ignicapilla)

Descripción: El reyezuelo es un pajarillo muy pequeño y redondito, con cola corta, claro por debajo, y amarillento por encima, con unas marcas negras en las alas y cara con una lista en el ojo blanca, y una franja lineal anaranjada en la cabeza, que eriza en el celo y que le da el nombre al animal.

Alimentación: Se alimenta de pequeños insectos, arañas, pulgones…

Hábitat: Se trata de un ave totalmente forestal, que prefiere bosques de coníferas a bosques caducifolios, y que acrobáticamente se mueve de rama en rama entre los árboles.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Aunque está presente todo el año, hay mayor población en invierno por ejemplares migratorios que se suman a la población existente, siendo un buen sitio para verlos las coníferas que hay en el parque del mundo, las del paseo del río Arga y las de la Taconera sobre todo.

Reyezuelo listado – Erregetxo bekain zuri

Y con las tres ya descritas, os dejo como siempre los dibujos en blanco y negro para que las pintéis y las llenéis de vida y color… Y como se suele decir… en pocos días, más!!!

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Otra de “gatos” grandes… Miauuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

Aunque hace ya más de medio año, a ver si os entretengo estos días de verano con una crónica vieja…

En esta ocasión, hablaré de otro viaje al sur peninsular para intentar la observación del gran gato “barbudo” que tenemos la suerte de tener entre la fauna ibérica. Otra vez que me bajé para Jaén durante el invierno, época en la que seguramente sea más fácil observar al animal, ya que el calor es menor que en otras épocas del año, lo que hace estar al animal más activo, y además es época de celo y los animales están más “movidos”, aunque bien es cierto que yo fui un pelín pronto para ello.

Uno de los linces avistados durante este viaje (19-12-2016)

Como en mí es habitual para ver al lince, visité Jaén, para ser exacto el Parque Natural de la Sierra de Andújar, donde se dan unas de las mayores densidades de lince ibérico del mundo y donde por ello es una de las mejores zonas para observarlo. Además ya son varios los viajes que he realizado por allí, por lo que un poco ya lo conozco…

Esta vez estuve varios días (del 12 al 20-12-2016) recorriendo varios lugares de la sierra, aunque antes de ir, tenemos que saber que un alto porcentaje de fincas allí son privadas, y que solo podemos circular y caminar por algunas pistas y senderos, todos bien balizados.

Para aprender un poco sobre la zona, el Parque, declarado en junio de 1989, está situado al noroeste de la provincia de Jaén y cuenta con una extensión cercana a las 75000 hectáreas, siendo una muestra del paisaje típico de sierra Morena, donde se mezclan zonas de pinares, bosques de ribera con grandes ríos, bosques mediterráneos, dehesas, y zonas de matorral.

En lo que se refiere a flora (a pesar de que hay pinares sobre todo de pino piñonero que vienen de repoblación), la mayor parte consiste en dehesas formadas por encinas, quejigos y alcornoques, que en muchas zonas ven ocupados el suelo por matorrales (jaras, lentiscos, acebuches, coscojas y madroños sobre todo junto a otras de menor tamaño como el romero o el tomillo), que en ocasiones tapizan la totalidad de la zona. Por otro lado, al ser muy importante la presencia de seis ríos de caudal intermitente, entre los que destaca el Jándula, que tiene dos presas en el Parque y es de mayor tamaño, hace que en las orillas de estas zonas haya vegetación típica de ribera, como alisos, fresnos o sauces.

La verdad, que solo los paisajes hacen que este lugar merezca la pena visitar…

Arco-iris en una de las mañanas que tuve, con lluvias a primera hora… (19-12-2016)

Mi estancia por allí consiste en visitar 2 o 3 zonas de forma intensa, de sol a sol, lo que en tantos días me da para ver todo tipo de paisajes y de todo tipo de maneras… Desde los días soleados, hasta atardeceres y amaneceres, en muchas ocasiones estos últimos con nieblas, que se difuminaban y terminaban por desaparecer conforme los rayos de sol templaban la temperatura, y que me dejaban preciosas estampas…

Nieblas en Andújar antes de amanecer (13-12-2016)

Nieblas que dejaban bonitos paisajes y dejaban asomar las típicas lomas del lugar con sus fuertes y vigorosas encinas (12-12-2016)

Y tras esta introducción de la zona, y que nos podemos encontrar paisajísticamente, vamos un poco con lo que me hace año tras año bajar hasta allí… La fauna.

Ya he hablado de la presencia en la sierra del lince, y de ser uno de los lugares con probabilidades más altas de avistamiento, pero a parte del “gato”, hay un buen listado de aves, con especies emblemáticas de la fauna ibérica, e incluso con presencia única en todo el mundo.

Entre estas especies, destacan como no, las reinas de los cielos. El águila real y el águila imperial ibérica. Ambas las vi varios días, pero la verdad que fueron avistamientos bastante cortos, y otros años por allí he tenido más suertes con estas especies (y con las aves en general), con muchos más avistamientos y más movimiento.

Águila real (12-12-2016)

Águila imperial ibérica (16-12-2016)

Además de las grandes águilas, en la zona cabe destacar las buenas colonias de buitres, y por ello cuando las térmicas comienzan a moverse, se pueden observar buenos bandos de estas especies necrófagas…

Bando de buitres cicleando (16-12-2016)

En estas especies tambien he notado muchas menos observaciones que en otras ocasiones, sobre todo con los buitres negros, aves que en otras ocasiones he llegado a ver a diario, varias veces y cercanos, y que en este viaje la verdad que fueron muy escasos y lejanos.

A pesar de ello, siempre es una buena alegría observar este animal, que cría en estas dehesas y al que yo por vivir en el norte poco estoy acostumbrado.

Buitre negro (13-12-2016)

Siguiendo con las rapaces, observaciones de cernícalos, ratoneros y de gavilanes, igualmente escasas y en menor número que en años anteriores.

Destacar los buenos grupos de perdices, de los que no he notado bajón. Bastante confiadas no son difíciles de observar en Andújar, sobre todo en zonas donde se mezclan piedras grandes con praderas y buenas encinas. Fáciles de ver, de oír y de fotografiar.

Perdiz (13-12-2016)

Igualmente muy activos tanto de noche como de día, se suelen mostrar los mochuelos, que son muy fáciles de escuchar pero no tan fáciles de observar… A pesar de ello, si que tuve días donde pude ver más de uno, sobre todo en zonas con grandes piedras graníticas y mezclándose con toros de las diferentes ganaderías que hay en varias fincas ganaderas de por allí, sector que tiene mucha importancia en la Sierra de Andújar y alrededores.

Mochuelo en las piedras (16-12-2016)

Y dejando un poco de lado a estas aves, que fueron algunas de las protagonistas de mi viaje, iremos con el protagonista principal del lugar. El lince ibérico. Ese “gran gato” que está en peligro de extinción y que solo existe en el sur de la Península Ibérica, por lo que tenemos la suerte de tener una especie única en el mundo.

Se trata del más amenazado de los felinos (desde 1996 por la UICN es considerado el felino más amenazado del mundo), de hecho a finales del siglo pasado, el lince rozó la extinción.

Se trata de un endemismo de la Península Ibérica, único, y que no debemos dejar morir… Para ello hay importantes programas de cría en cautividad, reintroducción, mejoras de hábitats, sueltas de conejos inmunes a diferentes enfermedades, mejoras de hábitats para conejos, programas “Life” para su conservación, estudios sobre movimientos del animal por vías satélite y gps… Así que son multitud de acciones las que se están realizando para su conservación, a pesar de que la lacra de los atropellos sigue ahí, y no acaban de mostrarse grandes mejoras en los resultados, aunque parece que el asunto levemente cambia… (en 2014 fueron 22 los atropellados, en 2015 fueron 15 y 1 envenenado, 12 en este 2016 y ya van 6 atropellados este año, el último hace un mes más o menos en Andújar), así que mientras este problema continúe, la población del animal mejorará (si es que lo hace) muy lentamente…

Tenemos que saber también, que esta especie según los últimos censos, cuenta con unos 480 ejemplares repartidos en Doñana y sus alrededores y Sierra Morena, a los que se suman lugares en los que se está realizando reintroducciones con animales de cría en cautividad de diferentes centros, como es el caso de Portugal, Extremadura, Castilla La Mancha y Guadalmellato y Guarrizas (en Andalucía).

Parece que poco a poco la población aumenta, pero hay que tener en cuenta que de esos 480 ejemplares, casi 400 se encuentran en Andalucía. Hay que ser optimista pero hay que tener cierta prudencia, ya que en 1989 la población se estimaba en 1100 ejemplares, y por ejemplo en 1900 estaba extendido por casi toda la Península Ibérica.

Por ello, aunque en los últimos años haya mejorado y la población vaya en leve aumento, no tenemos que olvidar que el bicho estuvo a punto de extinguirse, y que todavía queda mucho por hacer…

Tras saber un poco de la población actual, iremos con el primer avistamiento que realicé, que como en muchas ocasiones, fue fugaz y apenas pude disfrutarlo…

Fue poco después de amanecer, sobre las nueve y poco de la mañana… Un lince cruzaba entre matorrales de una ladera, pero por la espesura del lugar era imposible de seguir y de observar en condiciones… Avistamiento con “Mazki”, compañero navarro de fatigas y con el que iba a pasar dos muy buenos días por allí… Primera mañana y la cosa empezaba bien, aunque el avistamiento no fue de los mejores…

Pero el día no acababa más que de comenzar y la insistencia suele tener premio… Allí estuvimos en nuestro oteadero entre pajarillos pequeños que luego describiré y aves grandes como las que ya he citado, cuando al mediodía, otro lince apareció en el fondo de valle… Más lejano pero más visible, pudimos seguirlo con el telescopio, ya que a pesar de andar entre matorrales sí que salió a zonas abiertas e incluso cruzó un cortafuegos…

Lince observado (12-12-2016)

Lejano pero estuvo muy bien, ya que lo observamos de lujo y lo pudimos seguir durante unos cuantos minutos, todo ello gracias a unas picarazas que nos chivaron de su presencia. Eran poco más de las 3 de la tarde, y la espera había merecido la pena, ya que el lince de la mañana no nos había dejado un buen sabor de boca…

Lince a lo lejos caminando (12-12-2016)

Y es lo que tiene el lince… Es silencioso. Es como un fantasma entre las encinas y arbustos. Se mueve sigilosamente sin mover ni una sola hoja ni rama de los arbustos por los que anda, y por ello es muy difícil seguirlo cuando anda en zonas espesas… Así que lo mejor para localizar o seguir, son las alarmas de las urracas y de los rabilargos, que se vuelven locas y locos, armando un buen escándalo cuando tienen a un lince cercano… De hecho, si no llega a ser por ellas, este segundo lince del día nos hubiera costado mucho localizar…

Igualmente, cuando hay linces cercanos, los conejos se sienten incómodos y corren, los mochuelos y perdices aligeran y aceleran sus cantos, las ciervas estiran sus orejas y permanecen atentas, e igual pasa con los muflones (sobre todo muflonas) que pueden llegar a ser parte de la dieta del animal. Todo ello son buenos síntomas para nosotros y en muchas ocasiones serán nuestros aliados para la observación del felino.

Conejo saltando (14-12-2016)

Tras este primer día con dos observaciones, una de ellas bastante buena, afrontábamos un segundo madrugón con ganas de intentar volver a observar algo. Con más gente en la zona, ya que por allí las zonas abiertas escasean y suele haber más gente a lo mismo, tuvimos una mañana perfecta con muchísima suerte.

Oteando zonas de rocas, observé un ejemplar que saltaba de una a otra, poco después de amanecer, aún sin la luz del sol en el interior del valle. La verdad que fue inesperado, ya que apareció de repente de un salto, a pesar de qur por donde lo vi, tenía que andar por la zona desde hacía un rato…

Lince que de repente apareció de la nada (13-12-2016)

Caminó entre rocas durante unos segundos, y se subió a una piedra, donde se acomodó y estuvo un rato… La verdad que con su mimético pelaje pardo punteado, se camufla a la perfección, y eso hace que no sea nada fácil localizarlo…

Lince subido a la roca (13-12-2016)

Lince sentado (13-12-2016)

Tras un rato sentado en la piedra, se alzó; de un salto cayó al suelo sutilmente y comenzó a caminar por un sendero bastante marcado, que probablemente utilizará a menudo, para acabar marcando territorio con sus garras en una encina.

Para ello se puso a dos patas, y rascó en el tronco del árbol con ambas manos durante unos segundos. La verdad que estaba siendo muy buena observación, a pesar de que era poco más del amanecer y la luz era bastante escasa. De ahí la no muy buena calidad de las fotos, eso sí, el recuerdo, el sentimiento y alegría que despierta ver un lince marcando territorio de esta manera… no se puede captar con la cámara!!! jejejejeje.

Lince marcando territorio (13-12-2016)

Tras marcar territorio, el lince volvió a caminar ladera arriba a una zona de bloques. Poco a poco se alejaba hacia la pista por un pequeño vallecito, haciendo las delicias de los allí presentes.

Lince entre las rocas (13-12-2016)

Muchos ya sabréis, pero para los que no controléis mucho sobre este animal, el lince, como ya habéis podido ver en las fotos, se trata de un gato grande. Con longitud de hasta un metro, altura en cruz de 50-70 centímetros y pesos de hasta 20 kilos en los machos más grandes (las hembras son algo menores que los machos), tiene aspecto de animal robusto y fuerte con cabeza pequeña.

Su cuerpo es de color pardo amarillento, más claro y blanquecino por el vientre, y que está moteado por completo con puntos negros, lo que hace que se camufle a la perfección y que si está acurrucado sea complicado de ver (igualmente difícil de localizar en zonas pedregosas o de colores pardos).

Su cola es corta (de unos 12 centímetros y acaba en punta negra también), pero lo más característico del animal, es su cabeza. Con unos impresionantes ojos de color claro, tiene dos características muy especiales. Por un lado, sus orejas (con un oído muy agudo que le hace capaz de escuchar cualquier sonido) acaban en una serie de penachos negros muy finos, que al parecer sirven para descomponer su silueta en el entorno, de forma que pueden servirle para mimetizarse mejor, y por otro, dispone en los laterales del rostro de una especie de barba o patillas muy largas que le cuelgan a ambos lados de la cabeza.

A modo de curiosidad, el lince, recibe el nombre de “Linceo”, un personaje mitológico que era capaz de ver a través de los objetos. Como es lógico, este animal no es capaz de atravesar la materia con su vista, pero de esta forma nos podemos hacer una idea de la agudeza visual del animal, que es capaz de ver presas de tamaño muy reducido a decenas y decenas de metros.

Algo impresionante también es el tamaño de sus garras (son grandísimas), ya que además del tamaño, el tenerlas almohadilladas hace que se mueva con sutileza y sin hacer sonidos, algo muy necesario para cazar, ya que su alimentación se basa en lo que el mismo captura, tras buenos acechos y buenos saltos, ya que es un animal que aunque parezca muy tranquilo e incluso “vago”, tiene una gran potencia, elasticidad y rapidez.

Todo eso lo pudimos comprobar durante un buen rato, ya que el lince que estábamos observando, asomó entro dos grandes rocas y se tumbó durante varios minutos.

Lince asomando, donde se ven claramente las patillas (13-12-2016)

Lince con los primeros rayos de sol (13-12-2017)

De esta forma, se echó una siesta mañanera.

Primero se estiró, como desperezando… estirando sus patas, su lomo y la boca…

Estirando su musculatura (13-12-2016)

Preparándose para la siesta (13-12-2016)

Y luego ya se tumbó y acomodó en una roca en la que acababa de empezar a dar el sol. El rico sol mañanero de diciembre calentaba la piedra en la que este simpático lince que nos estaba dando una buena mañana se tumbaba ante la atenta mirada de la docena de personas que estábamos allí.

Acomodándose (13-12-2016)

Lince tumbado bien cómodo (13-12-2016)

La verdad que estaba muy pero que muy tranquilo, y cogió posturas acrobáticas, graciosas y bien curiosas…  Como se suele decir, se echó una siesta a pierna suelta… jejejejejeje.

A pierna suelta (13-12-2016)

Tras un buen rato, cerca de una hora allí tumbado, se volvió a levantar y estirar.

Estirándose nada más despertarse (13-12-2016)

Y de la misma forma que había llegado, nos abandonó entre la espesura de la vegetación.

Lince levantándose y abandonando el lugar (13-12-2016)

Aunque en sus primeros metros lo pudimos seguir, luego ya se perdió y nadie fue capaz de dar con este animal que parece un fantasma apareciendo y desapareciendo como si nada. Su sutileza y pelaje lo hacen medio invisible.

A pesar de ello, al medio día tuvimos la suerte de observarlo, pero solo fueron unos segundos. Lejano y en el fondo de valle caminaba entre la espesura de los arbustos, por lo que no tuvimos tanta suerte de ver una observación tan buena como la de la mañana. Supongo que se trataría del mismo ejemplar…

Así finalizó el día en lo referido a linces… Dos días, dos jornadas de suerte, además con mucha… No me puedo quejar!!!

Y aunque en estas jornadas tuve suerte, en mi tercera jornada allí no pasó lo mismo… A pesar de estar todo el día para arriba y para abajo, no se dejó asomar ningún felino por la zona… Eso sí, aquello es impresionante, y la buena visibilidad deja a la vista a muchos otros mamíferos.

Grupo de ciervos (14-12-2016)

Los más comunes son los ciervos. El sur ibérico, y Jaén y Andújar no son menos, tienen gigantescas fincas cinegéticas, donde la única utilidad y finalidad casi es la caza… Por ello, no es difícil observar buenas manadas de ciervos, compuestas por hembras y crías.

Hembra de ciervo (16-12-2016)

No faltan tampoco los ejemplares de grandes cornamentas, que serán los trofeos que serán abatidos en próximas monterías, aunque la verdad, es difícil ver ejemplares muy buenos… Yo por lo menos, en varios años que he estado por allí, la mayoría son jovencitos y no abundan los machos adultos y viejos con buenas cuernas.

Macho bien grande de ciervo (14-12-2016)

También en las zonas que prospecto y repaso con mis prismáticos, hay presentes muflones, jabalíes y gamos, especies que vi varios días, pero que igualmente que muchas especies de aves, vi en menor número y en menor ocasión, como ya he dicho con anterioridad…

Precioso ejemplar de macho de gamo (16-12-2016)

Y aunque costaron y mucho, en una zona cerca de la presa del Jándula, hay una pequeña población de cabras montesas. Solo fui capaz de observarlas un día, en una zona de bloques rocosos donde suelen estar en calma comiendo o tomando el sol todos los años…

Grupo de cabras montesas (18-12-2016)

Siguiendo con mamíferos, hice varios intentos a la nutria, y aunque observé un par de días, no pude fotografiarla… No es difícil en el río Jándula verla al amanecer y atardecer cuando la luz es escasa, y la verdad que es un animal muy bonito y que he visto en muy pocas ocasiones en mi vida, por lo que dar con ella siempre es un premio… Eso sí, hay veces que los avistamientos son de escasos segundos, lejanos, y con el animal casi al completo bajo el agua, así que hay que insistir mucho para poder disfrutar de ella y tener buenas observaciones… Sin duda alguna, este próximo invierno volveremos a intentarlo.

Con el repaso de los mamíferos avistados, volvemos con el gato, que aunque el tercer día falló, el cuarto volví a ver en un avistamiento muy interesante pero más lejano que los de días antes…

Sabía que andaba por la zona, porque antes de las 8 de la mañana, sin luz, se oyeron en el fondo del valle unos maullidos muy fuertes y violentos… Era el comienzo del celo, y por ello a partir de diciembre se pueden oír maullar con cierta frecuencia. Incluso yo diría que fue un maullido doble con dos individuos y que hubo medio “enganchón”, ya que me sonó como a comienzo de pelea, pero apenas duró 2-3 segundos y no se volvió a oír nada en toda la mañana…

Eso sí, hubo suerte y poco antes de la 1 del mediodía se observó un ejemplar durante cerca de dos horas…

Lejano en los pastizales de la dehesa (15-12-2016)

Alguien lo localizó en la ladera de enfrente, y entre todos los que estábamos allí lo pudimos seguir un buen rato. Aparecía y desaparecía entre la vegetación, se tumbaba en las praderas, se quedaba metido en los arbustos de lentiscos a la sombra…

Lince caminando (15-12-2016)

Incluso se subió en lo alto de unas rocas dejando una bonita (aunque lejana) escena.

Lince en su hábitat natural (15-12-2016)

Fue impresionante verlo durante todo el rato junto a buenos amigos como Nacho, Sonia, Miguel y Sergio, siguiéndolo con el telescopio y viendo cada movimiento, aunque bien es cierto que en esas dos horas se perdió de vista unas cuantas veces y costaba recuperarlo entre el matorral.

De nuevo un día con mucha suerte observando un animal catalogado en peligro de extinción… El viaje hasta allí y los madrugones y horas de sueño acumulado estaban mereciendo mucho más que la pena.

A todo ello, durante las esperas y los paseos tanto andando como en coche “pisteando” por las pocas pistas a las que hay acceso, pues casi todo por allí es privado, destacar un buen número de pajarillos, algo que siempre ameniza las esperas, ya que hay horas realmente muertas en donde no se ven ni linces ni otros mamíferos ni grandes rapaces, que quieras o no, son los principales objetivos y hacen más agradable el viaje y la estancia allí.

El listado es variado y amplio, con aves muy comunes como pinzones vulgares, petirrojos, mirlos, currucas cabecinegras, currucas rabilargas, carboneros, mitos, herrerillos, agateadores comunes, mosquiteros comunes, abubillas, jilgueros o verdecillos. Muchos de ellos muy habituales, y otros con pocos ejemplares, pero todos presentes en la zona donde se realizan las esperas.

Hembra de pinzón vulgar (15-12-2016)

Abubilla (13-12-2016)

También aves interesantes y menos comunes como pitos reales y picos picapinos fáciles de detectar por sus reclamos, roqueros solitarios en zonas de piedras y rocas, alcaudones en arbustos grandes, postes y cables, y gaviotas, palomas torcaces y aviones roqueros sobre todo en vuelo; estas terceras sobre todo a últimas horas del día, todo ello completado al oscurecer por los cantos nocturnos tanto de búho real como de cárabo, muy sonoros y fáciles de identificar.

Pito real (12-12-2016)

Este amplio listado se ve completado por especies más ligadas a medios acuáticos, que aunque aquello en parte es un buen secarral, tiene el río Jándula, un río de buena importancia y con varias presas a lo largo de su cauce. Allí pude sumar lavanderas cascadeñas y blancas, martines pescadores, cetias ruiseñor, azulones, cormoranes, garzas reales en el río, como un ejemplar cerca de la presa del Encinarejo que capturaba un buen pez, o una garceta común, especie que no suele ser habitual por la zona. Zona muy interesante el río y sus orillas, que traen una serie de aves que no se ven en zonas más secas del lugar y que no se puede dejar de visitar, sobre todo para ver si aparece la ya nombrada nutria.

Garza con pez recién pescado (17-12-2017)

Y aunque tras el último lince descrito hubo algo de sequía en lo que a avistamientos de gato se refiere y no vi nada en tres días, no podía irme con ese mal sabor de boca…

Mi viaje llegaba a su fin, y la verdad que no comenzaba nada alentador el día… Nieblas y lluvías empezaban poco después del amanecer y hacían la espera en mis oteaderos imposible… Eso hacía plantearme abandonar la zona y aprovechar para ir a otro lugar, pero como muchas veces pasa, el sufrimiento y la insistencia tienen premio… Y eso es lo que ocurrió porque no lo hice.

Al poco de amanecer estábamos allí unas 10 personas, pero con el agua fuimos tres los valientes que nos quedamos. De repente, uno de los tres avistó un lince en el fondo de valle bastante cercano… Se trataba de un macho que desapareció en un gran lentisco, pero aún las cosas eran mejores…

De otro lentisco de al lado, bastante cerca apareció un segundo lince, otro macho pero más jovencito.

Uno de los dos ejemplares (19-12-2016)

El otro ejemplar muy tranquilo, mirando hacia arriba, donde estábamos los tres observadores (19-12-2016)

Ambos ejemplares se mostraban tranquilos, a lo suyo, tras supongo haber aguantado el buen chaparrón a cubierto. El habernos mojado había merecido la pena, y estaba allí ante una pareja de linces que se encontraba bastante cercana. Ambos mirándose, vigilándose y tanteándose uno al otro.

Además en esta ocasión la luz era mejor que la de días anteriores, por lo que se podía disfrutar de la fotografía y de la observación de muy buenas formas.

El ejemplar que era más joven tenía barba más pequeña y era de pelaje algo más oscuro (19-12-2016)

El otro ejemplar, que parecía más fuerte y robusto (19-12-2016)

Así que allí estábamos los tres, en un alto de la pista viendo como los dos individuos caminaban pausadamente e incluso se sentaban sin andar muy pendientes de lo que ocurría alrededor.

Eso sí, había que estar atentos, ya que a la mínima se metían en el interior de los arbustos y aparecían en otros matorrales alejados por unos metros. Y eso ocurrió con uno de los dos, que nos dio una muy buena alegría. Tras penetrar en un gran y globoso lentisco, salió de él con un conejo en la boca.

Al parecer le acababa de dar caza y se disponía a comérselo en el mismo lugar, delante del otro ejemplar y muy pendiente de él, ya que a pesar de comer, de vez en cuando se giraba para observar a su compañero.

Lince con conejo en la boca (19-12-2016)

Devorando el conejo (19-12-2016)

Como ya sabéis, el lince es un felino que basa su dieta principalmente en conejos, animalillos de los que vi buen número durante esta estancia por allí (yo creo que más que en el invierno pasado), y para los que se están haciendo mejoras con sueltas de conejos y habilitación de posibles madrigueras, ya que la mixomatosis, la hemorrágica vírica y la tularemia (sobre todo las dos primeras), son enfermedades que han hecho mucho daño en la población de conejo peninsular, matando a miles y miles de ejemplares, y que como no podía ser de otra forma ha afectado al lince indirectamente, por la desaparición de clanes de conejos enteros, desapareciendo por completo de ciertos lugares, y disminuyendo en otros la población de una manera desastrosa.

Para los linces, la caza del conejo es algo que por esfuerzo físico-gasto energético-recompensa le es ideal, ya que este tipo de presas tiene buen tamaño, pero como es lógico, en ocasiones tiene que tirar de otro tipo de fauna, como es el caso de pajarillos, perdices, roedores, reptiles e incluso corzos, muflones y otros pequeños cérvidos. Además, en donde se encuentra lince, no suele haber otras especies de carnívoros como meloncillos, zorros o gatos monteses, ya que los expulsa, pudiendo llegar a matarlos en algunas ocasiones.

Para dar caza a sus presas, el lince se basa en el acecho. Su técnica es muy clara. Consiste en caminar y caminar por su territorio hasta que ve algo. De esta forma, cuando tiene una presa clara, se para, escucha, observa, y se prepara. Gracias a su mimético pelaje, se tumba en el suelo y poco a poco se va acercando a su presa. Una vez cercano y al alcance, comienza una persecución de unos pocos segundos de duración y escasos metros que suele acabar con un precioso salto del lince sobre su presa, a la que si abate, le da un mordisco en la yugular para acabar con su vida. Su fuerte tamaño y su musculoso cuerpo, hacen que pueda hacer esfuerzos, carreras cortas y buenos saltos, pero no está preparado para persecuciones largas, así que para su triunfo es muy importante el mimetismo con el medio, del que ya hemos hablado.

No sé cómo habría dado caza este lince a ese conejo, pero el caso es que ahí estaba, comiéndoselo delante de nuestras narices en otro espectáculo que la naturaleza nos dio… Una pena no haber visto la secuencia completa de como acabó ese conejo en las garras del gato, pero bueno, no puedo pedir más y tampoco me puedo quejar… jejejeje.

Un ejemplar mirando al otro (19-12-2016)

Tras comerse el conejo en escasos minutos (no vimos que deajra grandes restos), ambos animales se juntaron en torno a un gran arbusto del lugar. Se acercaron un rato mirándose, pero la verdad que se les notaba muy tranquilos y no parecía que habría intenciones de pelea…

Se mostraban muy atentos el uno al otro pero sin ápices de violencia o enfrentamiento; no sé si el joven estaría siguiendo los pasos del adulto y aprendiendo de el…

Ambos linces juntos (19-12-2016)

Mirándose (19-12-2016)

Uno medio abandonaba el lugar (19-12-2016)

Y de esta forma, uno se metía al arbusto tras la mirada del otro macho…

Lince que quedaba a la vista por completo (19-12-2016)

Unos segundos después, salía del interior y ambos volvían a moverse conjuntamente por uno de los senderos que parece tenían por allí, ya que sobre el terreno estaban bien marcados…

Lince que se va (19-12-2016)

Marchándose hacia el valle (16-12-2016)

Ambos abandonaron de esta forma el lugar… Uno detrás de otro entre los matorrales, cruzando un cortafuegos y dirigiéndose a un valle paralelo… De nuevo un espectacular avistamiento a modo de traca final que poco a poco iba cerrando mi viaje por allí, ya que a pesar de permanecer allí el resto de día ya no se volvieron a ver.

Marchando del lugar (19-12-2016)

El lince abandonando la zona (19-12-2016)

Y es que, estos animales sabemos que están, pero en muchas ocasiones tenemos que fijarnos en excrementos o huellas para ver si han pasado últimamente cerca… De esta forma yo tengo controlada alguna letrina por allí, y alguna zona de paso, donde sí que vi excrementos, alguno incluso muy fresco, pero no pude fotografiar huellas de calidad, algo que a pesar de mis ya unos cuantos viajes allí, aún tengo pendiente…

Excrementos de linces (19-12-2016)

Para ir cerrando esto, decir que aunque no se vea lince, el visitar la zona merece la pena solamente por todo lo que rodea a este mítico animal… Otra fauna, paisajes, cultura, gastronomía, conocer otras gentes (muchas citadas al final de esta entrada)… pudiendo destacar los impresionantes atardeceres que se crean en la zona de avistamientos con la ermita de la Virgen de la Cabeza de fondo.

Atardecer en la Virgen de la Cabeza (15-12-2016)

Además, si la noche acompaña, el escuchar los sonidos de las rapaces nocturnas o los berridos del ciervo junto una preciosa luna, también es algo espectacular y que merece la pena…

Casi luna llena en una de las noches por allí (12-12-2016)

E igualmente que la noche deja bonitas estampas, los amaneceres no son menos, con bien de rocío y preciosas imágenes creadas por las gotas de agua que caen en cualquier punto del lugar.

Telaraña (20-12-2016)

Estampas que incluso dan para jugar con ellas y hacer un poco el gamberro… juijuijui.

Y tras este parón y esta pequeña tontería, no puedo olvidar tampoco las miradas de los grandes morlacos que andan allí (buenas ganaderías con muy buenos y espectaculares toros), y entre los que se mueven además de las ya citadas perdices, gorriones comunes, rabilargos, picarazas, grajillas, colirrojos tizones, tórtolas turcas y palomas, que hacen combinación con estorninos negros, zorzales charlos, bisbitas pratenses, gorriones chillones, cogujadas, trigueros y tarabillas norteñas en las zonas más abiertas, ya que allí combinan zonas adehesadas medianamente cerradas por arbustos, con zonas totalmente abiertas preparadas sobre todo para el ganado.

Toro mirándome fijamente (16-12-2016)

Así que ya veis, unos buenos días en muy buena compañía, con partido de pelota incluido en uno de los frontones de Andújar con mi amigo y compañero de fatigas “Mazki” y con mucha más gente. Juan de Madrid, Demetrio, Silvia, Enrique, Juan, Víctor, Nacho, Sonia, Sergio, Miguel, Carmen, David, Andrés… y seguro que unos cuantos a los que me dejo!!!! jejejejeje! Ya podeis perdonar!

Con “Mazki” y el frontón donde le reté y gané… jejejeje (13-12-2016)

Foto de grupo con los que compartí varios días allí (18-12-2016)

Así que no me puedo quejar… Lo tuve todo!!!! Incluso linces al alcance de mi mano, aunque fueran un poco más pequeños… jejejejeje. Y el año que viene, más, un viaje que tengo marcado en mi calendario, aunque iré con cuidado, que como dice el refrán… “Ninguno hay tan lince que en las tinieblas no deslice”. Jajajajajajajaja.

Yo con mis pequeños linces (20-12-2016)

Publicado en Buscando muy a lo lejos... | Deja un comentario

Paseo “post-sanferminero” con bien de “pequeñajos”

A pesar del verano y del calor, que mejor sitio para pasar la resaca sanferminera que las orillas del Arga… Por ello, con la ciudad ya tranquila y de vuelta a la normalidad, he dado un paseo (22-7-2017) para ver que se observaba entre las aguas del río y las hojas del arbolado…

Como siempre, lo más común y habitual son los azulones, que reinan el Arga a su paso por Pamplona y de los que se cuentan por decenas.

Grupo de azulones nadando (22-7-2017)

Aves que estos días se ven de todas las edades… Adultos, individuos nacidos este año pero ya bien emplumados, aves medio emplumadas, y pollos de escasos días…

Azulón nacido este año en la presa de Santa Engracia, ya bien emplumado (22-7-2017)

Aunque la mayoría de pollos están bien creciditos, todavía se ven ejemplares muy pequeños y muy pendientes de la madre. Por lo menos he podido contabilizar cuatro grupos familiares así, aunque los cuatro muy pequeños. Uno en Cuatrovientos, otro en el Plazaola, otro cerca de Curtidores, y otro en Aranzadi.

Hembra con dos patitos (22-7-2017)

Patitos de pocos días (22-7-2017)

Estos ejemplares crean preciosas y tiernas escenas, como es el caso de los de la imagen, que se escondían bajo la madre al calorcito… La verdad que un bonito y buen regalo que la naturaleza nos da en la puerta de casa… La reproducción y cría de los ánades reales.

Hembra con sus crías bajo el cuerpo (22-7-2017)

Asomando de la madre (22-7-2017)

Acompañando a los patos, hay un buen listado de aves acuáticas… Aunque llevo un tiempo echando de menos a los martines pescadores, no faltan las elegantes garzas reales, las simpáticas gallinetas o los esquivos y asustadizos andarríos chico, de los que había tres ejemplares en la presa de Santa Engracia…

Garza real en su posadero (22-7-2017)

Gallineta en la zona de Santa Engracia (22-7-2017)

Igualmente, lavanderas cascadeñas y lavanderas blancas abundan en las orillas, con polluelos de ambas especies entre la vegetación de ribera y entre las hierbas de los jardines del paseo fluvial que acompaña al río por Pamplona.

Lavandera cascadeña (22-7-2017)

Polluelo de lavandera cascadeña en un tronco que flotaba en el agua (22-7-2017)

Muy alta la cantidad de picarazas del año en los jardines…

Joven de urraca (22-7-2017)

Fáciles de reconocer por tener en la cabeza y cerca del ojo falta de plumas, son muy fáciles de ver, ya que además de abundantes, son muy escandalosas… Yo la verdad que no recuerdo veranos anteriores con tantas crías por todos los lados…

Detalle de la cabeza de otro ejemplar (22-7-2017)

E igualmente, estaba todo lleno de grajillas del año (que se mezclaban con picarazas y alguna corneja) en la zona que han abandonado las barracas tras las fiestas…

Grajillas en el parque fluvial (22-7-2017)

Este era uno de mis objetivos, ver que pasaba, ya que llevaba ya dos años, en los que me fijaba que tras el abandono de los feriantes de la zona ajardinada que ocupan en el parque fluvial, grajillas, cornejas y picarazas abundan por allí, supongo que comiendo de los restos que hayan podido quedar…

Allí se reúnen todos los años, y supongo que entre basura y restos de los mesones, churrerías y demás… tienen para rato!!! Ya que los feriantes hace días que abandonaron el lugar…

Grajillas en la zona del paseo fluvial (22-7-2017)

Grajilla adulta junto a cría (22-7-2017)

Aunque la mayoría se trataba de polluelos del año, entre ellos, se encontraban varios adultos, que en ocasiones daban de comer a sus polluelos.

Alimentando a las crías desde un árbol (22-7-2017)

Pollo de grajilla llamando a su madre (22-7-2017)

Dando de comer a su polluelo (22-7-2017)

Además de estas crías de grajilla, picaraza, azulón y lavanderas de las que ya he hablado, una de las cosas importantes de este paseo fue también un buen bando de reyezuelos listados nacidos este año.

Pollo de reyezuelo entre ramas (22-7-2017)

Pareja de reyezuelos (22-7-2017)

La verdad que había una actividad muy fuerte, y un adulto no paraba de darles comida… Por lo menos eran 5 los pollos pequeños, que simpáticos y vivarachos se movían entre las hojas de fresnos y alisos, cerca del puente del Plazaola, y ante el paso de decenas de personas, que no se percataban de lo que estaba ocurriendo en lo alto de los árboles.

Adulto en los alrededores de una higuera (22-7-2017)

Y al igual que todas estas especies andan con los pollos, los palomos siguen a los suyo… Muchas ya en segunda puesta y con pichones volando, siguen preparándose para ser conquistadas por los machos, que se hinchan como si fueran a explotar… jejejeje.

Palomo intentando conquistar a una paloma (22-7-2017)

Como siempre, a todo esto, una buen tira de aves comunes que no han faltado a la cita con mis prismáticos, como es el caso de los vencejos y aviones comunes, que tras criar, pronto nos abandonarán, los mirlos, las tórtolas turcas o los gorriones comunes.

Hembra de gorrión común (22-7-2017)

Sumar también los típicos estorninos negros (con varias crías igualmente), y los más pequeños herrerillos, carboneros, jilgueros, verdecillos, verderones, colirrojos tizones, currucas capirotadas, agateadores y petirrojos.

Pollo de estornino (22-7-2017)

Destacar también la buena presencia de oropéndolas, localizadas por sus característicos cantos en la zona de Aranzadi, y de preciosas abubillas en la zona también nueva de huertas, donde seguramente algún ejemplar habrá criado…

Para acabar, como el nivel del agua está bastante bajo, pude disfrutar de unos cuantos peces en el puente de San Pedro… Sobre todo barbos que se amorraban y lamían las rocas, y lo que creo que son alburnos en grupos muy numerosos… A ver si alguien me confirma estos últimos…

Barbos en San Pedro (22-7-2017)

Alburnos (22-7-2017)

Así que ya veis, a pesar de estar en verano y no ser la mejor época para ver aves en Pamplona… Un muy buen listado y con buenos síntomas de reproducción con pollos de varias especies. “Chiquitajos” de picarazas, azulón, grajilla, estornino negro y reyezuelo listado me agradaron el día y el madrugón, así que os animo a pasear a primera hora por el río, ya que “si quieres vivir sano… madruga en el verano”.

Pareja de reyezuelos listados nacidos esta primavera (22-7-2017)

Publicado en Río Arga, Reproducción y cría | Etiquetado , , | Deja un comentario