Para txikis LI; mosquitero silbador, cotorra argentina y periquito

Poco a poco se me van terminando las especies, así que hoy voy con unas un poquito más raras de lo normal… Una la tenemos domesticada y la conocen txikis y mayores, pero las otras dos son bastante raras, al menos en Pamplona… Una la veremos en pasos migratorios, y la otra, la cotorra, en otras ciudades se ha adaptado y cría formando grandes colonias, por lo que es cuestión de tiempo que termine también en Pamplona…

Mosquitero silbador; Txio txistularia (Phylloscopus sibilatrix):

Descripción: El mosquitero silbador es un pajarillo pequeño y muy similar al mosquitero común, de coloración parda verdosa en partes superiores, y de tonos más claros en las partes bajas, pero con cara, pechera y garganta amarillo limón, rasgo que lo hace diferenciable de otros mosquiteros.

Alimentación: Aunque puede alimentarse de pequeños frutos, su dieta se basa en insectos e invertebrados.

Hábitat: Se trata de un ave forestal, típica de bosques, pero que en migración puede verse en zonas más abiertas, como parques, jardines o dehesas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un ave muy rara en la Península, pero que se puede ver en pasos migratorios, sobre todo en primavera, en parques como el Parque del Mundo, Mendillorri, las universidades o el paseo fluvial del río Arga.

Mosquitero silbador – Txio txistularia

Cotorra argentina; Papagai argentinarra (Myiopsitta monachus):

Descripción: La cotorra argentina se trata de un animal de tamaño mediano, es un loro de color verde, con tonos azulados en las alas, con cola larga, pico potente y ocre, y garganta, frente y pechera de color gris.

Alimentación: Con su potente pico, se trata de un animal bien preparado para alimentarse de frutos y semillas.

Hábitat: Ave exótica que en su lugar de origen se instala en cualquier zona boscosa. Aquí por el momento elige parques y jardines de las ciudades, donde crea nidos de varios kilos de peso.

Época del año y zona de Pamplona para verla: En Pamplona es una especie muy rara y que no está asentada. Así como en otras ciudades de la Península es muy habitual y cría en buena variedad de árboles, en Pamplona no está todavía, a pesar de que de vez en cuando se ve algún ejemplar solitario. En el Parque Uranga de Burlada hay un jaulón con varios ejemplares, que vendrán de sueltas y de particulares.

Cotorra argentina – Loro argentinarra

Periquito; Perikito (Melopsittacus undulatus):

Descripción: Todos y todas sabemos lo que es un periquito. Se trata de un ave pequeña, es aspecto compacto, sin cuello, y con cola muy larga. Variable en colores, pero siempre con tonos muy llamativos (verdes, amarillos, azules), posee buenos contrastes con colores negros, sobre todo en alas.

Alimentación: Se basa en grano y semilla, pudiendo completar con otros vegetales.

Hábitat: Originario de Australia, el periquito es un ave que en nuestro territorio no cría en libertad, pero que sí que podemos encontrar tras escapes de gente que lo tiene como mascota, algo que no suele ser raro.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Especie al igual que la cotorra argentina muy rara en libertad, pero que podemos ver, como muchas otras especies exóticas. Un grave problema que hace mucho daño a nuestra biodiversidad autóctona.

Periquito – Perikitoa

y como siempre, ahí van en blanco y negro para que los txikis más valientes coloreen como más les apetezca… El mes que viene… Más!!!! Que ya las tengo pensadas! Jejeje.

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Revista EZKABA (Octubre 2021) Las más coloridas II; ALCAUDÓN DORSIRROJO y ABEJARUCO EUROPEO

A VISTA DE PÁJAROS

El curso pasado terminamos con un par de pajarillos muy coloridos y fáciles de identificar por lo llamativo de sus plumajes. Hoy seguimos con otros dos, muy diferentes, y que acaban de abandonar nuestro barrio. Son especies estivales y ya se han ido a pasar el invierno en zonas más cálidas (si no lo han hecho poco les falta). Así que nos toca esperar para verlas, ya que en primavera volverán como todos los años y criarán por aquí.

LAS MÁS COLORIDAS II

Alcaudón dorsirrojo; Antzandobi arrunt (Lanius collurio): El alcaudón dorsirrojo es un pájaro de tamaño medio, con aspecto regordete y muy cabezón. El dorso es pardo rojizo (de ahí el nombre), y el vientre y garganta blancos. El macho posee un marcado antifaz negro, y parte superior de la cabeza y nuca gris. Posee un potente pico, y la hembra es más discreta, sin antifaz marcado, y con colores en general más pardos.

Alcaudón dorsirrojo en un arbolillo descansando (5-5-2016)

Lo encontramos en lugares abiertos pero que tengan arbolado o zonas de matorral, que usa para posarse. Zonas de cultivo, huertas, dehesas, pastizales de montaña… son lugares donde se puede ver.

Se alimenta sobre todo de insectos: abejas, escarabajos, saltamontes… y puede completar su dieta con roedores, lagartijas e incluso pequeños pajarillos. A modo de curiosidad, tenemos que saber que, en muchas ocasiones, clava a sus presas en matorral espinoso, a modo de despensa y almacén.

En la Rochapea, una muy buena zona para verlo es la zona de la Ronda Norte, sobre todo en los arbustos del Parque de los Aromas y la vía del tren, donde suele estar posado tranquilamente.

Abejaruco europeo; Erlatxori (Merops apiaster): Esta bellísima ave es la más espectacular y colorida de la avifauna ibérica. Con su coloración y combinación de colores, es inconfundible; el dorso es de color pardo y amarillo, y combina con partes inferiores azuladas y verdosas. La cola es larga y el pico, además de largo, también es curvado. Tiene un collar negro que separa el azul verdoso del vientre de la garganta, que es amarilla, y posee un antifaz negro, con ojos rojos, por debajo de una frente amarilla y un capirote de colores pardos.

Abejaruco posado entre la Magdalena y la nogalera (17-5-2020)

El abejaruco es un ave que vive en colonias y cría en cortados y taludes de tierra, donde hace túneles para albergar sus nidos. Se encuentra en zonas abiertas; zonas de campo de cultivo, dehesas… y con frecuencia se posa en tendidos, postes y cables de luz.

Su alimentación se basa sobre todo en insectos voladores. De ahí el nombre (abejaruco), ya que abejas, abejorros y avispas son parte fundamental en su dieta.

En la Rochapea no es una especie habitual, pero se puede ver sobrevolando el cielo por estas fechas buscando alimento, ya que en la Comarca de Pamplona hay alguna colonia establecida.

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/2021-10

Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado , | Deja un comentario

Termina el verano en el río

Con la llegada del otoño, termina la época reproductora de muchas especies, y los jovenzuelos del año comienzan a independizarse.

Por ello voy hoy con una entrada en la que abarco varias salidas primaverales y veraniegas (17, 18, 19, 20, 23, 24, 26 y 27-5, 1 y 9-6 y 25 y 29-8) por el río Arga en sus diferentes zonas, tanto Rotxapea como San Jorge y Txantrea, tres de los barrios del norte de Pamplona, que son cruzados o atravesados por el nuestro río.

En este río, uno de los más importantes de Navarra, y el más grande de Iruña, hay una serie de aves que nunca faltan en ningún rincón…

Se trata del ánade azulón, la gallineta y la garza real. El azulón está por todos los lados, entremezclándose con patos domésticos e híbridos, cada vez más comunes, y las gallinetas presentan varias parejas que crían a lo largo de todo el recorrido del Arga por nuestra ciudad.

Joven de gallineta nacido esta primavera (28-8-2021)

La garza real parece que no cría, pero es habitual. Hace unos años crió un ejemplar cercano a Cuatrovientos, y aunque en fechas buenas se ven en lo alto de cedros y otras coníferas en Aranzadi o Taconera, parece que no hay nidos activos en el núcleo urbano de Pamplona.

Garza alimentándose en la zona del Club Natación (1-6-2021)
Garza real, habitual y elegante en nuestras aguas (24-5-2021)

Otra especie muy ligada al agua y que nunca defrauda es el colorido y vistoso martín pescador.

Martín pescador (28-8-2021)

Inconfundible por su color, vuela a ras de agua, con un típico sonido fácil de identificar, criando en taludes de tierra desnudos de vegetación, donde tiene el nido en alguna especie de cueva.

De nuevo parece que ha vuelto a criar en la zona de Oblatas, y a pesar de ser bastante desconfiado, no es difícil verlo posado en ramas que dan al agua, desde las que otea y busca pequeños peces, con la idea de lanzarse a por ellos, pescarlos y alimentarse. Es un lujo tener un animal con semejante colorido en el corazón de Pamplona.

Martín pescador junto a mordeduras de castor (28-8-2021)

Además, las lavanderas cascadeñas y lavanderas blancas también son típicas en estas zonas húmedas, criando todos los años y siendo especies bastante habituales. La lavandera cascadeña siempre muy cercana al agua, mientras que la blanca, además de verse en zonas acuáticas, es muy fácil verla alimentándose en medio de hierbines y grandes jardines, donde con su característico caminar busca insectos en el suelo.

Lavandera blanca alimentando a su polluelo (19-5-2021)
Lavandera cascadeña con alimento para su prole (24-5-2021)

De unos años apara aquí, las gaviotas patiamarillas también son protagonistas en el río Arga. Tiene pinta de que se trata de ejemplares que crían muy cerca, como Zolina, y que en el río buscan alimento fácil, que entre peces y pequeños patitos con días, seguramente sean presa fácil.

Patiamarilla en vuelo sobre las aguas del Arga (24-5-2021)

A estas aves comunes de zonas húmedas, en el paseo fluvial y alrededores del río Arga acompañan un buen listado de aves comunes.

Es el caso de las palomas, las tórtolas turcas, los mirlos, las urracas, los estorninos negros, las grajillas y los gorriones comunes. Todas son muy abundantes en nuestra ciudad, y todas crían no solo en el río si no también en grandes parques, o en las zonas amuralladas.

Joven de estornino negro en la zona de los caballos de Goñi (24-5-2021)
Grajilla picoteando a un caballo en la misma zona para llevarse pelo a su nido (24-5-2021)

No han faltado durante estos días las esperas nocturnas (al atardecer y amanecer) al castor (o lo que se deje ver)…

Unas con suerte y otras sin suerte, como suele ser habitual, pero las que tienen buenas observaciones equiparan y alegran a las que no ves absolutamente nada… Como es lógico, no siempre va a haber premio! Si no… perdería también su gracia!!!!!

Castor nadando (20-5-2021)

Puedo seguir que los territorios que controlo, siguen activos, a pesar de que me da la sensación de que una zona en la que hubo reproducción y salieron tres crías, este año no ha sido positiva, y no ha habido descendencia.

Caminando en busca de alimento (20-5-2021)

En cambio, en otra de las zonas donde el año pasado no vi crías, pero si una hembra con las mamas muy desarrolladas, este año además de volver a ver a la hembra con las mamas en estado de lactancia, en uno de los atardeceres y ya sin apenas luz pude ver un jovenzuelo muy pequeño del año, por lo que puedo confirmar la reproducción.

Hembra preñada donde se ven las mamas muy desarrolladas (20-5-2021)

Y a pesar de que muchas veces reina la falta de luz en estas observaciones, es una gozada poder disfrutar de esta especie, que en ocasiones se ve muy de cerca y que no muestra desconfianza ante nuestra presencia.

Acercándose poco a poco (19-5-2021)
Primer plano de un ejemplar joven (19-5-2021)
Se acercó a olerme (19-5-2021)

Y en breve, cambiará su alimentación y comenzarán a verse sus rastros, ya que cambia las hojas, hierbas y brotes frescos por “madera”.

Entonces, como pasa todos los años por estas fechas, comenzarán a verse árboles roídos y mordidos, algo que a día de hoy no pasa, porque tiene material verde y fresco del que alimentarse. Volveremos a escuchar las barbaridades de siempre… “El castor se lo come todo”, cuando en realidad no es así, pero bueno, poco a poco con educación ambiental y dando a conocer a la especie, seremos capaces de respetarla y ponerla en valor.

Alimentándose de hojas frescas (20-5-2021)
Royendo madera, una acción que comenzará a ser habitual (17-5-2021)

Entre mamíferos, al castor le acompaña la simpática ardilla.

Pequeño roedor que como ya he dicho varias veces, poco a poco va colonizando zonas nuevas del Arga, usando el bosque de ribera (o lo que queda de el), como corredor biológico. Especie que hace unos años solo se veía en la Nogalera de Burlada, y que ahora es habitual en Magdalena, Aranzadi o Miluce (entre muchos otros sitios).

Ardilla boca abajo (25-8-2021)

Otra que poco a poco va colonizando Pamplona y cada vez es más habitual es la paloma torcaz. Igual que se en parques grandes, como por ejemplo la Media Luna o Taconera, también está presente en las orillas del Arga, donde seguramente tengamos alguna pareja ya criando.

Paloma torcaz (28-8-2021)

Y junto a todas estas especies, un buen listado de pajarillos.

Entre matorrales chochines, ruiseñores bastardos, currucas capirotadas y ruiseñores comunes, y moviéndose por todo, herrerillos, carboneros, mitos, agateadores, jilgueros, verdecillos, verderones, gorriones molineros, mosquiteros, pinzones o petirrojos…

Verdecillo (3-6-2021)

Interesantes las abubillas y los pájaros carpinteros, con presencia en estos paseos de pito real y pico picapinos, y muy buenas densidades de papamoscas gris, cerrojillo y colirrojo real en los pasos migratorios.

Pico picapinos alimentando a su polluelo (24-5-2021)
Polluelo asomando (24-5-2021)

El cielo ha sido dominado por aviones comunes y vencejos (que ya nos han abandonado), cornejas, y rapaces poco abundantes pero con acto de presencia de milano real, milano negro, cernícalos, y águila calzada, de la que una pareja cría en el soto de la Magdalena.

Milano real en vuelo (24-5-2021)

Primavera muy intensa, con buena reproducción de especies, y buenas observaciones.

Mariposa de Vanessa cardui, comúnmente conocida como “cardera” (3-6-2021)

Ahora toca esperar a que entre bien el otoño, las hojas desaparezcan y ganemos en visibilidad, con especies que llegan por estas fechas como el cormorán o los picogordos, y esperar que caiga alguna rareza “invernal” con los temporales típicos de estas fechas, que como bien dice el refrán, “otoño presente, invierno en la acera de enfrente”.

Pareja de castores en la zona de Alemanes (26-5-2021)
Publicado en Revista Ezkaba | Deja un comentario

De salidas pelágicas por Lekeitio I

Hoy voy con una entrada sobre todo visual (con varias imágenes) de varias salidas pelágicas que he realizado este verano desde Lekeitio.

Y es que, junto a Jon Zubiaur, en el “Eukeni” (un pequeño barquillo) hemos recorrido millas y millas, siempre cercanos a la costa vasca en la zona de Ondarroa, Lekeitio y Elanchobe, en salidas muy interesantes en lo que a especies se refiere (más a mí que soy de montaña y de interior).

Llegando a puerto en el “Eukeni” (29-5-2021)

Con mares muy diferentes en lo que a oleaje respecta (29-5, 29-7 y 2 y 5-8-2021) he disfrutado como un enano viendo aves a las que estoy poco habituado, y que me cuesta identificar con facilidad si la observación no es buena.

Metiéndonos en harina, como es lógico, las más habituales en la costa son las gaviotas… Familia de aves que se ve bien adentro, y de la que no hemos tenido mucha variedad…

Gaviota en pleno vuelo a ras de mar (29-7-2021)

Todas prácticamente gaviotas patiamarillas, la más habitual en la costa vasca, y muy fácil de distinguir.

Especie que muchas veces relacionamos con suciedad, con que se lo come todo y que cada vez hay más, pero que analizando estudios muy recientes, tiene a sus poblaciones cantábricas en claro descenso, siendo cada vez menos las parejas reproductoras que tenemos en la zona norte de la Península Ibérica.

Gaviota en la isla de Lekeitio (29-7-2021)
Volando con el pueblo al fondo (29-7-2021)

Lo bueno de estas gaviotas, es que algunas son reconocibles y se les puede hacer un buen seguimiento, por características muy puntuales y concretas…

Gaviota con “corbata colombiana” y anilla metálica, fácilmente reconocible (5-8-2021)

Y otras por portar anillas!

Anillas que se pueden meter en “https://www.colouring.eus/es/inicio/” y nos dan resultados sorprendentes… Con observaciones de individuos que vienen de muy lejos, ejemplares muy asentados en la misma zona, otros que viajan pero vuelven…

Gaviota anillada con inscripción “GASS” (2-8-2021)

Y muchas de ellas, nos dan gratas sorpresas, como un ejemplar anillado esta mismo mes de julio muy cerca de Pamplona, concretamente en la balsa de Zolina (también llamada Eskoriz) y que parece que me siguió! Jejejeje. La verdad que fue una curiosidad muy grande verla allí, a tantos kilómetros de su lugar de nacimiento…

Gaviota de Zolina (5-8-2021)

En visitas a la isla de Garraitz (la isla de Lekitto, también denominada Isla San Nicolás​ y Lumencha​), pude localizar algún polluelo con escasos días que aún correteaba por la zona del nido, aún era incapaz de volar… Fácil de reconocer por su cabeza aún desplumada, con esa especie de plumón que cubre a los jóvenes sus primeras semanas de vida.

Uno de los polluelos nacidos esta primavera (29-7-2021)

Y es que, la isla la verdad que es un muy buen sitio para ver gaviotas… Aunque por mucho que busqué y rebusqué, no conseguí ver ejemplares anillados en ella….

Gaviota estirándose (29-7-2021)
Ejemplar adulto con el pueblo al fondo (29-7-2021)

Y volviendo a la mar, tuvimos la suerte de ver alguna gaviota sombría mezclada con las patiamarillas, pero muy poquita cosa… Ni reidoras, ni cabecinegras, ni rarezas, ni nada de nada… Pero bueno, no nos vamos a quejar, que las salidas dieron mucho de sí… Jejejeje.

Gaviota sombría en pleno vuelo (5-8-2021)

Cuando sales al mar a buscar aves, hay que buscar grandes concentraciones de gaviotas, donde alrededor se suelen ver otras especies… Se trata de puntos de alimentación, donde decenas y decenas de ejemplares de especies variadas se alimentan de posibles bancos de peces, cangrejos u otros posibles alimentos.

En el mar las distancias son largas, pero las aves marinas vuelan rápido, y parece que tienen buenísima vista tanto como para localizar alimento, como para ver “meneo” de otras especies que puedan estar comiendo.

Y nosotros, tuvimos suerte, ya que por las fechas de las salidas en barco, parece que eran muy abundantes en ciertas zonas unos pequeños cangrejos, de los que buenos grupos de gaviotas se alimentaban, llamando así la atención de otras especies, que igualmente acudían al lugar.

Alboroto de gaviotas y una pardela, especie de la que luego hablaremos (29-5-2021)

Concretamente cangrejos “patalines”, también llamados patxela, patelo o flycrab (Lioacarcinus holsatus), que nadaban por superficie, y que en grandes grupos eran el alimento perfecto para las aves marinas, que se lanzaban a por ellos sin contemplación alguna.

Cangrejo patalín (2-8-2021)

Una de las aves divertidas que acompaña en esta costa a las gaviotas también y que se ven en el mar, son los cormoranes moñudos.

El cormorán moñudo es un ave marina que se asienta en los acantilados más inaccesibles de nuestras costas. Muy similar al cormorán grande, es más pequeño y esbelto, con cuello bastante fino, y en época reproductora posee una especie de cresta curvada en la frente, característica que le da el nombre.

Cormorán moñudo en su posadero habitual (5-8-2021)

Más pequeños que el cormorán grande al que estamos habituados, los ejemplares jóvenes son más grises, incluso con el pecho y vientre muy blanquecinos…

Por estas fechas muy comunes, y alimentándose principalmente de peces, se trata de una especie que cría en colonias, siempre en zonas de cortado, en nidos bien protegidos. En la zona de Lekeitio y alrededores (la que hemos navegado) hay unas 30 parejas, repartidas en varias colonias, por lo que es un animal bastante fácil de ver, incluso al amanecer nadando en la misma playa de Isuntza, muy cercano a la arena.

Ejemplar joven (29-5-2021)
Otro ejemplar joven de escasas semanas (5-8-2021)

Se trata de una de las aves marinas que ha experimentado una mayor regresión en España en los últimos años, debido al impacto de la sobrepesca sobre algunas de sus especies presa, a la contaminación por hidrocarburos, a las molestias por embarcaciones de recreo y a los accidentes por enmalle en artes de pesca (algo muy generalizado en aves marinas).

Adulto de moñudo nadando en pleno mar (2-8-2021)

Otro protagonista de estas salidas es el alcatraz, un ave que siempre llama la atención y que aparecía en nuestras salidas cuando las gaviotas eran abundantes…

El alcatraz atlántico (llamado también del Norte) es un ave marina también bastante habitual cercana a nuestros. Es originaria de las costas del Océano Atlántico y se reproduce en Europa occidental y el noreste de América del Norte.

Alcatraz en vuelo (5-8-2021)

Es un ave espectacular y estrictamente marina. Es un torpedo, con un cuerpo muy aerodinámico, alargado, esbelto y estilizado, que cambia su coloración con la edad, y con envergadura cercana a los dos metros.

El primer año de vida, se trata de un ave totalmente gris, moteado de un abundante blanco y con vientre más blanquecino, y con el paso de los años va aclarando su plumaje, adquiriendo a los 5 años un intenso color blanco, con puntas de las alas negras, y una suave coloración amarilla en la cabeza, más intensa en la época reproductora. Mientras, pasa por plumajes que combinan blancos y negros de diferentes maneras.

Joven del año en pleno vuelo (5-8-2021)
Alcatraz bastante oscuro pero blanqueando la cabeza (2-8-2021)

Con un potente vuelo, es un espectáculo verlo volar por el cielo muchas veces a ras de agua, combinando aleteos rápidos con pequeños planeos, donde destaca su potente y largo pico, de color gris azulado, y que contrasta con la zona desnuda negra alrededor de la boca y los ojos.

El alcatraz se trata de un ave que cría en acantilados marino, en muchas ocasiones en grandes islotes cercanos a la costa, y en colonias de miles de parejas, con una estimación de población reproductora europea que supera las 260000 parejas, distribuidas principalmente por Gran Bretaña, Islandia, Irlanda, Francia y Noruega. Los nidos, que pueden llegar a concentraciones de dos o tres por metro cuadrado, son construidos con aportes de materia vegetal, algas, plumas y tierra, realizando una única puesta al año, de un solo huevo, y pudiendo hacer puestas de reposición si la primera fracasa. El huevo, es incubado por ambos sexos durante unos 44 días, tras los cuales se produce la eclosión. El pollo será alimentado por los padres con alimento regurgitado, y tras 90 días estará listo para abandonar el nido, lanzándose al mar sin miedo alguno.

Alcatraz inmaduro nadando (2-8-2021)

Es un ave migradora, que inicia la migración hacia el sur tras la reproducción, a partir de finales de julio. La gran mayoría de la población europea inverna frente a las costas atlánticas africanas, llegando hasta el golfo de Guinea. Un pequeño porcentaje entra hacia el Mediterráneo para invernar en su mitad occidental.

Alcatraz blanqueando en vuelo (2-8-2021)

En España la vemos durante estos pasos migratorios prenupciales (entre febrero y abril) y posnupciales (entre agosto y noviembre) como es el caso de estos ejemplares, que al parecer están en una tendencia poblacional positiva y cada vez son más abundantes.

Una de las características que hace especial a la especie es su alimentación. Basada en peces de mediano tamaño, es increíble como realiza su captura. Primero los localiza mientras vuela sobre el agua (incluso hasta 40 metros de altura), y después se deja caer repentinamente desde el aire haciendo un picado espectacular, para introducirse en el agua a gran velocidad. Cuando inicia el picado pliega las alas al cuerpo, convirtiéndose en un auténtico proyectil, capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora. Si no captura la presa de inmediato, puede bucear tras ella.

Girándose para lanzarse al agua (29-5-2021)

Para ello, aunque la mayoría de sus inmersiones son relativamente poco profundas (hasta 20 metros) tiene varias adaptaciones sin las cuales sería imposible. En primer lugar, el plumaje del alcatraz es impermeable, pudiendo pasar largo tiempo en el agua y salir de ella como si nunca hubiese estado.

Para no hacerse daño al penetrar en el agua a tan altas velocidades, poseen una especie de bolsa en la zona del cuello que los protege del golpe. Además, no tienen los orificios nasales al frente (como otras aves), y tiene una vista espectacular, siendo capaces de detectar peces bajo el agua, aunque haya reflejos de luz. Además, sus ojos tienen adaptaciones estructurales especiales para el buceo, y utilizando sus alas y patas puede bucear a la perfección.

Un torpedo tirándose al agua (29-5-2021)

La verdad que es una gozada ver a este espectacular ave, al igual que es espectacular ver como las pardelas vuelan a ras de agua, por muy mala que esté la mar…

Pardela balear sobrevolando el agua (29-5-2021)

A modo general, tenemos que saber que las pardelas son una familia que alberga 37 especies, que en general se mueven en grupos, y que forman bandadas de cientos de individuos durante la alimentación y la migración.

Han sido varias las especies de pardelas vistas en estas salidas…

Comenzaremos con la pardela balear, un ave marina pelágica (como las demás pardelas) y que es la única ave marina endémica de España, que además se encuentra en peligro de extinción, y que de hecho, es el ave marina más amenazada en Europa (con tan solo unas 3000 parejas reproductoras).

Pardela balear en pleno vuelo (29-5-2021)

¿Y por que se le llama pardela balear? Pues muy sencillo… Porque solo cría en las islas Baleares. A pesar de ello, en sus viajes puede llegar hasta el Atlántico y el Cantábrico, y por eso tenemos la suerte de poder verla en estas salidas por la costa vizcaína.

Aleteando tras posarse a comer cangrejos (29-5-2021)

En general, las pardelas pasan la mayor parte de su vida en el agua, pudiendo pasar meses sin posarse en tierra. Se trata de una especie que solo se acerca a tierra firme para criar en cortados y acantilados, donde en una especie de cueva pondrá su nido, con un solo huevo.

Como podéis ver en las fotos, esta pardela tiene las partes superiores y su vientre e interior de las alas de color blanco.

Pardela balear en vuelo (2-8-2021)
Con más detalle (2-8-2021)
Pardela balear posada en el agua (2-8-2021)
Pardela balear aleteando (2-8-2021)

Se alimenta en grupo de todo tipo de peces pequeños o calamares que atrapa en la superficie del agua, a pesar de que también puede sumergirse hasta los 20 metros de profundidad, utilizando sus alas como si fueran auténticas aletas.

Una de las curiosidades de las pardelas, es que su lengua es estrecha y está provista de una especie de espinas, que actúan a modo de un anzuelo, permitiendo el agarre de los peces.

Dos ejemplares nadando en un mar muy tranquilo (2-8-2021)

En muchas ocasiones, las aves marinas (y las pardelas consigo) van asociadas a bancos de atunes, ya que estos mueven peces pequeños (como las anchoas) a superficie para alimentarse, favoreciendo y facilitando indirectamente la pesca a la pardela balear.

Atún en pleno salto (2-8-2021)
Atún más cercano completamente fuera del agua (2-8-2021)

Además de problemas de conservación generales a otras aves marinas, la captura para consumo humano de la pardela balear ha sido uno de ellos. Práctica habitual hasta los años 70 en Formentera, y estrictamente prohibida en nuestros días.

Precioso ejemplar acicalándose (2-8-2021)

A día de hoy, el principal proyecto para la conservación de la pardela balear es la erradicación de los depredadores de las colonias de nidificación. Se realizan campañas de captura de gatos en Formentera, Cabrera y Menorca y se pretende la desratización total de los islotes donde crían estas aves.

Nadando en las aguas tranquila (2-8-2021)

Volando sobre el mar, las pardelas se encuentran en su verdadero dominio. Despegan siempre cara al viento y en situaciones de calma, se ayudan con una breve carrera palmeando la superficie. Vuelan siempre a poca altura, alternando el planeo con profundos aleteos, conducta muy característica que facilita una primera diagnosis y permite distinguirlas de otras aves marinas como las gaviotas, los págalos o los alcatraces. Si hay algo de oleaje, las pardelas se abaten a cada banda, mostrando alternativamente el vientre y el dorso. En un ciclo, cortan con la punta del ala el seno de una ola para luego ascender hasta la cresta y volver a caer en el siguiente seno por la banda contraria.

Pardela balear con fuerte oleaje (29-5-2021)

Para mí sin duda alguna, la pardela más elegante y bonita de nuestras costas es la pardela cenicienta…

De un color gris por encima, y blanca por debajo, es impresionante verla volar a ras de agua con semejante envergadura, siendo una de las aves marinas más grandes que podemos ver por nuestras aguas, y siendo la pardela de mayor tamaño que podemos encontrar.

Pardela cenicienta en pleno vuelo (5-8-2021)

Esta ave marina se encuentra presente en los océanos Atlántico y Pacífico, así como en el mar Mediterráneo, y tampoco faltó en estas salidas pelágicas.

Pardela cenicienta despegando (5-8-2021)
Corriendo sobre el agua para despegar (5-8-2021)
Más cercana (5-8-2021)
Ya en vuelo (5-8-2021)

Hasta hace bien poco se consideraba que tenía dos subespecies, que han sido separadas y declaradas especies diferentes. Una de ellas (la que se conocía como subespecie borealis) se reproduce en las islas Canarias, donde se trata del ave marina más abundante. La subespecie diomedea, algo más pequeña y clara que la anterior, cría en las islas Baleares, Chafarinas, Columbretes y en algunos islotes de Murcia y Almería.

Pareja nadando (5-8-2021)

Ambas son complicadas de diferenciar entre sí, para lo que hace falta una muy buena observación. Hay que ver al animal en vuelo, y aún está todo bastante desactualizado, y falta información sobre el tema… Poco a poco esperemos viendo la luz y aclarando todo… Jejejeje.

Posada en el agua… Un ave espectacular (5-8-2021)

Siguiendo con las pardelas, también pudimos disfrutar de la pardela capirotada.

Pardela capirotada entre las olas (5-8-2021)

La pardela capirotada es una pardela también grande, y probablemente la más vistosa de nuestras costas, ya que no tiene coloración homogénea, si no que contrasta claramente negros con blancos, en un plumaje que la hace muy bonita.

Contrastes sobre todo en la cabeza (5-8-2021)
Pardela capirotada en pleno vuelo (5-8-2021)

La pardela capirotada, tiene comportamientos similares a las pardelas ya descritas, acudiendo solo a tierra para reproducirse, y alimentándose de peces y crustáceos que ella mismo pesca.

Pardela capirotada junto a un juvenil de gaviota, con el que podemos comparar tamaño (5-8-2021)

Presente en el océano Atlántico, tan solo cría en islas del Atlántico sur, en los archipiélagos de Tristán da Cunha y Malvinas, y en la isla de Gough.

Así como se ha dado mucho la caza de pardela balear en las islas Baleares, y de pardela cenicienta en las Islas Canarias, la pardela capirotada al criar en zonas tan remotas, no ha tenido esta problemática de conservación, por lo que podemos considerar que su estado de conservación es mucho mejor.

Nadando tranquila muy cercana al barco (5-8-2021)

En el Cantábrico, en general se acerca menos a la costa que otras pardelas, por lo que no resulta fácil verla desde tierra. Durante el paso migratorio, su presencia es regular en aguas cantábricas, desde Galicia hasta el País Vasco, siendo especialmente frecuente en el sector más occidental de este litoral, frente a las costas asturianas y gallegas.

Abandona el área de cría a finales de marzo o principios de abril, cuando realiza una migración transecuatorial en la que llega hasta la costa oriental del continente americano, el este de Terranova y el sur de Groenlandia, para luego dirigirse hacia el este y después al sur. Las observaciones en Europa, en aguas del golfo de Vizcaya, se suelen producir entre julio y noviembre, como es el caso de este ejemplar.

Aleteando (5-8-2021)
Preparándose para el despegue (5-8-2021)
Iniciando el echar a volar (5-8-2021)
Sobre el agua (5-8-2021)

La verdad que una especie espectacular y mágica…

Un animal espectacular (5-8-2021)

Durante estas salidas se nos escaparon la pardela sombría y la pichoneta, pero bueno, todo no puede ser, y no me puedo quejar, ya que nunca había disfrutado de pardelas tan cercanas, además teniendo en cuenta que una es la más amenazada de Europa (la balear), y otra la que me resulta más elegante (la cenicienta).

Pardela balear tras sumergirse en el agua (2-8-2021)
Sobrevolando el mar (2-8-2021)

Dejando a las pardelas de lado, voy con otra de las alegrías de estas salidas… Mal visto, pero un paíño nos saludo en uno de los días…

El paíño, es otra de las aves marinas que podemos observar en la costa cantábrica.

Es un ave pequeña, y que nosotros tuvimos la suerte de ver durante unos segundos sobrevolar el agua… Supongo que se trata de paíño europeo (a ver si me lo confirmáis, aunque la foto da para lo que da… Jejejeje), que es el más pequeño de los miembros de este grupo de aves marinas presente en aguas españolas, además de ser el único que se reproduce en la Península Ibérica.


Igual que las pardelas, cría en colonias en islotes o zonas de acantilados costeros de difícil acceso, evitando así posibles depredadores como ratas o gatos asilvestrados.

Del tamaño de un gorrión, y de color oscuro, posee el obispillo blanco. En nuestras costas se pueden ver varias especies de paíño, pero que en observaciones malas como esta, no son fáciles de diferenciar…

Paíño en pleno vuelo (2-8-2021)

Se alimenta de pequeños crustáceos, cefalópodos, medusas o materia orgánica flotante, como restos de pescado y otros posibles animales. En muchas ocasiones, al igual que todas las aves marinas van siguiendo barcos pesqueros, para aprovechar descartes de estos u otros restos que puedan caer al agua.

Esta especie se distribuye por gran parte de Europa, en áreas del norte y occidente, así como de la cuenca mediterránea, y en España se reproducen en las costas cantábricas, gallegas y canarias, además de en la mediterránea. A pesar de no ser un ave fácil de ver en la zona, existen colonias de cría si no me equivoco en Ogoño y la isla de Izaro, por lo que es posible verlas, aunque no suelen andar cerca de costa, y para alimentarse se meten millas y millas mar adentro…

Para terminar con las aves marinas, una curiosidad… Una pareja de cuervos ha criado en la isla (de la que he hablado antes), sacando nada más y nada menos que 4 pollos. No es un ave marina, pero es una cita interesante saber que hay una pareja de la especie criando en plena caída al mar, ya que lo está haciendo en un acantilado que debajo solo tiene agua…

El nido de los cuervos con varios ejemplares (29-5-2021)

Y ya en interior, he vuelto a ver sapos parteros a la noche… Incluso alguno con huevos bien frescos. El año pasado ya vi en esta zona costera, y este año estaban en el mismo lugar, aunque mucho menos numerosos que el verano pasado.

Sapo partero (9-7-2021)
Ejemplar más pequeño con huevos a su espalda (3-8-2021)

Además, entre la fauna pequeña una simpática polilla….

Lasiocampa quercus, bombix de la encina, un macho precioso, que a pesar de ser polilla puede volar de día… Muy curioso, me recordó al bisonte. Peludo, voluminoso y con esa especie de “chepa”… Jejejejeje. No soy muy de mariposas y polillas, pero la verdad que este ejemplar era bien bonito.

Preciosa polilla (4-8-2021)
De frente (4-8-2021)

Y de bichos pequeños, para terminar una interesante babosa leopardo… Especie bonita y curiosa, de comportamiento principalmente nocturno, que compartía lugar con los sapos parteros (al igual que el año pasado)…

Babosa leopardo (4-8-2021)

Ya veis… No mucha variedad, pero aves a las que no estoy acostumbrado. Y es que, la costa y las salidas pelágicas, siempre traen avistamientos interesantes, que desde tierra son imposibles de realizar… El mar nunca defrauda!!!!

Amanece en Lekeitio (11-7-2021)

Para terminar, decir que todas las aves de las que he hablado hoy, tienen una gran problemática de conservación. Se ven afectadas por la muerte accidental de ejemplares en artes de pesca, como palangres de superficie o redes y mallazos gigantes, y la sobrepesca y los episodios de contaminación marina también pueden perjudicarlas severamente, sobre todo los importantes vertidos que hay de petróleo u otros productos químicos y nocivos.

Además, como ya he dicho antes, la depredación de especies invasoras es un grave problema, con ratas y gatos que llegan a zonas de difícil acceso donde pardelas o paíños tienen sus nidos, que además al ser en colonias, hacen que los daños en un mismo año puedan ser muy graves.

Bueno, a pesar de acabar con los problemas de conservación, que en muchas ocasiones subestimamos, decir que viajar con Jon Zubiaur (y con Óscar Carazo en uno de los viajes) ha sido una auténtica gozada. Patrón y compañía de lujo, para disfrutar del mar, que, como bien dice el refrán “Para todo mal, el mar; para todo bien; también”. Por cierto… En breve irá otra entrada de salidas pelágicas de la misma zona… Y con otras especies! Jejejeje! Mientras, os dejo con la intriga!

El mar siempre es espectacular (29-5-2021)

Bibliografía:

  • La pardela balear y la identificación de las pardelas de las costas ibéricas (Ministerio de Medio Ambiewnte; Ana Rodriguez, Miguel Mcminn y Joan Mayol).
  • SEO Birdlife (Guía aves).
  • Atlas de aves marinas de Portugal (http://www.atlasavesmarinhas.pt/)
Publicado en Buscando muy a lo lejos... | 4 comentarios

Sorpresa en Pamplona! Cucooooooooooooooooo

Hoy voy con una entrada corta pero especial, y es que he disfrutado de una especie que en Pamplona aún no tenía ni observada ni escuchada…

Para ello he pajareado por los jardines de la Universidad de Navarra (28-2, 4 y 26-3, 24-7 y 9-8-2021), un buen lugar para la observación de fauna, como veréis a continuación con especies muy interesantes. Estas zonas universitarias se tratan de zonas ajardinadas con grandes hierbines, y con el río Sadar de por medio, con zonas arbustivas, tanto naturales como de jardinería, con un pequeño pinar, una zona de cultivo, y una zona adehesada con varios árboles secos y moribundos…

Metiéndonos en harina con las especies observadas, en este lugar no faltan las aves comunes (como en el resto de Iruña), como son los mirlos, las urracas, las tórtolas turcas, las palomas domésticas, y las palomas torcaces, cada vez más abundantes en nuestra ciudad…

Urraca (24-7-2021)
Tórtola turca en vuelo (9-8-2021)
Mirlo en uno de los jardines (26-3-2021)

A estas aves habituales de gran tamaño acompañan un buen listado de pajarillos pequeños, que dependiendo de la especie son más o menos abundantes.

Es el caso de petirrojos, colirrojos tizones, mitos, carboneros, herrerillos, jilgueros, verdecillos, verderones y pinzones vulgares. No es que sean muy abundantes, pero se ven con cierta facilidad, al igual que aviones comunes y vencejos vuelan a toda velocidad en estas zonas abiertas.

Petirrojo en el suelo (26-3-2021)
Hembra de colirrojo tizón (28-2-2021)

Aquello es el paraíso para los pájaros carpinteros… Como ya he dicho, hay mucho árbol en plena decadencia, lugar donde muchas aves buscan alimento con insectos, gusanos o larvas que se alimentan de la madera muerta. Además, gran cantidad de árboles poseen nidos de pájaros carpinteros, por lo que además de ser una zona de alimentación, es una zona clara de cría.

Nidos en un tronco del lugar (24-7-2021)

De los pájaros carpinteros, destaca la presencia de pito real, uno de los picos que encontramos en Pamplona pero que aún es algo escaso. Poco a poco va conquistando nuevas zonas, juntándose en muchas zonas (como es el caso aquí también) con el pico picapinos, el pájaro carpintero más abundante en nuestra ciudad.

Pito real en uno de los pinos de la zona (4-3-2021)

Otra especie que aprovecha las grietas de árboles viejos es el agateador, muchas veces localizado por su melódico canto, y también abundante en la zona.

Agateador trepando (28-2-2021)

Sin lugar a dudas, el que haya tanto pájaro carpintero es buena señal para la presencia de trepador azul, especie de alimentación parecida, y que usa los nidos de los pájaros carpinteros para criar. Siempre que voy por allí lo busco con ahínco, pero nunca he tenido suerte… Decir, que en Pamplona es una especie muy rara, y apenas hay alguna cita en la Taconera y en las orillas del río Arga, pero es que esta zona es tan buena aparentemente…

No tenemos trepadores, pero en cambio tenemos un par de especies muy interesantes… Se trata de los mochuelos (que crían en algún árbol hueco porque se han visto polluelos de este año) y las perdices, especie que frecuenta las zonas colindantes con el jardín, y que serán de las últimas parejas residentes en la Cuenca de Pamplona…

Especie en claro retroceso y muy mal en lo que a población se refiere en Navarra. Un ave preciosa, y que valoramos muy poquito.

Perdiz en una de las zonas de siembra del lugar (4-3-2021)

Y como bien decía el título de la entrada… En estas excursiones pude observar una especie además de interesante, nueva para mí en Pamplona, y que además tuve la suerte de fotografiar, ya que en general es un ave muy esquiva. Se trata del cuco.

El cuco es un animal del que todos hemos oído hablar, e incluso sabemos cómo canta (por los típicos relojes), pero que muy pocos hemos tenido la suerte de ver. Se trata de una especie muy conocida, ya que las hembras ponen los huevos en nidos de otras especies. Para ello, en el momento de la puesta, la hembra va al nido de algún otro pajarillo (se habla de más de 200 especies parasitadas), y tira o se come uno de los huevos, poniendo el suyo entre los demás…

A veces el tema fracasa (por abandono, la especie originaria del nido rechaza el huevo…), pero en otras ocasiones, el pollo de cuco nace, y al ser más grande que los demás polluelos, ocupa todo el espacio, siendo él, el que se lleva la comida… Incluso es capaz de expulsar a los otros polluelos del nido (o los demás huevos si aún no han eclosionado).

Sin duda alguna, uno de los actos más maravillosos de nuestro medio ambiente. Naturaleza en estado puro.

El joven de cuco en una rama (24-7-2021)

La verdad que fue una gozada disfrutar de este ejemplar… Una especie mágica, con un joven con escasas semanas pero ya buen tamaño, que sin duda alguna se estaba hinchando a orugas y diferentes insectos, bastante aquerenciado a la misma zona, y preparándose así para su viaje migratorio, ya que el cuco pasa en Europa los meses de primavera y verano, y migra hacia el sur en el invierno.

Preciosa especie que me ha dado una grata sorpresa este verano (24-7-2021)

Además de esta especie típica de zonas arboladas, la existencia de un pequeño río que cruza la Universidad, es sinónimo de vida, y gracias a él tenemos muchas especies típicas de zonas húmedas… Por ello, esta zona es muy interesante tanto en invierno como en primavera.

Azulones, cormoranes, lavanderas blancas, lavanderas cascadeñas y martín pescador, son las especies típicas de nuestros ríos y que aquí no suelen fallar tampoco.

Cormorán (4-3-2021)

Y una especie que combina los campos de cultivo de alrededor en busca de alimento con el río, es la garza real… Especie abundante y elegante, muy habitual tanto en los estanques de Pamplona, como en el río Arga y río Sadar.

Garza real (28-2-2021)

Además, a pesar de la poca entidad de este riachuelo, muy interesante el grupo de mamíferos que tiene asociado, con erizos, nutrias y el último mohicano, el visón europeo, especie catalogada en peligro de extinción y de los que apenas quedarán unos 400 ejemplares en la Península Ibérica.

Una suerte y un tesoro de nuestros ríos, que tenemos la obligación de conservar.

Excrementos de nutria (28-2-2021)

Ya veis, que es un sitio en el que no hay mucha variedad, pero con especies muy interesantes… Mochuelo, pito real, paloma torcaz, cuco, perdiz… Cualquiera diría que estamos en los jardines de una ciudad!!! Jejejeje.

El año que viene, habrá que estar atento a la llegada del cuco y a ver si vuelve a criar en la zona, ya que es una especie muy interesante, y que nos indica unas fechas muy buenas para pajarear, ya que “cuando el cuco llega, entonces es primavera; si el cuco aún no llegó, es que la primavera no comenzó”, y como bien sabéis, la primavera nos trae muchas alegrías por nuestros lares! Jejejeje! Nos vemos!

Cuco en una rama (24-7-2021)

Publicado en Extrarradio III (Universidades), Reproducción y cría | Etiquetado | 1 Comentario

Pareja de autillos criando en la puerta de casa

Hoy voy con una entrada corta pero muy especial (y visual), y es que, he podido seguir la reproducción de una simpática pareja de autillos a escasos 5 minutos de mi casa, en el corazón de Pamplona, junto a la catedral de la ciudad.

Uno de los ejemplares seguidos (13-5-2021)

Una especie que aunque tenemos muy presente, es poco conocida, y de la que hace bien poco realizamos entre varias personas un censo de todos los ejemplares que tenemos en Iruña en parques, jardines y paseo fluvial que plasmé aquí, por lo que la información de la entrada de hoy os puede resultar un poco repetitiva… Intentaré ser breve.

Os presento al protagonista; el autillo (Otus scops) es el más pequeño de nuestros búhos, con unos 20 centímetros de altura y 55 de envergadura alar, siendo la hembra un poco más grande que los machos.

El autillo totalmente pegado al tronco (4-5-2021)

Su cuerpo es delgado y a pesar de que puede ahuecar su plumaje y tener aspecto rechoncho, tiene figura esbelta, siendo cabezón y teniendo alas largas.

Con aspecto rechoncho (17-4-2021)
Bien camuflado pero con el plumaje más estilizado y mostrando sus “orejas” (15-4-2021)

Su plumaje es de tonos pardos, rojizos, marrones o grises, muy similares a los de las cortezas de los árboles, y está barreado con tonos más oscuros, lo que le hace ser el rey del escondite. Le caracterizan dos pequeños penachos a modo de “orejas” que no siempre lleva visibles, y unos espectaculares ojos amarillos.

Bien camuflado entre la vegetación (22-4-2021)
Más cercano (26-4-2021)
Estilizado y con las orejas bien arriba, atento a unas urracas que estaban montando buen escándalo (16-4-2021)

Generalmente, es un ave estrictamente nocturna, y principalmente se trata de un animal insectívoro, con predilección por mariposas nocturnas y saltamontes, aunque también puede llegar a comer reptiles, pequeñas aves y micromamíferos, que suele cazar saltando sobre ellas o en cortas persecuciones.

Durante el día descansa entre hojas y ramas del arbolado, y aunque no son nada fáciles de ver, es curioso como día tras día en muchas ocasiones usan exactamente el mismo posadero de día, por lo que si se localiza un ejemplar, es más que probable que al día siguiente este en el mismo lugar.

En uno de los posaderos habituales (16-4-2021)
En otro de sus posaderos (2-4-2021)

Si no es así, no andará muy lejos, como he podido comprobar yo con esta pareja que observé en este territorio histórico el 15 de abril por primera vez, y que he seguido localizando día tras día hasta prácticamente la salida de los pollos del nido. 

¿Veis la pareja que escondida está? (2-5-2021)

El autillo se trata de un ave mayoritariamente migradora. Entre febrero, pero sobre todo marzo-abril-mayo, llega desde sus cuarteles de invierno en África, a los que retorna entre agosto y octubre (ya que la inmensa mayoría de ejemplares pasan el invierno al sur del Sahara). Algunos ejemplares permanecen en la Península Ibérica durante el invierno, pero son muy escasos, siendo aún más escaso cuanto más al norte vayamos.

Alicaído en una rama (20-4-2021)

El autillo europeo es muy abundante como reproductor en España y hasta la mitad de Francia. Curiosamente hacia el norte de Francia y del resto de Europa la especie, pudiendo estar presente se hace mucho más rara.

En nuestras tierras frecuenta zonas en las que hay arbolado. Sotos, dehesas, huertos, parques, jardines y pequeños bosques (evitando los bosques muy densos).

Descansando (15-4-2021)
Entre hojas y ramas (15-4-2021)

Y para criar, se trata de un animal que principalmente nidifica en oquedades de árboles viejos y enfermos de gran tamaño.

Este tipo de árboles (los de mayor edad o decrépitos y moribundos) son los que presentan huecos, y en los jardines y parques de la ciudad (lugar frecuentado por el protagonista de hoy) suelen ser los primeros en ser cortados y eliminados por temas de seguridad. Por ello, puede ser que en diferentes lugares la disponibilidad de agujeros óptimos para la cría sea escasa o nula (no solo para el autillo, si no para muchas otras especies como agateadores, carboneros, herrerillos o abubillas, que también aprovechan este tipo de huecos).

De día descansa bien pegado al tronco (16-4-2021)

Por ello, en Pamplona hay varias cajas nido especiales (de diferentes proyectos) colocadas para la especie, como la que ha usado la pareja a la que yo he realizado un seguimiento bastante exhaustivo y que tengo controlada como bien he dicho antes, a escasos minutos de casa.

Y aquí es donde ha criado esta pareja… en una caja nido justo al lado de la catedral de Pamplona, en un pequeño bosquete de fresnos junto a la muralla que rodea la antigua ciudad de Pamplona. Caja nido que por lo que se no es primera vez que usan y a la que estaremos atentos los próximos años para ver si vuelve a ser ocupada y tiene éxito.

Adulto metido en la caja, seguramente incubando los huevos (9-5-2021)

Por lo que he podido leer, parece que el cambio climático está haciendo que se estén adelantando las fechas de puesta, siendo este un posible ejemplo, ya que ha ido bastante adelantado con respecto a lo que suele ser.

Entre mis anotaciones, tengo algunas fechas importantes de esta pareja, que podré comparar el año que viene con otros datos, y que a la larga pueden resultar interesantes…

El primer avistamiento de la pareja lo realicé el 15 de abril, aunque seguramente llevara algún día antes. Es un territorio ya utilizado otros años, por lo que a base de insistir, y buscar y buscar, han sido muchos los días que he conseguido ver a la pareja, utilizando en muchas ocasiones los mismos posaderos.

Otra fecha interesante, es que el 4 de mayo fue primer día en el que dentro del nido se encontraba un adulto. Tuve la suerte de varios días seguidos poder ver a la pareja descansando de día, y de ahí los datos.

En la caja (8-5-2021)

Un día después de ver al autillo (supongo que a la hembra) dentro del nido, me pareció ver que no había autillo de nuevo. No lo puedo certificar seguro porque fuera del nido solo conseguir ver un ejemplar, pero tenía pinta de que en el nido no había nada, mientras que el 6 de mayo volvía a haber un ejemplar dentro, que fue constante ya hasta la aparición de los pollos.

Pasaron los días y las semanas, y el 28 de junio fue el primer día que vi asomarse seriamente uno de los pollos por el agujero. Durante los días anteriores se veía cierto movimiento, pero no llegaba a adivinar a los pequeñajos…

Uno de los pollos asomando del nido (28-6-2021)

Y ahí siguieron varios días dentro de la caja… Moviéndose bastante y asomando curiosos, siendo vistos en el interior por última vez el viernes 2 de julio.

Durante casi dos días no me pude pasar, y cuál fue mi sorpresa que en mi siguiente visita ya no había nadie dentro del nido, por lo que los polluelos volaron y salieron del nido entre el 2 y 4 de julio (cuando lo habitual suele ser que los pollos de autillo abandonen el nido la segunda quincena de julio).

Y aunque me costó, tuve suerte y pude dar tras mucho buscar con la pareja de jovenzuelos, que estaban tranquilos pero pendientes de todo lo que ocurría a su alrededor.

La pareja de pollos entre las ramas primer día que los localicé (4-7-2021)
Los dos polluelos más cercanos (4-7-2021)

Entre 60 y 62 días desde que vi a la hembra dentro del nido, hasta el salto de los pollos de la caja para andar moviéndose torpemente de rama en rama.

La verdad que una gozada poder seguir a una especie así, aunque la verdad que es algo que cuesta… He tenido que meter muchas horas allí, sobre todo hasta encontrar los posaderos habituales, ya que el mimetismo y discreción de estos pequeños buhos merece cuanto menos un premio.

La pareja relocalizada (11-7-2021)
Uno de los pollos solitario (11-7-2021)

De hecho, aún a sabiendas de que en julio y agosto han estado 4 ejemplares en la misma zona (los dos adultos y los dos pollos recién nacidos), ha habido muchos días que no he conseguido ver ni uno…

He ido varios días y muchos me he ido de vacío. Los adultos no han vuelto a repetir los posaderos en los que se movían en abril y mayo.

Como observaciones, puedo decir que la hembra, unos días antes de entrar a la caja nido ya no se dejaba ver… Y una vez avanzada la crianza, el macho no había forma de pillarlo ya… No sé si se habría desplazado algo o es que se escondía mejor, pero los tres posaderos que repitieron en abril y mayo, dejaron de usarlos… No sé tampoco si será casualidad, que estaba igual y yo no conseguía localizarlo, o si puede ser que durante el día se aleje algo más de la zona de cría para no llamar la atención de posibles depredadores… El año que viene veremos a ver que pasa y puedo sacar conclusiones!!!!

Localizados los polluelos en otro de los días (13-7-2021)

Para ir finalizando, una pequeña curiosidad sobre la especie, y es que puede ser que el cambio climático, además de provocar el adelantamiento de la puesta (esta pollada se ha adelantado unos 15-20 días sobre lo habitual), puede ser que provoque que haya ejemplares residentes…

En el invierno 2020-2021 varios observadores constatamos por primera vez la presencia regular de la especie en periodo invernal en el Parque de La Taconera. Habrá que estar atentos y ver si esto es una tendencia que se consolidará en años sucesivos y en más zonas de Iruña.

Por el momento, reafirmarme en que ha sido un lujo realizar el seguimiento de esta simpática parejilla.

Estirando el pico (15-4-2021)

Para terminar os dejo con el enlace del censo del que he hablado antes y su información, por si queréis echarle un ojo https://avistadepajaros.wordpress.com/2021/05/27/la-noche-del-autillo-225-kilometros-en-busca-de-autillos-censo-de-autillo-europeo-en-las-comarcas-de-pamplona-y-sanguesa-abril-mayo-2021/

Autillo con su mimético y precioso plumaje (16-4-2021)

Publicado en Otr@s, Por las calles..., Reproducción y cría | Etiquetado | 2 comentarios

Para txikis L; alcaraván común, ruiseñor del Japón y focha

Voy de nuevo con la dosis de este mes… Tres especies, que aunque podemos ver por Pamplona, son bastante raras y poco frecuentes… Aún y todo, tenemos la suerte de que con atención y sobre todo en época de migración, pueden estar en nuestras aguas y jardines… Espero que guste a los txikis de la casa!!! Que una vez más… Va para ellos!

Alcaraván común; Atalar (Burhinus oedicnemus):

Descripción: Ave mediana, con patas largas y amarillas, de color crema y con listados negros y blancos que lo hace perfecta en el tema del camuflaje. Posee pico amarillo con punta negra y un ojo también amarillo muy llamativo.

Alimentación: Principalmente todo tipo de insectos. Escarabajos, larvas, arañas, gusanos…

Hábitat: Se encuentra en zonas abiertas de estepas y semidesierto. Zonas en general llanas, con vegetación alta en la que esconderse, y zonas de campos de cultivo, pudiendo ocupar también lugares adehesados.

Época del año y zona de Pamplona para verla: En Pamplona se localiza en época de paso, siendo buen sitio la finca de los caballos de Goñi. A pesar de ello, no es una especie habitual.

Alcaraván común – Atalarra

Ruiseñor del Japón; Japoniako urretxindorra (Leiothrix lutea):

Descripción: Se trata de un pajarillo muy vistoso, de aspecto rechoncho y de color pardo, pero con un llamativo babero amarillo, además de marcas también amarillas en alas. Posee un pequeño pico rojo, y una especie de marca ancha anaranjada en las alas. Es un pájaro inconfundible.

Alimentación: Lo mismo aprovecha caracoles, gusanos e insectos, que frutos y semillas.

Hábitat: Se trata de un ave exótica que en España se encuentra en zonas de bosque, aunque frecuenta grandes parques y jardines.

Época del año y zona de Pamplona para verla: En Pamplona es una especie muy rara, pero que a veces se presenta en parques y jardines. Proviene de escapes de Francia, y poco a poco se ha ido asilvestrando en las zonas de Bertiz, Etxalar e Irún por ejemplo. De estas poblaciones asentadas, parece que muchos ejemplares se mueven buscando nuevos territorios, apareciendo de vez en cuando en nuestra ciudad.

Ruiseñor del Japón – Japonia urretxindorra

Focha común; Kopetazuri arrunta (Fulica atra):

Descripción: Se trata de un ave acuática totalmente negra, algo más grisácea en flancos y con un pico con escudete, muy contrastado totalmente blanco. Fuera del agua llama la atención el largo tamaño de sus dedos, que son lobulados, para facilitar el nadar.

Alimentación: Variedad de plantas acuáticas, incluyendo en su dieta moluscos, gusanos, escarabajos o cangrejos.

Hábitat: Ave acuática que encontramos en humedales variados. Balsas, marismas, embalses, zonas tranquilas de río…

Época del año y zona de Pamplona para verla: En Pamplona es un ave rara, pero que de vez en cuando para en pequeños estanques de la ciudad como Mendillorri, Sarriguren o Mugartea.

Focha común – Kopetazuri arrunta

Y como siempre, aquí van en blanco y negro para colorear al gusto!!! Espero que os guste! Y aprovechad! Que ya poquitas me quedan por explicar!

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Entre torreznos y Eleonoras

Como he hecho otros años, hace unas semanas estuve por la zona de Almazán y alrededores en busca del precioso halcón de Eleonora (30-6 y 1-7-2021). Zonas entre Fuentepinilla, Almazán, Matute, Matamala, Santa María del Prado y alrededores fueron mis lugares de pajareo durante varias horas…

Ejemplar sobre una rama seca (30-6-2021)

Un par de días consistentes en estar para el atardecer por allí y buscar durante cerca de 24 horas estos preciosos halcones que año tras año nos visitan, aprovechando la caída del sol, prácticamente hasta el oscurecer y aprovechando igualmente el fresco de la mañana (evitando las horas de calor), que es cuando parece que estos animales están más activos y dedican la mayor parte de su tiempo a cazar, siendo de esta manera más visibles y fáciles de localizar.

Amanece en Almazán (1-7-2021)

Por ello estuve allí una tarde entera y el día siguiente hasta el mediodía, metiendo así unas cuantas horas por las pistas principales del lugar, buscando y disfrutando de la pequeña rapaz en un buen combinado de paisajes con campos de trigo, pequeños mosaicos arbustivos, y zonas de pinares, con el río Izana y río Duero como grandes zonas húmedas.

Pinos entre campos de trigo (30-6-2021)

Durante las horas de menos calor, (ya que como podéis imaginar durante estos días de junio y julio casca mucho el sol en horas centrales, con mi presencia superando los 35 grados por momentos), los halcones de Eleonora pasan horas y horas posados en sus oteaderos, usando en esta zona los cables y postes de alta tensión, mientras que en horas de sol, buscan sombra, parece que en las masas de pino que hay, lugar donde se produce la poca sombra que reina en el lugar.

Tres halcones sobre un poste eléctrico (1-7-2021)

Además, curiosamente parece que se trata de un ave bastante confiada (comparada con otras rapaces), y se dejan ver con mucha dignidad, por lo que con prismáticos y telescopio se puede disfrutar y observar muy bien analizando todos sus detalles.

Por ello, con solo caminar por las pistas parcelarias, no es muy difícil ver sus siluetas y dar con ellos, tanto en instalaciones eléctricas como en ramas y copas de los pinos que por allí se presentan en pequeños bosquetes.

Ejemplar en una pequeña rama (30-6-2021)

Se trata de aves que se ven desde las mismas pistas y caminos, y que si no se les molesta ni tan siquiera echan a volar, por lo que es un ave que da muchas satisfacciones y oportunidades, tanto como para la observación, como para la fotografía.

Ejemplar en la zona baja de un pino, a escasos 10 metros de una pista principal

Y os preguntareis… ¿Y por qué va este friki allí año tras año a ver la misma especie siempre por estas fechas? Pues muy sencillo; porque es de los pocos sitios en los que se puede ver en la Península Ibérica, en un periodo muy corto de tiempo, con muy buenas concentraciones, y sin duda se trata de un animal muy pero que muy curioso y especial.

Ejemplar en una rama seca (30-6-2021)
Otro ejemplar que aunque pueda parecer otra especie, no lo es; ahora os lo explicaré (30-6-2021)

Podemos decir que el halcón de Eleonora se trata de un halcón de tamaño mediano, y de aspecto estilizado (las hembras algo más grandes), que tiene una gran curiosidad en cuanto a su plumaje, ya que presenta dos fases o coloraciones muy diferentes, como ya habréis visto en las dos fotos superiores.

Pareja donde se ven bien claras las diferencias (1-7-2021)

Se trata de dos fases, una “clara” y otra oscura (muy similar a lo que ocurre en las águilas calzadas), que no tienen que ver ni con la edad ni con el sexo del ejemplar, y que es causa de la genética, estimándose que el 70 % de la población es de ejemplares claro, y el 30% de oscuros.

La misma pareja pero más cercanos (1-7-2021)

Los ejemplares adultos de forma clara tienen las partes superiores, el dorso, las alas y el píleo de color pardo oscuro, contrastando con el vientre y las calzas, que tiene manchado de rojo y barreado de negro. La cara también es blanca, y tiene la bigotera oscura característica en los halcones.

Ejemplar de morfo claro (1-7-2021)

Por el contrario, los adultos de fase oscura son totalmente oscuros, siendo más oscuros en dorso que en vientre, donde puede presentar un ligero color amarronado.

Ejemplar de morfo oscuro (30-6-2021)

Los ejemplares jóvenes son muy similares a los adultos, pero más pálidos, y los machos y hembras se diferencian por tener la cera del pico, así como el anillo ocular, de diferente color (amarillo en el macho y grisáceo en la hembra).

Ejemplar macho, donde se ve claramente el amarillo del ojo y del pico (30-6-2021)
Primer plano de una hembra, donde se aprecia la cera gris (1-7-2021)

Otra curiosidad es que el nombre de este halcón (De Eleonora), se debe a Eleonora d’Arborea, princesa sarda que a finales del siglo XIV gobernó y luchó por la independencia de Cerdeña (su isla) y que fue una pionera en el tema de legislación y protección de aves rapaces, regulando actividades como la cetrería, el tráfico y la compraventa de especies.

Por ello, el naturalista Gené bautizó en su homenaje a este halcón descubierto en 1836 en uno de los islotes mediterráneos que un día Eleonora gobernó, con su nombre.

Precioso ejemplar entre acículas de pino (30-6-2021)

Otra de las curiosidades de esta especie, es su migración.

Entre sombras (1-7-2021)

La migración del halcón de Eleonora es una de las más estudiadas en el mundo de las aves, siendo cuanto menos curiosa, y arrojando datos muy interesantes tras un potente estudio del Grupo de Zoología de Vertebrados de la Universidad de Alicante y la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), donde gracias al marcaje de aves con GPS en las islas Baleares, Columbretes y Canarias han salido datos de sus movimientos migratorios, zonas de cría, y zonas de reproducción.

Es una rapaz endémica de la zona mediterránea, y todas sus colonias de cría están localizadas en islas del Mediterráneo (la gran mayoría en Grecia), salvo algunas en la costa atlántica de Marruecos y en las islas Canarias.

Macho de fase clara posado en una rama seca (30-6-2021)

Los datos de este estudio, con datos recogidos de la página oficial de SEO (y a lo que tenéis en enlace en el apartado de bibliografía, abajo del todo), nos indican que en la migración postnupcial, los Eleonoras baleares cruzan toda África por el interior en dirección sur-sureste hasta llegar a la isla de Madagascar, donde invernan.

Parece increíble, pero esto son más de 8000 kilómetros, que vuelven a hacer al final del invierno para descansar un mes en la Península (estas entradas que hacen en pinares de interior y que nos facilita su observación) para después seguir su camino hasta Baleares, donde se reproduce en pleno verano, haciendo coincidir el nacimiento de sus polluelos con la llegada de paseriformes migrantes que les servirán de alimento.

Durante el periodo reproductor su área de distribución es muy limitada, y se ciñe a las zonas costeras de la cuenca del Mediterráneo, con algunas poblaciones en la fachada atlántica de Marruecos y en las islas Canarias. Sus mejores poblaciones aparecen siempre en islas, como Sicilia, Creta, archipiélago de las Cícladas, islas Espóradas, Chipre o Baleares, mientras que en las costas continentales resulta mucho más escaso. El área de invernada se localiza en Madagascar, islas Mauricio y Reunión y en algunos lugares de la costa oriental de África.

Distribución de la población reproductora de halcón de Eleonora (Fuente: SEO Birdlife)

La vuelta de Madagascar a África y Europa se realiza en un vuelo de 1200-1500 kilómetros sobre el océano Índico, tras paradas en la zona de Etiopia y Somalia, para luego cruzar otra vez el desierto del Sahara, rumbo a las áreas de cría, siguiendo en su migración prenupcial una ruta diferente a la postnupcial.

Movimientos migratorios; La imagen de la izquierda corresponde a la postnupcial, rojo adultos y amarillo los jóvenes; el mapa de la derecha corresponde a los movimientos prenupciales (Fuente: SEO Birdlife). Para más información: https://seo.org/boletin/seguimiento/migracion/06_halcon_eleonora/

Otro estudio al que también hago referencia abajo en la bibliografía y publicado recientemente (Adaptive drift and barrier-avoidance by a fly-forage migrant along a climate-driven flyway), nos saca como interesante conclusión que aunque los tiempos de viaje diario de los halcones de Eloenora varían independientemente del viento, su rendimiento de viaje diario se ve fuertemente afectado por el apoyo del viento que depende de la orientación. Por ello, los halcones tienden a variar su ruta para minimizar y evitar los vientos en contra a través de campos de viento opuestos y sobre barreras ecológicas.

Resumen del estudio en castellano; Wuter M.G. Vansteelant

Este tipo de estudios siempre son muy interesantes, y nos sacan datos que sin anillamiento y “gps” serían imposibles de conocer.

Importante saber que los cambios en el comportamiento de orientación en los biomas de África se asociaron con cambios en los campos de viento predominantes. Los halcones se dieron cuenta de un mayor soporte del viento a lo largo de sus desvíos que el que estaba disponible a lo largo de la ruta más corta posible al desplazarse a través de campos de viento otoñal adversos, pero comprometieron el soporte del viento mientras se desviaban a través de campos de viento de primavera. Los movimientos a través de la zona del Sahel-Sudán estuvieron fuertemente asociados con la posición de la ITF en otoño, pero fueron más variables individualmente en primavera. El soporte del viento realizado fue un factor importante de las velocidades y distancias de viaje diarias, junto con la variación regional independiente del viento en el tiempo de viaje diario.

Los halcones de Eleonora participaron en la deriva adaptativa para maximizar el apoyo del viento sobre las barreras “duras” (es decir, el desierto y el mar) pero, lo que es más importante, también a través de campos de viento adversos sobre paisajes hospitalarios. Por el contrario, en campos de vientos débiles o favorables, los halcones a menudo aprovechaban el apoyo del viento para aprovechar las paradas habituales de primavera en el Cuerno de África y para sortear la barrera “blanda” de la cuenca del Congo en otoño. Las distancias de viaje diarias varían mucho según los presupuestos de tiempo de viaje diario, con vuelos particularmente largos que se realizan sobre barreras. 

Sin embargo, los movimientos longitudinales se asociaron con un menor apoyo del viento en ambas estaciones y fueron más variables individualmente en primavera. Aunque este estudio ofrece un ejemplo extremo de migración longitudinal, la variación en los patrones de migración transsahariana entre y dentro de otras especies probablemente se puede explicar en parte a partir de respuestas comunes a la posición cambiante estacional y sus patrones de circulación atmosférica asociados. Por ejemplo, se puede esperar que las aves que cruzan el Sahara en agosto-septiembre escapen de la influencia de los fuertes vientos del desierto y encuentren condiciones más hospitalarias y vientos más tranquilos cientos de kilómetros más al norte que las que cruzan en octubre-noviembre. 

Imágenes y mapas del mismo estudio

A pesar de ser aves ligadas al mar, en estas fechas (de mediados de junio a mediados de julio aproximadamente) se localizan pequeños grupos en pinares de interior, donde se alimentan de escarabajos sanjuaneros (Melolontha melolontha), (que tienen su boom por San Juan, el 24 de junio; de ahí el nombre). Esto es un hecho curioso y agradable para los aficionados a la ornitología, siendo un fuerte “reclamo” para ir a verlos, y este es el gran motivo por el que todos los años que puedo realizo una escapada.

Ejemplar en vuelo (30-6-2021)

Y tras hablar de lo curioso de la migración de la especie, su alimentación no nos puede dejar indiferente.

Bostezando bien prontico cuando aún no calentaba el sol (1-7-2021)

Se trata de una especie con una alimentación muy variada, que cambia adaptándose a la época del año, a pesar de que durante la mayoría del año es insectívora y vive en ambientes tropicales.

Antes de la reproducción aprovecha y se alimenta de insectos, en general de animales de buen tamaño como pueden ser libélulas, escarabajos o saltamontes.

Ejemplar oscuro mirando a su alrededor (30-6-2021)

Tras ello, añade a su dieta pequeñas aves, y poco a poco, en su época de reproducción su dieta pasará a ser casi exclusivamente de aves, para volver a alimentarse de grandes invertebrados al volver a su zona de invernada.

Ejemplar oscuro entre ramas y acículas (30-6-2021)

Durante la época de reproducción es un perfecto cazador de aves. Al contrario que otras especies de halcones y rapaces que sincronizan su reproducción con la de sus presas, el halcón de Eleonora tiene una estrategia de supervivencia diferente y ha sido capaz de adaptar su reproducción para hacerla a la vez que la época de migración de la mayor parte de paseriformes y otras aves de pequeño tamaño. Como piratas aéreos, se instalan en islotes marinos, acantilados y peñas que son lugares idóneos para que otras especies migratorias descansen al no considerar el riesgo de depredación de este tipo de halcones.

Allí les esperan y con el agotamiento que llevan los pajarillos en el cuerpo, les dan caza y acaban con ellos. De esta forma, los halcones obtienen buena parte de la comida para sus crías cuando ya prácticamente la reproducción de todas las especies ha terminado, y solo quedan los pollos de halcón de Eleonora por salir del nido.

Ejemplar de fase oscura en pleno vuelo (30-6-2021)

Además, un par de curiosidades añadidas a su alimentación. Por un lado, el halcón de Eleonora muchas veces caza en grupo en la conocida caza cooperativa, por lo que unos a otros se ayudan a cazar, formando grandes grupos, que esperan a la llegada de pajarillos, teniendo así un mayor éxito de ataque.

Y por otro lado, se ha descubierto algo sanguinario, desagradable y violento (pero bastante habitual en el mundo animal), ya que dado que la disponibilidad de presas puede sufrir altibajos a lo largo del tiempo, algunos halcones mutilan a sus presas arrancándoles las plumas de las alas y de la cola para impedir que puedan volar y las introducen en el fondo de cavidades y fisuras en la roca. De este modo están disponibles para su consumo posterior.

Ejemplar que me observaba mientras permanecía en la furgoneta (30-6-2021)

Según estudios, alcaudones, abubillas, vencejos o pajarillos de otras especies son algunas de las presas que, en ocasiones no son comidas al instante y son acumuladas en despensas. Algunas, aún vivas, se esconden aterrorizadas en huecos, esperando la ocasión para escapar de estos predadores potenciales.

Así que ya veis; un comportamiento curioso a la vez que muy interesante… Es impresionante como la naturaleza sufre adaptaciones para sobrevivir en diferentes medios y hábitats, siendo este halconcillo un claro ejemplo de ello.

Ejemplar claro, seguramente una hembra (30-6-2021)
Ejemplar oscuro, también aparentemente una hembra (30-6-2021)

Este año, es sin duda el año que más ejemplares he visto por la zona, con un mínimo de 16 ejemplares y con un par vistos en zonas bastante alejadas, lo que seguramente hiciera un total de 18 individuos diferentes.

Además, con un muy buen número de ejemplares oscuros, individuos de los que otros años solo veía uno o dos (y con excursiones por allí con ni tan siquiera uno de fase oscura), por lo que la verdad tuve suerte y fue un acierto viajar allí de nuevo esta temporada.

Preciosa hembra de coloración oscura acicalándose el plumaje (1-7-2021)

Se me ha quedado la espinita de que apenas he visto ejemplares volar. Se quedaban posados tranquilamente en los lugares en los que los observaba, y así como otros años si que a últimas horas del día los veía cazando, este año no tuve esa suerte.

Ejemplar claro en vuelo (30-6-2021)

En cuanto a hábitat, se trata de un ave bastante exquisita, ya que solamente se reproduce en acantilados marinos de islas e islotes escarpados. También usa cortados marinos continentales, pero esto lo hace con menor frecuencia.

Fuera de época de reproducción sí que varía más su hábitat, e igual que frecuenta humedales y cultivos, ocupa también pinares, como es el caso de estas apariciones en la Península Ibérica. De hecho, el invierno por ejemplo lo pasa en bosques lluviosos degradados con zonas de cultivos cerca, donde tienen alimento fácil.

Mirando a las moscas (30-6-2021)

Como ya he dicho, otra de las curiosidades de la especie, es su ciclo reproductor, que se inicia a mediados de verano, siendo el más tardío de nuestra fauna, para así coincidir con la migración de pequeños pajarillos.

Tras las paradas nupciales y las cópulas, los halcones de Eleonora seleccionan un escarpe, cuevecilla o repisa del acantilado, donde, sin realizar nido alguno, depositan dos o tres huevos de color blanco rosado con numerosas motas pardas, que serán incubados por la hembra.

Macho entre ramas y hojas de pino (30-6-2021)

El macho, entre tanto, aprovecha el fuerte paso de aves migratorias para dar alimento a su pareja, ya que durante la reproducción los machos se dedican principalmente a la caza para alimentar a la hembra y a su prole, mientras que las hembras solo realizan pequeños desplazamientos, pues se encargan de la incubación y cuidado de los pollos.

Tras 28 días de incubación, ya a principios de septiembre, nacen los pollos. El retraso estratégico en la reproducción proporciona ahora a estos ágiles halcones una inagotable fuente de presas con las que alimentar a sus pollos, los cuales, tras 35-40 días en el nido, completan su desarrollo.

Ejemplar de fase clara posado (1-7-2021)

Así que ya veis que ha sido un viaje muy productivo por tierras sorianas en cuanto a observaciones y fotografías de la especie se refiere, con este precioso halconcillo como protagonista pero con muchas otras especies como actores secundarios.

Ejemplar oscuro (30-6-2021)

En estos paseos, puedo destacar los corzos del lugar, que por Soria y muchas zonas de Castilla son muy abundantes… Sobre todo observados al amanecer, ya que conforme avanzaba la mañana el sol calentaba y se metían en muchas ocasiones en las buenas extensiones de trigo, donde por la altura de la vegetación eran prácticamente invisibles.

Pareja de corzos (1-7-2021)
Corzo entre trigo (1-7-2021)
Corzo al que apenas se le ven las orejas (1-7-2021)

Eso sí, tengo que decir que nada comparable a lo de otros años, cuando eran una especie muy abundante, que se contaba a pares y superando las decenas, y este año los he observado a cuentagotas, con si no recuerdo mal tan solo 4 ejemplares diferentes (creo que el año pasado también fueron solo 4)… Eso que al amanecer ya andaba danzando por ahí con mis prismáticos, pero no se cual será el motivo, tiene pinta de que la población ha disminuido muchísimo, ya que por lo que he hablado con otros pajareros que han visitado el lugar, las sensaciones son las mismas, teniendo muchas menos observaciones que en años anteriores.

Igual me ha pasado con las liebres… En general todos los años veía alguna, pero este año me he tenido que conformar con ver los restos de un ejemplar en medio de una pista. No sé si atropellada y algún animal se medio alimentó de ella, o habría sido directamente cazada por un depredador que abandonó allí parte.

Restos de liebre en el suelo (1-7-2021)

Igualmente en aves, muy poquita cosa… Se notaba que en general hacía mucho calor y por ello había poca actividad, aunque no me puedo quejar, ya que en total llegué a sacar 50 especies diferentes, una cifra muy buena.

Cerca de los pueblos alguna paloma bravía, urracas, gorriones comunes, tórtolas turcas, estorninos negros, lavanderas blancas, además de cigüeñas que presentaban varios nidos en torretas eléctricas, en las que ya asomaban los pollos, con tamaño más que decente.

Buen listado de pajarillos, aunque la verdad que eran bastante escasos… En general el movimiento se veía en zonas húmedas y frescas con verderones, verdecillos, jilgueros, pinzones vulgares, pardillos, tarabillas europeas, escribanos trigueros, petirrojos, gorriones molineros, cetias ruiseñores, buitrones o currucas capirotadas.

Entre aves de secano varias collalbas grises, cogujadas comunes y alondras, acompañadas de numerosos gorriones chillones, que dominaban los montones de piedras que se encuentran en los bordes de las piezas.

Gorriones chillones (1-7-2021)

En estos montones de piedras otros años localizaba algún lagarto y pequeñas lagartijas, pero este año me han sido especies totalmente esquivas y que no he tenido suerte de disfrutar. Eso sí, es el mejor lugar que conozco para observar y disfrutar de los simpáticos gorriones chillones, que se caracterizan por esa pequeña mancha amarilla en su garganta.

Paisaje típico por allí (1-7-2021)
Gorrión chillón con mariquitas en su pico (1-7-2021)

Entre aves de mayor tamaño, mirlos, picos picapinos, palomas torcaces, cantos de oropéndolas, algún rabilargo y muy abundantes las cornejas, y sobre todo los cuervos, de los que conté cerca de una veintena al atardecer. Además, tuve la suerte de escuchar autillos en la zona de choperas, acompañados de cantos de codornices, muy abundantes en los campos de cultivo.

El cielo como todos los años, era dominado por golondrinas comunes, aviones comunes y vencejos, a los que se sumaban por el suelo alcaudones dorsirrojos y abubillas, abundantes pero en número mucho menor que el del año pasado.

Alcaudón dorsirrojo (1-7-2021)

Buena variedad de paisajes, y con intento de fotografia nocturna incluido… No controlo mucho de este tipo de foto, pero bueno… Poco a poco ya voy aprendiendo algo, y me salen cosillas.

Noche soriana con sus estrellas (1-7-2021)

Y es que, además de la noche, el atardecer la verdad que me dejó unos colores espectaculares… Todo aquello puede parecer un paisaje soso, pero cuando cae el sol, se producen atardeceres de película.

Halcones en los cables al atardecer (30-6-2021)
Posados en los cables (30-6-2021)

Muy interesantes los abejarucos (que nunca fallan) y los bisbitas arbóreos, y en algunos lugares muy abundantes las lavanderas boyeras, que parece se juntaban en ciertas zonas de vegetación, ya que llegué a contabilizar 10 ejemplares juntos en una zona de vegetación sin cultivar.

Abejaruco sobre cable (1-7-2021)

Me llamó la atención una familia de azulones en un pequeño humedal del lugar, además de un andarríos chico que volaba de una zona enchacadiza a otra, mientras se escuchaba el canto de varias ranas verdes. Estos humedales seguro que tienen una importancia terrible, y la verdad que solo los había observado en mi primer viaje por allí, creo que en 2013, cuando localicé un par de polladas de cigüeñuelas.

Madre de azulones con sus pollos (1-7-2021)

Al ser una zona muy abierta, muy buen listado de aves rapaces como cernícalos vulgares, ratoneros, gavilanes y milanos negros que acompañan así a sus primos lejanos los halcones de Eleonora.

Busardo ratonero en un poste (1-7-2021)
Un halcón de fase oscura, rapaz protagonista del viaje (1-7-2021)

Además buitres leonados muy cerca de una zona de granjas, donde cicleaban muy altos, y alguno más osado se atrevía a bajar a tierra y posarse en tejados de edificios cercanos.

Buitre leonado sobre el tejado de una granja (1-7-2021)

Y entre tantas aves y algún mamífero, en este mundo también existen los imprevistos… Esta vez en forma de pinchazo, pero bueno, pinchazo que me solucionaron muy rápidamente y de manera muy efectiva en Almazán.

Ya veis… Muy interesante variedad… Aves, mamíferos, paisajes, rueda pinchada…. Todo acompañado de buenos torreznos! Jejejejeje! Y es que, el torrezno de Soria es un auténtico manjar, y en ningún lado lo hacen con la calidad y el mimo con el que lo tratan allí… Esto sí que son barritas energéticas, y no esas cosas de muesli, trigo y avena que hay por ahí… Jejejejejeje. Que lo había citado en el título de la entrada, pero aún no había hablado de ello…

Barrita energética soriana (1-7-2021)

Un viaje espectacular, en el que una vez más, en tierra de torreznos los halcones no defraudaron… Ya no tengo claro porque voy allí… si es por esta preciosa rapaz, o si esos trozos de tocino tienen parte de culpa… Jejejeje! Y es que, como bien dice el refrán… “el torrezno del pastor, una vuelta en el asador”. Ya sabéis… Si vais por allí, buena combinación!!! Pajareo, y gastronomía!!!! Viva el torrezno de Soria! Juijuijui

En plena sesión de gimnasia (1-7-2021)

Bibliografía:

  • Migración y ecología espacial de las poblaciones españolas del halcón de Eleonora. Monografía n.º 6 del programa Migra. SEO/BirdLife. Madrid. (https://seo.org/boletin/seguimiento/migracion/06_halcon_eleonora/).
  • Adaptive drift and barrier-avoidance by a fly-forage migrant along a climate-driven flyway. Wouter M.G. Vansteelant,  Laura Gangoso, Willem Bouten, Duarte S. Viana & Jordi Figuerola (https://movementecologyjournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/s40462-021-00272-8)
  • Wild On – Naturaleza y viajes.
  • Aves de España (Eduardo de Juana y Juan M. Varela; Lynx).
  • SEO Birdlife (Guía aves).
  • Aves rapaces de Europa (Alex Ollé y Fran Trabalon; Omega).
  • Identificación en vuelo de aves rapaces de Europa, África del norte y Oriente Medio (Dick Forsman; Omega).

Publicado en Buscando muy a lo lejos... | 5 comentarios

Primavera muy alegre en nuestras murallas

Voy con una entrada de varias salidas por las murallas de Pamplona, concretamente en la zona de la Vuelta del Castillo, donde crían muchas especies que no nos podemos imaginar, y que resulta ser un sitio que aunque no tiene mucha variedad, siempre es muy interesante.

Para ello han sido varias mis visitas al lugar (21-5 y 2, 4, 8, 12, 15, 16, 19, 20, 21, 28 y 29-6-2021), muchas de ellas cortas y solo para verificar que la reproducción de alguna especie iba para delante, como veréis luego, pero la verdad que me han dejado observaciones muy buenas.

La verdad que en la zona la variedad no es muy grande, pero si que nos da citas muy buenas… Aves habituales y que prácticamente nunca fallan son las urracas, las palomas domesticas, los estorninos negros y las tórtolas turcas, que suelen buscar comida entre la hierba de los jardines.

Urraca en busca de comida (21-5-2021)

Otra especie que nunca falla es la grajilla. Y es que, son varias las que crían en los huecos de la muralla, junto a las ya citadas palomas y otras especies de las que hablaremos luego. La verdad que son bastante numerosas.

Grajilla sobre una mata de la misma muralla (29-6-2021)

Este año parecía que iba a criar una pareja de azulones en uno de los estanques que hay pero no ha sido así… De hecho, no es raro que de vez en cuando críe alguno, pero si no me equivoco en los dos últimos años no ha ocurrido… Esta primavera se veía a esta pareja en la misma zona durante varios días, pero al final parece que no ha habido suerte. Una pena.

La hembra de azulón en el borde del estanque en el que se solía ver (2-6-2021)

Una especie que no suele fallar y cría en pequeños huecos de las murallas es el colirrojo tizón, y lo mismo ocurre con las abubillas, que también crían en pequeños agujeros de esta fortaleza.

Abubilla en una rama cerca de la entrada que da a la Vuelta del Castillo (2-6-2021)

Esta primavera, comenzaron a criar tarde, pero fracasaron… Al principio de primavera se veían muchísimas abubillas tanto en el interior de la Ciudadela como en los fosos, pero conforme pasaron los días, empezaron a desaparecer, supongo que marchando a otras zonas.

No hubo movimiento de la especie en los huecos de nidos históricos y habituales hasta bien tarde, y de hecho, aunque parecía que en un nido comenzó a criar y realizaba cebas con bastante frecuencia, de la noche para la mañana en ese mismo nido no había nada…

Abubillas asomando en huecos (2-6-2021)

Parece que fracasó y lo abandonaron por completo, ya que ni tan siquiera se veía ejemplares adultos cerca durante buen rato que estuve allí, mientras que la tarde anterior había realizado cebas con cierta regularidad… Una pena, pero este año no hemos tenido polluelos de abubilla en la Ciudadela.

La verdad es que es una zona frecuentada por escaladores, y aunque estos conocen de la existencia del nido, y a todos los que he visto lo respetan, puede ser que sea una zona con demasiadas molestias y que las abubillas no hayan podido aguantar la presión, abandonando la puesta.

Uno de los ejemplares más cercano (2-6-2021)

Al contrario que las abubillas los mochuelos sí que han tenido más suerte…

A escasos metros del nido de la abubilla, este simpático búho que de día toma el sol en muchas ocasiones en la entrada de su guarida, ha criado con éxito, con al menos una pareja reproductora (y puede que más).

Mochuelo adulto en la puerta de su casa (15-6-2021)

En unas ocasiones está en la puerta de su guarida, pero en otras echa a volar y se posa en las repisas de las murallas, muchas veces intentando mezclarse con zarzas para pasar más desapercibido, algo que consigue por completo entre los paseantes.

Un ejemplar entre zarzas (21-5-2021)

Este año como he dicho hace nada, mínimo una pareja ha sacado un pollo, que aunque ha costado, he podido observar en varias ocasiones, siendo en general un ejemplar bastante asustadizo.

La pareja de mochuelos; el de la izquierda el adulto, y el de la derecha el pollo, ya muy emplumado (21-6-2021)

Y esta cría de mochuelo lleva a realizarme una pregunta… Otros años, por estas fechas los fuegos artificiales de sanfermines se lanzan desde este mismo parque con todo lo que conlleva… ¿Que pasa con los mochuelos?, ¿crían, ¿o no lo hacen?, ¿lo hacen en otras fechas?

La verdad que nunca había visto tantos mochuelos como este año… No sé si será casualidad, o que el año que viene al no haber fuegos artificiales tampoco, criaron en la zona y ya se han quedado extendiéndose por las murallas… La verdad que no tengo ni idea, y dudo que alguien pueda responder a esta pregunta, pero es una cuestión interesante.

El pollo ya crecido asomando en el nido (28-6-2021)

Como ya conocéreis, la Vuelta del Castillo se trata de una zona abierta, en la que cornejas, milanos negros, milanos reales e incluso águilas calzadas suelen ser bastante habituales surcando los cielos…

Milano negro (2-6-2021)

Una grata sorpresa en una de estas visitas fue un halcón peregrino en lo alto del edificio acristalado que hay frente a la estación de autobuses.

El halcón sobre el edificio (12-6-2021)

Por lo que pude ver, se trataba de un ejemplar joven, que a su espalda llevaba un emisor, por lo que enseguida lo relacioné con el proyecto de “hacking” que se ha realizado en Ansoáin con una pareja de la especie, para que se asienten por allí y haga de controlador natural de las palomas, que tienen una densidad muy alta en Pamplona

Imagen en la que se le ve claramente el transmisor a “Lumatxo”, la hembra de la pareja (12-6-2021)

La verdad que tuve suerte, ya que la localicé y la vi pocos minutos, ya que fue molestado por las temibles urracas, que no hay rapaz que dejen en paz, y terminó por abandonar la zona con unos vuelos circulares en los que poco a poco ganó altura…

La verdad que a pesar de la mala luz de la observación, me hizo mucha ilusión disfrutar de este animal… una especie de la que poco a poco se van realizando proyectos de “hacking” y reintroducción en Pamplona, y que con un poco de suerte podría llegar a reproducirse, como lo hace en otras grandes ciudades.

Incomodado por las urracas (12-6-2021)
Huyendo de las molestas urracas (12-6-2021)

El cielo, además de por estas aves rapaces, es dominado por vencejos (que también crían en los huecos de las paredes de las murallas de Pamplona), y por aviones comunes, que en grandes bandos aprovechan la tierra húmeda de los caminos en la trasera de autobuses, para realizar su nido en los aleros de los tejados de la misma zona.

Aviones cogiendo barro (8-6-2021)
Dos aviones más cercanos (8-6-2021)

Esta zona es una zona sin mucho arbolado, al menos la zona de las murallas y los fosos, por lo que se ven pajarillos pero son bastante escasos. Se observan lavanderas blancas, pardillos, jilgueros, gorriones comunes, y verderones y verdecillos suelen ser buenos cantarines desde zonas lejanas.

En la acequia, especies interesantes, ya que no olvidemos, estamos en el centro de una gran ciudad.

La escasa rana verde cuenta con algún ejemplar, sobre todo en el par de estanques que tienen una isla central, donde se ve y se escucha algún individuo. A pesar de ello, está presente pero no parece muy abundante.

Rana verde (4-6-2021)

Y por otro lado, los que si son más comunes son los sonoros sapos parteros, que a día de hoy tenemos también en fase larvaria, con zonas donde los renacuajos son habituales, sobre todo en la zona entrando de la Avenida del Ejército.

Renacuajos de sapo partero (21-5-2021)

Es impresionante como se ven individuos ya con huevos… Y es que, el sapo partero es el que lleva en su espalda los huevos ya fecundados, para soltarlos justo antes de que salgan los renacuajos, al contrario que otras especies de anfibios, que bien en hileras o en “bolas”, sueltan los huevos unidos para que maduren en el agua.

Macho con huevos a su espalda (los machos son los que los llevan a modo de mochila) (4-6-2021)
Otro ejemplar con huevos (4-6-2021)

Y una mala noticia para estos sapos, las ranas y sus renacuajos, es la presencia en la misma acequia de cangrejos rojos americanos, especie exótica e invasora que sin duda alguna dará buena cuenta de los anfibios…

Cangrejo rojo (4-6-2021)

Seguramente sean depredadores, y aunque desconozco la densidad de cangrejo en la zona (parece que muchos no se ven), acabarán con buena parte de los renacuajos, y seguramente también de los sapos y ranas más pequeñas.

Sapo con cicatriz, ¿será marca del ataque de un cangrejo? (4-6-2021)
Pareja de sapos (4-6-2021)

Otro apunte negativo es que siguen los fuertes desbroces en la zona que realiza el propio Ayuntamiento de Pamplona… Ya me he quejado varias veces, y más sabiendo que es la única protección que tienen los sapos parteros en la acequia, que recordemos una vez más, es la única colonia conocida en nuestra ciudad, y que el propio Ayuntamiento es responsable del cuidado y la conservación.

Desbroces (21-5-2021)

A las quejas, que ya presento de manera oficial, recibo contestaciones de que estos sapos se tienen en cuenta, pero la verdad que lo dudo mucho… Eliminar absolutamente toda la vegetación que cubre el canal, dudo que sea tenerlos en cuenta, más en época de reproducción, donde hay ejemplares con huevos, y renacuajos en estado más avanzado, como podéis ver en las fotos…

Pero bueno, seguiremos peleando por intentar mejorar este tipo de prácticas, y realizar los desbroces en épocas más adecuadas, y de una forma mucho menos agresiva, ya que no dejan nada de cubierta vegetal en la canaleta.

Y para contrastar con estas malas acciones, hablaremos de otra especie que ha criado bien cerca de estas murallas…

En anteriores entradas hablábamos de una pareja de cernícalos que se veía posada en el edificio acristalado donde he citado antes al halcón…

Ejemplar adulto posado en el mítico edificio junto a autobuses (15-6-2021)
Lo veis? En la fila de ventanas más altas, la segunda empezando por la izquierda (8-6-2021)

Pues esta pareja que tanto me hacía sospechar, ha criado en el edificio viejo de autobuses (en una repisa muy cercana al tejado) y ha sacado 4 pollos.

Los pollos bien pequeños asomando en el interior de la repisa (12-6-2021)

Junto a Emilio Salvatierra he hecho un seguimiento bastante bueno de esta pareja, de la que los pollos han crecido a toda velocidad.

Dos de los pollos bastante emplumados (15-6-2021)
Poco a poco creciendo (19-6-2021)
Más cercanos, donde se les ve el plumón todavía (19-6-2021)

La verdad que costaba verlos bien, porque en muchas ocasiones estaban muy metidos en la plataforma, pero a base de alejarse y ganar perspectiva, y metiendo ratos largos, se llegaban a ver, incluso alguna ceba de los padres, que mientras los pollos estaban en la repisa, permanecían en general en zonas altas del edificio acristalado.

Tres de los pollos, con uno estirando (20-6-2021)
Asomando ya grande en el borde del nido (28-6-2021)

Tres de los pollos han volado sin problemas, y como Pamplona es una ciudad pequeña, me pude enterar que el cuarto se debió caer del nido, y fue recogido por una mujer, que avisó a los Guardas de Medio Ambiente, que lo recogieron, por lo que si no se ha recuperado ya, estará en ello, ya que los hermanos mayores ya han volado.

Dos de los pollos asomando (28-6-2021)
Curioseando hacia donde echar a volar (28-6-2021)

Ya los he llegado a ver en pequeños movimientos entre el tejado, repisas y ventanas del edificio, donde comparten fachada con los simpáticos aviones comunes.

Uno en la repisa tras un corto vuelo, y el otro en el interior a resguardo (28-6-2021)
Ejemplar joven apañándose el plumaje en una ventana (28-6-2021)

Una gozada tener a esta rapaz (que acompaña al mochuelo desde muy cerca) en el corazón de Iruña, en un edificio tan emblemático como la estación de autobuses, y además sacando descendencia con estos cuatro polluelos que ya dominan el cielo pamplonés. A ver el año que viene si vuelven a repetir lugar de cría! Sería un lujo!

Uno de los pollos nacidos y ya volando por los tejados (29-6-2021)

Ya veis… una gozada de sitio en el centro de Pamplona… Abubillas, sapos parteros, ranas, mochuelos, cernícalos… Y es que, nuestra muralla alberga una biodiversidad en lo que a fauna se refiere que no nos llegamos a imaginar, por lo que “quien tiene una muralla… tiene un tesoro”. Jejejejeje.

Espectacular sapo partero (4-6-2021)
Publicado en Extrarradio I (Taconera-Ciudadela), Reproducción y cría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mendillorri se llena de zampullines

Voy de nuevo con una entrada en una de las mejores zonas de Pamplona para pajarear.

Se trata de Mendillorri, donde hay un famoso estanque, que de vez en cuando trae “rarezas”, y parece que poco a poco va aumentando su listado de aves resientes (como bien hablamos en el título), con una especie que se solía ver en paso, y parece que este año se ha asentado definitivamente. Por eso varias visitas mías por allí, para ver cómo les iba a estos pequeños patos buceadores, que se han reproducido por primera vez en el lago (10, 13 y 19-4, 4 y 26-5 y 3, 5 y 7-6-2021).

Y es que en estos pequeños estanques artificiales que existen en parques y zonas ajardinadas de Pamplona y comarca (Barañáin, Ripagaina, Mutilva, la zona del Pamplonica, Yamaguchi…), con el paso de los años se van asentando diferentes especies y se ven cosas muy pero que muy interesantes.

Las más abundantes en estas balsas son los azulones, que todos los años crían y poco a poco van aumentando la población, con ejemplares que se independizan y van colonizando otros sitios, acabando en muchas ocasiones en el río Arga. En Mendillorri no fallan las parejas reproductoras, y es una gozada poder ver a las polladas de tan cerca.

Hembra de azulón con sus crías (26-5-2021)

Muy interesante es ver como poco a poco los patitos van creciendo, y para ello en este lago se ven individuos de diferentes edades, mezclándose patos recién nacidos, con individuos que tienen días, y con otros con ya varias semanas… Se puede disfrutar de lujo de esta simpática especie!

Patitos con pocos días (26-5-2021)
Primer plano de pato muy pequeñito (10-4-2021)
Ejemplares con más días, que mezclan plumón con plumas (4-5-2021)
Individuos ya casi emplumados por completo (26-5-2021)

A estos azulones, como especie común le siguen las gallinetas, que hace unos años solo estaban presentes en Pamplona en el río Arga, y ahora tienen varias parejas reproductoras en estas lagunas criando todos los años en buenas cantidades.

Gallineta adulta sobre una roca (26-5-2021)

En Mendillorri este año mínimo son dos las parejas que han criado… Y no sé si alguna pondrá una doble puesta. Yo las he visto con los pollos aún pequeños, por lo que no se si el éxito habrá sido completo, pero la verdad que tenían buena pinta.

Gallineta dando de comer a un pequeño (7-6-2021)

Y como protagonista de esta balsa, sin duda alguna en esta ocasión hablaremos del zampullín común, especie que este año tiene en el estanque dos parejas diferentes criando… Con diferente éxito, eso sí.

Zampullín adulto sacudiéndose el plumaje (7-6-2021)

Ambas parejas han tenido diferente suerte.

Una de ellas ha criado con éxito 4 pollos, mientras que la otra pareja mínimo está ahora en un tercer intento, por lo que he podido ver con pollos pequeños. Al parecer no es fácil criar aquí, y esta pareja estaba demasiado expuesta y cerca de la orilla, pero con los ejemplares jóvenes que han salido (aunque migren), parece que la especie tiene futuro en Mendillorri.

Zampullines jóvenes (5-6-2021)
Ejemplar joven de más cerca, aunque se mostraban bastante desconfiados (26-5-2021)

La pareja que ha sacado 4 pollos adelante, lo ha hecho en la isla que hay en medio de la balsa, y en un primer intento. La verdad que un lujo, mientras que la otra pareja, lo ha hecho a escasos 10 metros de la orilla, en una plataforma artificial con la idea de que aniden aves, pero que por el momento ha tenido poca suerte.

Pareja de zampullines en el nido con los huevos asomando (7-6-2021)

Además se trata de un nido muy a la vista para depredadores, que sin duda alguna pueden influir en el éxito o fracaso de la puesta. Igualmente las molestias de la gente y en muchas ocasiones de los perros (que incluso se meten al agua) pueden hacer que sea un intento fallido.

Adulto incubando (13-4-2021)
Adulto con alimento junto a un polluelo ya bien crecido (4-5-2021)

Primeramente realizó una puesta, que parece que fracasó y de la que no llegaron a salir ni pollos.

Más tarde, puso otra puesta de reposición, y de la que al menos salieron dos polluelos, que la hembra llegó a llevar a sus espaldas como es típico en los zampullines comunes los primeros días.

Con polluelos en la espalda (10-4-2’21)

Pero al parecer, esta segunda pollada también fracasó, ya que en una visita posterior esos polluelos no estaban presentes, y en cambio volvían a tener huevos en el nido…

Ejemplar adulto acosado por un azulón (7-6-2021)

A día de hoy, parece que esta tercera pollada ha salido hacia adelante, y ya hay algún pollo nadando… Veremos que pasa en próximos días. A ver si me puedo acercar y veo que está pasando con estos zampullines. La verdad que con tanta insistencia se merecen sacar una pollada y ver como estos simpáticos retoños terminan por nadar solos en las aguas de Mendillorri.

Con varios pollitos (19-4-2021)

Me ha sorprendido que pensaba que los zampullines que habían tenido éxito iban a hacer una segunda puesta, ya que parece que han tenido facilidad en la cría, y tenían tiempo de sobra, pero conforme los polluelos nadaban solos, el nido ya no estaba; no sé si los mismos zampullines lo habrían deshecho… Nunca he leído documentación sobre ello, pero resulta curioso, porque era un nido muy evidente, del que a día de hoy no queda nada.

Los zampullines expulsaban a las gallinetas del lugar sin ninguna contemplación (4-5-2021)

Acompañando a estas aves totalmente acuáticas, se presentan en la zona aves comunes como mirlos, palomas, tórtolas turcas y urracas, que no faltan en las zonas ajardinadas de alrededor. Son aves comunes en prácticamente cualquier jardín de Pamplona, y aunque muchas veces las infravaloramos, no por ello dejan de ser menos importantes.

Adulto de mirlo con una lombriz (19-4-2021)
Joven de mirlo nacido esta primavera (26-5-2021)
Urraca alimentándose de cerezas (7-6-2021)

Buenos bandos también de estorninos negros, entre los que busqué con ahínco estorninos rosados pero sin ninguna suerte. Se mezclan adultos (muy negros) con ejemplares grises (jóvenes) alimentándose en los grandes hierbines de este barrio pamplonés.

Grupo de estorninos negros (26-5-2021)
Pareja de pollitos de estornino esperando a que llegue la madre con comida (26-5-2021)

A estas especies se suma un buen listado de pajarillos también habituales en la ciudad de Pamplona… Se trata de gorriones comunes, colirrojos tizones, carboneros, herrerillos, mitos, jilgueros, verdecillos y verderones…

En lo que a rapaces se refiere, la zona del lago es una zona abierta con campos de cultivo, zonas de matorral y “monte” muy cercano, por lo que milanos negros, milanos reales, águilas calzadas, cernícalos e incluso gavilanes campean de vez en cuando en busca de alimento.

Calzada en pleno vuelo (7-6-2021)
Volando cicleando sobre Mendillorri (7-6-2021)

Las aves estivales también llegan también a estas zonas, y Mendillorri es una buena zona para ver tanto aves que vienen en primavera, como aves que vienen en invierno. Por ello en mis vistas sumé papamoscas grises, papamoscas cerrojillos, zarceros o colirrojos reales, especies que a veces se ven en paso migratorio y otras vienen y se quedan a criar. La verdad que estos parques son un filón y nunca defraudan.

Papamoscas gris (10-4-2021)
Macho de colirrojo real en los alrededores del lago (10-4-2021)

Entre las estivales muy vistosas, están los siempre coloridos y espectaculares abejarucos, que tienen una colonia de cría entre Mendillorri y Sarriguren, y que aunque no suelen visitar la zona del lago, están muy próximos, aprovechando cables de la luz para posarse.

Abejaruco en un cable, muy cerca de Mendillorri (5-6-2021)

Igualmente en Mendillorri tenemos que nombrar a la ya bien conocida rata de agua, que sigue presente, aunque si me da la impresión de que cuesta más verla que hace unos meses…

No sé si será casualidad, si tiene que ver con que la población se ha reducido, o con la época del año, pero me ha costado buenos ratos de espera dar con ella… Lo importante es que sigue presente y lleva ya dos años entre nosotros. Eso sí, siguen varios ejemplares, por lo que sigue siendo esperanzador. Al menos vistas dos diferentes, y seguramente una tercera. Una gozada.

Rata de agua alimentándose (10-4-2021)
Ejemplar comiendo en la orilla (26-5-2021)
Moviéndose entre rocas (5-6-2021)

Y si la rata de agua domina las orillas, los cielos son reinados por tres especies (con permiso de las rapaces).

Por un lado, el avión común, que cría en muchos de los aleros de los tejados de Mendillorri (y muchas otras zonas de Pamplona).

Nido de avión común en un alero (4-5-2021)

Por otro la golondrina, que usa la isla central de la balsa y sus matorrales para posarse, y que seguramente criará cerca, ya que es visitante habitual… Lo que no sé donde, pero bueno, se suelen ver varios ejemplares en época reproductora, por lo que no pueden tener el nido muy lejos.

Golondrinas en el lago (19-4-2021)

Y por otro lado el vencejo común, ese bicho negro que vuela a toda velocidad y bebe en el estanque, siendo muy difícil fotografiarlo (y de hecho hoy no hay foto, jejejeje), pero que con su conocido grito es inconfundible, va de lado a lado, aleteando y combinando pequeños planeos, siendo un ave espectacular.

E igual que los listados de aves son buenos y se ven mamíferos, también se escuchan ranas verdes (que no había escuchado en la zona hasta este año), hay también malas noticias, como lo guarros que podemos llegar a ser…

Tenemos todo lleno de papeleras, pues aún y todo somos incapaces de dar uso de ellas… Una pena no respetar el entorno, faltándonos el respeto de esta manera unos a otros, a la fauna y naturaleza y no respetando nuestro alrededor. Aún nos queda mucho por aprender.

Basura tras amanecer (5-6-2021)

Y además de las basuras, las especies exóticas siguen siendo otra de las lacras y de los males que a día de hoy tiene la biodiversidad autóctona… Mendillorri es un ejemplo, con la gran población de galápagos de Florida y otras tortugas exóticas que alcanzan tamaños tremendos.

Galápago de Florida (5-6-2021)

Ya veis, que la primavera ha estado muy interesante en la zona a pesar de que existen cosas negativas…

Es un lujo contar con zonas húmedas en el interior de la ciudad. Mendillorri es un claro ejemplo en Pamplona de ello, y siempre trae observaciones interesantes… “Mendillorri, tierra de biodiversidad” le dicen… Jejejejeje.

Zampullín con su cría (26-5-2021)
Publicado en Extrarradio II (Mendillorri) | Deja un comentario