Revista EZKABA (Noviembre 2017) “La que va a la cazuela”; ZORZAL COMÚN

A VISTA DE PÁJAROS

Por los jardines de nuestra ciudad suele verse un ave de tamaño medio, pero difícil de observar ya que además de no ser muy abundante, es bastante discreta por su coloración. Se trata del zorzal común. Ave que se suele encontrar en solitario o en grupos, y que es muy apreciada y famosa cinegéticamente, cazándose sobre todo en paso desde las palomeras.

“LA QUE VA A LA CAZUELA”

Zorzal común; Birigarro arrunt (Turdus philomelos): Se trata de un ave de colores apagados y bastante discreta. Es de color pardo en sus partes superiores, y blanquecino en el vientre, con cierto tono amarillento en flanco y pecho. La cara es de color blanco y con una barreada bigotera negra. Igualmente el pecho y vientre está moteado de unas manchas negras con forma de cuña.

Zorzal común (5-1-2017)

Es un ave muy variopinta en cuanto a hábitat. Por ello la encontraremos en cualquier tipo de bosque, desde bosques densos, a zonas muy abiertas, pasando por bosques adehesados con matorral, y siendo muy abundante en invierno sobre todo en parques y jardines de ciudades, donde se mueve sobre todo caminando por el suelo.

Para alimentarse tiene una buena variedad en su dieta. Igualmente come frutos o bayas de árboles y arbustos, que insectos e invertebrados, como gusanos y lombrices. Tiene predilección por caracoles y caracoletas, animales que rompe con ayudas de piedras grandes, golpeándolos como si de un yunque se tratase y dejando buenos rastros y muy reconocibles estos lugares.

Zorzal común (11-3-2016)

Aunque presente todo el año, se observa mucho más en invierno con la llegada de ejemplares invernantes, y en pasos migratorios. Se trata de un ave muy apreciada por los cazadores y con gran cultura gastronómica, que en nuestro barrio localizaremos siempre en jardines, como son los del paseo fluvial del río Arga o los que hay en la zona cercana al monte Ezkaba, y que acompañan a la Ronda Norte.

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/2017-11

Anuncios
Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado | 2 comentarios

Para txikis XXI; collalba gris, ánsar común, grulla común

El verano poco a poco va llegando a su fin, y mientras unas especies se van, otras llegan… Por ello, en esta ocasión os dejo en esta sección para los más pequeños, una tresena de aves migradoras, especies que solo veremos en determinadas épocas del año. Espero que os gusten!!!! Y poco a poco ya va aumentando nuestra colección!!!!

Collalba gris; Ipurzuri arrunt (Oenanthe Oenanthe):

Descripción: Se trata de un pajarillo con clara diferencia de coloración entre ambos sexos. El macho tiene la parte superior gris, las alas negras, el vientre blanco con tono amarillento en el pecho, y una marcada ceja blanca con un antifaz negro. Las hembras son más amarronadas, y sin alas ni antifaz negro.

Alimentación: Se alimenta de insectos, arañas, caracoletas y pequeños invertebrados principalmente, aunque puede comer frutos y semillas también.

Hábitat: Se encuentra en zonas abiertas. Desde zonas de alta montaña, a pastizales, zonas arbustivas, dehesas, campos de cultivo o zonas de cortados.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Para verla tenemos que ir a la zona cercana al monte Ezkaba, donde se encuentra en los jardines que bordean la Ronda Norte y donde se suele ver posada en sus oteaderos habituales. Siempre en verano, ya que se trata de un ave estival que en invierno nos abandona.

Collalba gris – Ipurzuri arrunt

Ánsar común; Antzara hankagorrizta (Anser anser):

Descripción: Se trata de un ganso de tono grisáceo, de aspecto robusto, cuello largo y con patas rosadas y pico anaranjado, siendo el macho algo mayor que la hembra.

Alimentación: Totalmente de alimentación vegetal se alimenta de hojas, tallos, hierbas, raíces, frutos…

Hábitat: Se trata de un ave que vive en grupo y en zonas abiertas, y que frecuenta zonas de humedales y de grandes cultivos. Grandes balsas, arrozales, marismas, lagunas…

Época del año y zona de Pamplona para verla: Solamente se observa en paso cruzando el cielo, en paso otoñal y en paso primaveral, no siendo nada fácil de ver a pesar de sus fuertes graznidos.

Ánsar común – Antzara hankagorrizta

Grulla común; Kurrilo arrunt (Grus grus):

Descripción: Se trata de un ave zancuda, grande, con cuello largo y delgado, pico gris, largo y puntiagudo y de coloración general gris, con puntas de las alas negras, y una cola que cuelga a modo de “plumero”. De mitad del cuello a cabeza es negro, con una franja blanquecina vertical del cuello a la cara, y pequeño casco rojizo, coloración esta de la que carecen los jóvenes, que tienen la cabeza parda.

Alimentación: Se alimenta desde materia vegetal, como raíces, frutos, semillas y bellotas, a invertebrados, insectos, arañas, lombrices y gusanos.

Hábitat: Ave típica de zonas abiertas y relacionada con el medio acuático. Humedales, lagunas, pantanales o arrozales, alternando estos lugares con dehesas, donde aprovecha para alimentarse de bellotas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Igual que el ánsar, solo la veremos en sus pasos migratorios en el cielo, y muchas veces incluso solo oiremos su famoso “trompeteo” o por volar muy altas, o por estar pasando de noche. Bien en octubre noviembre que pasan las primeras, o febrero, marzo que es cuando ya se marchan, aproximadamente.

Grulla común – Kurrilo arrunt

Y tras ello, os dejo como siempre a los tres pajarillos en blanco y negro, para que pintéis lo más realista posible, pero a vuestro gusto! ¡Disfrutar!

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Con variedad pero sin grandes novedades por el río…

Durante las últimas semanas, he seguido con mis típicos paseos por el río Arga, tanto de mañana como de tarde para poder disfrutar de las aves y todo lo que me rodea en lo que a naturaleza se refiere (9, 12, 13 y 19-9-2017).

A pesar de tener listados de fauna variada bastante decentes, no ha habido “nada” que me resultase especialmente interesante. Y es que, las fechas en las que acaban el verano, son “algo” tristes en cuanto a variedad de aves, por lo menos en lo que se refiere a Iruña capital.

La llegada de las aves invernantes está cerca, y pronto serán mejores fechas, pero por si acaso, no dejo de buscar en nuestras aguas, ya que nunca se sabe cuándo va a haber una buena sorpresa.

Como siempre, en este tipo de paseos, hay unas cuantas que nunca fallan.

Claros ejemplos son los azulones y las garzas reales.

Azulón estirándose (9-9-2017)

Los primeros, los reyes de las aguas pamplonesas por el gran número en el que se encuentran presentes, y las segundas, las reinas por su gran tamaño, su belleza y su espectacular forma de pescar.

Garza en uno de sus oteaderos habituales (19-9-2017)

Igualmente, espectacular por la viveza de sus colores es el martín pescador, que tras “desaparecer” en verano, parece que conforme se acerca el otoño se vuelve más visible en el interior de nuestra ciudad.

Otros años había síntomas de que parecía que había criado muy cerca, pero lleva unos cuantos años que en verano, por desgracia para nosotros se esfuma y no es fácil de ver…

Martín pescador posado en la Txantrea (9-9-2017)

Igualmente entre las acuáticas, están presentes las coloridas lavanderas cascadeñas, las discretas gallinetas, y los huidizos andarríos chicos, que depende la época del año, igualmente son más o menos abundantes.

Andarríos chico en la zona de Aranzadi (19-9-2017)

En los jardines, son muy comunes las lavanderas blancas, los gorriones en los arbolillos, y los buenos bandos de estorninos tanto negros como pintos o bien montando un buen escándalo en el cielo o tejados, o bien picoteando entre las hierbas buscando alimento.

Bando de estorninos en vuelo (9-9-2017)

Las aves migradoras, poco a poco abandonan el lugar que durante varios días les ha servido de descanso, como es el caso de los papamoscas cerrojillos, papamoscas grises, mosquiteros musicales o colirrojos reales, que o bien han pasado el verano, o simplemente han estado de paso durante varios días.

Papamoscas cerrojillo en un espino (9-9-2017)

E igual pasa con aves de gran tamaño, como las águilas calzadas, que en muchas ocasiones podemos ver en los cielos pamploneses campeando y buscando alimento en las zonas más abiertas. Éstas que están ya abandonando nuestra tierra para cruzar el estrecho y pasar al continente africano, se ven acompañadas en el aire de los residentes y presentes todo el año cernícalos y cornejas, bastante abundantes y que crían en el interior de nuestra ciudad.

Aguililla calzada de fase clara (9-9-2017)

Entre aves comunes un buen listado que no falla tanto en las orillas del río como en muchos otros puntos de la ciudad. Es el caso de las palomas, las tórtolas turcas, las picarazas, los mirlos comunes o las grajillas.

Estas amigas siempre están presentes… Ríos, parques, jardines, calles…

Tórtola turca en la zona de los caballos de Goñi (9-9-2017)

Y el listado se ve aumentando por pajarillos comunes de menor tamaño que también se dejan ver generalmente bastante fácil y en buenos números, como es el caso de carboneros, herrerillos, mitos, pinzones vulgares, jilgueros, verdecillos o petirrojos.

Petirrojo (9-9-2017)

Igualmente otros también están presentes pero en menor número, como los colirrojos tizones, que antes eran mucho más abundantes, los gorriones molineros que se ven en puntos muy concretos formando pequeñas colonias, o los chochines y ruiseñores bastardos, que alborotan de buena manera con sus chillos los arbustos de las orillas del río siendo muy fáciles de localizar pero no así de ver.

Colirrojo tizón (9-9-2017)

En el tema de mamíferos, aunque una ciudad no es el mejor sitio para estos animales, se dejan ver cosas interesantes…

Es el caso de “Torcuato” el castor, que sigue campando nuestras aguas y dejando muy visibles sus restos de alimentación, muchas ocasiones en los árboles más grandes, dejando claro quién manda en la zona… jejejejeje.

Rastros de castor (9-9-2017)

Y aunque cuesta ver, las ardillas esta primavera-verano las he observado en más lugares y muchas más veces que de costumbre. A ver si no es fruto de la casualidad y poco a poco se va expandiendo, ya que es un animal bien bonito y divertido que sin duda alguna ameniza los paseos a todo el mundo.

Ardilla en Aranzadi (12-9-2017)

Asustadiza no se movía del mismo árbol (12-9-2017)

En tema de insectos, los calores que han hecho, y que han tardado en irse a pesar de que no hayan sido muy extremos, han ayudado a la proliferación de este tipo de animales que en las orillas del río son bastante abundantes…

Avispas creando un pequeño avispero (9-9-2017)

Grupo de chinches, muy abundantes estos días (9-9-2017)

Y para acabar con la variada fauna observada en estos paseos veraniegos, se dejan ver los últimos reptiles del año, que en los próximos días se esconderán para pasar el invierno enterrados en el suelo, metidos entre rocas, o buscando ranuras en edificios…

De esta forma me resultó muy curiosa una pequeña salamanquesa cercana al centro de salud de la Rotxapea, mi barrio, y que en el escaparate de un comercio pasaba totalmente desapercibida para todo el mundo cuando yo me dirigía hacia el río. Una cría del año que me certifica que la especie cría en la misma puerta de casa.

Salamanquesa en el corazón del barrio de la Rotxapea…

Y también muy abundantes las lagartijas ibéricas en la zapata del puente del Plazaola…

Lagartija entre hojas (19-9-2017)

Lagartija asomando en el puente del Plazaola (19-9-2017)

Allí hay unas rocas grandes y voluminosas que dan buen cobijo, así que un lugar ideal para esconderse cuando se sienten amenazadas.

Pareja de lagartijas (19-9-2017)

Primer plano de una de las lagartijas (19-9-2017)

Así que ya veis… Buena variedad de especies pero con nada especialmente llamativo, así que toca esperar al duro invierno para ver si nos trae alguna sorpresa, y mientras tanto, “bienvenido otoño, que eres la primavera del invierno…”.

Jilguero (9-9-2017)

Publicado en Anfibios y reptiles, Mamíferos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Revista EZKABA (Octubre 2017) Parecidas pero diferentes XI; TARABILLA EUROPEA y TARABILLA NORTEÑA

A VISTA DE PÁJAROS

En el norte de nuestro barrio, las zonas de jardines que lindan con la Ronda Norte y con el monte Ezkaba, hay una serie de pajarillos que son fáciles de ver. Se trata de dos especies muy similares físicamente pero que tienen una diferencia muy clara y fácil de identificar. Se trata de las tarabillas.

PARECIDOS PERO DIFERENTES XI

Tarabilla europea; Pintxartxar burubeltz (Saxicola rubicola): Ave pequeña, cabezona y de aspecto “regordete” con una clara diferencia entre machos y hembras. Los machos son con cabeza y parte superior negra, una marca en cuello y alas blanca, y color claro por debajo, con pecho anaranjado. La hembra es similar, pero con un naranja más apagado en pecho y vientre, y siendo parda en vez de negra en partes superiores.

Macho de tarabilla (17-5-2017)

Se trata de un ave que encontraremos en zonas abiertas donde hay masas arbustivas. Zonas de campos de cultivo, pastizales, dehesas o bordes de bosque, jardines, sotos fluviales… siempre con lindes o franjas de arbusto y matorral donde busca cobijo.

Se alimenta de diferentes invertebrados y de insectos principalmente.

Presente todo el año en la Península Ibérica y en los límites de nuestro barrio, se trata de una especie que puede presentar movimientos migratorios y dispersivos cortos, por lo que dependiendo de la época del año puede ser más o menos abundante.

El mejor sitio para verlo en la Rotxapea es la zona del Parque de los Aromas, los campos y jardines que hay alrededor y las orlas arbustivas de zarza, espino y pacharán que hay en las orillas de la vía del tren.

Hembra de tarabilla (17-5-2017)

Tarabilla norteña; Pirtxartxar nabar (Saxicola rubetra): Se trata de un pajarillo similar a la tarabilla europea, pero con una clara diferencia. Además de ser por arriba un poquito más claro (sobre todo en machos), posee una marcada ceja clara y otra pequeña marca en la garganta del mismo color, lo que la diferencia de su prima muy fácilmente.

Tarabilla norteña (3-5-2013)

El hábitat donde se encuentra es el mismo que el de la tarabilla europea; variedad de zonas abiertas con zonas de arbustos y matorral.

Igualmente se alimenta de invertebrados e insectos, pero al contrario que la tarabilla europea, se trata de un ave estival y que no está presente todo el año. Viene en verano a criar desde el continente africano, y se encuentra principalmente de finales de marzo hasta septiembre, sobre todo en la zona norte peninsular.

Por ello, la encontraremos solo en primavera y verano, y para observarla tendremos que ir también a la zona norte del barrio, donde se suelen ver ejemplares sueltos, menos frecuentes que la tarabilla europea, pero en los mismos lugares, posándose con mucha frecuencia en la valla de la vía del tren.

Para leer la revista del mes de octubre completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/2017-10

Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado , | Deja un comentario

Para txikis XX; papamoscas cerrojillo, papamoscas gris, oropéndola europea

Poco a poco el verano va pasando, y con su paso, tres aves muy abundantes por nuestra ciudad en la época de calor nos abandonan y se van de vacaciones, como hacen todos los años… Así que para aprender un poco de ellas, os dejo con tres especies migradoras en una de mis secciones favoritas, la de los peques con sus caricaturas… Espero que os gusten!!!!

Papamoscas cerrojillo; Eulitxori beltz (Ficedula hypoleuca)

Descripción: Se trata de un pajarillo rechoncho de color gris en la parte superior y blanco en las partes inferiores. Posee una característica marca blanca en la frente, y unas franjas blancas muy marcadas en las alas. De pico fino y negro, el macho en primavera adquiere un plumaje negro más intenso en sus partes superiores.

Alimentación: Ave insectívora que se alimenta de insectos que caza, sobre todo en vuelo.

Hábitat: Se trata de un ave forestal, que se encuentra en bosques, y que por nuestra zona es bastante común en bosques de ribera, parques y jardines.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un ave que viene a pasar el verano a nuestras latitudes, y que en Pamplona veremos en zonas arboladas, sobre todo en las orillas del río Arga, en diferentes densidades dependiendo del año y del paso migratorio.

Papamoscas cerrojillo – Eulitxori beltz

Papamoscas gris; Eulitxori gris (Muscicapa striata)

Descripción: Se trata de un ave algo mayor y más estilizada que el papamoscas cerrojillo, que como su nombre indica es de color gris. Es muy discreto, y de color blanquecino por abajo, con pequeños listados oscuros en cabeza y pecho. Característico pico fino negro de aves insectívoras.

Alimentación: Aunque puede alimentarse de frutos cuando estos abundan, se trata de un ave insectívora como ya se ha dicho, que caza en el vuelo moscas, mosquitos, mariposas… De ahí su nombre.

Hábitat: Similar al papamoscas cerrojillo, se encuentra en zonas forestales de poca densidad, frecuentemente en las orillas de ríos, parques y jardines, zonas de frutales…

Época del año y zona de Pamplona para verla: Al igual que su primo el papamoscas cerrojillo, también aparece por Pamplona a partir de la época primaveral, en zonas arboladas, sobre todo en las orillas del río Arga, y siendo menos común que el anterior.

Papamoscas gris – Eulitxori gris

Oropéndola europea; Urretxori (Oriolus oriolus)

Descripción: Ave muy llamativa pero difícil de ver a pesar de sus colores. Del tamaño aproximado de una paloma, pero más esbelta, presenta diferencias entre machos y hembras. El macho es amarillo limón, con una marca oscura del pico al ojo, y pico de color rojo. Posee alas y parte de la cola negras. La hembra es más apagada, de color verde aceituna, y con alas algo más oscuras pero no negras. Además el vientre es más claro.

Alimentación: Es poco exigente, y se alimenta tanto de frutos como de insectos que busca en troncos y hojas de los árboles.

Hábitat: Se trata de un ave de arbolado, con preferencia por bosques densos de ribera, zonas de frutales, grandes parques y jardines, dehesas… Necesitando buenos follajes de ramas y hojas, donde se camufla a la perfección.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Al igual que las anteriores, se trata de un ave que viene en primavera y se va en otoño, ligada a las orillas del río, y que por ello veremos o escucharemos en la zona del río Arga, teniendo muy buena densidad en la zona de Aranzadi.

Oropéndola europea – Urretxori

Y como siempre, tras las breves descripciones, os dejo los dibujos de los tres para que pintéis en blanco y negro, que se que os gusta, tanto a los pequeños, como a los no tan pequeños… jejejejeje.

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

De mamíferos por las Universidades…. Los paseos nocturnos de “Biriato”, y el contrato de un jardinero nuevo… Jajajajajajaja

Se acerca poco a poco el otoño, y eso hace que varias especies de aves poco a poco se vayan y migren hacia sus cuartes de invierno, y que otras al contrario vayan acercándose y viniendo a nuestras latitudes para pasar la época fría del año. Unas vienen y otras se van, por lo que es muy buena época para pajarear.

Por ello, he dedicado algún paseo (23, 25, 28 y 29-8-2017) para ver que me encontraba en los jardines de las dos universidades existentes en Pamplona, ya que debido a las buenas extensiones de los hierbines y la cantidad de arbolillos, arbustos, e incluso los ríos que pasan por al lado, hacen que sea muy buen sitio para practicar mi afición.

Además, tenía como objetivo un pequeño mamífero, que hasta estos días se me había resistido dentro de la ciudad… Se trata del erizo europeo, una de las dos especies de erizo presente en la Península Ibérica, y la única que existe en el norte.

Había visto muchas veces, pero siempre atropellado y muerto, por lo que tras saber que se estaba viendo alguno en dichos jardines, ponía en marcha la “Operación Biriato”, en busca del simpático y curioso animal.

Erizo en un hierbín (25-8-2017)

Todos ya sabéis lo que es un erizo…

Cuanto menos, se trata de un animal curioso por su morfología y de aspecto divertido… De tamaño muy variado y colores grisáceos y pardos, de aspecto rechoncho y lleno de púas, es uno de los mamíferos más singulares de la Península Ibérica.

La verdad que muy pocas veces había observado a esta especie viva (en Pamplona ninguna), por lo que en varias de mis salidas a disfrutar de él, (“Biriato” lo bauticé) fue una gozada verlo caminar y buscar alimento entre los hierbines universitarios.

Erizo (25-8-2017)

Erizo de frente (25-8-2017)

Por saber un poco del animal que me llevó a visitar la zona universitaria, el erizo europeo, se trata de un animal regordete, bastante redondeado de entre 20 y 30 centímetros, y que puede llegar a pesar algo máas de un kilo, siendo más voluminosos y pesados los machos que las hembras.

Como bien es conocido, está recubierto casi totalmente de pequeñas y finas púas. Es de colores grises y pardos, de orejas pequeñas, y con un hocico alargado acabado en punta, con el que busca insectos. Como se ve en las fotos, su cara está desprovista de púas, y tiene una especie de franja oscura entre los ojos y el hocico.

“Biriato” durante uno de sus paseos nocturnos (23-8-2017)

A modo de curiosidad, decir que los erizos tienen unas 6000 púas, que renuevan aproximadamente cada año y medio y miden entre dos y tres centímetros. Estas púas, son pelos huecos llenos de aire y construidas de queratina, sustancia que le dan rigidez, y son usadas a modo de defensa, haciéndose el animal una bola impenetrable cuando se siente asustado, amenazado o incomodado.

Se trata de un animal bastante solitario y territorial (con machos que pueden llegar a ser muy agresivos), y principalmente nocturno (aunque le gusta la humedad y en días lluviosos se puede encontrar también), lo que dificulta su observación y da merito a ello. Además, muchos ejemplares invernan, por lo que los meses del año para dar con él, disminuyen según la zona; parece ser que en el sur de España y el Mediterráneo las hibernaciones son más cortas y en muchos casos ni tan siquiera existen.

En mis observaciones, morreaba el suelo en busca de insectos entre las hierbas, caminando lentamente y olisqueando por todo, tanto suelo como aire, levantando la cabeza. Decir que el olfato y el oído son sus sentidos más desarrollados (a pesar de las pequeñas orejas), y de la vista falla un poco… jejejejeje! No puede ser perfecto!

Primer plano del animal (23-8-2017)

Olisqueando (28-8-2017)

Erizo con el hocico para arriba (25-8-2017)

La verdad que una gozada disfrutar de “Biriato”, mi nuevo amigo erizo y sus andaduras por los jardines estudiantiles…

Por saber un poco más de la especie, se mueve por espacios abiertos y muchas veces es de rutas fijas. No teme a salir a zonas abiertas, y en muchas ocasiones cruza las carreteras, donde mueren desgraciadamente por atropellos. El resto del día, lo pasa o entre hojarasca, matorrales, o una especie de madriguera que el mismo escarba, donde puede pasar muchas horas seguidas durmiendo, e incluso donde se le puede escuchar “roncar”, ya que tiene un respirar muy fuerte, tanto dormido, como despierto…

Erizo en el suelo (25-8-2017)

“Biriato” caminando (23-8-2017)

Durante mis visitas a “Biriato”, casi siempre permanecía a la vista una vez lo localizaba… (Decir que no todos los días lo vi), a pesar de que a ratos se metía debajo del arbolado y pasaba totalmente desapercibido…

De hecho, se trata de un animal de zonas arbustivas con zonas de pastos o zonas de cultivos abiertos… y muchas veces frecuenta zonas de jardines y huertas, como es el caso de este animal, que sin duda alguna usará durante el día las zonas arbustivas que hay en la orilla del río para resguardarse.

Erizo (25-8-2017)

El erizo, se trata de un animal omnívoro, y se alimenta tanto de frutos y bayas, como de insectos, pequeñas lagartijas, lombrices, gusanos, ranas, huevos de aves, pequeños roedores… Así que ya veis, su dieta es muy variada, dependiendo del hábitat y de la disponibilidad de alimento.

Erizo andando (25-8-2017)

La reproducción del animal va desde abril, cuando se producen las primeras cópulas, hasta octubre, cuando suelen nacer ya los últimos ejemplares, ya que los erizos pueden tener varias camadas dependiendo del alimento.

Decir que salen entre 3 y 7 crías por camada, y que a los pocos meses ya serán totalmente independientes, alcanzando la madurez sexual para poder reproducirse al año siguiente de haber nacido, y llegando a tener una esperanza de vida de unos 5-7 años en libertad, algo más en cautividad, donde en muchos países se usan estos animales (y especies muy parecidas de erizos) como mascota.

En el suelo (23-8-2017)

Un animal que me hizo disfrutar de lo lindo, ya que “Biriato” se portó muy bien y pasaba olímpicamente de mí… Eso sí, aunque alguna vez se quedaba quieto y se achataba un poco contra el suelo (sobre todo cuando pasaban cerca perros), en ningún momento se hizo bola, como me hubiera gustado para haberlo podido ver aunque solo fuera una vez… Algo que tengo y se queda en la lista de pendientes.

Mi amigo el erizo (23-8-2017)

Primer plano de “Biriato” (23-8-2017)

Además, para disfrutar de él a tope, utilicé el visor nocturno que tengo, con el que desde buenas distancias podía otear en la oscuridad y buscarlo con facilidad, ya que debido a su tamaño asomaba más que de sobra entre la hierba…

Erizo (25-8-2017)

Con él, incluso pude grabar algún video… y de hecho ahí van unos cuantos para que echéis un ojo si queréis… La verdad que es muy gracioso ver al animal caminar y rebuscar en el suelo.

Un animal muy pero que muy simpático que sin duda alguna me alegró las noches y me hizo perder horas de sueño… ¿Por que este tipo de animales no andarán a las 12 del mediodía como hacemos las personas normales? Jajajajajajajajajajajaja

Erizo (23-8-2017)

El erizo acurrucadico (23-8-2017)

Eso sí, mereció la pena y “Biriato” me sacó unas cuantas buenas sonrisas…

Erizo en su hábitat (23-8-2017)

Tras aprender un poco de este animal, decir que todo lo que tenía el erizo de movido, lo tenían las aves de parado… Así que en tema de plumas, muy poquita cosa…

Muy abundantes los papamoscas cerrojillos y papamoscas grises, además de algún colirrojo real, que en paso, ultiman sus últimas horas por nuestros parques y jardines pamploneses…

Papamoscas cerrojillo (29-8-2017)

Como más interesante la presencia de algún pico picapinos, que era bien acompañado por el listado de aves comunes que no suelen fallar en Pamplona ciudad se visite la zona que se visite, como es el caso de los mirlos, palomas, tórtolas turcas, lavanderas blancas en jardines y cascadeñas cercanas al agua.

Macho de mirlo (29-8-2017)

Muy comunes las urracas y los bandos de gorriones comunes y gorriones molineros. Decir, que en el tema de urracas, en estas zonas, también está en marcha el programa y proyecto de anillamiento para estudio de la especie del que ya he hablado alguna vez, pero aunque busqué picarazas anilladas con ahínco, no di con ninguna…

Picaraza (29-8-2017)

Además, en las zonas más asilvestradas con campos de cultivo cerca, bandos de estorninos tanto negros como pintos mezclados, escribanos soteños y zarceros.

Muy numerosos los jilgueros, verdecillos, carboneros, petirrojos, agateadores en zonas de arbolado, y cornejas presentes en lo alto de árboles y torres de alta tensión.

Carbonero (29-8-2017)

Entre matorrales, chochines y currucas cabecinegras y zarceras, además de algún ruiseñor apurando sus días por nuestros lares, y bien de rastros en el suelo…

Los mamíferos son animales muy complicados de ver por sus costumbres más bien nocturnas. Esta dificultad para dar con ellos en el interior de una ciudad, todavía es mucho mayor, ya que aún recelan más del ser humano. A pesar de ello, para conocer su presencia, hay una cosa que no falla… Sus huellas y rastros.

Y de eso tuve bastante en mis excursiones…

Por un lado excrementos de conejo, fáciles de reconocer por su forma y tamaño redondeado…

Cagadas de conejo (29-8-2017)

Por otro lado las famosas y conocidas toperas, que nos indican que bajo tierra tenemos a los desconocidos topos construyendo decenas y decenas de metros en sus misteriosas galerías…

Toperas (29-8-2017)

Y por último, curiosos morreados de jabalí en busca de semillas, raíces, bulbos o frutos que echarse a la boca… Escarbaduras muy típicas en el monte o pastizales de montaña, pero que no son para nada frecuentes tan cerca de la ciudad, y de las que es primera vez que tengo constancia… Al parecer… la Universidad de Navarra ha contratado un jardinero nuevo…. jejejejejejejejeje.

Morreado de jabalí (29-8-2017)

Así que ya veis… Paseos por las Universidades muy fructuosos a pesar de la escasez de aves… Bien de rastros, destacando uno de jabalí, y los entretenidos paseos de “Biriato” el erizo tras esconderse el sol… Un animal al que va dedicado el final de hoy, que en vez de el típico refrán que acompaña a mis entradas, estará sustituido por una interesante parábola (“El dilema del erizo” del filósofo Arthur Schopenhauer en 1851), moraleja incluida. Espero que os guste!!!!!

En un frío día de invierno, una manada de erizos se juntaron para resguardarse de la helada gracias a su propio calor, amontonándose unos encima de otros y así no morir congelados. Pero sucedió que se pincharon entre ellos y el dolor fue tal que tuvieron que separarse rápidamente alejándose unos de otros, con lo que otra vez sintieron frío. Así que entre el peligro de morir de frío o de hacerlo por el dolor que se infringían mutuamente con sus espinas, se movieron continuamente y acabaron encontrando la distancia correcta, aquella que les permitía no morir de frío y no hacerse demasiado daño, de manera que el frío y el dolor fuese soportable. Con sabiduría de esta forma, decidieron juntarse y aprendieron así a convivir con las pequeñas heridas que la relación con un semejante muy próximo puede causar, ya que lo más importante era el calor del otro y así lograron sobrevivir.

Así que tenemos que saber y sentir que… “La mejor relación no es aquella que une personas perfectas, sino aquella donde cada uno aprende a convivir con los defectos del otro, y admirar sus cualidades”.

¿Vamos a dejar de disfrutar de las rosas porque tienen espinas?.

Erizo (28-8-2017)

“Biriato”, un buen amigo que me he echado, y del que espero poder disfrutar en próximas excursiones y próximas visitas a la Universidad… Quien me iba a decir a mí que a mis casi 33 años iba a ir yo a estos sitios… jajajajajajajajajajajaja.

Erizo universitario (23-8-2017)

Publicado en Extrarradio III (Universidades), Huellas y rastros, Mamíferos | Etiquetado , | 2 comentarios

2ª Quedada “Forobirders”; Albufera 2017

Y sigo con retraso una vez más, pero más vale tarde que nunca… jejejejeje!

Tocaba ya visitar el Mediterráneo, y que mejor opción que en buena compañía y en una quedada de pajareros… Así que hace ya unos cuantos meses, comenzaba a asomar el mes de marzo cuando se realizó la “2ª Quedada de Forobirders” (11 y 12-3-2017), de “Avesforum”, miembros de un foro de SEO que nos volvíamos a juntar de forma voluntaria y por nuestra cuenta tras una exitosa visita conjunta a Daimiel allí por 2016.

Cartel de la quedada, realizado por Jose María de la Peña

El sitio elegido como ya he dicho, era el Mediterráneo, más concretamente Valencia y su famosa Albufera, un buen lugar para pajarear y darle duro a nuestra afición.

Allí íbamos a contar con el conocimiento del lugar de Román Belzunce, un buen amigo mío que conocí hace años en el Pirineo y que conoce aquello como la palma de su mano. Así que Fernando, Jose María, Elena y un servidor repetíamos de la primera quedada, y a nosotros se unía Cristopher y Alfonso, con la visita relámpago de Luis, y alguna baja de última hora… Una pena estar tan poquitos, pero bueno, poco a poco estas quedadas van cogiendo forma y fue un lujo. La verdad que 7 fue un número muy bueno para pajarear.

Ya que yo viajaba hasta allí, aprovechaba y pasaba algún día más por la zona, ya que no conocía nada de nada (9 y 10-3-2017), y con Román de guía pasaba más horas por la zona que los demás y aprovechaba para conocer algún otro lugar cercano del que luego os hablaré.

Yo por allí (9-3-2017)

Por ponernos un poco en harina y saber algo más del tema, la Albufera es un humedal de unas 21000 hectáreas (que se dice pronto, jejejeje) al sur y muy cerquita de la ciudad de Valencia y ubicada entre los ríos Turia y Júcar, siendo uno de los mejores lugares para el refugio de aves de todo el mar Mediterráneo y estando catalogado como Parque Natural (desde 1986), ZEPA, LIC y zona húmeda de importancia por el convenio de Ramsar.

Compuesto por unas 21000 hectáreas, a pesar de que lo más conocido es el lago, se pueden diferenciar varios hábitats, lo que hace que sea un buen sitio para pajarear.

Por un lado, como ya he dicho, está la importante laguna litoral de unas 3000 hectáreas, siendo el eje entorno al que funciona todo el ecosistema. Este lago de aguas dulces y someras está rodeado de un buen marjal, compuesto sobre todo por arrozales, y además en el lago (y fuera de él) existen buenas masas palustres que forman buenos carrizo, muchos a modos de isla, por lo que ya veis que para fauna pinta ideal. Además, a todo ello se le une la costa y su franja litoral, y las zonas de monte, que también las hay.

Cartel de la Albufera y paisaje (9-3-2017)

Como en internet hay mil cosas sobre el Parque, su historia, geografía, costumbres, tradiciones, vegetación y demás (que podéis buscar si os interesa), tras haberos puesto ligeramente al día de que es la Albufera, iré con lo que a mí me atañe, que es la fauna.

La verdad que es un sitio espectacular para andar en bici por la comodidad de las pistas y la llanura del terreno, pero también hay que decir que es un buen laberinto de caminos, en el que necesitas buenos mapas, ayudas, gps y si puede ser un buen guía mejor, ya que aunque alguna zona está bien señalizada, otras dejan mucho que desear… Además, aunque parezca que no, las distancias son largas, por lo que el uso del coche es una buena ayuda también para recorrer las diferentes zonas.

Golondrina en una de las rutas (11-3-2017)

Como vais a ver, es ideal en lo que a aves se refiere… Por ello decidimos la Albufera como zona de quedada de foreros, ya que hay buenas concentraciones de ardeídas, anátidas, limícolas y gaviotas entre muchas otras especies…

Bando de cigüeñuelas (9-3-2017)

Como siempre en estos días de turismo ornitológico y faunístico, los días comenzaban desde bien pronto, y terminaban bien tarde… De sol, a sol. Jejejejejeje

Y de esta forma, podía ver los bonitos paisajes llenos de colores que me dejaban las últimas horas de luz. Espectaculares los atardeceres sobre todo, con imágenes llenas de tonalidades amarillentas y anaranjadas y que aún eran más bonitos por las aves que se desplazaban a última hora del día.

Atardecer en la Albufera (10-3-2017)

La combinación de los colores rojos con las sombras de las aves daban preciosas imágenes. El agua y los atardeceres siempre dan buenas combinaciones fotográficas, que en este viaje había que aprovechar…

Gaviotas al caer la tarde (10-3-2017)

Garceta común pescando (10-3-2017)

Además los cielos despejados daban plenitud de luz, y el tiempo nos acompañó durante todos los días, con bastante calor incluso en las horas centrales del día, a pesar de las prematuras fechas y de que al acer la tarde algo refrescaba.

Atardecer en un tancat (10-3-2017)

Atardecer en uno de los campos inundados (10-3-2017)

Además, cuando las aves se movían en bandadas de cientos, algo que es muy habitual por allí, dejaban una escena preciosa, que además acompañada de los gritos, berridos y chillidos de los pájaros hacían los momentos especiales.

Cientos de aves en pleno desplazamiento (10-3-2017)

En lo referido a aves, a lo largo de los días, realizamos un muy bien listado, con aves de todo tipo, tamaños, colores y variedades… Se nota que a más ojos, más se ve, ya que estando un buen equipo, además de buenas conversaciones y ratos agradables, “barríamos” mucho mejor tanto el suelo como el cielo.

La Albufera y alrededores es muy buena zona para ardeídas, ya que allí encuentran alimento, agua y refugio entre la vegetación y carrizos, y por ello pudimos disfrutar de varias especies…

La más curiosa y menos habitual los martinetes, de los que solo vimos 4 ejemplares en vuelo durante un amanecer… Durante el día son aves que en general se esconden, y nosotros la verdad que no tuvimos suerte con ellos…

Martinetes en vuelo (11-3-2017)

Muy diferente fue el asunto con la siempre bien conocida garza real. Ave grande, estilizada y elegante que vimos por todos los lugares visitados y de la que pudimos disfrutar a tope en un viaje en barco que realizamos por el interior de la gran masa de agua.

Garza real aterrizando (11-3-2017)

Garza real posada (11-3-2017)

Muy abundantes también, incluso mucho más que las garzas reales, las bueyeras. Ave blanca y que en primavera adquiere tonos dorados y que a pesar de observarla casi siempre desde el coche, se mostraba bastante incómoda, inquieta y asustadiza.

Garcilla bueyera de relax (10-3-2017)

Y es que allí, muchas veces usábamos los coches como “hides”, ya que no hay zonas en las que estar a cubierto, y para pajarear nos teníamos que poner sobre bancales entre piezas de arroz y zonas húmedas donde quedábamos totalmente a descubierto, pudiendo incomodar a las aves, a pesar de estar bastante acostumbradas al ser humano.

Así que muchas veces lo mejor era permanecer dentro del mismo coche para así poder observar y fotografiar a la avifauna del lugar con mayor tranquilidad.

Bueyeras en plena pesca (10-3-2017)

Y siguiendo con las garzas y menos abundantes, aunque pudimos observar algún grupo de hasta 20 ejemplares en la misma parcela, estaban también presentes las garcetas grandes. Aves de buen tamaño (como su nombre indica), totalmente blancas y con el afilado y puntiagudo pico amarillo. Un ave que siempre me hace mucha ilusión ver, ya que por mi territorio habitual no es nada abundante…

Garceta grande (10-3-2017)

Muy numerosas las garcetas comunes.

Seguramente la especie de garza más habitual en nuestro viaje, que se veía intentando pescar en diferentes zonas aún inundadas, y que a los atardeceres se congregaban con decenas e incluso cientos de ejemplares en los mismos lugares…

Garcetas en vuelo (9-3-2017)

Entre este tipo de aves grandes, muy interesantes los moritos, que se encontraban en grandes densidades (incluso a cientos), pero en unas zonas muy concretas, y no se veían dispersos por todo el parque como si que ocurría con las especies ya citadas…

Morito (10-3-2017)

La Albufera, igualmente es un muy buen sitio para las anátidas, con lugares muy importantes cinegéticamente hablando (algo que choca con las figuras de protección del lugar), y con concentraciones de cientos de ejemplares en ciertas fechas del año…

No fue el caso en nuestra visita, en la que a pesar de sacar unas cuantas especies diferentes, los números no eran muy grandes…

Variedad de patos (9-3-2017)

Entre todas las especies observadas, destaca el elegante y gran tarro blanco, especie de la que había unos cuantos ejemplares en la zona del Racó de l’Olla, lugar con un buen centro de interpretación y con un observatorio en altura que da a la mata del Fang, y que tiene un senderillo que finaliza en otro observatorio que da a unas balsas…

Tarro blanco (9-3-2017)

Un sitio al que no se puede fallar si se visita la Albufera, pero que tiene parte de la zona a observar con unas luces muy malas, y cuyo observatorio tiene las ventanillas acristaladas, por lo que no es el mejor sitio para fotografiar aves… Además, tiene horario y no está todo el rato abierto, lo que nos hizo estar pendientes de ello para poder visitarlo.

Eso sí, estaba muy interesante tanto en anátidas como en limícolas y en diferentes días se observaron distintas especies…

También, presentes desde este observatorio cercetas comunes, ave que no pudimos avistar en otros lados, y los comunes y abundantes ánades reales, los más avistados durante el viaje en lo que se refiere a esta familia de aves.

Pareja de cercetas (9-3-2017)

También aunque presentes, poco abundantes los vistosos porrones comunes, con su cabeza bien rojiza llamando la atención sobre el resto de su cuerpo…

Porrones europeos (10-3-2017)

Y aunque más escaso todavía, en uno de los días vimos 4 rabudos volar… Un ave del que nunca he podido disfrutar como me habría gustado, ya que casi siempre las observaciones las he hecho muy lejanas…

Ánades rabudos volando (11-3-2017)

En cuanto a las aves muy relacionadas con el agua, no faltaron los elegantes somormujos lavancos, los coloridos martines pescadores y los simpáticos zampullines comunes… además de algún zampullín cuellinegro.

Los zampullines estaban muy activos, y las persecuciones entre ellos eran bastante más que abundantes…. Era muy divertido ver como se zambullían y desaparecían, y las varias carreras que echaban unos tras otros, supongo que porque el celo ya estaba entrando poco a poco y hay que marcar territorio y conquistar a las hembras…

Pareja de zampullines (9-3-2017)

Zampullín corriendo por el agua (9-3-2017)

Simpático zampullín (9-3-2017)

También presentes las fochas y gallinetas, que son aves que no suelen fallar casi en ningún hábitat acuático, aunque bien es cierto que no llamaban la atención por sus números y en general eran bastante discretas.

Focha en el agua (10-3-2017)

Además, la Albufera es muy buen sitio para gaviotear… La cercanía del mar y la existencia de playas, además del buen hábitat variado con la laguna, los marjales y arrozales hacen que las gaviotas se cuenten a cientos.

Por un lado las gaviotas pequeñas, como es el caso de las gaviotas reidoras y las gaviotas cabecinegras, siendo las primeras las más abundantes.

Gaviota reidora en vuelo (9-3-2017)

Además de gaviotas de todas las edades, se observaban varias adultas con plumaje ya primaveral, que en general suele ser más vistoso que el plumaje invernal…

Reidoras con plumaje ya nupcial (10-3-2017)

Y por otro lado gaviotas más grandes, como la gaviota patiamarilla (muy escasa), y sombría y de Audouin, siendo esta bastante abundante en zonas muy concretas…

Gaviota de Audoin (9-3-2017)

Posada en un caballón de los arrozales (10-3-2017)

Y además de gaviotas, también hubo tiempo para aves marinas más pequeñas, como es el caso de charranes patinegros, abundantes en los palos que sobresalían de las aguas en la Albufera, y un simpático y curioso charrancito que llegamos a observar en uno de los días.

Charranes en su posadero habitual (9-3-2017)

Charrán en vuelo (9-3-2017)

Como ya he dicho con anterioridad, la Albufera es tremenda y es fácil perderse en ella… Nosotros, con la ayuda de Román visitamos las zonas más importantes como son el Racó de l’Olla y la mata del Fang ya citados, el puerto de Catarroja, la gola de Pujol y varios Tancat, como el de la Pipa, el de Silla, el de Milia, el de Zacares o el de Naia.

Los tancats son zonas de arrozal, que históricamente han sido ganadas poco a poco a la laguna. En ellos, el nivel de estos arrozales se encuentra por debajo del nivel de las aguas de la laguna, por lo tanto necesitan estar completamente aislados de las aguas de la Albufera, mediante altas motas y caballones. Si no lo estuvieran, el nivel de agua en los campos llegaría a igualar los niveles de la laguna, y permanecerían constantemente inundados. Así, todos los Tancats comparten un mismo sistema hídrico; el agua entra por gravedad, espontánea y es desaguada cuando hace falta por turbinas y motores.

Sabiendo esto, había Tancats con agua, y Tancats que estaban secos, por lo que con Román que conoce el terreno nos movíamos a los que aún tenían agua, que eran donde realmente había más movimiento…

Y en estos sitios medio inundados, aunque había que buscar, era donde aparecían la mayoría de aves limícolas, aumentando el listado de avifauna observado…

Agachadizas (9-3-2017)

De esta forma, localizábamos buenos grupos de correlimos comunes, correlimos menudos, andarríos grandes, andarríos chicos y agachadizas

Limícolas (9-3-2017)

De lo más destacado un correlimos de Temminck que encontramos en una zona encharcada, y que por la lejanía nos costó identificar. Eso sí, disfrutamos de él durante un muy buen rato, ya que se mostraba tranquilo buscando entre los limos.

Correlimos de Temminck junto a un chorlitejo (11-3-2017)

Igualmente que se veían limícolas en zonas inundadas, en el Racó de l’Olla, también había alguna especie presente… Es el caso de combatientes, archibebes claros y comunes, cigüeñuelas (hasta 116 llegué a contar en uno de los días) y agujas colinegras.

Mezcla de limícolas (9-3-2017)

Otra mezcla en el mismo lugar con combatientes, agujas y cigüeñuelas (11-3-2017)

Agujas colinegras (11-3-2017)

Otra de las limícolas interesantes, fue el chorlitejo patinegro, presente en el Mediterráneo y que yo no estoy acostumbrado a ver… Interesante su presencia con varios ejemplares en la gola de Pujol, una zona de playa que tampoco se puede quedar sin visitar y a la que se llega por un bonito paseo.

Chorlitejo patinegro (11-3-2017)

Y destacar también, un andarríos bastardo que pude observar en el Marjal del Moro, otro humedal pequeñito, cercano a la Albufera y al que hice una escapada de la que luego hablaré, ya que tuve cosillas muy interesantes.

Andarríos bastardo (10-3-2017)

Eso sí, la mayoría de limícolas se observaban bastante lejanas y había que tirar de telescopio para identificar, y solo de vez en cuando alguna se observaba de cerca y se dejaba fotografiar, como es el caso de este chorlitejo chico, que era especie bastante abundante en zonas donde se congregaban especies de limícolas.

Chorlitejo, de lo poco que se acercó (11-3-2017)

Entre aves comunes, no faltaron tórtolas turcas, palomas bravías, palomas torcaces, mirlos, estorninos negros y lavanderas, tanto blancas como boyeras. También bisbitas alpinos y pratenses, y alguna urraca, bastante escasa para lo que estoy acostumbrado a ver en otros lugares.

Como ya he dicho, fuera de la laguna, el agua se concentraba ya en muy poquitos lugares, y era donde había buenas densidades de aves… Estas zonas visitábamos sobre todo al atardecer, cuando se contaban aves a cientos y dejaban bonitas escenas…

Importante mezcla de aves (9-3-2017)

Popurrí de aves; garcetas, gaviotas, moritos… (9-3-2017)

Sobre todo eran fuertes las concentraciones de garcetas (tanto grande como común), garcillas bueyeras, gaviotas y moritos.

Moritos volando a cientos (10-3-2017)

Garcetas y gaviotas (9-3-2017)

A pesar de ello, a base de paciencia, horas, telescopio y prismáticos conseguíamos sacar un bando de espátulas y otro de flamencos, ambos bastante pequeños. El de espátulas no llegaba a la veintena, y el de flamencos era de unos 60 ejemplares.

Grupo de espátulas en vuelo (11-3-2017)

Flamencos (9-3-2017)

Flamencos que dejaban bonitas escenas al caer la tarde con sus vuelos para moverse de unas parcelas a otras por la combinación de colores y la curiosa forma de estos animales, que parecen totalmente desproporcionados con sus cuellos y largas patas, ojos diminutos y grandes picos…

Flamencos volando (9-3-2017)

Todas estas concentraciones de miles de aves de especies diferentes, se veían aún en aumento donde los tractores removían la tierra… En esos puntos se concentraban gaviotas por doquier, sobre todo reidoras que en busca de alimento en la tierra recién movida ocupaban las rodadas que los tractores poco a poco iban dejando.

Tractor moviendo la tierra (11-3-2017)

Gaviotas tras el paso del tractor (11-3-2017)

Gaviotas que formaban bandos de cientos e incluso miles de animales al atardecer y que con la escasa luz que dejaba el sol, y los ruidos y graznidos que emitían, hacían que los momentos fueran especiales y dignos de vivir… Un precioso espectáculo que tarde tras tarde se da en la Albufera valenciana.

Gaviotas en vuelo (11-3-2017)

Como he dicho antes, además de la Albufera, aproveche para visitar otro humedal muy cercano a Valencia; el Marjal del Moro.

Se trata de un humedal de unas 300 hectáreas cercano a Sagunto gestionado por el gobierno valenciano y declarado como ZEPA que combina playas de guijarros, balsas de agua dulce sobre arrozales abandonados, saladares inundados y prados encharcables con buenas zonas de carrizo y espadaña.

Es una zona pequeñita pero de mucha importancia para las aves, ya que además de criar aves muy amenazadas (como la cerceta pardilla) y tener buenas colonias de ardeídas, es una buena zona de descanso para aves migratorias.

Está bien señalizado, y es cómodo para andar, pero a pesar de tener buenos observatorios, a mí me falló una cosa. En un par de puntos, el camino estaba totalmente inundado, por lo que no pude visitarlo entero y me tuve que dar la vuelta un par de veces… Una pena, pero bueno, la verdad que pude visitar casi todo.

Marjal del Moro (10-3-2017)

Allí, destacar sobre todo el buen número de anátidas presentes, incluso con especies que no llegamos a detectar en la Albufera… De esta forma además de los comunes azulones y porrones, también pude observar pato colorado, ánade friso y cuchara común.

Macho de pato colorado (10-3-2017)

Pareja de patos cuchara (10-3-2017)

Mucha focha, entre la que busqué focha cornuda (que ha sido introducida en el lugar) y de la que no tuve suerte, pero si que pude observar varias malvasías cabeciblancas.

Lejanas, pero siempre es un pato que agrada ver, ya que es bastante escaso.

Malvasías entre los carrizos, donde andaban escondidas (10-3-2017)

Siguiendo con aves de este buen viaje, el listado se ve aumentado por unas cuantas especies que se veían salpicadas por toda la Albufera… A lo largo del día hacíamos bien de kilómetros visitando las diferentes zonas, por lo que no era difícil poco a poco ir encontrando especies nuevas, que Fernando a modo de secretario sumaba a la lista.

Es el caso de las curiosas y bonitas avocetas y avefrías, observadas pero en número muy pequeño y en un par de puntos muy concretos.

Grupo de avocetas en vuelo (9-3-2017)

O los calamones, que fueron contados durante todo el fin de semana con los dedos de una mano. Igualmente se observaba alguna abubilla buscando alimento entre la tierra, e incluso se escuchó alguna perdiz en las zonas más secas, cerca de la gola de Pujol, en una zona algo boscosa, sin olvidar los rascones en las zonas más densas de carrizo. Especie que no puede faltar en zonas húmedas y fácil de detectar por su típico sonido parecido al de un cochinillo.

Calamón correteando (9-3-2017)

Igualmente pasó con pájaros moscones, pechiazul (del que vimos un ejemplar), escribanos palustres o buscarla unicolor, especie de la que escuchamos también algún solitario ejemplar.

Decir que la Albufera no es solo un buen destino de turismo ornitológico, sino que además también es un muy buen lugar para hacer turismo normal… Valencia capital y Sagunto al lado, kilómetros de playa mediterránea, paella (de la que por cierto no faltó en nuestro viaje… jejejeje), Fallas, tradiciones, buen clima…

Y de hecho, no faltó tampoco la típica salida en barco de una de las decenas de negocios que hay por allí que hacen salidas en barca de algo menos de una hora para visitar parte del interior de la laguna litoral… Una salida muy recomendable y a precio muy asequible, que sirve para poder ver la Albufera desde otro punto de vista totalmente diferente.

¿Proa o popa? jajajajaja (12-3-2017)

En el barco en la Albufera (12-3-2017); Cristopher

La verdad que fue una gozada disfrutar de animales tan cercanos a pesar de la resaca y sueño de alguno… jajajajajaja. La fiesta pre-fallas del Saler engatusó a algún miembro de la quedada que llegó a altas horas de la noche (o ya no sé si decir mañana, jajajaja) a dormir tras una carpa y el concierto de una orquesta que duró durante toda la noche…

Volviendo a la fauna y dejando las cervezas de lado, las aves están acostumbradas al paso de las barcas, y por ello se ven desde bien cerca… Así que sin duda alguna merece la pena hacer una visitilla guiada por el interior de la laguna, que si no, de otra forma es imposible visitar.

Gaviota sombría durante el paseo (12-3-2017)

Nosotros además de las aves ya citadas, disfrutamos como enanos de los cormoranes grandes, que abundantes volaban al paso de la barca con su torpe despegue, a la par que otros tantos permanecían descansando en maderos que asomaban del agua junto sobre todo a gaviotas, garzas y azulones.

Variedad de aves durante la vuelta en barca (12-3-2017)

Cormorán levantando el vuelo (12-3-2017)

Cormorán volando (12-3-2017)

Tuvimos la suerte además de tener un muy buen avistamiento, ya que muy lejanos localizamos un grupo de tres negrones… Una que sumábamos a la lista en las últimas horas de nuestro viaje.

Trio de negrones (12-3-2017)

Ya veis que el listado de aves es bastante interesante… Eso sí, hay que decir que varias familias fallan un poco… Es el caso de las rapaces, en lo que en nuestra visita fue bastante pobre por lo menos.

Presentes aguiluchos laguneros, bastante abundantes pero casi siempre lejanos y esquivos.

Lagunero en vuelo (10-3-2017)

Y varias águilas calzadas…

Calzada entre picarazas en una torre de alta tensión (9-3-2017)

Se veían por todos los lados, muy abundantes (incluso yo diría que más que laguneros) de ambas fases, tanto oscuras como claras.

Calzada posada en un tamariz (9-3-2017)

Calzada en el talud de una de las balsas (9-3-2017)

Y completar rapaces con algún busardo ratonero, un aguilucho cenizo y cernícalo vulgar, las tres a cuentagotas y escasísimas. El cielo en cambio, a pesar de no ser controlado por estas aves de presa, si que se veía dominado por el vuelo de golondrinas, aviones comunes y aviones zapadores.

Para ir terminando con las aves, muy buena variedad también de aves pequeñas… Gorriones comunes, gorriones molineros, petirrojos, verdecillos, verderones, jilgueros, tarabillas comunes, pinzones vulgares, carboneros, colirrojos tizones, chochines, ruiseñores bastardos, curruca cabecinegra, curruca carrasqueña, buitrones y mosquiteros comunes.

Petirrojo (10-3-2017)

Entre otro tipo de fauna, la verdad que muy poquita cosa… Aunque bien claro está que no era el objetivo de este viaje y lo fundamental y primordial eran las aves.

Mamíferos muy escaso con la presencia de algún conejo…

Conejo (10-3-2017)

Alguna rana verde que se dejaba ver y asomaba los ojillos…

Rana verde (10-3-2017)

Y alguna mariposa en zonas de flores, algo que no era nada abundante por allí…

Vanessa atalanta, mariposa avistada por allí (11-3-2017)

Así que ya habéis visto… A pesar de la escasez de mamíferos y anfibios, muy interesante en cuanto a aves se refiere… Un buen viaje con casi noventa especies diferentes, y con algunas especies muy destacables… Buscarla unicolor, malvasía cabeciblanca, pato colorado, espátula, calamón, escribano palustre, pechiazul, Temminck, concentraciones grandísimas de gaviotas y ardeídas…

“Bañico” en la playa que no puede faltar (10-3-2017)

Un lujo haber compartido observaciones con un grupo tan majo compartiendo cervezas, paellas, observaciones, historietas, anécdotas, conocimientos y mil cosas… Gracias a todos (sobre todo a Román por hacernos de guía), y ya queda menos para la tercera quedada (tras Daimiel y Albufera), que será en enero en Santoña y de la que ya tengo ganas… Esperemos volver a vernos pronto!!!!!

Y no dudéis en visitar la zona, que merece la pena por muchísimas cosas, y como se dice allí… “Arroz con cosas… ¡no es paella!” jajajajajajajajaja. Así que a Valencia a disfrutar del paisaje, las aves, la playa, el mar, el sol y a hincar el tenedor en la paella como hice yo! jejejeje.

Foto de grupo (12-3-2017); Román Belzunce

Publicado en Buscando muy a lo lejos... | 2 comentarios