Marruecos I; por la alta montaña y las zonas rocosas…

Hace ya mucho de este viaje, pero como se suele decir, más vale tarde que nunca… Por ello, hoy comienzo con una serie de tres entradas sobre esta ruta por el norte del continente africano, con el único objetivo de observar aves.

Parece increíble, pero Marruecos es un muy buen destino para la observación de aves, ya que se dan hábitats muy diferentes, como son la alta montaña, bosques de cedros y alcornoques, costa, zonas de desierto, zonas de matorral, zonas de cortados, pequeños oasis en medio de la nada, zonas de huertas… Así que con tanta variedad en tan poco espacio, tiene un encanto especial…

Además, hay mucha información, varios “trips” y crónicas de viaje en internet, en las que basamos gran parte de nuestro recorrido, y de las que sacamos mucha información, a pesar de que alguna crónica fuera un poco antigua…

Por ello, junto a dos compañeros de fatiga David (que fue el que preparó casi todo el viaje) y Mazki me embarqué en un viaje por tierras marroquíes (del 2 al 8-4-2017) en busca de especies nuevas e imposibles de ver en la Península Ibérica (ya que muchas especies no se ven en Europa), y curiosas subespecies diferentes a las de aquí.

En pleno vuelo, el mar, y la zona más norteña de Marruecos (2-4-2017)

Partíamos de Madrid a primera hora de la mañana, y en pocos minutos nos plantábamos en Marrakech, donde cogíamos un coche de alquiler, para recorrer parte del país.

Como ya habéis visto, primavera era la época elegida, por ser época de celo y cría de algunas especies, y porque el calor en estas fechas aún es aguantable… Documentándonos con varias crónicas y webs, se llega a la conclusión que es la mejor época para pajarear en el país (como pasa en muchísimos sitios, ya que la primavera es la estación más adecuada para la observación de aves), y casi todos los viajes coinciden que son por estas fechas.

Comenzando un buen viaje (2-4-2017)

Tras el madrugón en Pamplona, conduciendo a Madrid y el posterior avión (dejando el coche en el hotel “Aparca y Vuela” a muy buen precio), llegábamos allí con ganas y con vitalidad, para nada más salir del aeropuerto colgarnos los prismáticos al cuello, con destino a la zona del Atlas marroquí, tras haber cambiado unos cuantos euros y haber cogido los equipajes.

Tras comprar algo de comida para pasar el día, nos dirigíamos hacia el Alto Atlas marroquí, concretamente a la estación de esquí de “Oukaimeden”, a aproximadamente unos 100 kilómetros de distancia, pero por carreteras nada buenas, por el tema de las curvas ya que el asfalto en general, fue bueno en todas las zonas visitadas.

Precioso y abrupto paisaje, camino a “Oukaimeden” (2-4-2017)

Para llegar al destino cruzábamos el valle del río “Ourika”, mezclando en el paisaje (generalmente seco), zonas muy abruptas, secas y con mucha montaña, con zonas de llanura, con pequeños bosquetes de arbolado, riachuelos, zonas de campos de cultivo y huertas.

Los pueblos, todos muy similares, en sitios insospechados (2-4-2017)

Nuestro destino estaba claro, llegar a la estación de esquí para observar aves de alta montaña, pero aún y todo realizábamos alguna parada en zonas forestales, sobre todo en busca de un pájaro carpintero; el pito de Levaillant o también llamado pito real bereber. Lo escuchábamos varias veces en entornos de huertas y bosques fluviales junto al río, pero nos era imposible verlo. Uno de los objetivos claros del lugar.

Buscando entre grandes árboles (2-4-2017)

En cambio, no faltaban especies comunes como palomas bravías, tórtolas turcas, pinzones vulgares, gorriones comunes y chillones, mirlos, verdecillos, carboneros garrapinos, herrerillos, agateadores europeos, reyezuelos listados, verderones, muchas de ellas en las zonas más boscosas, y golondrinas comunes, golondrinas daúricas y aviones dominando el cielo.

Zorzal charlo en una de nuestras paradas (2-4-2017)

Todo el viaje era poco a poco salpicado con avistamientos, pero en escaso número… Rapaces como águilas calzadas, algún gavilán, cernícalos (tanto vulgares como primillas), garzas reales, cigüeñas y cetias ruiseñores y lavanderas cascadeñas en zonas de regata amenizaban nuestras primeras horas por allí, en busca de especies nuevas.

Poco a poco nos acercábamos a las zonas más montañosas, y como novedades disfrutábamos de bulbul naranjero, observado casi todos los días, y escribano sahariano, pájaro muy vistoso y bonito que también fue frecuente durante todo el viaje. Además, también escribanos soteños y montesinos.

Paisaje (2-4-2017)

De esta forma, en una zona de bloques de piedras, observábamos la curruca del Atlas, curruca también llamada de Tristam, pero que volaba enseguida y era imposible de fotografiar… Era uno de los objetivos de la zona, que cumplimos pero con un avistamiento mucho más que fugaz en la zona de “Gosnei”.

Llegábamos poco a poco a la zona interesante, con las primeras ardillas morunas y lagartijas metiéndose en las zonas de rocas, y paseábamos por las cercanías de la pista de esquí de “Oukaimeden”, donde tocaba otear todo en busca de especies nuevas para nosotros, (de alta montaña), en un intento de poco más de 3 horas, ya que íbamos a contrarreloj y aunque habíamos subido hasta la zona montañosa, teníamos que volver a bajar al valle para dormir.

Buscando en los grandes rasos del Atlas (2-4-2017)

En esta zona, esquivando a los vendedores ambulantes, que aparecían de cualquier lado a intentar vendernos telas, rocas, fósiles y recuerdos de allí, sacamos un buen listado de especies…

Para empezar, pudimos observar a las dos chovas, la piquirroja, y la piquigualda, esta última formando buenos grupos. Comenzaban también a aparecer además collalbas, y pajarillos de los ya citados con anterioridad…

Grupo de chovas piquigualdas (2-4-2017)

Chova piquirroja (2-4-2017)

Desde el mismo parking de la estación de esquí, y a unos 2500 metros de altura (el Atlas llega a los 4167 metros de altura con el “Toubkal”), observábamos una alondra cornuda muy lejana, que voló enseguida y que no volvimos a relocalizar… Eso sí, por las laderas eran varias las alondras totovías que se veían, y entre las que buscábamos a la cornuda sin suerte.

En cambio, mucho más tranquilo fue el avistamiento de camachuelos alirrojos (o también llamados rosados), que localizamos en el mismo parking de la estación, y que se alimentaban de los restos de turistas y personas que allí había… un mercadillo de puestos muy interesante, y con bastantes vendedores, para los pocos compradores que había…

Grupo de camachuelos (2-4-2017)

Algunos muy cercanos y confiados se dejaron ver y fotografiar a la perfección… Primera especie nueva que disfrutábamos de verdad.

Camachuelo alirrojo, precioso y muy cercano (2-4-2017)

A pesar de la poca variedad de aves, aquello era una zona espectacular, con zonas incluso con buenos neveros todavía… Montañas superiores a los 3000 metros de altura en las que queda alguna pareja de quebrantahuesos pero que se nos escapó. Debe ser muy difícil observarlos allí…

Apurando el día, con las grandes montañas de fondo (2-4-2017)

Y buscando y buscando, sacábamos un colirrojo diademado… Una especie nueva para los tres, muy parecida al colirrojo tizón pero de color más negro, y con unas marcas blancas que contrastan en su plumaje… La verdad que otro pajarillo muy bonito.

Colirrojo diademado (2-4-2017)

E igual que en Marruecos hay especies que no se ven en Europa, a pesar de la cercanía, también hay un buen listado de subespecies, de las que vimos unas cuantas… Destacar en el Atlas al pinzón vulgar, de colores más grises y verdosos que el pinzón vulgar que conocemos aquí.

Macho de pinzón vulgar (2-4-2017)

Y en estas zonas de rocas, además de colirrojos tizones y roqueros solitarios, muy abundantes las collalbas, de las que en Marruecos hay varias especies, que veréis a lo largo de las crónicas…

Muy común la collalba gris, y sacábamos la primera de las collalbas nuevas para nosotros… La collalba de Seebohm, muy parecida a la gris, pero con la garganta negra. Un subidón, ya que al principio y desde lo lejos la habíamos dado por collalba gris, pero que al parar y verla con detenimiento nos dio esa grata sorpresa…

Collalba de Seebohm, en las cercanías de la estación de esquí (2-4-2017)

Nuestro listado de aves poco a poco aumentaba y se mezclaban en ocasiones con pequeñas lagartijas, geckos, lagartos y ardillas, muy abundantes todos y todas durante el viaje, con ejemplares de buenas dimensiones que os enseñaré en otras fotos más adelante.

Gecko diurno del Atlas,  Quedenfeldtia trachyblepharus (2-4-2017)

Lugar espectacular, y de alta montaña, que poco a poco abandonábamos, y del que nos tocaba retroceder, hacia “Ourika”, cruzando un precioso valle rocoso de nuevo… Nadie más observando fauna por allí… Tener en cuenta que si vais a esta estación de esquí, mejor evitar fines de semana, e ir entre semana para poder estar más tranquilos; y si es a primera hora de la mañana, mejor que mejor, para evitar multitudes, con mucha atención al frio, ya que a pesar de que haga calor, allí se sube muy alto y refresca…

Foto de grupo (2-4-2017)

Ya bajando de la estación de esquí, y con muy poquita luz por delante, observábamos en la regata del cañón una pareja de mirlos acuáticos, y otra de las alegrías del viaje… Muy cercana a la carretera observábamos una perdiz moruna.

Preciosa perdiz (2-4-2017)

Perdiz muy vistosa y que vimos desde el coche, ya poco a poco cayendo la noche, y que era la última buena observación del día… Además, fue la única que observamos durante el viaje. Poco rato porque enseguida se metió entre rocas, pero muy cercana, así que sin duda alguna muy buen avistamiento, y una de las especies del viaje.

La perdiz entre rocas (2-4-2017)

A pesar de ir justos de tiempo y con la noche encima, buscábamos por si acaso en las rocas y cortados, viendo buenas especies como roqueros solitarios, collalbas negras (que se sumaban al listado de collalbas anteriores) o cernícalos.

Cernícalo vulgar (2-4-2017)

Y con el día ya cerrado, bajábamos a la civilización, concretamente a Ourika y cenábamos y dormíamos en un hostal a pie de carretera. Intentamos regatear el precio, porque nos habían dicho que es algo habitual por allí, pero este sitio parecía demasiado serio y formal y no conseguimos nada… jejejejeje.

A pesar de ello, buena cena tradicional en el “Aubergue Le Maquis” con diferentes sopas y cuscús, con una refrescante cerveza (de las pocas que pudimos tomar por allí) y a descansar, que el día siguiente iba a ser un día largo…

Cenando y brindando la primera noche, con comida tradicional del lugar (2-4-2017)

Y es que, tocaba hacer bien de kilómetros por carreteras marroquíes, en buen estado, pero con muchas curvas, radares y controles policiales… y es que parece que le dan mucha importancia a la seguridad en la carretera, a pesar de que se ve por ahí auténtica chatarra sobre ruedas…

Por ello madrugábamos, y antes de desayunar dábamos una vuelta con el coche en el valle de Ourika por la zona de huertas y río entre “Ourika”, “Timalizene” y “Agmat” con un objetivo claro… El pájaro carpintero que habíamos escuchado el día anterior pero no habíamos podido ver.

Tuvimos suerte, y el objetivo no tardaba en aparecer…

Pájaro carpintero buscado (3-4-2017)

Se trataba de una pareja de pito real bereber que picoteaba en varios árboles secos en la orilla del río, cerca de una especie de barrio con huertas por todos los lados… A pesar de la poquita luz, porque todavía estaba amaneciendo (era poco más de las 7 de la mañana), muy buena observación… Duradera, y cercana.

Picoteando en la base de unos troncos (2-4-2017)

En Marruecos, en este tipo de zonas (y en estos horarios) es en el que hay que buscar aves… Zonas húmedas donde hay vegetación, ya que aquello en general son llanuras secas y sin agua y cobijo… Por ello muchas especies se pueden ver en estos pequeños “corros” de vegetación, donde también se concentran grandes hileras de casas formando curiosos pueblos.

De esta forma, en este tipo de hábitat y antes de desayunar encontramos varias especies de pajarillos y aves comunes que también habíamos visto el día anterior… Bulbul, palomas bravías, tórtolas turcas, gorriones comunes, golondrinas comunes y golondrinas daúricas…

Destacar un simpático herrerillo africano, con capirote más oscuro que el herrerillo de nuestras latitudes, y que hasta hace poco era considerado una subespecie del herrerillo que conocemos… Vivaracho, pudimos disfrutar de él, en la misma zona que el pico de Levaillant.

Herrerillo africano, muy parecido al de aquí, pero con tonos más oscuros (3-4-2017)

Y especies comunes en la Península Ibérica, también se veían, aunque con menor frecuencia que el listado puesto con anterioridad… Lavandera cascadeña, mosquiteros comunes, ruiseñores, chochines, y ruiseñores bastardos cantando entre la flora de la orilla… Un buen elenco que nos hacía pensar que podía ser un buen día…

Lavandera cascadeña (3-4-2017)

Tras el paseo matutino, tocaba desayunar y reponer fuerzas, sin perder tiempo para poner rumbo al  puerto de “Tizin Ticka”, a través del cual íbamos a cruzar el Atlas…

Para ello, recorrimos la carretera P-2010 haciendo alguna parada en zonas de interés…

Curioso, gente por todos los lados…

Lo mismo un paisano tirado en medio de la nada, en la sombra protegiéndose del sol, que un pastor con 3 ovejas en la ladera de una montaña, que unos niños jugando en la orilla de la carretera sin casas a la vista, que puestos ambulantes bien bonitos y con mucha parafernalia en el lugar más inesperado… Una pasada, pero el tema de la gente llama mucho la atención…

Cocinando en medio de la nada (3-4-2017)

Tienda de cerámica (3-4-2017)

Nosotros a lo nuestro, realizamos varias paradas estratégicas en busca de aves…

Paramos en el entorno agrícola de “Tamazouzte”, con un paisaje de bocage agrícola muy interesante… pudiendo disfrutar antes, desde la misma carretera de los vuelos y revoloteos de una colonia de vencejos moro… Especie nueva para mí, y que recordaba más a un avión común, que a un vencejo.

Vencejo moro en pleno giro (3-4-2017)

Más cercano (3-4-2017)

En estas zonas de paisajes agrícolas, muy buen listado de especies… Muchas de ellas especies compartidas en la Península Ibérica… Es el caso de alcaudones comunes, cogujadas tanto comunes como montesinas, alguna terrera, trigueros, cucos y currucas capirotadas y cabecinegras en los matorrales…

Y en las zonas más urbanas, estorninos negros, colirrojos tizones, tórtolas turcas y gorrioncillos como comunes… Pensaba que veríamos urracas, pero la verdad que se hicieron esperar durante el viaje, y bastante…

Alcaudón común (3-4-2017)

Cogujada en matorral, lugares que oteábamos sin parar (3-4-2017)

Zonas de rasos muy abiertas con muy buena variedad de aves, que daban la opción de buscar con telescopio, sacando así elanio común, cernícalos vulgares, aguilucho pálido, chovas piquirrojas, alcaudones reales, cigüeñas blancas, palomas torcaces, algún colirrojo diademado o abejarucos…

Alcaudón real (3-4-2017)

Y muy buen día para aves rapaces, aunque con muy poca variedad…  Para ello hicimos paradas puntuales y aprovechamos el entorno de “Forêt Iggerouka” para observar las peñas y localizar algunas de ellas…

No tuvimos suerte con esta familia, y vimos las que ya he citado con anterioridad, y los típicos gavilanes, águilas calzadas, milanos negros y busardos moro…

Águila calzada (3-4-2017)

Eso sí, algunas volando muy bajitas, y observándolas a placer…

Busardo moro planeando (3-4-2017)

El sol poco a poco calentaba, y aunque ya se veía que estas zonas eran buenas para bichear, las especies se escondían y no era fácil dar con ellas… Eso pasaba con un muy buen listado de pajarillos comunes, como los pinzones, los jilgueros, los pardillos o los verderones, que vimos prácticamente durante todo el día, pero a cuenta gotas…

Campos de cultivo, aún bastante comunes en esta zona de Marruecos (3-4-2017)

Otra parada importante del día fue la zona de “Forêt Touflith” donde observamos varias especies forestales, como el carbonero común, el garrapinos o la interesante subespecie africana de pico picapinos, que localizamos en una pequeña franja boscosa en una ladera que era cortada por la misma carretera.

Ejemplar muy bonito, caracterizado por una mancha roja en el pecho, mancha de la que carece la subespecie ibérica.

Pico picapinos (3-4-2017)

El paisaje seguía siendo espectacular, con paisajes y barrancos interminables.

Paisaje habitual del segundo día (3-4-2017)

Paisajes donde de la nada no paraba de aparecer gente en los sitios más insospechados, incluso en el ascenso hacia el puerto de “Tizi n Ticka”, con carretera serpenteante con mil y una curvas, y sin una sombra, aparecía algún niño jugando cercano al asfalto, o algún hombre dispuesto a venderte lo que hiciera falta…

Poblado (3-4-2017)

Niño en medio de la nada pidiendo dinero a cambio de unas ramillas aromáticas… (3-4-2017)

El puerto no nos aportó gran cosa (a pesar de su largura) pese a hacer varias paradas, seguramente por ser las horas centrales del día y hacer ya mucho calor… Algún cuervo grande, colirrojo tizón, chovas piquirrojas y poco más.

Aún y todo de vez en cuando nos asomábamos al río, con muy poca vegetación, muy diferente a los ríos ibéricos pero que nos dejaba alguna lavandera blanca, boyera y algún zarcero… Poquita cosa la verdad, para ser de los pocos lugares con agua del lugar…

Río marroquí, en el puerto (3-4-2017)

Tienda, en medio de la nada, en el alto de “Tizi n Ticka” (3-4-2017)

Y de esta forma poco a poco acercábamos a la zona de un precioso e inmenso desierto rocoso, donde tocaba otear todo…

Desierto cruzado por carretera (3-4-2017)

Para ellos, tras bajar el puerto llegábamos a la localidad de “Amerzgane”, donde cogíamos la carretera P-1500 dirección “Ouarzazate” llegando a una llanura pedregosa con pequeños barrancos, y que teníamos como punto interesante para muchas especies…

Y así fue; esta zona fue muy productiva en especies y observaciones.

A buscar… (3-4-2017)

Parecía que no había nada, pero había que buscar y buscar con el telescopio… Parecía vacío, pero a pesar del calor, con pequeños paseos por allí, y prestando atención y buscando con los prismáticos nos salieron cosas muy interesantes… Se nos escapó la curruca de Tristam, pasando por buenas zonas para ella, pero no nos podemos quejar de lo observado…

Para empezar, en este desierto de rocas, para mí se dio una de las observaciones del viaje… Una pareja de preciosos y curiosos camachuelos trompeteros, que vimos de muy cerquita y cantando…

Camachuelo trompetero (3-4-2017)

La verdad que tienen el nombre puesto a la perfección!!!! Parecía que en medio de la nada había un trompetista desde el suelo! Impresionante e inolvidable!!!! Además de divertido! Quien se puede imaginar que un pajarillo así puede hacer ese sonido? Parece mentira! jejejejeje. Y este además, nos dio un buen concierto privado… Espectacular.

Precioso, uno de los tres ejemplares observados (3-4-2017)

En lo poco más de una hora que estuvimos allí, eran las tres de la tarde y el calor era inaguantable, pudimos ver que era una muy buena zona para collalbas, de las que sacamos varias especies…

Collalba negra, collalba desértica y collalba de Seebohm… Las tres correteaban por el suelo, y se posaban en las escasas matas que había en el lugar.

Precioso macho de collalba desértica (3-4-2017)

Además de cogujadas y otras especies vistas en otros lugares durante el día, destacar, terrera negrita, terrera sahariana y terrera colinegra, mucho más esquivas y difíciles de fotografiar que las collalbas… Además, sus colores terrosos las hacían más complicadas de localizar.

Terrera sahariana (3-4-2017)

Impresionantes también los lagartos y lagartijas del lugar. De todos los colores y tamaños…

Creo que un agama común, Agama impelearis; a ver si alguien me lo confirma (3-4-2017)

Imponente y espectacular un lagarto gigante, Uromastyx nigriventris, de un naranja llamativo y que tomaba el sol sobre una roca la mar de tranquilo, sin que nadie le molestase, en medio del desierto, y seguramente siendo el rey del lugar… Precioso ejemplar de lagarto de cola espinosa marroquí.

Lagarto gigante, Uromastyx nigriventris (3-4-2017)

Mirándonos ante nuestra grata sorpresa (3-4-2017)

Tras pasar este buen rato de calor, tocaba seguir haciendo kilómetros, con paradas poco provechosas, sin nada nuevo, y tocaba también hacer  algo de turismo no ornitológico… Jejejejeje

De lejos, vimos el conocido pueblo de “Ait Benhaddou”, una kasbah muy bonita, a modo de poblado de arcilla y piedra con edificios rodeados por grandes murallas, declarado como Patrimonio de la Humanidad en 1987, en el que aprovechamos a sacarnos una foto de grupo, siempre en la lejanía… No había tiempo que perder, y los pájaros nos llamaban. jajajajaja. Eso si, una pena andar tan justos de tiempo durante todo el viaje…

Con “Ait Benhaddou” al fondo (3-4-2017)

Seguíamos explorando cada rincón con el tiempo justo, a pesar de que parábamos en el puente de “Tabourahte”, buen lugar para currucas, trompeteros, pero en el que lo más llamativo fue un zarcero que no supimos identificar, y una lavandera blanca de la subespecie africana, con garganta mucho más negra que la de aquí, y preciosa, ya que la pudimos ver a escasos metros.

Lavandera blanca, subespecie africana (3-4-2017)

Aún nos quedaba una pequeña tirada, para completar los más de 300 kilómetros de desplazamiento que realizamos en el día… Una auténtica paliza, pero en la que estábamos viendo especies nuevas y muy interesantes… Y no solo de aves, sino que en zonas rocosas, durante todo el viaje (pero sobre todo en la alta montaña) pudimos disfrutar de ardillas morunas, muy esquivas y escurridizas, pero muy agradables de ver y de fotografiar…

Ardilla moruna (3-4-2017)

Se dejó acercar, pero poco… jejejeje (3-4-2017)

Para acabar la jornada visitábamos el embalse de “Al Manssour”… Es un sitio muy amplio y nosotros llegamos con el tiempo bastante justo… Tarde y ya con poca luz. Muy recomendable pasar algo más de tiempo y otear bien con el teles, a pesar de que muchas especies queden demasiado lejos por la amplitud del pantano… Es un lugar muy bueno para aves acuáticas, como bien es lógico.

Nuestro coche en la última zona explorada (3-4-2017)

Bastante variedad en lo que a aves acuáticas se refiere, pero todo muy lejano, y observado con telescopio… Ánades reales, zampullines comunes, somormujos, tarros canelos…

Destacar la presencia de alguna cerceta pardilla, cormorán grande y unas cuantas garzas (presente la garza real, el martinete, la garceta común y la garcilla bueyera)… De limícolas avocetas y chorlitejo chico, y la presencia de algún volador e inquieto fumarel común.

El embalse nos dio cositas, aunque muy poquitas de cerca… (3-4-2017)

De esta forma ya con apenas luz íbamos a descansar, con un mochuelillo como despedida, de un gran día.

Mochuelo (3-4-2017)

Para ello dormíamos en “Boulmane du Dades”, en “Riad Le Soleil blue”, donde montábamos campamento y escuchábamos de noche algún autillo… Llegábamos tarde pero aún nos preparaban algo de comida típica para cenar, en un precioso comedor, en una zona muy tranquila… Íbamos sin reserva y a deshora, pero no tuvimos ningún problema… Y de hecho, no tuvimos ninguna noche problemas para encontrar cama.

Ya veis… En estas primeras jornadas una zona muy interesante con buena variedad y paisajes impresionantes en un aunque largo, precioso recorrido… “Marrakech” – “Gosnei” – “Estación de esquí de Oukaimeden” – “Ourika” – “Tizi n Ticka” – “Amerzgane” – “Al Manssour” – “Doulmane du Dades”. Dos días a todo trapo donde recorrimos cerca de 500 kilómetros sin parar, pero con especies tan interesantes como la perdiz moruna, el pito real bereber, el camachuelo trompetero, las terreras, variedad de collalbas, o el vencejo y busardo moro… Espectacular, el viaje comenzaba muy bien.

Como imagináis, esto no acaba aquí, y continuará en unos días… De momento, espero que os haya gustado!!!

Té, uno de los fijos del viaje… (3-4-2017)

Anuncios
Publicado en Buscando muy a lo lejos... | Deja un comentario

Para txikis XXXVIII; carricero tordal, perdiz roja y garceta común

En verano esto no para, y por ello, aquí seguimos con tres especies más de las que podemos ver por Pamplona. No son de las más habituales, pero con un poco de esfuerzo e insistencia, tampoco es raro poder observarlas!

Y… ya llevamos unas cuantas!!!!!!! Espero que os guste!

Carricero tordal; Lezkari karratxin (Acrocephalus arundinaceus):

Descripción: Ave de discretas coloraciones pardas por encima y más claro por debajo, con pico largo y ceja marcada que carece de características especiales o diferenciales a simple vista. Es muy similar a un carricero común, pero de mayor tamaño.

Alimentación: Se alimenta de cualquier insecto ligado a zonas acuáticas.

Hábitat: Vive en zonas de juncos y carrizos, por lo que se puede encontrar en balsas, marismas, o zonas tranquilas de río. Es muy ruidoso, por lo que es fácil de detectar

Época del año y zona de Pamplona para verla: Ave muy rara en Iruña, pero que en ocasiones (sobre todo en primavera) se localiza en el tramo del río Arga, entre los juncos, carrizos y vegetación de la orilla.

Carricero tordal – Lezkari karratxin

Perdiz roja; Eper gorri (Alectoris rufa):

Descripción: Ave apreciada y conocida por los cazadores, de tamaño medio, rechoncha, con cola corta y con plumaje muy variado y característico. Es de color pardo claro, con vientre gris, y plumaje en alas que mezcla marrones con grises claros. Las patas son rosadas, y el pico rojizo, teniendo una especie de antifaz negro que combina con una especie de collar, y con la garganta blanca, contrastando con el pecho listado de negro.

Alimentación: Su dieta se basa en insectos y sobre todo en hierbas y semillas.

Hábitat: Es una especie de zonas de cultivo, de campos abiertos donde se mezclan pastizales y zonas arbustivas, y que puede localizarse también en dehesas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave rara , pero en la periferia de Iruña aún queda alguna pareja, de las que se pueden sobre todo oír en la zona de la Magdalena, o a veces cercanas a la Ronda Norte, desde las faldas del monte Ezkaba, e incluso en los jardines de la Universidad de Navarra.

Perdiz roja – Eper gorri

Garceta común; Lertxuntxo txiki (Egretta garzetta):

Descripción: La garceta común es una garza, de menor tamaño que la famosa y que conocemos garza real, totalmente blanca y con unas plumas finas a modo de coleta en el cogote. Pico oscuro, y patas negras con dedos amarillos.

Alimentación: Busca a sus presas removiendo en el agua el barro con las patas, y entre su alimentación hay desde pequeños peces a ranas, sapos, cangrejos, e incluso pequeños mamíferos y lagartijas.

Hábitat: Se trata de un ave relacionada con medios acuáticos. Aguas tranquilas en zonas de río, embalses, marismas o arrozales.

Época del año y zona de Pamplona para verla: En Pamplona es un ave extraña, pero muchas veces se ve descansando durante sus largos viajes migratorios en las orillas del río Arga, lugar en el que aprovecha para pescar.

Garceta común – Lertxuntxo txiki

Y como siempre, ahí van en blanco y negro. Por si no teníais, un poco de tarea veraniega… A pintar! Jejejejejeje

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | 2 comentarios

La rata de agua, una vecina muy simpática en plena decadencia…

Hace unos días, hablé de ella, y hoy va una entrada especial sobre este animal, declarado como “Vulnerable” por la legislación y en un claro descenso poblacional… La rata de agua, que nada tiene que ver con las ratas de alcantarilla que asociamos a basura y suciedad.

En Pamplona cada vez es más difícil dar con ella en el río Arga, pero en los últimos meses se ha establecido una población en el lago de Mendillorri. Población de varios individuos y que he visitado e intentar fotografiar varios días (17, 18 y 28-7-2019). En primavera fui algún día pero no tuve suerte… en cambio esta vez he podido disfrutar mucho más de ellas.

Rata de agua (18-7-2019)

La rata de agua (Arvicola sapidus) es una especie de roedor de mediano tamaño y de aspecto robusto y rechoncho que pesa entre 150 y 300 gramos. Su cuerpo mide entre 16 y 23 centímetros y la cola, bicolor, parda oscura por encima y más clara por debajo, mide unos 15 centímetros (por lo menos la longitud de la cabeza y el cuerpo juntas).

Rata de agua, protagonista de la entrada de hoy (17-7-2019)

El pelaje es espeso, denso y corto (adaptado al agua y el buceo), marrón oscuro sobre la espalda, y gris por el vientre, aunque varia según el lugar y según cada individuo, con tonos más rojizos o más ocres, con coloraciones más o menos oscuras.

Una de las ratas de Mendillorri, donde se aprecia el aspecto rechoncho y la larga cola (18-7-2019)

Además, con el pelo cubre gran parte de las pequeñas y redondeadas orejas, siendo también escaso en los pies (con pelo en las plantas) y cola. Su cabeza es redondeada y bastante achatada en el morro, con unos largos bigotes y unos pequeños y redondeados ojos negros (que no le aportan muy buena vista), recordando más a un topillo grande que a una rata.

Rata de agua a punto de tirarse al agua (28-7-2019)

Rata de agua comiendo (18-7-2019)

Posee glándulas de olor cutáneas en los costados, y con su hocico romo, acabado en una nariz de color rosado, parece que tiene muy buen olfato.

Asomando (28-7-2019)

Primer plano de una rata de agua asomando de su madriguera (28-7-2019)

No existe dimorfismo sexual que a simple vista nos sirva para diferenciar a los machos de las hembras, a pesar de que los machos suelen ser algo más grandes, y de que las hembras poseen tres pares de mamas (que al estar en la parte baja no son vivibles).

Asomando entre la vegetación (18-7-2019)

Como su nombre indica, permanece vinculada a medios acuáticos (de aguas lentas sobre todo), con vegetación herbácea y de matorral en las orillas donde pueda esconderse, y suelos frescos y húmedos donde pueda hacer agujeros.

Ríos, arroyos, regatas, lagos, pantanos, deltas o acequias de riego son su hábitat habitual, aunque también puede vivir en junqueras, o praderas y barrancos de cursos de ríos intermitentes (e incluso alejados de humedales), siempre que cuenten con humedad edáfica suficiente y vegetación con la que poder alimentarse.

Por todo ello es curiosa la colonia instalada en Mendillorri, ya que la vegetación es bastante escasa… Eso sí, los sitios para esconderse que suele crear la flora, es sustituido aquí por los huecos que hay entre los grandes bloques de piedra que rodean todo el lago.

Lo mismo se esconde entre la vegetación… (18-7-2019)

Que entre rocas… (28-7-2019)

Que se introduce en el agua (28-7-2019)

A pesar de no tener las mejores adaptaciones morfológicas para ello, sabe nadar y bucear perfectamente.

A pesar de su nombre pasa gran parte del día fuera del agua, y permanece activa durante las 24 horas del día, observándose mayor actividad durante el día, sobre todo a primera hora, durante la últimas horas de la mañana y la primera mitad de la tarde…

Rata de agua nadando (17-7-2019)

Nada de una forma muy característica, con medio cuerpo fuera del agua, y asomando siempre el hocico, sumergiéndose del todo en caso de sentir peligro…

Estos días es habitual verla nadando por el lago para desplazarse de un lado a otro, y como curiosidad, yo siempre la he visto nadando cercana a las rocas, bordeando el lago… No usa la línea recta (el camino más corto) para ir de un lado a otro, sino que va siempre limando la orilla, supongo que para no exponerse tanto ante posibles depredadores y esconderse entre las piedras de la orilla a toda velocidad si las circunstancias lo requieren…

En plena prueba de natación (28-7-2019)

Desplazándose cercano a las rocas (18-7-2019)

Este roedor es sobre todo un animal hervíboro, que se alimenta de tallos, hojas y raíces, sobre todo de plantas acuáticas, pero también puede comer algún animal acuático (insectos, alevines de peces, anfibios e incluso huevos…). Como curiosidad, es capaz incluso de comer bajo el agua, y en el interior de su madriguera suele almacenar alimento para el invierno en grandes cantidades, pudiendo también roer cortezas finas en las partes bajas del arbolado, si la comida escasea.

Comiendo (18-7-2019)

Para ahorrar en salud y ahorrar en ciertos peligros, muchas veces se alimenta sin sacar todo el cuerpo, desde la misma madriguera… Por ello, los bordes suelen estar “pelados” de hierba alrededor de la entrada en los primeros centímetros…

Comiendo desde la madriguera (18-7-2019)

Otras veces, conforme gana en confianza y seguridad, se aleja más, a pesar de que siempre tienen pinta de tener una ruta de escape, y a la mínima que siente algo raro echa por patas sin ningún miramiento, a pesar de que a los minutos pueda volver al mismo sitio si no siente un peligro real…

Comiendo en el talud, de forma medio acrobática (28-7-2019)

Verla comer es muy divertido, ya que se amorra a las finas hierbas, las coge con las manos y con sus carrillos llenos, poco a poco las va masticando y metiéndoselas para adentro…

Devorando hierba (18-7-2019)

Comiendo la fina hierba, ayudándose con sus manos (18-7-2019)

E incluso se pone a dos patas si hace falta y la comida del día le queda un poco lejana… Acción típica y divertida que casi todos los roedores son capaces de hacer.

Intentando llegar a una fina hierba (28-7-2019)

La rata de agua se trata de un animal muy social, que vive en pequeñas colonias en madrigueras (por ello necesitan suelos terrosos) que ella misma excava.

Asomando de su madriguera (18-7-2019)

A pesar de vivir en grupos, yo en estos días he visto muy pocas interacciones entre ellas… No se si será casualidad, o es que aunque viven en colonias son de comportamientos muy individualistas y cada una va a lo suyo…

Dos ejemplares alimentándose a la vez (18-7-2019)

Bajo las rocas del lago de Mendillorri se desplazan y esconden con mucha facilidad (28-7-2019)

Y es que no solo es eso, si no que un par de veces que las he visto juntarse, ha habido algo de “jaleo” y han terminado por expulsar la una a la otra del lugar… No se si será comportamiento habitual entre ellas, si se trata de bichos ariscos, si es que eran dos machos territoriales… Poca información (por no decir que nada) he podido encontrar sobre el comportamiento de este animal en lo que a su sociabilidad y comportamiento jerárquico se refiere, que en general, es bastante desconocido.

Echando una a la otra de muy malas formas (28-7-2019)

La madriguera es excavada por ella misma, ayudándose de las patas y de las manos, bastante superficiales, no muy profundas y consta de varias entradas tanto dentro como fuera del agua, teniendo varias galerías y varios tipos de cámaras (de cría, de descanso, de despensa…). Esta madriguera, tiene gran importancia para ubicar su nido, que es esférico y acondicionado con hierba seca.

Dependiendo del tipo de la masa de agua donde vivan, en ocasiones, este nido puede estar entre la vegetación (en alto), para aislar a las crías del agua y evitar que mueran ahogados si el nivel del agua sube excesivamente y hay oscilaciones fuertes.

Diferentes entradas de sus galerías (18-7-2019)

Estas madrigueras, llaman mucho la atención en Mendillorri, ya que hay orillas del lago con buena cantidad de agujeros.

Es un espectáculo poder ver como un animal tan pequeño, es capaz de hacer semejante obra.

Una de las entradas con más detalle (18-7-2019)

Y en estas galerías, donde pasa la mayor parte del tiempo, como ya he dicho con anterioridad, antes de asomar se asegura de que no haya peligros, saliendo poco a poco…

Mirando bien por si acaso (18-7-2019)

Estas galerías, y que las ratas de agua se dejan ver con bastante facilidad (en este lugar, porque en general son bastante desconfiadas y asustadizas), ha llamado la atención de los vecinos del barrio, que dieron aviso al Ayuntamiento de Pamplona de la existencia de ratas en el lago.

El Ayuntamiento se puso manos a la obra, y el área de desinfección se preparó para intentar eliminar a la colonia…

Trampa colocada por trabajadores del Ayuntamiento (24-7-2019); Mikel García

Al darse cuenta que eran ratas de agua, una especie protegida y encima catalogada como “Vulnerable”, quitaron las trampas (que estaban sin cebos), ya que no pueden eliminarse del lugar… Poco a poco nos tendremos que acostumbrar a convivir con estos roedores totalmente inofensivos, que en su día también vivían en el parque, pero que desaparecieron, seguramente por una mezcla entre el ser humano y especies exóticas depredadoras que había en el lago…

Asomando de una de las galerias (18-7-2019)

A parte de las galerías, es muy difícil ver sus rastros; sus excrementos son pequeños y cilíndricos, colocados en pequeños montones y de un centímetro de largo aproximadamente no se localizan fácil, y las huellas, por su poco peso no suelen quedar marcadas, a pesar de que en barros muy blandos puede marcar los dedos… 4 en las manos, y 5 en los pies.

Rata con excrementos a su lado (28-7-2019)

Aunque puede presentar actividad sexual todo el año, su plenitud es en los meses de mayo y junio. Tras una gestación de alrededor de los 21-22 días (según la bibliografía), nacen entre 2 y 5 crías (hasta 8 raramente). Se trata de una especie muy productiva, que puede parir hasta 5 veces al año, aunque lo normal son 2.

Tras dos semanas en el nido, las crías abren los ojos a los 10 días, y a los 15 días los ejemplares jóvenes comienzan a salir al exterior, para completar su dieta con materia vegetal. La madurez sexual se alcanza en poco más de un mes, y la longevidad de esta especie es de 2 años, raramente llegan a 3, muriendo sobre todo en sus primer año de vida.

Caminando por las rocas (28-7-2019)

Los principales enemigos en lo que a depredación se refiere, son los carnívoros (gato montés, turón, nutria y visón sobre todo) y las rapaces, tanto diurnas como nocturnas (sobre todo la lechuza). Como curiosidad, en el Delta del Ebro antiguamente se les llamaba “taus”, y eran cazadas por su carne, bastante apreciada; práctica que por suerte a día de hoy a desaparecido…

Mendillorri seguramente en su día albergaba esta especie (al igual que otros estanques de Pamplona y alrededores), pero yo creo que la existencia de cisnes (que en muchas ocasiones se alimentan de pequeños patitos, y supongo que también de las pequeñas ratas de agua) e incluso los lucios que aparecieron en el lago al secarlo para eliminar especies exóticas, dieron buena cuenta de la especie… También tengo mis dudas si los cangrejos americanos, que también están presentes en el lago pueden depredar sobre las crías en los primeros días de vida…

Supongo que además, diferentes campañas de desratización dirigidas a otras especies también le habrían afectado, ya que como he dicho con anterioridad, antes se trataba de una especie mucho más abundante en los ríos de la capital navarra.

Además, y como la gota que colma el vaso, las ratas de agua pueden verse perjudicadas por la presencia de ratas comunes o ratas pardas, que las puede desplazar de sus hábitats naturales, ya que son más agresivas y se reproducen y expanden con mucha facilidad.

Por ello nunca hay que confundir a la rata de agua con otras especies de ratas, que si están catalogadas como “plaga” y si que pueden realizar ciertos daños, muy asociadas a alcantarillas, suciedad, basura y depredación de otra fauna… La de agua es más castaña, con la oreja que sobresale menos del pelaje, no alcanza dimensiones tan grandes, y aunque suene raro, de aspecto más “agradable” y simpático.

Esta rata además, es mucho más sociable, y de hecho convive en Mendillorri y se acerca a toda la fauna que allí hay… mirlos, ánades, gallinetas…

Con patos a su alrededor (28-7-2019)

Varias camadas han nacido este año, por lo que es la prueba de que la rata de agua no causa ningún peligro en las especies residentes en Mendillorri… (18-7-2018)

Para terminar, saber que se trata de una especie endémica del extremo suroccidental de Europa y está presente en la Península Ibérica y gran parte de Francia. En Navarra se puede encontrar tanto en el norte, como en el sur (evitando las zonas altas de los Pirineos).

Nos vemos en obligación de conservar la especie, ya que está en la Lista Roja del UICN catalogada como “vulnerable” y en una fuerte regresión debida sobre todo a una reducción o pérdida de calidad de hábitat (vertidos, dragados, canalizaciones, desbroces, raticidas…), la persecución humana a este tipo de animales, y al efecto de especies exóticas introducidas (el visón americano y varios peces son depredadores, y el coipú competidor por el hábitat) sobre todo.

Por ello tenemos que dar a conocer a este simpático animal, a saber como es, como vive, que necesidades tiene… Y así sensibilizar sobre condiciones en obras al río que afecten a la conservación de su hábitat, en temas de EEI (especies exóticas invasoras), un problema real y en la actualidad de los más graves que afectan a la flora y fauna autóctona, protegerla legalmente, realizar actuaciones directas a mejorar sus poblaciones, y aprender a valorar nuestra fauna y nuestro entorno…

Espero haber colaborado de alguna forma y haber puesto mi granito de arena, para poco a poco conocer y querer más a esta pequeña amiga que parece que ha vuelto y esperemos que con ganas de quedarse…

A ver si tiene suerte, sigue con nosotros y sigue expandiéndose, que como se suele decir… “Rata de agua… No hay más que una”.

Precioso animal, que tenemos la obligación de conservar (28-7-2019)

Publicado en Extrarradio II (Mendillorri), Mamíferos | Etiquetado | 4 comentarios

El retorno de la rata de agua; paseando por las balsas de Iruña

Desde hace ya meses, se llevan viendo en Mendillorri un buen grupo de ratas de agua. Por ello, además de por ser buena época para visitar las zonas húmedas de Pamplona, he ido a varios de los estanques y balsas artificiales de ciudad y alrededores, como son las balsas de Mendillorri y “El Pamplonica”, o la balsa de “Mugartea”, en Araguren, y que se puede considerar en el mismo núcleo urbano, zona en la que me gusta pajarear y buscar especies nuevas (3-5, 24-6 y 17 y 18-7-2019).

Me he centrado en las masas de agua, por lo que el listado de especies, no es en esta ocasión excesivamente alto… Es más, es más bien corto, pero sin dejar de ser interesante.

Las especies más abundantes, como bien es lógico, son los azulones.

Pareja de machos en plena pelea (3-5-2019)

Los machos prácticamente ya han perdido sus colores llamativos, y se mezclan con hembras en buenos grupos, donde hay patos ya de todas las edades. A pesar de ser muy comunes, son muy bonitos, y el ser bastante confiados, hace que se pueda disfrutar de ellos con mucha facilidad.

Pato aterrizando (17-7-2019)

Los polluelos nacidos este año, ya tienen tamaño muy variado… Desde ejemplares con escasos días, a ejemplares que ya apenas se diferencian en tamaño de sus progenitores… Estamos ya en pleno verano y por ello poco a poco los patitos que veíamos en primavera ya han crecido.

A pesar de ello, las parejas más tardías aún tienen polluelos de muy pocos centímetros.

Patito con muy pocos días a sus espaldas (17-7-2019)

Pato con algún día más, ya algo emplumado (17-7-2019)

En Mendillorri han sido varias las camadas, mientras que en las demás balsas parece que el número ha sido algo menor, ya que apenas se ven individuos nacidos este año.

Primer plano de uno de los patos (17-7-2019)

A los azulones, les siguen en abundancia las gallinetas, en buen aumento en los últimos años en Pamplona. Son muy comunes en las balsas, y en todas las zonas en las que está presente, cría, sacando en algunos lugares incluso más de una pollada por la misma pareja al año.

Gallineta adulta (17-7-2019)

En Mutilva, hasta 4 pollitos, y 10 jóvenes nacidos este mismo año pude contar; en “El Pamplonica” por lo menos 2 polladas, y en Mendillorri, aunque me he enterado que nacieron 5 pollitos de una pareja, no debieron de durar más de una semana…

Parece que entre gaviotas y urracas, se los cepillaron poco a poco.

Gallineta alimentando a sus polluelos en “El Pamplonica” (24-6-2019)

Es un ave curiosa, desconfiada en el río, pero muy confiada en estas balsas, donde se acerca a la orilla a pesar de que haya gente y a pesar de estar en plena época de reproducción.

Parece que la vegetación de las orillas da buenos resultados y da cobijo para que las diferentes parejas críen año tras año con muy buenos resultados.

Adulto alimentando a su cría en la balsa de Aranguren (17-7-2019)

Imágenes muy bonitas y tiernas las que nos regalan estas aves…

Adulto alimentando a una de las crías (17-7-2019)

Y con los polluelos muy confiados, a escasos metros… Algo feos, pero agradecidos en lo que a resultados se refiere… jejejejeje. Sus grandes patas, sus pequeñas alas, y su cabeza desplumada con coloraciones azules hacen que sea un polluelo bien curioso.

Polluelo de escasos días aleteando (17-7-2019)

Otro polluelo en el agua (17-7-2019)

Primer plano de uno de los polluelos, donde se ve con detalle tanto la cabeza, como las diminutas alas con las que cuentan al nacer (17-7-2019)

Curiosa la gran cantidad de jóvenes en la balsa de Mutilva… Parecen nacidos este año ya hace unas semanas, por lo que los pequeñajos mostrados tienen pinta de ser de una segunda camada…

Cartel de la balsa (18-7-2019)

Entretenido ver como se mezclaban los ejemplares adultos (negros con pico rojo y amarillo), los jóvenes (de coloraciones grises) y los polluelos, de menor tamaño…

Incluso pude ver como estas gallinetas jóvenes en alguna ocasión alimentaban también a los polluelos, labor que al parecer no solo hacen los adultos, y que totalmente desconocía…

Pareja de gallinetas jóvenes (17-7-2019)

Ejemplar joven fuera del agua (17-7-2019)

Además, en Mugartea, una muy buena noticia. Pude ver una pareja de polluelos de zampullín chico. Especie que parece también que cada vez es más abundante en las balsas de nuestra ciudad.

Los zampullines chico (17-7-2019)

Curioso que en casi dos horas durante un día, y otra media en otro, no vi ningún adulto… Estos pequeños andaban bastante escurridizos, y se escondían con frecuencia… Supongo que los adultos andarían viendo todo desde el interior de la vegetación, bien ocultos pero sin perder ojo a sus pequeñuelos.

Uno de los pollos acicalándose (17-7-2019)

Precioso el ejemplar de escasos días, que nadaba en la balsa… Curiosa su coloración (17-7-2019)

Además de estas especies de costumbres acuáticas, comunes en los jardines de alrededor los gorriones, los estorninos negros, los mirlos, las urracas, las palomas y las tórtolas turcas.

Gorrión caminando por el suelo (17-7-2019)

Entre pajarillos destacar los colirrojos tizones, verdecillos, verderones, jilgueros, algún mosquitero, pinzones vulgares y lavanderas blancas y cascadeñas cercanas al agua.

Colirrojo tizón en un aspersor (3-5-2019)

Entre especies más grandes, sobrevolando el cielo milanos reales, cernícalos vulgares y cornejas, y ya más pequeñas pero más comunes, vencejos, aviones y golondrinas.

Milano real (3-5-2019)

A destacar la presencia de ratas de agua en el lago de Mendillorri…

Rastros y madriguera de las ratas de agua en las orillas del lago (17-7-2019)

Asomando la cabecilla por uno de los agujeros (17-7-2019)

No tenemos que confundir a la rata de agua con la rata gris y rata parda. Estas dos últimas son las típicas de ciudad y de alcantarilla que alcanzan grandes dimensiones, pero esta rata que desde hace varias semanas parece que se ha instalado en Mendillorri es muy diferente.

Es más marrón (muy variable), con cabeza chata, orejas que apenas salen del pelaje, cola larga, y totalmente acuática.

Rata de agua alimentándose (17-7-2019)

Se trata de una especie estricatamente herbívora, que se alimenta de tallos, raices, hojas… y que vive en zonas húmedas, como balsas, marismas u orillas de ríos, regatas y acequias, siempre donde las aguas vayan lentas.

Antes se trataba de un animal muy común en Pamplona, pero las “limpiezas” de la vegetación de la orilla, los vertidos, y sobre todo las campañas de raticidas realizadas por el Ayuntamiento, para eliminar sobre todo a la rata gris, han hecho mucho daño en sus poblaciones y ahora se trata de un mamífero muy complicado de ver.

Comiendo (17-7-2019)

Por ello es una alegría contar con una nueva población en el lago de Mendillorri (yo vi tres ejemplares diferentes), que parece que se ha asentado, y que esperemos tenga un buen futuro.

Además, son bastante fáciles de ver, ya que parece que se han adaptado bastante a la gente, y aunque tardan en salir, asoman la cabeza para asegurarse de que no hay peligros, y comen las hierbas de sus alrededores.

Asomando antes de salir a comer, por si acaso… jejeje (17-7-2019)

Además, se lanzan al agua y nadan para cambiar de zona cuando se asustan, o bien por paseantes o bien por perros… Una gozada verlas nadar e incluso bucear pegadas a la orilla en busca de lugares más seguros.

Rata de agua nadando (17-7-2019)

A pesar de estas buenas noticias y de que alguna especie aparece repentinamente dándonos una alegría, seguimos teniendo una lacra con las especies exóticas…

A pesar de que hace poco se vaciaron varias balsas en la comarca de Pamplona y se retiraron de ellas los ejemplares de especies exóticas invasoras que había, de nuevo vuelven a estar llenas de ellas…

Varias tortugas de Florida y carpines de colores se pueden observar en los diferentes estanques.

Carpines de colores (24-6-2019)

Tortugas de Florida (17-7-2019)

Recordemos que está prohibido soltar este tipo de especies en el medio. Es ilegal y se sanciona con multas muy cuantiosas… Estas especies son en muchas ocasiones más grandes que las especies de aquí, siendo más agresivas y compitiendo con la fauna autóctona y desplazándola del lugar, llegando incluso a hacerla desaparecer.

Sin duda estamos ante uno de los problemas del siglo XXI en lo que a conservación del medio ambiente se refiere… Especies exóticas (e invasoras en muchas ocasiones) que se cogen como mascota y acaban en el medio natural, llegando incluso a criar y a extinguir a especies autóctonas… Claro ejemplo el visón europeo o el cangrejo autóctono, relegadas ambas por el visón americano y por el cangrejo señal y de las marismas… Lo mismo pasa con los galápagos autóctonos, que son desplazados por las tortugas de Florida, o los peces autóctonos, desplazados y devorados por siluros, lucios, o peces gato.

Volviendo a mis excursiones por las balsas y tras esta pequeña explicación sobre las especies exóticas, en lo referido a otras especies, abundantes los cantos de rana verde, muy difíciles de ver entre la vegetación…

Rana verde entre la vegetación (24-6-2019)

Y a días, muy comunes las libélulas y los caballitos del diablo, muy variadas y con especies de diferentes colores y tamaños en la balsa de la Avenida Zaragoza.

Los caballitos del diablo se contaban a decenas; en la foto.  (24-6-2019)

Precioso macho de Sympetrum sanguineum (24-6-2019)

Ischnura graellsii (17-7-2019)

Incluso a base de esperar y buscar, pude pillar una unión entre dos individuos… Divertidos pero difíciles de fotografiar, ya que no paraban quietos e incluso volaban estando unidos unos a otros… jajajajajaja.

Pareja de libélulas copulando, Enallagma cyathigerum, más conocida como libélula común azul (17-7-2019)

Así que ya veis, pocas cosas pero muy interesantes… Gallinetas a tope, pareja de polluelos de zampullín, libélulas… y sobre todo la grata sorpresa de las ratas de agua! Esperemos que poco a poco vayan reconquistando otras balsas y zonas de río de las que nunca debieron desaparecer!

A ver si tenemos suerte y no aparecen depredadores ni de aletas, ni de plumas, ni de dos patas, ni de cuatro, que… “cuando el gato no está, las ratas de agua hacen fiesta”. Jajajajajajaja! Que siga creciendo la población!!!!

Rata de agua, protagonista de las balsas en esta ocasión (17-7-2019)

Publicado en Extrarradio II (Mendillorri), Mamíferos, Mariposas e insectos, Reproducción y cría | 4 comentarios

Fauna desconocida de nuestras aguas; la chipa

Gracias a https://ornitologiadesdelaventana.wordpress.com/ continuamos con los peces, esos grandes desconocidos de nuestras aguas.

En una de las últimas entradas ícticas que aquí enseñamos se levantó una pequeña polémica sobre cuál era el pez más “genuinamente navarro” y hubo un número importante de voces, que apoyaban la candidatura de la especie de la que vamos a hablar hoy; la txipa o chipa Phoxinus bigerri.

Es otro pez autóctono de nuestro río Ebro. Quizás el más diminuto de nuestra ictiofauna, ya que no suele sobrepasar los 10 cm, siendo los machos algo menores. Es un pececillo que vive en cardúmenes, muy gregario que, en su juventud, incluso se asocia con otros ciprínidos como las madrillas, los barbos o los invasores alburnos.

Chipa nadando en una pecera (21-4-2018); Xabier Egúrcegui

Su coloración es muy parecida a la de la madrilla, un lomo oscuro que se mantiene hasta la línea lateral, para luego pasar bruscamente a ser claro en el vientre. Sin embargo, es en su época de celo, que dependiendo de la temperatura dura desde abril hasta agosto, cuando los colores se hacen más vivos, el vientre puede pasar a ser dorado, surgen varias líneas de color en el flanco, aparecen tonos rojizos en la base de las aletas y los machos muestran unas protuberancias blancas en la cabeza. Es entonces cuando deja de ser un pez “anodino” a convertirse en uno de los más espectaculares de nuestras aguas.

Es en este momento cuando remonta los cauces hasta las cabeceras, en busca de zonas de graveras y aguas ricas en oxígeno y corriente moderada. Los machos se agolpan y limpian el área seleccionada, entonces entran las hembras y se produce la fecundación. En estos grupos, los ejemplares de mayor porte y edad suelen corresponder con las hembras.

La madurez sexual se produce cuando llegan a los 6 cm. Para entonces tienen 1-2 años de vida. Factores como la temperatura del agua, la duración del invierno o la disponibilidad de alimento entre otros son los que marcan esta pauta. Son pocos los ejemplares que viven más allá de los 5 años.

Casi omnipresente en los ríos navarros, puesto que prácticamente se la encuentra en aguas de toda condición, desde las cabeceras hasta los cursos más bajos, en aguas rápidas, remansos, embalses, aunque prefiere las aguas corrientes, frescas y ricas en oxígeno. Comparte las zonas más altas de las cuencas con la trucha, hasta, en ocasiones, si el cauce es pequeño y contiene la suficiente carga orgánica (por presencia de ganadería extensiva o semi extensiva, por ejemplo), puede encontrarse en solitario más arriba.

Dos chipas con una madrilla en primer plano (21-4-2018); Xabier Egúrcegui

A la hora de alimentarse, no desdeña nada de lo que pueda llegar a su boca, aunque tiene preferencia por los invertebrados y otros animales pequeños. De hecho, hay estudios realizados en Navarra, donde se pone de manifiesto que comen lo mismo que las truchas de su entorno, aunque se supone que capturan sus presas en otras áreas del río para evitar la competencia directa.

De estas sufre una fuerte depredación, se aprecia en el modo en que se ubican en el río. Los cardúmenes evitan los lugares donde los salmónidos se encuevan. Su pequeño tamaño, sobre todo cuando son alevines, les impulsa a nadar cerca de los bordes del agua, en lugares someros, donde los peces predadores tienen menos posibilidades. En los embalses, forman bancos lineales junto a la costa cuando esta es escarpada.

Sin embargo, también es posible encontrarlos encuevados, apartados de sus depredadoras, o incluso en zonas de gravas como son las zonas de vados y otras zonas poco profundas que suelen ser empleadas para extracción de áridos. A pesar de que a simple vista son lugares “vacíos”, los muestreos con pesca eléctrica pueden ser sorprendentes.

Pero hemos avanzado que este artículo iba a ser “cañero” y que iba a levantar polémicas y ampollas. Se acabó la tregua. Phoxinus bigerri es otro miembro de nuestra fauna endémica, de nuestra fauna exclusiva, para que nos entendamos. Hasta el comienzo de nuestro siglo actual, se consideraba, en el mejor de los casos, como su congénere europeo Phoxinus phoxinus pertenecientes a la misma especie. Pero alguien bajó hasta las aguas del SW de Francia y descubre que pueden ser considerados como otra anteriormente no conocida. Ya lo hemos visto en otras ocasiones, lo que parecía una se convierten, esta vez en tres. Esta división permite que todavía circulen muchas referencias a P. phoxinus en aguas peninsulares, creando un poco de confusión. Su distribución, no se queda menos polémica. Se acepta su presencia basada en el río Ebro, con proyecciones en la costa atlántica y mediterránea del sur de Francia, y después, desde el Nerbioi hasta difuminarse sin un fin claro, por los ríos de Cantabria. Es llamativo ver ese vacío en los ríos del cantábrico oriental, el cual nos causa perplejidad y cierto dolor. Y nos duele más, cuando la primera referencia que tuvimos de ellos era en el río Urola, donde los llamaron eskailu y eskallu y los pescaban rompiendo el culo de una botella de cava. Otro vacío no menos “escandaloso” es la ausencia en el Bidasoa.

Mapa de distribución de la txipa. En el mapa aparecen cuencas más allá del Asón y en el Duero, donde se sabe que ha sido introducida como cebo vivo. En cambio los ríos entre el Adour y el Nervión-Ibaizábal no aparece. No estamos de acuerdo en esta falta de presencia. Además, consideramos que es nativa en ella. Fuente Wikipedia.

Pero a pesar de todo esto, su distribución por Cantabria y más al oeste no está nada clara. Hay autores que dudan de su presencia natural en todo el Cantábrico; y también los hay quienes defienden que los cantábricos, o al menos algunos, podrían pertenecer a otra especie, incluso que esta sea Phoxinus phoxinus.

Otra faceta preocupante de la txipa es su condición de especie invasora en algunas cuencas de la península. En efecto, llevados por las personas, ha ocupado zonas en la cuenca del Duero. La razón es su uso como cebo vivo para la pesca de la trucha y otros peces predadores. Durante el transcurso de la jornada, o al final de la misma, se liberan y terminan por llegar al río y aclimatarse a él.

Así llegamos a una difícil situación, ya que se ha comprobado que en estos casos puede ser una amenaza a las truchas por su consumo de huevas y alevines.

Este complejo drama nos viene a dar una idea de la tortuosidad de las redes ecológicas, y como un pequeño habitante de una cuenca cercana puede ocasionar un descalabro en una situación aparentemente muy semejante.

Sin embargo, en nuestra casa, no todo es felicidad para este habitante de nuestras aguas. Su número cada vez se nos hace más pequeño, ya no es tan habitual. Sus cardúmenes menguan en sus dos aspectos, ni son tan numerosos ni tan pletóricos de ejemplares. ¿Cómo es posible en un pez tan acomodadizo? Deberíamos mirar a la calidad de las aguas, esas que en verano bajan totalmente estancadas y sin apenas oxígeno. No deberíamos olvidar esos vertidos “puntuales” de productos que emponzoñan nuestros cursos, ni a las actuaciones salvajes de “mejora” de los ríos, ni la proliferación de barreras transversales, ni por supuesto a la suelta incontrolada de especies ícticas que no nos corresponden. Estas condiciones lo convierten en un actor importante para evaluar la calidad de las aguas como bioindicador.

Deberíamos tener más cuidado con estos diminutos representantes de nuestra fauna que, aunque no son tan llamativas como otras, no eluden los peligros y amenazas que las afectan. No sería la primera vez que, a pesar de tener enormes poblaciones con millones de efectivos, desaparecieron y se extinguieron por desastrosas gestiones humanas.

Publicado en Peces | Deja un comentario

“Ugatz Gorria” (quebrantahuesos rojo), combinando pasiones

Hace ya varios meses que me surgió una pedrada… Mezclar dos de mis pasiones; la naturaleza y Osasuna, el equipo de fútbol de Pamplona, mi ciudad…

Y así comenzó a nacer a principios de año una peña, creada por un grupo de amigos y familiares, relacionando al quebrantahuesos (“ugatz” en euskera), un ave rapaz que vive en las altas montañas navarras, con Osasuna.

Naturaleza y fútbol, aficiones de varios de los socios, unidas en una misma asociación, la “Peña Osasunista Ugatz Gorria”.

Como básico, saber que el quebrantahuesos, es un ave de colores oscuros y cuello, pecho y vientre blanco, pero que tiñe su plumaje de color rojizo (como la camiseta de Osasuna) con baños de barro, para desparasitarse y acicalarse. Por ello se puede considerar a esta majestuosa rapaz de la familia de los buitres, como la más rojilla de nuestra fauna.

Quebrantahuesos, con su plumaje rojizo adquirido tras baños de barro (23-7-2018)

Además, esta preciosa y elegante rapaz, posee un anillo alrededor del ojo de color rojo, variando la intensidad según el estado de ánimo y excitación del animal. Así que por rojo, que no sea…. jejejejeje.

Es un buitre catalogado en peligro de extinción, y de las que alguna pareja todavía cría en el Pirineo y Prepirineo navarro. Por ello (y debido a que soy un friki de este animal y el máximo promotor de la idea) ha sido elegido como simbolo de nuestra peña.

Dos ejemplares en pleno vuelo (22-7-2016)

De momento la peña está formada por cerca de 30 socios y socias (incluídos varios “txikis”), y poseemos la cuenta de twitter @UgatzG (https://twitter.com/ugatzg), en la que se informa de las actividades y de la actualidad del equipo rojillo, actualidad muy intensa estos días con los nuevos fichajes, las bajas, la remodelación del estadio y el calendario de la temporada…

Con históricos rojillos, Zabalza, Los Arcos, Merino… (28-5-2019)

Además, poseemos una bandera que luciremos en el Sadar y en los desplazamientos a ver a los rojillos, con un logo en el que mezclamos el escudo de Osasuna con la figura de un quebrantahuesos, ave a la que se espera también dar a conocer de esta forma, para así valorar la naturaleza que nos rodea y sensibilizar sobre su cuidado, ya que no queremos quedarnos tan sólo en una peña futbolera.

En el Sadar, antes del último partido de liga (8-6-2019)

Poco a poco vamos saliendo a la luz dándonos a conocer, https://pamplonaactual.com/nueva-pena-osasunista-ugatz-gorria/ o https://www.noticiasdenavarra.com/2019/06/14/osasuna/una-nueva-pena-echa-a-volar y ya tenemos los carnets de socio en plena producción, y las bufandas en mente… jejejejeje.

Así que echamos a volar, y por supuesto, abierta a nuevos socios, esperamos seguir creciendo… ¡Aupa Osasuna! Gora Osasuna!

En el Ayuntamiento de Pamplona (28-5-2019)

Como curiosidad, añadir que podemos decir que somos la última peña oficial constituida en segunda división, y ya que estamos en fechas… No podemos despedirnos sin desearos felices fiestas, y decir… ¡Viva San Fermín! Gora “Ugatz Gorria” y Gora San Fermin!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Publicado en "Quebranta", Otr@s | Deja un comentario

Para txikis XXXVII; carricero común, lechuza y camachuelo

Y aquí van otras tres especies de las que podemos ver en nuestra ciudad!!!! Espero que los txikis sigan disfrutando con esta sección, en la que ya poco a poco, cada vez van quedando menos!

Carricero común; Lezkari arrunt (Acrocephalus scirpaceus):

Descripción: Pajarillo muy discreto de coloraciones pardas por encima y más claro por debajo, con pico largo y ceja poco marcada que carece de características especiales o diferenciales a simple vista.

Alimentación: Se trata de un ave que come pequeños caracolillos, insectos y arañas.

Hábitat: Vive en zonas de juncos y carrizos, por lo que se puede encontrar en balsas, marismas, o zonas tranquilas de río.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Ave muy cantarina, y  que se localiza en el río Arga, descansando durante sus viajes migratorios entre los juncos, carrizos y vegetación de la orilla, a partir de primavera.

Carricero común – Lezkari arrunt

Lechuza común; Hontz zuri (Tyto alba):

Descripción: Rapaz nocturna muy difícil de observar, de aspecto esbelto, cabezón y sin cuello, que combina en su plumaje colores dorados (sobre todo en el dorso) y blancos. Su cara es muy característica, totalmente blanca y con forma de corazón, con un pico curvado hacia abajo no muy grande, y unos pequeños ojos negros.

Alimentación: Es una depredadora muy oportunista, con sobre todo preferencia por ratones, ratas y pequeños roedores, aunque puede alimentarse de grandes insectos, pajarillos, ranas o culebrillas.

Hábitat: Es un ave de zonas abiertas de campo y cultivos, o zonas adehesadas. Muy ligada al mundo rural, ya que habita con frecuencia bordas y caseríos abandonados, e incluso torres y campanarios de iglesia.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de una rapaz difícil de observar, pero de las que varios ejemplares de los que viven en las afueras de Pamplona usan las zonas abiertas de Pamplona para cazar y alimentarse. Hasta hace poco había una pareja que criaba en Diputación.

Lechuza común – Hontz zuri

Camachuelo común; Gailupa (Pyrrhula pyrrhula):

Descripción: Es un pajarillo de aspecto rechoncho con un claro dimorfismo sexual. La hembra combina colores pardos en su cuerpo, con blancos y negros en alas, mientras que el macho es de un coro anaranjado rosado muy llamativo, combinando blancos, grises y negros. Ambos sexos tiene un grueso, corto y potente pico negro, y media cabeza también de color negro.

Alimentación: Se alimenta tanto de semillas, como de pequeños insectos.

Hábitat: Se encuentra principalmente en zonas boscosas, aunque puede frecuentar zonas más abiertas como dehesas o zonas de cultivos con matorral.

Época del año y zona del barrio para verla: Especie muy vistosa, que encontraremos durante sus pasos migratorios, bien en las orillas del río Arga, o en zonas de grandes jardines, como puede ser el Parque del Mundo.

Camachuelo común – Gailupa

Y como siempre, ahí van en blanco y negro para que los más valientes los llenen de color!!!! A disfrutar!

 

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | 2 comentarios