Sorpresas en nuestras murallas; ruiseñores del Japón, mochuelos y ardillas

En las últimas semanas he dedicado buena parte de mis paseos a caminar y observar aves en las murallas de Pamplona, que llenas de huecos y arbolado dan cobijo a muchas especies.

En invierno son un muy buen lugar para ver especies invernantes, que están comenzando a llegar, y que con la caída de las hojas de los árboles hacen relativamente fáciles las observaciones.

Hay dos zonas en Pamplona amuralladas que son muy buenas. Una es la Vuelta del Castillo y la Ciudadela, y la otra la zona de la Taconera, con muy buenos árboles y siendo en el corazón de la ciudad uno de los lugares más interesantes de Pamplona para las aves y que he visitado varios días (16-10 y 1, 2, 7, 9, 11, 13, 14 y 16-11-2020).

Como en el resto de la urbe, hay unas cuantas especies muy frecuentes, que igual que las encontramos en las zonas de río, estanques o zonas ajardinadas, no faltan por aquí.

Es el caso de las urracas, las palomas, las tórtolas turcas o los mirlos.

Pareja de urracas (14-11-2020)

A ellas, le sigue un buen listado de pajarillos… Pajarillos más pequeños pero también abundantes, y que son fáciles de ver, como son los carboneros, los herrerillos, los mitos, las currucas capirotadas, los chochines (siempre en las zonas más arbustivas) o los agateadores, muy abundantes sobre todo en La Taconera, donde se les ve subir continuamente por los troncos del arbolado.

Carbonero común (2-11-2020)

Muy interesante son las aves que crían en las murallas y que viven el resto del año allí, usando los agujeros en los que anidan como refugio… Las palomas y grajillas son las especies que más podemos ver en estas murallas y agujeros, y en primavera la abubilla, que ya no está presente (pero que en pocas semanas volveremos a ver), es una de las aves más especiales del lugar.

Pareja de grajillas (16-10-2020)

La Taconera y la Ciudadela son lugares muy interesantes en invierno… Se suelen ver picogordos y zorzales alirrojos, e incluso algún año, verderón serrano, piquituertos o pardillos sizerines. De momento es pronto y no han llegado, y me he tenido que conformar con lúganos (que parecen abundantes este año), palomas torcaces (cada vez más comunes en Iruña), el canto de un pito real (muy raro en la zona), acentores comunes, (discretos y difíciles de encontrar) y reyezuelos sencillos acompañando a reyezuelos listados, que son más numerosos.

Paloma torcaz en lo alto de un árbol (14-11-2020)

En estas murallas, puede resultarnos curioso tener al búho más diurno… El mochuelo, especie que en la Vuelta del Castillo tiene varios ejemplares, y que asustadizo, de vez en cuando se deja ver y fotografiar en la puerta de sus guaridas.

Mochuelo asomando (16-10-2020)

Increíble ver como convive con palomas y grajillas y comparte estas grandes paredes.

Entre palomas (16-10-2020)

Mochuelo asomando (16-10-2020)

Estas zonas de murallas son muy ricas en jardines, y en estos hierbines son muy habituales los grupos de estorninos negros, lavanderas blancas, y en las últimas visitas se están comenzando a ver también estorninos pintos.

Además, en los estanques que hay en la Vuelta del Castillo, durante varios días han andado una parejilla de martines pescadores, que supongo buscaban alimento, y que han acompañado a las más habituales lavanderas cascadeñas.

Martín pescador (16-10-2020)

Martines pescadores que han aparecido de la nada… Cuanto menos es curioso, como esta parejilla ha llegado a encontrar estos pequeños estanques (que estarán llenos de pececillos, sino no habrían permanecido tanto día seguido) en medio de la nada, y alejados del río Arga, donde sí que son frecuentes y fáciles de observar.

El martín pescador en el borde de uno de los estanques (16-10-2020)

Como curiosidad, hablar de la aparición de varios ruiseñores del Japón en La Taconera durante tres días… Fueron varios los individuos avistados, además de en este parque de Iruña, en Ansoain y en Elcano (por lo menos)…

Ruiseñor del Japón (13-11-2020)

Pájaro muy vistoso y colorido, y que cuenta con las poblaciones asilvestradas conocidas más cercanas en la zona de Bertiz, Etxalar e Irún…

Cercano entre hierbas (13-11-2020)

Yo los localicé por el canto, muy característico y sin nada parecido entre los cantos de aquí que conozco…

La verdad que nada fáciles de ver entre las ramas, y con mucha movilidad en los hierbines, pero sin duda alguna presentes en el lugar… Curioso, pero nunca sabremos si serán un escape masivo de algún lado, o serán venidos de las poblaciones ya conocidas, y que tan pronto como aparecieron (el jueves 12), desparacieron (escuchándolos por última vez el sábado 14).

Uno de los ejemplares en una rama (13-11-2020)

Habrá que estar atentos a ver si vuelven a aparecer por la zona.

Ruiseñor del Japón cantando a pleno pulmón (13-11-2020)

La caída de las hojas poco a poco deja todo desnudo, y con ello se visualiza la buena variedad de nidos que quedan al descubierto… Buena variedad sobre todo de urracas, pero con alguno más pequeño seguramente de mirlos, o voluminosos también como las cornejas, que en estos parques se mezclan con las grajillas.

Nido de urraca, una verdadera obra de arte colgando de las ramas (7-11-2020)

En aves invernantes como ya he dicho antes, ha llegado muy poco, pero son ya muy abundantes los zorzales comunes, petirrojos y los pinzones vulgares… A ver si hay suerte y cae algún otro tipo de zorzal (alirrojo y real) o pinzón real, pajarillo muy vistoso y que algunos años se deja ver por Pamplona.

Petirrojo (7-11-2020)

E igual que se ven los nidos y muchas especies en las ramas sin hojas son más visibles, se ven otros animales que con hojas son más complicados de localizar, y que además no son para nada abundantes…

Es el caso de varias ardillas que a saber cómo, han llegado a La Taconera, y de las que se ven un mínimo de tres ejemplares diferentes…

Ardilla alimentándose de hayucos (1-11-2020)

A ellas les dedicaré próximamente una entrada especial en el blog, ya que es una muy buena noticia como se están expandiendo por el interior de la ciudad, usando el río Arga como corredor biológico, y extendiéndose poco a poco dede Huarte y Villaba, para poco a poco ir conquistando diferentes zonas y afianzándose en lugares determinados…

Estas llevan varias semanas y están cebadas a los hayucos (el fruto del haya).

Veremos si tienen más fruto y alimento para pasar el invierno en este famoso parque pamplonés, y comienzan a ser habituales en otras épocas del año, ya que sería una gozada contar con este pequeño y simpático roedor correteando entre nosotros.

Una de las ardillas encaramada a un árbol (7-11-2020)

No me entretengo más con la ardilla, y ya veis… Buena riqueza y variedad de aves en estos paseos. A ver que nos viene las próximas semanas, que el frío suele traernos muchas especies (algunas bastante raras), y ya casi podemos decir que “noviembre terminado… invierno comenzado”.

Publicado en Extrarradio I (Taconera-Ciudadela) | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Balseando por Mendillorri y la Avenida Zaragoza

Hoy voy con una entrada un poco atípica, pero es que se me acumula el trabajo y este año cuanto menos ha sido raro…

Con esto del Covid el pajareo ha sido totalmente atípico, y el confinamiento hizo que unas de las mejores semanas del año en cuanto a aves reproductoras se refiere estuviéramos en casa, sin poder darle al vicio y perdiéndonos la primavera, que en general la sangre altera… Jejejeje.

Y es que, con la tontería llevo muchísimos meses sin hablar de las balsas y estanques que tenemos en Pamplona, lugares muy interesantes, que nunca defraudan, y que tienen muchas más especies silvestres de las que podemos pensar…

Por ello, hoy toca una entrada con varias salidas a pajarear (28-2, 11-3, 7-6, 22 y 23-9 y 21-10-2020) por dos de nuestras lagunas urbanas más importantes, como es la de Mendillorri y la de la Avenida Zaragoza. Además, voy con observaciones de antes del confinamiento, donde se veía el celo de las anátidas, observaciones veraniegas con las crías, y observaciones otoñales, ya con aves migrando y algunas sorpresas que estos pequeños humedales nos han dado… Y vamos al tajo.

En estos estanques, los azulones son la especie más común.

Pareja de azulones (11-3-2020)

Son confiados, y como todos los años, este también han criado, a pesar de que me da la sensación de que ha habido menos patitos que otros años, aunque también puede ser que me de la impresión porque las camadas han sido en tiempos de confinamiento y el seguimiento que les he podido realizar ha sido menor…

Azulones en plena cópula (28-2-2020)

Otra ave silvestre que se ve abundante e igualmente cría, es la polla de agua, denominada también como gallineta, y que de color negro con pico rojo y amarillo es inconfundible.

Gallineta caminando por la orilla (28-2-2020)

Pareja de gallinetas en plena persecución (28-2-2020)

Igualmente se trata de un ave que cría en las balsas de Pamplona, y que también cada vez en el río es mucho más abundante (por lo menos en el río Arga).

Una de las crías de gallineta (7-6-2020)

En el agua poca cosa más, pero en los alrededores, entre los jardines, los carrizos y los arbolillos se mueven varias especies de pequeño tamaño…

Jilgueros, carboneros, herrerillos, mitos, agateadores, verdecillos, verderones, gorriones y colirrojos tizones son bastante habituales.

Gorrión común entre carrizos (28-2-2020)

Y entre especies más grandes, nunca faltan en estos sitios (y prácticamente se pueden localizar en todo Pamplona) palomas, tórtolas turcas, urracas y mirlos.

Urraca caminando en las orillas del lago (28-2-2020)

En ocasiones, estos lagos son visitadas por especies pescadoras natas, como son las garzas reales y los cormoranes, que aprovechan estas pequeñas balsas para pescar y alimentarse, casi siempre de especies exóticas que la gente suelta equivocadamente, ilegalmente y sin contemplaciones.

Cormorán en su posadero, muy cerca de la balsa de la Avenida Zaragoza (28-2-2020)

Además, las aguas son visitadas por lavanderas cascadeñas y lavanderas blancas, y en los hierbines colindantes es fácil ver grajillas y cornejas en busca de alimento.

Lavandera cascadeña sobre una farola (28-2-2020)

Además de aves, es una alegría saber que en Mendillorri sigue presente la colonia de ratas de agua que apareció hace algo más de un año…

Muy buena noticia tener a este roedor protegido entre nosotros, y al que poco a poco sin duda va conociendo la gente, ya que además de en su día salir en prensa, el Ayuntamiento de Pamplona ha realizado alguna cosilla para ello…

Rata de agua en una de las orillas (11-3-2020)

Ha puesto diferentes paneles informativos en la zona del lago, hablando de la seminaturalización y diferentes obras que se han hecho en el lago, y de la vegetación de los alrededores, con varias especies de arbolado y de arbustos señalizados, para así dar a conocer lo que nos rodea.

Cartel informativo sobre la seminaturalización de la orilla (23-9-2020)

Además de hacer paseos guiados por el lugar, se ha colocado también paneles sobre este simpático roedor, en los que además he tenido la suerte de colaborar con fotografías que he podido sacar en el mismo lugar…

Con paciencia y atención, no es difícil verlas nadar, moverse entre las piedras de la orilla, o asomando entre las hierbas alimentándose.

Cartel sobre la rata de agua (23-9-2020)

A pesar de estos carteles, en muchas cosas no nos terminamos de enterar, y seguimos con la lacra de los galápagos exóticos, que la gente suelta en el lago y que son un problema para la biodiversidad autóctona…

Estos galápagos americanos, son más fuertes y grandes que los autóctonos, y terminan por expulsar del lugar al galápago leproso y europeo (los autóctonos), que a día de hoy tienen un grave problema de conservación y que cada vez son menos abundantes en nuestras aguas… Un problema del que nos tenemos que concienciar si o si, ya que estas tortugas en estos estanques se cuentan a decenas, y hace no mucho fueron vaciados y secados de agua para eliminar las especies exóticas, que como veis, de la mano del hombre ya han vuelto a llegar.

Tortugas en Mendillorri (11-3-2020)

Y tortugas en la avenida Zaragoza (21-10-2020)

Decir que estos lagos suelen traer sorpresas muy agradables…

Por ejemplo, gracias a Mikel Goñi podemos saber que en la balsa de la Avenida Zaragoza esta primavera han criado los zampullines…

Zampullín nadando (22-9-2020)

El zampullín es ese pato pequeño, de colores pardos y que bucea a la perfección. Cada vez es más abundante en los pequeños estanques de Pamplona y la Cuenca, y ya hay citas de reproducción en varios de ellos… Mutilva, Berriozar y Avenida Zaragoza como mínimo. En Mendillorri se suele ver, pero yo creo que de reproducciones no hay citas todavía, pero bueno, todo llegará, porque cada vez es más común, tanto en la lagunas como en el río Arga.

El zampullín, precioso y curioso patito (23-9-2020)

Y además, parece que este verano están siendo habituales los ánades rabudos también… Estas balsas suelen traer sorpresas, y de vez en cuando se suelen ver patos cucharas, ánades frisos, cercetas comunes, pero este año parece que les ha tocado el turno a los ánades rabudos…

Patxi Andueza ha sido capaz de localizar en Mendillorri y en Mutilva ejemplares sueltos, y en la Avenida Zaragoza se ha podido observar una pareja durante varios días seguidos, que a día de hoy no sé si seguirá…

Pareja de rabudos en la balsa (21-10-2020)

El ánade rabudo es sin duda el pato más elegante de nuestros lares… Estilizado, de colores que combinan negros, blancos y pardos posee una larga cola que le da el nombre…

Ahora están mudando el plumaje por lo que ni están tan vistosos ni tienen la cola tan larga, pero bueno, a ver si siguen unos días y podemos verlos en pleno esplendor, ya que sin duda alguna son preciosos…

Una duda que siempre nos quedará de estos animales es si serán salvajes o procederán de alguna granja o colección privada y se han podido escapar… En algunos ejemplares ya hemos podido ver que no tienen anillas ni metálicas ni plásticas, por lo que tranquilamente pueden ser ejemplares silvestres que aquí han encontrado la tranquilidad que les falta en otros lugares.

Ejemplar de bien cerca (21-10-2020)

Para terminar, destacar además del movimiento de aves, a otros animales, como  son las libélulas, muy abundantes en la balsa que se encuentra donde la antigua fábrica de “El Pamplonica”, y que se pueden contar a decenas en las piedras de las orillas… Vistosas y coloridas siempre es bonito disfrutar de estos curiosos insectos alados.

Libélula sobre una de las rocas de la orilla (21-10-2020)

Ya veis… Todo interesante en estas balsas, que siempre nos regalan buenas sorpresas, a pesar de que este año los paseos por allí han sido menos que en años anteriores… Veremos ahora que nos depara el invierno y el frío, y que se deja ver por estos estanques, que entre “Todos los Santos y Navidad, es invierno de verdad”.

Hembra de azulón aleteando (28-2-2020)

Publicado en Extrarradio II (Mendillorri), Reproducción y cría | Etiquetado , , | 4 comentarios

Revista EZKABA (Noviembre 2020) Mamíferos VIII; RATA NEGRA y RATA PARDA

A VISTA DE PÁJAROS

Este mes vamos con un par de especies a las que tenemos pánico y con las que en muchas ocasiones tenemos cierta reticencia, asociándolas a la suciedad, a la basura y a las enfermedades… Se trata de las ratas, de las que en Pamplona podemos encontrar dos especies, nada fáciles de diferenciar entre sí.

MAMÍFEROS VIII

Rata negra; Arratoibeltza (Rattusrattus): La rata negra es una rata grande, de color oscuro (pero que varía mucho en tonalidad), y con una característica cola sin pelo (de mayor longitud que el cuerpo). Se puede decir que sus orejas son medianas, y su hocico más o menos puntiagudo.

Rata negra; Juan miguel de la Fuente

Es un animal omnívoro y que se alimenta de lo que encuentra: semillas, frutos, hierbas, insectos y muchas veces se aprovecha de restos humanos y basura.

Aunque se puede ver de día, principalmente es nocturna, y puede criar varias veces en un mismo año, sobre todo en lugares donde tenga alimento abundante…

Generalmente se encuentra en entornos urbanos y rurales, aunque está presente en zonas de campo de cultivo, huertas, o riberas de río, muchas veces aprovechando casas derruidas, zonas abandonadas o desvanes de caseríos.

En Navarra la podemos encontrar en toda la geografía, y en Pamplona y Rotxapea se localiza en las zonas cercanas al río Arga, moviéndose en las orillas.

Rata parda; Arratoiarrunta (Rattusnorvergicus): Muy similar a la rata negra, pero que a pesar de que puede adquirir dimensiones mayores, no posee la cola tan larga, siendo siempre más corta que su cuerpo, señal inequívoca con la que diferenciaremos una de otra. Como su nombre indica, es de colores pardos, y tiene el hocico más redondeado que la rata negra, y las orejas más pequeñas.

Rata parda entre la vegetación (1-5-2013)

Su biología es muy similar a la de la rata negra… Es omnívora alimentándose de todo lo que pilla, y en zonas urbanas donde tiene alimento fácil aprovecha nuestros restos, reproduciéndose también varias veces a lo largo de un mismo año.

En Pamplona y Rotxapea sobre todo la encontramos en las orillas del río Arga, donde se mueve entre la vegetación y usando el alcantarillado de la ciudad. Es bastante frecuente bajo el puente de Oblatas, donde se puede ver caminando por la tierra de las orillas, y es sin duda más habitual que su compañera la rata negra.

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/2020-11

 

Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado , | 2 comentarios

Primera cita de reproducción de paloma torcaz en Pamplona… Nuestra nueva vecina!!!!

Esta entrada va a ser breve pero interesante, y es que, como bien dice el título de la entrada tenemos una nueva vecina en Pamplona… La paloma torcaz.

En la Península Ibérica es muy común en parques y jardines de grandes ciudades, como por ejemplo Barcelona, Madrid, Zaragoza, Toledo o Valladolid, y en cambio, en nuestra capital aunque se ve algún ejemplar suelto de vez en cuando en hierbines, no es nada habitual…

Bastante cercana, aunque andaba algo recelosa, paloma torcaz en la Magdalena (10-12-2019)

Para diferenciarla de la paloma cimarrona o bravía (la que tenemos muy abundante en Pamplona), la paloma torcaz es una paloma de gran tamaño, de aspecto fuerte y robusta. Más grande que la paloma habitual a la que estamos acostumbrados, es de color gris, con parte trasera de la cola negra, una especie de mancha verdosa en el cuello y pecho rosado. Posee también en el cuello una marca blanca muy característica, al igual que en el ala, donde estas marcas blancas destacan sobre todo en vuelo.

Ejemplar adulto de paloma torcaz (10-12-2019)

Especie cinegética y que se caza durante sus viajes migratorios, es muy variopinta en lo que a hábitat se refiere. Se le puede encontrar lo mismo en zonas boscosas, que en zonas de matorrales o de cultivo, y como ya he dicho, en grandes ciudades es una habitual de los jardines y parques…

Ahora parece que ha llegado a Pamplona para quedarse, y Emilio Salvatierra localizó hace ya varias semanas un nido, del que ya han echado a volar dos pequeños pichoncillos, en el parque de la Media Luna…

Adulto incubando los huevos en el parque pamplonés (5-9-2020)

Como me pilla cerca de casa me he pasado bastante por él, y aunque estaba alto, y muy escondido entre ramas y hojas, las observaciones no han sido malas del todo… A pesar de ello, en muchas ocasiones la paloma estaba de culo, y no he podido disfrutarlo todo lo que me hubiera gustado…

Durante la incubación (5-9-2020)

La verdad que ha estado muy bien, y ha sido curioso… Ha sido muy agradable ver como parece que una especie se asienta definitivamente en la ciudad, llegando por si sola y mezclándose con otras especies ya existentes, en un amasijo de carreteras, edificios y ruidos…

Y es que, aunque la primavera ha pasado, según el “Atlas de Aves nidificantes de Navarra” de Elósegui (única cosilla de aves de Navarra y del año de la polka), la paloma torcaz puede criar desde abril a septiembre haciendo varias puestas, y siendo la última la más eficaz por el tema de tener disponibilidad de grano de rastrojeras como alimento fácil de conseguir….

Tras la puesta en el nido, de cuatro ramas “mal puestas” como podéis ver en las imágenes, son poco más de dos semanas de incubación de huevos, que esta pareja comenzó más o menos la primera semana de septiembre…

Y desde ahí todo ha sido un coser y cantar a toda velocidad, ya que hemos pasado prácticamente de ver a los adultos incubando en el nido, a ver a los pollos, uno con muy buen tamaño ya y el otro algo más pequeño pero también bastante majo…

Pollo ejercitándose ya por el nido (5-10-2020)

Polluelo tumbado descansando; al otro ejemplar (más tumbado), no se le ve (5-10-2020)

A los pocos días ya se movían por todo el nido, e incluso atrevidos salían del nido por las ramas del platanero en el que habían nacido… Tremenda la rapidez con la que este tipo de animales se mueven y desplazan tras nacer.

Un ejemplar en el nido, y el otro fuera (9-10-2020)

Investigando los alrededores con escasos días de vida… (9-10-2020)

Como suele ser lógico en este tipo de aves, entre los dos hermanos había una diferencia notable de tamaño… Ambos estaban bien crecidos, pero uno mucho más “regordete” que otro.

La pareja de polluelos (5-10-2020)

Y lo que me ha sorprendido ha sido las pocas cebas que he podido ver en tanto día…

Amor de madre (9-10-2020)

He pasado allí buenos ratos, algún día incluso horas, y suponía que con los tamaños de los pichones ya mayorcitos los viajes de los padres con alimento serían bastantes… Pero no. Eran escasos pero largos, dando de comer regurgitando durante varios minutos…

Aleteando uno de los pichones con la llegada de la madre (9-10-2020)

En plena ceba (9-10-2020)

En general, las palomas torcaces se alimentan de semillas y frutos, incluyendo hojas o diferentes plantas, y en las ciudades aprovechan y buscan alimento en los hierbines… En este caso, esta pareja lo hacía en la zona de la Magdalena y en el parque de La Media Luna, donde tenían el nido, y buscarían alimento en lugares cercanos…

Como dato, tenemos que añadir que puede que no sea la primera vez que esta especie cría en Iruña, pero sí que es la primera a la que se le realiza algo de seguimiento… Puede que criaran con anterioridad en el parque de las aguas en Mendillorri, ya que hay indicios, pero no hay nada confirmado… En fechas buenas se llevan viendo desde hace 4 años por Patxi Andueza, pero no hay signos claros de reproducción, y por lo tanto no hay nada confirmado… Parece también que hay alguna cita fiable en la zona del Club de tenis (Dani, un tocayo mío), hace un par de años, pero de la que no hay imágenes y tampoco se ha realizado ningún seguimiento a lo largo del tiempo…

Este año en cambio, que yo sepa se han visto ejemplares jóvenes también en Mendillorri y en los alrededores del complejo Hospitalario, por lo que parece que se asienta en Pamplona con firmeza, y que posibles reproducciones de años anteriores estén dando poco a poco buenos resultados…

Pollo de torcaz de estos días en Mendillorri (10-10-2020); Patxi Andueza

Así que poco más puedo decir… Parece que las citas ya empiezan a ser abundantes, y a partir de ahora la paloma torcaz pasará a ser una especie abundante en nuestros paseos urbanos.

Aquí, ha sido una gozada seguir a esta pareja de palomas, que ha conseguido sacar dos pollos y a las que tendremos en cuenta la primavera que viene para ver si vuelve a usar el mismo nido, o cambia de lugar por la zona…

Uno de los padres de la pareja de la Media Luna en pleno chapuzón en una de las fuentes del parque (9-10-2020)

Terminar dándole la bienvenida a esta nueva vecina por nuestra ciudad, y visto lo visto, diremos que… “Si hay cebo en el palomar, las palomas no faltarán”

La pareja de polluelos en el nido antes de echar a volar (8-10-2020)

Publicado en Por las calles..., Reproducción y cría | Etiquetado | 4 comentarios

Para txikis XLVII; culebra bastarda, sapo partero y lagarto verde

Como todos los meses voy con la sección para l@s pequeñ@s de la casa. En esta ocasión continuos con animales escamosos y viscosos, que son complicados de ver, pero fáciles de identificar si los observamos decentemente… Espero que os guste!

Culebra bastarda; Sugandila iberiar (Malpolon monspessulanus):

Descripción: Es la culebra de mayores dimensiones que podemos encontrar en Pamplona, pudiendo llegar a superar los 2 metros de longitud. Posee unos ojos grandes y una prominente ceja, que le da aspecto de culebra enfadada. Su coloración es bastante homogénea, con cierto tono verdoso y vientre amarillento, con juveniles más coloridos con combinación de tonos oscuros y claros.

Alimentación: Se alimenta de insectos, lagartijas, lagartos y pequeños roedores y pajarillos.

Hábitat: Especie típicamente mediterránea utilizando zonas de matorral, con combinación de espacios abiertos e incluso zonas húmedas. Es frecuente en zonas de cultivos, construcciones, basureros, vertederos…

Época del año y zona de Pamplona para verla: Como todas las culebras, las veremos a partir de primavera (y hasta otoño) siendo muy buen lugar para esta especie en Iruña la zona de la Magdalena.

Culebra bastarda – Sugandila iberiar

Sapo partero común; Txantxiku arrunta (Alytes obstetricans):

Descripción: Sapo pequeño y robusto, con ojos grandes, amarillentos y pupilas verticales, con piel algo rugosa y de color grisáceo, pero con pequeñas verrugas y manchas verdes y amarillentas. Curioso, se caracteriza porque tras la reproducción, los machos llevan un tiempo los huevos pegados a su espalda antes de depositarlos en el agua.

Alimentación: Se alimenta de insectos, escarabajos, moscas, polillas, lombrices… Cualquier insecto pequeño le puede venir bien, y además en su fase larvaria también come insectos acuáticos, materia vegetal e incluso carroña de animales muertos.

Hábitat: Muy variopinto, se encuentra en una muy buena variedad de lugares. Zonas húmedas como charcas, acequias o pequeñas regatas tanto de montaña, como de bosques, zonas de río, zonas de campos de cultivo, praderas e incluso grandes fuentes y estanques de ciudades.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Se trata de un animal acuático, que podemos ver en zonas colindantes del río Arga a partir de primavera, pero sin duda alguna, el mejor sitio para observarlo y escucharlo son los fosos de la Vuelta del Castillo.

Sapo partero – Txantxiku arrunta

Lagarto verde; Musker berdea (Lacerta bilineata):

Descripción: Lagarto de tamaño medio, de colores verdes muy llamativos, más en machos que en hembras. Moteados de negro, con marcas mayores en hembras que en machos. El vientre es amarillo. Y el macho en época de celo adquiere un azul turquesa en la garganta muy potente.

Alimentación: Se alimenta de insectos y sus larvas y caza también de vez en cuando pequeños vertebrados como pajarillos o pequeños reptiles… Puede alimentarse también de vegetales y frutos.

Hábitat: Muy variado en sus hábitats, suele ocupar lugares abiertos, con vegetación abundante y en muchas ocasiones zonas cercanas al agua.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Igual que todos los reptiles, daremos con él desde primavera a otoño, ya que en invierno se entierra para pasar la época fría del año. Es complicado verlo, siendo un muy buen sitio el paseo fluvial, en zonas cercanas a la Nogalera de Burlada y Magdalena.

Lagarto verde – Musker berdea

Y como siempre, ahí van en blanco y negro para que l@s txikis sigan coloreando la fauna de nuestra ciudad, en esta ocasión con los anfibios y reptiles, que aunque son difíciles de ver, también están presentes! A disfrutar!!!!!!

Publicado en Anfibios y reptiles, Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los planeos del rey de la alta montaña… Quebrantahuesos en acción!!!!!

Buenas!!! Hace ya casi un año de esta experiencia, pero tenía decenas de fotos que ordenar, procesar y eliminar, además de muchas otras entradas pendientes de diferentes viajes… Y es que, la vida no da para más!!!

Como bien dice el título de esta entrada, me fui a observar (una vez más) a mi ave favorita a las gargantas de Escuaín, en el Pirineo oscense, cerca de Aínsa, y en las estribaciones del conocido Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Quebrantahuesos en pleno vuelo (25-11-2019)

Todos los años voy allí visitando los mismos lugares, pero en esta ocasión, me decanté por probar un lugar nuevo… Un “hide”, lugar que da imágenes y observaciones casi imposibles de conseguir, en el poblado de Lamiana, de camino a los típicos y famosos miradores de Revilla, uno de los mejores lugares del mundo para ver a esta especie en libertad.

Así que sin más dilaciones, voy con las observaciones y bien de fotos de este viaje relámpago de sólo un día (25-11-2019), pero con un objetivo bien claro.

Quebranta adulto planeando, objetivo de la excursión (25-11-2019)

Para los que no sepáis que es un “hide”, se trata de un escondite preparado para la observación de fauna en su hábitat natural, de forma que en general se le aporta comida y así los animales tienen cierta querencia al lugar, por lo que se pueden realizar observaciones prácticamente imposibles y sin causar molestias al animal.

Vistas desde el “hide” (25-11-2019)

Lamiana está en las estribaciones del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, donde hay un buen listado de recorridos e itinerarios (GRs, senderos locales, varios treckings señalizados…) que podemos hacer a pie para disfrutar de la alta montaña.

El Pirineo tiene allí una de las zonas más visitadas con Ordesa muy cerca, y la combinación de cañones, cortados, valles, cimas, roquedos, ríos de alta montaña, bosques y demás hábitats, hace que sea un lugar variado y que merece la pena visitar, aunque tendremos que tener en cuenta que para llegar a ciertos puntos los desniveles son altos y necesitaremos una preparación física mínima o estar acostumbrados a “patear”…

Eso sí, esas buenas pateadas se ven más que compensadas con los fascinantes paisajes que nos deja aquella zona en cualquier fecha del año… En primavera verde llamativo, en invierno blanco de la nieve, y en otoño con la bonita combinación de colores que me tocó a mí por las fechas en las que visité el lugar, con nieves en las zonas más altas…

Para atraer a las rapaces, tras limpiar con agua, se echaron al lugar bien de patas de cordero y cabrito, y un pellejo de corzo, con lo que los buitres no tardaron en bajar, y mientras bajaban, algún quebrantahuesos ya se movía cercano sobrevolando el cebo que les habíamos puesto…

Buitres con quebrantahuesos planeando sobre ellos (25-11-2019)

Antes de hablar del quebranta, en esta entrada considero que hay otro protagonista muy importante, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido… Uno de los primeros espacios naturales protegidos en Europa, y declarado “Patrimonio Mundial” por la UNESCO, siendo el macizo calcáreo más alto de Europa.

Este Parque Nacional está compuesto por el valle de Ordesa, el valle de Pineta, el de Añisclo y el de Escuaín, (el que yo frecuento en estas ocasiones, siendo el más pequeño del Parque y seguramente el más desconocido y menos visitado)…

Además de ser “Parque Nacional” y estar declarado “Patrimonio Mundial”, también forma parte del “Geoparque Mundial de Sobrarbe-Pirineos”, de la “Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala” y está catalogado como “LIC” (Lugar de Importancia Comunitaria) y “ZEPA” (Zona de Especial Protección para las Aves).

Planeando, ante un espectacular paisaje (25-11-2019)

En la comarca de Sobrarbe y con una extensión de unas 16000 hectáreas de Parque y 19000 hectáreas de Zona Periférica de Protección, tiene varios puntos de interés, como fenómenos kársticos, glaciares, interesante fauna y flora (incluyendo especies endémicas) diferentes pisos bioclimáticos (carrascal, pinar, hayedo, prados subalpinos y prados alpinos…) entre los 700 metros del Río Bellós y los 3348 metros de la cima de Monte Perdido (macizo calcáreo más elevado de Europa), donde se mezcla la alta montaña y la inconfundible silueta del quebrantahuesos.

Quebrantahuesos inmaduro con típicas peñas de alta montaña al fondo (25-11-2019)

En 2018 el PN de Ordesa cumplió 100 años, con varias actividades y publicaciones, que si indagáis por la red no os será difícil de encontrar… Y es que 100 años no se cumplen todos los días (de hecho en España es el segundo Parque más antiguo, solo por detrás del de Picos de Europa).

Grandes cortados y especies rupícolas abundan en el lugar… (25-11-2019)

En lo que a flora se refiere, es un lugar muy rico, con más de 1400 especies, más de 80 endemismos, y la siempre interesante flora de alta montaña, ya que hay varias zonas y cimas que superan los 3000 metros de altura.

E igual que es rico en especies, es muy rico también en diferentes comunidades vegetales, debido a la mezcla de influencias climáticas. Por ello hay desde vegetación mediterránea en las zonas bajas de los valles, hasta vegetación totalmente alpina en las cimas, pasando por la submediterránea de las crestas rocosas y fuertes zonas de acantilados, o las zonas de ambientes más húmedos. Bosques de pino negro, hayas, abeto, pino silvestre, quejigo y carrasca son los protagonistas, con avellanos, sauces, fresnos o boj como actores secundarios creando un amplio y variado sotobosque.

Con buenos peñascos al fondo, el quebrantahuesos domina el cielo en este espectacular paisaje (25-11-2019)

En lo que a fauna se refiere, es también un lugar muy rico con animales de todo tipo.

Debido al ambiente alpino podríamos destacar el sarrio o rebeco, una especie de cabra de alta montaña, acompañado en lo que a mamíferos se refiere por especies importantes cinegéticamente como el corzo o el jabalí, o otras más pequeñas como el zorro, la nutria, la marta, la garduña, el tejón, o las simpáticas marmotas, roedor alpino que encontraremos en los pastizales y que excavan sus madrigueras en la tierra, aprovechando zonas con grandes bloques de roca.

En aves, además del quebranta y un buen elenco de aves rupícolas (buitre leonado, alimoche, águila real, halcón peregrino o treparriscos), cabe destacar otras especies forestales como el urogallo, la perdiz pardilla, la escasa perdiz nival, el pito negro o la lechuza de Tengmalm.

En lo que anfibios se refiere tenemos que destacar la rana pirenaica (endemismo de los Pirineos) o el tritón pirenaico, que vive en regatas. A todo ello buen acompañamiento de culebras y lagartijas.

Yo la verdad que me centré en la visita al “hide”, y no pude hacer caso más que a las especies que bajaron al lugar… Espectacular ver la marabunta de los buitres leonados volar mientras nos acercábamos al sitio… Las carroñeras ya sabían que iban a tener su festín! Jejejeje.

Buitres con las montañas al fondo (25-11-2019)

Y así fue… Los buitres leonados no tardaron y fueron los primeros en bajar tras realizar el aporte de carne y huesos, como suele pasar en estos casos…

Un muy buen jaleo de decenas de estas carroñeras, que empezaron a comer, a pesar de que entre el material echado poco tenían que rascar, ya que prácticamente todo eran patas y huesos de cordero y cabrito…

A pesar de ello, como siempre, un espectáculo verlos comer y pelearse entre ellos para poder de esta forma alimentarse… Y es que, el buitre leonado se trata de una rapaz de 6-8 kilos, pero que recién comido puede pesar hasta 10 o 11, y que tiene una longitud de entre 90 y 110 centímetros, siendo de las aves más grandes de Europa, con una envergadura alar que no anda lejos de los 3 metros… Imaginaros un bicho así aterrizando tan cerca… Una bestialidad!

Buitres en pleno festín (25-11-2019)

El buitre se trata de un ave gregaria, que vive en colonias, sobre todo en cortados y roquedos, tanto cortados montañosos, como cortados fluviales, e incluso en algunas zonas cortados marinos, lugares donde cría. Presente en Europa, Asia y África, en la Península Ibérica está presente en prácticamente todas las cadenas montañosas, siendo un ave muy común y habitual, y que cuenta en Iberia con el 80% de la población europea.

El ser gregario hace que en estos puntos se junten varios individuos (dependiendo el lugar hasta cientos), y al ser un ave carroñera (ave necrófaga que se alimenta de animales muertos), estos sitios donde se realizan aportes de alimento son el lugar ideal para poder disfrutar de ellos….

Se alimenta de carne y animales muertos, sobre todo grandes ungulados, como pueden ser ciervos, corzos, gamos o jabalíes, pero está muy ligado al ganado, ya que en la alta montaña es un “limpiador” de cadáveres de ganado doméstico que muere en el monte.

Precioso animal, a pesar de la mala prensa que tiene en ciertas ocasiones (25-11-2019)

Con las fotos os podéis hacer una idea clara del animal, pero aún y todo diremos que su cabeza y cuello son lo más característico de la especie.

De color crema, su cuello es grueso, largo y robusto, desprovisto de plumas, pero cubierto de un suave plumón, acabado en un grande, ganchudo y poderoso pico. Además, en el inicio del cuello posee un grupo de plumas largas y finas llamadas gorguera. Gorguera que es marrón en los jóvenes, y que conforme crecen en edad se vuelve blanca y más algodonosa.

Igualmente, el pico negro de los recién nacidos también se va aclarando hasta llegar a color crema, y el iris que es en los jóvenes de color oscuro, en los adultos es de color marrón clarito.

Estas características se deben a su alimentación… El fuerte pico le ayuda a desgarrar la carne, y el largo cuello le ayuda a meter la cabeza dentro del animal muerto, al que desgarra la piel y devora poco a poco introduciendo la cabeza y el cuello. Además, ese inicio de cuello con plumas, que lo hace más voluminoso, le sirve de tope, y el tener la cabeza sin plumas, es para que no se ensucie de sangre y otras sustancias; es decir, por higiene.

Todas estas características van cambiando poco a poco, adquiriendo el plumaje y caracteres de adulto, entre los 6 y 8 años, muy similar a lo que pasa en el quebrantahuesos, y que trataré un poquito más adelante…

Buen jaleo de buitres leonados (25-11-2019)

Y entre el meneo de buitres leonados, se mezclaban los quebrantahuesos (como ya podéis imaginar) pero con ejemplares que se movían individualmente y que con el meneo de los leonados pasaban por allí para ver que podían pescar y echarse al buche…

Como bien sabéis, el quebrantahuesos es un ave necrófaga del que ya he hablado varias veces por aquí y tiene su pequeña sección. También llamado “águila roja”, “pájaro de barro” por los baños que se da en esa sustancia, “cascahuesos” o “buitre barbudo” por sus bigotes, recibe su nombre más conocido (quebrantahuesos) por la forma de alimentarse, ya que para ello, usa una técnica muy depurada con los huesos de gran tamaño que no puede tragar de golpe, rompiéndolos para facilitar el engullirlos.

Quebrantahuesos tragando un hueso entre buitres, con coloración de ejemplar inmaduro, que luego analizaremos… (25-11-2019)

Se trata de la única ave del planeta que se alimenta principalmente de tendones, huesos, tuétanos, pellejos, pezuñas y partes duras de mamíferos (aunque bien es cierto, que si puede, tampoco hace ascos a trozos de carne). Normalmente huesos de cadáveres de ovejas, sarrios, cabras, jabalíes, ciervos, corzos… animales que viven en la alta montaña, tanto domésticos, como silvestres.

Si los huesos son pequeños se los traga de golpe. Pero la verdad que cuando digo pequeño es un poco engañoso, ya que es impresionante ver como se traga huesos que parece imposible, con unos simples movimientos de cuello…

Los coge con el pico, alza la cabeza y poco a poco lo engulle con suma tranquilidad acomodándolo en su buche con movimientos de cuello y cabeza. Es algo digno de ver. Lo hace con facilidad, y allí se puede ver a escasos metros. Uno de nuestros tesoros ibéricos en pleno hábitat y alimentándose como el sólo sabe… Un lujo!!!!

En cambio, si los huesos son más grandes, lo que hace es cogerlos con las garras y llevárselos a zonas de rocas, donde desde grandes alturas los suelta (calculando vientos, alturas y demás) para intentar romperlos contra grandes pedruscos que usa en forma de yunque y de esta manera facilitar la ingesta. De ahí el nombre del animal, quebrantahuesos. Parece ser que igualmente se alimentan de tortugas, usando la misma metodología.

Quebrantahuesos entre buitres (25-11-2019)

Este animal, siempre ha estado ligado a los huesos de los cadáveres de ganado que muere en el campo, aunque en las zonas altas también se aprovecha de animales salvajes. Por ello, siempre es fácil ver ganado suelto en zonas donde abundan este tipo de rapaces, y de hecho, la retirada del ganado del monte y el aumento de la ganadería intensiva sustituyendo a la extensiva no le viene nada bien al animal. El que haya menos ganado suelto en el monte, hace que lógicamente haya menos bajas, lo que dificulta la búsqueda de alimento al quebrantahuesos…

Precioso ejemplar en vuelo (25-11-2019)

Y aunque ya habéis visto fotos, describiremos un poco al animal…

De grandes dimensiones, con envergadura de hasta 3 metros de longitud y peso de hasta 7 kilos, presenta en vuelo una figura esbelta y estilizada inconfundible además de por su buen tamaño, por tener las alas puntiagudas y estrechas y la cola muy larga en forma de rombo, compuesta por tan solamente 12 plumas.

Es la única rapaz de tales dimensiones con la cola tan larga, ya que buitres o águilas la tienen mucho más corta, por lo que es bastante fácil de diferenciar.

Ejemplar joven planeando y jugando con el viento (25-11-2019)

Ya os he hablado montón de veces del quebrantahuesos, pero vamos una vez más con ello…

Una característica muy importante y que llama mucho la atención es su rostro. En primer lugar destacar los ojos de color claro rodeados por un anillo rojo intenso (dicen que a mayor intensidad de rojo, más feliz es el animal, no sé si será cierto o no, pero parece que la calidad de bienestar y salud se transmite en mayor o menor intensidad), y un antifaz negro terminado debajo del pico en una especie de bigote o barba, que le da también el nombre de “buitre barbudo” en muchos lugares. Además, posee un ganchudo pico, de color grisáceo, y su lengua está agujereada, por el tema de facilitar la ventilación cuando vuela.

Con cabeza emplumada al contrario que otros buitres y pico estrecho, también posee los tarsos (las patas) con plumas. Ello es porque no mete la cabeza en carroña e interior de animales muertos como si que hacen otros buitres, ya que su particular alimentación no lo hace necesario. Además, en ocasiones se le “eriza el plumaje de la nuca” dándole un aspecto más gracioso, agresivo y espectacular si cabe.

Ejemplar adulto en vuelo (25-11-2019)

Habéis visto ya unas cuantas fotos del animal, y ya os habréis dado cuenta que la coloración de unos individuos a otros es muy variable. Eso se debe a la variabilidad del color en los 7 primeros años de vida, algo en lo que vamos a entrar a continuación, pero de forma muy somera, ya que tengo en mente otra entrada más adelante con muchísimas fotos sobre ello, realizadas en Buseu, otro “hide” pero en tierras catalanas, donde pasé un par de días y me traje muchísimas fotos, con las que podré explicar el plumaje mucho más en detalle…

A groso modo, toca decir que el quebrantahuesos hace tres mudas (cambios) de su plumaje poco a poco, y que es más retrasada en machos, que al parecer adquieren el plumaje de adulto algo más tarde que las hembras.

Aunque no es fácil porque entre algunas edades las diferencias son escasas, y todo varía en cada ejemplar dependiendo de la época del año (ya que casi continuamente están cambiando y mudando plumas), por los plumajes de los quebrantahuesos se pueden distinguir varias edades diferentes.

El concepto general es que al nacer son totalmente oscuros, y con el paso de los años la cabeza y el pecho se van aclarando, hasta convertirse en plumajes totalmente claros.

Ejemplar joven en vuelo, totalmente oscuro, y cambiando el plumaje de las alas (25-11-2019)

Con plumaje intermedio, viendo zonas con plumas oscuras aún en cabeza y vientre, pero en general ya adquiriendo plumaje de adulto (25-11-2019)

Aleteando precioso ejemplar adulto, con alas negras y cuerpo de coloración clara (25-11-2019)

Adulto en plena pirueta (25-11-2019)

Detalles que se veían tanto en las aves en vuelo, como en las aves posadas en el suelo…

Ejemplar posado entre buitres, con cabeza totalmente negra, mientras que al fondo se ve un ejemplar que parece adulto (25-11-2019)

Otro ejemplar entre buitres, totalmente oscuro pero en el que se le intuye alguna pluma clara en el cuello y cabeza, y en el que se ve que están cambiando plumas de las alas, con coloraciones muy diferentes (25-11-2019)

Tenemos que saber que el color anaranjado no es propio del plumaje, sino que es adquirido en baños para desparasitarse y “apañar” su plumaje, que se da el animal en regatas de alta montaña o en charcos donde el agua es rica en hierros y minerales calizos.

De esta forma la intensidad del naranja de cada ejemplar es diferente, según donde se de dicho baño, la cantidad de minerales que tenga el agua del lugar o el tiempo desde la última vez que lo hizo, y por ello se pueden ver ejemplares desde muy blancuzcos a naranjas muy intensos.

Caminando por el “hide” un individuo adulto donde se aprecia el anaranjado de su cuerpo (25-11-2019)

Como curiosidad, decir que los ejemplares cautivos que se usan en centros de recuperación, son totalmente blancos, ya que no se dan este tipo de baños. Y en libertad, el tema de baños es muy similar a lo largo de la vida de un ejemplar. El que se baña poco, lo hace poco siempre, y el que lo hace mucho, lo hace durante toda su vida muchas veces.

Al parecer, añadir que existen diferencias entre machos y hembras, pero que no son definitivas para sexar. Hay mayor frecuencia de machos en ejemplares blancos, y de hembras en muy anaranjados. Decir también que la intensidad del baño dura unos 3 meses, y que en general en invierno, las intensidades del naranja son mayores.

Igualmente pasa con el collar, que parece que es más completo en hembras, y ausente o menos marcado en machos, aunque tampoco lo consideraremos dimorfismo sexual, ya que no siempre es así. Importante saber que los collares son todo diferentes, y que no hay dos quebrantahuesos con el mismo collar.

Ejemplar subadulto en plena alimentación, donde se ven los detalles de su cara, y a pesar de notarse plumaje naranja de adulto en garganta y pecho aún mantiene plumas oscuras, lo que hace que este ejemplar no haya llegado al plumaje de adulto  (25-11-2019)

Hablando un poco de distribución, el quebrantahuesos se trata de un ave de alta montaña. A nivel mundial se encuentra en las grandes cordilleras de Europa, Asia y África, dividido en dos subespecies, una que ocupa Eurasia y el norte de África, y otra que ocupa la parte más sureña del continente africano.

Al ser un animal de alta montaña, a finales del siglo XIX se podía encontrar distribuido casi por todos los macizos montañosos de Europa, pero debido a varios factores (de los que hablaremos luego) esa distribución cayó en picado y quedó relegada a solo algunas cadenas montañesas.

Ejemplar joven volando con espectaculares montañas (25-11-2019)

Su población se estima entre 10000 y 100000 individuos, y a día de hoy, lo podemos encontrar en el Pirineo (lugar de toda Europa con más ejemplares, a lo largo de Francia, Andorra, Cataluña, Aragón y Navarra) con mayor número de individuos en la zona aragonesa con unas 90 parejas. Además, en Europa, buenos sitios para verlo son Córcega, Los Alpes (donde se llegó a extinguir y hay un fuerte proyecto de cría y de reintroducción) o la isla de Creta.

Por otro lado, en África, donde se dan las dos subespecies (una en el norte y la otra en el este y en el sur), se puede encontrar en Marruecos y el Atlas, Egipto, Etiopía, Kenia, Tanzania, Sudáfrica y países colindantes; y en Asia (donde se encuentra una fuerte parte de la población mundial) está presente en casi todas las cordilleras del continente, por lo que no me voy a liar a enumerar todos los países donde se localiza…

Ejemplar adulto (25-11-2019)

Hablando de lo que nos toca a nosotros (la Península Ibérica), además de en Pirineos se encuentra también en Picos de Europa y en Andalucía, lugares en los que ha sido reintroducido en los últimos años, y últimamente se está introduciendo igualmente en otras cadenas montañosas, viéndose cada vez más ejemplares en Gredos, zona del Moncayo, Maestrazgo…

Girando con las montañas del fondo nevadas (25-11-2019)

Revirando con nieve en los fondos (25-11-2019)

Para la próxima entrada en la que hablaré sobre todo del plumaje del animal, me centraré también en estudiar su distribución un poco más a fondo, con resultados de cría de este año de diferentes zonas, y entrando un poco más a fondo en los proyectos de reintroducción del animal, que en esta especie parece que son cada vez más comunes, y pueden llevar al optimismo…

El otoño tardío daba buen colorido a los fondos (25-11-2019)

En pleno aleteo (25-11-2019)

Siguiendo un poco con su bilogía, ya que estamos en época de primeras semanas de vuelos de polluelos, iremos ahora un poco con el tema de la reproducción. El quebrantahuesos, además de formar parejas de una hembra y un macho, también hace tríos poliándricos, formados por dos machos y una hembra, y últimamente han sido observados tríos del Pirineo y Alpes con dos hembras y un macho; alguna vez se han visto unidades reproductoras de 4 ejemplares, con dos machos y dos hembras, pero el éxito reproductor de estos cuartetos es escaso.

Esto de los tríos y demás, es algo curioso pero bastante habitual en los buitres. Parece ser que dos tercios de los quebrantahuesos son monógamos, pero el otro tercio es poliándrico.

Girando (25-11-2019)

En las paradas nupciales (además de defender territorio), producidas en invierno (y para las que ya falta poco), la pareja (ya con 7 años cada uno mínimo) toma altura volando junta y en círculos muy cerrados. Así, llega el punto en el que los dos ejemplares entrelazan sus garras y caen en picado girando sobre sí mismos durante varios metros y segundos, acabando por soltarse a pocos metros del suelo. Además, a todo ello, se le unen espectaculares picados individuales en la zona de nidificación. Es un espectáculo la mezcla de vuelos y silbidos que realizan en esta época del año, que se puede atrasar más o menos en el tiempo a partir de noviembre.

Los nidos los hacen generalmente en cuevas y oquedades, y los realizan durante esta misma época, haciendo buenas estructuras sobre todo con ramas y lana de ovejas, que aprovecha sobre todo para mantener el calor de huevos y pollos en esta época tan fría.

El huevo es ocre, y necesita algo más de 50 días de incubación, en la que tanto macho como hembra se ocupan de dar calor al embrión. Hay que tener en cuenta que es un momento crítico, ya que por estas fechas las temperaturas son mínimas, y en muchos casos extremas, con lluvias, heladas, nieves y tormentas. Algo, que si aún cabe hace más emblemática a esta especie.

Entre cañones, combinando nieves y colores otoñales (25-11-2019)

Luego, tras el nacimiento, el pollo permanecerá en el nido unos 110-120 días aproximadamente, adquiriendo ya el tamaño adulto pero siendo menos corpulento. Aunque generalmente nace un pollo, hay ocasiones en los que la puesta consiste en dos ejemplares, pero al nacer el segundo con 4-5 días de retraso sobre el primero, el menor tamaño hace que su hermano mayor le agreda, se lleve toda la comida y le domine, por lo que casi siempre muere a falta de alimento.

Durante la cría, aunque el pollo esté preparado para tragar pequeños huesos, los padres suelen desmenuzar la comida para facilitar el proceso de alimentación. Tras los días en los que el pollo permanece en el nido, al final vuela estimulado por los padres que se encuentran en algún oteadero y que le ponen comida cerca a modo de cebo para animarlo a que salte.

Así comienza a volar, y una vez aprendido esto, acompaña a sus padres hasta invierno, cuando se produce el celo del animal. Aún y todo, antes de abandonarlos (más o menos en enero), enseñan a la vez que entrenan a sus hijos, el proceso de alimentación y de tirar huesos a rompederos, para que de esta forma, tras separarse puedan buscarse la vida por si solos.

En esta dispersión juvenil, que dura desde que se separan de los padres hasta que se asientan en un territorio y encuentran pareja y se reproducen, la mortalidad es muy alta, así que es un momento crítico para la especie, en el que cada ejemplar recorre cientos y cientos de kilómetros, pasando en ocasiones de unos macizos montañosos a otros hasta que encuentran el sitio adecuado para reproducirse.

Ejemplar adulto en pleno aleteo (25-11-2019)

Además del quebrantahuesos, pude ver alguna especie más desde el “hide”, pero la verdad que poquita cosa… Pasé unas 5 horas dentro, entrando sobre las 10 tras limpiar con agua las patas una a una para eliminar “toxinas” y posibles fármacos del ganado, y en el rato que estuve allí dentro, además de los buitres y quebrantas ya citados, apenas pude sumar zorzales comunes, cornejas, cuervos y milanos reales…

Cuervo en el talud (25-11-2019)

Y es que, cuervos y otras carroñeras suelen acompañar al quebrantahuesos en este tipo de lugares de alimentación suplementaria.

Entre estas aves carroñeras no faltaban los milanos reales, aunque la verdad que no entraban al “hide” en condiciones. Siempre es de buen agrado ver a esta especie, que a pesar de ser muy habitual en el noreste peninsular, está catalogada como “en peligro de extinción”… A mí me resulta una especie complicada de fotografiar, a pesar de que por mi tierra es (junto al ratonero) la rapaz más común y habitual en zonas abiertas, siendo relativamente fácil verla en vuelo en pleno campeo.

Milano real planeando sobre la zona de alimentación (25-11-2019)

Planeando sobre la comida (25-11-2019)

Y aunque les costaba entrar al “hide” y se mostraban muy recelosos, hacían preciosas peleas en el aire… No les llegué a pillar posados alimentándose, pero la verdad que andaban cerca y en vuelo pude realizar alguna cosilla chula…

Es un espectáculo ver a esta colorida y elegante rapaz a tan escasos metros, mezclándose con buitres o quebrantahuesos entre otras especies…

Pareja de milanos reales enganchados con laderas de nieve al fondo (25-11-2019)

En el rato que estuve allí esperando, cabe destacar los momentos en los que los quebrantas aterrizaban… La visita de ejemplares es continua, por lo que entre ellos se producen buenas peleas y enganchones. Es impresionante oírles silbar en el aire y ver como unos animales de tres metros de envergadura aterrizan, muchas veces cayendo prácticamente encima de otros individuos a los que desplazan.

Ejemplar marcado aterrizando en el lugar (25-11-2019)

Y es que, es una auténtica pasada ver como estos bicharracos llegan jugando con el aire y abren las alas, despliegan la cola y sacan las garras para posarse en el suelo, llegando a grandes velocidades en momentos únicos.

Aterrizando (25-11-2019)

Llegando a tierra (25-11-2019)

Espectacular llegando junto a buitres!!!!!! (25-11-2019)

Y además de los aterrizajes… destacar las peleas!!!! Incluso en el aire, se dan también buenas peleas y buenos arreones, en la que los ejemplares jóvenes siempre son más agresivos, y entran más al trapo que los adultos, ya que al parecer, los individuos más experimentados prefieren no meterse en trifulcas para mantener el plumaje que tanta falta les hace intacto.

Quebrantahuesos en plena pelea (25-11-2019)

Pareja enganchada en el aire (25-11-2019)

La verdad que pocas interacciones pero muy intensas a la vez… Persecuciones de segundos y que terminaban con pequeños contactos en el aire y con el abandono de los ejemplares… Momentos difíciles de fotografiar pero especiales e inolvidables, ya que el ver a estos colosos del cielo volando a altas velocidades, uno tan cerca del otro y a tan escasos metros, llegando incluso a escuchar el sonido de las alas al cortar el viento, es una preciosa sensación.

En plena persecución (25-11-2019)

Como por allí y alguna otra zona muy cercana hay muladares en los que se realiza durante todo el año (con diferente intensidad según la época) aporte de comida para esta rapaz que está catalogada en “peligro de extinción”, es también muy buen lugar para ver ejemplares que forman parte de programas de marcaje y seguimiento.

Yo observé varios ejemplares marcados. Observaciones que dan datos muy interesantes, sobre todo de sus desplazamientos, del uso del espacio, dormideros y uso de este tipo de muladares, que pueden dar información muy buena a la hora de plantear estrategias para la conservación de la especie.

Yo observé a “Oliva”, una hembra marcada en 2017 en Garcipollera y que en este viaje tenía los 2 años pasados y que portaba marcas amarillas; a “Alfranca”, de sexo desconocido, marcado en 2018 y con unos 4 años de edad; a un macho marcado en Garcipollera con marcas alares azules y código “22” de nombre “Asamun” (del que ya habéis visto una fotografía anterior aterrizando) y “Pifia” con marcas alares blanca y fucsia, ejemplar marcado en Garcipollera y de unos 4-5 años de edad.

“Oliva”, hembra que en la actualidad tendrá unos 3 años (25-11-2019)

“Alfranca” junto a otro ejemplar entre buitres… (25-11-2019)

“Asamun” posado (25-11-2019)

“Pifia”, con marca alar de fácil lectura (25-11-2019)

“Pifia” desde el otro lado… Marca blanca y rosa (25-11-2019)

Además, también vi a “Génova”, un ejemplar de quebranta ya adulto con las dos marcas rojas (pero que no pude fotografiar), a los buitres leonados “MT9” y “MJ9”, y especial ilusión me hizo ver a “Zazpi”, quebrantahuesos navarro, nacido en 2017 (con cerca de tres años en la foto) y con anilla blanca en la pata izquierda y negra en la derecha… “Zazpi” no posee marcas alares, por lo que su identificación es más complicada si cabe, ya que para ver las anillas y poder ver el código hay que observarlo muy bien… Así que una suerte poder ver a este ejemplar de mi tierra por allí.

“Zazpi”, quebranta navarro (25-11-2019)

Cada vez en esta sociedad estamos más acomodados, y eso hace que la ganadería vaya a ganadería intensiva (macrogranjas con cientos y miles de cabezas alimentadas con piensos) restando protagonismo a la ganadería extensiva (ganado suelto en el monte alimentándose de hierba y pastos naturales). Por ello, cada vez hay menos cadáveres en el monte (principal fuente de alimento de la especie), y eso hace que al protagonista de esta entrada le sea más difícil encontrar comida y que haya menos alimento para todos. Algo difícil de arreglar, y que de momento se está haciendo con muladares, pero… ¿hasta cuándo será viable esta situación de repartir patas en diferentes puntos del Pirineo para mantener al animal?

Esto unido a choques con tendidos eléctricos, posibles choques con molinos eólicos, el uso de venenos indiscriminadamente por ganaderos y cazadores para eliminar lo que ellos equivocadamente llaman “alimañas”, o cazadores (o mejor dicho “escopeteros”) que lanzan perdigones a todo lo que se mueve sin importar ni especie, ni catalogación del animal solo para poder probar su acierto, o reírse junto a otros compañeros en el bar, ha hecho que el quebrantahuesos haya llegado a tener una situación tan delicada en Europa y en el Pirineo, de la que parece que poco a poco se está recuperando por la habilitación de estos muladares y por la mayor concienciación medioambiental que parece poco a poco va calando en la sociedad, dando valor a estas especies que antes eran odiadas y que ahora se piensan mucho más en mantener y conservar, ya que además de haber nacido fundaciones, ONGs y asociaciones con ideología conservacionista, se puede ver como un reclamo turístico que deja unos buenos ingresos económicos en las zonas que son capaces de explotar este recurso sosteniblemente… El quebrantahuesos en sí, es un sello de calidad y un fuerte reclamo turístico…

Ejemplar volando a rassssssssssssssss (25-11-2019)

Con nieve (25-11-2019)

Esta zona, ya tiene su propio valor con el propio “Parque Nacional”, pero la existencia de esta mítica, mística y curiosa rapaz le da aún un toque más mágico, y le da un valor ornitológico muy importante, ya que a pesar de que en su día la especie estaba prácticamente en todas las cadenas montañosas ibéricas, es en esta zona donde se dan las densidades más altas del mundo, teniendo además miradores y muladares adaptados y preparados para su observación.

Ejemplar posado, algo complicado de ver si no es desde un sitio preparado como este (25-11-2019)

Valor ornitológico que se suma al listado de aves rupícolas y de alta montaña de la zona…

Buitre leonado, águila real, alimoche, halcón peregrino, milano real, milano negro, águila culebrera, treparriscos, cuervo, chovas, aviones roqueros, gavilán, azor, mirlos capiblancos, picamaderos negros, mochuelo boreal, perdiz nival, urogallo, perdiz pardilla… y un larguísimo y extenso listado de importantes aves que hacen de los Pirineos un lugar interesante para visitar con prismáticos y telescopio.

Milano real con paisaje nevado de fondo (25-11-2019)

El paisaje, como ya he dicho antes espectacular… con un colorado otoño a pesar de las tardías fechas, y primeras nieves, que dejaban las montañas más altas y lejanas preciosas.

Planeando con nieve de fondo (25-11-2019)

Ejemplar subadulto con espectacular paisaje tras el (25-11-2019)

Incluso en ocasiones, los animales pasaban muy cerca del “hide”, pudiendo captar la belleza del paisaje, y la del animal… Me quedo con la espinita de no pillar todo aquello aún de manera más invernal, con más nieve y con frio extremo, lo que le da más valor aún a esta especie, que vive en unas condiciones tan extremas…

A ver si este año me puedo escapar por allí con buenas nevadas y puedo verlo volando entre copos de nieves, fuertes tormentas, y comiendo en un manto blanco que cubra todo el suelo… Tengo ganas de volver!!!!!

Ejemplar en pleno aleteo (25-11-2019)

No hay animal más bonito… (25-11-2019)

Poco a poco ya me despido… Ya veis, un lugar especial, con una especie especial…

Quebranta adulto en pleno vuelo (25-11-2019)

Escuaín; lugar al que nunca me canso de ir, y que volveré a visitar, ya que cada viaje allí es diferente, lleno de nuevas observaciones, con individuos totalmente diferentes y que hacen de todo una experiencia nueva cada vez, donde la magia de los aleteos de este ave tan emblemática hace que el reloj se pare y por momentos desaparezcan los problemas y preocupaciones.

Ejemplar en pleno giro (25-11-2019)

Además, estoy muy contento y satisfecho con las tomas que me traje… Siempre se puede mejorar, pero me sirven para revivir los momentos que pasé por allí entre estas fantásticas siluetas… Había oído hablar muy bien de este “hide” y del bonito paisaje que le rodeaba, y la verdad, que no defraudó.

Volando por encima (25-11-2019)

Con todo ello, me despido por hoy… Espero no haber sido muy “brasas”, y recordar que tengo pendiente una entrada a fondo del plumaje y de la distribución ibérica actual de la especie…

Nunca me cansaré de ver y observar a este animal que en muchas ocasiones me deja sin aliento, y como decía Francisco Umbral, “el cielo nos contempla por los ojos de acero y sangre de ese último quebrantahuesos fiel a una península de locos. Que no se nos muera. Que no se diga”.

Combinación de colores (25-11-2019)

Publicado en "Quebranta", Buscando muy a lo lejos... | 4 comentarios

Revista EZKABA (Octubre 2020) Mamíferos VII; CORZO

A VISTA DE PÁJAROS

Hoy vamos con un mamífero que no está directamente en el barrio, pero que es muy fácil de ver en las cercanías… Vive en el monte Ezkaba, y suele salir a pastar a los prados de la parte baja de la ladera, donde se ven desde la Ronda Norte, o bien desde la zona del parque de los Aromas. Se trata del corzo, una especie de pequeño ciervo cada vez más común en nuestros montes.

MAMÍFEROS VII

Corzo; orkatz (Capreolus capreolus): El corzo es un ciervo pequeño, de color pardo, que varía del gris al rojizo según la época del año, y con una mancha característica en el culo más clara que diferencia a machos y a hembras según las forma. El vientre es más claro, y los machos se caracterizan por tener unas cuernas de pequeño tamaño, con tres puntas en general, pero que pueden llegar a tener alguna más en ejemplares más mayores y fuertes. Estas cuernas se caen a principios de invierno, y le vuelven a crecer en primavera, para que los machos puedan conquistar a las hembras en la época de celo.

Precioso ejemplar con las primeras luces del día (1-7-2020)

Se trata de un animal principalmente forestal, que ocupa todo tipo de bosques, tanto de haya y roble como de coníferas, y que se puede encontrar en zonas arbustivas o más a dehesadas, y que se adapta a zonas más abiertas, ya que muchas veces se alimenta en zonas de campos de cultivo.

Su alimentación es totalmente vegetariana, y se basa en brotes tiernos, hojas de arbustos y árboles, pequeños frutos y hierbas de pastizales y campos.

Precioso macho de corzo (2-7-2016)

Se trata de un animal que en general se suele ver en parejas o en pequeños grupos (hembras con crías), siendo los machos algo más solitarios, y muy abundante en toda Navarra.

Está presente en prácticamente toda la mitad norte peninsular, y en claro ascenso poblacional, y a pesar de ser principalmente un animal nocturno, cada día es más fácil verlo a plena luz.

Precioso corzo caminando en un campo con las primeras luces (3-7-2016)

Con cierta importancia cinegética, debido a su preciosa cornamenta y su valor gastronómico, como ya he dicho antes, nuestros corzos los veremos desde la Ronda Norte y alrededores en la falda del monte Ezkaba, falda que aprovecha para alimentarse (incluso al mediodía), sobre todo al comienzo de la primavera, aprovechando los campos donde se planta hierba y otro tipo de cultivos para distintos usos.

Para leer la revista completa: https://issuu.com/ezkabarotxapea/docs/2020-10

Publicado en Revista Ezkaba | Etiquetado | Deja un comentario

Las nuevas gárgolas en la catedral de Pamplona; halcones peregrinos controlan nuestros cielos

Como bien dice el título, desde el año pasado, el halcón peregrino (el ave más rápida del planeta) reina en uno de los edificios más altos de nuestra ciudad, la catedral de Pamplona.

Uno de los ejemplares habituales (20-2-2020))

Halcón con mucha querencia por la misma torre (19-2-2020)

Hace poco ya hablé de ello, pero vuelvo a la carga con este tema porque tenemos novedades en la zona… Novedades muy interesantes además.

En mayo de 2019 el Ayuntamiento de Pamplona (en colaboración con el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra), introdujo una pareja de esta rapaz en la catedral de Iruña con la idea de ahuyentar a las palomas del Casco Viejo de la ciudad, teniendo así un controlador natural de las abundantes (y en ocasiones molestas) palomas domésticas pamplonesas.

Se trata de una especie que normalmente cría en cortados, roquedos, foces, pero que cada vez es más común en edificios altos de grandes urbes. Claros ejemplos de la adaptación del halcón a vivir en ciudades son Zaragoza, Granada, Valencia, Barcelona o Madrid (donde hay varias parejas que crían y a las que se les hace seguimiento, anillando los pollos para posteriores estudios).

Halcón peregrino en vuelo (28-1-2018)

Nuestra pareja, “Iruña” (la hembra) y “Falco” (el macho) fueron un par de pollos que venían de las Bardenas, y a los que se les colocó un gps para seguir sus movimientos. Se soltaron con el método de “hacking”; una especie de cría en jaulas, donde se les alimenta de forma artificial hasta que son capaces de salir del jaulón, volar y buscar alimento por si solos.

Alimentándose en lo alto de la torre (5-9-2020)

Con los gps que portaban, se vio que una vez salieron de la jaula, se buscaron la vida y se desplazaban sobre todo por la Cuenca de Pamplona, volviendo muchas de las tardes a dormir a la catedral, usando una torre de la puerta principal como predormidero, y pasando a una más alta y central donde se quedaban cuando caía la noche.

Pero por desgracia, como muchas veces ocurre en la naturaleza, no todo marchó bien, ya que al mes, la hembra se recogió muy débil en la zona de las huertas de Aranzadi, y terminó por morir en un centro de recuperación, al parecer por deshidratación y desnutrición. Coincidió todo con una ola de calor, que seguramente habría mermado a la joven e inexperta halcona.

Pero bueno, parece que “Falco” se asentó en el territorio, y se sigue viendo con frecuencia posado en las torres del edificio (se le puede identificar por tener una anilla morada en la pata izquierda y una metálica en la derecha)…

“Falco” en su posadero (25-1-2020)

Anilla que difícilmente se le ve por tener las patas emplumadas, pero que en determinadas posturas se puede adivinar…

Y las novedades… os cuento!!!! “Falco” tiene un nuevo compañero… (o compañera!!!). Últimamente visita la torre otro individuo, del que desconocemos el sexo, pero que igualmente controla todo desde lo alto de la misma torre… No posee anillas, y eso lo diferencia de nuestro querido “Falco”. De la misma manera, este nuevo halcón usa esta zona alta también para alimentarse de sus presas.

El nuevo ejemplar, sin anilla (13-9-2020)

Cita muy interesante como podeis imaginar, ya que parece que hay repuesto a la hembra fallecida, y se trata de un ejemplar que por su plumaje ya he visto mínimo en dos ocasiones, ya que con precisión e insistencia se pueden ver pequeñas diferencias con “Falco”, el ejemplar que teníamos hasta ahora…

Además, el que haya 2 ejemplares diferentes hará de reclamo a otros posibles individuos que estén en paso o juveniles que estén en dispersión y buscando territorio, lo que a su vez indirectamente hará más fácil el que se instale una pareja…

Parece que ambos ejemplares se dedican a cazar palomas, desplumarlas y alimentarse en el mismo lugar, comportamiento que sin duda alguna ha visto el halcón “nuevo” realizar a “Falco” y que copia…

“Falco” en plena alimentación (23-5-2020)

Un lujo tener a esta pareja entre nuestros edificios, y un espectáculo verlos volar y cazar en los alrededores, con esos picados que alcanzan (y superan) los 300 kilómetros por hora, usando con frecuencia las zonas abiertas de la Magdalena, donde las palomas son muy comunes en los caballos de Goñi…

Sobre su presa (6-9-2020)

Ya veis, un par de nuevos vecinos en el barrio, de carne, plumas y hueso, a los que veremos por el Casco Viejo de Iruña a partir de ahora… A ver si tenemos suerte, surge el amor, y en unos meses pequeños halconcillos se suman como nuevas gárgolas del edificio… Halcones que tenemos que tomar como ejemplo por “mirar lejos, volar alto, y sin miedo a exponer el pecho“. Jejejejejeje.

Precioso, este ejemplar que hasta ahora no era el habitual… (13-9-2020)

Publicado en Por las calles... | Etiquetado | 2 comentarios

Para txikis XLVI; garduña, rata de agua y castor

Y una vez más, continuamos con la fauna de nuestra querida Pamplona…

Seguimos con tres mamíferos que habitan nuestros lares, de los cuales dos especies son roedores bastante fáciles de ver, y la otra se trata de la garduña, de hábitos nocturnos, muy esquiva pero de la que conocemos su presencia por las huellas que nos deja en las zonas húmedas… Y es que, la fauna de Pamplona no deja de sorprender, tenemos mucho más de lo que pensamos!

Garduña; Lepazuri (Martes foina):

Descripción: La garduña es un mustélido, de tamaño medio, de ojos pequeños, color marrón y con garganta y una especie de babero blanco; posee patas y manos cortas, pero una larga y peluda cola.

Alimentación: Mamífero omnívoro con dieta muy variada, que aunque puede comer frutos,  principalmente se alimenta de pequeños invertebrados, roedores, pajarillos, ranas, lagartijas y culebrillas.

Hábitat: Animal forestal que habita todo tipo de bosques, desde dehesas, a zonas más cerradas, tanto de haya como de roble.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Muy escurridiza, es prácticamente imposible de ver, ya que es muy esquiva y nocturna, pero su presencia queda delatada por las huellas y rastros que nos deja de vez en cuando en las orillas del río Arga, lugar por el que parece que se mueve.

Garduña – Lepazuri

Rata de agua; Mendebaldeko ur-arratoia (Arvicola sapidus):

Descripción: Roedor de mediano tamaño de aspecto robusto y rechoncho, que mide unos 20 centímetros con cola de 15 centímetros aproximadamente. El pelaje es espeso, denso y corto (adaptado al agua y el buceo), marrón oscuro sobre la espalda, y gris por el vientre, aunque varía según el lugar y según cada individuo. Su cabeza es redondeada y bastante achatada en el morro, con unos largos bigotes y unos pequeños y redondeados ojos negros.

Alimentación: Se trata de un animal herbívoro, que se alimenta de tallos, hojas y raíces, sobre todo de plantas acuáticas, pero también puede comer algún animal acuático (insectos, alevines de peces, anfibios e incluso huevos…); como curiosidad, es capaz incluso de comer bajo el agua.

Hábitat: Como su nombre indica, está relacionada con medios acuáticos (de aguas lentas sobre todo), con vegetación herbácea y de matorral en las orillas donde pueda esconderse, y suelos frescos y húmedos donde pueda hacer agujeros. Ríos, arroyos, regatas, lagos, pantanos, deltas, acequias de riego…

Época del año y zona de Pamplona para verla: Animal totalmente acuático, muy escaso, pero presente en nuestro querido río Arga durante todo el año, e icono del estanque de Mendillorri, donde se ha instalado durante el año pasado una buena colonia.

Rata de agua – Mendebaldeko ur-arratoia

Castor; Kastore europar (Castor fiber):

Descripción: El castor europeo es el roedor más grande de la Península Ibérica, llegando a pesar hasta 30 kilos. Se trata de un animal de aspecto grueso, sin cuello, con cabeza grande y con morro bastante romo. De color marrón chocolate, con pelo tupido y largo, es inconfundible si le vemos la cola, con forma de pala alargada y de color más oscuro que el cuerpo. De manos pequeñas pero pies más grandes, tiene todas las extremidades “pegadas” al cuerpo, compuestas por cinco dedos cada una, con uñas potentes y membrana interdigital en las patas.

Alimentación: Animal herbívoro que se alimentan de la corteza, ramas y hojas de los árboles que talan y de las raíces de plantas acuáticas, brotes verdes y hierbas.

Hábitat: Especie totalmente acuática, que vive en madrigueras en las orillas de masas de agua, y que se aleja muy poco del agua. Principalmente en ríos, aunque puede encontrarse en grandes pantanos y lagunas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Habitual en nuestro Arga, no es fácil de observar principalmente por su comportamiento nocturno. Se puede encontrar en cualquier tramo del río (en el río Sadar y Elorz aunque más raramente también), y son muy visibles y conocidos los mordiscos y roeduras que hace en el arbolado de las orillas.

Castor – Kastore europar

Y como siempre, para l@s más valientes ahí van en blanco y negro, para que poco a poco vayan desgastando las pinturas marrones… Jejejejeje! Que los mamíferos en general son pardos, pero ya sabéis, que los podéis pintar de cualquier color!

Un abrazo amig@s!!!!!

Publicado en Mamíferos, Para "txikis" | Etiquetado , , | Deja un comentario

A la carga de nuevo con los Eleonoras por tierras sorianas

Como he hecho otros años, hace unas semanas estuve por la zona de Almazán y alrededores en busca del precioso halcón de Eleonora (30-6- y 1-7-2020). Fuentepinilla, Almazán, Matute, Matamala…

Un par de días consistentes en estar para el amanecer en el campo y buscar durante todo el día, esperando hasta última hora y evitando las horas de calor, que es cuando parece que estos animales están más activos y dedican la mayor parte de su tiempo a cazar, siendo de esta manera más visibles…

Atardecer por tierras sorianas (30-6-2020)

De esta forma se combinan los bonitos paisajes que dejan las primeras y últimas horas de luz del día, con los mejores avistamientos de la especie.

Y es que, durante las horas de menos calor, (ya que como podéis imaginar durante estos días de junio y julio casca mucho el sol en horas centrales, superando los 30 grados e incluso acercándose a los 40), los halcones de Eleonora pasan horas y horas posados en sus oteaderos, usando en esta zona los cables y postes de alta tensión.

Por ello, con solo caminar por las pistas parcelarias, no es muy difícil ver sus siluetas y dar con ellos…

Además se trata de aves bastante confiadas (comparadas con otras rapaces), y aunque algunas están lejanas, se dejan ver con cierta dignidad, por lo que con prismáticos y telescopio se pueden ver muy bien todos sus detalles.

Pareja de halcones sobre un cable (30-6-2020)

Os preguntareis… ¿Y por que voy allí a ver a la especie?

Pues por una cosa muy curiosa…

Estos halcones, invernan en África y crían en acantilados costeros del Mediterráneo, pero a pesar de ser aves ligadas al mar, en estas fechas (de mediados de junio a mediados de julio aproximadamente) se localizan pequeños grupos en pinares de interior, donde se alimentan de escarabajos sanjuaneros (Melolontha melolontha), (que tienen su boom por San Juan, el 24 de junio; de ahí el nombre). Esto es un hecho curioso y agradable para los aficionados a la ornitología, siendo un fuerte “reclamo” para ir a verlos.

Pero esto no es solo lo curioso de esta especie… A pesar de que se trata de una rapaz que durante la mayor parte del año es una especie insectívora, tiene algo muy especial.

Durante la época de reproducción es un perfecto cazador de aves. Al contrario que otras especies de halcones y rapaces que sincronizan su reproducción con la de sus presas, el halcón de Eleonora tiene una estrategia de supervivencia diferente y ha sido capaz de adaptar su reproducción para hacerla a la vez que la época de migración de la mayor parte de paseriformes y otras aves de pequeño tamaño. Como piratas aéreos, se instalan en islotes marinos, acantilados y peñas que son lugares idóneos para que otras especies migratorias descansen al no considerar el riesgo de depredación de este tipo de halcones.

Allí les esperan y con el agotamiento que llevan los pajarillos en el cuerpo, les dan caza y acaban con ellos. De esta forma, los halcones obtienen buena parte de la comida para sus crías cuando ya prácticamente la reproducción de todas las especies ha terminado, y solo quedan los pollos de halcón de Eleonora por salir del nido.

Según estudios, alcaudones, abubillas, vencejos o pajarillos de otras especies son algunas de las presas que, en ocasiones no son comidas al instante y son acumuladas en despensas. Algunas, aún vivas, se esconden aterrorizadas en huecos, esperando la ocasión para escapar de estos predadores potenciales.

Incluso se ha descubierto algo sanguinario, desagradable y violento (pero bastante habitual en el mundo animal), ya que dado que la disponibilidad de presas puede sufrir altibajos a lo largo del tiempo, algunos halcones mutilan a sus presas arrancándoles las plumas de las alas y de la cola para impedir que puedan volar y las introducen en el fondo de cavidades y fisuras en la roca. De este modo están disponibles para su consumo posterior.

Así que ya veis; un comportamiento curioso a la vez que muy interesante… Es impresionante como sufre adaptaciones la naturaleza para sobrevivir en diferentes medios y hábitats, siendo este halconcillo un claro ejemplo de ello.

Ejemplar de fase clara (1-7-2020)

Ejemplar de fase oscura (1-7-2020)

Como ya sabreis (y si no, lo habréis visto en las dos fotos superiores), hay dos coloraciones en la especie…

Es también curioso, pero la verdad que las coloraciones son muy diferentes… Hay un morfo claro, y otro oscuro (como en el águila calzada), y ambas formas son preciosas… La verdad que no tiene nada que envidiar la una a la otra.

Como bien indica su nombre, la fase clara tiene zona de pecho y parte baja de la cabeza blanca, salpicada con manchas negras y con cierto tono rojizo, mientras que la fase oscura es totalmente de color negruzco.

Este año, es sin duda el año que más ejemplares he visto por la zona, con una quincena diferente por lo menos, y con buen número de ejemplares oscuros, de los que otros años a penas veía un par (y con excursiones por allí con ni tan siquiera uno de fase oscura), por lo que la verdad tuve suerte y fue un acierto viajar allí esta temporada.

Ejemplar de morfo oscuro (1-7-2020)

Así como vi más ejemplares que otros años, también tengo que decir que observé menos individuos en el interior de pinares, y que prácticamente todos los fotografié y observé en torretas y cables.

No es fácil dar con ellos en otro tipo de oteaderos más naturales para que sea todo más fotogénico… Por lo menos en las zonas en los que yo los tengo controlados.

Así como otros años, en horas centrales del día y de mucho sol abandonaban los cables y se metían en zonas de pino, donde buscaban las escasas sombras existentes, este año he sido incapaz de dar con ellos en los pinares…

Ejemplar en ramas de pinos, en un borde de un campo de cultivo, mucho más fotogénico pero muy complicados de observar este año… (1-7-2020)

A pesar de ello, hay que decir que estos halcones nunca defraudan…

En la Península no es una especie fácil de ver, y esto hace que hace que algunos recorramos unos cuantos kilómetros para intentar dar con ella, siendo este un momento clave, en el que los de interior los tenemos cercanos…

Lejano en uno de los posaderos habituales del lugar (1-7-2020)

Ejemplar oscuro en una de las torretas (1-7-2020)

Ejemplar claro más cercano (1-7-2020)

Primer plano de uno de los animales entre hierros (1-7-2020)

Este año, si que los he visto posados en los campos labrados (como suele ser habitual en los esmerejones en muchas ocasiones) y que en otros viajes nunca había conseguido ver…

Siempre uno vuelve a casa con cosas nuevas! Jejejejejeje.

Posado en la tierra (30-6-2020)

Así que viaje muy productivo por tierras sorianas, con este precioso halconcillo como protagonista pero con muchas otras especies como actores y actrices secundarios.

Eleonora mirando (30-6-2020)

En los cables se les ve la mar de tranquilos (30-6-2020)

Permanecí allí una tarde entera y el día siguiente hasta el mediodía, por lo que metí unas cuantas horas por las pistas principales del lugar, buscando y disfrutando de la pequeña rapaz…

Luna al atardecer… (30-6-2020)

Amanece en Almazán (1-7-2020)

En estos paseos, puedo destacar los corzos del lugar, que por Soria y muchas zonas de Castilla son muy abundantes…

Precioso macho en uno de los herbazales (1-7-2020)

Eso sí, tengo que decir que nada comparable a lo de otros años, cuando eran una especie muy abundante, que se contaba a pares y superando las decenas, y este año los he observado a cuentagotas, con si no recuerdo mal tan solo 4 ejemplares diferentes… Eso que al amanecer ya andaba danzando por ahí con mis prismáticos, pero no se cual será el motivo, tiene pinta de que la población ha disminuido muchísimo, ya que por lo que he hablado con otros pajareros que han visitado el lugar, las sensaciones son las mismas, teniendo muchas menos observaciones que en años anteriores.

Olisqueando uno de los pinos (1-7-2020)

Precioso ejemplar con las primeras luces del día (1-7-2020)

Igualmente en aves, muy poquita cosa… A destacar una tórtola europea, especie en claro declive y que siempre alegra ver en el campo.

Tórtola europea en un cable (1-7-2020)

Al contrario que la tórtola europea que cada vez es más escasa, las abubillas son más abundantes en todos los entornos agrarios, y en Almazán la verdad que vi muchos ejemplares y en zonas diferentes, pudiendo observar varios polluelos nacidos este año que eran asistidos por sus padres.

Abubilla con un bicho en la boca (1-7-2020)

A pesar de tener un listado pequeño, buen elenco de pajarillos, con gorriones chillones como lo más abundante, muy comunes en los montones de piedras que existen en los ribazos entre los caminos y los campos de cultivo, escribanos trigueros, verdecillos, tarabillas, gorriones comunes, gorriones molineros, verderones, pinzones vulgares, colirrojos tizones, collalbas grises, cogujadas, alondras, bisbitas campestres, mirlos, estorninos negros o lavanderas blancas.

Gorrión chillón sobre piedra (1-7-2020)

Gorrión chillón con su almuerzo asomando (1-7-2020)

Polluelo de collalba gris en un tocón (1-7-2020)

Además del cielo dominado por golondrinas comunes, aviones comunes y vencejos, entre aves vistosas, varios abejarucos (que en ocasiones compartían cables con gorriones chillones), pitos reales, picos picapinos, arrendajos, alcaudones dorsirrojos, oropéndolas o cucos.

Abejarucos junto a gorriones chillones (30-6-2020)

Y entre aves un poco más grandes poquita cosa… Busqué lechuza y mochuelo en las diferentes bordas, pero me tuve que conformar con escuchar autillos en zonas de choperas y codornices en alguno de los campos de cultivo…

Cornejas, urracas, rabilargos, zorzales charlos, torcaces, y rapaces como cernícalos vulgares, ratoneros, un aguilucho cenizo y un alcotán acompañando a sus primos lejanos los halcones de Eleonora, fueron las demás especies que observé durante estos dos intensos días.

Corneja junto a una abubilla y un par de estorninos (1-7-2020)

Ya veis, poquita variedad en lo que a aves se refiere, pero con el claro objetivo de disfrutar de los halcones de Eleonora totalmente cumplido…

Y es que, siempre es una pasada ver a estos bichos, y sin duda alguna volveré en próximos años, ya que son aves difíciles de ver, y en estas zonas de pinares nunca fallan… Mientras, pensaremos en “ser como el halcón; mirar lejos, volar alto, y sin miedo de exponer el pecho”.

Halcón de Eleonora sobre uno de los postes (1-7-2020)

Publicado en Buscando muy a lo lejos... | Deja un comentario