Por “El Sadar”, a la cigüeña verás…

Hay un conocido dicho, que dice que por San Blas, a la cigüeña verás. Suele ser habitual que se cumpla por nuestras tierras, pero este año ha sido algo más curioso de lo normal.

Pasados unos días desde la fecha citada (3 de febrero), día de San Blas, entre otros el patrono de los veterinarios, animales y el protector de los animales salvajes, han sido varias las cigüeñas que han surcado nuestros cielos en pleno viaje a sus lugares de cría, parando en un lugar cuanto menos “raro”, en el interior de Pamplona.

Cigüeña posada sobre antenas (12-2-2019)

Osasuna, nuestro equipo de futbol anda bien, casi en lo más alto de la clasificación de la segunda división española, y esto parece que las cigüeñas lo saben y están cogiendo sitio para ver el próximo partido en “El Sadar”, jejejejejeje.

Posadas en “El Sadar” (12-2-2019)

Fuera de bromas, han sido más de 30 las cigüeñas que esta pasada noche han aprovechado la grada más alta del estadio para pernoctar y descansar, a pesar del frio y de la helada que ha caído esta noche

En la grada alta (12-2-2019); Iñigo Astráin

Grada de preferencia cubierta, con las cigüeñas en su alto (12-2-2019); Iñigo Astráin

Llegaron ayer sobre las 5 de la tarde, ciclearon un rato, se posaron y “crocotearon”, para terminar pasando la noche a pesar del fuerte frio y la helada que ha caído (además de en el estadio también se posaron en el polideportivo y en edificios colindantes)… En breve seguirán con su largo viaje, del que no sabremos ni el destino ni el día de llegada.

Hoy a la mañana ahí seguían (13-2-2019)

Una de ellas posadas en el “Navarra Arena”, el polideportivo que se encuentra al lado (13-2-2019); Raúl Pascual

Todos sabéis lo que es una cigüeña, pero por completar un poco, se trata de un ave grande, con cuello largo y patilarga. Es de color blanco con parte trasera de las alas negras, pico rojo brillante (al igual que las patas) en forma de daga y que en los ejemplares jóvenes de de color gris.

Cigüeña (27-3-2018)

Su vuelo es característico e inconfundible con el cuello y patas estirados, saliendo estas últimas por detrás de la cola.

Su hábitat general está compuesto por zonas húmedas como riberas de ríos, lagunas, charcas, arrozales y marismas, aunque también se ve en zonas más secas de cultivo, dehesas o pastizales. Anida en edificios, torres, postes o chimeneas, aunque también monta sus grandes nidos en árboles. Es muy urbanita, y en pueblos de la Ribera Navarra se ve criando con facilidad en las iglesias, montando colonias de varias parejas.

Se alimenta de lombrices, anfibios, reptiles, peces, micromamíferos como ratones, pollos de aves pequeñas e insectos que busca andando pacientemente por el suelo. Además con frecuencia acuden a basureros, donde buscan la comida entre desperdicios.

En el norte de la Península Ibérica es un ave principalmente estival, mientras que en la zona sur se puede observar durante todo el año. En Pamplona, hay una pareja que cría todos los años en la Magdalena, pareja que este enero no he llegado a ver, y que esperemos que llegue pronto, para que como todos los años nazcan otros cigüeñinos pamploneses.

Así que ya veis, esta entrada es corta pero bastante curiosa…

Aupa Osasuna!!!!!! Jejejejejeje (13-2-2019); Raúl Pascual

En estos altos habrían visto seguridad y espacio para posarse en bandada, como suelen hacer, y por ello tenemos unas cuantas seguidoras y aficionadas nuevas… Blancas pero con el pico bien rojo… jejejejejejejejejejeje.

De esta forma se suman a ver los partidos de Osasuna y a disfrutar del buen juego rojillo que tanto Jagoba como los jugadores nos están dando… Muchas gracias a los que me habéis cedido las fotos y hoy más que nunca… Aupa Osasuna!!! Gora Osasuna!!!!! jejejejejejejejejejeje

Anuncios
Publicado en Por las calles... | Etiquetado | 4 comentarios

Fauna desconocida de nuestras aguas; la madrilla

Gracias a https://ornitologiadesdelaventana.wordpress.com/ seguimos con nuestros peces, los grandes desconocidos de nuestras aguas, y que son los que dan vida y unas características especiales al río Arga, río que cruza nuestra ciudad. Para ello comenzaremos con la madrilla, una de las bien conocida por los pescadores.

La madrilla (Parachondrostoma miegii) es el pez más genuinamente navarro, y es que se encuentra en casi cualquier cauce que contenga peces.

Madrilla en el Arga (2-8-2016); Xabier Egúrcegui

Es un pez de tamaño medio, que no suele superar los 30 cm, de habitual algo más allá de 20, que vive en bancos, preferentemente en aguas con algo de corriente, aunque pueda encontrarse en remansos grandes y presas. Necesita aguas oxigenadas y lugares de freza entre guijarros en aguas someras, movidas y frescas, que debería encontrar río arriba. En ocasiones, lo hacen incluso en aguas de escorrentías.

Su morfología es muy hidrodinámica, con una silueta fuertemente ahusada, con cabeza pequeña y cuerpo y cola largos. Su coloración suele ser de lomo oscuro yendo gradualmente hacia un vientre claro, salvo por la presencia de una contrastada banda lateral oscura. Mientras nada, y vista desde arriba, suele producir reflejos con colores que tienden a dorados.

Su boca es pequeña y está orientada hacia abajo. Se nutre de vegetación, y pequeños invertebrados, principalmente recogidos del fondo. Pero por ello no desdeña las grandes explosiones de insectos en superficie, ya sea por emergencias masivas, o por grandes caídas.

Madrilla, tras una chipa, de la que hablaremos otro día y de la que se diferencia por el tamaño (21-4-2018); Xabier Egúrcegui

Las frezas ocurren entre abril y junio, con unas puestas entre 600-15000 huevas, y se distribuye por la cuenca del Ebro y los ríos orientales del Cantábrico en la Comunidad Autónoma Vasca y Cantabria.

Mapa de distribución de la madrilla. Algunas personas dudan de la presencia natural de la madrilla en los ríos cantábricos. Wikipedia

En nuestro entorno, se la conoce principalmente como madrilla, aunque en la zona de Tierra Estella es más habitual hacerlo como loina. Se ha pescado con todo tipo de artes, y es de suponer que, en el pasado, cuando las hambrunas eran frecuentes, sería muy consumida por la facilidad de captura, su tamaño y abundancia, aunque su carne no es muy apreciada por su gran número de espinas, los ejemplares de hasta 20 cm bien fritos permiten sobrellevar tan incómodo tema. En otros tiempos, pescadores profesionales abastecían los mercados de nuestras poblaciones. Actualmente, sus capturas se restringen al anzuelo en la “pesca deportiva”.

Madrilla, el pez del fondo. Día de los peces migradores en Pamplona (21-4-2018); Xabier Egúrcegui

Su estado de conservación se define como “preocupación menor”. Sin embargo, las poblaciones no son lo que eran. Ya no son tan abundantes, los cardúmenes no son tan grandes y sus tallas son considerablemente inferiores, ya es muy raro encontrar ejemplares de cerca de los 30 cm. Y es que, como casi todos los peces de nuestras aguas, sufre las amenazas derivadas de la alteración de sus hábitats: extracción de áridos en frezaderos, obra hidráulica, muros de presas y otras estructuras que cercenan los cauces, actividades en ríos y riberas, canalizaciones, contaminación de aguas por vertidos de diversos tipos e índoles… lo que repercute en la fragmentación de sus poblaciones.

En el caso de la madrilla es especialmente dolosa la incidencia negativa que ha tenido la introducción de peces exóticos invasores; ya que además de la depredación sobre sus estadios juveniles, hay que añadir la grave situación que representa el alburno, puesto que tiene una forma de vida muy semejante, ejerce una fuerte competencia y las desplaza de sus hábitats.

Seguiremos intentando ver a esta pequeñaja entre nuestras aguas, y esperemos que el número de presas, azudes y de especies exóticas vaya a menos, ya que su futuro, pasa por ello.

Publicado en Peces, Río Arga, Río Sadar y Elorz | Etiquetado | 2 comentarios

Para txikis XXXIV; curruca carrasqueña, mosquitero común y mosquitero ibérico

Seguimos con esta sección, una de mis favoritas, con otros tres pajarillos que podemos ver en nuestros parques y en las orillas del río… Espero que os guste!!!!

Curruca carrasqueña; Txinbo papargorrizta (Sylvia cantillans):

Descripción: Ave pequeña y ágil con un marcado dimorfismo sexual. Los machos son azulados grisáceos por encima y anaranjados en su parte inferior. Alas más oscuras, ojos rojos y una marcada bigotera blanca. Las hembras son similares pero con tonos mucho más apagados, siendo pardas por encima y rosadas por debajo.

Alimentación: Aunque puede alimentarse de pequeños frutos, su dieta se basa principalmente en insectos variados y sus formas larvarias.

Hábitat: Se trata de un ave que vive en zonas con matorral, donde se esconde entre la vegetación; coscojares, zonas de cultivo, dehesas, linderos de bosque…

Época del año y zona de Pamplona para verla: Es un ave estival que viene en primavera y nos abandona en otoño, y que en Pamplona encontraremos en zonas arbustivas de las faldas del monte Ezkaba y vía del tren sobre todo.

Curruca carrasqueña – Txinbo papargorrizta

Mosquitero común; Txio arrunt (Phylloscopus collybita)

Descripción: Se trata de un pajarillo pequeño y de aspecto rechoncho muy discreto y que no para quieto, con pico fino y oscuro y patas también oscuras, de coloración parda verdosa en partes superiores, y de tonos más claros en las partes bajas. Además posee una especie de ceja doble, no muy marcada.

Alimentación: Su dieta se basa en pequeños insectos.

Hábitat: Es un ave que tiene cierta tendencia a verse en masas forestales de cualquier tipo, con preferencia por bosques de ribera, a pesar de que también la podemos localizar en zonas más abiertas, zonas de matorrales, de campos de cultivo y de huertas.

Época del año y zona de Pamplona para verla: Presente todo el año, ve aumentada su presencia con individuos invernales y que se ven en los pasos migratorios. Fácil de ver en las orillas del Arga.

Mosquitero común – Txio arrunt

Mosquitero ibérico; Txio iberiar (Phylloscopus ibericus):

Descripción: Es similar al mosquitero común, y solo se puede diferenciar de él o por el canto, o por medidas de plumas concretas al tenerlo en la mano en prácticas como el anillamiento. En general, parece que tiene las patas más claras, pero no es algo definitivo.

Alimentación: Igualmente basa su dieta en pequeños invertebrados.

Hábitat: Similar al de su hermano el mosquitero común.

Época del año y zona de Pamplona para verla: En Pamplona se trata de un ave que se ve solamente en verano, lo que nos puede servir para diferenciar ambas, ya que esta no está presente en invierno. Muy buen lugar para localizarlo son las orillas del río Arga y las grandes zonas ajardinadas.

Mosquitero ibérico – Iberiar txio

Y como siempre, ahí van en blanco y negro, para que no perdáis la práctica y sigáis pintando como más os guste… Nos vemos en la siguiente!!!

Publicado en Para "txikis" | Etiquetado , , | 2 comentarios

Retirada y limpieza del Arga en la Rotxapea… pero dejemos que el agua corra!!!!

Durante las pasadas semanas se ha realizado una “limpieza” del río Arga, sacando hormigón, hierros y piedras entre la zona del puente del Plazaola y la presa de Santa Engracia. Igualmente se han retirado ramas y troncos que en próximas crecidas de caudal puedan taponar los ojos de los puentes creando problemas en lo que a inundaciones se refiere.

Trabajando en el río (28-12-2018)

En estas obras realizadas por el Ayuntamiento, han salido más de 60 toneladas, de las que destacan restos del antiguo puente por el que cruzaba el tren del Plazaola. Restos que serán colocados en el Parque de Trinitarios (en colaboración con la asociación “Amigos del Plazaola”) para de esta forma poder seguir manteniendo una pequeña parte de la historia de nuestro tren, historia que se había quedado bajo el agua, y tras la rotura de la presa de Santa Engracia se dejaba ver.

No he pasado a ver como ha quedado todavía, pero también por lo que me he enterado se han quitado algunos árboles que habían caído al agua al quedar descalzados por la bajada del nivel del agua…

Sacando los antiguos hierros del Plazaola (28-12-2018)

Esperemos que el río poco a poco se vaya renaturalizando y que la vegetación y fauna colonice las orillas. La ex-presa ahora deja correr el agua, y tenemos un río mucho más oxigenado, con aguas corrientes y cristalinas, y al que si dejamos, se llenará de vida que hasta ahora no tenía… flora y fauna autóctona colonizarán las playas e islas creadas seguro que en un breve periodo de tiempo.

Valoremos lo que tenemos y lo que puede llegar, que la naturaleza, es sabia.

Publicado en Arga vivo, Río Arga | Deja un comentario

Los grandes desconocidos; los peces del Arga

Gracias a Xabi Egurcegui (https://ornitologiadesdelaventana.wordpress.com/) , voy a ir en próximos días hablando de la fauna que vive bajo el agua. Esos grandes desconocidos que son los peces, y que muchísimas veces pasan desapercibidos… Con todo esto, a ver si somos capaces de valorar un poco más a estos animales escamados que casi siempre son infravalorados, y son elemento fundamental de los ríos, en este caso, del río Arga, pulmón de Iruña.

Cuando nos asomamos al Arga, lo consideramos como parte de nuestra ciudad, parte de nuestro entorno y nuestra vida cotidiana. Pero solemos olvidar que esa agua que consideramos tan “nuestra“ forma parte de algo mayor. Nos olvidamos con mucha frecuencia que está contextualizada en la cuenca del Ebro, el cauce que, a través del Aragón, la llevará muy lejos hasta abrazar ese mar tan legendario como es el Mediterráneo. Y es que el binomio Arga-Ebro es sólo una ilusión bastante subjetiva, y poco real, ya que ambos son un mismo continuo. O eso deberían de ser. Por eso vamos a pensar un poco en grande y recuperar algunas ideas que tenemos olvidadas.

Mapa altimético de la cuenca del Ebro; http://www.chebro.es/

El río Ebro es el más importante de la Península Ibérica. Es él el que da nombre a la tierra que riega, Iberia y Ebro comparten la misma raíz origen, y nombró a los habitantes de sus riberas, los Íberos. A pesar de ello, no es el más largo, 930 km frente a los 1007 del Tajo, (8,28% más largo), ni el que tiene mayor cuenca, 85362 km2 frente a los 98073 km2 del Duero (14,89% más extensa), ni el más caudaloso, 600m3/s frente a los 675 m3/s del Duero (12,5% más caudaloso), aunque, con unos ríos encorsetados por las presas y los embalses no está muy claro que quiere decir eso.

Además, mirando hacia arriba, es uno de los ríos más importantes del Mediterráneo. Sólo el Ródano y el Po pueden tutearle, y es que el Nilo juega en otra división.

Subcuenca del río Aragón. El Arga vierte sus aguas al Ebro a través de él;
http://www.chebro.es/

Podría parecer, que por desembocar en el Mediterráneo es un curso con esa cualidad. La verdad es que lo es por varios motivos más. El primero es su caudal acusadamente irregular, con máximos en invierno-primavera y mínimos en verano. Pero, lo que es más interesante, lo es por motivos faunísticos.

Mapa de distribución del lobo de río (Barbatula quignardi); Wikipedia

Europa está dominada por los ríos que surcan sus llanuras. Desde el Garona hasta los grandes ríos rusos comparten una gran cantidad de sus especies piscícolas. Sin embargo, los ríos mediterráneos tienen otra cualidad; y es que prácticamente cada cuenca tiene varias especies endémicas de la misma. Muy parecidas y relacionadas con las especies del “norte”, pero diferenciadas.

Mapa de distribución del Barbo de Graells (Luciobarbus graellsi); Wikipedia

Hay varias teorías al respecto, pero en ellas hay un componente que induce al aislamiento genético de las poblaciones: los grandes estiajes que sufren, la formación de las montañas del sur de Europa, las desconexiones en los periodos glaciares, … todo ello repercute en el fraccionamiento, casi cuenca a cuenca, de las poblaciones ícticas en los ríos del Mediterráneo, convirtiéndose en un laboratorio de generación de nuevas especies en las aguas de las tierras que rodean este mar.

Mapa de distribución de la madrilla (Parachondrostoma miegii). Algunas personas dudan de la presencia natural de la madrilla en los ríos cantábricos. Wikipedia

Es por ello, que al hablar de peces autóctonos del Ebro, y el Arga es uno de sus tributarios, nos refiramos en la mayoría de las ocasiones a especies endémicas del Ebro, especies que sólo se pueden encontrar en él. Por eso, cuando hablamos de ellas tenemos que considerarlas en ambas facetas.

Mapa de distribución de la txipa (Phoxinus bigerri). En el mapa aparecen cuencas más alla del Asón y en el Duero, donde se sabe que ha sido introducida como cebo vivo. En cambio los ríos entre el Adour y el Nervión-Ibaizábal no aparece. No estamos de acuerdo en esta falta de presencia. Además, consideramos que es nativa en ella; Wikipedia

Es posible que pensemos que todas son iguales, que no hay diferencias, pero debemos apreciar el trabajo que las derivas evolutivas han convertido en tan especiales estos “modestos” peces con los que nos ha tocado bregar. Porque, es cierto, el mundo piscícola está lleno de ejemplares soberbios, pero no lo es menos que nadie tiene lo que tenemos.

Mapa de distribución del gobio (Gobio lozanoi). La presencia en el Ebro de este gobio como autóctono es controvertida; Wikipedia

Bueno, o casi; porque al comparar el área de distribución de algunas de ellas, vemos con sorpresa, que de forma natural han podido colonizar otras cuencas próximas. ¿Cómo puede ser esto posible? Hay un fenómeno que ocurre en las montañas, cuando dos cursos de agua nacen muy próximos, pero uno tiene más pendiente que el otro. Es la “captura fluvial”. El río con más pendiente erosiona antes su ladera de tal forma que termina por apropiarse de la cabecera del otro; y en ese momento también de parte de su fauna. Puede que suene a algo traído por los pelos, pero se puede investigar sobre los litigios internacionales que este proceso ha ocasionado en fronteras a la divisoria de aguas en países como Chile y Argentina, donde las capturas fluviales se realizan principalmente a favor del primero. En nuestro caso, también, estas capturas fluviales han transcurrido a favor de los ríos que desaguan al norte. Por eso la ictiofauna del Ebro se proyecta hacia las cuencas cantábricas y las norteñas del Pirineo en un proceso al menos sorprendente.

Debemos aprender a valorar esa colección de singularidades, manteniendo nuestros ríos en sus óptimas condiciones, siendo activos en la no invasión de especies foráneas invasoras de cualquier tipo, valorando para mejorar la calidad de sus aguas, respetando la linealidad y continuidad de su recorrido para los seres que viven en su cuenca, los acuáticos con especial relevancia, y muy importante, conectarnos y vincularnos con estos cauces de agua y vida.

Porque si no lo hacemos nosotros, ¿Quién lo hará?

Superposición de todos los mapas anteriores. El área coincidente para todos ellos es, precisamente la Cuenca del Ebro.

Publicado en Peces, Río Arga, Río Sadar y Elorz | Deja un comentario

¡Feliz Navidad! Suerte en 2019!!!!!! Txorionak eta urte berri on

Se termina 2018 y comienza en breve, esperemos que un buen 2019!!!

Seguiremos disfrutando de nuestra afición, y nos traerá en este blog crónicas de viajes (de las que tengo unas cuantas pendientes…), aves de nuestros parques y jardines, pajarillos para los más pequeños, lecturas y reflexiones para los más grandes, listados de mamíferos de nuestro río Arga, y muchas cosas más!!!

De momento nos toca disfrutar de estos días en familia, con los amigos y amigas, con los compañeros del trabajo, con compañeros de afición… Sea con quien sea, pasarlo bien, y esperemos que Olentzero y Reyes Magos (incluso Papa Noel en algunas zonas) nos llenen de regalos, pero sobre todo, que nos traigan salud y felicidad!!!!

¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!! TXORIONAK ETA URTE BERRI ON!

Publicado en Otr@s | 4 comentarios

Apuntes sobre flora; el bosque de ribera

En futuras entradas, hablaré algo sobre la flora de nuestro Arga en Pamplona… gracias a los amig@s de Arga Vivo – Arga bizirik, que en su blog muestran los valores del río (http://argavivoargabizirik.blogspot.com/) os mostraré alguna cosilla sobre la vegetación que nos rodea, importantísimo para conocer la dinámica fluvial y saber cómo funciona un río.

Navarra es una tierra de bosques. Puede parecer insólito mientras paseamos por el casco o los ensanches, pero en nuestra comunidad, cada rincón, cada pequeña esquina tiene un tipo de bosque asignado. Algunos son muy conocidos y valorados, otros no tanto, pero sin duda el que menos lo está es el bosque de ribera.

Precioso en su coloración, el bosque de ribera a su paso por la Txantrea (2018-11-6)

El bosque de ribera, también llamado en ocasiones bosque galería, es un bosque muy especial. Los demás están ligados a unas condiciones climáticas determinadas, pero el de ribera no. En cambio, lo está a unas condiciones geográficas y topográficas: a la presencia de agua, en cursos o en surgencias. Y es que debemos saber que el primer compuesto que actúa como factor limitante en el crecimiento vegetal es el agua. Convivir en su cercanía garantiza mayor suministro y por más tiempo que el procedente solamente de las lluvias o deshielos.

Otra característica del bosque de ribera es su composición. Habitualmente, el bosque en nuestro entorno lo forma una única especie dominante. Ella cubre casi todo el territorio y las demás se mantienen en los terrenos marginales.

El bosque de ribera, en cambio, tiene un grupo variopinto y numeroso de especies que lo conforman. Otra de las características de estas especies viene dada por su ciclo vital. Son, en general, especies de crecimiento rápido, de cortos periodos de vida (muchas no suelen pasar de los 200 años). La consecuencia es que su madera es suave, ligera, poco duradera, con lo que usualmente está poco valorada y despojada de la condición de madera “noble”. Pero la mayor desgracia de este bosque está en su ubicación. El bosque de ribera se encuentra a la orilla de los ríos, en la cercanía de la presencia del agua, con todo lo que ello conlleva para la agricultura y los asentamientos humanos.

El resultado es que, al ubicarse muchas veces en terrenos llanos, con suelos profundos y húmedos, ocupa los lugares más idóneos para la agricultura. Por eso, muchas veces se ve relegado a una triste y mísera hilera de árboles, normalmente chopos, cuando no se cortan directamente, por eso de las limpiezas de los ríos y las sombras a las fincas.

La funesta consecuencia es que, la mayoría de las veces, el río se ahoga en un carrizal que lo tapa todo contenido y constreñido por unas laderas descarnadas, que con el menor golpe de agua se caen por su propia inestabilidad. La petición inmediata es pedir un dragado y una canalización, y si se puede, encerrar el cauce en un sarcófago de cemento o en un tubo, que el agua fuera de la hora del riego estorba.

Nieve en la zona de la Magdalena, donde hay arbolado, pero no puede ser considerado bosque de ribera, sino que más bien es una zona ajardinada (1-12-2017)

Sin embargo, el desconocimiento que tenemos sobre él, es tan grande que ignoramos todas las ventajas que nos aporta. Podemos hacer un pequeño enunciado:

Para empezar, los árboles del bosque de ribera, tienen un sistema de raíces potente y muy desarrollado, lo que permite que sean una primera barrera física de mantenimiento del propio cauce.

Proporciona sombra al cauce en verano, cuando el río lleva menos caudal, lo que disminuye la temperatura del agua, muy importante para mantener el nivel de oxígeno, y dificulta la evaporación, lo que ocasionaría una mayor disminución del volumen del agua.

Su sistema radical, condiciona que el río se contenga dentro del cauce en los momentos de mayor bravura. Con ello se mantienen los taludes sin necesidad de recurrir a “planes de mejora”.

Sirve de freno y de retén del agua en los periodos de máxima avenida, con lo que se pueden mitigar las repercusiones que estas llegan a ocasionar.

Generan un filtro para limitar la llegada de sedimentos, tóxicos, aguas de escorrentía y otros elementos poco deseables al río; ya que la propia disposición de la vegetación y sus raíces dificulta el acceso de la escorrentía al cauce. La consecuencia es que los sedimentos y otros productos y sustancias quedan retenidos por al disminuir su velocidad, que además repercute en que las subidas de nivel del agua son menos inmediatas y disminuyen su turbidez.

Amplifican la función de recarga de los acuíferos subterráneos. Con su potente sistema radical, permiten que el agua de la lluvia se infiltre más fácilmente, con lo que se recargan tanto desde las precipitaciones, como del mismo cauce.

El gran crecimiento de los árboles, sombrea parte del cauce, lo que limita el crecimiento de plantas de grandes dimensiones que podrían cubrir la propia rivera.

Río en Curtidores, donde las copas producen buenas sombras (3-8-2018)

Generan un microclima más suave y húmedo. En él, plantas con grandes exigencias de humedad pueden llegar mucho más al sur que en otro tipo de terreno. Además, las temperaturas en su interior no son tan extremas, con lo que permiten que otras que viven en territorios más suaves puedan colonizar regiones más frías o cálidas.

Esto produce una gran diversidad de flora, lo que se traduce en grandes oportunidades para la fauna, lo que propicia tres grandes repercusiones en ella: el bosque de ribera como espacio de residencia, como lugar de cobijo temporal y como corredor biológico (también asimilable a plantas y otros tipos de organismos). El uso de corredor es de vital importancia para interconectar distintas poblaciones desperdigadas en un área, en lo que se llama “desfragmentación” de hábitats, uno de los mayores riesgos de extinción a nivel global.

Auténtico bosque de ribera en la zona sur de Navarra… bien bonito (23-4-2016)

Y como colofón, pero no menos importante, su valor, paisajístico, recreativo y cultural, dónde se mezclan los valores naturales con el factor humano, ese paisaje de connotaciones frescas y arbolado que tanto relaja los sentidos y la mente.

El bosque de ribera es, sobre todo, una entidad especialmente dinámica, más que otras comunidades florísticas. En él, hay un marcado componente en relación a la distancia al agua y el acceso a la humedad, que varía desde la vegetación sumergida hasta el límite donde se funde con el bosque colindante. En esta transición se producen “terrenos marginales”, donde los dos bosques se imbrican y sus características no están del todo claras. Un mar de oportunidades para las plantas de ambos ambientes y alguna más que comparten esta “tierra de nadie” lo que acrecienta, aún más, la riqueza y el interés de estas áreas.

Y… ¿Qué especies podemos encontrarnos?

Los sauces. Pertenecen al género Salix, hay como una docena de especies nativas de Navarra, aunque no todas viven en nuestra ciudad. En su mayoría son pequeños arbolitos o arbustos, con algunas especies de porte arbóreo. Conforman las primeras líneas de vegetación desde el curso de agua.

El sauce blanco, es el mayor entre nuestros sauces autóctonos. Los sauces en general, son los primeros que se encuentran en la misma orilla del cauce del río. Es uno de sus árboles más representativos. Xabier Egurcegui

Los chopos, álamos… conforman el género Populus. Son árboles de interés maderero como maderas blandas y ligeras, por eso, hay varios tipos y variedades cultivadas, muchas veces, precisamente, en las zonas que corresponderían a este bosque. Suelen hibridarse con lo que su determinación puede ser complicada. Son las copas más altas que tiene este bosque, y en muchas ocasiones son los componentes de esas hileras de árboles que siguen los cauces. En ocasiones se plantan choperas en las zonas de este bosque, pero no nos engañemos, se trata de un cultivo, no de un bosque en sí mismo.

El chopo común, junto con sus híbridos es uno de los que más fácil se encuentran en estos bosques. Muy frecuente su cultivo. Xabier Egurcegui

El aliso. (Alnus glutinosa) en nuestra tierra es un género con un solo representante. También conforma las primeras líneas de árboles. Tiene la notoriedad de que es uno de los pocos árboles que mediante bacterias simbiontes abona la tierra convirtiendo el nitrógeno atmosférico en nitrato y amonios asimilables para otras plantas.

El aliso, es uno de los árboles más representativos del bosque de ribera. Xabier Egurcegui

Estos tres grupos tienen una serie de patrones comunes, ya que son la base fundamental del bosque ribereño, son árboles de crecimiento rápido, colonizan terrenos abiertos ya que crecen a plena luz, forman las raíces que conforman las orillas, sus maderas son blandas, ligeras y en general poco duraderas, rebrotan fácilmente desde la raíz, son la comida favorita de los castores…

Un poco más adentro podemos encontrarnos con otras especies:

Los fresnos. (Fraxinus) dos especies comparten nuestras riberas, el fresno del norte (Fraxinus excelsior) y el mediterráneo (F. angustifolius) En el barrio es más abundante el primero como ejemplares de gran porte, pero suele estar plantado, mientras que el segundo es más abundante, pero con ejemplares jóvenes y silvestres. Gusta estar cerca de los ríos y no es extraño que crezca al mismo borde del agua. Su madera se ha usado para mangos de herramientas por su compromiso entre su dureza, ligereza y flexibilidad. Su hoja se ha usado, y mucho, como forraje para el ganado, considerándose de una de las de mejor calidad.

Los olmos (Ulmus) son otros habitantes del bosque de ribera. Son, como los fresnos, árboles de crecimiento más lento que los chopos o alisos (esto es relativo, pues con la humedad las plantas tienen crecimientos acelerados) y su madera se ha considerado como dura y resistente, sobre todo en condiciones de mucha humedad, ya que eran habituales en los ingenios hidráulicos. En nuestro caso hay dos especies naturales autóctonas principales como son el olmo montano, (Ulmus glabra) y el olmo menor (Ulmus minor), aunque ya no tienen grandes grosores como tuvieron antaño, por la llegada de la grafiosis, un hongo que les ataca y que es transportado por un insecto (Ips) el cual se ve atraído por los árboles de gran porte.

El olmo menor, es otro de los árboles de gran porte. Xabier Egurcegui

Los tilos (Tilia) son otros habitantes de estos bosques de ribera. Contamos con otras dos especies de tilos El tilo silvestre (Tilia cordata) y el tilo común o de hoja ancha (Tilia platyphyllos), aunque en las riberas también han sido plantados con valor ornamental. Son de crecimiento rápido y que desarrollan copas grandes y globosas. Su madera es blanda y poco pesada. De sus flores se hace la famosa infusión tranquilizante.

Para concluir, la riqueza del bosque de ribera es sorprendente, como lo es de igual manera, el desconocimiento que tenemos de él y el ansia de su destrucción en búsqueda de la “limpieza de los ríos” para evitar las inundaciones, ya que, a fin de cuentas, ellos “saben” muy bien que es lo que hay que hacer cuando llegan, mientras que nuestra cultura se limita a ocupar su lugar esperando “milagros” como que no ocurren.

Tenemos que darnos cuenta de que debemos permitir que el bosque de ribera ocupe su espacio y dejar que el Arga fluya para recuperar la naturalización de sus orillas.

Corrientes desde el Plazaola, donde si le dejamos las playas que se están creando seráin colonizando con vegetación (3-8-2018)

 

Publicado en Bosques de ciudad | 1 Comentario