Regresan a nuestros tejados los aviones, los vencejos y las golondrinas

Hoy voy con una entrada de conservación medioambiental sobre estas aves insectívoras, de rápido y acrobático vuelo, que consumen enormes cantidades de insectos durante su periodo de cría, y que realizan sus nidos en edificaciones humanas. Nidos que está prohibido eliminar en cualquier época del año.

Y es que, estas últimas semanas han llegado y estos días están ya en plena crianza entre nuestras calles y edificios. Llegaron desde África para pasar la primavera y el verano, aprovechando la fuerte presencia de insectos, fuente de alimento para ellas. Se trata del vencejo, la golondrina y el avión común. Especies de las que hemos oído hablar mucho, pero que en muchas ocasiones confundimos y no somos capaces de diferenciar.

Para diferenciar (Imagen de SEO Birdlife)

Vencejo, Apus apus, sorbeltz arrunta: Es esa flecha negra con alas afiladas, que vuela a toda pastilla en bandos amplios, a la vez que chilla, lo que lo hace inconfundible. Están llegando a nuestro territorio estos días, y sus vuelos son espectaculares. Crían en huecos de casas viejas y aleros de tejados. Las murallas de Pamplona, edificios del Casco Viejo sobre todo y la Ciudadela son lugares habituales donde ponen sus nidos.

Pareja de vencejos en vuelo (28-6-2016)

Golondrina, Hirundo rustica, enara: Por todo el mundo conocida, especie de vuelo alto, con una cola ahorquillada, y que hace nidos de barro, sobre todo en casas y edificios de entornos rurales. En Pamplona es de las tres la más rara en cuanto a nidificación se refiere, aunque aprovecha algunos de los estanques que tenemos en parques y jardines para alimentarse.

Golondrinas en una rama (5-5-2018)

Avión común, Delichon urbicum, enara azpizuria: Parecida a la golondrina, pero menos estilizada y más robusta. Las alas son más cortas y menos afiladas, y la cola también es corta. Es blanca por abajo y de tonos azules y negros por encima. Es la más común criando en los aleros de los tejados de Pamplona, por lo que la analizaremos un poco más a fondo en estos textos.

Avión común volando (8-9-2015)

El avión común es la más abundante de las tres en Pamplona. Es un ave muy urbanita, anidando en los tejados de las casas, puentes, presas, roquedos… Muy confiada al ser humano, generalmente anida en colonia formando buenos grupos. Su nido es muy característico, ya que se trata de una especie de taza de barro pegado al ángulo que generan los salientes constructivos con las paredes que los sujetan, con una entrada arriba, por la que suele ser fácil verle asomar la cabeza, sobre todo a los pollos.

Se alimenta de insectos que caza en vuelo, en los alrededores de sus nidos, cerca del agua y, en ocasiones, a grandes alturas. Dado que éstos faltan en invierno, los aviones (al igual que vencejos y golondrinas) son aves migratorias por necesidad, que pasan el invierno en África, al sur del Sáhara.

Avión común bajo un puente con sus nidos (26-5-2015)

Su dieta está formada principalmente por moscas y mosquitos, aunque con frecuencia también captura pulgones, pequeños coleópteros y mariposas. Por ello, es un plaguicida natural perfecto, ya que, al día, un solo avión común puede llegar a consumir alrededor de 650 moscas y mosquitos. Si tenemos la suerte de tener un nido de esta especie cerca de nuestra ventana, la pareja se encargaría por si sola de eliminar diariamente cerca de 2000 mosquitos.

Los nidos de esta especie los construyen con barro húmedo y saliva, que van moldeando, dando una forma semiesférica y los ubican habitualmente bajo los aleros de construcciones humanas. Al inicio de la primavera, cuando regresan a nuestros cielos, la pareja de aviones recompone el nido del año anterior o lo reconstruye en la misma ubicación, realizando dos puestas (incluso tres) al año si las condiciones son buenas.

Beneficios de este tipo de aves; Cartel informativo de GREFA

Al ser aves protegidas, está prohibida cualquier actuación hecha con el propósito de molestarlos o capturarlos, así como la destrucción de nidos y lugares de reproducción. De esta manera, la retirada de los nidos de los aleros y edificaciones está sancionada y, según la situación, puede llegar a ser considerada delito penal. Esta cuestión en general, es totalmente desconocida, pero no por ello es menos importante.

Con relación a las obras en fachadas, cubiertas y colocación de envolventes térmicas, la presencia de nidos limita esta actividad. La retirada de nidos para la realización de las obras solamente puede realizarse previa autorización del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, siempre fuera del periodo de cría, que va desde abril hasta septiembre, y, en ocasiones, implementando medidas compensatorias posteriores que permitan nuevamente la instalación de colonias de cría tras la obra, como pueden ser la colocación de nidos artificiales por medio de cajas nido, una medida que a día de hoy se toma mucho, ya que parece que las poblaciones de estas especies están en claro descenso, debido a la destrucción y alteración del hábitat.

Nidos de aviones comunes con un ejemplar asomando la cabeza y otro en el exterior (23-6-2013)

Estas especies de aves, además de ayudarnos en la reducción de insectos, mosquitos y moscas principalmente, nos alegran la vida con sus cantos y acrobacias aéreas. A cambio, les permitimos que críen en nuestras construcciones. A pesar de ello, esto también puede generar molestias, principalmente relacionadas con la suciedad que sus heces generan en fachadas y suelos.

Cada vez son más las campañas de sensibilización que años tras años varios colectivos, asociaciones u ONGs conservacionistas producen y publicitan, y poco a poco creo que van surgiendo efecto, aunque muchas veces la Administración es la que tiene que dar el paso dando alternativas y aportando facilidades a los vecinos. Además, muchas veces tiene que analizar y estudiar la viabilidad de ciertas obras, algo que en el Ayuntamiento de Pamplona (no hablo de estos casos en concreto) unas veces funciona muy bien, pero otras falla bastante, dejando al medio ambiente totalmente de lado.

Campaña de SEO Birdlife y Ministerio de Medio Ambiente
Campaña del Ayuntamiento de Cádiar (Granada)
Campaña de Ecoagora

En caso de que sea necesario por algún motivo la eliminación de los nidos, podemos apoyarnos de cajas nido de madera y de otros materiales que cada vez son más usados, sobre todo para vencejos y aviones comunes, de las que os pongo unos ejemplos aquí de diferentes modelos.

Además, este tipo de cajas cada vez es más utilizado por personas que a nivel particular no tienen nigún tipo de obra entre manos pero quieren favorecer y facilitar la reproducción a estas especies, colocándolas en sus propios balcones.

Cajas nido con reclamo de silueta de vencejo en Aldaba; Josetxo Muzkiz
Cajas nido de vencejo en alero de edificación, también en Aldaba; Josetxo Muzkiz
Otro modelo de caja nido en la Comarca de Pamplona; Unai Cuevas
Ubicación de esta caja; Unai Cuevas
Cajas nido para aviones comunes en Pamplona (Txus Vázquez)

Estas cajas, facilitan la toma de valores para diferentes estudios en caso de ser ocupadas, y de esta forma se pueden tomar mediciones y seguimiento tanto de los huevos, como de los polluelos, que con un anillamiento científico nos pueden aportar datos de por ejemplo los viajes migratorios que realizan, el tiempo que tardan en eclosionar los huevos, o el porcentaje de pollos que nacen y salen adelante.

Éxito reproductor en caja de vencejo (Xabi)
Mediciones y anillado de vencejo nacido en una caja nido (Xabi)
Trabajando con un vencejo (Xabi)

Como a día de hoy evolucionamos en todo, también hay sistemas que permiten limitar las molestias que pueden causar los excrementos de los que hemos hablado antes. Bandejas de recogida y canaletas autolimpiables son sistemas económicos que reducen enormemente el problema y permiten que las aves sigan criando en nuestro entorno, reduciendo las plagas de mosquitos y otros insectos que tan molestos y perjudiciales pueden ser para nuestra salud. Además, estas plataformas son muy sencillas, baratas, y fáciles de realizar.

Nidos de aviones con dos bandejas de madera debajo para los excrementos (Txus Vázquez)

Ahora, lo que sería muy interesante, sería saber donde tenemos nidos de estas especies y tener una especie de censo en Pamplona tanto de vencejo como de avión…

De esta manera podremos saber de la tendencia poblacional de estas especies (que están en peligroso descenso), y así saber si en caso de obras hay que tener en cuenta la presencia, para así saber cómo ejecutarlas, o que medidas compensatorias poder tener… Por el momento, tenemos poca información actualizada y fiable de las colonias de cría que tenemos en Pamplona. A ver si en próximos años se puede realizar alguna especie de censo…

A día de hoy, Basozainak-Guarderío de Medio Ambiente de la demarcación de Pamplona ha comenzado a realizar el seguimiento de la cría y de la situación de estos nidos. Tienen ubicadas varias localizaciones con cientos de nidos en Pamplona y realiza seguimiento de estos para evitar su retirada. Se puede colaborar con el seguimiento de estas aves insectívoras enviando la localización de los nidos mediante WhatsApp al teléfono 699020205 (Guarderío), o un correo electrónico a dgarciamina@gmail.com (un servidor).

Mapa con localizaciones en Pamplona capital y alrededores

Sería bonito tener un censo de los nidos de todo Iruñerria realizado por datos de la ciudadanía y ver como evoluciona la especie, para así ayudarle en todo lo que podamos.

Además, animar a todo el mundo a ubicar cajas nido para estas especies (u para otras), y así poderles hacerles la vida más fácil, que bastante complicada se la ponemos ya de por sí. Ahora, a disfrutar de estos días, del calor, y de los sonidos que estas aves nos dedican mientras cantan, que como bien dice el refrán «cuando viene la golondrina, el verano está encima».

Vencejos revoloteando alrededor de una caja nido (Haritz Sarasa)

                                                                              

Acerca de Danieltxo

Pamplona, Navarra (1984); dgarciamina@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Otr@s, Por las calles... y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Regresan a nuestros tejados los aviones, los vencejos y las golondrinas

  1. Giovanni battista Raffo dijo:

    No hay nada que anadir; todo perfecto!!!! Gracias por enviar; Un saludo.

  2. Santiago Alonso Perez dijo:

    Gracias por los posters

  3. Miguelangel dijo:

    Hola Daniel
    Como siempre tu blog muy interesante y ameno.
    Muy buena iniciativa, buscaremos cajas para poner en casa.
    No tiene nada que ver pero el otro día 08/05/22 paseando por Ezcabarte vi un grupo de abejarucos cosa que no había visto antes por ahí. Eran 7 u 8 y no paraban de volar con un considerable escándalo. No sé si es habitual o si sabes tú algo

    Un saludo, Miguelangel

    • Danieltxo dijo:

      Gracias por pasar Miguel Angel! Respecto a lo de los abejarucos, creo que no hay zona de cría por ahí cerca, pero están en plenos movimientos migratorios, por lo que practicamente se pueden ver por casi cualquier lado en vuelo… Por allí donde los vistes, tendrían comida, y allí que se quedaron! jejeje! Muy buena observación! Que bonitos son…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s